Infortelecom

Noticias de zona euro

20-06-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel y Macron acuerdan establecer un presupuesto común para la zona euro
La canciller alemana y el presidente francés acuerdan una batería de reformas para proteger a los países de la eurozona de futuras crisis y coordinar la política migratoria
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Merkel y Macron cocinaron ayer en el palacete de Meseberg, en los alrededores de Berlín, la propuesta conjunta que emplatarán en Bruselas, durante la próxima cumbre de finales de junio, y en la que la canciller alemana ha obtenido respaldo para medidas destinadas a frenar el flujo de refugiados en África a cambio de un considerable aumento de la aportación germana al presupuesto europeo. Hemos hallado una «buena solución» para Europa, valoró satisfecha la alemana. «Ha de ser una respuesta común del bloque», insistió Macron. A la espera de cerrar flecos con países terceros, no quisieron dar demasiados detalles sobre los acuerdos con países africanos, aunque Merkel sí dijo que «si logramos encontrar un mecanismo que, conjuntamente con las autoridades internacionales de inmigración y el Consejo Europeo, permita cuidar y asesorar bien a los refugiados sin oportunidades o con muy pocas oportunidades de entrar en Europa, como iniciativas que ya estamos viendo en Agadez, en Níger, serán buenas iniciativas». Se refería a zonas piloto seguras, garantizadas por Acnur en el caso de Níger, en las que se lleva a cabo ya con éxito el proceso de identificación y selección de los extranjeros que sí pueden acogerse al estatuto de refugiados que posibilitaría su entrada en Europa, evitando que se lancen al mar con un destino incierto. En esos mismos centros se tramitan las solicitudes de asilo y se facilita el proceso a los ciudadanos con derecho al estatuto de refugiados, vehiculando su viaje al margen de las mafias, mientras que se desincentiva el viaje a quienes por sus condiciones particulares no podrán entrar en Europa por la vía legal. Plataformas de desembarco «Lo que está claro es que hay que frenar la inmigración ilegal y el tráfico de personas, al mismo tiempo que se abren las vías legales», explicó Merkel, que toma como modelo la estrategia de reinstalación llevada a cabo en el Líbano, Turquía y Jordania, y que contempla el establecimiento de nuevos acuerdos europeos de cooperación y desarrollo con Libia a cambio de la creación de centros de refugiados en su territorio que lleven a cabo esa misma identificación temprana de potenciales refugiados y descarte del resto. Merkel y Macron apoyarán además el borrador del Consejo Europeo, que propone la creación de «plataformas de desembarco» fuera de la UE, a las que podrán ser devueltos los rescatados en el mar y donde contarán con la asistencia humanitaria necesaria, así como la propuesta austriaca de reforzar las fronteras exteriores con un mayor respaldo a Frontex. Macron mencionó las enormes posibilidades de un acuerdo con Libia en el combate contra los «traficantes de humanos». «El riesgo humanitario comienza exactamente cuando se abandona la costa libia», señaló, y concretó el apoyo del eje franco alemán a la propuesta de la Comisión de aumentar los efectivos de la agencia europea de fronteras Frontex hasta las 10.000 personas. «Muchos de los que llegan son inmigrantes económicos y queremos ser pragmáticos, pero también humanos y eficientes. Se debe ver la problemática en su conjunto y trabajar de forma conjunta con los países de origen y de tránsito». Todavía será necesario engrasar la resistencia del núcleo de Visegrado y Merkel tiene una importante cita el próximo 5 de julio para hablar de todo esto con Viktor Orbán, el primer ministro de Hungría, cuyo apoyo resultará crucial para que la respuesta europea sea efectivamente en bloque, pero de entrada se trata de un proyecto al que los equipos diplomáticos reconocen muchas posibilidades de superar la reunión de líderes europeos de los días 28 y 29 de junio. Inversiones millonarias A cambio del respaldo francés a este diseño, Merkel accedió ayer a la creación de un gran presupuesto europeo de inversiones, que correrá paralelo al marco financiero plurianual y que servirá para inyectar dinero público en la economía euro, algo a lo que la canciller alemana llevaba resistiéndose tres legislaturas seguidas. El objetivo de ese ingente plan de inversiones será «la convergencia entre países» dijo, aunque metió también una cuña propia al anotar que «la integración de refugiados es una cuestión de cohesión». «El presupuesto para la zona euro servirá para ayudar en las inversiones de la UE», se extendía la canciller, y para que las políticas económicas se armonicen, algo importante para la Unión Monetaria y Económica. Ambos sugirieron además que este presupuesto supondrá una «ofensiva millonaria». Otra de las concesiones que Alemania hizo ayer al proyecto europeo de Macron fue la conversión del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en una especie de FMI europeo que servirá para dotar a la eurozona de un instrumento extra, para mejorar su estabilidad y afrontar problemas de liquidez, o lo que es lo mismo, para actuar en los futuros rescates con independencia de los criterios de Lagarde y sus analistas.
19-06-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel y Macron acuerdan establecer un presupuesto común para la zona euro
La canciller alemana y el presidente francés acuerdan una batería de reformas para proteger a los países de eurozona de futuras crisis y coordinar la política migratoria
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Merkel y Macron hallan una «buena solución» para Europa
La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha dicho tras su reunión con Emmanuel Macron en el palacio de Meseberg que ambos han encontrado una «buena solución» para la reforma de la eurozona, que incluye un presupuesto común para el bloque y la reconversión del fondo de rescate en una versión europea del Fondo Monetario Internacional (FMI). Esta será la propuesta conjunta que lleven a la cumbre de líderes de la UE del 28 y 29 de junio en Bruselas, donde se decidirá el futuro de la eurozona y una solución a la crisis migratoria. El presupuesto para la eurozona será «paralelo» al marco plurianual de la Unión Europea y tendrá como objetivo la «convergencia» entre países, mientras que el desarrollo del fondo de rescate, denominado Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) servirá para dotar a la eurozona de un «instrumento extra» para mejorar su «estabilidad» y afrontar «problemas de liquidez». Los dos han estado de acuerdo en la necesidad de crear un presupuesto común para la zona euro que quieren que entre en vigor en 2021. «Apoyamos un presupuesto para la eurozona que debe entrar en funcionamiento paralelamente al fondo que se creará a imagen del Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr estabilidad en los países miembros», ha dicho la canciller alemana, «el presupuesto para la zona euro servirá para ayudar en las inversiones de la UE» y para que que las políticas económicas se armonicen, algo «importante» para la Unión Monetaria y Económica. Han sugerido además que este presupuesto formaría parte de una ofensiva millonaria para emprender inversiones en Europa promovida por los Gobiernos de los dos países. «Sabemos que tenemos aún mucho por hacer en este ámbito», reconoció Merkel.
19-06-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel y Macron se comprometen a establecer un presupuesto común para la zona euro
La canciller alemana y el presidente francés tratan la reforma de la Eurozona
15-06-2018 | Fuente: abc.es
Macron y Conte guardan las formas pero constatan sus diferencias
Emmanuel Macron y Giuseppe Conte se han tragado las culebras verbales que se lanzaron con motivo del Aquarius para descubrir que, en verdad, sus respectivos gobiernos comparten los mismos objetivos en materia de inmigración y reforma de la zona euro, cubriendo con un tupido velo las políticas concretas que debieran confirmar la defensa de tales «objetivos comunes». El martes pasado, 12 de junio, saliendo al paso de la tragedia humana del Aquarius, que el gobierno español había aceptado recibir en Valencia, el presidente Macron denunciaba «la parte de cinismo e irresponsabilidad del gobierno italiano». Quince horas más tarde, el miércoles 13, Matteo Salvini, ministro del interior italiano, anunció que su gobierno esperaba «excusas y disculpas, en el plazo más breve», lanzando una pulla irónica, aludiendo a los 10.000 ilegales expulsados por Francia el año pasado. Ante el riesgo de una agravación súbita e inflamable de la crisis, Emmanuel Macron cogió el teléfono y sostuvo una o varias conversaciones con los más altos dirigentes políticos italianos, salvando su encuentro con Giuseppe Conte, en el Elíseo, que ambas partes presentaron la tarde del viernes como un «éxito» bilateral y europeo. Desde Washington, Donald Trump no había dudado en «meter baza», dando un espaldarazo a sus admiradores italianos, con esta breve declaración: «Ante la inmigración, está claro que la línea dura paga y triunfa». Entente perfecta Tras su encuentro con Macron, modesto, y diplomático equilibrista, Giuseppe Conte resumió su sesión de trabajo con el presidente francés en estos términos: «Con Emmanuel Macron tenemos una entente perfecta». Menos grandilocuente pero igualmente retórico, Emmanuel Macron añadió: «Francia e Italia deben trabajar mano a mano en cuestiones como la inmigración y la reforma de la zona euro. Existe entre ambos países una convergencia fuerte, con muchos puntos de vista comunes». ¿En qué consiste la «entente perfecta» y la «convergencia fuerte» entre Francia e Italia? Tras su encuentro de trabajo, Macron y Conte, se cuidaron muy mucho de precisar los puntos concretos de las políticas concretas que defienden ambos países. Más allá de las generalidades calculadamente ambiguas, pudiera parecer que Italia desea imponer a la Unión Europea (UE) una «reforma en profundidad» de varias políticas comunes relacionadas con la inmigración, la seguridad de las fronteras comunes y las políticas de seguridad interior? y Francia parece aceptar una reforma y «refundación» de fronteras todavía desconocidas. Giuseppe Conte insistió en que Italia desea una reforma «profunda» del Reglamento de Dublín de junio 2013, que regula los criterios y mecanismos de concesión de estatutos de refugiados y apátridas. Solo se trata del principio de una posible política de seguridad interior. Conte insistió en que Italia presentará sus proposiciones, en la línea defendida por su gobierno, próxima a Trump, alejada de Merkel. Conte insistió en la urgencia de crear «zonas tampón» y «campos especiales» para retener a los inmigrantes en la frontera sur del Mediterráneo, sin descartar el uso de medidas «coercitivas». Seguridad y cooperación Vidrioso, en ese terreno concreto, Emmanuel Macron, dejó caer el horizonte más optimista del proceso y crisis en curso: «En definitiva, debemos refundar en profundidad nuestras relaciones con los países de tránsito y nuestras relaciones dentro de la UE. Debemos reforzar la seguridad y la cooperación con los países de origen y los vecinos mediterráneos. Debemos refundar Frontex, la agencia europea que gestiona la cooperación y defensa de las fronteras exteriores de la Unión». Giuseppe Conte no deseó insistir en la evidencia: ante tales reformas, ante la crisis de la inmigración y los refugiados, ante dramas potenciales como el Aquarius, Italia cuenta con el apoyo muy firme de toda Europa del Este. Macron ha hecho referencia a uno o varios países del este europeos calificándolos, hace días, de «democracias iliberales». Ante el presidente del consejo italiano, el presidente francés prefirió insistir en la necesidad de dialogar y asociar a España y Alemania a los procesos de posible «refundación». Para terminar el balance de su encuentro de trabajo, Conte parecía satisfecho: «El mejor síntoma de nuestra entente perfecta es que yo esté aquí en París, en el Elíseo». Macron prefirió refugiarse en el terreno de los principios generales: «Debemos favorecer nuestras fronteras, debemos reforzar la seguridad a ambas orillas del Mediterráneo, debemos reforzar la cooperación humanitaria. Francia respetará siempre el derecho humanitario internacional».
14-06-2018 | Fuente: elpais.com
La zona euro cancela la línea de recapitalización bancaria directa
El instrumento se había creado a petición de Rajoy y Monti con la resistencia de Merkel El MEDE ofrecerá a cambio 60.000 millones para blindar el fondo de resolución
14-06-2018 | Fuente: elpais.com
¿Presupuesto mini para la eurozona?
Un instrumento clave contra las próximas crisis que se debería crear para reforzar la arquitectura del euro es un presupuesto propio de la zona euro
14-06-2018 | Fuente: elpais.com
El BCE debate hoy cómo finalizar sus compras de deuda sin daños colaterales
Los expertos no prevén que dé aún fechas concretas para su repliegue Italia y el menor crecimiento en la zona euro invitan a la prudencia
04-06-2018 | Fuente: abc.es
Merkel acelera su respuesta a Macron sobre Europa tras perder el apoyo de Rajoy
Merkel había prometido a Macron una respuesta sobre su propuesta para la «refundación de Europa» en la cumbre de jefes de gobierno de finales de junio. Había prometido que Alemania y Francia irían a Bruselas con un documento conjunto. Y seguía apurando el plazo, dejando pasar meses de la legislatura de Macron, calculando que cada día ganado desde la llegada del francés al Elíseo es un día ganado para la Europa que desea Berlín. Pero los acontecimientos en Italia y sobre todo en España, donde se ha quedado sin el apoyo de Rajoy, han acelerado la agenda de la canciller. Ayer mostró en público sus cartas y concedió una entrevista a «Frankfurter Allgemeine» en la que detalla la propuesta alemana, sin haberla consensuado con París y acercándose cautelosamente al proyecto de Macron, pero sin dar el visto bueno al ministerio Europeo de Finanzas. Merkel accede a la idea de un «presupuesto común», que debe ser introducido «progresivamente» y orientado «a la aceleración de la convergencia entre los estados miembros» y a «reforzar el euro». La reforma de la eurozona debe marcarse el objetivo de «equilibrar» las diferencias persistentes entre los socios, afirma Merkel, que señala que la negociación del presupuesto común debe quedar «cerrada» antes de las elecciones al Parlamento Europeo de 2019. La canciller alemana no concreta, sin embargo, si ese presupuesto común quedará incluido en los fondos regulares del conjunto de la UE o si, como pretende Macron, se creará un ministerio de Finanzas propio para la zona euro. La canciller alemana y el presidente francés se han emplazado mutuamente para consensuar una reforma profunda de la zona euro, cuestión que se espera se concrete en la cumbre de la UE de este mes de junio. Si hasta ahora no le había importado perder tiempo, Merkel comienza a meter prisa. «Si seguimos aparcando las negociaciones, es posible que no seamos capaces de conceder ni una beca Erasmus», dice, respecto a la necesidad de cerrar la negociación de los presupuestos para el periodo 2021 a 2021 antes de los comicios comunitarios de 2019. Además de ese «presupuesto para inversiones», Merkel habla de un fondopara conceder créditos, una especie de FMI europeo sobre la base del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) creado en 2012. Junto con créditos a 30 años con estrictas condiciones, propone ayudar con créditos a corto plazo a los países en dificultades «siempre a cambio de restricciones, en una cantidad limitada y con una devolución completa», aunque advierte que «la solidaridad entre los socios europeos nunca debe desembocar en una unión de deudas, sino que debe ser una ayuda para la autosuficiencia». «Para tener economías exitosas debemos estabilizar el euro de manera sostenible. Los instrumentos con los que contamos hasta ahora no son suficientes», explica, apuntado a una aceleración en el proceso de completar la unión bancaria y abriendo la puerta a un aumento del gasto. «Al fin y al cabo tenemos ahora una situación en la eurozona como hacía tiempo que no se daba, en todos los Estados crece la economía y aumenta el empleo».
1
...