Infortelecom

Noticias de yihadismo

12-03-2018 | Fuente: abc.es
El nuevo Frente Nacional despoja a Jean-Marie Le Pen de la presidencia honorífica
El XVI Congreso del Frente Nacional (FN, extrema derecha) concluyó privando a su fundador, Jean-Marie Le Pen, del puesto de presidente honorífico, y confirmando a Marine Le Pen como presidenta, cuya primera y única decisión ha sido cambiar de nombre al partido fundado por su padre, proponiendo el de Rassemblement national (RN, Agrupación Nacional), que la extrema derecha ya utilizado en otras dos ocasiones. Prudente, Marine Le Pen propondrá la celebración de un referéndum para que el nuevo nombre de RN sea aprobado por los militantes del partido. El difunto FN ya utilizó su posible nuevo nombre entre 1986 y 1988, para calificar a su grupo parlamentario de la época. Jean-Louis Tixier-Vignancour, viejo cómplice de Jean-Marie Le Pen, también utilizó el mismo nombre en 1965, para nombrar el grupúsculo que más tarde se llamó Frente Nacional. Marine Le Pen cerró el XVI Congreso de su partido, en Lille, la tarde del domingo, con esa única decisión concreta, con un discurso de 70 minutos de duración, reconociendo que el ex FN no tiene cuadros, prometiendo futuras alianzas «nacionales y europeas», anunciando que, a su modo de ver, la «antigua división izquierda/ derecha ha sido sustituida por el enfrentamiento entre nacionales y mundialistas». Tras esa matriz ideológica, Marine Le Pen hizo un análisis apocalíptico de la situación de Francia y Europa. Apropiándose desde una óptica patriótica de muchos temas de la extrema izquierda populista, la presidenta y única figura relevante del ex FN, el futuro RN, avanzó un análisis programático ultra nacionalista, ultra anti europeo, ultra anti inmigrantes. A juicio de Marine Le Pen, el capitalismo y el liberalismo son hoy fuerzas «totalitarias» que ella compara al yihadismo y el integrísmo religioso: «El mundialismo y el islamismo son dos formas de totalitarismo, a través del comercio y la mundialización. Dos amenazas para nuestra identidad nacional». «Francia se encuentra en una situación de colonia en muchos terrenos». «La burocracia apátrida de la UE nos impone leyes liberticidas». «Solo nosotros representamos la fidelidad a la patria contra el capitalismo mundialista y apátrida». A juicio de Marine Le Pen, la Francia de Emmanuel Macron incrementa la pobreza, recorta las libertades, incrementa la inseguridad: «Inseguridad cultural, con las subversiones migratorias, creando zonas de no derecho, imponiendo costumbres contrarias a nuestros valores. Inseguridad física, con la explosión de la delincuencia y la amenaza terrorista permanente. Inseguridad patrimonial, a través de la reordenación autoritaria de la economía liberal. Inseguridad económica a través del liberalismo sin patria. Inseguridad social, imponiendo a los trabajadores los empleos precarios». A partir de esa matriz ideológica, Marine Le Pen clausuró el discurso del congreso de la refundación de su partido, sin presentar ningún programa concreto, articulando un rosario de críticas apocalípticas: ¿Emmanuel Macron? «El mejor representante del capitalismo liberal apátrida, una amenaza para las libertades y la prosperidad de Francia y los franceses». «Como Alain Juppé, el alcalde de Burdeos, y Daniel Cohn Bendit, el personaje de mayo de 1968, Macron encarna el nomadismo apátrida que hunde todos los valores de la nación». ¿La derecha tradicional? «Está condenada a la desaparición. Están tan mal como los socialistas. Sin líder, sin ideas, sin futuro». ¿La nueva economía mundial? «Una amenaza para la libertad y la prosperidad de los franceses más humildes, que solo beneficia a los capitalistas apátridas». «Solo nosotros defendemos a los obreros, los agricultores y los franceses más modestos, las clases medias». Esos proyectos chocan con patéticas realidades inmediatas: El ex FN ha perdido el 25 por ciento de los cuadros que ganó en las últimas elecciones municipales y departamentales.
11-03-2018 | Fuente: elpais.com
Ocho presos del 11-M, 146 reclusos por yihadismo
El número de encarcelados por vínculos con el islamismo radical casi se cuadruplica en solo cinco años. El 72% milita en el ISIS
10-03-2018 | Fuente: abc.es
Manuel Navarrete: «No ha ocurrido el regreso de yihadistas en masa que temíamos»
Manuel Navarrete, de 57 años, sevillano, lleva más de tres décadas dedicado a la lucha contra el terrorismo. Comenzó haciendo frente al terrorismo de ETA. Y ahora, desde Europol, en La Haya, impulsa y coordina la lucha contra el terror yihadista. -¿Podríamos decir que son miles los radicales que pueden convertirse en terroristas en Europa? -Creo que lo más complicado es llegar a una definición de cuántas personas caen en la manipulación que hacen los integristas y pasan del pensamiento a la acción, a la radicalidad. Esa es la dificultad que encontramos en la Unión Europea. Hasta los años 80 o 90 hemos vivido un terrorismo jerarquizado, muy asumido. Yo recuerdo que en la lucha contra ETA, en los interrogatorios, si les preguntabas si eran de ETA te decían que sí, incluso discriminando si eran miembros o colaboradores. Lo que tenemos ahora es completamente distinto. En el integrismo islamista hay una tendencia que se va radicalizando y, en determinadas circunstancias, pasan a la acción y en gran número de casos pasan además al suicidio, con lo que tenemos una situación completamente agresiva. Lo que más se acerca a esas cifras que nos preocupan son las personas que se han interesado por ir a las zonas de conflicto en Siria e Irak. Primero, porque eso mismo ya es una definición de su propia radicalidad y segundo, porque van a una zona de conflicto donde algunos se han desencantado pero otros han acentuado esa radicalidad, se han integrado en un grupo terrorista y han recibido formación. Estamos hablando de miles de personas que se han ido desde Europa, de los que algunos han vuelto y otros están por llegar. Claro, el potencial de ataques terroristas entre estas personas es muy alto. Nos preocupa mucho. También porque tienen una capacidad de influir en otros que no han ido a Irak o a Siria, pero que se pueden sentir atraídos por la experiencia. Es verdad que hay muchas personas potencialmente peligrosas que no llegan a activarse y cometer actos terroristas, pero también es muy difícil detectar el momento en el que ese riesgo se ha atenuado, por eso es tan importante la prevención y el análisis integrado. -El desmantelamiento de Daesh sobre el terreno ha supuesto una disminución de la capacidad operativa del yihadismo? -Es difícil todavía hacer una evaluación. En la UE preveíamos una vuelta fuerte de posibles terroristas de Siria e Irak desde el año 2016 y por eso mantenemos una monitorización muy intensa pensando en que la reducción del territorio bajo control del Estado Islámico (Daesh) produciría esa avalancha de regresos a Europa, Sin embargo, los países no nos informan de que eso se esté produciendo. Hay regresos, pero es un goteo muy limitado, lo que significa que la mayoría de los terroristas o se han quedado allí, o han muerto en combate, como dicen ellos, o se han ido hacia otros lugares. El Estado Islámico controla ahora en Irak apenas el 3% del territorio que tenía en 2014, un poco más en Siria, es decir, se ha producido una reducción de sus posibilidades y esperábamos que eso tendría repercusiones en Europa. ¿Ha ocurrido? Pues de momento muy limitadamente. En términos de cifras, aunque las víctimas son relativamente numerosas, se han reducido respecto a 2016. También hemos visto menos sofisticación y que las posibilidades de urdir una red compleja de terroristas que vengan de Irak o Siria a cometer un atentado en Europa también se ha reducido. Por eso pensamos que la presión policial, nuestros avances en inteligencia ha logrado algunos frutos y esperemos que eso se mantenga así. -España ha sido siempre un país muy sólido en la lucha contra el terror, que desgraciadamente tenía esa experiencia. ¿Cómo ha sido pasar de combatir a ETA a combatir el yihadismo? -En España el 11 de marzo de 2014 supuso acelerar la adaptación de las fuerzas de seguridad contra esta amenaza, pero ya había habido una evolución en los métodos y procedimientos hacia la nueva amenaza, parecida a la que se estaba produciendo en otros países, como Francia, Reino Unido e Italia. España ha sabido mantener la esencia de una sólida cooperación nacional e internacional, la cooperación judicial, y ampliarla a la nueva amenaza, que es más difusa, se activa muy rápidamente y que crea unos efectos más devastadores. Yo creo que es fundamental la adaptación pionera de la Guardia Civil y la Policía en el seguimiento de las redes y medios sociales en internet que promueven el terrorismo y que son elementos precursores. Eso aumenta nuestras posibilidades en este nuevo entorno en el que ya no hay fronteras, ni siquiera en la red. -¿Hay que reforzar el control de las fronteras, aunque suponga una merma a nuestra libertad de movimientos? -Hay que seguir reivindicando lo que tenemos actualmente. La creación de Schengen supuso reforzar las fronteras exteriores para poder suprimir las interiores. Es cuestión de seguir insistiendo en lo que estamos haciendo y, si hay algo que no funciona, no poner otro sistema encima, sino hacer que funcione. -¿El Brexit tendrá efectos negativos? -Se va a notar, el Reino Unido es una potencia en seguridad, es el quinto contribuyente a los archivos de Europol. Nosotros tenemos una cooperación magnífica con el Reino Unido y de lo que se trata es de que el Brexit se note lo menos posible o de que podamos mantener los mejores niveles de cooperación posible. Creo que eso le interesa al Reino Unido y a la Unión Europea.
04-03-2018 | Fuente: abc.es
Gilles de Kerchove: «Hay 1.500 yihadistas en Europa que han regresado de Siria e Irak»
Gilles de Kerchove (Bélgica, 1956) lleva una década al frente de la coordinación europea de la lucha antiterrorista, un cargo que ideó la Unión tras los atentados yihadistas de Atocha, cuando Europa se dio cuenta al fin de que se enfrentaba a una temible e imprevisible amenaza para el continente entero. Kerchove, procedente de un país que durante años ha funcionado como una suerte de semillero del yihadismo europeo, asegura a ABC que el riesgo en el continente sigue siendo muy elevado: «En Francia se han impedido ya dos atentados en 2018, también en Reino Unido, pero ahora estamos mejor preparados». Kerchove, que prefiere no dar muchas cifras ni hacer predicciones, está en contacto permanente con gobiernos, servicios de inteligencia y la comunidad de Defensa de los países de la UE, que han mejorado considerablemente en la lucha antiterrorista tras los atentados contra la revista «Charlie Hebdo». Desde entonces se han creado servicios de inteligencia para las prisiones francesas o se ha introducido el Registro de Nombres de Pasajeros (PNR, en inglés) en aeropuertos de países comunitarios, incluido España. ¿Con el colapso del califato, muchos yihadistas han sido arrestados por fuerzas kurdas e Irak, que puede condenarlos a muerte en juicios sin las mismas garantías que en Europa. Para usted, ¿la opción más inteligente es dejarlos allí o pedir la repatriación para juzgarlos aquí? Todos los Estados miembros consideran que es normal que los combatientes europeos que han cometido delitos en un país extranjero respondan allí por ello. Es coherente esperar que en Irak, país soberano y donde han sido cometidos muchos crímenes, ellos respondan allí por lo que han hecho. Los Estados estudian caso a caso, sobre todo de los mujeres y niños, en Francia o Bélgica hay muchos casos, pero de momento no estamos ante un regreso importante. No tenemos claro aún el número de retornados, el número de asesinados ni los combatientes extranjeros que han ido ya a otro teatro de operaciones. Estimamos que cinco mil se han unido en Irak y Siria a Daesh y Jabhat al Nusra, que mil de ellos han sido asesinados, y que otros 1.500 ya han regresado a Europa. Además, hay una reserva potencial de 2.500, digo potencial porque muchos han podido ya morir pero no tenemos pruebas, que se han ido ya a otros escenarios como Afganistán, algunos a Filipinas.. ¿Podrían las cárceles francesas permitirse el regreso de sus yihadistas? Los Estados miembros, no solo Francia, tienen problemas con la gran cantidad de presos radicalizados. Es difícil encontrar la solución mágica: ¿hay que concentrar los yihadistas, distribuirlos, crear secciones especiales en las prisiones? ¿Cómo valorar los riesgos? ¿Cómo detectar los signos de radicalización en prisión? España tiene la experiencia de de ETA, pero no es sencillo. La UE intenta intercambiar las buenas prácticas como la de Francia, que ha creado un servicio de inteligencia especializado en prisiones que no existía antes, porque los más radicales ahora ocultan su radicalización. Los expertos dicen que hace diez años se podía detectar fácilmente los signos de radicalización de alguien en prisión, ahora es todo lo contrario, siguen lo que llaman la «taqiyya» o disimulación y tratan de ocultarlo lo máximo posible. Es importante tener servicios de inteligencia especializados en prisión. ¿Quiénes son más peligrosos, los yihadistas que vuelven de Siria o los radicalizados aquí, que no han dejado ninguna huella? La mayor amenaza a la que nos enfrentamos son aquellos que no han viajado a Siria e Irak y que no han tenido un gran contacto directo con la organización y que se han radicalizado, como por ejemplo con el imán de Ripoll, o a través de internet. Es por esto que debemos mejorar las técnicas de detección de radicalización e invertir mucho más en la prevención. No tenemos cifras concretas: en Reino Unido hay unas 20.000 personas en «cierto» estado de radicalización.. pero es solo al final de este proceso cuando una persona se convierte en violenta. La radicalización es un proceso largo y complicado, y los servicios de inteligencia y Policía no tienen medios ilimitados para rastrear a 20.000 personas las 24 horas. Es imposible. Como hipótesis, si hay 20.000 radicalizados, de ellos, quizá 3.000 están muy radicalizados, y a su vez 50 que están muy cerca de cometer un atentado. Quizá en Barcelona había muchos radicalizados pero en su primera fase, y habría que haber centrado los esfuerzos en el grupo de Ripoll, que estaba más cerca de cometer un acto violento que otros radicalizados. El mensaje que ha enviado Daesh es: «No intentéis más ir a Siria e Irak; hemos sido víctimas de Occidente y tenemos que vengarnos». La propaganda pide que cometan atentados en sus lugares de origen no tan sofisticados como los de París y Bruselas. Pero los servicios de inteligencia y Policía están siendo muy eficaces. Si está interesado en cifras concretas puede leer el último speech de Andrew Parker, cabeza del MI5. ¿Ve posible un FBI europeo? Europol ofrece apoyo a los estados miembros, pero Europol no es como el FBI: no es una Policía que pueda operar e investigar directamente en el terreno. En EE.UU. va al lugar del crimen, Europol actúa en apoyo a la Policía española pero no actúa de forma autónoma, no tiene iniciativa. Europol comienza a tener cierto vínculo con los servicios de inteligencia. Los ministros del Interior han pedido al Grupo de Antiterrorismo (GAT), que reúne a los servicios de inteligencia europeos, explorar modos de cooperación más estrechamente con Europol. Es improbable ir más allá de momento no es posible porque los Estados prefieren conservar la cooperación en inteligencia más allá de las competencias de la Unión. No se le van a conceder más competencias a corto plazo a Europol. Si en diez años nos enfrentamos a nuevas amenazas más importantes, híbridas, ciberterrorismo; quizá los estados miembros decidan ir hacia una agencia europea, pero ahora no hay voluntad de los Estados miembros para ello. ¿El Brexit dañará la coordinación en materia de lucha antiterrorista? En la Conferencia de Seguridad en Múnich, May propuso que después del Brexit haya una alianza en seguridad y defensa muy ambiciosa entre Reino Unido y la UE. Si la Unión no tuviera nada interesante que ofrecer Londres no haría esta propuesta. Los británicos tienen unos servicios de inteligencia muy buenos. Sin duda, tenemos interés en construir una relación estrecha tras el Brexit. El sistema de inteligencia que se está desarrollando fuera de la UE no está afectado directamente por el Brexit, porque como no se ha hablado formalmente de cooperación dentro de la UE el Brexit no tiene impacto. En el Grupo Antiterrorista, donde el RU es muy activo, el Brexit no cambia nada. La cuestión es qué tipo de cooperación vamos a construir los servicios británicos y Europol, los magistrados británicos y Eurojust, así como una múltiple base de datos conjunta, así como el acceso o no a las diferentes bases de datos. ¿Cómo puede la Cooperación Estructurada Permanente de la UE (Pesco) mejorar la lucha antiterrorista? -Todos los progresos de la UE a nivel de defensa son buenos para nuestra seguridad, pero lo esencial en la lucha antiterrorista es el enfoque judicial y policial. Pesco es muy buena noticia; hay que desarrollar más medios contra la amenaza híbrida, cibernética, a nivel químico.. ¿Sería bueno dar la palabra a los yihadistas europeos decepcionados con el califato? ¿Qué puede hacer Europa para controlar la radicalización? -No hablo de desradicalización porque habría que hablar más de desligarse de la acción violenta, porque es muy importante evitar que alguien empiece a recurrir a la violencia. Cambiar las ideas de alguien no es nada fácil. ¿Hay que utilizar antiguos yihadistas decepcionados? Quizá, pero es muy difícil porque no tenemos un modelo cotidiano de desradicalización para ver qué funciona y qué no. Es importante ver el trabajo que hace y la importancia que España da a las víctimas. Confrontar personas que están tentadas de hacer la yihad con la realidad de lo que hacen, es decir «rehumanizar» lo que hacen. Los terroristas no ven los desastres humanos que causan. Confrontarlos con el horror que ocasionan es muy importante en esta lucha. No creo que sea tan útil emplear a salafistas no violentos para desanimar a los violentos, pero utilizar a yihadistas retornados decepcionados, quizá. La última, más relacionada con la actualidad, ¿cómo valora la situación de Carles Puigdemont en su país? (Jajajaja, tose). Sin comentarios. No puedo hacer comentarios al respecto, solo sobre terrorismo. «El Registro de Nombres de Pasajeros respeta los derechos fundamentales» La UE aprobó en 2016 que las compañías aéreas estén obligadas a proporcionar a las autoridades de los Estados miembros los datos sobre vuelos que entran o salen de la UE en el momento de la reserva: desde el DNI y el nombre hasta los datos de la reserva del billete. En España la encargada será la Unidad de Información sobre Pasajeros española, dependiente del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo. Como si se tratara del preludio al Gran Hermano, el Registro de Nombres de Pasajeros ha recibido críticas por la posible vulneración de los derechos individuales de los usuarios. Para Kerchove, el PNR prevé todas las garantías de respeto íntegro a los derechos de vida privada. «La paradoja del PNR reduciría los controles basados en marcadores étnicos si los hubiera porque los indicadores están basados en factores objetivos; muchas veces los controles se basan en el color de la piel, que puede llevar a que se controle más a las minorías. Si se sabe que los combatientes extranjeros que van a Siria compran en efectivo el billete de avión el día del vuelo y no tienen maleta, son elementos objetivos».
28-02-2018 | Fuente: elpais.com
España expulsa a un presunto yihadista al ser detenido por segunda vez
Hasta ahora más de cien condenados por yihadismo han sido expulsados "por seguridad nacional" tras cumplir sus penas de prisión
25-02-2018 | Fuente: abc.es
Vida y muerte de dos gallegos alistados en las milicias kurdas
La historia de Samuel Prada no es la de un chico de su edad. La suya tuvo un final trágico y prematuro en una tierra que le era ajena, pero en la que él «sintió» que debía estar. Así explica la madre de este orensano, caído en combate en un cruento bombardeo entre Siria y Turquía el pasado 10 de febrero, las razones que llevaron a un joven occidental de solo 25 años a embarcarse en una aventura que a la postre resultó fatal. Carismático, cariñoso y muy solidario, el destino de este gallego criado en Andorra se escribió cuando viajó al Kurdistán como voluntario. Allí conoció de primera mano el horror de la guerra y su impacto en la población civil. Cuando regresó ?confiesa su entorno? su mente seguía con los niños que se encontró en Siria, así que al poco tiempo decidió que «tenía que hacer algo» y se alistó en la milicias kurdas, conocidas como Unidades de Protección Popular kurdas (YPG) y principal fuerza aliada de Estados Unidos en la lucha contra Daesh. Samuel, a diferencia de otros voluntarios que entran a formar parte de estos grupos de combate, no tenía preparación militar. Desconocía el manejo de armas y también las tácticas a pie de campo, pero eso no fue un escollo para él. Se metió en la boca del lobo y llegó a la frontera siria, una de las zonas más hostiles del planeta. Su primer contacto con las milicias tuvo lugar el pasado verano, cuando comenzó su formación como combatiente. Los avances fueron notables y sus camaradas pasaron a conocerlo por su nombre de guerra, «Baran Galicia» (traducido «Lluvia Galicia»), el mismo que encabezó el comunicado en el que las YPG informaron de su muerte. Un final común Baran cayó en el campo de batalla, durante un bombardeo defendiendo el cantón de Afrín, en la frontera norte de Siria con Turquía. «El camarada murió combatiendo en el frente de Jinderise al tiempo que la aviación turca bombardeaba el área», rezaba de manera escueta el escalofriante informe que confirmó su fallecimiento, el primero de un español desplazado con las milicias kurdas. Junto a él perdió la vida, bajo una insalvable lluvia de balas, un francés de 39 años. Unos días antes, otro voluntario holandés de la edad de Samuel corrió la misma suerte. Todos ellos compartían un mismo propósito que los empujó a alistarse en el bando kurdo, y que los unió en un desenlace común y desdichado. Sobre la angustia que sentía al saber que su hijo estaba luchando cuerpo a cuerpo contra los yihadistas que se mantienen atrincherados en la frontera siria, la madre de Samuel renoce que sufría, pero que también encontraba en la mirada de su hijo las respuestas a esta decisión tan arriesgada. «No era su guerra, pero murió haciendo lo que quería. No podía quedarse conmigo en Andorra porque decía que era como si fuera cómplice y también estuviera matando a esa gente», lamenta Beatriz. «No era su guerra, pero murió haciendo lo que quería. No podía quedarse conmigo en Andorra porque decía que era como si fuera cómplice y también estuviera matando a esa gente», dice su madre La extrema implicación de su hijo con el conflicto sirio, enquistado desde hace siete años, lo colocó en posiciones muy difíciles que Samuel aprendió a sortear para salir de ellas con vida. Una de las más complicadas la vivió poco tiempo después de llegar a los campamentos móviles desde los que el bando kurdo estudia su estrategia de guerra. En estas austeras tiendas en medio de la nada se decidió que Baran formaría parte de las conocidas como batallas de Deir Ezzor, unas operaciones terrestres en coordinación con los aviones de la coalición internacional contra Daesh. Samuel también se bregó, a pecho descubierto, en la ofensiva contra la que fuera capital del «califato», Raqqa, de donde expulsaron a los yihadistas el pasado mes de octubre, según explicaron portavoces de las YPG loando su labor como combatiente en el campo de batalla. Regreso truncado Pese a los continuos desplazamientos y a las dificultades a nivel de telecomunicaciones, Baran Galicia hablaba a menudo con su madre, que recuerda reconfortada su «enorme corazón». En los planes del gallego transformado en miliciano estaba el regresar a Andorra a finales de enero, pero el estallido de la operación Rama de Olivo se lo impidió. Unos días más tarde, la aventura de Samuel se trunco y activó el contador de los españoles fallecidos luchando en el bando kurdo. La noticia de la muerte del gallego no tardó en saltar a todos los medios, que recogieron con asombro cómo un joven nacido en Orense fue a parar a Siria para plantar cara al yihadismo. Pero pese a lo llamativo de esta decisión, Samuel es solo uno de muchos. Aunque no hay datos oficiales, se baraja que son medio millar los extranjeros que se han sumado a las fuerzas kurdas en Siria e Irak. Entre ellos podría haber alrededor de 25 españoles, incluidas varias mujeres dedicadas a la asistencia médica. Las bajas de voluntarios internacionales ascienden atendiendo a los últimos recuentos a unas 40, contando la del gallego. Él se convirtió en un mártir para los kurdos mientras su cuerpo sigue a la espera de ser repatriado. Otros tuvieron más fortuna y salvaron, de milagro, su vida. Samnuel se convirtió en un mártir para los kurdos mientras su cuerpo sigue a la espera de ser repatriado Manuel, la cara Porque si Samuel es la cruz de este relato bélico en el que la metralla te atraviesa y las bombas ensordecen, Manuel es la cara. Orensano de 50 años, su perfil dista mucho del de su paisano y eso le permitió escalar pronto en la jerarquía del grupo de combate del que entró a formar parte por pura convicción. En el expediente de este guardia civil ?retirado tras un grave accidente de tráfico en el que su compañero perdió la vida y él se ganó el apodo de «El Cojo»? figura una hoja de servicios intachable, labrada en los años de plomo del conflicto vasco. En San Sebastián, y al abrigo de las unidades antiterroristas, Manuel se convirtió en conductor de alto riesgo y adquirió unos conocimiento militares que en la frontera siria le ayudaron a esquivar la muerte. Internet fue el canal a través del que este gallego buscó una puerta de entrada al Kurdistán. Lo intentó a través de varias vías ?incluido un voluntariado con la Iglesia?, pero el camino se lo allanó una asociación formada por soldados profesionales de todos los puntos de Europa. Tras su primer contacto con ellos, Manuel, mochila al hombro y casi sin mirar atrás, se montó a un avión que él mismo se costeó. En Erbil (Irak) capital de la Región Autónoma Kurda y sede del gobierno regional, el exguardia civil se reunió con dos militares, uno sueco y uno kurdo, que le dieron un plazo de dos días para preparar su llegada al campamento. Le pidieron que se deshiciese de lo poco que llevaba y se quedase con un mínimo imprescindible, que no debía incluir móviles. Con ellos, y en una vieja furgoneta, Manuel pasó dos días hasta que pudieron franquear las fronteras para llegar al punto de encuentro. Su historia se escribe sola y, aunque suena a ficción, todo en ella es de carne y hueso. En este campamento ?probablemente similar al lugar donde Samuel recibió entrenamiento? los milicianos ofrecen un mes de formación a los recién llegados. Pero Manuel no necesitó ni una mañana. Según explicó a este diario, una prueba de tiro fue suficiente para que entrase a formar parte del grupo de combate. Lógico, porque es tirador olímpico. Una prueba de tiro fue suficiente para que Manuel entrase a formar parte del grupo de combate. Lógico, porque es tirador olímpico Medios obsoletos La vida en el campamento, explica, es austera aunque la comida no falta y la carencia de pescados y carnes se suple con las vitaminas que les recetan los médicos que los acompañan. También cuentan con tarjetas de prepago para comunicarse con su país y, sobre todo, con mucha munición. En los ocho meses que luchó contra los yihadistas, nunca supo de dónde llegaba todo ese cargamento, pero no faltó jamás. La procedencia de las armas está más clara: son esencialmente AK-47 heredadas de la guerra de Bosnia o incluso de Rusia. «Deshechos», resume. Esa es la realidad de un conflicto desigual en el que las milicias kurdas se encomiendan a fusiles obsoletos y se mueven en caballo. Los grupos de Daesh lo hacen a golpe de dron y con la última tecnología armamentística. Lo irracional de batallar por una causa tan ajena a su realidad tiene una explicación, no digerida, que Manuel relata sin entrar en detalles. Es la fotografía grabada en su retina de las cabezas de niños muertos con las que los radicales yihadistas obstaculizaron su entrada a un poblado. Nada más que añadir. El horror que discurrió ante los ojos de este curtido agente del Instituto Armado se lo guarda para él, aunque confiesa que los kurdos «enganchan» y que por eso volvió al campo de batalla después de que una granada le reventase cerca de la cabeza. La suerte evitó que Manuel fuese el primero de esa negra lista de españoles fallecidos, pero las secuelas siguen estando. En España, los médicos le aconsejaron que no regresase porque presentaba una conmoción cerebral y pérdida de visión en un ojo. Pero hizo caso omiso y volvió a subirse a ese avión con destino Erbil. El problema, en esta ocasión, fue que un occidental llama demasiado la atención y los propios kurdos ?en su facción más europeizada? lo detuvieron a él y a dos extranjeros más. Entre este momento y el día en que un amigo español llegó a recogerlo en misión humanitaria (y embajada mediante) pasaron 41 largos días compartiendo celda con un centenar de presos más. La persona que lo devolvió a casa resume a ABC su estado como «el de los prisioneros de los campos de concentración que acaban de ser liberados». Manuel salió del infierno con vida y ahora se recupera en su Galicia natal. A la familia de Samuel le queda esperar a su repatriación, capítulo final de una historia que se escribió con el lenguaje de la guerra.
20-02-2018 | Fuente: elpais.com
Detenido en Torre Pacheco un hombre por captar acólitos para el ISIS
La policía ha arrestado a un marroquí, casado y divorciado de una española, entre cuyas amistades de Facebook hay otros detenidos por yihadismo en España y Marruecos
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Erdogan alerta sobre una guerra total si las tropas de Assad entran en Afrín
Un nuevo frente se abre en la guerra de Siria y pone cara a cara a los gobiernos de Ankara y Damasco. El final del «califato» ha provocado el estallido de conflictos hasta ahora eclipsados por la lucha contra el grupo yihadista Daesh y el régimen sirio anunció su intención de enviar fuerzas al cantón kurdo de Afrín para la «defensa de la unidad del territorio sirio y su soberanía», según un comunicado difundido por la agencia oficial Sana. Hace un mes que Turquía lanzó la «Operación Rama de Olivo» para alejar a las Unidades de Movilización Popular (YPG) kurdas de su frontera. Tras varios días de negociaciones entre las milicias kurdas y el régimen, Sana adelantó que «las fuerzas populares llegarán en las próximas horas a Afrín para defender la determinación de su gente y afrontar el ataque desencadenado por las fuerzas del régimen turco en la zona y contra sus habitantes». Las autoridades turcas consideran a las YPG como el brazo sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y lo califican de terrorista, pero esta milicia es el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra Daesh y ha sido fundamental en la liberación de bastiones del «califato» como Raqqa. El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, fue el primero en reaccionar y advirtió de que «el régimen sirio puede entrar en Afrín o no. Está bien si entra para expulsar al PKK/YPG. Pero si entra para protegerlos, entonces nada podrá pararnos, nadie puede detener al Ejército turco». Cavusoglu, de visita oficial en Jordania, otro país implicado en el conflicto sirio, aclaró que, pese a la invasión militar, «siempre hemos respetado la integridad territorial de Siria». Los turcos quieren que el Gobierno sirio «limpie» la región milicias kurdas. Rojava, el Kurdistán sirio Al referirse a las «fuerzas populares», los medios oficiales sirios hacen alusión a las milicias que combaten junto al Ejército en una guerra que está totalmente paramilitarizada en todos los bandos. El Gobierno central se retiró de los puestos fronterizos en 2012 y la frontera turca se convirtió en una autopista para la llegada de yihadistas de todo el mundo que acudían a Siria para cumplir con la guerra santa que predicaban Al Qaida y Daesh. Turquía apostó fuerte por el derrocamiento de Assad, pero el presidente ha resistido en su puesto. Seis años después, además del yihadismo, Ankara asiste con preocupación a la aparición de Rojava, el Kurdistán sirio que se ha erigido en una región autónoma de facto con el apoyo de EE.UU. y sin haber tenido que combatir contra el régimen, ocupado en luchar contra enemigos directos en otros puntos del país. Nada más difundirse el comunicado sirio, el presidente Recep Tayyip Erdogan habló con sus homólogos ruso, Vladimir Putin, e iraní, Hasán Rohani, para mostrar su preocupación por la decisión de Damasco. Rusia e Irán son los grandes aliados de Assad y desde Moscú, el viceministro de Asuntos Exteriores, Mijail Bogdanov, señaló que «no imponemos nuestra mediación a nadie, pero si resulta necesaria, estamos dispuestos a prestar nuestros servicios con el objetivo de detener el derramamiento de sangre y encontrar denominadores comunes». Rusia, Turquía e Irán son los tres grandes impulsores del proceso de Astaná, un foro alternativo al que lidera Naciones Unidas en Ginebra, que busca reconducir la situación en Siria y que hasta ahora ha sido más efectivo que el proceso apadrinado por la ONU. La vuelta del régimen a esta parte de la frontera con Turquía, que podría producirse en el plazo de 48 horas según declararon fuentes kurdas a la cadena BBC, supone un cambio en las reglas del juego de los últimos años y afianza la victoria militar del Ejército y sus fuerzas aliadas en esta guerra. Los grandes perdedores volverían a ser los integrantes del Ejército Sirio Libre (ESL), grupo que nació para derrocar a Assad y que en el último mes ha sido la fuerza de choque empleada por Ankara para enfrentarse a los kurdos en Afrín. Este nuevo escenario también revela la falta de determinación de EE.UU. en Siria ya que los kurdos, sus grandes aliados sobre el terreno, las fuerzas a las que ha entrenado, armado y dado cobertura aérea, han terminado pidiendo ayuda al régimen sirio que, sobre el papel, es enemigo de Washington.
08-02-2018 | Fuente: abc.es
«El terrorismo yihadista es una amenaza real, pero no existencial para Occidente»
Desde la irrupción del fenómeno terrorista de Daesh se han publicado infinidad de libros que abordan su génesis, sus tácticas y sus crímenes. Cuando el grupo terrorista parece haber perdido buena parte del territorio de su «pseucalifato», en Siria e Irak, y sus atentados en Occidente son testimoniales ?no así los que ejecuta contra el pueblo musulman?, parece el momento de plantearse cuál es el futuro de este grupo terrorista y la búsqueda de soluciones definitivas para que no vuelvan a surgir grupos como este, intentado no repetir los errores cometidos en el pasado. Portada del libroCon la intención de dar respuestas a estas premisas, acaba de ser presentado en la Casa Árabe de Madrid el volumen ?«Daesh. El porvenir de la amenaza yihadista» (Ed. Catarata), escrito por el analista Jesús A. Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), miembro del International Institute for Strategic Studies y consultor del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), además de colaborar habitualmente en el think tank Real Instituto Elcano. A diferencia del contenido de otros libros, en este texto parece que usted ha querido relativizar lo que califica como una magnificación de la significación de Daesh.. Así es. En este libro parto de la idea de que está sobredimensionada la amenaza yihadista en general, y en particular, en estos últimos tiempos, con Daesh; y, por otro lado, pongo el énfasis en la equivocación sostenida en la manera de responder a la amenaza, que es fundamentalmente militarista. Y si algo tenemos claro a estas alturas, es que no hay solución militar para el terrorismo yihadista. Esa es una solución cortoplacista que suele obtener un mayor rédito político.. Nadie quiere soluciones a largo plazo ?sociales, económicas?, porque nadie mira a ocho años vista.. Ese es parte del problema. Mientras no ataques las causas estructurales, y eso significa trabajar a largo plazo, lo mejor que podemos conseguir, y solo en algunos casos, es ganar algo de tiempo. Así el monstruo se reproduce inmediatamente porque no se atacan las causas que llevan a que haya individuos que se radicalizan hasta el punto de pensar que un grupo como este [Daesh] es la forma de resolver los problemas que ellos perciben. Nadie pasa del corto plazo. Se trata de transmitir la sensación de que algo hay que hacer. Y lo que hay más a mano es desplegar policías y militares. La experiencia ?Afganistán, Irak, Siria..? nos ha enseñado que eso no funciona. Entonces para conocer el porvenir de Daesh basta con echar la vista atrás y ver cuáles fueron las causas de su génesis.. Si nos ponemos muy exigentes en el análisis, tenemos que reconocer, en primer lugar, que somos corresponsables en la creación del monstruo. Si nos remontamos al Afganistán de los años 80 está claro que EE.UU., Pakistán y Arabia Saudí hicieron lo que no debieron, activando una actor local con idea de no implicar a sus soldados para pacificar Afganistán, y no complicarse la vida con los soviéticos ?Afganistán no era tan importante geoestratégicamente? y utilizaron carne de cañón local. Se puso en marcha una dinámica que financió, equipó y armó a los muyahidines, que fueron el embrión de Al Qaida. Occidente -y EE.UU. el primero- ha actuado muchas veces en esa misma clave: parchear problemas echando mano de lo que tenemos más próximo de tal manera que lo que hoy parece una solución, mañana se convierte en el siguiente problema. ¿Y hemos solucionado el problema en Afganistán? Jeus A. Núñez Villaverde - EFE Casi desaparecido el «pseudocalifato» en Irak y Siria, y con menos ataques terroristas en Occidente de los que inicialmente se había previsto como consecuencia de la pérdida de territorio en Oriente Próximo, se puede caer fácilmente en la falsa idea de que Daesh está en vías de desaparecer.. «Daesh es la marca que mejor vende en el mercado yihadista de hoy» Si miramos lo que ha pasado hasta ahora, es bastante previsible que vuelva a suceder exactamente lo mismo: pensar que ya se ha resuelto el problema con desmantelar el «pseudocalifato» de Daesh. Pero el monstruo ya está creado. Con Bin Laden, muerto o vivo, el monstruo, Al Qaida, ya estaba ahí. Con Al Bagdadi, también está creado y seguirá reproduciéndose en la medida en que hay gente interesada en financiar esos grupos. Hay individuos que se radicalizan en clave violenta y que se apuntan a esto. Daesh es la marca que mejor vende en el mercado yihadista de hoy. Por eso, quien se radicaliza no va irse a Al Qaida que está en horas bajas, se va a Daesh. Eso explica porque este grupo ha llevado a cabo actos violentos exagerados: eso atrae a la gente. La gente prefiere financiar a grupos que tienen gran repercusión mediática que a otros que no la tienen. Para mí lo fundamental, y con esto vuelvo al principio, es que la amenaza es real, muy real.. El mundo parece que no puede vivir sin tener un contrario: a la amenaza roja (comunista) le sustituyó la verde (yihadista).. Sí, esa es la idea. Es el nosotros y el ellos. Y eso lo aplicamos en todos los aspectos de nuestra vida. Necesitamos un ellos, haciéndoles culpables de nuestras desgracias. Después del 11-S, Bush hijo lo dijo muy claramente: «Conmigo o contra mí». Sin término medio. Queriendo dibujar un mundo en blanco y negro eso ha llevado a muchas equivocaciones: meter el islamismo, el islamismo político y el terrorismo yihadista en el mismo saco. Y lo digo desde un punto de vista operativo, no ideológico. Si yo defino mal a la amenaza que tengo delante, mal voy a responder a ella porque no estoy perfilando cómo tratar a ese islamista, que es un creyente; a ese islamista radical, que es un actor político; o a ese actor violento, que es el yihadista de turno. Si creo que todo es lo mismo, estoy sobredimensionando también el que ellos se crean más importantes de lo que son, porque el yihadismo es un fracaso absoluto. No ha habido ningún régimen político que haya sido echado abajo por Al Qaida. Si ha habido cuatro dictadores menos en el mundo árabe en estos últimos años no ha sido por Al Qaida, si no por movilizaciones ciudadanas que no han seguido el camino de Al Qaida. Esas son lecciones que deberíamos aprender. En el libro usted afirma que Daesh ha sido un juguete. Que no ha sido dueño de su propia historia. ¿Quién ha movido los hilos de ese juguete? Si generalizo, pocos actores hay con la importancia que tiene Arabia Saudí como fomentador del germen del yihadismo, en la medida de los 100.000 millones de dólares que en los últimos 30 años ha empleado en promover una lectura del islam que es la más rigorista que hay en todo el islam suní, y que vende de manera directa en sus textos escolares.. Yo no me atrevería a decir que es el Gobierno saudí el que financia a estos grupos, pero individuos muy significativos de Arabia Saudí, con mucho dinero, bien por convicción ideológica o por autodefensa financian este tipo de grupos para que no les ataquen. También Turquía al principio fue muy lasa con el tránsito de combatientes extranjeros que cruzaban su territorio para unirse a las filas de Daesh, esperando que no le atacaran a ella.. Turquía se equivocó una vez más, pensando que eso le dejaba a salvo del problema hasta que derivó hacia dentro. Y una prueba de ellos son los últimos atentados que ha sufrido. Al cuestionado presidente sirio Bashar al Assad también se le ha acusado de haber dejado crecer a Daesh en su territorio, lo que le ha permitido con el tiempo ser aceptado como un mal menor.. Y le está saliendo. Ya es aceptado por los países occidentales y por buena parte de sus vecinos. Ya se ha dejado la idea de derribar al régimen sirio y está siendo aceptado. Algo que estamos viendo en la ofensiva que está llevando a cabo Turquía en la frontera contra las milicias kurdas, que le están dejando actuar en la medida que está acabando con un enemigo. Al igual que Rusia, que lo está permitiendo. Tropas turcas desplegladas en la región siria de Afrin - REUTERS La operación «Rama de olivo» se está recrudeciendo, y EE.UU. no está dispuesta a abandonar sus posiciones en Manbij, donde es previsible un enfrentamiento con su aliado en la OTAN. ¿Hasta dónde cree que está dispuesta a llegar Turquía? El fuego se está alimentando con fuego. No imagino una Siria estable y sin violencia a corto plazo. Lo que es claro es que el tiempo corre a favor del régimen sirio. Esta ofensiva por parte de Turquía se desencadenó tras el anunció por parte de EE.UU. de crear una fuerza de defensa en la frontera sirio-turca, liderada por las milicias kurdas. ¿Fue un error o una provocación por parte de EE.UU.? ¿Qué busca el presidente Trump con decisiones como esta? «Trump tiene dos objetivos en la región: que Irán vuelva a ser el malo de la película y desmantelar Daesh» Trump tiene dos objetivos en la región: que Irán vuelva a ser el malo de la película y desmantelar Daesh como entidad que tenga capacidad para amenazar la estabilidad de la zona. El resto le da igual. Está utilizando lo que tiene a mano, esto es, no va a meter soldados en masa en la región, y tiene que utilizar carne de cañón de la zona. Todas las milicias que ha creado y ha alimentado le han salido mal, y las que mejor le han funcionado en el campo de batalla han sido las milicias kurdas. Que han sido abandonadas por todos.. A EE.UU. no le interesa que Turquía se plantee la salida de la OTAN. Turquía tiene que encontrar un apoyo implícito de EE.UU. para dejarle hacer.. ¿Este nuevo conflicto puede entorpecer el objetivo de acabar con Daesh en la región? Hay quien plantea que Daesh vuelva a casa, esto es, que vuelva a Al Qaida. Como eliminen al líder de uno de ellos o a los dos, los que les sustituyan no tendrán la hipoteca de la confrontación ideológica. Pero no lo veo probable a corto plazo. Aunque en el terreno, creo, en el caso de Afganistán, los talibanes y Daesh están trabajando juntos en algunas acciones. En el libro usted relativiza mucho la amenaza terrorist en nuestros días.. No trato de quitarle importancia, si no ajustarlo en términos realistas. El terrorismo no represensta hoy ninguna amenaza existencial para ninguno de los países occidentales. Amenazas existenciales son la proliferación de armas nucleares y el cambio climático, porque ponen en peligro la existencia de la vida humana. Lo otro, el terrorismo es una amenaza real, y nos va a ser doliendo y castigando mucho tiempo, porque hay capacidad y voluntad por muchso de esos grupos. Pero no la sobredimensionemos. Y señala que el interés de los gobierno occidentles en sobredimensionar esta amenaza con el fin de poder recortar libertades.. Que me den si no otra explicación. No hay nada mejor para un gobernante que tener una sociedad atemorizada. Eso te da un margen de maniobra casi infinito para hacer muchas cosas. Y si en ese delicado equilibrio, entre seguridad y libertad, tu haces promesas de seguridad plena a costa de meterte un poco en su móvil, poner una cámara en un rincón o entrar en un domicilio sin autorización judicial, habrá mucha gente dispuesta a ceder en sus libertades y derechos porque le están prometiendo seguridad. Creo que eso es perverso, además de que significa una derrota ante los yihadistas, y deteriora el marco de los estados de derecho que tanto nos ha costado crear. Eso me preocupa. Para finalizar, ¿cuál es el porvenir de Daesh? «El terrorismo nos va a seguir acompañando mucho tiempo. El único objetivo realista es reducirlo a un nivel soportable» Sabemos la solución que no es: la solución militar. Aplicar eso requiere de un esfuerzo a largo plazo, y ningún gobernante se mete en eso. Por eso estamos condenados a repetir una vez y otra la misma situación. La solución necesita largo plazo, multilateralismo, porque ningún país lo puede hacer en solitario ni siquiera EE.UU., pues es una amenaza global; y necesita multidimensionalidad, no basta con un único instrumento: por muchos carros de combate y aviones que tengas, necesitas elementos sociales, económicos, políticos.. El terrorismo nos va a seguir acompañando mucho tiempo. El único objetivo realista es reducirlo a un nivel soportable.
24-01-2018 | Fuente: elpais.com
La Audiencia Nacional esgrime la sentencia del 11-M para absolver a tres acusados de yihadismo
El tribunal concluye que la consulta de web y la tenencia de documentos radicales no es suficiente para condenar por pertenencia a banda armada
...
10
...