Infortelecom

Noticias de washington d.c.

09-06-2020 | Fuente: abc.es
Historia de dos muros
Durante mucho tiempo, se ha especulado sobre los motivos ocultos en el diseño de la capital Washington D.C. Su monumental trazado ha inspirado teorías para todos gustos: desde conspirativos pentagramas masónicos hasta un esfuerzo deliberado por intimidar a enemigos extranjeros. Sin embargo, lo más cierto quizá sea lo más evidente: se trata de una ciudad diseñada ex novo como escaparate para la pionera democracia americana. El centro de la capital federal fue ideado por el ingeniero franco-americano Pierre L?Enfant cuando los Founding Fathers, obsesionados con la tradición clásica de Atenas y Roma, decidieron que necesitaban un nuevo capitolio. George Washington, agrimensor antes que primer presidente de Estados Unidos, delimitó los terrenos junto al rio Potomac y en 1791 se encomendó a L?Enfant el ambicioso proyecto. El irascible Pierre L?Enfant fue cesado en 1792, llevándose consigo sus planes originales para el Distrito de Columbia. Aunque se dice que un negro libre llamado Benjamin Banneker, que había trabajado en el estudio topográfico de la ciudad, consiguió en cuestión de dos días reproducir de memoria el proyecto cargado de simbolismo. L?Enfant estaba obsesionado con crear una ciudad icónica que reflejase el nuevo sistema político de la nueva nación. Por eso, los cuatro grandes cuadrantes de Washington D.C. tienen como punto principal de intersección el Capitolio, sede del Legislativo federal. Todo un contraste con respecto al diseño de las capitales europeas centrado en la monarquía y aristocracia. Otros importantes edificios oficiales de Washington D.C., empezando por la Casa Blanca, también se encuentran en la intersección de amplias avenidas y parques. Con el resultado de vistas espectaculares y facilidad de movimiento, incluso para expresar el descontento popular a través de manifestaciones. Ante toda esa tradición de urbanismo republicano, contrasta la expansión del perímetro de seguridad en torno a la Casa Blanca. Proliferan las vallas y las barreras de hormigón en torno al número 1.600 de la Avenida Pensilvania, que cada día recuerda más a la fortificada Zona Verde de Bagdad que a la Casa del Pueblo ideada por Pierre L?Enfant.
07-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump llegó a proponer el despliegue de 10.000 militares para contener las protestas
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó a proponer el despliegue de 10.000 militares en servicio activo dentro su propio país para contener las protestas contra la muerte, el pasado 25 de mayo en Mineápolis, del ciudadano de raza negra George Floyd durante una detención y por la que han sido imputados cuatro agentes de Policía. Solo la intervención del fiscal general William Barr, el Secretario de Defensa, Mark Esper, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, lograron convencer al mandatario de que se olvidara de la idea tras un «tenso y acalorado debate», según fuentes próximas a lo ocurrido a la cadena CBS. La intervención del Ejército dentro de las fronteras de EEUU está regulada en parte por la ley de Posse Comitatus, que solo permite esta clase de despliegue en circunstancias absolutamente extraordinarias como una invasión, una epidemia o cualquier otra circunstancia que, según el presidente, incapacite a las fuerzas de seguridad para mantener el control del país. Con todo, es considerada como un acto de absoluto último recurso. La discusión tuvo lugar el pasado lunes, el día más tenso de las protestas en Washington D.C., cuando la Policía dispersó por la fuerza a los manifestantes minutos antes de que Trump abandonara la Casa Blanca para cruzar la calle y presentar sus respetos ante la muerte de Floyd en la iglesia episcopal de San Juan. Tanto Esper como Milley lamentaron estos momentos al entender que el presidente había usado a las fuerzas de seguridad con propósitos violentos solo con la intención de efectuar un gesto político y de cara a la galería. «Por supuesto que lamentan haberle acompañado en la caminata», ha añadido otra fuente oficial bajo el anonimato a la cadena CNN. En un intento por satisfacer las demandas de Trump, Esper y Milley llamaron a los gobernadores de los estados para implorarles el despliegue de la Guardia Nacional para apaciguar al presidente. «De no haber intervenido la Guardia ahora mismo tendríamos soldados en todo el país», aseguraron las fuentes de CBS. El miércoles por la mañana, después de dos noches de protestas pacíficas, Esper ordenó que 700 militares de la 82 División Aerotransportada regresaran a Fort Bragg en el principio de una confusa cadena de órdenes que mantuvo permanentemente a ese contingente al borde del retorno conforme Esper iba recibiendo informaciones contradictorias sobre las intenciones de los manifestantes. Con la situación más tranquila según pasaron los días, el secretario de Defensa ratificó por escrito su rechazo a recurrir a la «ley de insurrección», una legislación con más de 100 años de antigüedad que Trump quería emplear como base legal para desplegar al Ejército en suelo estadounidense, de acuerdo con las fuentes. La Casa Blanca no ha hecho comentarios a ninguno de los dos medios estadounidenses sobre estas informaciones.
02-06-2020 | Fuente: abc.es
Estas verdades
En la sede de los Archivos Nacionales en Washington D.C. se pueden visitar las reliquias históricas de Estados Unidos. Entre esta colección de documentos fundacionales del sueño americano destaca la Declaración de Independencia, encargada teóricamente a un comité parlamentario pero redactada en su mayor parte por el contradictorio pero genial Thomas Jefferson. El texto, ratificado por el Congreso Continental el 4 de julio de 1776, sirve múltiples propósitos: memorial de agravios, alegato contra la tiranía, proclama revolucionaria. No es la Constitución de 1787. Se trata más bien de una declaración de principios democráticos pero sin resultados garantizados: «Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad». Estas promesas, engañosas desde el principio por la tragedia tolerada de la esclavitud, ayudan a explicar las violentas protestas repetidas en decenas de ciudades de EE.UU. desde hace una semana. Los disturbios no tienen necesariamente que ver con la muerte en particular del afroamericano George Floyd, después de que un policía blanco al detenerle en Minneapolis le aplastase el cuello durante 8 minutos y 46 segundos. El estallido racial en EE.UU. debe entenderse como parte de la corrosiva crisis de desigualdad agravada por la Covid-19. Los afroamericanos (y también los hispanos) son los que más están sufriendo la pandemia, ya sea en su condición desproporcionada de víctimas del coronavirus o damnificados de la subsecuente crisis económica. No hay indicador social ?desde probabilidades de terminar en la cárcel hasta el riesgo de ser víctimas de brutalidad policial? en el que los negros americanos no salgan dolorosamente perdiendo. Las «verdades» del siglo XVIII se han difuminado entre tanto salvajismo, impunidad y desesperanza. Por eso, en el peor momento posible, EE.UU. se encuentra más dividido, disminuido y distraído que nunca. Mientras que el pirómano sin escrúpulos instalado la Casa Blanca arroja más gasolina sobre la obscena desigualdad y la hostilidad racial de un país fundado con las mejores intenciones igualitarias.
21-05-2020 | Fuente: abc.es
En búsqueda de Lincoln
Abraham Lincoln ?mártir/salvador de Estados Unidos? se ha puesto de moda en la política americana. No importa que haya transcurrido más de un siglo y medio desde que el presidente número 16 fuera asesinado por un mediocre actor en el teatro Ford de la capital federal un 14 de abril de 1865. El primer magnicidio en la historia de la Casa Blanca a tan solo cinco días de la rendición del general Robert Lee en Virginia que puso un efectivo final a la terrible guerra civil americana. El primero en contagiarse de esta especie de epidemia de interesadas analogías históricas ha sido Donald Trump. En su continuo intento por reactivar su complicada reelección, el presidente ha protagonizado un especial en Fox News a los pies del majestuoso monumento dedicado Lincoln en Washington D.C. Dentro de su hipérbole sin filtro, Trump no ha tenido problema en compararse con su predecesor, llegando a quejarse de que los medios de comunicación le tratan todavía peor que al presidente asesinado de un tiro en la cabeza. La cruel ironía de Trump invocando el liderazgo de Lincoln en tiempos de crisis existencial no ha pasado desapercibida. Ya que Trump, con su polarizante guerra cultural, es el candidato favorito de supremacistas, neo-confederados y nacionalistas blancos. Toda esa «buena gente», según la jerga trumpiana, piensa con razón que tiene un más que comprensivo aliado en la Casa Blanca. En contraste, Lincoln fue un político inusualmente competente, un decisivo comandante en jefe, un trascendental orador y una leyenda a la hora de salvaguardar el ideal democrático y la unidad nacional de los americanos. Con poco más de dos años de educación formal, fue capaz de fijar el arquetipo de lo que se espera de un gran presidente. A diferencia del actual presidente, que vive de las rentas de la bronca constante, el desprecio y la mentira sistemática. Aunque quizá lo peor de Trump sea su empeño por alentar la división de Estados Unidos, anteponiendo sus intereses personales a los intereses nacionales.
14-07-2019 | Fuente: abc.es
La Policía mata a un individuo armado que atacó un centro de detención de inmigrantes cerca de Seattle
Un individuo de 69 años armado y que atacó un centro federal de internamiento de inmigrantes de Tacoma, a las afueras de Seattle, Estados Unidos, ha muerto abatido por los disparos de la Policía. Todo apunta a que quería impedir la deportación de inmigrantes detenidos. El hombre, identificado como Willem Van Spronsen, acudió en la mañana del sábado al Centro de Detención del Noroeste de Tacoma con varias bengalas y un fusil, ha informado la Policía de Tacoma. Los guardias de seguridad de las instalaciones avisaron a la Policía cuando el sospechoso lanzó varias bengalas contra vehículos y edificios. Un coche ha quedado calcinado y no pudo incendiar una bombona de propano cercana. Los agentes han informado de «disparos» tras su llegada, según la portavoz policial Loretta Cool, citada por el periódico «Seattle Times», aunque no se ha especificado quién disparó primero ni si Van Sprosen realizó siquiera algún disparo. El servicio forense del condado de Pierce ha clasificado la muerte como homicidio. Los policías, suspendidos de empleo Todos y cada uno de los cuatro agentes que llegaron al lugar en respuesta al aviso abrieron fuego y después se cubrieron. Todos ellos están ilesos. Cuando llegaron los servicios sanitarios Van Spronsen ya estaba muerto. Los cuatro policías están en suspensión de empleo, una medida habitual en caso de muerte. Fuentes de las organizaciones contrarias a la deportación de inmigrantes han explicado que probablemente estaba intentando incendiar los autobuses utilizados para trasladar a los internos hasta el aeropuerto para su deportación. Van Spronsen ya protagonizó hace un año un incidente en este mismo lugar cuando agarró a un policía del cuello y los hombros para intentar liberar a otro manifestante. Fue esposado y le hallaron una porra plegable y un cuchillo, por lo que fue imputado y condenado a un año de libertad condicional. Una amiga de Van Spronsen ha explicado que era un anarquista y antifascista militante y que probablemente buscaba provocar un enfrentamiento fatal con sus acciones. «Estaba dispuesto a terminar. Creo que ha sido un suicido y lo ha hecho de forma que sus actos hablen por sí mismos de sus creencias políticas. Fue sabiendo que iba a morir», ha indicado. De hecho, ella y otros amigos de Van Spronsen han recibido mensajes de correo electrónico «diciendo adiós». En el mensaje había además una declaración política que no ha querido desvelar y que probablemente será remitida a las autoridades. La medida anunciada por la Presidencia de perseguir policialmente a los indocumentados en diez ciudades concretas ha desatado el pánico entre los migrantes de varios puntos del país, incluida Miami. Además habrá redadas en Nueva York, Los Ángeles, Baltimore/Washington D.C., Chicago, Atlanta, Houston, San Diego, San Francisco, Denver y Nueva Orleans. Además las asociaciones de defensa de los migrantes se han movilizado para evitar las deportaciones masivas de personas que no tengan la autorización necesaria para estar en el país.
18-05-2018 | Fuente: abc.es
Los peores tiroteos que ha sufrido EE.UU. en los últimos treinta años
Estados Unidos ha sufrido numerosos tiroteos durante estos últimos 30 años. Aquí, los más graves: El 1 de octubre de 2017, Stephen Paddock, de 64 años, abre fuego desde la planta 32 del hotel Mandalay Bay, sobre una multitud que asistía a un concierto de música country en Las Vegas, causando 58 muertos y más de 500 heridos. El grupo terrorista Daesh reivindicó rápidamente el tiroteo, el más mortífero de la historia de EE.UU., pero, según la investigación, nada permite vincular a Paddock con la organización yihadista. El 12 de junio de 2016, un estadounidense de origen afgano, Omar Mateen, mata a 49 personas y deja 50 heridos en un club gay de Orlando, perpetrando el peor atentado en EE.UU. desde el 11 de septiembre de 2001. Después de tres horas de negociaciones, las fuerzas del orden asaltaron el lugar y abatieron al criminal. El grupo terrorista Daesh reivindicó la matanza. El 16 de abril de 2007, un estudiante de 23 años de origen coreano mata a 32 personas antes de suicidarse en el campus de la Universidad de Virginia Tech en Balcksburg. El 14 de diciembre de 2012, un joven mata a 26 personas, entre ellas 20 niños, en el colegio de Sandy Hook en Newton, antes de suicidarse. El 5 de noviembre de 2017, un hombre mata a 26 personas en una iglesia de la ciudad de Sutherland, en Texas, en plena misa. También hiere a una veintena. La Policía encuentra su cuerpo en el coche. El 16 de octubre de 1991, un hombre mata a 22 personas en un restaurante de Killeen y hiere a otra veintena antes de quitarse la vida. El 14 de febrero de 2018, el día de San Valentín, un joven de 19 años, Nikolas Cruz, abre fuego en un instituto de Parkland, en Florida, matando a 17 personas antes de ser arrestado. El 2 de diciembre 2015, una pareja casada de islamistas radicalizados de origen pakistaní abre fuego durante un desayuno de Navidad en San Bernardino, en California, causando 14 muertos y 22 heridos. El 5 de noviembre de 2009, un psiquiatra militar de origen palestino causa la matanza más grave en una base militar estadounidense, matando a 13 personas e hiriendo a 32 en Fort Hood, en Texas, antes de ser herido y detenido. El 3 de abril de 2009, un hombre de origen vietnamita mata a 13 personas en un centro de acogida de inmigrantes en Binghamton, en el estado de Nueva York. El 20 de bril de 1999, en Littleton, en Colorado, dos estudiantes abren fuego en el instituto de Columbine y matan a 12 alumnos y a un profesor y hieren a otras 24 personas. Los dos atacantes se suicidan en el lugar de la masacre. El 16 de septiembre de 2013, un hombre, trabajador del Ministerio de Defensa, abre fuego en las oficinas de la Marina de EE.UU., en Washington D.C., matando a 12 personas, antes de ser abatido por la Policía. El 20 de julio de 2012, un joven fuertemente armado irrumpe en un cine de Aurora, en Colorado, y abre fuego sobre el público de una película de «Batman», matando a 12 personas y dejando 70 heridos. El autor de la matanza, James Holmes, fue condenado en agosto de 2015 a cadena perpetua.
14-06-2017 | Fuente: abc.es
Un detractor de Trump intenta una matanza de republicanos que jugaban al béisbol
La motivación ideológica es la principal hipótesis que barajan los investigadores del suceso que ha conmocionado a Washington D.C., la capital estadounidense y sede que acoge a los representantes de la clase política, a menudo vituperada por los norteamericanos. Sin embargo, el de ayer se convertiría en un día para ensalzar a uno de ellos, y para la reflexión sobre la crispación política que vive EE.UU. El congresista republicano Steve Scalia, que participaba en un partido de béisbol benéfico junto con otros compañeros de partido en unas instalaciones deportivas de Alexandria (Virginia), se vio envuelto en una lluvia de disparos, de la que resultó malherido. James Thomas Hodgkinson, seguidor del senador demócrata Bernie Sanders -para quien trabajó como voluntario durante la pasada campaña electoral- acababa de irrumpir a tiros con un rifle, poco después de preguntar a dos congresistas si quienes jugaban eran «demócratas o republicanos». Jeff Duncan y Ron Desantis entenderían más tarde que acababan de dar todas las pistas a quien aspiraba a causar una matanza en el campo de béisbol, que se limitó a asentir con frialdad: «Ok, gracias, dense la vuelta». Obtenida la respuesta que buscaba, el pistolero tiró con su arma «decenas de veces, quizá un centenar», según los testigos presenciales, quienes calificaron de «infierno que parecía no terminar nunca» el periodo de «cinco o diez minutos» que transcurrió hasta que un agente logró abatir al atacante de un certero disparo. Hodgkinson moriría después en el hospital, mientras que los otros cuatro heridos, dos agentes de policía (un hombre y una mujer), un miembro del equipo del congresista texano Roger Williams, y un lobista están ya fuera de peligro. Durante las horas de conmoción que siguieron al brutal ataque, el relato de víctimas y testigos, la gran mayoría congresistas, permitió hacerse una idea muy cercana al terror sufrido. Un hombre disparando rifle en mano obligaba a ponerse a cubierto a las decenas de personas que compartían un rato de deporte amistoso, antes de incorporarse a su trabajo: «Yo estaba en el suelo, y vi cómo mi compañero Steve caía malherido?», acertaba a decir el congresista Mo Brooks. El senador Rand Paul, calificó la escena como «un campo de muerte», coincidiendo con la descripción de otros colegas, que posteriormente se mostrarían impresionados por la cantidad de casquillos de bala esparcidos por el césped. Pistolero de izquierdas La ideología radical del pistolero, autoconsiderado de izquierdas en sus testimonios en las redes sociales y con un confesado odio hacia los republicanos, en especial hacia Donald Trump, se fue abriendo paso mientras se sucedían las reacciones políticas y sociales. La investigación halló en la cuenta de Facebook de James Thomas Hodgkinson alusiones al presidente, con una directamente amenazadora: «Trump es un traidor. Ha destruido nuestra democracia; es tiempo de destruir a Trump y compañía». Sus amenazas venían acompañadas de mensajes con una especial inquina hacia los republicanos, a quienes tildada de «sexistas y racistas». Su hermano Michael corroboraría poco después la aversión de James Thomas hacia el actual inquilino de la Casa Blanca, sobre todo desde que su victoria electoral frente a Hillary Clinton: «Estaba convencido de que con Trump como presidente, las cosas no están yendo bien para nuestro país». El presidente compareció desde la Casa Blanca para llamar a la «unidad de la nación» ante las cámaras de televisión, antes de ensalzar la labor y la persona de Scalise, a quien llamó «buen amigo, patriota y luchador». Durante su comparecencia, Trump anunció la muerte del pistolero, que se había producido minutos antes. Un hombre recibe atención médica en el lugar del tiroteo en Alexandria- EFE Condena de Sanders Cuando trascendió la identidad del agresor y que había participado en las campañas de Bernie Sanders, el senador por Vermont salió al paso para condenar la acción criminal: «Estoy asqueado por este despreciable acto. Déjeme que sea claro con esto: cualquier tipo de violencia es inaceptable en nuestra sociedad, y por eso condeno esta acción de la forma más contundente posible. Además, agradezco a la policía su exitosa labor frente al ataque». Robert Becker, responsable de campaña de Sanders, descartó que Hodgkinson se encontrara entre los cien miembros del equipo principal, aunque sí entre los 10.000 voluntarios: «Y eso que no he encontrado a nadie que se acordara de él», sentenció. El día resultó ser especialmente inusual en el Capitolio, el majestuoso edificio que cubre como un paraguas las dos cámaras legislativas. Las sesiones se convirtieron en un homenaje a Steve Scalia. Por una vez, republicanos y demócratas, demócratas y republicanos, coincidieron en cada palabra de reconocimiento, hacia su compañero, hacia su trabajo y hacia un país que es capaz de levantarse como un resorte cada vez que su democracia se ve atacada. «Tenemos muchas diferencias, pero tenemos que ser capaces de estar unidos, de acordarnos de nuestro colega Scalise, de su familia? Porque esto es una cuestión de familia. Tenemos que ser capaces de rezar por nuestro presidente Obama y por su familia. Y también de rezar por nuestro presidente Trump y por su familia». Con estas emotivas palabras y la voz entrecortada, se dirigía al pleno de la Cámara de Representantes la líder demócrata, Nancy Pelosi, que recibió una cerrada y estruendosa ovación de todos los congresistas. El speaker del Congreso y líder republicano, Paul Ryan, respondería con otro cierre de filas: «Cuando se ataca a uno de nosotros, se nos ataca a todos», sentenció.
11-03-2017 | Fuente: abc.es
Detienen a un hombre tras colarse en la Casa Blanca
Un individuo ha sido detenido tras colarse en el recinto de la Casa Blanca en la noche del viernes. El sospechoso saltó la valla con una mochila e intentó entrar en la residencia oficial del presidente estadounidense, Donald Trump , que estaba en el edificio. El intruso saltó la cerca y casi alcanza las puertas de la Casa Blanca, pero fue reducido por los agentes de la seguridad presiencial. En su mochila no se halló nada sospechoso. Por el momento no se ha comunicado el nombre ni los motivos del hombre, que está ya siendo interrogado. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha felicitado a los agentes del servicio secreto por haber detenido al intruso. Trump ha asegurado este sábado ante la prensa que el sospechoso era «una persona con problemas». El mandatario ha comparecido ante la prensa al inicio de una reunión con miembros de su gabinete y altos cargos de la Casa Blanca en un campo de golf propiedad suya situado a las afueras de Washington D.C.
18-02-2017 | Fuente: abc.es
Nicholas Burns: «Trump rompe con 70 años de diplomacia de EE.UU.»
Nicholas Burns (Búfalo, 1956) fue uno de los diplomáticos más destacados del Departamento de Estado del segundo gobierno de George W. Bush, el de la post invasión y guerra civil en Irak; también el que presenció el estallido de la peor crisis económica desde la Gran Depresión. Como subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Burns trató muchos de los temas más polémicos de la Administración Bush, incluyendo las negociaciones con la India sobre su programa de armas nucleares y el futuro de Kosovo, según escribía «The Washington Post» cuando el diplomático decidió echarse a un lado tras 27 años de carrera diplomática para más tarde dedicar sus vastos conocimientos sobre Relaciones Internacionales a la enseñanza como profesor en la Escuela John F. Kennedy de Harvard. A Burns se le recordará especialmente por haber sido el principal negociador de EE.UU. sobre Irán en esos años, encabezando el esfuerzo por romper el estancamiento de una resolución de la ONU que imponía nuevas sanciones a la República Islámica. En su visita a Madrid esta semana, el hoy profesor de Harvard ha impartido la conferencia magistral «Diplomacia y Política Exterior estadounidense en la era Trump» organizada por la Fundación Rafael del Pino y ha tratado con ABC las primeras semanas del nuevo presidente de Estados Unidos. ¿Cómo valora los primeros movimientos diplomáticos de Trump? Creo que Trump está renegando de 70 años de diplomacia de EE.UU., desde Franklin D. Roosevelt hasta ahora, en tres puntos principalmente: EE.UU. se refuerza con alianzas por medio de OTAN y el presidente Trump ha sido muy ambivalente incluso hostil con la OTAN, UE, Japón, etc; luego, yo creo en el mercado y en el tratado de libre comercio con la UE o con Asia Pacífico con el TPP, y Trump es muy hostil con todo esto. Por último, creo en la inmigración y en aceptar refugiados. Dos de mis abuelos llegaron a EE.UU. desde Irlanda cuando eran muy jóvenes. Cada americano y cada familia de Estados Unidos tienen la misma historia. El veto musulmán es antidemocrático. Trump quiere cerrar la frontera. Con políticas como el veto de viaje a siete países musulmanes, está tomando una dirección distinta, que rompe con lo anterior y que es muy negativa. ¿Cómo vivió usted la rueda de prensa de Trump con Netanyahu en la que parece que inauguró una nueva posición de EE.UU. en el conflicto? Estoy decepcionado, he sido diplomático estadounidense durante mucho tiempo y creo firmemente en que tenemos la responsabilidad de apoyar un Estado israelí pero también un Estado palestino. No creo que la solución de un solo Estado sea práctica ni deseable. Viví varios años en Jerusalén y como diplomático coordiné el programa de asistencia económica de los Estados Unidos a la población palestina en Cisjordania. Los conozco bien y esta gente merece justicia y su propio Estado, como también los israelíes. Dos estados, no uno. Un solo estado no tiene cabida. ¿Qué supondría trasladar la embajada de EE.UU. a Jerusalén? Mover la embajada es un gran error. España tiene la misma posición que nosotros en este aspecto. En 1948 tomamos la posición que no tendríamos embajada en Jerusalén. Queríamos ser el árbitro. Si movemos la embajada, perderíamos la objetividad y dejaríamos atrás ese estatus. Nos posicionaría con el lado de los israelíes. Soy un gran amigo de Israel y vivo el diálogo en la universidad en la que estoy como profesor, y lo que quiero es que mi país ayude a construir la paz. No creo que lo que pasó el miércoles sea un buen inicio para la Administración Trump. Muchos candidatos presidenciales han prometido en las últimas décadas mover la embajada y no lo han hecho finalmente. Espero que sigamos así. Donald Trump parece priorizar el aislamiento de Irán reforzando vínculos con el mundo suní. Yo apoyo el acuerdo nuclear con Irán y no creo que el Gobierno de Trump rompa con él. Va a continuar. Respaldo lo que Trump está haciendo en el sentido de lo que Irán trata de influir en el mundo suní de la región. Irán es una fuerza negativa en Yemen, Siria, Irak o Líbano. Y apoyaré si aumenta su apoyo a Arabia Saudí, Kuwait, Catar y Jordania, que tradicionalmente han sido amigos de EE.UU., para evitar que sea Irán el principal poder en esta parte del mundo suní. En este sentido creo que Trump va por el buen camino Donald Trump saluda al auditorio en un evento organizado por AIPAC (Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel)- AFP ¿Por qué los dos estados es la única solución? Israel es un Estado judío y democrático. Si eventualmente llega a ser un solo Estado con la inclusión de los palestinos de Cisjordania y Gaza, cuya población va camino de ser mayor que la israelí, en unas elecciones estos pedirán que el Estado no sea judío porque ya no serán minoría. La única manera que tiene Israel de mantener un Estado democrático y judío es dejando a los palestinos que tengan su Estado en Cisjordania y Gaza. La solución de un estado es muy peligrosa. La apoyan la extrema derecha israelí y los elementos menos democráticos de la comunidad palestina. En ambas sociedades esta gente quiere la victoria total sobre el otro bando. Y esa solución no generará la paz. En cambio, creo que la solución de dos estados sí traerá la paz. Hace 26 años empezamos a trabajar con George H. W. Bush, yo en el consejo de seguridad, la posibilidad de una solución de dos estados en la conferencia de paz en Madrid sobre Oriente Próximo y no creo que debamos dejarlo atrás. Tenemos que retomar el espíritu que nació precisamente en Madrid. ¿Qué debe hacer ahora Netanyahu? Bush visitó tras el 11-S un mezquita de Washington y ofreció sus respetos al islam como religión de pazCreo que el primer ministro Netanyahu debe negociar con la autoridad palestina Mahmud Abbas, conocido también como Abu Mazen. Él es el líder electo y el responsable, y entiendo por qué Israel no negocia con Hamas, enemigo del Estado de Israel. Pero Abu Mazen es alguien que potencialmente puede ser una fuerza de paz. Ambos bandos son responsables de lo que estamos viendo hoy. Los palestinos tienen que ser realistas, rechazar la violencia, aceptar el Estado de Israel así como los israelíes tienen que hacer lo mismo con los palestinos. En los últimos 20 años todos han aceptado en algún momento la solución de dos estados, desde Abbas a Netanyahu, Obama y Clinton, el Gobierno de España? Si el miércoles empezó una nueva diplomacia y de un solo estado, no creo que vaya a funcionar. No van a apoyarlo muchos árabes ni muchos israelíes, ni americanos como yo. ¿Qué pensó cuando Trump firmó el veto de viaje a la población siete países musulmanes y no incluyó Arabia Saudí? Me opuse y me opongo al veto de viaje, no deberíamos tener un veto que mantenga a una persona fuera de América por su religión. Fue un veto musulmán y eso es antidemocrático. Me opongo. No estoy interesado en los países que cierran la puerta a inmigrantes y refugiados. Espero que la justicia continúe bloqueando el veto porque es un error, es malo para América, para su imagen. Crea problemas porque muestra una apariencia de que no queremos musulmanes y la comunidad musulmana en EE.UU. es muy exitosa y patriótica. Usted fue subsecretario de Estado con George Bush, ¿qué diferencias ve al Trump actual con Bush en su respuesta tras el 11-S? Veo una gran diferencia. En las semanas después del 11-S, Bush visitó un mezquita de Washington D.C. y ofreció sus respetos al islam. Él dijo que no estaban en guerra contra el islam, sino contra a Al Qaida. Trump no ha dicho nada en favor de los musulmanes ni ha visitado una mezquita. Es muy peligroso para nuestro país. Somos una nación multirreligiosa y multiétnica. Tenemos que mostrar respeto a otras religiones, culturas y etnias porque es una parte muy importante en una democracia. Me opongo a lo que ha hecho Trump. «Los políticos exitosos unen, no dividen» Un artículo en The New Yorker apuntaba cómo Trump podía conseguir aún más poder tras un posible atentado terrorista. Trabajé para Hillary Clinton en campaña. La apoyé. Para mí, los políticos exitosos son los que unen a la gente, no los que dividen utilizando el miedo. Trump lo está haciendo y no quiero mi país sea invadido por el miedo. Ni un solo refugiado sirio ha causado un ataque terrorista en Estados Unidos, hemos tenido muy pocos problemas acogiendo a cientos de refugiados. Es una parte muy delicada de la democracia y creo que Trump debe ser el presidente de todos y no dividirnos. ¿La polémica con la renuncia de Flynn cambiará la nueva relación entre Rusia y los Estados Unidos? Como diplomático, traté de muy de cerca entre 1990 y 1995 todo lo relacionado con la Unión Soviética y luego Rusia, y creo que ahora Trump está hablando demasiado bien de Rusia, cuando han hackeado nuestros sistemas y han interferido en las elecciones. No ha sido crítico con lo que ha hecho en Crimea o Ucrania. Es muy importante ser realistas y duros con el gobierno ruso. Muchos republicanos no están de acuerdo con él. EE.UU. necesita una gran investigación sobre cómo Rusia trata de influir en nuestra política. En Europa vemos cómo apoya a Marine Le Pen contra Emmanuel Macron. También tenemos el caso de Alemania. Rusia es una gran amenaza contra nuestras democracias y nuestras alianzas. Espero que Trump sea duro y responda a Rusia, no lo sé sí lo será pero lo espero. Hay un consenso en EE.UU. en ambos partidos que no debemos creer al Gobierno ruso, que es muy agresivo con Estados Unidos. Trump es ingenuo con Rusia. Foto de archivo de 2006 en la que Nicholas Burns, entonces subsecretario de Estado de EE.UU., habla con Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores de España- AP ¿Es estabilidad lo que busca Trump con el acercamiento a Rusia? No creo que lo que busque sea una mayor estabilidad. Es importante hablar con Rusia y tratar con Rusia sobre Corea del Norte, Afganistán, Irán? pero Rusia está en Crimea y en el Este de Ucrania, y es totalmente ilegal. Particularmente, en lo que respecta a la amenaza a nuestro sistema democrático, es un enemigo, tenemos que ser fuertes y contener la influencia rusa. Trump es muy débil con Rusia. En lo que Trump parece dar en el clavo es que Europa debe ir hacia el 2% del PIB en defensa. Como antiguo embajador de EEUU ante la OTAN, ¿qué opina al respecto? Apoyo que Europa refuerce su papel en la OTAN y llegue al mínimo del 2%. Cuando era embajador de la OTAN hablaba de este tema todo el tiempo y que llegarán a esa meta, puesto que Estados Unidos pasaba del 3,6%, y España muy poco con 0,9. Que la rica Europa aumente sus esfuerzos en la OTAN lo apoyo totalmente y deben mostrar mayor fortaleza en la Alianza. ¿Enviará el nuevo Gobierno tropas sobre el terreno a Siria? No sé si EE.UU. mandará tropas a Siria. Tenemos ya, pero no un gran contingente. No estoy de acuerdo con que lleve al ejército en Siria, tenemos que estar ahí y combatir al Estados Islámico con fuerzas especiales pero no necesitamos decenas de miles de estadounidenses en Siria. Es indeseable llevarlos allí en medio de una guerra civil como esta. ¿Es bueno para EE.UU. ayudar a Rusia en Siria? No creo que EE.UU. deba luchar junto a Rusia, que es una fuerza destructiva y negativa, y más si ves el bombardeo en Alepo en el que mató a tantos civiles inocentes. ¿Qué balance hace de la década en Irak? Creo que fue una de las guerras más controvertidas en nuestra historia. Fui embajador ante la OTAN en el inicio de la guerra de Irak y apoyé la guerra. Con perspectiva, fue un error. Cuando entras en un país y lo ocupas ocho años tienes la responsabilidad de ayudar a la gente, nos equivocamos yendo allí pero también dejando el país. Espero que Trump siga financiando la ayuda a los gobiernos y los intereses diplomáticos. Es muy importante.
10-11-2016 | Fuente: abc.es
Allan Lichtman, el profesor que sí acertó
La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos ha cogido con el pie cambiado a las empresas que realizan las escuestas y a la mayoría de los analistas políticos de medio mundo, además de a la propia Hillary Clinton y quién sabe si incluso al propio candidato republicano. Pero no a Allan Lichtman. Este profesor de Historia de la American University, en Washington D.C., y autor de «Prediciendo el próximo presidente: las claves de la Casa Blanca 2016», cuenta con un particular método para vaticinar quién va a ocupar el Despacho Oval que se ha demostrado infalible en los últimos 32 años, y también en esta ocasión. Su fórmula consiste en responder «verdadero» o «falso» a una serie de trece afirmaciones que son favorables al gobernante en ejercicio, de modo que si seis de ellas no se corresponden con la realidad, el partido que ocupa la presidencia perderá el poder. Para Lichtman, para las elecciones de este martes no se cumplían estas seis aseveraciones: ?Tras las elecciones de mitad de mandato, el partido en el poder (el demócrata) cuenta con más escaños en la Cámara de Representantes que antes de esa cita con las urnas. ?El candidato del partido en el poder es el presidente en ejercicio. ?No hay un tercer partido o una campaña independiente que sea relevante (las encuestas llegaron a augurar al libertario Gary Johnson un 15% de apoyos). ?La administración actual pone en marcha grandes cambios en política nacional. ?La administración actual logra un gran éxito en materia de política exterior o de defensa. ?El candidato del partido en el poder es carismático o un héroe nacional. En una entrevista con «The Washington Post» realizada antes de celebrarse las elecciones, el profesor Lichtman señalaba que Obama no ha llegado a emprender en su segundo mandato ninguna gran iniciativa, como el «Obamacare» que impulsó en su primer periodo. En cuanto a la falta de carisma de la candidata demócrata, aseguraba con sorna: «Hillary Clinton no es Franklin Roosevelt». Reconoce que el resultado de estas elecciones era el más difícil de predecir desde 1984 El sistema de Allan Lichtman se basa en la premisa de que las elecciones son, ante todo, un examen del partido gobernante. Para llegar a esa conclusión estudió todas las elecciones desde 1860, cuando Abraham Lincoln accedió a la presidencia, hasta 1980, año en que Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter. En cualquier caso, confesaba que el resultado de las elecciones de 2016 era el más difícil de predecir desde 1984. «Nunca antes habíamos visto un candidato como Donald Trump, que puede romper los patrones históricos que hemos tenido desde 1860», advertía. Sin embargo, volvió a acertar.