Infortelecom

Noticias de wall street

20-06-2018 | Fuente: elpais.com
General Electric, expulsada del Dow Jones tras más de un siglo en el índice
El conglomerado industrial era el único componente fundador del selectivo de Wall Street
12-06-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. ve con suspicacia la presencia de China en el Canal de Panamá
La creciente presencia de China en el entorno del Canal de Panamá, donde empresas chinas operan o están próximas a operar terminales portuarias en las dos bocas de la vía transoceánica, es vista con suspicacia por Estados Unidos. En su más reciente comparecencia ante el Senado estadounidense, en el mes de febrero, el jefe del Comando Sur (la estructura del Pentágono que se ocupa de la seguridad del flaco sur de EE.UU.) ya alertó sobre esa penetración en lugar tan estratégico para Washington. El almirante Kurt W. Tidd indicó que el deseo de Pekín de extender su proyecto de Nueva Ruta de la Seda a Latinoamérica, así como su política de créditos a las naciones de la región, «dan una amplia oportunidad a China para expandir su influencia sobre socios regionales clave y promover negocios y prácticas laborales que son improcedentes». Pero además de esa rivalidad económica, igualmente alertada desde el Departamento de Estado, que ha criticado que China esté poniendo «un pie en Latinoamérica», Pekín también plantea un reto de seguridad para Estados Unidos con su presencia en el Canal de Panamá. Según Tidd, «el mayor alcance a puntos de acceso global cruciales como Panamá crea vulnerabilidades comerciales y de seguridad para Estados Unidos». Esa parte del discurso de Tidd fue editada por el Comando Sur con una fotografía de los ejercicios PANAMAX, que la IV Flota de EE.UU. mantiene con fuerzas navales de naciones vecinas y que están orientados a la seguridad del paso transoceánico. El tratado Carter-Torrijos de devolución del canal garantiza el libre tránsito internacional y reserva a Washington el derecho a intervenir si esa libertad se ve amenazada. La vía es fundamental para las comunicaciones y el comercio entre las dos costas de EE.UU. La posibilidad de que las terminales portuarias gestionadas por empresas chinas adyacentes al Canal de Panamá, el cual está administrado únicamente por las autoridades panameñas, pasen a integrarse en el llamado «collar de perlas» chino (puertos operados por China en rutas estratégicas para facilitar escalas de su flota) acaba de ser apuntada también desde el Wall Street Journal. Terminales portuarias China ?el segundo usuario del Canal, aunque a distancia del primero, Estados Unidos? es el principal proveedor de mercancías de la Zona Libre de Colón, la zona franca más grande de América y la segunda del mundo. En esa área, junto a la entrada norte del Canal, en el Atlántico, la compañía CCCC (China Communications Construction Company), una de las mayores empresas de construcción y diseño de puertos del país asiático, ya ha realizado el 30% del nuevo Panamá Colón Container Port, una nueva terminal que contará con tres muelles, adecuados a las nuevas dimensiones del canal ampliado, y naves multiuso. Las instalaciones incluirán una estación para la recepción de gas licuado. Por su parte, la empresa Hutchinson Wampoa, de Hong Kong, gestiona desde hace dos años una de las terminales portuarias en la boca sur del Canal, en el Pacífico. En Amador, en ese mismo litoral, la china CHEC participa en un consorcio para un nuevo puerto de cruceros, con dos diques que podrán acoger a dos buques de 10.000 pasajeros cada uno. Aunque algunos de esos proyectos es anterior, los compromisos de inversión china en Panamá se han multiplicado tras el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas entre ambos países en junio de 2017. Tradicionalmente, Centroamérica ha sido socio de Taiwán, pero los últimos años, varios países de la región han pasado a reconocer a Pekín: Costa Rica (2007), Panamá (2017) y República Dominicana (2018). Una muestra más de la consolidación del interés de China por Latinoamérica es que este año asistió por primera vez a la Cumbre de las Américas, celebrada en Lima en abril, y que en 2019 Pekín acogerá el encuentro anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a pesar de aportar solo el 0,004% del capital (frente al 30% de las acciones de EE.UU.), como subraya el congresista estadounidense Paul Cook. Panamá está jugando la carta de centro logístico para las potencias asiáticas que expandir su comercio con Latinoamérica o la costa Este de EE.UU. En mayo recibió la visita del vicepresidente de India, Muppavarapu Venkaiah Naidu, que constituyó el primer viaje de alto nivel de una autoridad india a Panamá. No en Nicaragua La apuesta china por el Canal de Panamá debiera acabar con las recurrentes informaciones que aseguran que los chinos están construyendo un canal en Nicaragua. Esta última iniciativa involucraba únicamente a un empresario de China, no a las grandes empresas estatales de ese país, y todo indica que fue un intento de negocio de la familia Ortega que, aunque no se desarrollara, al menos podía conseguir un beneficio electoral. A pesar de lo mucho que se ha escrito sobre esa vía alternativa a la de Panamá, la conexión bioceánica de Nicaragua nunca comenzó a construirse y hace tiempo que ya ha sido archivada por el propio Gobierno nicaragüense.
10-06-2018 | Fuente: abc.es
Putin apremia a Trump a mantener un encuentro
El presidente Vladímir Putin ha respondido a los llamamientos para que Rusia vuelva a formar parte del G-8, que su homólogo norteamericano, Donald Trump, reiteró este sábado después de plantearlo en el primer día de la cumbre del G-7, con una nueva tanda de elogios. Putin considera necesario entrevistarse con Trump y cree que tal encuentro sería útil. «Nos hemos reunido con el presidente de Estados Unidos en el marco de eventos internacionales, pero ha sido insuficiente para tratar las relaciones ruso-estadounidenses (..) tal reunión sería útil», aseguró el máximo dirigente ruso en una entrevista ofrecida al canal público ruso Rossia-1 y emitida el viernes por el programa informativo «Noticias del sábado». Putin declaró que su país desea «desarrollar, profundizar y normalizar las relaciones con EE.UU.» y recordó que su colega estadounidense también ha opinado siempre que los dos países deben entenderse y «fue una de sus promesas» durante la campaña electoral. Elogió a Trump asegurando que «cumple sus promesas» y que es una persona «reflexiva». «Sabe escuchar y reacciona a los argumentos de su interlocutor. Todo esto me da motivos para pensar que podemos tener un diálogo constructivo», subrayó el primer mandatario ruso. Posible encuentro El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha reconocido que son ciertas las informaciones del «Wall Street Journal» en el sentido de que, durante la visita efectuada esta semana a Viena, Putin le pidió al canciller austriaco, Sebastian Kurz, una mediación con Washington para lograr una cumbre con Trump. Peskov dijo que «Viena podría ser la ciudad que acoja la reunión entre los dos presidentes». El portavoz presidencial, no obstante, avisó de que todavía «no hay acuerdos concretos ni negociaciones» entre Rusia y EE.UU. para organizar tal encuentro. Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en otras declaraciones ante las cámaras, dejó claro que «nunca hemos pedido a nadie ser readmitidos» en el G-8, de donde Rusia fue expulsada por la anexión de Crimea. Según Lavrov, hay otros formatos, entre ellos el G-20 que, según sus palabras, «funcionan bien». Peskov cree incluso que el G-8 y el G-7 de ahora «están ya superados». Putin y Trump mantuvieron una conversación telefónica el pasado 20 marzo y convinieron que tenían que celebrar una cumbre. Dos semanas después, el consejero de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov, reveló que el presidente norteamericano propuso entonces que la reunión tuviera lugar en Washington. Ushakov se quejó de la falta de avances en los preparativos del encuentro a causa de la crisis surgida tras el envenenamiento del exagente Serguéi Skripal y su hija. Los presidentes de Rusia y EE.UU. se vieron por primera vez a principios de julio del año pasado durante la cumbre del G-20 en Hamburgo y luego en noviembre en la cumbre de la APEC de Danang (Vietnam).
05-06-2018 | Fuente: elpais.com
?The Wall Street Journal? nombra a Matt Murray nuevo director
Gerard Baker, que llevaba en la dirección desde 2013, seguirá vinculado al diario económico
31-05-2018 | Fuente: elpais.com
El Ibex cae un 1% ante la moción de censura y los tambores de guerra comercial
Pone a prueba los mínimos del año, en los 9.400 puntos El Dax cede un 1,6% y Wall Street pierde medio punto
24-05-2018 | Fuente: as.com
Roger Federer se rinde a Serena Williams: "Es la mejor tenista de todos los tiempos"
En una entrevista al Wall Street Journal, el tenista suizo manifestó su admiración hacia la estadounidense. "Su historia es increíble".
20-05-2018 | Fuente: elmundo.es
Qué queda del Wall Street de Tom Wolfe
 
11-03-2018 | Fuente: abc.es
La improvisación de Trump siembra de dudas la cumbre con Kim Jong-un
«Ok, ok. Díganles que lo haré». La reacción de sorpresa de todos los interlocutores obligó al presidente a insistir en su aseveración: «Díganle que sí». El ocupante del Despacho Oval acababa de dar su visto bueno a una cumbre con el enemigo número uno de EE.UU., el representante del régimen más duro y sanguinario, el entrometido aspirante a la carrera nuclear y el más sancionado por la comunidad internacional. Trump era otra vez Trump. Los tres enviados surcoreanos, con la propuesta de «pax romana» del dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, bajo el brazo, abandonaron la reunión mucho más satisfechos que los asesores presidenciales, que desde el jueves intentan construir los cimientos de una casa de papel. Orgulloso de hacer historia, a su improvisada manera, le faltó tiempo para acercarse a los periodistas y sacar pecho. Donald Trump ha vuelto a activar la cuenta atrás hacia un final incierto. Lejos de amilanarle, la posibilidad de hacer historia seduce al magnate metido a presidente. Es el jugador, el artista de los negocios capaz de demostrar que puede cambiar el mundo. El anuncio de reconocer a Jerusalén como capital de Israel era el último precedente. Ahora llega el más difícil todavía. Una cumbre de tú a tú con el caprichoso sátrapa norcoreano multiplica los riesgos, incluido el de promocionar a quien se pretende someter. La propia Casa Blanca limitó al día siguiente el optimismo inicial de Trump exigiendo a Pyongyang «pasos y acciones concretas». Una forma de reconocer que una genérica promesa de «desnuclearización», a cambio de respetar al régimen, no es fiable si no va acompañada de muestras de supresión del arsenal. Y de asumir que el visto bueno del presidente a una oferta por país interpuesto, pendiente aún de ser formalizada por Kim Jong-un, necesita de un larguísimo recorrido diplomático. Kim Jong Un talked about denuclearization with the South Korean Representatives, not just a freeze. Also, no missile testing by North Korea during this period of time. Great progress being made but sanctions will remain until an agreement is reached. Meeting being planned!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 9 de marzo de 2018No ha sido el único matiz del entorno presidencial posterior al llamativo anuncio. El buen ánimo con que se asumió en un principio una visita en mayo del presidente de EE.UU. al corazón de Corea del Norte se ha convertido en prudencia. Mientras Trump reconoce en Twitter que no hay fecha ni lugar para el histórico encuentro, la Casa Blanca sugiere ahora un punto sin determinar en la zona desnuclearizada que coincide con la frontera entre ambas Coreas, en torno al paralelo 38. El presidente ruso, Vladímir Putin, intenta sacar partido del acontecimiento y ofrece Moscú como un cobijo político de apariencia neutral. Este sábado mismo, su homólogo chino se sumó a los parabienes con un expreso apoyo telefónico a la apuesta de Trump, según desveló el presidente estadounidense en Twitter: «Me ha dicho que aprecia que Estados Unidos intente resolver el problema diplomáticamente, en lugar de que prospere la alternativa inquietante». Trump destacó la «ayuda» de Pekín para forzar a Pyongyang a rectificar, como han reconocido distintas fuentes diplomáticas. Escepticismo en el Gobierno El optimismo entre los líderes mundiales contrasta con el escepticismo en la Administración Trump. Y no porque el secretario de Estado, Rex Tillerson, fuera un descreído de la vía política. Al contrario, antes de que cambiaran las tornas, se recuerda con estupor los días en que fue objeto de chanzas cuando Trump se medía con Kim entre insultos y amenazas nucleares: «Querido Rex, no pierdas el tiempo (con el diálogo)», llegó a tuitear el presidente estadounidense. En medio de una mala relación bien conocida, el Departamento de Estado intenta coger el guante lanzado por la Casa Blanca para construir desde cero una reunión tan imprevista. Además de llamar a «mantener la presión» al régimen norcoreano, el primer aviso consistió en advertir que «se han apuntado conversaciones, pero nadie habla de negociaciones». Fuentes diplomáticas explican a «The Wall Street Journal» que será necesario primero establecer «una relación de confianza inicial que permita discutir sobre una posible conclusión, como única forma de negociar». Y eso requerirá un periodo ininterrumpido sin roces, como la ausencia de ensayos balísticos por parte de Pyongyang durante las maniobras militares de Estados Unidos y Corea del Sur tienen previstas a finales de marzo. Sin duda, la primera prueba de fuego.
08-03-2018 | Fuente: elpais.com
La vuelta de Trump al nacionalismo económico agrieta la Casa Blanca
La abrupta apuesta del presidente por una guerra arancelaria choca con Wall Street, el Partido Republicano y su propio gabinete
07-03-2018 | Fuente: elpais.com
La vuelta de Trump al nacionalismo económico agrieta la Casa Blanca
La abrupta apuesta del presidente por una guerra arancelaria choca con Wall Street, el Partido Republicano y su propio gabinete
1
...