Infortelecom

Noticias de vivienda

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Detienen a un sindicalista argentino que tenía coches de lujo y avión privado
El último en caer vivía en El Gran Chaparral, una finca uruguaya, de decenas de hectáreas, con zoológico a imitación modesta del que tuviera en vida Pablo Escobar. Su mujer, Paola Marina Fiege, cuando sonríe -aunque también está detenida-, muestra diamantes incrustados en algunas piezas dentales. En la entrada de la casa y en el aparcamiento, destacaba una flota de automóviles de alta gama. Entre estos, dos Porsches, un Ferrari California, un Mercedes Benz, y tres cuatriciclos. En una caja fuerte, los agentes de Interpol descubrieron cerca de medio millón de dólares, fajos de euros, florines, una decena de tarjetas de crédito y joyas. En otro rincón de la mansión, cercana a Punta del Este (el Marbella de los 80 en España o la Ibiza de estos años) hallaron armas de diferente calibre. El dueño de todo y de mucho más, es el ahora detenido y pendiente de extradición a Argentina, Marcelo Balcedo, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) de Argentina, el gremio que incluye a los auxiliares escolares y trabajadores de instituciones para menores de edad. El sindicalista, de 54 años, vivía en Uruguay y solía viajar todas las semanas a las ciudades de Mar del Plata y Buenos Aires en su jet privado (también confiscado). Director -sobre el papel- del diario HOY la noticia de su arresto, en este medio de su propiedad, se publicó como un ataque a la libertad de expresión. Acusado de lavado de capitales y de apropiación indebida de los fondos de SOEME, Balcedo fue sorprendido por un equipo de agentes, en torno a las seis de la mañana del viernes. Quizás los vio venir o dormía. Había construido la casa familiar en lo alto de un cerro, a pocos metros de Playa Hermosa para poder divisar quien merodeaba por una zona que blindó para los extraños. El perímetro de la «chacra», como se refieren al terreno en Uruguay, está cercado por un alambrado con cámaras de seguridad. A Balceda el Departamento de Investigación de Fugitivos (DIF) de la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol le tenía vigilado desde Navidad. En coordinación con la AFI argentina (Agencia Federal de Investigaciones) esperaron la orden del juez para echarle el guante. Ni él ni su mujer, de 33 años, se resistieron al arresto. Tampoco, según la prensa uruguaya, se enfrentaron a los agentes cuando registraron, palmo a palmo, la vivienda y hallaron, además del dinero, las joyas y los valores mencionados, una Glock de 9 milímetros, un revolver CTC 38 y, entre otras armas, un fusil Colt y municiones de sobra para repeler un asalto. El caso de Balceda, que daba trabajo a una veintena de personas y hacía donaciones a una escuelita rural próxima, es el último de una serie de arrestos que vuelve a colocar al sindicalismo argentino en el ojo del huracán de la justicia o en cualquier capítulo de una serie del crimen organizado. El suyo tiene tintes cinematográficos pero nada le tiene que envidiar el de Juan Manuel, alías «Pata», Medina de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción) de la Plata. En septiembre del pasado año «el Pata» se resistió a su detención y permaneció atrincherado en la sede del sindicato durante ocho horas. Acusado de asociación ilícita, lavado de activos y extorsión, la Policía descubrió que la banda que encabezaba había comprado más de cien automóviles, un yate, un avión, un helicóptero y un alto número de inmuebles. En el registro de su casa también descubrieron armas y.. tres máquinas para contra de dinero. Los conflictos, como aquel del Ferrocarril Roca, los solucionaba a tiro limpio. El Caballo También merece protagonizar algún capitulo o una serie propia Omar «Caballo» Suárez. Titular del SOMU (Sindicato de Obreros Marítimos Unidos), cayó en septiembre del 2016 aunque ahora está bajo arresto domiciliario. Uno de los sindicalistas «preferidos» (sic) de la expresidenta Cristina Fernández, «el Caballo» extorsionaba a los empresarios de las navieras. Para salir a pescar necesitaban su aprobación. Dicho de otro modo, pagar el sobormo correspondiente, incorporar a trabajadores innecesarios o cumplir con cualquier de los requisitos que exigiera, por las buenas o por las malas. Histórico entre los sindicalistas históricos, la diputada Gladys González recordaba su «ejército de choque para amenazar de las formas que se pueda imaginar a las empresas». Dicho esto, no es del que peor hablan los empresarios. «Tenía códigos y si llegamos a un acuerdo lo respetaba», recuerda uno que año tras año tuvo que negociar con él para que los barcos pudieran salir a faenar. Conocido por sus «aprietes» y afición a la botella, al «Caballo», al menos, no le han acusado de delitos de sangre. En ese caso se encuentra José Pedraza, extitular de la Unión Ferroviaria, condenado como instigador del asesinato de Mariano Ferreyra, militante del Partido Obrero, muerto a balazos por una «patota» (pandilla) del sindicato en 2010. Entender el sindicato como un bien ganancial o patrimonio propio, es frecuente en las familias de los multimillonarios gremialistas argentinos. Las dinastías se extienden -o enquistan- en diferentes «rubros» (sectores). El clan de Hugo Moyano es el más popular de Argentina. Camionero y secretario general de la poderosa CGT (Confederación General del Trabajo) el patriarca, tiene un «problemita» con uno de sus hijos. Pablo, su heredero en el sindicato de camioneros, está investigado en la justicia por sus vínculos con los barrabravas del Club de Fútbol Independiente y sus negocios turbios. Le conocen como: «El salvaje». La lista de los sindicalistas en la mira de la justicia continúa, Victor Santa Maria, del gremio de los porteros y jefe del Partido Justicialista (PJ) de la ciudad de Buenos Aires está denunciado por lavado y fuga de capitales a Suiza. Vinculado a medios de comunicación afines al kirchnerismo, como el periódico Página 12, su nombre es uno más de los que la justicia, ahora, mira bajo la lupa.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Merkel y Schulz abren con «optimismo» una semana de reuniones clave para reeditar la gran coalición
La canciller alemana, Angela Merkel, y el líder socialdemócrata, Martin Schulz, iniciaron este domingo con «optimismo» y actitud «constructiva» una semana de reuniones clave para la reedición de una gran coalición y para acabar con la parálisis política, tres meses y medio después de las elecciones. Tras el fracaso de las negociaciones con liberales y verdes, Merkel rechaza un ejecutivo en minoría y su única alternativa para evitar la repetición de los comicios es una nueva alianza con el Partido Socialdemócrata (SPD), con el que ha gobernado nueve de los doce años que lleva en el poder. La presión crece sobre ella y también sobre Schulz, expresidente del Parlamento Europeo (PE), quien descartó la gran coalición a la vista de los pésimos resultados electorales y después se vio forzado a dialogar. «Creo que podemos lograrlo», afirmó Merkel este domingo antes de comenzar la primera jornada de reuniones formales de «sondeo». El objetivo de la Unión Cristianodemócrata (CDU), insistió, es constituir un gobierno "estable" que cohesione Alemania ante los «inmensos» retos, tanto internos como externos, que esperan al país. Merkel se mostró «optimista», aunque reconoció la difícil tarea que les espera. Desde la derecha le presionan sus socios bávaros de la Unión Socialcristiana (CSU), que reivindican el endurecimiento de la política de asilo e inmigración, y por la izquierda Schulz, que debe someter al voto de los militantes socialdemócratas cualquier acuerdo que alcance con el bloque conservador. El expresidente del PE, que aterrizó el pasado año en la política nacional como la esperanza del SPD para vencer a Merkel y que arrastró al partido a los peores resultados de su historia, aseguró este domingo que dialogará con actitud «constructiva y abierta». «No trazamos ninguna línea roja, pero queremos a ser posible muchas políticas rojas», señaló en referencia al color de los socialdemócratas. Con diversos sectores del SPD opuestos a una nueva gran coalición, Schulz hizo hincapié en que «un nuevo tiempo necesita una nueva política» y destacó áreas centrales de trabajo, como la educación, la inversión en vivienda e infraestructuras o la atención a la dependencia. «Debemos ponernos de acuerdo», manifestó por su parte el líder conservador bávaro, Horst Seehofer, que garantizó que acude a las reuniones con «el mejor de los espíritus». Seehofer avisó de que no «difuminará» el perfil de su partido, pero rechazó comentar ante la prensa posibles discrepancias: «Debemos hablar menos y trabajar más». Pacto de silencio entre Merkel, Schulz y Seehofer Merkel, Schulz y Seehofer han acordado evitar las declaraciones públicas para no entorpecer las conversaciones, mientras destacados analistas políticos advierten desde editoriales y columnas de opinión de que esta semana los tres se juegan su futuro político. La canciller, que ganó las elecciones pero con el segundo peor resultado para la CDU desde 1949 y vio entrar un partido ultraderechista en el Parlamento, pierde popularidad, y Schulz necesita avances claros para justificar una nueva gran coalición que rechazó con contundencia durante semanas. Seehofer, que dejará este trimestre el cargo de primer ministro bávaro, podría ocupar un ministerio en el futuro gobierno de Berlín, pero se ve obligado a defender sin fisuras los conservadores postulados de su partido, que no quiere perder la mayoría absoluta en las elecciones regionales que se celebrarán en otoño en Baviera. Divididos en grupos de trabajo para analizar las distintas áreas de gestión, desde la política fiscal a inmigración, uno de los puntos más conflictivos, los 39 miembros de los equipos negociadores se reunirán hasta el jueves y el viernes los partidos analizarán si hay base suficiente para reeditar la gran coalición. Antes de pasar a la siguiente fase de negociaciones, ya sobre un programa de gobierno concreto, el SPD celebrará un congreso extraordinario el próximo 21 de enero. Después llegará el voto de los afiliados, con lo que el proceso podría prolongarse hasta Semana Santa.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Merkel y Schulz comienzan a negociar la gran coalición sin «líneas rojas»
«Hoy ha salido todo muy bien», fue todo lo que lo que los negociadores dijeron después de diez horas de conversaciones. «Estamos trabajando con intensidad, la atmósfera es muy positiva y el informe sobre Finanzas ha satisfecho a todos», dijo una fuente del Partido Socialdemócrata (SPD), en cuya sede había tenido lugar la primera jornada de sondeo de cara a la reedición de la gran coalición en el gobierno de Berlín. La reunión comenzaba puntualmente a las 10 de la mañana, en la sala Hans Johen Vogel de la Casa Willy Brandt, un espacio de 400 metros cuadrados que acogió a los 39 «sondeadores» y a un empleado de la sede del SPD que servía de enlace con el exterior. A partir de las 13:30 y tras una breve pausa para comer algo, los negociadores se separaron en dos grupos de trabajo por temas, que después informaron a sus respectivas directivas. La siguiente ronda en común, a las cinco y media de la tarde, ya dejaba traslucir optimismo y acuerdo, para concluir a las ocho con la impresión de que, una vez salvados los flecos, hay «enormes posibilidades». «Un nuevo tiempo requiere una nueva política y eso es lo que seguramente salga de esta negociación», dijo una fuente interna de uno de los partidos al tanto de las conversaciones. Uno de los primeros puntos de procedimiento en los que hubo acuerdo general fue la condición de no conceder entrevistas al final del encuentro y la necesidad de coordinar la comunicación del proceso, para evitar un caso similar a la casa de locos en que se convirtió el anterior intento de Merkel de formar gobierno con liberales y verdes. Eso incluye también silencio en las redes sociales. «Lo que necesitamos es disciplina, valor y una porción de creatividad», dijo a su entrada en el edificio el presidente de los socialcristianos de Baviera, Horst Seehofer, que también advirtió que «hay que hablar menos en público y más entre nosotros», antes de que el personal de la Casa Willy Brandt anunciase que no habría entrevistas por parte de ninguno de los negociadores tras esta primera jornada. La canciller Merkel se mostró «optimista» y repitió que su prioridad es lograr un gobierno «estable» que cohesione Alemania ante los inmensos retos y tareas que esperan al país. «Creo que podemos lograrlo», dijo al ser recibida por el presidente de los socialdemócratas (SPD), Martin Schulz, anfitrión de este primer encuentro oficial. «Seremos constructivos», prometió Schulz por su parte, «no trazamos ninguna línea roja, pero queremos muchas políticas rojas», señaló en referencia al color con el que se identifica su partido. Mencionó también su deseo de renovar la solidaridad y la cohesión en el país, al tiempo que destacaba áreas claves de trabajo, como la educación, la inversión en vivienda infraestructuras o la atención a la dependencia. Además de estas escuetas declaraciones, el apagón informativo sobre la jornada de negociación solo nos deja como pista a seguir el esquema de equipos que quedan encargados de las diferentes áreas de negociación. Las conversaciones sobre Europa, cuyos primeros sondeos tendrán lugar a lo largo del día de hoy, serán dirigidas, por ejemplo por los tres primeros espada: Merkel, Schulz y Seehofer. Merkel en persona tendrá que mediar entre los socialcristianos bávaros de la CSU, alineados de antemano con el húngaro Viktor Orban y que exigen volver a una «Europa de las naciones fuertes», así como un «adelgazamiento de Europa», y los socialdemócratas, rendidos a la propuesta de más integración europea formulada por el presidente francés Emmanuel Macron. Este capítulo será sin duda uno de los más encontrados y el que más nos afecte al resto de los europeos. El capítulo de inmigración, a pesar de haber protagonizado largamente la polémica entre los partidos y durante la campaña electoral, queda en segundo plano y encargado al presidente de Hesse, Volker Bouffier, por parte de la CDU de Merkel; el ministro de Interior de Baviera Joachim Herrmann, por parte de la CSU; y el vicepresidente de los socialdemócratas Ralf Stegner. El hecho de que sea Herrmann el hombre de la CSU al frente de este asunto permite sospechar que se acordará un endurecimiento de las condiciones de acceso, mayores controles médicos de edad para evitar y quizá una restricción de las admisiones, pero que el visible alineamiento de este partido con las tesis del húngaro Viktor Orban no irán mucho más allá de la campaña electoral regional de Baviera. Los encargados del capítulo financiero, que quedó ayer cerrado en sus bases, fueron por parte de la CSU de Merkel de nuevo Volker Bouffier junto con Reiner Haselhof. Fuentes internas del partido, sin autorización para hablar sobre el asunto, sugerían anoche, sin embargo, que queda establecido un preacuerdo similar al que Merkel llegó a tener hablado con liberales y verdes, que en aquel caso dejaba un espacio de maniobra de unos 45.000 millones de euros para inversiones hasta 2021.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Alertan de un pequeño incendio en la Torre Trump de Nueva York
Al menos dos personas resultaron heridas leves por un incendio en la azotea de la Torre Trump, el archiconocido rascacielos de Manhattan del que es propietario el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Según el Departamento de Bomberos de Nueva York, los heridos han sido un bombero y un civil. Afortunadamente, han añadido, el fuego ya ha sido controlado. En concreto, el bombero ha sufrido lesiones leves al caerle unos escombros y el civil, un ingeniero, inhaló humo, pero ni siquiera ha sido necesario que sea atendido por los servicios médicos, han informado fuentes oficiales. Fire crews are responding to a fire at Trump Tower. There have been no injuries or evacuations, and the President is not currently at Trump Tower. pic.twitter.com/xcsHVX5bhP? TODAY (@TODAYshow) 8 de enero de 2018«Hubo un pequeño fuego eléctrico en la torre de refrigeración en la azotea de la Torre Trump. El Departamento de Bomberos de Nueva York llegó aquí en apenas minutos e hicieron un trabajo increíble», ha asegurado Eric Trump, uno de los hijos del presidente estadounidense en su cuenta de la red social Twitter. El edificio no ha sido desalojado. Allí tiene su vivienda personal la familia Trump y también hay numerosas oficinas, algunas de ellas del grupo empresarial del presidente estadounidense, que administran ahora sus hijos. El humo y las llamas fueron detectados por el servicio secreto que revisa el edificio, ha informado a los periodistas uno de los jefes de bomberos de la ciudad, Roger Sakowich. Trump viaja esta tarde a Nashville (Tennessee) para ofrecer un discurso en la Convención anual de la oficina de granjeros de Estados Unidos y posteriormente a Marietta (Georgia) para asistir a la final de la liga universitaria de fútbol americano. EFE
01-01-1970 | Fuente: abc.es
May hace un reajuste en su Gobierno pero mantiene a los ministros clave
La primera ministra británica, Theresa May, ha hecho este lunes un reajuste en su Gobierno y en las estructuras del Partido Conservador, pero ha dejado en sus puestos a los ministros clave, entre ellos David Davis, encargado de negociar el Brexit. En su cuenta de Twitter, la jefa del Ejecutivo ha informado de que David Lidington, hasta ahora ministro de Justicia, será canciller del ducado de Lancaster ?con rango ministerial? así como secretario de Estado para la Oficina del Gabinete. Lidington sustituye en este segundo cargo a Damian Green, hombre de confianza de May, quien dimitió en diciembre tras un escándalo por el hallazgo de material pornográfico en su ordenador del Parlamento en 2008. Según los medios británicos, no se prevé que la primera ministra, que proseguirá mañana su remodelación, nombre a nadie para el cargo de primer secretario de Estado que también ocupaba Green, el cual equivalía a viceprimer ministro o «número dos» gubernamental. Tal como se esperaba, la líder «tory» ha confirmado en sus puestos a Philip Hammond, que sigue al frente del ministerio de Economía; Amber Rudd, que continúa como ministra del Interior; y Boris Johnson, titular del ministerio de Asuntos Exteriores. Conservan también sus cargos los ministros de Transporte, Chris Grayling; Medioambiente, Michael Gove; Comercio Internacional, Liam Fox; Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt; y para Escocia, David Mundell, mientras que Matt Hancock asume la cartera de Cultura. Sajid Savid seguirá dirigiendo el ministerio de Comunidades y Gobierno local pero con el añadido de Vivienda, mientras que Karen Bradley será la nueva responsable para Irlanda del Norte, después de la dimisión, por razones de salud, de James Brokenshire. David Gauke pasa del ministerio de Trabajo y Pensiones al de Justicia; Greg Clark y Gavin Williamson se mantienen como ministros de Empresa y Defensa, respectivamente, y Jeremy Hunt sigue siendo el responsable de Sanidad, pero añade a su cartera el departamento de Atención Social. May ha nombrado al parlamentario Brandon Lewis ministro sin cartera y nuevo presidente del Partido Conservador, en sustitución de Patrick McLoughlin, al que se responsabilizó parcialmente del mal resultado de los «tories» en las elecciones anticipadas del pasado 8 de junio, en las que perdieron la mayoría absoluta. Según fuentes de la formación, Lewis estará encargado de modernizar el partido para atraer a más gente joven, después del incremento de afiliados en el opositor Partido Laborista bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn. Para esta tarea, el presidente estará acompañado de prometedoras figuras del partido, especialmente mujeres y diputados de minorías étnicas, nombradas también hoy para diversos cargos, como James Cleverly, Kemi Badenoch o Ben Bradley. La oposición laborista y el Servicio de asesoramiento sobre el embarazo han criticado el nombramiento en la vicepresidencia para mujeres de Maria Cauldfield, que en el pasado se ha mostrado en contra de la liberalización de la ley del aborto. Esta es la remodelación de gobierno más significativa de las tres acometidas por May desde que accedió al poder en julio de 2016, si bien ha mantenido en sus puestos a los ministros clave. El reajuste lo motivó la dimisión en diciembre de Green, y está destinado a revitalizar el Ejecutivo conservador tras varios meses de escándalos y desavenencias internas, sobre todo en relación al enfoque de las negociaciones del Brexit. Los cambios anunciados hoy se producen antes del comienzo de la segunda ronda de negociaciones con Bruselas, que se centrará en la futura relación comercial y de seguridad entre el Reino Unido y el bloque europeo. La Comisión Europea y el Gobierno británico llegaron a finales de 2017 a un acuerdo sobre la primera fase, que comprendía los derechos de los ciudadanos comunitarios, la factura de salida y la futura frontera dentro de la isla de Irlanda.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos trece muertos y más de una veintena de heridos por las fuertes inundaciones en California
Las fuertes inundaciones y avalanchas de lodo registradas durante los últimos días en el estado de California se han saldado con al menos trece muertos y 25 heridos, según ha informado este martes la oficina del sheriff del condado de Santa Bárbara. Las autoridades locales ordenaron la evacuación de unos 7.000 residentes de forma preventiva ante la llegada de las lluvias, a los que se han sumado otras 23.000 personas que han abandonado sus viviendas de forma voluntaria. Las intensas lluvias han provocado «decenas y decenas» de rescates, especialmente en las comunidades más afectadas por los incendios forestales «Thomas» y «La Tuna», que golpearon duramente la zona en diciembre de 2017, según ha recogido la cadena de televisión ABC. El Cuerpo de Bomberos estima que decenas de personas podrían haber quedado sepultadas por el lodo, por lo que la cifra de muertos podría ascender. Las autoridades de Estados Unidos han alertado de que las lluvias han afectado la zona en mayor medida dada la intensidad de los incendios, que arrasaron miles de hectáreas. El Servicio Nacional de Meteorología ha informado de que una de las comunidades más afectadas es Montecito, donde un tercio de las precipitaciones registradas en las últimas 24 horas cayeron en tan sólo cinco minutos. El condado ha dispuesto un refugio en la Escuela Comunitaria de Santa Bárbara, donde se ha dispuesto una zona para que los residentes dejen a sus mascotas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Demolida una iglesia en Alemania para ampliar una mina de lignito
«Nuestros corazones están hoy llenos de melancolía y tristeza, quizá también de cólera y rabia», dijo en su última homilía el párroco Günter Salentin, «toda la resistencia estaba condenada al fracaso frente a la preponderancia de la política, los intereses económicos y la maximización de beneficios». Tras ese último servicio religioso, las máquinas han empezado ya los trabajos de demolición de la denominada catedral de Immerath, una basílica de estilo neo románico, cuya construcción terminó en 1891 y que fue centro espiritual de la comunidad durante 122 años, hasta que el grupo energético alemán RWE, un holding de empresas productoras de energía compró la iglesia para derruirla y poder ampliar así su mina de lignito. En realidad compró todo el pueblo. Hace siete años, antes de la adquisición, esta localidad cercana a Aquisgrán tenía 1.500 habitantes a los que la empresa ha ido cancelando los contratos de alquiler. Hoy solo permanecen en él alrededor de 30 almas. «Ver morir el pueblo lentamente ha sido muy doloroso, pero ver cómo destruyen la iglesia? no tengo palabras, siento que ha llegado el fin del mundo», dice María, una de las vecinas, cuya familia, por generaciones, ha celebrado en esa iglesia los sacramenteos. En torno a Immerath se extiende la mayor área minera de lignito de Europa. Allí se encuentra la mina a cielo abierto Garzweiler II, con un perímetro de 45 kilómetros y una profundidad de 230 metros, de la que RWE, tiene pensado extraer lignito hasta 2045. Para entonces, la gigantesca mina se habrá tragado doce pueblos. «Esto me rompe el corazón», dice Hans-Willi Peters, jubilado que vive en un pueblito vecino y tendrá que decidir si es trasladado junto con los otros vecinos a las nuevas viviendas que RWE ha dispuesto a solo unos kilómetros o comenzar una nueva vida en otro sitio. «Mi esposa y yo cambiamos de opinión todos los días», se angustia. La empresa tiene claro que con el precio de los derechos de contaminación hundido en el mercado europeo, y la renuncia de Alemania a sus centrales nucleares, el lignito que se extrae en Garzweiler navegará viento en popa. El carbón asegura un 40% de la producción eléctrica del país, contra el 25% de media en Europa y es el principal causante de que Alemania sea incapaz de cumplir con sus obligaciones adquiridas de reducción de emisiones de gases contaminantes. El permiso concedido a RWE prevé la extracción de 1.300 millones de toneladas de lignito hasta el 2045 en esta mina. El caso de Immerath es el más sonado, seguramente porque implica a una gran empresa del DAX 30, pero no es ni mucho menos el único en el que un templo consagrado deja paso en Alemania a negocios más rentables, como supermercados o incluso discotecas. En los próximos 10 años se calcula que unas 700 iglesias dejaran de ser utilizadas para celebrar la liturgia, según ha reconocido el portavoz de la Conferencia Episcopal, Mathhias Kopp. Una de las amenazadas es la iglesia de San Nicolás, en el norte de Berlín, que alberga la Misión Católica de Lengua Española de la capital alemana. Ya en 2014 fue vendida la iglesia de Santa Afra, sede por entonces de la Misión Española, y ahora sus fieles tratan de resistirse a una nueva venta. «Los fieles están indignados», dice Marisa Codarin, presidenta del consejo pastoral, «porque no entienden el cierre de una iglesia. Lo sienten como una gran irreverencia, imposible de pensar para quien siente la iglesia como su casa, como la casa de Dios. Resulta que criticamos el avance del Islam en Europa, en Berlín se abre una mezquita en cada esquina, en cada local que queda libre, y ¿nosotros estamos cerrando y derribando iglesias?». Las autoridades eclesiales argumentan problemas económicos, de mantenimiento y de falta de fieles, pero no convencen. «En otros lugares del mundo, donde hay desastres, terremotos, se destruyen iglesias y los cristianos las vuelven a levantar con sus propias manos», señala Codarin como muestra de la incongruencia que supone pensar en un templo con criterios racionales y puramente económicos, «y donde no hay dinero Dios provee». Paradójicamente, la Iglesia alemana es una de las más ricas del planeta. Los católicos pagan en este país un monto igual a un ocho o nueve por ciento adicional en sus impuestos sobre la renta, dependiendo del estado federado en el que residen. De esta fuente, la Iglesia recibió la cifra récord de más de 6.000 millones de euros en 2016, gracias a la dinámica economía alemana y a pesar de la salida de miles de católicos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Schulz señala Europa como la clave para cerrar la negociación con Merkel
El personal de la Casa Willy Brandt, la sede central del Partido Socialdemócrata (SPD) en Berlín, se afana este jueves en la preparación de termos de café. Los negociadores arrancan esta última sesión de sondeo preparados para otra maratón y tratando de comunicar optimismo sobre un posible acuerdo para la formación de una nueva Gran Coalición de gobierno. «Hemos avanzado mucho en estas jornadas, pero todavía tenemos varias piedras en el camino», ha dicho la canciller Merkel a su entrada, «la CDU va a participar con espíritu constructivo, pero naturalmente tenemos también en visión que debemos hacer la política correcta para nuestro país y que hoy será un día muy largo». Martin Schulz, por su parte, ha sido bastante más explícito y ha subrayado, antes de sentarse a la mesa de negociación, que «estamos necesitando más Europa, no menos» y que «necesitamos un resurgimiento y una renovación de Europa», en referencia al proyecto del gobierno francés para la reforma de la Unión. «El presidente francés ha hecho una serie de propuestas para la renovación y el fortalecimiento de la UE que hasta ahora no han recibido una respuesta de Alemania», ha agregado, señalando que la negociación depende de que la CDU de una señal lo suficientemente clara en esa dirección y ha mostrado esperanza de lograrlo a lo largo de esta última jornada. Activistas de la organización Avaaz, con una máscara de Emmanuel Macron y una pancarta que reza «Hacer grande Europa otra vez», a imitación del lema de Donald Trump sobre EE.UU. - Afp En el partido de Merkel, sin embargo, hay escepticismo frente a parte de las propuestas de Macron, sobre todo en lo referente a la creación del cargo de ministro de Finanzas europeo. Y los socialcristianos de Baviera llevan meses alineados con los líderes de Visegrado, que siguen las consignas del húngaro Viktor Orban en dirección a una «Europa de las naciones fuertes». La novedad de esta negociación es que por primera vez se plantea la posibilidad de una gran coalición sin lastre de deuda y sin urgentes problemas económicos que resolver, lo que deja espacio para la política. Sobre la mesa hay ya más del doble de dinero de lo que hubiese costado la fallida «coalición Jamaica», que Merkel trató de negociar anteriormente con verles y liberales. Preacuerdos por valor de 100.000 millones Los preacuerdos a los que ha llegado con los socialdemócratas del SPD, todavía en borrador, suman unos 100.000 millones de euros hasta 2021, a la espera de cerrar todavía un proyecto común sobre inmigración y refugiados. Uno de los preacuerdos más firmemente anclados versa sobre cómo atar más corto a la industria del automóvil, así como la implementación de programas para impulsar la incorporación al mercado laboral alemán de extranjeros cualificados. De momento, también hay consenso para que el futuro gobierno disponga de un margen de maniobra de cerca de 45.000 millones de euros para rebajas fiscales, apoyo a las familias y construcción de vivienda. El monto de ingresos a partir del cual se paga la tarifa impositiva máxima del 42%, pasaría de los actuales 54.000 euros anuales a 60.000 euros. El SPD quiere flanquear además esa medida con un aumento de la tarifa impositiva máxima para los ingresos superiores a 76.000 euros anuales, que negociará en una fase posterior del proceso. La propuesta de reagrupación familiar para los refugiados presentada por el SPD y que limitaría el ingreso a 40.000 personas por año, queda supeditada también a la respuesta europea, de modo que Europa queda convertida en la clave de bóveda de la negociación y en la justificación final que Schulz necesita para que las bases de su partido aprueben el acuerdo. El plan de los partidos es que este jueves se cierren las conversaciones previas, en caso ideal con un documento común que mañana deberá ser analizado por las cúpulas respectivas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Detienen a la cúpula del sindicato argentino de la construcción, con maletas de dinero y droga
La mafia sindical argentina se desmorona. En esta ocasión, cayó, con armas, drogas y millones en efectivo, la cúpula de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) de Bahía Blanca, (costa Bonaerense). Diez pesos pesados de la organización fueron sorprendidos de madrugada. Humberto Monteros, secretario general de la UOCRA y cabecilla de la banda, según el fiscal Gustavo Zorzano, fue atrapado en uno de los diecinueve registros en simultáneo que realizó la Policía Bonaerense. Con el resto de sus compañeros (hay cuatro prófugos) está acusado de asociación ilícita y extorsión. La denuncia en su contra la presentó el pasado mes de agosto María Eugenia Vidal, la mujer que gobierna con determinación una provincia considerada hasta hace un par de años territorio comanche. MonteroS, como la semana pasada Marcelo Balcedo (gremialista del sector educativo) en Uruguay, fue arrestado en su casa de la localidad balnearia de Monte Hermoso. Al último sindicalista en caer en desgracia no le descubrieron una flota de vehículos de alta gama (tenía cuatro) ni vivía en lo alto del cerro de una finca de decenas de hectáreas, lo que sí tenía en su poder, el «jefazo» de Bahía Blanca de los obreros de la construcción, fue una muestra selecta de tres «valijas» repletas de dinero (pesos y dólares) y drogas. Julio Conte Grand, procurador bonaerense, en declaraciones que recoge el portal Infobae.com anunció que se confiscó, «una serie de efectos» que servirán como «base para la continuidad de la investigación» que demuestre «el delito de extorsión, que prevé penas de hasta 20 años para las personas involucradas». Chantaje y extorsión La investigación arranca después de que la gobernadora Vidal denunciara los chantajes y extorsiones del gremio de la provincia. Entre otras acusaciones, advirtió que, para presionar y lograr sus objetivos, los sindicalistas realizaban interrupciones sistemáticas en las obras de acondicionamiento de cuatro carreteras principales. Como parte del modus operandi del sindicalista, algo habitual en este tipo de escenarios, Monteros intentaba obligar a las empresas constructoras a contratar a los proveedores de todos los suministros (incluido el avituallamiento) de las obras. El fiscal general de Bahía Blanca, Juan Pablo Fernández, añadió que tanto Monteros como Burgos (su lugarteniente), «exigían (a los empresarios) que abonen personalmente sumas de dinero o que contraten con empresas de ellos mismo, con sobreprecios que les dejaban ganancias inusitadas, bajo apercibimiento de paralizar las obras, quemar gomas (neumáticos) y hacer asambleas». Las primeras investigaciones advirtieron que Monteros no podía justificar donde obtuvo el dinero para crear un abanico de empresas (algunas de autobuses y alimentos, al servicio del sindicato), la compra de los cuatro vehículos de lujo hallados en su casa, ni las obras de ampliación y remodelación de una de sus viviendas. La detención de Monteros y del resto de la cúpula del sindicato de la construcción, se incorpora a la lista de gremialistas históricos que hoy están entre rejas. Entre los más «populares», figuran, Juan Manuel, alias «pata» Medina, también de la UOCRA pero de la ciudad de La Plata (capital de la provincia de Buenos Aires) y Omar «Caballo» Suárez, del gremio de Obreros Marítimos Unidos. El corporativismo no tardó en manifestarse ante las redadas que sorprenden desde hace meses a los argentinos. Luis Barrionuevo, célebre por ser el autor de la frase «tenemos que dejar de robar por lo menos dos año» (1990) pronunció otra que sonó a algo parecido a amenaza contra el presidente Mauricio Macri: «Alfonsín (Raúl, expresidente) atacó al sindiclismo y no terminó su mandato, De La Rua (Fernando), atacó al sindicalismo y lo mismo. Yo, digo, cuidado, no sigan pisando la cola del leon».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Merkel apura 24 horas consecutivas de negociación
En la gran coalición alemana, el partido que se lleve el gato al agua lo hará por una cuestión de resistencia física. Merkel lleva casi 24 horas consecutivas negociando con los socialdemócratas, toda una noche después de que, a las doce, terminase en teoría el plazo que los potenciales socios se habían dado a sí mismos para llegar a un acuerdo. Ni consiguen cerrar el trato ni tiran la toalla. «Hay minipasos», dicen fuentes de la Casa Willy Brandt, la sede del Partido Socialdemócrata (SPD), todavía obligadas al silencio impuesto sobre el contenido de las conversaciones. Las últimas dificultades surgían anoche en materia de impuestos. Ya había quedado cerrado el preacuerdo sobre la respuesta que Alemania dará en Bruselas al plan de Macron para reformar Europa, cuyos detalles no habían sido todavía hechos públicos pero respondiendo a la premisa expresada por el presidente del SPD, Martin Schulz: «los países miembros necesitan más Europa, no menos, una renovación de Europa». Después, a primera hora de la tarde, entraron en detalle en materia de impuestos y de inmigración para, llegado un momento, dejar a los técnicos cerrando cuestiones técnicas y trasladarse Merkel, Schulz y el líder de los socialcristianos bávaros, Horst Seehofer, al despacho del presidente de los socialdemócratas. Allí, ellos tres solos, trataron una serie de puntos de forma confidencial. Seguramente se trataba de un boceto de la formación del nuevo gobierno con nombres y apellidos en cada cartera. A ellos se sumaron posteriormente los jefes de los grupos parlamentarios de los partidos, para acordar un punto más, extremadamente importante: posición y tono parlamentario común respecto al partido populista y anti europeo Alternativa para Alemania (AfD). Los tres líderes de los tres partidos negociaban bajo una intensa presión. El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, había insistido a media mañana en la obligación de los implicados en lograr la formación de gobierno y las carreras políticas de los cabezas de partido, o lo que queda de ellas, dependía directamente de terminar la jornada con éxito. En este contexto, la necesidad de que no se filtrase el contenido del borrador de acuerdo mientras continuaba la negociación llevó incluso a retirar los teléfonos móviles de los 39 negociadores para garantizar el secreto hasta finalizar. Aun así algunas líneas del preacuerdo iban trascendiendo. Además de la renuncia a los objetivos de reducción de emisiones de gases tóxicos a los que Alemania se había comprometido hasta 2020, se sabía que se han pactado las bases para una reforma de inmigración que de prioridades a trabajadores cualificados, aunque la ley no ha sido todavía bautizada porque la CDU de Merkel insiste en que no aparezca la palabra «inmigrantes» sino «trabajadores». Bastante más fácil de acordar ha sido un compromiso para extender a todo el territorio alemán la banda ancha, con plazo hasta 2025, gracias al dinero que fluirá de la adjudicación de licencias IMTS y 5G, en las que quedan varios puntos que han de ser acordados una vez arranquen las negociaciones oficiales. Porque recordemos que lo que hemos visto hasta ahora eran solo los sondeos, en los que se ha hablado también de asuntos tan variados como la reducción del uso del polémico glifosato o un gran programa de inversión en construcción de vivienda y remodelación de sedes de colegios. Y todos estos acuerdos siguen sujetos a la frase que más se ha repetido durante las negociaciones: nada está totalmente pactado hasta que todo esté totalmente pactado.