Infortelecom

Noticias de vivienda

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Papa se manifiesta contra el traslado de la embajada norteamericana a Jerusalén
En tono grave y preocupado, el Papa Francisco ha manifestado este miércoles su oposición neta al traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, advirtiendo de las desastrosas consecuencias que pueda tener en un mundo con un exceso de guerras. Durante su encuentro con los peregrinos venidos a la audiencia general, el Santo Padre ha manifestado «no poder callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días», y dirigido «un ferviente llamamiento para que todos se comprometan a respetar el ?status quo? de la ciudad de Jerusalén, en conformidad con las pertinentes resoluciones de Naciones Unidas». Evitando mencionar explícitamente el plan de Donald Trump, el Papa ha recordado que «Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los judíos, cristianos y musulmanes, quienes veneran allí los Lugares Santos de las respectivas religiones, y que tiene una vocación especial a la paz». Francisco ha pedido «que se respete y refuerce esa identidad, para bien de la Tierra Santa, de Oriente Medio y del mundo entero». En una referencia clara al anuncio inminente de traslado de la embajada norteamericana, el Papa ha pedido «que prevalezca la sabiduría y la prudencia, para evitar añadir nuevos elementos de tensión a un panorama mundial convulso y marcado por tantos conflictos crueles». La Santa Sede ha estado siempre a favor de la solución de «dos Estados» y se ha opuesto una y otra vez a la construcción de viviendas para colonos israelíes en los territorios palestinos ocupados, así como al levantamiento del muro divisorio, que en buena parte ha sido construido dentro del territorio de la Autoridad Palestina.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Queremos vivir en paz en Jerusalén, estamos hartos de la violencia»
«¡Pasa rápido, rápido!», susurra Mahmoud Muna desde el interior de la Educational Bookshop mientras sube la persiana eléctrica. La librería está cerrada al público, como la mayoría de comercios de la parte oriental de Jerusalén, los barrios árabes que Israel ocupó en la guerra de 1967 y se anexionó en 1980. Esta parte de una ciudad santa para cristianos, musulmanes y judíos respondió con una huelga general a la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como «capital de Israel», una medida que provocó mayores movilizaciones en Estambul, Amán o Kabul que en la zona Este de Jerusalén. «Una huelga general de tantos días es un autocastigo porque no afecta para nada al lado judío porque los trabajadores árabes han acudido a sus puestos de trabajo en esa parte de la ciudad. Solo hemos parado aquí. Después de tantos años de promesas incumplidas he llegado a la conclusión de que no hay solución a este conflicto y tenemos que mentalizarnos de que entramos en un escenario en el que Israel puede implementar sin problemas el apartheid con el visto bueno de EE.UU. y el resto del mundo», lamenta el dueño de una librería, que es el gran centro de referencia para libros sobre el conflicto desde los años ochenta. En opinión de Muna, «nuestra mejor resistencia frente a la ocupación es nuestra existencia». La decisión de Trump fue una decepción en esta parte de la ciudad. Jerusalén tiene casi un millón de habitantes y en la zona oriental hay más de 370.000 árabes. En últimos 50 años de ocupación, Israel ha favorecido el establecimiento de asentamientos judíos y en torno a 200.000 colonos viven ahora allí. Aunque las autoridades israelíes reivindican «una capital eterna e indivisible», frase que no empleó Trump en su comparecencia por lo que recibió las críticas de los sectores ultranacionalistas judíos, solo hay que dar un paseo para darse cuenta de los muros de cristal que separan al Jerusalén judío, donde los ultraortodoxos tienen sus propias comunidades bien diferenciadas, y el árabe, donde conviven musulmanes y cristianos. «Son tres partes socialmente muy separadas, tres sensibilidades distintas entre las que hay poca interacción», opina Yildar Palmor, ex portavoz del ministerio de Exteriores de Israel y actualmente en la Agencia Judía, organización que se encarga de facilitar la emigración a Israel de los judíos de todo el mundo. Palmor piensa que «las palabras de Trump fueron moderadas y no van a tener un impacto en el día a día de la vida de la ciudad». El rabino conservador, Uri Ayalon, lleva 40 años viviendo en la ciudad santa. No tiene dudas de que «Jerusalén es la capital de Israel» y espera que «el círculo de violencia que va a generar esta declaración sea lo más corto posible». Ayalon piensa que «por encima de una ciudad, Jerusalén es un símbolo para israelíes y palestinos, pero los que viven fuera solo ven el símbolo y no se preocupan de los que vivimos el día a día para quienes la convivencia es fundamental». Ese día a día es el de una ciudad con unos precios de vivienda prohibitivos y unos servicios municipales discretos o nulos en la zona oriental. «Queremos vivir porque todos estamos cansados de violencia, los palestinos son la mano de obra que mueven la parte occidental de Jerusalén, la interacción es diaria. Jerusalén es mucho más grande que todos y ha sobrevivido a todos los políticos y militare», apunta este rabino, que llegódesde Buenos Aires cuando tenía siete años. Desde el punto de vista religioso, Ayalon considera que las autoridades respetan a cristianos y musulmanes y subraya que «la decisión de Trump es política, no religiosa y, gracias a Dios, aún quedan políticos israelíes que entienden que esta ciudad es para las tres religiones, aunque cada vez el sector ultranacionalista tiene más presencia en los órganos de decisión». Judaización Entre esta tendencia al alza en Israel se encuentra Arieh King, concejal en el Ayuntamiento de Jerusalén y responsable de una organización de colonos. En la pared de su despacho del ayuntamiento hay colgado un cartel electoral de Donald Trump, por quien hizo campaña activa en Israel. King se siente una víctima en una ciudad santa en la que «el problema de fondo es puramente religioso porque los musulmanes no nos aceptan, como no aceptan tampoco a los cristianos, ni a nadie que no sea musulmán. La única solución pasa por derribar la Cúpula Dorada cuanto antes y levantar el Tercer Templo. Cuanto antes lo hagamos mejor. Solo así podrá llegar la paz a Oriente Medio y al mundo». Planteamientos como el de King hacen que musulmanes y cristianos interpreten la declaración de Trump como «un nuevo paso para la judaización de la ciudad, que afectará de forma directa a la convivencia entre religiones porque no pone al mismo nivel a israelíes y palestinos», según el jeque Mohamed Abasi, que a sus 27 años es el imán más joven de la ciudad y uno de los responsables de dirigir las oraciones durante el mes sagrado del ramadán en la mezquita de Al Aqsa.«Desde la ocupación de 1967 no paran de tomar medidas para que Jerusalén sea cada vez más judía y menos árabe. Un error porque esta ciudad es única y los jerosolimitanos vamos a resistir hasta que Dios nos ayude a cambiar estos hechos, como bien nos indica el Corán», avanza este religioso, que goza de un gran carisma entre los fieles. El Papa Francisco se opuso a la decisión de Trump y advirtió sobre las consecuencias que puede porque «Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los judíos, cristianos y musulmanes». Las palabras de la Santa Sede son las primeras que recuerda el padre Artemio Vítores cuando se le pregunta por la nueva situación que vive la ciudad a la que llegó hace 47 años. Este franciscano palentino ha vivido varias guerras e intifadas y se remonta a la guerra de 1948 cuando «palestinos e israelíes propusieron un alcalde franciscano para Jerusalén como solución para poner fin a los problemas entre ellos». El padre Artemio critica que «tanto musulmanes como judíos consideran esta ciudad como una especie de amante y solo la quieren para ellos. Durante siglos fue propiedad de los primeros y ahora los segundos quieren seguir sus pasos». No se mete en temas políticos, pero lamenta que en Jerusalén «no hay convivencia porque ninguna de sus escuelas, a diferencia de las nuestras, educa en la tolerancia. Si no hay un principio de igualdad, de reconocer que todos somos iguales ante Dios, es difícil la convivencia».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Venezuela celebra elecciones municipales con el boicot de la mayoría de la oposición
Los venezolanos están llamados este domingo a votar en las elecciones municipales para escoger a 335 alcaldes, una cita en la que, por segunda vez este año, la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió no participar por considerar que el sistema electoral puesto en marcha es fraudulento. Sin embargo, existe un importante número de aspirantes de la oposición acordaron lanzar sus candidaturas de manera independiente apoyados por partidos minoritarios de la oposición y por agrupaciones de vecinos de la comunidad que asumieron la conducción de la campaña municipal. Estos comicios locales estarán marcados por el desánimo de los electores y una alta abstención que dejará gran parte de los municipios en manos del chavismo. De los 335 ayuntamientos unos 72 están en manos de la oposición que podrían perder unas 20 alcaldías o más por el deslave electoral, según analistas. Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, es pesimista: la barrida oficialista que se espera ocurra en las elecciones municipales no significa que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sea minoría, sino que demuestra «lo difícil que es mantenerse unida frente a un adversario abusador del poder». Y añade León: «Por primera vez las encuestas nacionales no pueden darnos información sólida sobre participación en elecciones locales, pues la abstención esperada es mayor que la reportada. En nuestra opinión, el resultado será mucho peor para la oposición que lo reportado en encuestas». Yon Goicoechea, uno de los opositores que se presenta candidato - Reuters Además de las condiciones fraudulentas que dominaron las elecciones regionales de octubre, las municipales no presentan la reubicación de centros electorales, pero sí otros elementos, como la intimidación de grupos paramilitares oficialistas armados, conocidos como «colectivos», para asustar a los testigos opositores de mesa y el chantaje con el «carné de la patria» para obligar a votar a favor de los chavistas, so pena de no recibir la bolsa de comida o una vivienda. La primera vez que la MUD llamó a la abstención fue en julio pasado, cuando el régimen de Nicolás Maduro convocó la elección de una Asamblea Nacional Constituyente sin previo referéndum consultivo, como lo establece la Constitución venezolana. Solo participó el oficialismo. No hubo consulta previa y el régimen eligió a 545 miembros, todos chavistas. La Constituyente fue desconocida por el Parlamento venezolano y por una gran parte de la comunidad internacional. Una de las razones por las que el Parlamento nacional decidió no participar en las municipales fue la condición de jurar a los candidatos electos ante la ilegal Constituyente como ocurrió con cuatro gobernadores opositores, que tuvieron que pasar por una doble humillación, jurar ante la Constituyente y luego ser expulsados de sus partidos por contravenir la línea partidista. Los que ganen jurarán ante la Constituyente Esta vez está claro que los candidatos opositores que ganen en su municipio jurarán ante la Constituyente, aunque, mal que les pese, porque no hay otra opción para poder seguir funcionando o sobreviviendo ante tantas calamidades. Para Luis Vicente León, los candidatos opositores que pueden ganar son aquellos que participan en municipios hiperopositores, en los que el chavismo es prácticamente inexistente o donde su liderazgo personal es contundente. Eso ocurrirá en una minoría clara de localidades. En su opinión, el resultado obtenido en las elecciones locales no tendrá una interpretación convencional. Los pocos triunfos opositores no significan que la oposición nacional es minoría, pues se refiere en realidad a una fractura inducida y una abstención convocada por la misma oposición.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Entre las torturas y la violencia sexual: 21 años de guerra en el Congo
A la República Democrática del Congo (RDC) le crecen tumores por las distintas partes de su fisonomía. Los conflictos y las batallas surgen, se apagan y se reabren por diferentes puntos de su geografía, que se pudren y se necrosan: mueren lentamente, arrastrando consigo la vida de sus moradores. El pasado 26 de octubre la guerra que asola el país cumplió 21 años. Décadas de odio y rivalidad se unen al malestar político creciente y a los intereses económicos y de explotación de recursos. Zonas golpeadas por la violencia se mezclan con otras que permanecen aisladas, casi ajenas a lo que pasa a su alrededor. No se trata de un conflicto que se extienda por todo el país a la vez, es más bien una bomba de relojería que se desplaza silenciosa por todo el territorio y que puede estallar en cualquier parte, en cualquier momento. Hay zonas que hasta ahora no conocían la violencia. Muestra de ello es Kasai, en el centro del país, convertida ahora en el palpitante corazón del horror. Pablo Álvarez es pediatra de Médicos Sin Fronteras (MSF) y coordinador del equipo móvil en la provincia. En los tres meses que lleva allí, se ha encontrado con «niños que han visto cómo asesinaban a sus padres o que, incluso, estaban en sus brazos cuando los mataban». Por ello, la organización presta especial atención a actividades relacionadas con la salud mental. Violaciones con cuchillos y machetes El apoyo psicológico también va dirigido a las víctimas de la violencia sexual, convertida en un arma de guerra que a veces se usa contra menores. «El caso más impactante que recuerdo es el de una niña de dos años; aparte de la agresividad con que se hizo, por la edad», relata el médico, quien explica que « contra los hombres se suele usar la tortura o el asesinato , mientras a las mujeres se las viola , casi siempre con el afán de demostrar la dominación. No se tiene tan en cuenta la edad, no hay una atracción sexual; es el hecho de demostrar que se puede. Por eso ha habido casos de ancianas y niños violados». En el caso de los más pequeños «puede ser mucho más dañino por la desproporción entre el tamaño del pene del violador y el de la vagina de una niña de dos años. Se hace por afán de demostrar superioridad, muchas veces ni siquiera es violación directa y se utilizan instrumentos: machetes, cuchillos, bayonetas? las lesiones físicas que encontramos son muy importantes y a veces impactantes». «Contra los hombres se suele usar la tortura o el asesinato , mientras a las mujeres se las viola», Pablo Álvarez, de MSF A pesar de la crudeza de las violaciones infantiles, los niños son muchas veces los que antes se recuperan a nivel psicológico. «Hay niños muy pequeños que no memorizan lo que les ha ocurrido, entonces no les crea un trauma», expone Álvarez, quien también habla del estigma social que acompaña a la violencia sexual. «Hay muchas personas que la han sufrido, sobre todo en los límites de la frontera con Angola, pero al principio costaba encontrarlas», cuenta el pediatra, quien añade: «Ser violada está muy estigmatizado en Congo; se culpa a la víctima, es una presión social hacia ella y no hacia el agresor. Muchas víctimas prefieren no decirlo, sus maridos las rechazan si lo saben o su familia les dicen que lo oculten porque es mejor que no se sepa? Es una cosa que se suele esconder». Viendo que poco puede hacer a nivel de concienciación, MSF se ha decantado por brindar confidencialidad a sus pacientes, una estrategia que «empieza a dar sus frutos»: cada vez tienen más pacientes que acuden de forma voluntaria para que les curen las posibles infecciones, para que controlen si se han quedado embarazadas o han contraído alguna enfermedad. También para recibir apoyo psicológico. Más desplazados que en Siria Pero el sufrimiento de la guerra no queda solo en la violencia. Hay muchas personas que se ven obligadas a marcharse de su hogar y dejar su vida atrás. El número de desplazados ha hecho que salten las alarmas y que se alcance el nivel tres ?el máximo?, el mismo que hay en Siria. Aunque, en el caso de RDC, la mayoría son desplazamientos internos o a países limítrofes. «Un millón y medio de personas han sido desplazadas de sus hogares, 700.000 han vuelto pero otras 700.000 están o viviendo en el bosque o en núcleos urbanos mayores, donde se sienten más seguros», señala Álvarez. Además, quienes deciden volver a casa encuentran sus poblados destrozados. «Cuando empezamos a ir hacia el sur y a alejarnos de la Tshikapa [capital de Kasai] ?por un camino de tierra que ni siquiera es plano y que está moldeado por el agua? una de las cosas que más me impresionó fue que empezamos a atravesar poblados, hechos de adobe y madera, que estaban completamente abandonados. Pueblos fantasma con todas las casas destruidas y con el centro de salud destrozado? porque algunas milicias lo vieron como un elemento de gobierno». Niños desplazados en RDC - REUTERS Quienes regresan encuentran que el material médico de los hospitales de segundo nivel ha sido robado y que los campos en los que habían cosechado antes de los conflictos están devastados. Tampoco tienen semillas ni instrumentos como un arado o una pala; a ojos del enemigo, armas que debían ser eliminadas. A pesar de ello, hay quienes han logrado cosechar, sobre todo, mandioca y maíz; unos cultivos de los que no obtendrán frutos hasta dentro de tres meses. La espera se transforma en agonía cuando muchas de estas personas no han tenido qué llevarse a la boca durante mucho tiempo. «Nos han contado que han estado durante meses viviendo en el bosque, comiendo hojas», explica Álvarez. Hambruna y epidemias El médico ya ha estado trabajando para la organización en la India, Níger, Guinea Bissau, Yemen y Croacia, con los refugiados que venían de Siria, y nunca se había encontrado con una situación parecida, ni en cuanto malnutrición ni a la violencia sexual. «La mayoría de las veces, ya solo tratamos a pacientes con malnutrición aguda severa. Se les intenta sacar de ese estado en que están a punto de fallecer porque lo que estamos viendo aquí son casos mucho más severos», cuenta Álvarez. Aunque los casos de desnutrición se encuentran casi siempre en niños menores de cinco años, que crecen y consumen más energía de lo normal, en el Congo hay adultos malnutridos, muy débiles, al borde de la muerte; a pesar de ser más resistentes a la carencia de alimentos, no logran esquivar ni la hambruna ni la muerte. Los campos están devastados. La gente no tiene ni semillas ni aperos de cultivo; a ojos del enemigo, armas que debían ser eliminadas Tampoco pueden rehuir de las epidemias que asolan el país. Petra García es coordinadora médica de MSF en la provincia oriental de Kivu del Sur y tiene que lidiar con enfermedades como el cólera, una dolencia intestinal aguda, contagiosa, que mata a quien la padece deshidratándolo. La primera vez que se enfrentó a él fue en Sudán del Sur, en 2014. Recuerda que no fue una epidemia tan elevada, pero sí inesperada. «Nos pilló de sorpresa. Tuvimos que montar una estructura para atender a los pacientes, tuvimos que reaccionar muy rápido porque en principio estábamos allí para hacer una campaña de vacunación y un programa de nutrición. Pero era una epidemia más pequeña que la que tenemos ahora aquí en Kivu del Sur, que no es muy típica. Normalmente, una epidemia crece hasta alcanzar un pico y luego baja; aquí hay un estancamiento», desvela García. Más de 38.000 personas se han visto afectadas por la enfermedad (que se ha extendido por 21 de las 26 provincias del país); 709 de ellas han muerto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Erradicar el brote de cólera La doctora piensa que el problema radica de la falta de prevención, también de higiene. «Se trata de zonas donde es repetitivo [la última gran epidemia se produjo en 2014] porque no se tiene acceso a agua potable; no hay un sistema de saneamiento ni baños. Cuando empieza la época de las lluvias sube el nivel del agua en los pozos y aparecen excrementos (?) Cuesta mucho de introducir cambios para prevenir y mejorar la higiene» con premisas como «lavarse las manos, cuidar los pozos o no beber el agua del lago». La situación se complica si no se dispone de los medios necesarios. En las zonas rurales, alejadas de las grandes ciudades, el trabajo se convierte en una misión casi imposible. Allí, «es muy difícil hacer llegar el material médico, desde una gasas hasta camas. Las infraestructuras son muy malas, hay muchos sitios que son carreteras de montaña y se puede ir solo con moto o, a veces, andando», informa García. Un niño siendo tratado de cólera - MSF Enfermos de cólera se mezclaban con pacientes que tenían otras dolencias. Las camas no tenían agujeros para evacuar los fluidos (vómitos y la diarrea) de los afectados. Era el panorama desolador de los hospitales congoleños; la razón por la que surgieron los centros de tratamiento de cólera (CTC), salas de aislamiento para evitar que la enfermedad se extienda y curar a los que ya la han contraído. «Cuando el paciente entra, se ve en qué estado se encuentra. Si está muy grave, tienen que ponerle un tratamiento intravenoso», explica García, que hace hincapié en el cuidado de la higiene y en que el trabajo no está solo en el centro médico, también en la comunidad. «Cuando llega un paciente con cólera, se mandan higienistas a su casa para desinfectarla. También se limpian las viviendas de alrededor», explica. En medio de este clima de miseria humana, aflora la peor cara de las personas. Casos como el que conoce la médica son ejemplo de ello. «Teníamos el caso de un hombre mayor de 60 años, que es bastante mayor en el Congo. Se infectó del cólera y su familia lo abandonó en el centro de tratamiento. No vino nadie ni a cuidarlo ni a buscarlo. Tuvimos que poner en marcha el equipo de sensibilizadores para buscar a la familia y encontrar una solución». Más ayuda humaniaria Aunque con ellos trabajan onegés como UNICEF o Cruz Roja ONG, además de pequeñas organizaciones locales que se encargan de sensibilizar a la población, hacen falta más manos, denuncia Álvarez desde Tchikapa. «Al principio no se podía salir a la periferia por motivos de seguridad. En septiembre, empezó a haber áreas aseguradas, sobre todo, en el eje sur, en dirección a Angola. MSF comenzó a lanzar actividades móviles (?) Pero el resto de actores humanitarios no salieron y la gente que está volviendo a la periferia está totalmente abandonada a su suerte. En otros conflictos o catástrofes naturales, a estas alturas, la cantidad de gente trabajando en la zona sería mucho mayor. La razón la desconocemos, solo reclamamos que cambie la situación», sentencia el médico. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí? El conflicto comenzó en 1996, cuando los Ejércitos de Uganda y Ruanda, en connivencia con los rebeldes ?liderados por el general Laurent Kabila?, entraron en las provincias congoleñas del Norte y Sur de Kivu, al este del país (entonces, llamado Zaire). Su objetivo era desmantelar los campos de refugiados hutus, que habían huido del país tras aniquilar al 80% de la población tutsi de Ruanda. Un genocidio que sus históricos enemigos no quisieron que quedase impune. El resultado fueron siete meses de guerra que acabaron con el mandato del mariscal Mobutu y el ascenso al poder de Kabila; apoyado por buena parte de la población, desde intelectuales hasta campesinos, que confiaba en que con él llegaría la democracia. Sin embargo, este enfrentamiento desató una serie de conflictos entre los que se cuenta la Guerra Mundial Africana. La inestabilidad política, los conflictos étnicos y la injerencia de agentes internacionales se han entreverado y han formado un peligroso cóctel, aderezado con la codicia. RDC posee el 80% de las reservas de coltán ?un material que se usa para hacer dispositivos electrónicos? mundiales conocidas. Además, el país africano también alberga yacimientos de cobalto, oro, diamante, estaño, manganeso, plomo y zinc, petróleo, uranio y carbón. La guerra continúa a día de hoy, estallando en diferentes zonas de la geografía congoleña. La tensión crece cada vez que el actual dirigente, Joseph Kabila ?hijo de Laurent?, retrasa las elecciones. La ley congoleña establece que un presidente no puede ostentar el poder por más de diez años (dos mandatos). Kabila debería haber abandonado su cargo el 20 de diciembre de 2016, pero, al estar posponiendo los comicios de manera constante, el político sigue al frente de un país en el que la semana pasada 14 cascos azules murieron en un ataque lanzado por los rebeldes ugandeses a una de las bases de la ONU en el territorio de Beni, en el este de RDC.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El mensaje del terrorista de Nueva York: «Trump, fuiste incapaz de proteger a tu país»
Con el paso de las horas emergen nuevos detalles sobre Akayed Ullah, el terrorista que intentó causar una matanza en el metro de Nueva York este lunes, y sobre qué le empujó a su ataque. Este martes se han conocido los cargos a los que se enfrentará Ullah, que se recupera en el hospital Bellevue, en Manhattan, de sus heridas. El terrorista hizo estallar en hora punta un artefacto de fabricación casera adherido a su cuerpo en un pasillo subterráneo que conecta dos de las principales estaciones de metro de la ciudad, las de Times Square y Port Authority. El mecanismo de la bomba falló y la detonación solo causó cinco heridos, entre ellos el propio terrorista, que se llevó la peor parte. El escrito de la fiscalía le imputa cinco cargos por terrorismo y tres por terrorismo de estado. Pero también incluye datos sobre las últimas horas de Ullah antes del ataque y sobre su motivación. Al parecer, la misma mañana del lunes acudió a su cuenta de Facebook para mandar un mensaje al presidente de EE.UU., antes de salir de casa cargado con explosivos y dispuesto a hacer el mayor daño posible: «Trump, fuiste incapaz de proteger a tu país». Un poco antes de las seis y media de la mañana ingresó en una estación de metro en Brooklyn y cruzó toda la ciudad hasta la parada de Port Authority. A esa hora, con buena parte de la ciudad camino al trabajo o a sus estudios, esa estación y la de Times Square son un hervidero. En el pasillo que comunica ambas, Ullah activó el explosivo cuando vio un póster de temática navideña. Es una señal de la radicalización que consumía al terrorista, una persona tímida, con una vida anodina, que entró en el camino del fanatismo en 2014 a través de la propaganda yihadista en Internet. Hace pocos días, Daesh publicó imágenes amenazantes en las que deslizaba su intención de atacar a Occidente durante la Navidad. Una de ellas mostraba a Papá Noel junto a un cargamento de explosivos en un Times Square repleto como siempre de gente. Hace un año, Ullah empezó a investigar cómo construir bombas caseras y empezó a reunir los elementos para el artefacto hace dos o tres semanas. La construyó hace una semana, según la información obtenida por los investigadores. «Por suerte para nosotros, la bomba solo detonó parcialmente», explicó el lunes el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. «La activó, pero no tuvo el efecto que él esperaba». El artefacto estaba compuesto por una sección de tubería llena de clavos que actuarían en forma de metralla. La tubería la sacó de una obra en Manhattan en la que hizo trabajos de electricidad. Los investigadores encontraron más tuberías y metralla en su apartamento en Ocean Parkway, en Brooklyn. Su barrio, Kensington, al sur de Prospect Park, el principal parque y pulmón de Brooklyn, es uno de los enclaves de la comunidad de Bangladesh en la ciudad. Según las estadísticas oficiales, hay unos 3.000 bangladesíes en la zona. Ullah era un miembro ordinario de la comunidad, que había obtenido, como tantos otros, la residencia en EE.UU. por vínculos familiares y que se había dedicado al oficio por el que más se conoce a los inmigrantes de Bangladesh en Nueva York: conductor de taxi o de coches de transporte privado. Pasaporte con un mensaje contra EE.UU. En la mezquita de la que era habitual, en la confluencia de las avenidas Church y Chester, nunca tuvo un comportamiento anómalo, aunque la dejó de frecuentar hace cinco o seis meses, según aseguró un miembro de la congregación a «The New York Times». No tenía antecedentes delictivos en EE.UU. ni en Bangladesh, de donde salió en 2011. En la intimidad de su cuarto en una vivienda compartida con otros familiares, su comportamiento no era ordinario. Reconoció a la Policía que su ataque había sido inspirado por Daesh y por los bombardeos de la aviación estadounidense contra el grupo terrorista islámico. Entre el material que encontraron los investigadores estaba un pasaporte en el que Ullah había dejado anotado «Oh América, muere en tu ira». La mañana del lunes se cercioró de atarse el explosivo a su cuerpo para morir inmolado. El fallo del artefacto salvó su vida y la de muchas personas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Una jueza de Estados Unidos accede a poner en libertad al exjefe de campaña de Trump
Una jueza de Washington ha accedido a poner en libertad condicional a Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump, que se encuentra actualmente en arresto domiciliario, y le impuso una fianza de 10 millones de dólares. En una orden judicial, la magistrada Amy Jackson, de la Corte del Distrito de Columbia, ha anunciado que Manafort podrá salir en libertad una vez que su esposa y su hija ofrezcan información que demuestre que tienen 7 millones de dólares en el banco y se comprometan a no mover ese dinero durante el proceso judicial. Para asegurar la fianza de 10 millones de dólares, la familia Manafort también debe poner a disposición de la corte cuatro propiedades inmobiliarias que tienen en EEUU. Una vez que la información sea entregada, Manafort podrá salir de su vivienda de Alexandria (Virginia), donde lleva recluido casi dos meses, y dejar el régimen de arresto domiciliario que le fue impuesto el 30 de octubre, cuando se entregó al FBI tras ser acusado de 12 cargos, entre ellos lavado de dinero. Manafort y el que fuera su «número dos», Rick Gates, están acusados de crear una «red de entidades y cuentas bancarias» en diferentes países para ocultar hasta 75 millones de dólares que obtuvieron del Gobierno prorruso de Ucrania y de otros oligarcas rusos, a los que ayudaron, por ejemplo, a mejorar su imagen en EEUU. El proceso contra Manafort es producto de la investigación sobre los lazos entre Rusia y la campaña de Trump para influir en las elecciones presidenciales de 2016, pero no está relacionado con las actividades que Manafort desempeñó dentro de la campaña presidencial. Una vez que salga en libertad, Manafort deberá cumplir una serie de restrictivas condiciones, según detalla la jueza en su orden. En primer lugar, Manafort deberá fijar su residencia en la casa que tiene en Palm Beach Gardens, en el sur del estado de Florida, y estará sujeto a un toque de queda que le obligará a permanecer en su vivienda todas las noches, entre las once de la noche hasta las siete de la mañana. Manafort, además, deberá permanecer en el área geográfica de los condados de Palm Beach y Broward, ambos dependientes de la corte del distrito sur de Florida. Para viajar a Washington, donde debe comparecer ante la corte, Manafort no tendrá que pedir permiso, pero sí deberá presentar una petición formal para viajar a cualquier otro lugar de EEUU. Según las condiciones fijadas por la jueza, Manafort deberá mantenerse lejos de las estaciones de tren y autobús y tampoco podrá acercarse a los aeropuertos, puesto que tiene prohibido salir de Estados Unidos y tampoco puede solicitar un pasaporte, que le fue retirado por la Justicia para evitar que se dé a la fuga. El comienzo del juicio contra Manafort está fijado para el 7 de mayo de 2018. Manafort, que dirigió la campaña de Trump entre mayo y agosto de 2016, tuvo que dimitir tras descubrirse que había ocultado a las autoridades un pago de 12,7 millones de dólares que recibió por asesorar al expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), vinculado a Rusia.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Muere en circunstancias «sospechosas» el fundador de Apotex, la mayor farmacéutica de Canadá
El fundador de la farmacéutica canadiense Apotex, Barry Sherman, y su esposa, Honey Sherman, murieron hoy en Toronto en circunstancias que las autoridades han calificado de «sospechosas». Un portavoz de la Policía de Toronto, el agente David Hopkinson, declaró en una rueda de prensa que «las circunstancias de sus muertes parecen sospechosas y las estamos tratando de esa forma». Hopkinson no facilitó la identidad de los dos fallecidos, que fueron encontrados hoy en el domicilio del matrimonio Sherman, pero Apotex confirmó posteriormente que los dos muertos son el fundador de la compañía y su esposa. La compañía dijo en un comunicado que «todos en Apotex estamos profundamente conmocionados y entristecidos por estas noticias y nuestros pensamientos y oraciones son para la familia». La Policía también indicó que no se apreciaba una entrada forzada en la vivienda y que no está a la búsqueda de sospechosos. Sherman fundó Apotex en 1974 con sólo dos empleados. En la actualidad, la compañía es el mayor fabricante farmacéutico canadiense y produce más de 300 medicamentos genéricos. Litigios judiciales Tanto Barry Sherman como Apotex habían estado envueltos los últimos años en varios litigios judiciales con familiares y otras farmacéuticas. La de Barry Sherman estaba considerada como una de las principales fortunas del país, con un valor estimado de 4.800 millones de dólares canadienses (unos 3.200 millones de euros). El matrimonio era también uno de los mayores filántropos del país, con cuantiosas donaciones a hospitales y grupos judíos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El fundador de la farmacéutica canadiense Apotex y su esposa murieron estrangulados
El fundador de la farmacéutica canadiense Apotex, Barry Sherman, y su esposa, Honey Sherman, murieron estrangulados el pasado día 15 en su casa de Toronto, informó hoy la Policía. Los análisis «post mortem» practicados este fin de semana revelaron que la causa de la muerte de ambos fue un estrangulamiento, agregó la Policía en un comunicado. El departamento de Homicidios de la Policía se encarga de la investigación del caso, para cuya resolución pidió la colaboración de los ciudadanos. El pasado 15 de diciembre fueron hallados muertos en circunstancias sospechosas Sherman, de 75 años, y su esposa, de 70. Un portavoz de la Policía de Toronto, el agente David Hopkinson, declaró en una rueda de prensa que «las circunstancias de sus muertes parecen sospechosas y las estamos tratando de esa forma». La Policía indicó entonces que no se apreciaba una entrada forzada en la vivienda y que no buscaba a sospechosos. Sherman fundó Apotex en 1974 con sólo dos empleados. En la actualidad, la compañía es el mayor fabricante farmacéutico canadiense y produce más de 300 medicamentos genéricos. Tanto Barry Sherman como Apotex habían estado envueltos los últimos años en varios litigios judiciales con familiares y otras farmacéuticas. La de Barry Sherman estaba considerada como una de las principales fortunas del país, con un valor estimado de 4.800 millones de dólares canadienses (3.731 millones de dólares, 3.200 millones de euros). El matrimonio era también uno de los mayores filántropos del país, con cuantiosas donaciones a hospitales y grupos judíos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los directivos de Ford entregaron a la dictadura a 24 trabajadores
Decir en Argentina Ford Falcon supone disparar de inmediato la memoria de la última dictadura militar (1976-83). El modelo de este automóvil, durante los siete años de Estado terrorista, fue el elegido para «chupar» (secuestrar) a los detenidos desaparecidos pero también para vigilar viviendas de guerrilleros, civiles y argentinos que estuvieran bajo sospecha del régimen. La marca Ford aparece en diferentes páginas de la Conadep (Comisión Nacional para la Desaparición de Personas) y en todas ellas, con declaraciones de testigos, se pone en evidencia su complicidad con los militares y la entrega de trabajadores y sindicalistas de su fábrica, que terminaron muertos, torturados o en paradero desconocido. Por todo ello, dos de los responsables de la firma se sientan desde ayer en el banquillo de los acusados. Se trata de Pedro Muller, de 85 años y de Héctor Francisco Sibilla, de 90. Hoy ancianos, en su juventud se les presume estrechos colaboradores de Santiago Omar Riveros, ex jefe del Cuerpo IV del Ejército, condenado en otras ocasiones por delitos de lesa humanidad y que, una vez más, tendrá que dar explicaciones a la justicia. Muller no tenía un cargo menor, era el gerente de Manufactura mientras Sibilla estaba al frente de la Seguridad. Tras la muerte del gerente de Relaciones Institucionsles, Guillermo Galarraga (93 años) , quedaron solos frente al Tribunal Oral Federal Criminal 1. Tendrán que defenderse del secuestro y torturas de 24 trabajadores de la empresa que tenía su planta en la localidad de General Pacheco. Allí mismo, los militares, en una de las zonas recreativas tenían instalado algo parecido a un comando de campaña. Ford vendió a las Juntas Militares, en apenas dos años, 269 vehículos del modelo Falcon. De acuerdo a los documentos y testimonios, fue la propia empresa la que elaboraría el listado del personal díscolo y en especial, de los delegados sindicales que reclamaban atrasos salariales y actualizaciones de sus sueldos. Buena parte de los secuestros se realizaban con total impunidad a la luz del día y en horario laboral, frente al resto de la plantilla. La suerte de los "elegidos" quedó echada el 25 de marzo de 1976, al día siguiente del golpe de Estado que derrocó a María Estela Martínez, viuda de Juan Domingo Perón. Aquel día Galárraga leyó a los trabajadores un documento atribuido al Ejército donde les advertía que debían renunciar a cualquier exigencia laboral. La resistencia de estos se tradujo en los episodios posteriores descritos. Los detenidos sufrirían las consecuencias de su rebeldía, en forma de torturas y muerte, en diferentes calabozos. Entre otros, en las comisarías bonaerenses de Tigre e Ingeniero Maschwitz que estaban bajo el mando del temible General Camps.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Odebrecht, una red de corrupción extendida por casi todo el continente americano
Marcelo Odebrecht cambió el rigor de la celda por el arresto domiciliario en su lujosa mansión, mientras el escándalo de corrupción en el que se vio implicado su emporio empresarial amenaza con provocar en los próximos días la destitución del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, acusado de recibir sobornos de la constructora. En Brasil, el caso fue uno de los factores que provocaron la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff -aunque ella no fuera acusada directamente-, en 2016, y que han dinamitado la popularidad del exjefe de estado Luiz Inácio Lula da Silva. Según las acusaciones, siempre negadas por el presidente peruano, Odebrecht pagó cerca de cinco millones de dólares a empresas directamente vinculadas con Kuczynski cuando este era ministro, entre 2004 y 2013. El expresidente peruano Alejandro Toledo se encuentra huido de la usticia tras haber sido acusado de recibir 20 millones de dólares. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, son otros tantos mandatarios acusados de haber recibido sobornos de una red que extendió sus tentáculos también a la Argentina de Cristina Fernández de Kirchner, Panamá, México, Guatemala y República Dominicana. Odebrecht desarrolló negocios en 26 países en los que logró de todo tipo de gobiernos la adjudicación de jugosos contratos en infraestructura, que incluyen construcción, energía, agricultura, petroquímica e incluso fábricas de submarinos. El modelo de corrupción que ha quedado asociado a la marca ha sido considerado «el mayor caso de soborno internacional de la historia» por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Creado en 1944 en el estado de Bahía por el fallecido ingeniero Norberto Odebrecht, el consorcio creció a pasos acelerados a partir de su internacionalización en los años 80 en Sudamérica y África, llegando a facturar más de 30.000 millones de euros y a tener 128.000 empleados en todo r el mundo, cuando Marcelo, su entonces presidente, fue detenido, en 2015. Tras un proceso de reestructuración, realizado por Emilio, el patriarca del grupo, la plantilla actual se ha reducido a unos 80.000 empleados. Departamento de cohechos Las investigaciones internacionales revelaron que la empresa tenía un departamento de sobornos, la mayoría de ellos vinculados al negocio de construcción, con una cartera que incluía construcciones para los Juegos Olímpicos de Río y el Mundial de Fútbol de Brasil, trabajos para la petrolera brasileña Petrobras; el puerto de Mariel en Cuba; viviendas en Panamá; los aeropuertos Simón Bolívar en Venezuela y Nacala, en Mozambique, o la autopista Grand Parkway en Texas, Estados Unidos. Buena parte de esos sobornos era disfrazada y legalizada como donaciones en campañas políticas. Los tribunales de al menos una docena de países del continente americano investigan a la empresa. Y en Perú, Colombia, República Dominicana, México y Panamá le han prohibido además realizar nuevos negocios.