Infortelecom

Noticias de virginia

03-08-2020 | Fuente: abc.es
«The Telegraph» asegura que España hizo lobby en Washington para buscar una cosoberanía en Gibraltar en 2014
España ha redoblado sus esfuerzos para intentar por todos los medios recuperar la soberanía sobre Gibraltar. El diario británico «The Daily Telegraph» ha revelado que nuestro país se embarcó en un lobby secreto en Washington para presionar a congresistas estadounidenses a apoyar un plan para buscar una soberanía compartida con Reino Unido sobre el Peñón. Según el diario, la Embajada de España en Washington habría firmado una supuesta resolución donde se compartiría junto a Reino Unido la soberanía de Gibraltar, pero se habrían arrepentido enseguida. Así lo confirman a «The Daily Telegraph» siete miembros de la Cámara de Representantes de EE.UU. Algunos congresistas, que participaron en el lobby, dijeron que la actitud de los funcionarios españoles se percibía a veces como «beligerante», «contundente», «agresiva» y «exagerada». Incluso, uno de ellos dijo: «Los españoles se volvieron locos». De acuerdo a una carta a la que tuvo acceso el diario británico, el entonces embajador español en el gobierno de Mariano Rajoy, Ramón Gil-Casares, impulsó un plan solo unos meses después de la votación del referéndum sobre el Brexit, celebrado en junio de 2016, para poner fin a la soberanía exclusiva del territorio y que pasara a ser compartida. Según el plan, los residentes de Gibraltar obtendrían la ciudadanía española y británica, y Madrid tendría la misma voz que Londres en política exterior, defensa e inmigración sobre el territorio. La frontera entre España y Gibraltar también desaparecería. En otras cartas se describía a Gibraltar como una «colonia», rechazaban referéndums donde los habitantes del Peñón se habían negado al dominio español e hicieron referencias puntuales al apoyo de España a EE.UU. en la lucha contra el Daesh. «The Daily Telegraph» ha asegurado haber contactado con la Embajada de España en Washington para preguntarle sobre el lobby y las cartas, y que a pesar de no obtener una respuesta contundente la fuente no desmintió las declaraciones de los congresistas. Presiones Seis congresistas actuales dijeron que han recibido presiones sobre Gibraltar: George Holding y David Rouzer de Carolina del Norte, Ken Calvert y Paul Cook de California, Gerry Connolly de Virginia y Jim Sensenbrenner de Wisconsin. El séptimo político que aseguró que fueron presionados, Rodney Frelinghuysen, se retiró como congresista de Nueva Jersey el año pasado. Todos los políticos, excepto Gerry Connolly, son republicanos. Holding presentó por primera vez una resolución declarando que la Cámara de Representantes «reconoce a Gibraltar como un territorio de ultramar del Reino Unido» en 2014. Eso causó que Ramón Gil-Casares, entonces embajador español en los Estados Unidos, le escribiera cartas en 2014 y 2015 contrarrestando las declaraciones en la resolución, que se hacían eco de la posición del Reino Unido, según el diario. El congresista republicano dijo que sostuvo una reunión con Gil-Casares en su oficina del Congreso y que el entonces embajador se mostró «muy firme» y «muy agresivo» al impulsar su petición sobre el caso de Gibraltar. Asimismo, aseguró que más tarde asistió a una cena con Santiago Cabanas, el actual embajador español, y este habría presionado nuevamente sobre el tema, aunque de una manera menos conflictiva. «No quieren que Gibraltar obtenga ninguna ayuda o reconocimiento de Estados Unidos que pueda frustrar el intento de España de recuperar el Peñón, especialmente durante estas negociaciones de Brexit», aseguró. Gibraltar, es un territorio británico de ultramar situado en una pequeña península del extremo sur de la península ibérica, haciendo frontera únicamente con España, país que reclama su soberanía. Ha sido un punto de discordia entre Gran Bretaña y España durante al menos tres siglos. Fue cedido a Gran Bretaña en virtud del Tratado de Utrecht en 1713. España ha argumentado durante mucho tiempo que el territorio debería estar bajo su control. En los últimos años, los gobiernos españoles han buscado la soberanía compartida. Los residentes de Gibraltar rechazaron abrumadoramente esa idea en un referéndum de 2002. Gibraltar es visto como un lugar estratégico por razones de defensa, ya que se encuentra cerca de la costa de África, lo que explica en parte el interés histórico de Reino Unido en el territorio.
27-07-2020 | Fuente: abc.es
Un senador republicano llama a la esclavitud «el mal necesario»
El senador republicano de Arkansas, Tom Cotton, ha encendido nuevamente la opinión pública en Estados Unidos, esta vez con unos polémicos comentarios sobre la esclavitud de millones de africanos en el país norteamericano a la que calificó como «el mal necesario sobre la que se construyó la unión». Las declaraciones del senador de 40 años, que se dice que está planeando una candidatura a la presidencia en 2024, han sido publicadas el domingo en una entrevista con el Arkansas Democrat-Gazette. Cotton hacía referencia a la ley que presentó el pasado jueves llamada «Saving American History Act 2020» (Ley para salvaguardar la historia estadounidense de 2020», que tiene como objetivo prohibir el uso de fondos federales para enseñar el «Proyecto 1619», una iniciativa del New York Times que pretende reformular la historia de Estados Unidos a partir de agosto de 1619 con la llegada forzada de los primeros esclavos africanos a las costas de de Virginia Según la oficina del senador, la ley «prohibiría el uso de fondos federales para enseñar el Proyecto 1619 por escuelas K-12 o distritos escolares». Las escuelas que enseñan el Proyecto 1619 tampoco serían elegibles para subvenciones federales de desarrollo profesional. A prinicipio de junio, el senador de Arkansas generó fuertes críticas al publicar una columna de opinión en el New York Times titulada «Manden a las tropas», donde arremetió fuertemente contra las personas que salieron a la calle a manifestar contra el racismo y por la muerte del afroamericano George Floyd. Incluso, muchos de los periodistas de ese diario decidieron condenar abiertamente la decisión de publicar el artículo. Más tarde, el republicano compartió el enlace a la nota a través de su Twitter con el mensaje: «La nación debe restablecer el orden. El ejército está listo». «Si las fuerzas del orden locales están abrumadas y necesitan respaldo, veamos cuán duros son estos terroristas antifa cuando se enfrentan a la 101 División Aerotransportada», tuiteó Cotton. Seguidamente, el presidente Donald Trump compartió la publicación de Cotton a que agradecía con este mensaje: «100% correcto. ¡Gracias Tom!».
22-07-2020 | Fuente: as.com
La dura realidad a la que se enfrenta Virginia Torrecilla
La jugadora del Atlético, que sufre un cáncer, está compartiendo con sus seguidores los duros momentos por los que pasa mientras está recibiendo tratamiento.
21-07-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. acusa a «hackers» chinos de robar datos de la vacuna del Covid-19 a varias compañías
EE.UU. acusó este martes a dos «hackers» chinos de robar, entre otras cosas, información de compañías privadas de todo el mundo dedicadas a la investigación de vacunas, tratamientos y test para combatir la pandemia de Covid-19. Según el escrito presentado por el Departamento de Justicia, los dos ciudadanos chinos fueron asistidos por un miembro del Ministerio de Seguridad Estatal de China, una agencia de espionaje dedicada a la contrainteligencia, la inteligencia en otros países y la seguridad política dentro del territorio chino. Los «hackers», según la acusación, actuaron en beneficio propio y del Gobierno de China, con una campaña de robo de información valorada en cientos de millones de dólares, que se ha alargado durante una década y que incluye compañías en EE.UU., Alemania, Australia, Bélgica, Corea del Sur, Holanda Japón, Lituania, Reino Unido, Suecia, y España. El escrito no menciona los nombres de las compañías afectadas, pero las localiza, dentro de EE.UU., en los estados de California, Massachusetts, Maryland, Texas, Virginia y Washington. También especifica que han sido atacados una contratista militar en España, una empresa de inteligencia artificial de Reino Unido y una compañía de energía solar de Australia. Los acusados también atacaron bases de datos gubernamentales, de religiosos, de disidentes en China y Hong Kong y de organizaciones de derechos humanos. En algunos casos, entregaron al Gobierno chino los nombres, cuentas de correo electrónico y contraseñas de las personas afectadas. Entre otras estaban un activista pro-democracia de Hong Kong y un ex organizador de las protestas de la plaza de Tiananmen. En paradero desconocido Los nombres de los acusados son Li Xiaoyu, de 34 años, y Dong Jiazhi, de 33 años. Su paradero es desconocido pero las autoridades estadounidenses creen que se encuentran en China. Se enfrentarán a once cargos por, entre otras actuaciones, «investigar las debilidades en las redes de empresas de biotecnología y otros sectores conocidas por trabajar en vacunas, tratamientos y tecnología de test para el Covid-19». En enero y febrero, cuando la pandemia azotaba con fuerza a China, Li trató de penetrar en las redes informáticas de firmas biotecnológicas de EE.UU. que estudiaban el virus, así como en las de una empresa que producía de kits para los test de Covid-19. El Departamento de Justicia de EE.UU. no tiene indicios de que los ?hackers? tuvieron éxito a la hora de sustraer esa información relacionada con la lucha contra la pandemia. «China tiene ahora un sitio, junto a Rusia, Irán o Corea del Norte, en el vergonzoso club de los países que dan refugio a criminales cibernéticos a cambio de que esos criminales estén ?de guardia? para trabajar para el beneficio de su Gobierno», aseguró el fiscal adjunto John Demers, el más alto cargo del Departamento de Justicia de EE.UU. sobre seguridad nacional. «En este caso, alimentan el hambre insaciable del Partido Comunista chino por la propiedad intelectual conseguida con el esfuerzo de compañías estadounidenses y otras que no son chinas, incluidas las que investigan el Covid-19». Ya en el mes de mayo las autoridades de EE.UU. advirtieron de los intentos de «hackers» chinos de robar información de investigadores de universidades, farmacéuticas y empresas de salud sobre el tratamiento de coronavirus, aunque no señalaron a ningún acusado en particular. Sustraer información La semana pasada, EE.UU., Canadá y Reino Unido acusaron a grupos relacionados con la inteligencia de Rusia de tratar de acceder a datos sobre la investigación de la vacuna contra el coronavirus. Las autoridades de EE.UU. también aseguraron que Irán había realizado movimientos para sustraer a información sobre esas investigaciones. La interposición de cargos contra los «hackers» es el último episodio de la escalada de tensiones entre Washington y Pekín. La guerra comercial, la disputa por el despliegue de redes 5G y las acusaciones de robo de propiedad intelectual contra China se han visto azuzadas en las últimas semanas por otras cuestiones de geopolítica. La aprobación de una ley de seguridad autoritaria por parte de Pekín en Hong Kong, un territorio autónomo bajo su soberanía, han supuesto el intercambio de sanciones a altos cargos de ambos países y una andanada legislativa en EE.UU. que ha acabado con la eliminación del trato preferencial de Washington al principal centro financiero de Asia. La Administración Trump se ha llegado a plantear el veto de entrada a todos los miembros del Partido Comunista de China en EE.UU. La acusación ha coincidido con la visita del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, a Londres, donde tenía prevista una reunión con el primer ministro británico, Boris Johnson, para tratar las relaciones de ambos socios estratégicos con China. El secretario de Defensa, Mark Esper, informó el martes de que las fuerzas militares de EE.UU. estaban reforzando su presencia en Asia ante una posible confrontación, pocos días después de que la Administración Trump declarara como «ilegales» las reclamaciones de soberanía de China sobre buena parte de las aguas del Mar del Sur. EE.UU. también anunció el martes sanciones para otras once compañías chinas, por las que no podrán comprar tecnología o productos estadounidenses sin un permiso especial. Entre las sancionadas hay proveedores de empresas estadounidenses como Apple, Ralph Lauren o Google, y se les acusa de ser cómplices en las violaciones contra los derechos humanos del Gobierno de China hacia minorías musulmanas de la región de Xinjiang. Grupos de activistas e informaciones periodísticas han denunciado una campaña de detenciones masivas en la región, donde cientos de miles de personas pertenecientes a estas minorías han sido desplazadas a campos de internamiento.
17-07-2020 | Fuente: as.com
Sofía Araujo y Virgina Riera dinamitan el circuito femenino
Portugal descubre una segunda estrella con Sofía, que con la argentina Virginia se meten en las semifinales a costa de la número uno, Alejandra y Ari
11-07-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. requisa 120 toneladas de droga en la mayor operación antinarcóticos
Desde que el 1 de abril se embarcaron en la mayor operación contra el tráfico de narcóticos en el continente americano, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos se han incautado de 120 toneladas de droga ?incluidas 70 toneladas de cocaína, con un valor estimado de mercado de casi 2.000 millones de dólares, o 1.700 millones de euros? y han arrestado a más de un centenar de personas. En mayo, hasta se incautaron de tres submarinos fletados por cárteles y cargados de droga, según dijo ayer el presidente Donald Trump durante una visita al Comando Sur en Florida. «No habrá piedad para con los cárteles de la droga», dijo el presidente Trump durante su visita a Florida, en la que no llevó máscara a pesar de que los contagios del coronavirus se han disparado en ese estado. «El mensaje que tenemos para estos criminales es claro. No amenacen a nuestra población. No traten de intoxicar a nuestros menores. No se infiltren en nuestras fronteras. Si lo hacen, les vamos a encontrar, y si tienen suerte les pondremos entre rejas. Los resultados de nuestras primeras operaciones han sido ya excelentes». Despliegue enorme Pocas veces ha autorizado la Casa Blanca un despliegue militar de la magnitud del anunciado por Donald Trump en abril, y que sigue en pie. Son miles de soldados estadounidenses los desplegados en el Caribe y el Pacífico, en una operación contra el narcotráfico en la que participan principalmente la Armada, la Fuerza Aérea y la Guarda Costera. Se trata de un complejo dispositivo para interrumpir tres rutas de la droga: de Venezuela a las islas del Caribe y a Centroamérica, y de Colombia a Centroamérica. Uno de los objetivos de este despliegue es el régimen de Venezuela, a cuya cúpula la Fiscalía estadounidense le ha imputado varios delitos de narcotráfico y pertenencia a banda armada. Según dijo en su día el jefe del Pentágono, Mark Esper, «el régimen de Maduro depende de los ingresos de la venta de drogas para mantener su represión desde el poder. La ciudadanía de Venezuela sufre terriblemente por las prácticas represivas de Maduro». Según la Casa Blanca, a esta operación contra los narcóticos se han sumado soldados de 22 países aliados de EE.UU. La vigilancia aérea ha aumentado en un 75%, y el patrullaje en alta mar, un 65%. Participan en el dispositivo destructores, buques de guerra, cazas y helicópteros de la Armada; diez buques tipo ?cutter? de la Guarda Costera, y aviones de vigilancia de la Fuerza Aérea. La Armada ha movilizado sus Boeing P-8 Poseidon, preparados para guerra antisubmarina. Proceden de los comandos del Pacífico y Europa, y de la base naval de Norfolk, en Virginia. El presidente Trump, duante la conferencia de prensa, detrás de paquetes de droga incautados por el Ejército de EE.UU. - REUTERS Durante su visita, el presidente preguntó a los altos mandos militares que le acompañaban qué se hacía con la droga incautada. «¿Qué hacemos con esa droga? ¿La echamos al mar, la explotamos?», preguntó el presidente. Uno de los uniformados que le acompañaba le respondió que esa droga se quema. «¿Se quema? Muy bien, me parece lo mejor. La quemamos entonces», dijo después Trump. Según datos de la sanidad de Estados Unidos, cada año mueren en este país más de 70.000 personas de sobredosis y otros problemas relacionados con el narcotráfico. La epidemia de consumo de analgésicos está directamente relacionada con el reciente aumento del número de heroinómanos. La Casa Blanca ha entablado también negociaciones con los Gobiernos de China y México para intentar reducir el tráfico de heroína, fentanilo y otras sustancias desde sus mercados de origen. El voto de Florida El presidente pasó toda la jornada en Florida, un estado que con 144.000 contagiados de coronavirus y 4.100 muertos se ha convertido en uno de los epicentros de la pandemia. Es, además, uno de los estados clave para ganar las elecciones de noviembre, y las últimas encuestas dan un empate entre él y el demócrata Joe Biden. Además de visitar el Comando Central, Trump participó en una reunión con representates de las comunidades cubana y venezolana, a los que expresó su compromiso para combatir a los regímenes castrista y chavista. Tenía hoy previsto Trump un mitin ?el segundo desde que se declarara la pandemia? en el estado de New Hampshire, pero se ha visto obligado a cancelarlo según su campaña por la llegada de una tormenta tropical, bautizada como Fay. El primer mitin, celebrado en Oklahoma hace tres semanas fue un fracaso de público, que forzó al presidente a cancelar uno de los dos discursos que iba a dar y dejó una gran parte de gradas vacías.
06-07-2020 | Fuente: abc.es
Ajuste de cuentas en la capital del Sur
Pasadas las cuatro y media de la tarde, el gancho de la grúa se elevó con la fuerza suficiente como para levantar la estatua del pedestal unos centímetros. En aquel instante del miércoles, se oyó un trueno y una multitud enfervorecida, a la que no le importaba la lluvia torrencial de verano que se desplomaba sobre Richmond (Virginia), se puso a aplaudir. Una mujer tocaba el violoncelo y junto a ella, un hombre que dio solo su nombre de pila, Brent, gritó: «¡Uno fuera, aún quedan muchos más!». Más de un siglo estuvo en este cruce de la avenida de los Monumentos y el bulevar Arthur Ashe la estatua del Stonewall Jackson, uno de los generales de mayor rango de las fuerzas confederadas en la Guerra Civil, encaramado a su caballo Pequeño Alazán, con las riendas en la mano izquierda, la misma que perdería con el resto del brazo en la batalla de Chancellorsville el 2 de mayo de 1863. Era la segunda escultura en caer, pero la primera en hacerlo por orden municipal. El 11 de junio una turba había derribado la estatua del único presidente de la Confederación, Jefferson Davis. Los manifestantes pedían más, enardecidos por la protesta racial tras la muerte bajo custodia policial de un hombre de raza negra en Mineápolis. El alcalde de Richmond, el demócrata Levar Stoney, aprobó a principios de semana la retirada de monumentos confederados de propiedad municipal. Tras la de Jackson, el jueves fue retirada la estatua de Matthew Fontaine Maury, jefe de defensa costera de la Confederación. No será fácil, sin embargo, depurar de Richmond las señas de su identidad sureña. Fue la capital de los Estados Confederados de América durante la mayor parte de su existencia, casi cuatro años. Las banderas confederadas ondean en ventanas, porches y tejados. Alberga en una de sus frondosas colinas el cementerio de Hollywood, donde está enterrado Davis, presidente de aquel malogrado experimento, y 18.000 soldados que tomaron las armas contra el Norte. Para los manifestantes, los monumentos a estos líderes políticos y militares glorifican aquellos sangrientos años en que el Sur se levantó contra el Norte para lograr la independencia y mantener la esclavitud, que era a la vez motor económico y medio de vida. Más de 600.000 personas murieron por ello. Hoy, más de un 50% de los más de 200.000 habitantes de Richmond son de raza negra. «¡Quemadla!», gritaba Hannah Brant, administrativa de 38 años, justo cuando la estatua de Jackson tocó el asfalto. La tormenta arreciaba, y Brant estaba empapada. «Las vidas negras también importan, aunque el tiempo no acompañe», añadió. «Yo vengo de una familia de esclavos de aquí de Richmond. Mi tatara-tatara-abuelo trabajó en una plantación y no fue libre hasta que estos tipos fueron derrotados». «¡Sólo pedimos respeto!» Un par de calles más arriba, en la misma avenida, un hombre lloraba descompuesto. Media hora antes la Policía se lo había llevado en coche porque se había plantado ante el pedestal de la estatua con una bandera en la que se leía «Proteged los monumentos confederados», demorando solo unos minutos lo inevitable. Cuando ABC se le acercó, perdida su bandera, se negó a dar su nombre y, entre sollozos, sólo dijo: «¡Sólo pedimos respeto!». La empresa de grúas que quitó la estatua de Jackson vino hasta Richmond desde Connecticut, 700 kilómetros al norte. Ni una sola en Virginia o los estados lindantes quiso encargarse. Los operarios llevaban la boca tapada con pañuelos. «Nuestra empresa fue fundada en 1860 [el año anterior al estallido de la Guerra Civil] y ya hemos visto de todo, esto no es un problema», dijo a ABC uno de los operarios.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Cae la estatua de Colón en Baltimore después de que Trump prometa proteger los monumentos
Minutos después de que el presidente de Estados Unidos saludara a Cristóbal Colón como la figura fundacional de la América moderna y prometiera defender todos los monumentos bajo ataque por la reciente ola de indignación racial, cayó derribada en Baltimore una de las estatuas más importantes dedicadas al navegante en todo el país, decapitada y lanzada al agua del puerto. «No vamos a permitir que una turba indignada timbre nuestros monumentos y borre nuestra historia, adoctrine a nuestros niños y abuse de nuestras libertades. Preservaremos nuestros valores, tradiciones, costumbres y creencias. Enseñaremos a nuestros hijos a querer y adorar a su país para que puedan construir su futuro. Juntos lucharemos por el sueño americano, y defenderemos, protegeremos y preservaremos el estilo de vida americano, que comenzó en 1492 cuando Colón descubrió América», dijo ayer Donald Trump en la Casa Blanca durante la celebración del 4 de julio, día de la independencia estadounidense.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Acaban de derrumbar la estatua de Colón en Baltimore. <a href="https://t.co/fRMGcroj06">pic.twitter.com/fRMGcroj06</a></p>&mdash; David Alandete (@alandete) <a href="https://twitter.com/alandete/status/1279581980892508160?ref_src=twsrc%5Etfw">July 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Caía entonces la noche sobre la costa este de EE.UU. y comenzaban los tradicionales fuegos artificiales. En Baltimore, a apenas 60 kilómetros de Washington, una multitud se había congregado alrededor de la estatua de Colón en el barrio conocido como Pequeña Italia. La ataron con unas maromas, tiraron de ella y la lanzaron al suelo. La escultura perdió en la caída la cabeza. Lo que quedaba del cuerpo fue arrastrado hacia un canal y lanzado al agua del puerto. La escultura, de mármol de carrara, fue inaugurada el 12 de octubre de 1984, en un acto solemne en el que dio un discurso el entonces presidente, Ronald Reagan. Era uno de los tres monumentos que hay en Baltimore, la mayor ciudad de Maryland, dedicados al navegante, incluido sin obelisco que fue erigido en 1792 para conmemorar el 300 aniversario de su travesía. Baltimore goza de una importante comunidad italoamericana, de la que procede la actual presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuyo padre fue alcalde de la ciudad.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Columbus Day 1984, Pres Reagan speaks at dedication ceremony of Christopher Columbus statue in Baltimore, MD<a href="https://twitter.com/hashtag/ColumbusDay?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#ColumbusDay</a> <a href="https://t.co/Bvza7jVxFB">pic.twitter.com/Bvza7jVxFB</a></p>&mdash; RonaldReaganLibrary (@Reagan_Library) <a href="https://twitter.com/Reagan_Library/status/785506554393030656?ref_src=twsrc%5Etfw">October 10, 2016</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Varias son las estatuas de Colón derribadas en la reciente ola de protestas raciales, incluida la de Richmond, capital de Virginia. Los manifestantes también han atacado monumentos dedicados a conquistadores españoles y a fray Junípero Serra, fundador de nueve misiones en California. El presidente Trump ha centrado sus discursos de celebración del 4 de julio en la preservación de la memoria histórica y del patrimonio artístico. De hecho, ha instado a la Fiscalía, por decreto, a que pida 10 años de prisión para aquellos que vandalicen monumentos de propiedad federal. «Los héroes americanos derrotaron a los nazis, derribaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores americanos, defendieron los principios americanos y persiguieron a los terroristas hasta los confines de la tierra. Ahora estamos en el proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y demás gente que en muchos casos no tienen ni idea de lo que están haciendo», dijo ayer el presidente en la Casa Blanca.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Tumban la estatua de Colón en Baltimore después de que Trump prometiera proteger los monumentos
Minutos después de que el presidente de Estados Unidos saludara a Cristóbal Colón como la figura fundacional de la América moderna y prometiera defender todos los monumentos bajo ataque por la reciente ola de indignación racial, cayó derribada en Baltimore una de las estatuas más importantes dedicadas al navegante en todo el país, decapitada y lanzada al agua del puerto. «No vamos a permitir que una turba indignada timbre nuestros monumentos y borre nuestra historia, adoctrine a nuestros niños y abuse de nuestras libertades. Preservaremos nuestros valores, tradiciones, costumbres y creencias. Enseñaremos a nuestros hijos a querer y adorar a su país para que puedan construir su futuro. Juntos lucharemos por el sueño americano, y defenderemos, protegeremos y preservaremos el estilo de vida americano, que comenzó en 1492 cuando Colón descubrió América», dijo ayer Donald Trump en la Casa Blanca durante la celebración del 4 de julio, día de la independencia estadounidense.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Acaban de derrumbar la estatua de Colón en Baltimore. <a href="https://t.co/fRMGcroj06">pic.twitter.com/fRMGcroj06</a></p>&mdash; David Alandete (@alandete) <a href="https://twitter.com/alandete/status/1279581980892508160?ref_src=twsrc%5Etfw">July 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Caía entonces la noche sobre la costa este de EE.UU. y comenzaban los tradicionales fuegos artificiales. En Baltimore, a apenas 60 kilómetros de Washington, una multitud se había congregado alrededor de la estatua de Colón en el barrio conocido como Pequeña Italia. La ataron con unas maromas, tiraron de ella y la lanzaron al suelo. La escultura perdió en la caída la cabeza. Lo que quedaba del cuerpo fue arrastrado hacia un canal y lanzado al agua del puerto. La escultura, de mármol de carrara, fue inaugurada el 12 de octubre de 1984, en un acto solemne en el que dio un discurso el entonces presidente, Ronald Reagan. Era uno de los tres monumentos que hay en Baltimore, la mayor ciudad de Maryland, dedicados al navegante, incluido sin obelisco que fue erigido en 1792 para conmemorar el 300 aniversario de su travesía. Baltimore goza de una importante comunidad italoamericana, de la que procede la actual presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuyo padre fue alcalde de la ciudad.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Columbus Day 1984, Pres Reagan speaks at dedication ceremony of Christopher Columbus statue in Baltimore, MD<a href="https://twitter.com/hashtag/ColumbusDay?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#ColumbusDay</a> <a href="https://t.co/Bvza7jVxFB">pic.twitter.com/Bvza7jVxFB</a></p>&mdash; RonaldReaganLibrary (@Reagan_Library) <a href="https://twitter.com/Reagan_Library/status/785506554393030656?ref_src=twsrc%5Etfw">October 10, 2016</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Varias son las estatuas de Colón derribadas en la reciente ola de protestas raciales, incluida la de Richmond, capital de Virginia. Los manifestantes también han atacado monumentos dedicados a conquistadores españoles y a fray Junípero Serra, fundador de nueve misiones en California. El presidente Trump ha centrado sus discursos de celebración del 4 de julio en la preservación de la memoria histórica y del patrimonio artístico. De hecho, ha instado a la Fiscalía, por decreto, a que pida 10 años de prisión para aquellos que vandalicen monumentos de propiedad federal. «Los héroes americanos derrotaron a los nazis, derribaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores americanos, defendieron los principios americanos y persiguieron a los terroristas hasta los confines de la tierra. Ahora estamos en el proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y demás gente que en muchos casos no tienen ni idea de lo que están haciendo», dijo ayer el presidente en la Casa Blanca.
1
...