Infortelecom

Noticias de violencia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las protestas por la falta de comida, agua y gas se extienden por Venezuela
La falta de alimentos, agua y gas en Venezuela se ha agravado en los últimos días. Las protestas crecen al mismo ritmo en que escasean los productos básicos y los venezolanos de los sectores populares, incluidos numerosos chavistas portadores del «carné de la patria», han tomado la calle para manifestar su descontento. A diferencia de las protestas con carácter político de 2014 y las que tuvieron lugar entre abril y julio de este año, que fueron convocadas por las organizaciones opositoras para exigir la salida de Nicolás Maduro del poder, esta vez es simplemente el hambre y las necesidades básicas las que motivan a los vecinos desesperados a manifestarse contra el régimen. Aún es pronto predecir el alcance y el impacto de la protesta social que ayer se multiplicó por numerosos puntos de la geografía venezolana. Ante el auge de las protestas, Maduro, ha pedido este jueves a la Fuerza Armada impedir el resurgimiento de lo que llamó «grupos violentos y terroristas» como los que, asegura, actuaron entre abril y julio pasado. Aseguró que estos supuestos grupos violentos son «financiados desde Miami» y «dirigidos desde Colombia» para reeditar las protestas violentas y el corte de calles, una forma de manifestación que en Venezuela se conoce como «guarimba». Este tipo de manifestaciones por el hambre y la falta de todo de los vecinos que se reúnen y cortan las calles son espontáneas y no duran más de tres horas cada una. La Policía intenta controlar el orden público y ha realizdo varias detenciones. Los portadores del «carné de la patria» se han lanzado a protestar porque el régimen no les ha entregado ni el bono de 500.000 bolívares por haber vendido su voto a los candidatos chavistas en las municipales del pasado día 10 ni las bolsas de comida, denominadas Clap, que había prometida. Y mucho menos el paquete de jamón ofrecido para Navidad. Las bolsas Clap (Comités Locales de Administración y Producción), están subvencionadas por el Gobierno de Maduro, que las utiliza como chantaje para la adhesión al régimen. Los que han pagado el paquete de cuatro kilos de jamón, pernil y pollo por la bicoca (ganga) de 150.000 bolívares (1,36 dólares), cuando en la calle un kilo de cerdo cuesta 250.000 bolívares, se han quedado sin nada. Por eso en el barrio caraqueño de La Vega, bastión chavista, la gente salió iracunda a reclamar lo suyo, sin la esperanza de que le reembolsen lo pagado. Maduro, así como el diputado constituyente Diosdado Cabello, acusaron el miércoles a Portugal de sabotear la importación de los jamones por parte del Gobierno venezolano, algo que el Gobierno portugués ha negado. Cortes de calles También en Caracas, en Petare, el barrio más populoso de América Latina con 800.000 habitantes, los vecinos bloquearon el distribuidor que da acceso a la zona para protestar por hambre. Se quejan de que no les ha llegado la bolsa de alimentos Clap desde hace dos meses, a pesar de la promesa electoral del chavismo de que se iba a regularizar su distribución. En la caraqueña avenida Nueva Granada, zona popular chavista, la gente también cortó la vía para manifestarse por la falta de las bolsas Clap. En las comunidades de Antímano y La Vega, también feudos oficialistas donde decenas de personas salieron a la calle para reclamar el pernil prometido, los manifestantes fueron dispersados con gases lacrimógenos por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), apoyada por unidades antimotines, según informaron medios locales. En el interior del país la situación de desabastecimiento de productos básicos es incluso peor que en Caracas. Allí se bloquean las carreteras que cruzan los poblados para protestar por el hambre que padecen los vecinos, lo que genera largas retenciones de vehículos, que a su vez se confunden con las colas de quienes esperan para llenar los depósitos con gasolina, que está racionada a 30 litros por coche. Una conductora, Patricia Heredia, se encaró ayer a un guardia nacional en una carretera andina de Trujillo, porque no le daba paso para ir a su casa. «Déjeme pasar, porque estoy molesta tras dos horas de espera, no voy a llenar mi depósito de gasolina ni tampoco estoy protestando por falta de gas», dijo al uniformado, que, con cara de desconfiado, logró abrir el paso para que pasara ante la ira del resto de conductores parados. En otros estados como Táchira, Lara, Zulia, Bolívar y Margarita, las protestas son por la falta de gas, electricidad, alimentos, medicinas y dinero en efectivo, sumadas al incumplimiento en la entrega de las bolsas de comida y del prometido pernil.Al hambre y la escasez se suma la violencia. Venezuela se mantiene en segundo lugar en la lista de países más peligrosos del mundo, solo detrás de El Salvador, según el informe anual que presentó ayer el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV). El segundo país más peligroso del mundo El país registró en 2017, según sus datos, 89 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, lo que se traduce en 26.616 víctimas, un descenso de casi un 3% respecto a las cifras del año anterior. El Observatorio recoge cifras de organismos oficiales y entrevistas a ciudadanos, policías y trabajadores de la salud y otras profesiones, informa Efe. Según el OVV, de las 26.616 personas que murieron de forma violenta en 2017, 16.046 perecieron en homicidios registrados por la justicia, 5.335 murieron a manos de la Policía y el resto de cuerpos de seguridad, y 5.035 fallecieron violentamente sin que se abrieran expedientes ante tribunales. El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha elevado el nivel de riesgo de este país en su página web y desaconseja el viaje a Venezuela, «salvo por razones de extrema necesidad».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Sisi mantiene la indefensión de los nueve millones de cristianos egipcios
El atentado más sangriento del tiempo previo a la Navidad en Egipto ?que en el calendario ortodoxo no se celebra hasta el 7 de enero? se produjo ayer en una iglesia copta de El Cairo. Pero el más lacerante y sintomático tuvo lugar hace una semana en una población más al sur del país, en la provincia de Al Guiza, donde el pasado 23 de diciembre centenares de musulmanes asaltaron una iglesia, destruyeron el mobiliario e hirieron a varios fieles cristianos. ¿El «delito» de la parroquia de San Teodoro, en Kafr al Waslin? Haber conseguido que por fin las autoridades de El Cairo concedieran al templo provisional el derecho a tener estatus de iglesia, y por tanto a contar con una cruz y una campana. La parroquia atiende en sus locales provisionales a 1.500 fieles coptos y lleva funcionando 16 años. Desde hace décadas, la construcción de iglesias en Egipto para sus más de nueve millones de cristianos es objeto de violencia sectaria sistemática, por lo que muchos pueblos prefieren no solicitar ese estatus oficial y mantener un régimen casi de catacumbas. La situación fue tolerada por Mubarak, alimentada por los Hermanos Musulmanes, y condenada ?solo de palabra? por el régimen actual del general Al Sisi. Pese a que el año pasado el Parlamento egipcio aprobó una ley que permite acelerar la construcción de iglesias, la indefensión de los cristianos coptos sigue siendo rampante. Su vieja presencia en la llamada Casa de la Protección (Dar al-sulh) debería garantizarles en teoría la tutela del islam a un alto precio (discriminación en la vida pública, obstáculos a la construcción o reforma de las iglesias), pero la realidad es muy distinta. La persecución de los coptos se ha agravado en los últimos años con la quema frecuente de iglesias y los ataques por parte de grupos islamistas violentos, que muchas veces quedan impunes. Todo el universo copto ?envuelto en una atmósfera de iconos, humo de velas y ceremonias en el idioma ancestral?, retrotrae al Egipto preislámico, una de las primeras comunidades cristianas del mundo y la más numerosa de Oriente Próximo, donde nació el profundo fenómeno de los eremitas del desierto en el siglo IV. A los viejos prejuicios contra ellos se suma uno nuevo: el rumor de que contribuyeron al golpe de 2013.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos dos muertos en un tiroteo en la ciudad californiana de Long Beach
Al menos dos personas han muerto y una resultó herida en un tiroteo registrado este sábado en la ciudad estadounidense de Long Beach (California), situada unos 40 kilómetros al sur de Los Ángeles. La Policía de Long Beach señaló en una rueda de prensa que uno de los fallecidos es presuntamente el responsable del tiroteo. Las autoridades informaron asimismo de que investigan este suceso como un caso de asesinato y aseguraron que fue «un incidente de violencia en el lugar de trabajo». El tiroteo sucedió a las 14.25 hora local (22.25 GMT) en el número 300 de la calle de San Antonio Drive, en la esquina con Long Beach Boulevard. La Policía cree que los dos muertos y el herido eran trabajadores de un bufete cuya sede está en ese lugar. Asimismo, los primeros indicios de la investigación apuntan a que el responsable del suceso pudo haberse suicidado tras el tiroteo. La persona herida por los disparos se desplazó por sus propios medios a un hospital para ser atendida antes de que las fuerzas de seguridad llegaran al lugar del tiroteo. El alcalde de Long Beach, Robert García, dijo en un mensaje en su perfil oficial de Twitter que el herido se encuentra en situación estable. «Nuestros pensamientos están con las víctimas y con sus familias», añadió el alcalde. Los servicios de emergencia acudieron al lugar y montaron un dispositivo para atender a las posibles víctimas, según las primeras imágenes mostradas por los medios de comunicación locales. La zona en la que ocurrió el suceso continúa bajo el control de las fuerzas de seguridad y ya no supone una amenaza para la población, según las autoridades.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Irán vive las peores manifestaciones antigubernamentales desde 2009
Miles de personas salieron hoy a la calle en las principales ciudades de Irán para conmemorar el final de los disturbios que sacudieron al país en 2009, cuando la reelección de Mahmoud Ahmadinejad como presidente provocó graves desórdenes durante meses. La marcha, convocada cada año y una inequívoca muestra de apoyo al régimen, se produce casualmente después de las inesperadas manifestaciones antigubernamentales que comenzaron el pasado jueves y que continúan de forma discreta. La televisión estatal iraní emitió imágenes de multitudes en la capital, Teherán, y de gente portando pancartas en apoyo del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei. Con la exhibición de fuerza se busca el contrapunto a los tres días de protestas en diversas ciudades de Irán contra la actual política económica gubernamental, la carestía de la vida y la corrupción. Al mismo tiempo, las redes sociales han dejado constancia de nuevas algaradas en las calles de Teherán y Kermanshah este sábado a pesar de las advertencias policiales de que toda reunión sería declarada ilegal. La agencia de noticias Fars recogía un vídeo en el que unos 70 estudiantes lanzaban piedras a la policía en la universidad de Teherán; en otros vídeos en redes sociales los estudiantes gritaban «Muerte al dictador», en aparente referencia a Jamenei. Las imágenes no han podido ser verificadas. La ola más grande de manifestaciones antigubernamentales que vive Irán desde 2009 empezó el pasado jueves en Mashhad, la segunda ciudad de Irán, con cientos de personas levantándose en las calles contra las difíciles condiciones económicas. El viernes las protestas se extendían hasta a ocho ciudades del país, incluida la capital. En ellas pudieron escucharse consignas contra los ayatolás, el presidente Hassan Rohaní y el líder supremo, Ali Jamenei. Algunos manifestantes pidieron incluso la liberación de presos políticos y el fin de la violencia policial. 52 personas han sido encarceladas según Reuters. En un país en el que los servicios de seguridad son omnipresentes y las protestas abiertamente políticas infrecuentes, los últimos incidentes resultan, por ello, llamativos, a pesar de la limitada participación en los mismos. La propia BBC se hacía eco hoy de un episodio inaudito al desvelar la aparición de un póster en las calles de Teherán con la fotografía de Reza Pahlevi, hijo del último Sha. Los expertos en la región consideran, en cualquier caso, que es muy pronto para hablar del inicio de un movimiento revolucionario en Irán. Motivos detrás de la agitación El estallido de los disturbios refleja el descontento de una parte de la población ante los problemas económicos existentes: el aumento de precios, el paro, la inflación y la presunta corrupción en un país de 80 millones de personas y en el que el índice de desempleo es, según cifras oficiales, del 12,4% mientras que la inflación anual alcanzó el 10% en agosto. Por otro lado están las críticas a la costosa participación de la República Islámica en la guerra de Siria así como en Iraq. En Mashhad no pasaron desapercibidos los cantos de «No por Gaza, no por Líbano, mi vida por Irán», en clara referencia a la intervención de Irán en otros conflictos regionales postergando a un segundo plano los asuntos domésticos. En vídeos colgados en redes sociales se veía a otros manifestantes coreando «Dejad Siria, pensad en nosotros». Desde el inicio de la guerra en Siria, Irán ha sido uno de los más firmes aliados del presidente Bashar al Assad al que han suministrado continuo apoyo militar en su lucha frente a los rebeldes. Aunque aparentemente se trata de revueltas espontáneas, la Guardia Revolucionaria, que encabezó una ofensiva contra los manifestantes en 2009, señaló en un comunicado difundido por los medios estatales que ha habido esfuerzos para repetir los disturbios de ese año. Igualmente el vicepresidente Jahangiri ha acusado a los conservadores de haber organizado el tumulto contra el presidente moderado Rohaní. El ministerio iraní de Interior ha recordado la prohibición de manifestaciones y protestas no autorizadas. Por su parte, Estados Unidos ha condenado la ola de detenciones en Irán. Su presidente Donald Trump no ha tardado en saludar con entusiasmo las manifestaciones y recordado al gobierno iraní a través de Twitter que el mundo está observando.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
México despide un sangriento 2017: el más violento en veinte años
México cierra un negro 2017, un año que será recordado por ser el más sangrientos de las dos últimas décadas. A falta de contabilizar las cifras de diciembre, el país registró un total de 23.101 homicidios premeditados hasta noviembre, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Gobernación. Estos números reflejan ya una cifra superior al anterior récord de 22.852 asesinatos de 2011, año en el que el Ejército estaba plenamente involucrado en la llamada guerra contra el narcotráfico. Y es que, con una media de unos 70 asesinatos diarios, es previsible que el país cierre 2017 con más de 25.000 asesinatos dolosos, un dato que evidencia el espeluznante repunte de la violencia que asuela México. Para hacerse una idea de la dimensión de la violencia en el país, en España se registraron 292 asesinatos en 2016. Enrique Peña Nieto llegó al poder a finales de 2012 prometiendo poner fin a la escalada de criminalidad que caracterizó el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012). Calderón se centró en combatir militarmente a los cárteles de la droga, lo que fue respondido por las bandas criminales con una espiral de violencia. Peña Nieto enarbolaba un mensaje de reconciliación y la población entreveía que el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ?agrupación que gobernó México durante 71 años hasta el 2000? llegaría a algún tipo de acuerdo secreto con el fin de rebajar el conflicto, aunque el presidente negara que fuera a pactar con el crimen organizado. Y es que el PRI siempre se presentó como «el partido que sabe gobernar». Con una media de unos 70 asesinatos diarios , es previsible que el país cierre 2017 con más de 25.000 asesinatos dolosos Al principio de la presidencia de Peña Nieto la violencia comenzó a descender. El número de homicidios dolosos rondó los 14.000 en 2014, esto es un tercio menos que los registrados en 2011. Sin embargo, 2015 marcó un punto de inflexión, y a partir de entonces el número de asesinatos repuntó en 2016 y finalmente 2017 ha quedado como el año más sangriento desde que se empezaron a recopilar estos datos en 1997. Peña Nieto se encuentra ante el espejo de Calderón, es decir, llegó a la residencia de Los Pinos prometiendo rebajar la violencia y terminará su sexenio en 2018 con unas cifras de criminalidad tan negras como las de su predecesor. Y es que son cerca de 100.000 homicidios los que han ocurrido en México desde 2013. Narcotráfico El narcotráfico es el oleaje que mueve todo el mar de criminalidad que sufren los mexicanos. El tráfico de drogas es un negocio extremadamente rentable ?como bien es sabido? y México es un país con cerca de 50 millones de pobres, casi la mitad de la población. La falta de oportunidades hace que unirse a las bandas criminales sea visto como algo atractivo para muchos mexicanos, debido a las elevadas cantidades de dinero que mueven. Y un lucrativo negocio en un contexto de pobreza convierte al narcotráfico en una opción para aquellos que viven en las áreas menos desarrolladas. Fuerte Enfrentamiento Deja 14 Zetas Muertos en Tamaulipas, en 2013 - YOUTUBE Al norte, México tiene una frontera de 3.200 kilómetros de longitud con Estados Unidos, uno de los mayores consumidores de droga del mundo. Y, mientras haya demanda, México seguirá produciendo y distribuyendo narcóticos a través de la porosa frontera. Por ahora, nada hace prever que el consumo de drogas en Estados Unidos vaya a decaer. Es más, en los dos últimos años se ha visto un incremento en el consumo de heroína en la primera potencia y, como resultado, México ha pasado a ser el mayor productor de amapola en el mundo. Ante el incesante consumo de drogas, el número de cárteles se ha multiplicado. Hace una década este negocio estaba controlado por un puñado de organizaciones criminales. Hoy, son varias decenas de agrupaciones las que se pelean por controlar el mercado. Por ejemplo, el Cártel del Noroeste surgió en 2014 y es una escisión de Los Zetas, pero luego hay células dentro de las organizaciones que van por libre o incluso se enfrentan a sus mismos dirigentes. Pero, aunque haya más grupos criminales, el volumen del negocio no crece al mismo ritmo. Por ende, los conflictos para hacerse con el control de las diferentes plazas ha ido en aumento, lo que ha provocado miles de víctimas. Y, al mismo tiempo, las bandas han diversificado sus ingresos añadiendo nuevas actividades ilegales a la organización. Es decir, ya no sólo se dedican al narcotráfico, sino que también secuestran, extorsionan o cobran un impuesto revolucionario a los ciudadanos para financiarse, lo que provoca más víctimas. Todo esta progresiva atomización, además, se ha acelerado según los grandes líderes de los cárteles han ido desapareciendo en los últimos años. El encarcelamiento de «el Chapo» Guzmán en 2016 abrió una guerra por hacerse con el control del Cártel de Sinaloa entre los hijos del afamado narcotraficante y «el Licenciado», quien era el número dos de la organización y fue arrestado en mayo de este año. O el Cártel de los Beltrán Leyva ha sufrido una progresiva división que ha terminado con la creación de una veintena de grupos tras el asesinato y arresto de sus dirigentes entre los años 2009 y 2014. Corrupción El siguiente elemento que explica esta fuerte subida de la violencia es la elevada corrupción que desde hace décadas asola México, lo que debilita el poder de las instituciones para garantizar la seguridad y el orden. En ese aspecto, la Universidad de Texas publicó este año un informe en el que detallaba cómo Los Zetas sobornaban a altos funcionarios y a los gobernadores de los estados de Coahuila y Veracruz para operar con impunidad. Ya sea por acción u omisión, las instituciones han dejado de actuar, quedando los ciudadanos desprotegidos. Impunidad Y la tercera clave es la impunidad, derivada de la corrupción. Un informe de la Universidad de Las Américas Puebla estima que la impunidad en México ronda el 99% de los delitos, es decir, casi todos los crímenes quedan sin castigo. De esta manera, entre impunidad, corrupción y narcotráfico; el país cierra un 2017 para olvidar, y del que el populismo tratará de sacar tajada en las elecciones presidenciales del año que viene. Será en verano de 2018 cuando México elegirá a su próximo presidente hasta 2024 y el populista de izquierda Andrés Manuel López Obrador, quien se presenta como el favorito en todas las encuestas, ve como una opción otorgar una amnistía a los narcos para frenar la criminalidad. En este contexto, López Obrador, un viejo conocido de la política mexicana, espera que este caldo de cultivo de descontento con el PRI debido al auge de la criminalidad sea uno de los factores clave que finalmente le llevará a la presidencia del país, después de dos asaltos fallidos como candidato en 2006 y 2012. ¿A la tercera irá la vencida?
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos diez muertos en las protestas del domingo en Irán
Al menos diez personas murieron durante las protestas que se registraron este domingo en distintas ciudades de Irán, según ha informado este lunes la televisión estatal sin ofrecer más detalles. «En los acontecimientos de la pasada noche, desgraciadamente un total de unas 10 personas murieron en varias ciudades», ha indicado, al tiempo que ha mostrado imágenes de los daños ocasionados por las protestas antigubernamentales. Hasta ahora se tenía constancia de al menos cuatro muertos, dos el sábado en Dorud y otros dos el domingo en Izeh, en las que son consideradas ya las peores protestas en Irán desde las registradas tras las elecciones presidenciales de 2009 que dieron un segundo mandato al entonces presidente Mahmud Ahmadineyad. En cuanto a las dos víctimas del sábado, el Gobierno había acusado a «agentes extranjeros» de estar detrás de ellas, mientras que en lo que se refiere a las otras dos no está claro quien realizó los disparos. «No sé si los disparos de ayer fueron realizados por participantes en la marcha o por la Policía y esta cuestión está siendo investigada», ha indicado a la agencia ILNA el diputado local Hedayatolá Jademi. Mensajes publicados en las redes sociales han llamado a los iraníes a marchar este lunes en Teherán y otros 50 núcleos urbanos, muchos de los cuales han venido registrando protestas en los últimos cuatro días, desde que estas comenzaron en Mashhad, la segunda ciudad del país. Inicialmente, los manifestantes se quejaban de la subida de los precios pero las protestas han degenerado en reivindicaciones políticas. Mensajes de Rohani De hecho, han continuado durante la noche pese a que el presidente iraní, Hasan Rohani, hizo un llamamiento este domingo a la calma. Según dijo, los iraníes tienen derecho a criticar a las autoridades pero advirtió de que los disturbios serán reprimidos. «El Gobierno no mostrará tolerancia hacia aquellos que provoquen daños en propiedades públicas, violen el orden público y creen disturbios en la sociedad», advirtió Rohani en un discurso televisado. Decenas de miles de personas se han manifestado en todo el país contra el Gobierno y la elite clerical iraní, lo que ha provocado advertencias por parte de las autoridades de una dura represión. Hasta ahora, las fuerzas de seguridad han mostrado contención, con la esperanza de evitar una escalada de la crisis provocada inicialmente por la mala situación económica del país y la corrupción. Sin embargo, la ira pronto se volvió contra el clero en el poder desde la Revolución de 1979. De hecho, se han proferido consignas contra el líder supremo de la Revolución, Alí Jamenei. Así, en algunas de las protestas se ha gritado «abajo el dictador» o «Jamenei, avergüénzate, deja al país solo». Durante la jornada del domingo, hubo protestas en Teherán, donde la Policía empleó cañones de agua para dispersar a los manifestantes en el centro de la capital, así como en Shahib Shahr (centro), donde se produjeron disturbios y los manifestantes prendieron fuego a un vehículo policial. Los iraníes también se manifestaron en Sanandaj y Kermanshá, en el oeste; en Chabahar, en el sureste, y en Ilam e Izeh, en el suroeste. Para tratar de contener la situación, el Gobierno iraní ha anunciado que se restringirán temporalmente el acceso a Telegram e Instagram, propiedad de Facebook, mientras que hay algunas informaciones que apuntan a que el acceso móvil a Internet está siendo bloqueado en algunas zonas. Reacción internacional a las protestas Precisamente, este bloqueo de las redes sociales ha sido criticado por el presidente estadounidense, Donald Trump, este domingo. «Irán, el Estado número uno en patrocinar el terrorismo donde se producen cada hora numerosas violaciones de los Derechos Humanos, ha cerrado ahora Internet para que los manifestantes pacíficos no puedan comunicarse. ¡Eso no es bueno!», ha defendido Trump en un mensaje en Twitter. Iran, the Number One State of Sponsored Terror with numerous violations of Human Rights occurring on an hourly basis, has now closed down the Internet so that peaceful demonstrators cannot communicate. Not good!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 31 de diciembre de 2017Por su parte, defendió en un comunicado posterior que las «voces (de los iraníes) merecen ser escuchadas». «Animamos a todas las partes a proteger este derecho fundamental a la expresión pacífica y a evitar cualquier acción que contribuya a la censura», sostuvo. El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, también se ha pronunciado vía Twitter, asegurando que «sigue los acontecimientos en Irán con preocupación». «Es vital que los ciudadanos tengan el derecho de manifestarse pacíficamente», defendió este domingo. Watching events in Iran with concern. Vital that citizens should have the right to demonstrate peacefully.? Boris Johnson (@BorisJohnson) 31 de diciembre de 2017200 detenidos en Teherán el sábado Según el vicegobernador de Teherán, Alí Asghar Naserbakht, 200 manifestantes fueron detenidos solo el sábado, según la agencia ILNA. El fiscal de la capital, Abbas Jafari Dolatabadi, ha indicado que algunos de ellos han confesado que «se dejaron llevar por las emociones y prendieron fuego a mezquitas y edificios públicos», precisando que se enfrentarán a un duro castigo. La Policía y los Guardianes de la Revolución han aplastado en el pasado con violencia las manifestaciones, si bien en esta ocasión lo que está sucediendo podría provocar mayor preocupación entre las autoridades, puesto que se trata de protestas espontáneas y que carecen de un líder claro. En una aparente respuesta a las propuestas, el Gobierno ha dado marcha atrás en sus planes de subir los precios de los combustibles, ha prometido incrementar las entregas de dinero a los pobres y crear más empleos en los próximos años. El paro juvenil alcanzó el 28,8 por ciento en 2017. «Predecimos que se crearán al menos 830.000 empleos en el nuevo año», dijo el sábado el portavoz gubernamental, Mohamad Baqer Nobajt, en la televisión estatal, sin ofrecer más detalles.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un menor asesina a sus padres, su hermana y una amiga con un fusil semiautomático en Nueva Jersey
Un adolescente de 16 años asesinó la pasada medianoche con un fusil semiautomático a sus padres, su hermana y una amiga de la familia en el estado de Nueva Jersey y fue detenido por las autoridades, informaron hoy fuentes oficiales. El cuádruple homicidio se produjo en la localidad de Long Branch, en la costa del Atlántico y una persona no identificada informó de un tiroteo a la policía hacia las 23.45 hora local del domingo (04.45 GMT del lunes). El fiscal del condado de Monmouth, Christopher Gramiccioni, en declaraciones a los periodistas reproducidas por medios locales dijo que entre las víctimas se encuentran en padre del detenido, Steven Kologi, de 44 años, y la madre del presunto homicida, Linda, de 42. También fueron asesinadas la hermana del adolescente, Brittany, de 18 años, así como una amiga de la familia que vivía en el lugar, Mary Schultz, de 70 años. Las autoridades no facilitaron la identidad del presunto asesino porque se trata de un menor ni apuntaron la causa que pudo haberle llevado a cometer el múltiple homicidio, aunque calificaron el tema como un caso aislado de violencia doméstica. El fusil estaba registrado a nombre de uno de los residentes de la vivienda no identificado, según el grupo de noticias de Nueva Jersey Advance Media.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La represión del Gobierno iraní no consigue silenciar las calles
La represión del Gobierno iraní no consigue silenciar las calles. A pesar de las llamadas a la calma, al menos doce personas murieron en Irán durante el fin de semana en protestas contra las autoridades y más de 200 han sido detenidas, según confirmó la televisión estatal iraní sin aportar más detalles. La agitación de los últimos días representa el mayor desafío al gobierno de Teherán desde los enfrentamientos ocurridos tras las elecciones de 2009. Y plantea la posibilidad de una prolongada inestabilidad ante el descontento de la población. La televisión iraní aseguró que manifestantes armados intentaron tomar el control de algunas comisarías de Policía y bases militares, pero habrían sido frenados por las fuerzas de seguridad. No obstante, un manifestante mató a un policía tras realizar varios disparos contra los agentes durante los disturbios en la ciudad de Najafabad. La escasa información disponible, imposible de contrastar, señala asimismo que el domingo dos personas murieron por disparos no identificados en la localidad de Izeh, en el suroeste del país, y otras dos perecieron en Dorud. La emisora estatal iraní también corroboró la muerte el domingo de seis personas en la localidad occidental de Tuyserkan, a unos 300 kilómetros de Teherán. De acuerdo con otros medios internacionales el número de muertos sería ya de doce. El Parlamento iraní celebró una sesión extraordinaria para evaluar la situación en el país, en la que el presidente, Hasan Rohani, defendió el derecho del pueblo a expresar su opinión sin recurrir a la violencia y prometió «aplastar» a la minoría que está provocando los disturbios. Para el líder iraní, los choques obedecen a problemas internos aunque también acusó a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí de fomentar los tumultos generados en las manifestaciones. La red social Telegram, la más usada y popular entre los iraníes y en la que se llevan a cabo los llamamientos a participar en las protestas, ha dejado por completo de funcionar. También Instagram ha sido bloqueado. A pesar de que resulta cada vez más complicado comunicarse en las redes, los activistas siguen pidiendo, de forma anónima, la continuidad de las manifestaciones, y en diferentes vídeos difundidos en Internet se muestran enfrentamientos entre la policía y manifestantes en distintos puntos del país. Las protestas, que comenzaron el pasado jueves en Mashhad, la segunda ciudad del país, son una reacción a la maltrecha economía del país, a la creciente corrupción y a la subida de los precios de la comida y el combustible. Pero la gravedad de la situación, sin precedentes desde los disturbios que siguieron a las elecciones de 2009, se justifica además por otros motivos. De acuerdo con diversos analistas, son muchos los iraníes que esperaban una evidente mejora de sus condiciones de vida después de que las severas sanciones a las que eran sometidos por su programa nuclear fueran levantadas en 2015, tras el acuerdo con Estados Unidos, China, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania (el llamado Grupo P5+1). Si bien las restricciones que afectaban al sector financiero, de energía y de transportes fueron canceladas en muchos casos, cientos de entidades del país han permanecido en las listas negras americanas amparándose en el presunto apoyo de Irán al terrorismo. La llegada de Trump a la Casa Blanca sólo ha añadido más leña al fuego con el anuncio de nuevas sanciones económicas y la apertura de una estrategia mucho más agresiva contra Teherán. Las políticas económicas del gobierno han traído un desempleo que se sitúa en el 12,4%, según cifras oficiales, y una alta inflación. A ello se suma la falta de inversiones extranjeras. Además, la participación de Irán en la guerra de Siria y en Irak, como parte una estrategia que busca la consolidación de su poder en la región frente a Arabia Saudí, ha supuesto un inmenso gasto que no ha sido entendido por los más críticos. Pero a medida que se han ido extendiendo, las revueltas han pasado a adquirir un carácter más político, llegando a cuestionar el sistema clerical y a su máxima autoridad, el ayatolá Ali Jamenei. Son años de quejas ante el sistema político, económico y social los que han conducido a los ciudadanos a las calles sin simpatizar con ninguna tendencia política en especial. En ciertos sectores de la población, el gobierno de Rohani es contemplado como corrupto, ineficaz y fracasado en su intento de crear un sistema justo en el marco de la revolución de 1979. La disconformidad existente, aunque no alberga la intensidad de 2009, cuando millones de personas tomaron las calles para protestar contra la reeleción de Mahmoud Ahmadinejad como presidente, sí ha evidenciado la desorientación de los políticos ante lo que parece una explosión popular espontánea.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Jamenei atribuye a los «enemigos de Irán» las protestas que registra el país
El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, ha atribuido a la actuación de los «enemigos de Irán» la ola de protestas antigubernamentales que se han venido registrando desde el jueves pasado en distintas ciudades del país, incluida Teherán. «En los últimos días, los enemigos de Irán se han aliado y usado los varios medios que poseen, incluido dinero, armas, política y servicios de Inteligencia, para generar problemas en la República Islámica», ha denunciado Jamenei en su primera reacción a los últimos acontecimientos en el país. «El enemigo siempre está buscando una oportunidad y cualquier fisura para infiltrarse y golpear a la nación iraní», ha añadido, en un mensaje durante un acto público y que ha publicado en su cuenta de Twitter. Así las cosas, Jamenei ha adelantado que hablará a la nación «cuando sea el momento adecuado», ya que tiene «algo que decir sobre estos acontecimientos». Desde el jueves pasado, en Irán se están registrando las protestas más graves desde las que tuvieron lugar en 2009 a raíz de la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad. Las protestas comenzaron en Mashhad, segunda ciudad del país, y se han extendido a otras ciudades, incluida Teherán. La televisión estatal informó este lunes de al menos diez muertos solo el domingo, pero la cifra podría ser superior. Asimismo, durante la jornada del lunes murió un policía por disparos durante una manifestación en la localidad de Nayafabad, según ha confirmado un portavoz de la Policía. Inicialmente, los manifestantes reclamaban mejoras económicas y protestaban contra la subida de los precios, pero en muchos lugares se ha pasado a consignas en contra del estamento religioso que gobierna el país, incluido el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei. Así, en algunas ciudades se han escuchado cantos de «muerte al dictador». El viceministro del Interior, Mohamad Hosein Zolfaqari, ha indicado que «en la mayor parte del país, la situación ha vuelto a la normalidad y con la cooperación de los ciudadanos y los esfuerzos de las fuerzas de seguridad, el resto de inestabilidad en algunas regiones pronto acabará». Al menos 450 personas han sido detenidas desde el sábado en Teherán, donde el presidente del Tribunal Revolucionario de Teherán, el hoyatoleslam Musa Qazanfarabadi, ha advertido a quienes insisten en participar en la violencia de que el castigo será cada vez más duro a partir del tercer día de disturbios. «Cada día que pase, los detenidos en los disturbios se enfrentarán a penas más severas, ya que no serán considerados más como manifestantes sino como alborotadores», ha declarado a la agencia Tasnim.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos mil detenidos en Irán en las protestas contra el gobierno
La ola de protestas que sacude Irán desde hace seis días ha entrado en una fase de violencia y caos, con al menos una veintena de muertos en enfrentamientos, un número indeterminado de policías heridos y la detención de más de mil personas. De acuerdo con la televisión estatal, el lunes se saldó con 9 muertos. Seis individuos fueron abatidos durante el ataque a una comisaría de policía en la ciudad de Qahdarijan cuando intentaban robar armas. Un niño de 11 años y un adulto murieron en la ciudad de Khomeinishahr, mientras que un miembro de la Guardia Revolucionaria fue asesinado en la localidad de Najafabad. En los tres ataques se utilizaron rifles de caza según la versión oficial. Las tres ciudades mencionadas se encuentran en la provincia de Isfahan, a unos 350 km al sur de Teherán. Además se han mostrado imágenes de bancos saqueados, ventanas rotas, coches volcados y mobiliario urbano incendiado. La agencia de noticias ILNA cita a un vicegobernador de la provincia de Teherán que asegura que 200 personas fueron arrestadas el sábado, 150 el domingo y alrededor de 100 el lunes. El líder supremo iraní, Alí Jamenei, quien hasta el momento había permanecido en silencio, culpó ayer a los enemigos de Irán, Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí, de estar detrás de las protestas antigubernamentales que vive el país desde el pasado jueves. «En los últimos días, los enemigos de Irán se han aliado y usado los medios que poseen, incluido dinero, armas, política y servicios de Inteligencia, para generar problemas en la República Islámica», denunció el clérigo. El presidente estadounidense, Donald Trump, reaccionó furibundo señalando vía Twitter que todo el dinero dado por Obama a los iraníes, en referencia a la eliminación de las sanciones económicas al país tras el acuerdo nuclear, ha ido a parar al terrorismo y a los bolsillos de los dirigentes políticos. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha ridiculizado, por su parte, las acusaciones de interferencia de su país. ¿Qué está pasando? Las nuevas protestas, las más graves desde las que tuvieron lugar en 2009 a raíz de la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad, plantean a los observadores numerosas preguntas en torno a cómo se iniciaron los disturbios, por qué se han extendido tan rápidamente y lo que pueden suponer para el futuro de Irán. La primera de las manifestaciones tenía lugar el 28 de diciembre en la ciudad de Mashhad, la segunda del país, y una de las bases de los oponentes del presidente moderado Hasan Rohaní. De acuerdo con informaciones de distintas agencias, cobra fuerza la versión que indica que los altercados iniciales habrían sido organizados por un clérigo de la línea más dura, Ibrahim Raisi, rival de Rohaní. En cuestión de un día la agitación callejera se multiplicó a otras ciudades incluida la capital, Teherán. Mohammad Taghi Karroubi, hijo de uno de los principales líderes opositores iraníes bajo arresto, ha declarado que en lugar de culpar a potencias extranjeras, el gobierno debería reconocer que existen razones para las protestas dentro del país. Los analistas inciden en que todavía es demasiado pronto para comprender qué está pasando realmente, si bien las actuales revueltas parecen canalizar el descontento de la clase trabajadora, la más afectada por la difícil situación económica. Pero no se descarta que pueda haber otros intereses espurios sobre la mesa como rivalidades internas entre diferentes facciones, ahora que la carrera por la sucesión de Jamenei, de 78 años, otea en el horizonte. Las quejas por el malestar económico tampoco pueden ocultar el hecho de que un gran número de personas se sienten ahora más nacionalistas que nunca tras la elección de Trump y su tozudo empeño en boicotear el acuerdo nuclear con Irán y ante la hostilidad demostrada por los estados del Golfo en estos meses. Entre Trump y los saudíes se las han apañado para conseguir lo que años de represión no han logrado: la visión generalizada de que Irán es ahora un estado fuerte capaz de plantar cara a sus enemigos y la creencia de que ni Estados Unidos ni Riad son dignos de confianza.