Infortelecom

Noticias de violencia

06-11-2017 | Fuente: abc.es
Trump defiende el uso y acceso a las armas tras la matanza de Texas
Un joven con antecedentes criminales, juzgado en corte militar por violencia doméstica, con un aparente trastorno de la personalidad y al que se le había negado una licencia para llevar armas, abrió fuego el domingo por la mañana en una iglesia de Texas con un rifle semiautomático. En su vehículo, con el que trató de huir después de dejar 26 muertos y 20 heridos en el templo, llevaba otras armas. Con una de ellas se disparó a sí mismo. El presidente de EE.UU., sin embargo, considera que la tragedia de Sutherland Springs, una localidad diminuta a 50 kilómetros de San Antonio, no tiene nada que ver con el acceso a las armas. «Esto es un problema de salud mental», dijo Donald Trump desde Japón, donde se encuentra de visita dentro de su gira asiática. «No es un tema de armas», añadió antes de recordar que «por suerte, había otra persona disparando en su contra» y eso evitó una tragedia «mucho peor». El presidente se refería un vecino que disparó al atacante cuando este salió de la iglesia, tras tirotear a la congregación. De alguna forma, el presidente de EE.UU. sitúa el acceso a las armas no como el problema de las tragedias que sacuden a EE.UU. cada cierto tiempo -y con mayor frecuencia y virulencia en los últimos años- sino como la manera de evitarlas. Es una postura común entre los defensores de impedir cualquier restricción al acceso a armas de fuego y que se repite después de cada matanza: «Si hubiera habido más gente armada, habrían detenido al atacante» es el mantra, que el presidente hace ahora suyo. Aunque en el pasado, años antes de lanzar su candidatura a la presidencia, abogó por restringir el acceso a determinadas armas mortíferas, en las elecciones se postuló como el gran defensor de la Segunda Enmienda -el artículo constitucional que establece el derecho a tener armas- y contó con el apoyo de la poderosa Asociación Nacional del Rifle. El debate sobre la regulación de las armas volverá a calentarse esta vez, como ha ocurrido después de cada tragedia similar. Esta se produce solo un mes después de la de Las Vegas, con 58 muertos y unos quinientos heridos, es la quinta en número de víctimas en la historia de EE.UU. y la peor que ha vivido Texas, uno de los estados con más tradición en el acceso a armas. La experiencia de anteriores ocasiones y la reacción del presidente apuntan a que, de nuevo, nada cambiará. Mientras tanto, las respuestas sobre las principales preguntas de la matanza obtienen respuesta. Su autor fue Devin Kelley, un joven de 26 años, criado en New Braunfels, a unos cincuenta minutos en coche de Sutherland Springs. Sus compañeros de instituto le recuerdan como «el raro de la clase». Mientras servía en una base de las fuerzas aéreas en Nuevo México, fue juzgado en corte militar por violencia doméstica contra su mujer y su hijo. Se le bajó de rango, fue condenado a un año de confinamiento y licenciado del ejército en 2014. Se volvió a casar pero no parece que las cosas le fueran mucho mejor. El pasado verano tuvo un empleo como guardia de seguridad nocturno en un parque de atracciones y fue despedido porque «no encajaba». Su actividad en redes sociales mostraba un fervor ateísta y recientemente colgó una foto del fusil con el que supuestamente perpetró la matanza. «Problemas domésticos» Sobre el motivo de su ataque también se empiezan a despejar las incógnitas. «Esto no fue por motivos raciales, ni por creencias religiosas», aseguró ayer Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas. «Había un problema doméstico con su familia política». Al parecer, Kelley envió «mensajes amenazantes» a su suegra, que vivía cerca de la iglesia donde ocurrió la tragedia. Su suegra había acudido varias veces al templo de Sutherland Springs, pero no estaba en él en el oficio de once del domingo, cuando Kelley apareció vestido de negro, con ropa militar, chaleco antibalas y un fusil. Casi todos los miembros de la congregación resultaron muertos o heridos en el ataque. Una de las grandes cuestiones del caso es entender cómo Kelley iba armado hasta los dientes. «Por todos los datos que tenemos, él no debería haber tenido acceso a armas, entonces, ¿cómo ocurrió esto?», se preguntó ayer Greg Abbott, gobernador de Texas, en una entrevista en la CNN. Al parecer, a Kelley se le había denegado una solicitud de permiso para portar armas. Esto podría haber sido consecuencia de su juicio militar y de su salida del Ejército. Si su licencia hubiera sido «deshonrosa», algo que ayer no estaba claro, no tendría derecho a llevar armas. Sin embargo, compró un fusil semiautomático de uso militar en abril del año pasado en una tienda de San Antonio. Marcó en la casilla que no tenía historial criminal que impidiera la compra y dijo que su dirección estaba en Colorado. Tras una persecución con el hombre que le disparó y con otro vecino, Kelley estrelló su coche. En él la policía encontró más armas. Cómo las consiguió también es un misterio. Con una de ellas se disparó a sí mismo, aunque no está claro si esa fue la causa de su muerte.
06-11-2017 | Fuente: as.com
Cambia la NFL por la MMA y en 32 segundos noquea a su rival
Greg Hardy, ex jugador de los Dallas Cowboys que fue suspendido en 2014 por violencia de género, ha debutado en las artes marciales mixtas con victoria.
06-11-2017 | Fuente: as.com
Vanacker, belga de 20 años, hallado muerto en su cama
El ciclista, del EFC-L & R-Vulsteke, fue encontrado muerto en su domicilio sin aparentes signos de violencia. Bélgica está en shock, era una firme promesa.
06-11-2017 | Fuente: elpais.com
El asesino de Texas sobre su rifle: ?Es una mala bestia?
El criminal era un exsoldado condenado por violencia contra su mujer e hijo y que se ofrecía como docente para niños en centros evangelistas
06-11-2017 | Fuente: abc.es
Aumentan por segundo año los muertos por armas de fuego en Estados Unidos
Más de 38.000 personas perdieron la vida por armas de fuego en Estados Unidos el pasado año. Por segundo año consecutivo se ha incrementado, después de una serie de quince años en la que apenas se habían registrado variaciones, el ratio de muertes por esta causa, alcanzando las 12 por cada 100.000 habitantes, frente a las 11 del año anterior, según datos publicados hace unos días por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Los últimos tiroteos masivos?el del pasado 1 de octubre en Las Vegas, en el que un hombre de 64 años mató a cerca de 60 personas, y el del pasado domingo en Texas, donde un joven acabó con la vida de 26 personas que asistían a misa en una iglesia baptista- han puesto de nuevo sobre la mesa el problema de la violencia armada en este país, donde hay estimaciones de que existen más armas que habitantes. La Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense protege el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas. El anterior presidente, Barack Obama, trató de impulsar durante su mandato medidas para atajar lo que consideró una «epidemia», como mejorar la comprobación del historial delictivo de los poseedores de armas, pero siempre topó con el rechazo de la poderosa Asociación Nacional del Rifle y los sectores republicanos El único cambio que recientemente se han mostrado dispuestos a aceptar, a raíz de la matanza de Las Vegas, es la prohibición de los «bumper stocks», los aparatos que permiten convertir un rifle en armas casi completamente automáticos. De los más de 38.000 muertos por armas de fuego en Estados Unidos el pasado año, casi dos tercios se correspondieron con suicidios, que se han venido incrementado en la última década. El descenso en los homicidios venía compensando esa cifra, de manera que el total se había quedado estabilizado, pero esa tendencia ha cambiado y las muertes por este motivo también se han situado al alza. La proporción de muertes por armas de fuego causadas de forma involuntaria representa es mucho menor, de poco más del 1%, Un cambio de tendencia «preocupante» A comienzos de los 90, la tasa de muertes por armas de fuego llegó a rondar las 15 por 100.000 habitantes y después descendió al entorno de los 10 por 100.000. Entre 2011 y 2014 se habían registrado unas 33.500 por año, casi 5.000 menos que las registradas en 2016. El responsable de los datos de mortalidad en el Centro de Estadísticas de Salud, Bob Anderson, considera «preocupante» este cambio de tendencia, con incrementos en las muertes relacionadas con armas de fuego después de un largo periodo en el que habían estado estables. Según ha declarado a «The New York Times», se trata de «un aumento muy pronunciado en un año». Las cifras de muertes por armas de fuego es uno de los datos más destacados en los últimos datos del CDC, junto con el aumento en las víctimas de sobredosis de drogas, que se sitúan en unas 20 por cada 100.000 habitantes. El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció a finales del pasado mes la declaración de una emergencia sanitaria por la adicción a los opiáceos en el país.
06-11-2017 | Fuente: elpais.com
Andrés Barba gana el Herralde de novela con una fábula sobre la violencia infantil
La invasión de una ciudad tropical por 32 niños que imponen el terror es el eje de ?República luminosa?
06-11-2017 | Fuente: elpais.com
El asesino de Texas sobre su rifle: ?Es una mala puta?
El criminal era un exsoldado condenado por violencia contra su mujer e hijo y que se ofrecía como docente para niños en centros evangelistas
05-11-2017 | Fuente: elpais.com
Los médicos en la sierra de Sinaloa, entre las balas y las carencias
La violencia en el Estado ha obligado a los médicos a prestar sus servicios bajo amenazas y en condiciones hostiles
04-11-2017 | Fuente: elpais.com
Córcega: paraíso turístico con tasas de asesinatos más altas que Nueva York
La alta tasa de homicidios y una tradición de violencia asemejan a la isla más a Sicilia que a la Francia continental
03-11-2017 | Fuente: elpais.com
Las mujeres juzgan al machismo en el Congreso
El tribunal simbólico denuncia la violencia, la impunidad y la falta de justicia que sufren