Infortelecom

Noticias de violencia

27-07-2018 | Fuente: elpais.com
Los peul, una comunidad desplazada por la violencia en Mali
El incremento de la violencia étnica en la región de Mopti, en el centro de Mali, se ha cobrado ya más de 300 vidas en lo que va de año. Gran parte de la comunidad peul, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, se ha visto obligada a desplazarse a las afueras de Bamako, improvisando un campamento con dos tiendas de campaña y dos cuartos de aperos, en el que conviven unas 200 personas, huyendo de un conflicto que, temen, pueda desembocar en una guerra civil
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
La violencia étnica campa por el centro de Malí
El enfrentamiento entre dos comunidades de la región de Mopti ha costado la vida a 300 personas este año
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
Un salto masivo a la valla de Ceuta agrava la tensión migratoria en el Sur
Un grupo de 850 inmigrantes intentó saltar y 602 lo lograron en uno de los saltos más masivos de los últimos tiempos en la ciudad autónoma y con una ?violencia inusitada?
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Casi 450 muertos en Nicaragua tras cien días de protestas
Lo que comenzó como una queja ciudadana por la reforma de las pensiones y la seguridad social por el gobierno de Daniel Ortega ha derivado, cien días después, en la mayor la crisis que atraviesa el Nicaragua desde los años 80. La represión a los opositores a través de la Policía del régimen y los paramilitares partidarios de Ortega ha dejado un sangriento reguero de 448 asesinados y más de 2.000 heridos, además de cientos de secuestrados o desaparecidos y un éxodo a los países vecinos de miles de nicaragüenses que huyen de la violencia, denuncia la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (Anpdh). La esperanza de una solución pacífica se aleja y el fantasma de la guerra civil se hace más patente. «Lamentablemente, cada día es más distante la posibilidad de recuperar prontamente la paz social en nuestro país», aseguraba esta semana a ABC desde Managua el secretario general de la Anpdh, Álvaro Leiva. Los últimos datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) situó el miércoles en 295 el número de muertos desde el estallido de la contestación ciudadana el pasado el 18 de abril, pero la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos la ha elevado este jueves a 448. Esta asociación asegura que el fin de semana se registraron, en solo 24 horas, más de 700 desapariciones. Según Leiva, Nicaragua atraviesa una «profunda crisis de violación de los derechos humanos». La negativa de Ortega a renunciar al poder y a convocar elecciones anticipadas ha enquistado la situación y el terror de los paramilitares, con la connivencia de la Policía, se ha extendido por el país. El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha reconocido en los últimos días que ve al país «casi en guerra civil» por la represión del Gobierno de Daniel Ortega contra los manifestantes. El proceso de diálogo que se puso en marcha el pasado mes de mayo para poner una solución al conflicto se encuentra suspendido, sin visos de que se pueda reanudar. La Conferencia Episcopal, que ha venido ejerciendo el papel de mediadora entre los manifestantes y el gobierno, ha pasado a estar bajo el punto de mira de las fuerzas represoras. El propio Ortega, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución sandinista el pasado 19 de julio, tachó a los obispos de «golpistas», al tiempo que llamó a los manifestantes opositores «vándalos» y «terroristas» pagados por otros países para derrocar al Gobierno. Al menos siete templos han sido profanados y tanto el Nuncio de la Santa Sede como prelados y sacerdotes han sufrido agresiones, lo que ha llevado al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, a denunciar la «persecución» a la Iglesia católica. Este miércoles, el propio Brenes llamó a sus fieles a «no dejarse provocar» ante las agresiones sufridas. Según dijo en una «misa de desagravio por los actos irrespetuosos realizados días atrás por simpatizantes del Gobierno», «el odio lo podemos vencer con el amor que Cristo nos da». Precisamente, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, acusó este jueves al presidente nicaragüense de estar librando una «guerra» contra la Iglesia, según recoge Efe. «Muchedumbres respaldadas por el ejército armadas con machetes e incluso con armas pesadas han atacado parroquias y propiedades eclesiásticas. La Policía ha agredido físicamente a obispos y sacerdotes», aseguró Pence durante una cumbre sobre libertad religiosa en la sede el Departamento de Estado norteamericano, en Washington. Ataque a un medio de comunicación Tampoco los medios de comunicación se libran del acoso de los partidarios de Ortega. Un grupo de encapuchados armados intimidó a los trabajadores de la empresa ND Medios, uno de los grupos mediáticos más importantes de Nicaragua, informó este jueves «El Nuevo Diario». A todo ello se suman las consecuencias económicas por el estado de grave violencia en el país, que ha provocado el cierre de numerosos negocios y ha ahuyentado al turismo. Las protestas comenzaron el 18 de abril tras la reforma de la Seguridad Social que pretendía aplicar Ortega, que aumentaba las contribuciones de empleados y trabajadores y recortaba un 5% las pensiones. Los empresarios, que hasta entonces se habían mostrado como aliados del líder sandinista, le empezaron a retirar el apoyo, uniéndose al descontento de estudiantes y jubilados. Pese a que el presidente retiró la reforma, para entonces habían aflorado las tensiones larvadas desde hacía tiempo en el país, donde la pareja formada por Daniel Ortega y la vicepresidenta, Rosario Murillo, han consolidado un régimen de tintes autocráticos, y pidieron la renuncia del mandatario. En los comicios de 2016 en los que salió reelegido, los principales candidatos con opciones habían sido marginados.
26-07-2018 | Fuente: elpais.com
Prisión para el militar de Torrejón que atacó con un cuchillo a su mujer y también lesionó a su hija
El juez le imputa un supuesto delito de tentativa de homicidio y violencia en el ámbito doméstico
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Imnra Khan lidera el recuento provisional en Pakistán
Pakistán se ha despertado en el caos electoral este jueves. El partido saliente ha denunciado un «fraude descarado» y ha rechazando los primeros resultados extraoficiales de las elecciones legislativas, que sugieren una victoria para el ex campeón de cricket Imran Khan. El conteo de las boletas se ha demorado mucho. Según los informes de los medios locales, apenas la mitad de los votos se habían contabilizado unas 18 horas después de que finalizara el día de la votación. La Comisión Electoral de Pakistán (PCE) ha justificado esta lentitud por «problemas técnicos» relacionados con el uso de nuevo software electoral. «Estas elecciones no están contaminadas (..) Son 100% justas y transparentes», ha dicho su director, Sardar Muhammad Raza, en una conferencia de prensa, la tercera para el ECP durante esta semana. noche electoral fuera de lo común. El periódico local «Dawn» ha informado este jueves que «Imran Kham está en camino de convertirse en primer ministro». Pero ni sus allegados, ni el ejército, que estos últimos meses le ha servido de apoyo, han declarado nada. Violentas votaciones La violencia empaña una vez más las elecciones generales en Pakistán. Un ataque suicida mató el miércoles al menos a 30 personas y dejó a decenas heridas en la entrada de un centro electoral de la ciudad de Quetta, en el suroeste del país. De acuerdo con la agencia AFP, el atentado tuvo lugar cuando un kamikaze intentó entrar en un colegio electoral, haciéndose estallar al ser interceptado por la Policía. Entre los fallecidos se encuentran civiles y policías. El autodenominado Estado Islámico (Daesh) reivindicó el atentado que aumenta, aún más si cabe, la tensión entre los diferentes partidos. Mas de 100 millones de paquistaníes estaban llamados a las urnas en unos apretados comicios que enfrentan al héroe nacional de críquet, Imran Khan, contra el partido del encarcelado ex primer ministro Nawaz Sharif. Poco después de los hechos, tanto Shahbaz Sharif, líder de la Liga Musulmana de Pakistán ( PML-N), el frente que acaba de terminar su mandato, como Imran Khan, del Movimiento por la Justicia (PTI), condenaron la matanza. 800.000 soldados Éste no ha sido el único incidente de la jornada: el lanzamiento de una granada en otro centro de votación en el distrito de Khuzdar dejó un policía muerto y tres heridos. Más de 800.000 soldados y policías han sido desplegados para preservar la seguridad después de que varios asesinatos de candidatos y atentados a lo largo de la campaña electoral hayan provocado 180 muertos. El pasado 13 de julio un atentado suicida del autodenominado Estado Islámico causó 149 muertos en un mitin en la provincia de Baluchistán. Las elecciones en Pakistan suponían, hasta el momento, la alternancia de dos formaciones en el poder: el Partido del Pueblo Paquistaní (PPP) de la dinastía Bhutto y la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), de la familia Sharif. Se suma a ellos ahora el movimiento del excampeón de críquet, Imran Khan. Del resultado de las elecciones, que se conocerá a lo largo del jueves, no se espera una mayoría absoluta para ninguno de los candidatos. Shahbaz Sharif, hermano del ex primer ministro Nawaz Sharif, condenado a diez años de cárcel por corrupción, acusa a las Fuerzas Armadas y a la Justicia de haber hecho todo lo posible por perjudicar a su partido, incluso forzando a sus candidatos a cambiar su lealtad. El candidato del PTI, Imran Khan, quien se perfila como ganador tras los últimos resultados del conteo, promete por su parte derrocar a una élite política depredadora que obstaculiza el desarrollo de la empobrecida nación musulmana de 208 millones de habitantes, donde la tasa de analfabetismo supera el 40%.; y ha pedido la salida de las tropas de EE.UU. El tercer aspirante, aunque sin apenas posibilidades, es el joven Bilawal Bhutto, quien trata de recuperar la herencia de su madre, la popular Benazir. ¿Cambio de rumbo? Las elecciones generales celebradas en Pakistán este miércoles suponen la segunda vez que un Gobierno civil traspasa el mando a otro tras un periodo legislativo completo y a través de elecciones democráticas. Según las encuestas de opinión, la batalla que libran Imran Khan, del PTI, y Shahbaz Sharif del PML-N, no arrojará una claro vencedor a pesar de que Khan, considerado el candidato preferido del sector castrense y el que está liderando el recuento provisional, se sitúa como favorito aunque por un escaso margen. La situación depende sustancialmente del papel de los militares, quienes han gobernado el país casi la mitad de sus 71 años de historia desde su fundación en 1947 y constituyen la institución más fuerte de Pakistán. No en vano, el proceso electoral ha estado plagado de reproches contra las fuerzas armadas por intentar inclinar la balanza a favor de Khan después de numerosos desencuentros con Nawaz Sharif en lo que atañe a la política exterior y de seguridad. Antes de ser destituido, Sharif, había logrado cierta autonomía con respecto a los militares consolidando una posición cada vez menos controlable. Defensores de los derechos humanos, políticos y observadores han acusado a los militares de amenazar y presionar a diferentes medios y activistas. Igualmente, sectores diplomáticos han expresado su preocupación sobre posibles casos de manipulación de los comicios al gozar el Ejército de amplios poderes dentro de los colegios electorales. Las Fuerzas Armadas lo niegan y rechazan cualquier papel directo en la elección del vencedor. El país se encuentra en una incipiente crisis económoca: Pakistán afronta una posible crisis de pagos a causa del déficit comercial y una deficiencia de divisas que ha llevado al Gobierno interino a iniciar el proceso preliminar para negociar un préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El país vive además un empeoramiento de sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos y sufre una creciente escasez de agua en el país.
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Imran Khan proclama su victoria en Pakistán
El exjugador de críquet Imran Khan, del Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI), ha proclamado este jueves su victoria en las elecciones generales paquistaníes celebradas el miércoles, a falta de que se anuncien los resultados oficiales tras un prolongado retraso entre alegaciones de fraude. «Quiero dar las gracias a Alá por esta oportunidad para servir al país», ha afirmado el ya autoproclamado próximo primer ministro de Pakistán, en un discurso retransmitido desde su residencia en Islamabad. El PTI ha obtenido hasta ahora 53 de los 272 escaños posibles en la Asamblea Nacional, seguido por la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), saliente del Gobierno, con 17, según datos de la Comisión Electoral de Pakistán (ECP). Flanqueado por una bandera paquistaní y otra de su partido, Khan ha repetido el discurso anticorrupción que lleva proclamando desde que entró en política hace 21 años. «Nuestras instituciones serán más fuertes y todo el mundo rendirá cuentas. Yo el primero y después mis ministros», ha dicho el político de 65 años. El campeón del mundo de críquet en 1992 ha indicado que no se mudará a la residencia del primer ministro y que convertirá otros edificios gubernamentales en edificios públicos. «Me avergonzaría ir y vivir allí. Queremos convertirlo en una institución educativa o pública», ha dicho. Khan ha afirmado que su «inspiración» es el profeta del islam, quien creó un «estado del bienestar» que ha prometido recrear durante la campaña electoral. También ha señalado a Mohamed Ali Jinnah, el fundador de Pakistán, como una inspiración. Miras internacionales En cuanto a relaciones internacionales, ha afirmado que quiere una relación «beneficiosa para ambos» con Estados Unidos y que le «encantaría» establecer unas fronteras abiertas con su vecino Afganistán «como la Unión Europea». Respecto a la India, Khan se quejó de que los medios de ese país lo mostraron "como un villano" en las últimas semanas, pero remarcó que es necesario mejorar los lazos económicos entre ambos países. «El comercio entre la India y Pakistán es importante», ha subrayado. El anuncio de su victoria se produce entre denuncias de fraude. Según los informes de los medios locales, apenas la mitad de los votos se habían contabilizado unas 18 horas después de que finalizara el día de la votación. La Comisión Electoral de Pakistán (PCE) ha justificado esta lentitud por «problemas técnicos» relacionados con el uso de nuevo software electoral. «Estas elecciones no están contaminadas (..) Son 100% justas y transparentes», ha dicho su director, Sardar Muhammad Raza, en una conferencia de prensa, la tercera para el ECP durante esta semana. noche electoral fuera de lo común. Violentas votaciones La violencia empaña una vez más las elecciones generales en Pakistán. Un ataque suicida mató el miércoles al menos a 30 personas y dejó a decenas heridas en la entrada de un centro electoral de la ciudad de Quetta, en el suroeste del país. De acuerdo con la agencia AFP, el atentado tuvo lugar cuando un kamikaze intentó entrar en un colegio electoral, haciéndose estallar al ser interceptado por la Policía. Entre los fallecidos se encuentran civiles y policías. El autodenominado Estado Islámico (Daesh) reivindicó el atentado que aumenta, aún más si cabe, la tensión entre los diferentes partidos. Mas de 100 millones de paquistaníes estaban llamados a las urnas en unos apretados comicios que enfrentan al héroe nacional de críquet, Imran Khan, contra el partido del encarcelado ex primer ministro Nawaz Sharif. Poco después de los hechos, tanto Shahbaz Sharif, líder de la Liga Musulmana de Pakistán ( PML-N), el frente que acaba de terminar su mandato, como Imran Khan, del Movimiento por la Justicia (PTI), condenaron la matanza. 800.000 soldados Éste no fue el único incidente de la jornada: el lanzamiento de una granada en otro centro de votación en el distrito de Khuzdar dejó un policía muerto y tres heridos. Más de 800.000 soldados y policías han sido desplegados para preservar la seguridad después de que varios asesinatos de candidatos y atentados a lo largo de la campaña electoral hayan provocado 180 muertos. El pasado 13 de julio un atentado suicida del autodenominado Estado Islámico causó 149 muertos en un mitin en la provincia de Baluchistán. Las elecciones en Pakistan suponían, hasta el momento, la alternancia de dos formaciones en el poder: el Partido del Pueblo Paquistaní (PPP) de la dinastía Bhutto y la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), de la familia Sharif. Se suma a ellos ahora el movimiento del excampeón de críquet, Imran Khan. Shahbaz Sharif, hermano del ex primer ministro Nawaz Sharif, condenado a diez años de cárcel por corrupción, acusa a las Fuerzas Armadas y a la Justicia de haber hecho todo lo posible por perjudicar a su partido, incluso forzando a sus candidatos a cambiar su lealtad. El candidato del PTI, Imran Khan, quien ha estado siempre por delante, tras los últimos resultados del conteo, promete por su parte derrocar a una élite política depredadora que obstaculiza el desarrollo de la empobrecida nación musulmana de 208 millones de habitantes, donde la tasa de analfabetismo supera el 40%.; y ha pedido la salida de las tropas de EE.UU. El tercer aspirante, aunque nunca ha tenido posibilidades, es el joven Bilawal Bhutto, quien trata de recuperar la herencia de su madre, la popular Benazir. ¿Cambio de rumbo? Las elecciones generales celebradas en Pakistán este miércoles suponen la segunda vez que un Gobierno civil traspasa el mando a otro tras un periodo legislativo completo y a través de elecciones democráticas. La situación depende sustancialmente del papel de los militares, quienes han gobernado el país casi la mitad de sus 71 años de historia desde su fundación en 1947 y constituyen la institución más fuerte de Pakistán. No en vano, el proceso electoral ha estado plagado de reproches contra las fuerzas armadas por intentar inclinar la balanza a favor de Khan después de numerosos desencuentros con Nawaz Sharif en lo que atañe a la política exterior y de seguridad. Antes de ser destituido, Sharif, había logrado cierta autonomía con respecto a los militares consolidando una posición cada vez menos controlable. Defensores de los derechos humanos, políticos y observadores han acusado a los militares de amenazar y presionar a diferentes medios y activistas. Igualmente, sectores diplomáticos han expresado su preocupación sobre posibles casos de manipulación de los comicios al gozar el Ejército de amplios poderes dentro de los colegios electorales. Las Fuerzas Armadas lo niegan y rechazan cualquier papel directo en la elección del vencedor. El país se encuentra en una incipiente crisis económoca: Pakistán afronta una posible crisis de pagos a causa del déficit comercial y una deficiencia de divisas que ha llevado al Gobierno interino a iniciar el proceso preliminar para negociar un préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El país vive además un empeoramiento de sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos y sufre una creciente escasez de agua en el país.
25-07-2018 | Fuente: abc.es
El embajador español en Nicaragua acudió al aniversario de la revolución sandinista
El embajador de España en Nicaragua, Rafael Garranzo, asistió el pasado 19 de julio a los actos del Gobierno de Daniel Ortega para conmemorar el 39 aniversario de la revolución sandinista -en plena ola de represión contra las manifestaciones- y lo hizo a petición expresa del Nuncio de la Santa Sede en el país con el fin de mantener abierta una vía de diálogo, han explicado a Europa Press fuentes de Exteriores. Según estas fuentes, el Ministerio que dirige Josep Borrell es conocedor de esa presencia de Garranzo en los actos conmemorativos. El diplomático, aseguran, actuó igual que otros embajadores y representantes de países de la UE, respondiendo a una petición del Nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, para mantener abierta la interlocución con el Gobierno en un momento clave de la crisis en Nicaragua. A juicio del Gobierno español, la situación del país exige, más que nunca, una apuesta por el diálogo, en paralelo a un llamamiento claro al fin de la violencia, cosa que el nuevo ministro ha hecho en reiteradas ocasiones desde que llegó al Gobierno. Más de 300 personas han muerto en el país desde el 18 de abril. Precisamente, el Nuncio, que lleva en el país desde junio, sufrió agresiones por parte de paramilitares afines al Gobierno el pasado 9 de julio en el interior de una basílica en la ciudad de Diriamba, junto al cardenal Brenes y al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez. Un día después, los embajadores europeos los visitaron para mostrar su preocupación por las agresiones y apoyar su labor como mediadores. Malestar de ONGD La presencia del embajador español en los actos de Ortega ha generado malestar entre ONGD que trabajan en el país y que están muy preocupadas por la violencia desatada en el país desde el 18 de abril y por la seguridad de sus propios cooperantes. De hecho, el presidente de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, Andrés Amayuelas, ha avanzado a Europa Press su intención de pedir explicaciones este miércoles por la tarde al ministro Borrell. «No entendemos esto de mantener un perfil bajo y de tratar de defender los derechos humanos y a la vez aparecer en la Plaza de la Revolución. Nos parece muy grave», ha subrayado Amayuelas, que espera que el ministro clarifique esta cuestión con la Coordinadora durante la reunión de esta tarde. Asimismo, sobre la seguridad de los españoles en Nicaragua, el presidente de esta red estatal de organizaciones y plataformas sociales, muchas de ellas con proyectos en este país, ha indicado que espera que la embajada española esté haciendo bien su trabajo y tenga controlados a los españoles, mantenga contacto frecuente con ellos y los evacúe si la situación de violencia de agrava. Reuniones con las ONG Fuentes de Exteriores, por su parte, aseguran que la embajada está en permanente contacto con la colonia española. El propio embajador, acompañado de la responsable de la sección consular, ha mantenido desde entonces dos reuniones específicas con responsables representantes de las ONG y de proyectos de cooperación de comunidades y ayuntamientos que trabajan en el país, para abordar la situación. La embajada española en Managua ha publicado un aviso a la comunidad española en la que recomienda a quienes se sientan inseguros «abandonar el país por sus propios medios». Desde mayo, la página web del Ministerio desaconseja los viajes a Nicaragua. La situación de Nicaragua es una de las crisis más acuciantes con las que se ha encontrado el nuevo ministro a su llegada al Palacio de Santa Cruz. Borrell ha reclamado el «inmediato cese de la violencia» y un diálogo «sin restricciones con acompañamiento de la comunidad internacional». El Gobierno español ha dado su apoyo al proyecto de reforma política y electoral para Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde España es observador, así como al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado para investigar los actos de violencia. El pasado viernes, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, condenó la violencia, pidió que se investiguen todas las muertes ocurridas desde entonces -cerca de 300- y llamó al diálogo nacional. Para ello, expresó apoyo a la declaración especial del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) y la voluntad de su Secretaría de apoyar el diálogo nacional.
25-07-2018 | Fuente: elpais.com
Las claves a corto plazo del Gobierno en la lucha contra la violencia de género
Incrementar el presupuesto para los Ayuntamientos y reformar el Código Penal son dos propuestas que planteará la vicepresidenta
25-07-2018 | Fuente: abc.es
Alemania advierte del aumento de acciones violentas de la ultraizquierda
Dos sin techo han sido quemados mientras dormían junto a una estación de metro de Berlín esta misma semana. Desconocidos los rociaron con un líquido inflamable al que prendieron fuego y solamente los dependientes de un puesto de comida rápida, al percatarse del incendio, acudieron a sofocarlo. Se trata de uno más en la serie de ataques incendiarios, aparentemente de motivación racista, que tiene lugar en Alemania, un número en la estadística que retrata la elevada violencia de motivación política o ideológica en el país. «El informe muestra que nos tenemos que proteger de extremistas de diferentes ámbitos», concluyó este martes el ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, durante la presentación del estudio. Los extremismos de derecha, de izquierda y de corte islamista siguen siendo fuente de un importante número de delitos en Alemania y, por ejemplo, el número de personas dispuestas a cometer un acto violento con motivación política se elevó el año pasado a un nivel récord, según el informe elaborado por los servicios secretos internos de 2017 publicado este martes en Berlín. «En ninguno de los extremos tenemos las cosas bajo control», reconoció el ministro, «nuestras fuerzas de seguridad vigilan con detenimiento a personas potencialmente peligrosas con el objetivo de reconocer amenazas, pero nada está totalmente asegurado». Incremento de salafistas En el citado informe, la inteligencia alemana interna reseña el aumento de miembros que registró el salafismo en el país entre 2016 y 2017, pasando de unos 9.700 a cerca de 11.000. Además, las autoridades precisaron que la cifra de islamistas que podrían perpetrar un ataque violento en Alemania se incrementó hasta 774 personas, el mayor valor jamás registrado. En relación a los extremistas de izquierda, los servicios secretos también reportaron un nuevo máximo. En total, en 2017 las autoridades detectaron en el país 9.000 radicales de izquierda susceptibles de cometer un ataque con violencia. Además, el año pasado se incrementaron hasta los 1.648 los actos violentos cometidos por miembros de la extrema izquierda, un 37% más que el año anterior. En cuanto a extremistas de derecha, el informe revela que los actos violentos cometidos por personas de este círculo cayó desde los 1.600 en 2016 hasta los 1.054 durante el pasado año. No obstante, el número de integrantes de grupos de extrema derecha «sigue siendo alto», recalcó el ministro. En total, se estima que en Alemania la extrema derecha de tendencias neonazis está integrado por unas 24.000 personas, de las que unas 12.700 están consideradas especialmente peligrosas. El director de la Oficina Federal de Protección de la Constitución, Hans Georg Maassen, que acompañaba a Seehofer en la presentación, subrayó por su parte que el mayor peligro de los mencionados en el informe es el terrorismo islamista de baja intensidad, los ataques individuales y prácticamente aleatorios «contra los que las fuerzas de seguridad, a pesar de los muchos esfuerzos y por las características de ese tipo de delitos, no pueden hacer todo lo que quisieran». Maasen mencionó también los ciberataques como la nueva forma de delito de los extremistas políticos y como mayor peligro potencial para Alemania y para otras democracias similares. Los ataques a albergues de refugiados, sin embargo, registran un claro descenso de casi el 5%. Maasen dijo que probablemente esa bajada se debe al descenso del número de refugiados que llegaron a Alemania, mientras que Seehofer matizó que es un fenómeno aislado en el que no se puede ver una tendencia y recordó que el potencial de violencia de los movimientos de ultraderecha sigue siendo alto.