Infortelecom

Noticias de violencia

08-01-2021 | Fuente: abc.es
Trump admite su derrota y condena el «atroz» asalto al Capitolio
La noche del jueves, 63 días después de perder las elecciones y tras un asalto violento al Capitolio que dejó cuatro muertos, Donald J. Trump aceptó su derrota y prometió que habrá un traspaso de poderes pacífico y ordenado. El discurso de dos minutos de duración, grabado y emitido en vídeo por las redes sociales, fue un cambio radical de mensaje y de tono para un presidente que hacía unas horas había animado a sus seguidores a rodear el Capitolio. «El Congreso ha validado los resultados y el 20 de enero tomará posesión una nueva Administración. Mi tarea ahora es en garantizar un traspaso de poderes ordenado y sin problemas», dijo Trump. «Derrotar esta pandemia y reconstruir la mayor economía del mundo requerirá que todos trabajemos juntos. Requerirá un énfasis renovado en los valores cívicos del patriotismo, la fe, la caridad, la comunidad y la familia. Debemos revitalizar los lazos sagrados de amor y lealtad que nos unen como una familia nacional», añadió. Fue un intento de mensaje conciliador por parte de un presidente que ha ofrecido más bien pocos en sus cuatro años en el poder, caracterizados por sus ataques a demócratas, republicanos, líderes nacionales y extranjeros y medios de comunicación, a los que ha llamado «enemigos del pueblo». El día anterior, arengando a las masas, Trump había dicho ante la Casa Blanca que nunca se rendiría, denunciando fraude sin pruebas, después de que todas sus denuncias fueran desestimadas por los juzgados, incluido el Tribunal Supremo. Presión sin precedentes El presidente se halla bajo una presión sin precedentes. Demócratas y republicanos han comenzado a debatir opciones de echarle del poder aunque solo le queden dos semanas de presidencia. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el líder demócrata en el Senado, Charles E. Schumer, le pidieron directamente al vicepresidente Mike Pence que invoque la enmienda número 25 de la Constitución, la que le permite a los ministros destituir a Trump por incapacidad. «Al incitar a la sedición como lo hizo ayer, debe ser destituido de su cargo. Si bien solo quedan 13 días, cualquier día podría ser un espectáculo terrorífico para EE.UU.», dijo Pelosi en una conferencia de prensa en el Capitolio. Por si caso los republicanos arrastran los pies, algunos demócratas ya han comenzado a redactar los artículos del «impeachment», los que permitirían iniciar un juicio político como el que ya pasó Trump hace un año, saliendo indemne por el apoyo republicano. Una de ellas es Ilhan Omar, la diputada de Minnesota que dijo el miércoles de madrugada: «No podemos permitir que permanezca en el cargo, es una cuestión de preservar nuestra República y tenemos que cumplir con nuestros juramentos». Trump, ante estos intentos, dijo ayer que ser presidente de EE.UU. ha sido «el mayor honor de mi vida». Aun así, el presidente no tiró la toalla, al añadir: «A todos mis maravillosos seguidores, sé que están decepcionados, pero también quiero que sepan que nuestro increíble viaje apenas está comenzando». Apuntaba así a una posible nueva candidatura en cuatro años. El presidente, que horas antes había dicho que los asaltantes violentos del Capitolio eran patriotas y que entendía su dolor, los definió este jueves de forma muy diferente, calificando de «atroz» su acción. «Estados Unidos es y debe ser siempre una nación de ley y orden. Los manifestantes que se infiltraron en el Capitolio han profanado la sede de la democracia estadounidense. A quienes participaron en los actos de violencia y destrucción les digo que no representan a nuestro país. Y a los que violaron la ley: pagarán», dijo el presidente. Después dijo que desplegó a la Guardia Nacional para ayudar a asegurar el edificio y expulsar a los intrusos. Sin embargo, varios funcionarios han puesto en duda esa versión.
07-01-2021 | Fuente: abc.es
La división de los republicanos les complica su futuro
Cuando ya quedó claro que las cosas habían llegado demasiado lejos, los más veteranos líderes del Partido Republicano se dejaron de disimulos y repudiaron abiertamente el presidente, desde su «número dos» Mike Pence hasta el líder en el Senado, Mitch McConnell. Esto abrió una suerte de cisma entre sus filas, ya que 147 republicanos ?139 diputados y siete senadores? de un total de 262 se mantuvieron en sus trece y a pesar del asalto violento al Capitolio votaron en contra de validar la victoria de Joe Biden en las elecciones de noviembre. Ese es el legado de Trump, un partido dividido que hoy debe vivir con la humillación de haber perdido en dos años la Cámara de Representantes, la presidencia y, más recientemente, el Senado. El sentir mayoritario era el que expresó el senador Lindsey Graham, que se ha pasado cuatro años tratando de ganarse a Trump, jugando con él a golf y repitiendo algunas de sus provocaciones más escandalosas. «Trump y yo tuvimos una buena relación. Odio que acabe así. Lo único que puedo decir es que ya he tenido suficiente. Lo que está bien, está bien». El Partido Republicano, el de Lincoln y Reagan, defensor de las instituciones y la ley y el orden, acababa de ver cómo su propio presidente soltaba a una turba para que tomara el Capitolio y obligaba a evacuar a su propio vicepresidente y todos los diputados y senadores. Y en lugar de enviar a la Guardia Nacional y pedir disculpas, Trump les decía a los asaltantes que comprendía su dolor. Cuatro personas habían muerto ya. Enemigo a las puertas Justo cuando esa masa enardecida se asomaba a las ventanas del Capitolio, el líder republicano en el Senado, McConnell, acababa de pronunciar la mayor condena que se recuerda en tiempos recientes de la presidencia de Trump. «Debemos respetar los límites de nuestro propio poder. No podemos quitarles derechos a los ciudadanos. No podemos imponernos y anular las decisiones de las cortes y de los estados en base a unos argumentos tan pobres, tan escasos», dijo McConnell en un discurso recibido por un silencio sepulcral. «Si anulamos estas elecciones por las alegaciones de la parte perdedora, nuestra democracia entraría en un ciclo mortal. Sería imposible que esta nación aceptara de nuevo unos resultados electorales», añadió. «Si anulamos estas elecciones por las alegaciones de la parte perdedora, nuestra democracia entraría en un ciclo mortal. Sería imposible que esta nación aceptara de nuevo unos resultados electorales», dijo McConnell Minutos después de esas palabras lapidarias, sus señorías estaban en un búnker a recaudo de la policía y el servicio secreto. En aquellos momentos se ajustaron muchas cuentas, hubo acaloradas conversaciones, se midieron las dos almas de un partido que ahora debe decidir su rumbo. Se impuso momentáneamente la conservadora a la populista, pues la primera hizo descarrilar los intentos de Trump de perpetuarse en el poder. Cuando entraron en aquel búnker, 13 senadores habían prometido oponerse a validar las elecciones. Al salir, ese número había caído a ocho, en su mayoría aspirantes a la presidencia en cuatro años. Los diputados tuvieron menos margen de maniobra porque esos escaños se renuevan cada dos años y los que han renegado del presidente saben que ya en un año van a tener dura competencia trumpista en sus correspondientes primarias. Muchos perderán. En cualquier caso, el Partido Republicano ha ganado en todo ese proceso todo un abanderado de la razón y la concordia, el senador y fallido candidato a la presidencia en 2012 Mitt Romney, que se ha ganado a pulso el respeto de propios y extraños con su mezcla de firmeza y modales impolutos. Con tono suave, dijo en el Senado ya de madrugada que él sabe lo que es perder unas elecciones, y que es doloroso pasarlo, pero qué se le va a hacer. Dijo más, y fue muy claro: «Estamos aquí hoy debido al orgullo herido de un hombre egoísta y la indignación de sus partidarios, a quienes deliberadamente ha engañado durante los últimos dos meses y les ha incitado a actuar esta misma mañana. Lo que pasó aquí hoy fue una insurrección, incitada por el presidente de EE.UU.». «Estamos aquí hoy debido al orgullo herido de un hombre egoísta y la indignación de sus partidarios, a quienes deliberadamente ha engañado», denunció Romney Romney se lo decía a una nación en vilo, y en especial a sus compañeros de partido que seguían empeñados en bailarle el agua a Trump rechazando los resultados. Dos son los candidatos a parias en la nueva fase del conservadurismo estadounidense: los senadores Josh Hawley y Ted Cruz. Ambos lideraron el intento fallido de anular la victoria de Biden, prestando un apoyo crucial a sus compañeros en la cámara Baja y blanqueando a Trump hasta el final. Ahora, los disturbios del miércoles pesarán sobre su currículum de cara a las elecciones de 2024, especialmente una foto de Hawley, el más joven de la bancada, saludando puño en alto a los manifestantes momentos antes de que rompieran las ventanas y acometieran uno de los saqueos más deshonrosos en la historia americana. Por su parte, al vicepresidente Pence no se le había visto nunca tan molesto. «La violencia nunca gana. La libertad gana. Y esta sigue siendo la casa del pueblo. Cuando volvemos a reunirnos en esta Cámara, el mundo vuelve a ser testigo de la resistencia y la fuerza de nuestra democracia», dijo ya de madrugada, desde un asiento que unos momentos antes había ocupado uno de los asaltantes. Su propio jefe, el presidente, le había llamado cobarde unos horas antes, por no plegarse.
07-01-2021 | Fuente: abc.es
La Policía del Capitolio, entre el desbordamiento y la complicidad
La Policía de Capitolio de EE.UU. se movió ayer entre la falta de efectivos, la pasividad y la complicidad en el asalto de la turba trumpista a la cámara, después de la protesta por lo consideran «fraude electoral», alentados Donald Trump, que se autoproclamó presidente y negó a aceptar los resultados electorales. Lo ocurrido denota que nadie tuvo en cuenta lo que podía suceder por parte de una masa enfurecida tras el acto de Trump, que una vez concluido, se encaminó hacia el Capitolio donde los legisladores debían certificar la victoria del presidente electo Joe Biden en las elecciones de noviembre. No se diseñó ningún plan de seguridad, a pesar de que se sabía que los trumpistas se iban a dirigir hasta ahí. También resulta sorprendente el aparentemente exigüo dispositivo policial y el modo o facilidad con que los asaltantes «tomaron» la cámara. Una multitud enfervorizada logra acceder al Capitolio y tomarlo de forma momentáneaEl acto que iba a validar la victoria del ganador de las elecciones, el demócrata Biden, se paralizó por el caos y la violencia desatada en el interior por personas armadas que recorrieron el salón de plenos y registraron despachos e instalaciones en unas imágenes para la historia que han dado la vuelta al mundo y que han afectado gravemente la imagen de la potencia estadounidense. En los vídeos difundidos por las redes sociales se ve cómo una turba de individuos enfervorizada accede a la cámara con porras y banderas por la puerta principal, ventanas e incluso trepan hasta el techo del edificio, ante el estupor de los escasos agentes que se ven sorprendidos por el «asalto popular». Los asaltantes, algunos disfrazados de vikingos y otros con vestimentas estrafalarias, rompen cristales y causan destrozos. Invaden el edificio sin que la policía lo impida y suben por las escaleras, haciendo retroceder al único funcionario que se encuentra en el lugar en ese momento.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Un policía tomándose una ?selfie? con los seguidores de Donald Trump que irrumpieron en el Capitolio. Increíble. <a href="https://t.co/Bm20rGibFZ">pic.twitter.com/Bm20rGibFZ</a></p>&mdash; Guillermo Schutz (@memo_schutz) <a href="https://twitter.com/memo_schutz/status/1346924897885323264?ref_src=twsrc%5Etfw">January 6, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> En otro Twitter se observa en otro momento una escena patética: un agente aprovecha para inmortalizar en un «selfie» cómo la masa toma de manera momentánea el «control del Capitolio», al igual que hacen muchos de los violentos como si de una parodia se tratara. @memo_schutz En otra escena un joven se hace una foto con un policía, como si no ocurriera nada anormal.
07-01-2021 | Fuente: abc.es
El Capitolio valida la victoria de Biden tras ser asaltado
Tras el asalto violento al Capitolio, diputados y senadores se reunieron de forma extraordinaria hasta esta madrugada para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre. Una votación que debería haber sido puramente de trámite se convirtió en una sesión maratoniana, dada la irrupción de una turba armada que tuvo que ser desalojada por la fuerza. La policía no pudo retomar el Capitolio hasta ya caída la noche, con el ejército desplegado en una ciudad bajo toque de queda. Antes, los diputados y senadores debieron ser evacuados junto con el vicepresidente, que presidía el pleno. Una mujer murió en los enfrentamientos con la policía, hasta que los antidisturbios desalojaron el recinto. A partir de ahora, ya nada le impide a Biden tomar el relevo en la presidencia el 20 de enero. Las denuncias de fraude Donald Trump sólo han servido para demorar el proceso, con toda una revuelta en medio, eso sí. Los aliados del presidente en la Cámara de Representantes y el Senado se han opuesto a validar los resultados en estados que Biden le arrebató a Trump, como son Arizona y Pensilvania. Esto ha provocado que las dos cámaras hayan debatido y votado por separado. El presidente, sin embargo, no ha obtenido apoyos suficientes entre los republicanos para impedir la certificación de los resultados de las presidenciales. Lo que es más, los disturbios, instigados por una multitud a la que él llamó a Washington a manifestarse le han acabado restando apoyos. Los senadores que votaron en contra de validar los resultados fueron seis, aunque en un principio la lista contaba con 13 nombres. Tras fracasar en los tribunales y el Capitolio, a Trump ya no le quedan más opciones de invalidar el resultado. Los plenos han sido interrumpidos seis horas. A su regreso al Senado, el vicepresidente Mike Pence, que había sido evacuado por el Servicio Secreto, ha proclamado: «La violencia nunca gana. La libertad gana. Y esta sigue siendo la casa del pueblo. Cuando volvemos a reunirnos en esta Cámara, el mundo vuelve a ser testigo de la resistencia y la fuerza de nuestra democracia». Horas antes, Trump le había llamado cobarde por negarse a invalidar los resultados de las elecciones en una jugada de dudosa legalidad ideada por los asesores del presidente. El regreso al Capitolio le ha valido a los republicanos para finalmente atreverse a criticar abiertamente a Trump, más allá de sus detractores habituales como Mitt Romney. Senadores como Lindsey Graham, que ha sido fiel al presidente hasta el final, ha acabado estallando: «Creo que es una idea excepcionalmente mala invalidar estas elecciones. Trump y yo tuvimos una buena relación. Odio que acabe así. Odio que sea así. Lo único que puedo decir es que me salgo. Lo que está bien, está bien». Así, Biden es ya formalmente presidente electo, proclamado apenas unas horas después de que los demócratas se hayan hecho con el control del Senado, lo que significa que gobernarán todo el Capitolio. Los republicanos perdieron en la segunda vuelta de los dos escaños al Senado en Georgia. Es un resultado muy malo para ellos, que hace apenas dos años controlaban todo el poder legislativo y ejecutivo. El 20 de enero se celebrará el traspaso de poderes, aunque Trump no ha anunciado qué hará ese día. El presidente no ha podido pronunciarse públicamente sobre la decisión del Capitolio porque las principales redes sociales, como Twitter y Facebook, le han expulsado durante al menos 12 horas por publicar mensajes que incitan al odio. Antes, el presidente había dicho en esas redes sociales que comprende «el dolor» de los «patriotas» que asaltaron el Capitolio para protestar «contra el fraude». Aun así, les pidió que desistieran y se volvieran a casa.
07-01-2021 | Fuente: abc.es
Facebook y Twitter bloquean la cuenta particular de Trump
La compañía de red social Twitter ha bloqueado temporalmente este jueves la cuenta personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; su principal medio de comunicación, y ha amenazado con suspenderle de manera permanente tras semanas de mensajes en los que ha disputado sin fundamento el resultado de las elecciones y alentado a sus seguidores a repudiar los comicios en una iniciativa que ha culminado con el asalto de este miércoles de sus partidarios al Capitolio. Twitter ha borrado, sobre todo, un vídeo en el que el presidente llamaba a sus partidarios a cesar la violencia con un mensaje que no solo no condenaba sin paliativos los incidentes, sino que parecía elogiar a sus simpatizantes, a los que describió como gente «muy especial» al tiempo que redoblaba sus acusaciones sobre el infundado fraude electoral y depositaba la culpa en «otras personas», sin especificar. Este mensaje de Trump también ha sido retirado en Facebook, otra plataforma utilizada de manera habitual por sus seguidores. Poco después de borrar el mensaje de Trump, la cuenta de comunicación pública de Twitter ha emitido una alerta donde ha explicado que «como resultado de la situación violenta, continua y sin precedentes que está ocurriendo en Washington D.C., hemos solicitado la eliminación de tres mensajes de Donald Trump por constantes y graves violaciones de nuestra política de integridad cívica». La compañía ha explicado que la cuenta personal del mandatario, @realdonaldtrump, permanecerá suspendida durante las próximas 12 horas tras la eliminación de estos mensajes que de no haber sido eliminados habrían supuesto una ampliación del mencionado bloqueo. A continuación, los responsables de Twitter han avisado que «nuevas violaciones de las reglas de Twitter, entre ellas nuestras políticas de integridad cívica o amenazas violentas, desembocarán en la suspensión permanente» de la cuenta del mandatario. Asimismo, Twitter ha comunicado que sigue «evaluando la situación en tiempo real» y que está pendiente de futuras declaraciones, incluso las realizadas fuera del ámbito de la red social. «Mantendremos al público informado, incluso si fuera necesario un endurecimiento de nuestra aproximación», ha concluido la empresa.
07-01-2021 | Fuente: abc.es
Facebook y Twitter bloquean las cuentas de Donald Trump
La compañía de red social Twitter ha bloqueado temporalmente este jueves la cuenta personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; su principal medio de comunicación, y ha amenazado con suspenderle de manera permanente tras semanas de mensajes en los que ha disputado sin fundamento el resultado de las elecciones y alentado a sus seguidores a repudiar los comicios en una iniciativa que ha culminado con el asalto de este miércoles de sus partidarios al Capitolio. Twitter ha borrado, sobre todo, un vídeo en el que el presidente llamaba a sus partidarios a cesar la violencia con un mensaje que no solo no condenaba sin paliativos los incidentes, sino que parecía elogiar a sus simpatizantes, a los que describió como gente «muy especial» al tiempo que redoblaba sus acusaciones sobre el infundado fraude electoral y depositaba la culpa en «otras personas», sin especificar. Este mensaje de Trump también ha sido retirado en Facebook, otra plataforma utilizada de manera habitual por sus seguidores. Poco después de borrar el mensaje de Trump, la cuenta de comunicación pública de Twitter ha emitido una alerta donde ha explicado que «como resultado de la situación violenta, continua y sin precedentes que está ocurriendo en Washington D.C., hemos solicitado la eliminación de tres mensajes de Donald Trump por constantes y graves violaciones de nuestra política de integridad cívica». La compañía ha explicado que la cuenta personal del mandatario, @realdonaldtrump, permanecerá suspendida durante las próximas 12 horas tras la eliminación de estos mensajes que de no haber sido eliminados habrían supuesto una ampliación del mencionado bloqueo. A continuación, los responsables de Twitter han avisado que «nuevas violaciones de las reglas de Twitter, entre ellas nuestras políticas de integridad cívica o amenazas violentas, desembocarán en la suspensión permanente» de la cuenta del mandatario. Asimismo, Twitter ha comunicado que sigue «evaluando la situación en tiempo real» y que está pendiente de futuras declaraciones, incluso las realizadas fuera del ámbito de la red social. «Mantendremos al público informado, incluso si fuera necesario un endurecimiento de nuestra aproximación», ha concluido la empresa. La aplicación Snapchat ha bloqueado también la cuenta de Trump, como han confirmado desde la compañía a TechCrunch. Un portavoz afirma que monitorizarán de cerca la situación antes de reevaluar la decisión.
07-01-2021 | Fuente: abc.es
Cuatro personas muertas y medio centenar de detenidos durante el asalto al Capitolio de EE. UU.
Cuatro personas han muerto y 52 han sido arrestadas durante el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Donald Trump. Al filo de la media noche (hora española) se conocía el fallecimiento de una mujer por heridas de bala y constaban ya varios heridos graves, uno de ellos un joven de 24 años que se precipitó al vacío en los aledaños del edificio. De acuerdo con el jefe de policía de Washington D.C., 47 de los 52 arrestos se produjeron por violar el toque de queda decretado por la alcaldesa Muriel Bowser. En una conferencia de prensa a altas horas de la noche, el jefe del Departamento de Policía Metropolitana, Robert J. Contee, ha asegurado que se han incautado dos bombas «de tubo» de la sede de los comités nacionales republicano y demócrata, así como una nevera de un vehículo que contenía cócteles Molotov. Contee se negó a identificar a la mujer a la que disparó y mató un oficial de la policía del Capitolio, diciendo que la notificación a los familiares aún estaba pendiente. Los otros tres fallecimientos se produjeron debido a emergencias médicas, agregó, y 14 policías notificaron lesiones, dos de los cuales permanecen hospitalizados. GALERÍA Vea la galería completa (26 imágenes) A esa hora no estaba claro si otras agencias policiales federales o locales, incluida la Policía del Capitolio, habían realizado más arrestos. Si bien se espera que aumente el número de personas arrestadas, el número inicial palidece en comparación con las más de 300 personas que fueron arrestadas por la policía después de las protestas del 1 de junio por el asesinato policial de George Floyd. A última hora del miércoles, el FBI pidió a la población que enviara imágenes, vídeos y cualquier otra información que pudiera servir a los agentes a identificar a las personas que «instigaban activamente la violencia».
07-01-2021 | Fuente: abc.es
Cuatro muertos y medio centenar de detenidos durante el asalto al Capitolio de EE. UU.
Cuatro personas han muerto y 52 han sido arrestadas durante el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Donald Trump. Al filo de la media noche (hora española) se conocía el fallecimiento de una mujer por heridas de bala y constaban ya varios heridos graves, uno de ellos un joven de 24 años que se precipitó al vacío en los aledaños del edificio. De acuerdo con el jefe de policía de Washington D.C., 47 de los 52 arrestos se produjeron por violar el toque de queda decretado por la alcaldesa Muriel Bowser. En una conferencia de prensa a altas horas de la noche, el jefe del Departamento de Policía Metropolitana, Robert J. Contee, ha asegurado que se han incautado dos bombas «de tubo» de la sede de los comités nacionales republicano y demócrata, así como una nevera de un vehículo que contenía cócteles Molotov. GALERÍA Vea la galería completa (26 imágenes) En ese primer momento, Contee se negó a identificar a la mujer a la que disparó y mató un oficial de la policía del Capitolio, diciendo que la notificación a los familiares aún estaba pendiente. Después se ha sabido que la mujer que murió ayer durante el asalto al Capitolio de EE.UU., después de recibir un disparo, ha sido identificada como Ashli Babbitt, según ha informado la cadena de televisión Fox News. Se trata de una veterana de la Fuerza Aérea estadounidense y residente de San Diego. Los otros tres fallecimientos se produjeron debido a emergencias médicas, agregó, y 14 policías notificaron lesiones, dos de los cuales permanecen hospitalizados. A esa hora no estaba claro si otras agencias policiales federales o locales, incluida la Policía del Capitolio, habían realizado más arrestos. Si bien se espera que aumente el número de personas arrestadas, el número inicial palidece en comparación con las más de 300 personas que fueron arrestadas por la policía después de las protestas del 1 de junio por el asesinato policial de George Floyd. A última hora del miércoles, el FBI pidió a la población que enviara imágenes, vídeos y cualquier otra información que pudiera servir a los agentes a identificar a las personas que «instigaban activamente la violencia».
07-01-2021 | Fuente: abc.es
«Insurrección» para Biden y un día «para recordar siempre» para Trump
Joe Biden no jurará el cargo de presidente de EE.UU. hasta el 20 de enero y no tiene ningún poder ejecutivo en EE.UU. Pero sí tiene la autoridad que le da la victoria en las presidenciales del pasado 3 de noviembre -ganó a Donald Trump con una diferencia de más de siete millones de votos- y ayer compareció en directo en un mensaje que transmitieron todas las televisiones para condenar el asalto violento al Capitolio en Washington. «En estos momentos, nuestra democracia sufre un ataque sin precedentes», dijo Biden, que ayer iba a ser certificado como ganador de la elección por el Congreso cuando una turba pro-Trump invadió con violencia la sede de la soberanía popular estadounidense. «Hoy es un recordatorio doloroso de que la democracia es frágil». «Esto no es desacuerdo. Es desorden, es caos y está cerca de la sedición», defendió el presidente electo. «No es una protesta, es una insurrección». Biden hablaba mientras los legisladores y el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, tuvieron que ser trasladados a un lugar seguro, con los pasillos del Capitolio tomados por seguidores de Trump. Pocas horas antes, y no muy lejos del Capitolio, Trump fue la estrella de un mitin para protestar contra los resultados de la elección. El presidente de EE.UU. insistió en sus acusaciones de fraude masivo -del que ni la Justicia ni su propia Administración ha encontrado pruebas- con un tono agresivo incluso para él. «Nunca nos rendiremos, nunca concederemos la derrota, no ocurrirá nunca», proclamó y llamó a sus seguidores a «marchar» hacia el Capitolio para presionar a los legisladores -en especial, a los republicanos que calificó de «débiles»- a evitar la certificación de Biden como ganador y «mostrar fuerza». El discurso venía calentado por teloneros explosivos. Su abogado y muñidor de teorías conspiradoras, Rudy Giuliani, llamó a la multitud a llevar a cabo un «juicio por combate». Su hijo, Donald Jr., advirtió a los republicanos que no comulgan con las ruedas de molino de Trump: «Vamos a por vosotros». «En su mejor versión, las palabras de un presidente pueden ser inspiradoras», dijo Biden en su discurso. «En la peor versión, pueden ser incitadoras», advirtió en una referencia a lo que había ocurrido durante el día. Tras escuchar a Trump, la muchedumbre exaltada descendió la avenida Pensilvania hasta el Capitolio, se enfrentó a la Policía y firmó una jornada infame en la historia de la democracia de EE.UU. Ante la gravedad de lo que sucedía, muchos esperaban que Trump llamara al orden de sus huestes, con centenares de personas con banderas, gorras y camisetas con su nombre violando la sede de la soberanía popular. Trump lo hizo primero con un mensaje en Twitter en el que pedía a la gente que fuera «pacífica». Pero ni les exigía que se fueran del Capitolio ni condenaba los hechos. Poco después de la comparecencia de Biden, el presidente de EE.UU. compartió un mensaje en Twitter. Ahora sí pedía a sus seguidores que se fueran a casa, pero seguía sin condenar lo sucedido. Todo lo contrario. «Os queremos y sois muy especiales», dijo a quienes se habían enfrentado a la Policía, habían roto ventanas para entrar en el Capitolio y habían provocado unos incidentes en los que murió una mujer, una seguidora de Trump, por disparos. Además, insistía en sus acusaciones de que la elección fue «robada». Poco después, Trump compartía otro mensaje en Twitter, todavía más chocante: justificaba la violencia ocurrida -«estas cosas pasan cuando una victoria electoral contundente es arrebatada de forma agresiva y brusca a nuestros patriotas»- y parecía celebrar lo ocurrido en el final del mensaje: «¡Acordaos de este día para siempre!». Trump volvió a olvidar cualquier condena de lo ocurrido y no hizo referencias a su seguidora fallecida en los incidentes. Para entonces, los llamamientos para expulsar a Trump a través de la 25ª enmienda de la Constitución -establece la posibilidad de sustituir al presidente por incapacidad- se repitieron entre demócratas y algún republicano, como el gobernador de Vermont, Phil Scott. Las críticas generalizadas a Trump por alentar los incidentes se extendieron a muchos aliados republicanos, desde legisladores hasta altos cargos que han pasado por su Administración. «El presidente tiene responsabilidad por los hechos de hoy por promocionar teorías conspiradoras infundadas que nos han llevado a esto», defendió el senador republicano Richard Burr, que insistió, como la mayoría de sus colegas de bancada, en certificar a Biden como ganador.
07-01-2021 | Fuente: as.com
Twitter veta a Trump tras justificar asalto al Capitolio
El Presidente Donald Trump justifica el asalto de sus partidarios al Capitolio. Twitter veta los tweets del mandatario por ?generar violencia?.