Infortelecom

Noticias de viajes

09-08-2018 | Fuente: elpais.com
Viajar a menudo por trabajo puede perjudicar gravemente su salud
Quienes suelen hacer muchos viajes de negocios son más propensos a informar de síntomas de ansiedad y depresión, a tener problemas para dormir y el índice de masa corporal más alto
01-08-2018 | Fuente: elpais.com
Odisea por el Mediterráneo de ferri en ferri
Presente y pasado del Mediterráneo en una serie de viajes en barco de línea regular
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Pekín ofrece a Londres un pacto de librecomercio post-Brexit
Los diferentes ministros británicos llevan meses recorriendo el mundo en busca de nuevos acuerdos comerciales productivos a llevar a cabo con diversos países para cuando Reino Unido ya no forme parte de la Unión Europea en marzo de 2019. Uno de esos importantes viajes es el que ha llevado a cabo el titular de exteriores Jeremy Hunt a China. El nuevo ministro, que sucedió en el cargo al excéntrico Boris Johnson, elegía el país oriental como primer destino en su nuevo mandato para reunirse en Pekín con su homólogo chino, Wang Yi. Con el objetivo, entre otros, de buscar un acuerdo beneficioso para Reino Unido encima de la mesa, Hunt desveló en una comparecencia junto a Wang que este «se ha comprometido a iniciar las discusiones para un posible acuerdo de libre comercio post-Brexit entre China y el Reino Unido, algo a lo que damos la bienvenida y que exploraremos», aseguró. El Gobierno británico busca afianzar las relaciones con las principales potencias mundiales como China o Estados Unidos para conseguir, cuanto antes, un pacto que suavice una posible pérdida de su principal socio comercial, la Unión Europea si finalmente el acuerdo entre ambas partes no cristaliza. Ya en enero, durante la visita de Theresa May a Pekín, el primer ministro chino Li Keqiang, señaló que el buen entendimiento entre los dos países se mantendría igual a pesar de la salida de Reino Unido del bloque comunitario. Hunt, por tanto, confirmaba que las conversaciones entre ambos ejecutivos van por buen camino tras este noveno Diálogo Estratégico China-Reino Unido que ha estado marcado por el Brexit pero en el que los dos mandatarios también han discutido sobre sobre asuntos internacionales como la guerra de Siria y cuestiones relativas a los derechos humanos. Punto en el que el titular de Exteriores británico admitió que había «diferencias». Hunt afirmaba que a pesar de la variedad de temas tratados en esta cumbre, que ha durado dos días, ninguno de ellos quedó sin discutir «tuvimos conversaciones abiertas en áreas donde coincidimos, como la importancia del libre comercio para la prosperidad mundial, pero también en asuntos donde mantenemos diferencias, como los derechos humanos. En todos los casos fuimos francos y abiertos, hablamos de absolutamente todo», señaló poniendo de manifiesto las buenas relaciones entre ambos Gobiernos.
29-07-2018 | Fuente: abc.es
Chipre del norte, el precio de estar aislados de la UE
Los imperios vuelven a estar de moda. Los más fervorosos «brexiters» tratan de impulsar la decadente Commonwealth para cuando Reino Unido abandone definitivamente la Unión Europea, que a su vez brega para sobrevivir como proyecto supranacional pese a sus asimetrías, presiones externas e internas. Recep Tayyip Erdogan, presidente de una Turquía cada vez más lejos de entrar en la UE, ha reivindicado en varias ocasiones a su República como heredera del Imperio Otomano, que entre otras posesiones gobernó la pequeña isla mediterránea de Chipre durante cerca de 300 años. Descendiente de cuatro civilizaciones, desde la Casa de Lusignan, los mercaderes venecianos, las familias otomanas, hasta finalmente la colonización del Imperio Británico, Chipre cuenta en 2018 con la única capital dividida de Europa, Nicosia, y con una zona desmilitarizada (la Línea Verde) de Naciones Unidas que convierte a la pequeña isla en la última frontera europea. «Protegeremos los derechos de los turcochipriotas en cualquier escenario», afirmó el vicepresidente turco Fuat Oktay en su visita a Chipre Norte durante el desfile militar por el 44º aniversario del 20 de julio, fecha de la entrada de las tropas turcas en la isla, de pie junto al presidente de la autoproclamada República de Chipre Norte, Mustafa Akinci. En su discurso, Akinci afirmó que «los grecochipriotas tienen que cambiar de ideología y aceptar compartir el poder de la isla con los turcochipriotas». Al norte de la línea verde, la presencia turca va desde el rostro omnipresente de Ataturk, aunque Erdogan aparece en algunas pintadas, hasta los colores del equipo de Nicosia Norte, imitador del afamado Galatasaray de Estambul. La cerveza que se bebe es EFES y el típico yogur líquido turco ?Ayran? es lo más refrescante para los que no quieren alcohol. La bandera turcochipriota, idéntica a la turca pero con sus colores invertidos y dos rayas rojas horizontales, desfila junto a su hermana mayor en los tanques y los aviones militares. Los guías turísticos de Chipre Norte presumen de su gigantesca bandera «tatuada» en la montaña -del tamaño de cuatro estadios- para recordar a sus vecinos que la administración exclusivamente grecochipriota de la República de Chipre no les representa. Víctimas a ambos lados La historia de Chipre «se ha caracterizado por la tensión y el conflicto debido a los intereses diametralmente opuestos de Grecia y los grecochipriotas por un lado, y Turquía y los turcochipriotas por el otro», escribe la Jefa de Operaciones del Centro para la Paz Sostenible y el Desarrollo Democrático, Ilke Dagli, en el think tank Oxford Research Group. Esta isla, donde Reino Unido cuenta con dos bases soberanas, herencia de la colonización del Imperio británico, permanece partida en dos desde la invasión turca del norte en 1974 a raíz de un breve golpe de Estado de la Junta Militar griega contra el Gobierno del arzobispo ortodoxo Makarios -primer presidente de la República de Chipre tras su independencia- para anexionar Chipre a Grecia. Ankara justificó su intervención en la protección de la minoría turcochipriota ante la represión violenta de grupos nacionalistas grecochipriotas. Dependencia económica Muchos se sienten infelices y saben que están controlados por Ankara, pero sin ella sería la ruina Las fosas comunes de Murataga y Sandallar -en el norte- honran el recuerdo de los 89 asesinados en agosto de 1974 por bandas de grecochipriotas de las aldeas vecinas «probablemente apoyadas por guardias nacionales y soldados griegos», dicen desde el lado turcochipriota. Son sólo algunos de los 1.500 militares turcos y civiles turcochipriotas muertos esas semanas. Pero en el imaginario de los chipriotas del sur, el Ejército turco desplegó tropas para llevar a cabo la invasión -la terminología en el conflicto es muy importante- de Chipre en julio y agosto de 1974, «causando la muerte de unos 3.000 grecochipriotas y la expulsión de 180.000 de los hogares», apunta Zenon Stavrinides, Secretario general de la Asociación para los Asuntos Greco y Turcochipriotas, con sede en Reino Unido. Otras cifras hablan de hasta 6.000 muertos (incluidos militares griegos) y 2.000 desaparecidos. La salida de las tropas turcas que actualmente están en Chipre -cerca de 35.000-, «cuya presencia viola la soberanía chipriota», es la «principal demanda grecochipriota», analiza Stavrinides, que resalta que, para los grecochipriotas, Turquía alentó a varias decenas de miles de sus ciudadanos a establecerse en el Chipre Norte ocupado hasta formar la mayor comunidad en la región. Actualmente, más de 800.000 personas viven en la parte grecochipriota y unas 325.000 en la parte turcochipriota -que se independizó unilateralmente hace 35 años-, que ocupa algo más de un tercio del territorio total. El muro que divide ambas zonas fue prácticamente infranqueable desde 1974 hasta 2004, año en el que se celebró un referéndum para la unificación en el que ganó el no. «En 2004 cuando los checkpoints se abrieron, yo crucé por primera vez y era ?oh wow, esto es la otra mitad de la isla, parece muy diferente?: olía igual, sabía igual, sonaba igual, el hummus y la música eran muy similares, pero todo parecía diferente. Había vallas publicitarias, McDonalds.. cuando en el norte no había nada de esto», comenta Dagli. En 2016 esta profesora de la Universidad de Warwick veía cerca la reunificación. «Éramos muy optimistas, íbamos a vender nuestra casa en Reino Unido porque queríamos formar parte de ello y volver con mi familia del Norte de Chipre», relata. Aunque finalmente esas negociaciones se rompieron; y vuelta a empezar. «Hay más fatiga entre los turcochipriotas y decepción porque están más desesperados», añade. Las consecuencias del aislamiento van desde la parte económica hasta la social y cultural. «La dependencia de Turquía ha aumentado con el aislamiento y embargos, no pueden vender, no pueden comerciar, deben utilizar los puertos turcos..», resume Dagli, que compara la dureza del aislamiento turcochipriota con el caso cubano. Como toda Chipre es parte de la UE, la Unión cuenta con una oficina en el norte, que pese a no estar reconocido como país recibe inversiones europeas de manera indirecta. «La República Chipre siempre ha sido fuerte gracias al sector servicios, a la educación y el turismo? El norte no ha podido disfrutar de ese lujo. También está la consecuencia social de vivir en un invernadero homogéneo, porque tienes menos interacción y exposición a la diversidad, para los turcochipriotas es muy difícil viajar», subraya Dagli. «Síndrome de Estocolmo» En el gobierno de la autoproclamada República de Chipre Norte consideran que la división no daña a las dos partes por igual y que el «sur no tiene incentivos» para buscar un acuerdo en el que compartir el poder mediante, entre otros puntos, una presidencia rotatoria. «La parte grecochipriota es tratada como el «Gobierno» de toda la isla; es un miembro de pleno derecho de la Unión Europea (UE); y es capaz de explorar, explotar y ahora potencialmente vender a los mercados internacionales los recursos naturales que se encuentran alrededor de la isla», explica Gülfem Veziro?lu, directora de la oficina de Organización de Asuntos de Cooperación Islámica en el Norte. «En Ginebra la rotación de presidencia en los últimos años ha sido uno de los principales puntos de las negociaciones, es muy importante, aunque una mayoría de grecochipriotas considera que es una cuestión problemática debido a la presencia de fuerzas turcas. Los turcochipriotas encuentran también muy dificil renunciar a las garantías y a las fuerzas turcas», comenta la investigadora de la Universidad de Warwick. Las contradicciones del conflicto chipriota cristalizan especialmente en el terreno económico. Con la lira turca en una espiral peligrosa de devaluación, al norte de la Línea Verde temen una situación angustiosa. «Somos muy dependientes de Turquía, lo que afecta de manera positiva en Turquía nos afecta positivamente a nosotros y si tienen una mala situación nos afecta igualmente de manera negativa, así que si se devalúa la lira turca su efecto se sentirá de manera aún más severa en Chipre Norte», admitió a ABC el presidente Akinci durante un encuentro con periodistas internacionales. Hasta 2009, los grecochipriotas tuvieron una economía próspera y unos estándares muy altos en materia educativa y empresarial basado tanto en el turismo como en los servicios legales y financieros que le permitieron la entrada en el euro. «La crisis trajo niveles de desempleo y pobreza que la generación más joven nunca había conocido, ¡pero no todo estaba perdido! La exploración se llevó a cabo a cierta distancia de las costas meridionales de Chipre dentro de su Zona Económica Exclusiva por compañías estadounidenses acreditadas de Francia, Italia y Corea del Sur y contratadas por el gobierno chipriota indicaron la presencia de grandes depósitos de hidrocarburos, principalmente gas natural y depósitos más pequeños de aceite líquido», escribe el académico Stavrinides. Sin embargo, el gobierno turco criticó la iniciativa unilateral chipriota. «Aislarse tiene un coste enorme», afirma un diputado turcochipriota refiriéndose al separatismo catalán Desde el lado sur de la línea verde, Mané Grigoryan, analista del conflicto, considera que la principal división entre la comunidad grecochipriota - «nos definimos como chipriotas, a secas», aclara- radica en si consideran a los turcochipriotas como chipriotas o no. «Algunos creen que los turcochipriotas son chipriotas, por nacimiento, y otros creen que no son chipriotas sino turcos. No hay disputa sobre el aspecto territorial del asunto, ya que casi todos los chipriotas creen que la tierra pertenece a Chipre y debe estar bajo la soberanía chipriota y no bajo el imperio de la ley de Erdogan», explica. Muchos citan la llegada de «colonos turcos» presuntamente alentados por el Gobierno de Ankara para cambiar la demografía del norte. Para Dagli, esta idea parte de una «retórica racista»: «¿Por qué los nacidos en Londres son más chipriotas que los nacidos en Estambul? ¿Han vivido 20 años y dicen que son menos chipriotas? No se puede culpar de los problemas de asuntos exteriores a los Ahmet o Ali que ves en las calles. ¿Tienen hijos que han crecido en Chipre, y no hay que aceptarlos? Hay mucha discriminación hacia los turcos». La línea verde, con 1.000 efectivos de la misión de la ONU y 35.000 militares turcos aún presentes en la isla, impregna «una sensación de tensión en el aire. Muestra que no somos una sociedad normal y debemos asegurarnos de que podamos vivir en un estado normal. Solo la reunificación puede hacer esto», consideran desde la Asociación de Diálogo Académico de Chipre (CAD). «Los turcochipriotas son muy infelices y están controlados por Ankara, pero sin Ankara estarían económicamente en ruinas. Es el famoso Síndrome de Estocolmo. Se han enamorado de su secuestrador. Los turcochipriotas son rehenes de Turquía y no hay escapatoria», explican los miembros greco y turcochipriotas de CAD. Cada año las autoridades turcochipriotas organizan viajes para periodistas extranjeros para que el conflicto en la isla de Afrodita -«sin los muertos de Siria»- no caiga en el olvido de la comunidad internacional. Ante la presencia de este diario, un diputado de la cámara turcochipriota se refirió al tema catalán: «Dada nuestra situación, en la que solo Turquía nos reconoce, debo advertirle a los independentistas catalanes de las graves consecuencias de estar aislados. Conlleva un coste enorme».
27-07-2018 | Fuente: as.com
Maria Teixidó: "La igualdad no va de viajes en business"
La directiva del Barça pide que el tiempo que se ha gastado en hablar de la polémica se utilice en hablar de fútbol femenino. Lo hizo en la presentación del patrocinio de Stanley.
25-07-2018 | Fuente: abc.es
El embajador español en Nicaragua acudió al aniversario de la revolución sandinista
El embajador de España en Nicaragua, Rafael Garranzo, asistió el pasado 19 de julio a los actos del Gobierno de Daniel Ortega para conmemorar el 39 aniversario de la revolución sandinista -en plena ola de represión contra las manifestaciones- y lo hizo a petición expresa del Nuncio de la Santa Sede en el país con el fin de mantener abierta una vía de diálogo, han explicado a Europa Press fuentes de Exteriores. Según estas fuentes, el Ministerio que dirige Josep Borrell es conocedor de esa presencia de Garranzo en los actos conmemorativos. El diplomático, aseguran, actuó igual que otros embajadores y representantes de países de la UE, respondiendo a una petición del Nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, para mantener abierta la interlocución con el Gobierno en un momento clave de la crisis en Nicaragua. A juicio del Gobierno español, la situación del país exige, más que nunca, una apuesta por el diálogo, en paralelo a un llamamiento claro al fin de la violencia, cosa que el nuevo ministro ha hecho en reiteradas ocasiones desde que llegó al Gobierno. Más de 300 personas han muerto en el país desde el 18 de abril. Precisamente, el Nuncio, que lleva en el país desde junio, sufrió agresiones por parte de paramilitares afines al Gobierno el pasado 9 de julio en el interior de una basílica en la ciudad de Diriamba, junto al cardenal Brenes y al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez. Un día después, los embajadores europeos los visitaron para mostrar su preocupación por las agresiones y apoyar su labor como mediadores. Malestar de ONGD La presencia del embajador español en los actos de Ortega ha generado malestar entre ONGD que trabajan en el país y que están muy preocupadas por la violencia desatada en el país desde el 18 de abril y por la seguridad de sus propios cooperantes. De hecho, el presidente de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, Andrés Amayuelas, ha avanzado a Europa Press su intención de pedir explicaciones este miércoles por la tarde al ministro Borrell. «No entendemos esto de mantener un perfil bajo y de tratar de defender los derechos humanos y a la vez aparecer en la Plaza de la Revolución. Nos parece muy grave», ha subrayado Amayuelas, que espera que el ministro clarifique esta cuestión con la Coordinadora durante la reunión de esta tarde. Asimismo, sobre la seguridad de los españoles en Nicaragua, el presidente de esta red estatal de organizaciones y plataformas sociales, muchas de ellas con proyectos en este país, ha indicado que espera que la embajada española esté haciendo bien su trabajo y tenga controlados a los españoles, mantenga contacto frecuente con ellos y los evacúe si la situación de violencia de agrava. Reuniones con las ONG Fuentes de Exteriores, por su parte, aseguran que la embajada está en permanente contacto con la colonia española. El propio embajador, acompañado de la responsable de la sección consular, ha mantenido desde entonces dos reuniones específicas con responsables representantes de las ONG y de proyectos de cooperación de comunidades y ayuntamientos que trabajan en el país, para abordar la situación. La embajada española en Managua ha publicado un aviso a la comunidad española en la que recomienda a quienes se sientan inseguros «abandonar el país por sus propios medios». Desde mayo, la página web del Ministerio desaconseja los viajes a Nicaragua. La situación de Nicaragua es una de las crisis más acuciantes con las que se ha encontrado el nuevo ministro a su llegada al Palacio de Santa Cruz. Borrell ha reclamado el «inmediato cese de la violencia» y un diálogo «sin restricciones con acompañamiento de la comunidad internacional». El Gobierno español ha dado su apoyo al proyecto de reforma política y electoral para Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde España es observador, así como al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado para investigar los actos de violencia. El pasado viernes, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, condenó la violencia, pidió que se investiguen todas las muertes ocurridas desde entonces -cerca de 300- y llamó al diálogo nacional. Para ello, expresó apoyo a la declaración especial del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) y la voluntad de su Secretaría de apoyar el diálogo nacional.
23-07-2018 | Fuente: elpais.com
Exteriores estrena app para mejorar la seguridad de los viajes al extranjero
Las aseguradoras atendieron el año pasado 440.000 incidentes con españoles en viajes internacionales
20-07-2018 | Fuente: abc.es
El responsable de seguridad de Macron se disfrazó de policía para pegar una paliza a un manifestante
Escándalo inflamable a las puertas del Elíseo, donde sigue trabajando como «responsable de seguridad» un oscuro personaje acusado de «disfrazarse» de policía, ilegalmente, y dar palizas, a bastonazos, a manifestantes que protestaban contra Emmanuel Macron el 1 de mayo. El escándalo ha tardado más de dos meses en estallar, pero sus llamaradas políticas han puesto cerco a la presidencia de la República. El vespertino «Le Monde» ha publicado un vídeo en el que aparece un responsable de la seguridad personal de Emmanuel Macron c on un casco de policía antidisturbios, dando una paliza a un manifestante que se encontraba tirado en el suelo, indefenso. Un portavoz oficial del Elíseo ha confirmado la identidad del acusado, anunciando que había sido «suspendido» de empleo y sueldo, durante dos semanas, intentando evitar por todos los medios que el escándalo se hiciese público. Confirmada la identidad del acusado, la Fiscalía de París ha abierto una investigación preliminar por las agresiones contra manifestantes, estimando que existen sospechas fundadas de varios delitos: «actos de violencia por parte de una persona en comisión de servicio público», «usurpación de función» y «usurpación de signos reservados a la autoridad pública».. delitos por los que pudiera ser inculpado Alexandre Benalla, alto responsable de la seguridad de Emmanuel Macron desde la campaña electoral de la primavera de 2017. Quienes cubrimos de cerca la victoriosa campaña electoral de Emmanuel Macron recordamos con precisión el comportamiento «enérgico» y «expeditivo» de Benalla, cuando fotógrafos y reporteros intentábamos aproximarnos al futuro presidente. Benalla siempre se justificaba, entonces, afirmando que a Macron no le «gustaba» tener a los periodistas «demasiado cerca». Instalado en el Elíseo, Macron nombró a Alexandre Benalla «consejero» y «encargado de misión» para asuntos de seguridad personal. Benalla siempre está muy cerca del presidente durante sus numerosos viajes nacionales e internacionales. Con esos antecedentes, el vídeo que muestra a Benalla apaleando a un manifestante, durante las protestas del 1 de mayo pasado, se ha transformado en una bomba de relojería política. Los portavoces oficiales de Macron afirman que Benalla ha sido «castigado con severidad», con una suspensión de empleo y sueldo de dos semanas. Castigo sin consecuencias jurídicas, intentando enterrar el escándalo con rapidez. Bruno Roger-Petit, portavoz oficial del Elíseo, estima que Benalla se comportó de manera «inaceptable», ya que «se excedió ampliamente en sus funciones al participar físicamente participando en una operación de mantenimiento del orden». Benalla no actuó solo. Estaba acompañando de un gendarme jubilado, que trabaja para el partido de Macron, La República En Marcha (LREM). Abriendo una investigación preliminar, la Fiscalía de París da al escándalo unas proporciones imprevisibles en el terreno judicial, cuando las llamas del incendio político han cercado el Elíseo. La derecha, el centro, la izquierda, la extrema izquierda y la extrema derecha ponen el grito en el cielo, denunciando un «escándalo de Estado», intentando salpicar a Macron con las gotas de sangre derramadas por el manifestante apaleado por unos de los responsables de su seguridad personal. Tras la investigación preliminar, la Fiscalía podrá iniciar o no iniciar la instrucción judicial del escándalo, sin prejuzgar su resultado final. Las llamaradas políticas, por el contrario, quizá contribuyan a consolidar la imagen de un presidente «bonapartista» rodeado con frecuencia de personajes de poco fiar, no siempre secundarios.
18-07-2018 | Fuente: abc.es
Juncker confirma que sus problemas de movilidad se debían a la ciática y pide respeto
El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha confirmado este miércoles que sus problemas para caminar y mantener el equilibrio antes de la cena con los líderes de la OTAN la semana pasada fueron causados por la ciática, no por haber ingerido alcohol, y ha pedido «respeto». El luxemburgúes ha explicado en una rueda de prensa sobre el Plan Europeo de Inversiones que no es la primera vez que le ocurre y que a los problemas de ciática se unieron «bastantes calambres», lo que no hacía «nada fácil la situación». El partido ultraderechista austriaco FPÖ, que forma parte del Gobierno que ostenta la presidencia de turno de la UE, pidió la dimisión de Juncker tras la publicación de las imágenes en las que se aprecian problemas para mantenerse en pie o caminar. «Me sorprende la cantidad de expertos médicos que hay en Austria», ha ironizado Juncker que ha tratado de zanjar la polémica con Viena afirmando que «cuando actúan como actúan es mejor ni comentarlo». A preguntas de la prensa sobre si mantiene la versión de su portavoz que negó que la ingesta excesiva de alcohol hubiese tenido algo que ver con su situación, el presidente de la Comisión ha aclarado: «es correcto ese miércoles y es correcto esta mañana y lo será también esta noche». «Me resulta impresionante el interés de la gente por estos temas totalmente marginales y pido respeto», ha sentenciado el mandatario, que desde el controvertido episodio ha mantenido una agenda especialmente ajetreada con viajes a China y Japón. «No he podido dormir en una cama normal en los tres últimos días», ha asegurado. La polémica se desató el pasado miércoles cuando las cámaras captaron a Juncker antes de la cena de gala con los líderes de la OTAN con problemas para mantener el equilibrio y dificultades para caminar o bajar las escaleras, hasta el punto de ser asistido por algunos de los presentes. Posteriormente tuvo que recurrir a una silla de ruedas.
14-07-2018 | Fuente: elpais.com
Media docena de series cortas para un verano sin ?Juego de tronos?
Las vacaciones son un gran momento para ver ficciones. Hoy recomendamos seis series cortas perfectas para ver en los viajes
1
...