Infortelecom

Noticias de urbanismo

11-11-2019 | Fuente: elpais.com
Los secretos arquitectónicos mejor escondidos de Jerusalén
Un festival de diseño y urbanismo revela la historia oculta de las calles de la Ciudad Santa, pero también refleja los efectos de la ocupación
09-11-2019 | Fuente: abc.es
Berlín fantasma
Berlín era una tragedia shakespeariana. Para los de mi edad. No una ciudad. Antes que nada, una amalgama de secuencias de cine y páginas de libros. Pantallas de la Guerra Fría, novelas de Le Carré, montaron el rompecabezas que había ido encajando, milimétricamente, una leyenda dorada o negra en nuestras mentes. Leyenda dorada y negra al tiempo, para los menos ingenuos. Al Próspero de «La Tempestad» le hubiera fascinado: porque Berlín, más que ciudad alguna, estaba hecha «de la materia con la cual se tejen nuestros sueños»; ésos a cuya forma acabada llamamos pesadillas. Y el tiempo de la leyenda, el del mito, es un tiempo congelado. En el cual nada sucede que no sea lo desde siempre previsto. Decíamos Berlín, como quien dice un fósil: bello en su exención de cualquier trastrueque, de cualquier vida, inmóvil, para toda la eternidad inmóvil. Viajar hasta ese territorio legendario era resbalar por las páginas de un libro siempre acechado por la sombra del gris Smiley y la, intangible, de sus inasibles espías venidos del frío. Viajar allí era también incrustarse en el ángulo sombrío de un fotograma de El Gabinete del Doctor Caligari de Robert Wiene. Y asistir, desde el abrigo de ese recodo en sombra, al geométrico despliegue de un mundo hipnotizado. Que es, al fin, un manicomio. Berlín Oriental, cuando en él me extravié en 1979, era sólo materia de los sueños más pertinaces: de las pesadillas. Un engranaje de cine expresionista -Metropolis de Lang por simplificar, sin falsear, las cosas-, en el cual cada sujeto replica los mecánicos gestos del autómata que él es: una máquina bien programada. Más de una vez me vino allí la imagen de un maravilloso cuadro anónimo visto en el Palacio de Urbino, que cifra la utopía urbana renacentista: La città ideale. Líneas geométricas, en un espacio vacío que cristaliza eternamente los relojes. Pero aquello, que en el siglo XVI, era un proyecto de belleza, tomó aquí, al realizarse, ese tono de angustia gris, desesperada, al cual Sigmund Freud llamaba lo Umheimlich, lo que no estamos en condición de configurar y, así, reconocer; lo imprevisto que dispara en nosotros la angustia. Berlín, en 1979, era una impecable máquina de producir angustia. Y no era siempre fácil saber de dónde tal desasosiego te venía. Ese Berlín de diez años atrás pasaba en bucle sus imágenes sobre la pantalla de mi memoria durante el vuelo: avión Madrid-Berlín, 11 de noviembre de 1989. El día antes, todos los teletipos del planeta habían replicado una sola noticia: el Muro de Berlín estaba siendo derribado. Fui enviado para contar aquello. Pero no me hubiera hecho falta encargo alguno. Era mi deuda con la ciudad amputada, la que estaba saldando en ese viaje. Me preguntaba si podría hacerlo. Si sería ahora capaz de lo que en 1979 no supe: escribir lo que veía. Escribir lo que, de puro extraño, escapaba a mi oficio de abrir lo ojos y narrar. Narrar aun lo más ajeno. Visitando el fantasmal museo de autómatas, que era uno de los tesoros peor conocidos del Berlín Oriental de mi primer viaje, había tenido yo la impresión de vivir una sinécdoque mortífera. Aquel pequeño universo de muñecos animados, de complejas mecánicas de relojería que se movían espasmódicamente, que danzaban, que hacían sonar sus instrumentos musicales, aquella fantasmagórica utopía que concibió Vaucanson en el siglo XVIII y que daría a Edgard Allan Poe ocasión para su texto más obsesivo, era el trasunto exacto de Berlín Oriental. También, por extensión, de la que se hacia llamar República Democrática Alemana. Y era su verdad más cumplida: un gran reloj, en cuyas ruedas toda actuación de los sujetos está prevista y es transparente a quienes cuidan y dictan la armónica coordinación de sus movimientos. Un reino perfecto, ajeno al tiempo, un reino en el cual nada nunca va a ser cuestionado. Un giro que siempre se cierra sobre sí mismo: autista. La utopía en sus perfiles más oscuros. Anestesia de medio siglo Pero, un día, la cuerda del autómata se traba, los flejes saltan. Y las agujas del reloj humano se vuelven locas y giran febrilmente en ambos sentidos. El sueño, que era pesadilla, se precipita entonces sobre el desfiladero de una vigilia extraña. Umheimlich, sin coordenadas, sin cuadrícula mediante cuya orientación abrirse camino. Un 11 de noviembre de 1989, yo iba a tener el privilegio de asistir a la salida de esa imprevista anestesia de medio siglo; de aquel letargo que todos nos habíamos resignado a creer eterno. Del aeropuerto, me fui directamente al Muro. Nunca he hecho fotos: soy incurablemente nulo para eso. Pero, antes de salir de Madrid, me habían colocado en la mano una de esas maquinitas para tontos. «Tú aprietas aquí y ella lo hace todo». Apreté «aquí». Lo que salió me deslumbró más tarde. Sobre el borde del muro, ya considerablemente horadado, un malabarista hacía jugar sus chismes volanderos: no recuerdo si pelotas o mazas. La foto circuló después mucho en la prensa. No lleva mi firma, pero es que, en realidad, la hizo la máquina; yo sólo puse el dedo. Era una fiesta. Sobre todo. Una fiesta caótica, en la que se hacía difícil imponer la constancia de que una mutación histórica de dimensión incalculable se había consumado. Diez años antes, cuando desde el arco de Brandemburgo yo contemplaba el horizonte truncado por la línea grisácea del Muro, sabía que cualquier acercamiento a aquel horrible parapeto sería pagado con la muerte. Las torretas de vigilancia no dejaban ángulo muerto. Y los kalashnikovs de lo vopos no eran decorativos. Berlín era un presidio blindado, del cual ningún berlinés saldría nunca. Dabas entonces, resignado, la espalda a todo aquello y te adentrabas hacia Unter den linden: un bello decorado escénico, concebido por los dirigentes de la DDR como sublime escaparate socialista. Allí -sólo allí-, el bello urbanismo del Berlín decimonónico había sido restablecido hasta el último detalle: el paseo de los tilos, la Ópera, la Universidad von Humboldt, el grandioso museo de Pérgamo?, todos los nombres solemnes de la Alemania romántica: un auténtico Berlín-Potemkin. Mentira todo, todo escena. Luego, dabas de bruces con el mamotrético parlamento. Y el brutal urbanismo de cemento prefabricado imponía su despotismo. Y todo era indeciblemente feo. Pero la fiesta de los más jóvenes fluía ahora, en este noviembre del 89, de un lado a otro lado del muro: era una marea continua, ritmada por los mazos y martillos que desmigajaban la horrible masa de cemento. Como buenamente pude, arranqué un par de cachitos a pedradas. No era fácil: se deshacía enseguida en una arenilla sucia. Sigo conservando uno muy pequeño. He pensado luego -así lo he escrito- cómo una certeza primordial me atravesó, de pronto: la de que sólo en dos ocasiones mi generación había atisbado lo que es de verdad ser libre. La primera fue en la primavera parisina del 68: cuando todos los sueños se proclamaban posibles. La segunda fue en ese noviembre berlinés del 89: cuando supimos que las pesadillas pueden también borrarse. Y que, aun en la mole densa del shakespeariano absurdo con el que ruido y furia devastan los destinos de los hombres, puede abrirse un resquicio a lo imprevisto. Berlín fue, en ese mes de noviembre, hace treinta años, la irrupción de lo imposible. La libertad. Para quienes nunca la conocieron. No demasiada cosa. Todo.
03-11-2019 | Fuente: elpais.com
Madrid, la excepción europea contra la bici
Las grandes ciudades construyen carriles para bicicletas y quitan espacio al coche, como recomiendan los expertos en movilidad y urbanismo. Solo la capital española va contra esta tendencia
20-10-2019 | Fuente: elpais.com
La asfixia del mar Menor
La contaminación por los abonos de la agricultura de regadío intensiva y el urbanismo desaforado están detrás de la catástrofe medioambiental que ha arruinado la mayor laguna salada de Europa
16-10-2019 | Fuente: elpais.com
¿Volaremos en vehículos eléctricos? Sí, pero para ir al aeropuerto
Las baterías eléctricas no solucionarán el problema medioambiental de la aviación, al menos a medio plazo. Pero sí serán una alternativa de movilidad aérea en grandes ciudades de urbanismo disperso, como Londres y Nueva York.
15-10-2019 | Fuente: elpais.com
¿Volaremos en vehículos eléctricos? Sí, pero para ir al aeropuerto
Las baterías eléctricas no solucionarán el problema medioambiental de la aviación, al menos a medio plazo. Pero sí serán una alternativa de movilidad aérea en grandes ciudades de urbanismo disperso, como Londres y Nueva York.
15-10-2019 | Fuente: elpais.com
El Mar Menor, en la UVI
La retirada de tres toneladas de peces muertos por asfixia confirma el estado de colapso por la agricultura y el urbanismo excesivos de la mayor laguna salada de Europa
12-07-2019 | Fuente: elpais.com
Los escarabajos que agonizan en España y se multiplican en Marruecos
Estos coleópteros están sufriendo los efectos de una agricultura industrial, de los pesticidas y del urbanismo
23-06-2019 | Fuente: abc.es
Boris Johnson sobrelleva la resaca tras la bronca con su pareja
Típico Boris. Seis horas después de que Cheryl Gillian anunciase el viernes, en la sala del comité 14 de la Cámara de los Comunes, que había obtenido el apoyo de más de la mayoría absoluta de diputados conservadores y que será con gran probabilidad el próximo primer ministro, arroja vino en el sofá de su pareja, tiene una bronca de juramentos y «vete de mi casa», llegan la Policía y las portadas. Boris Johnson irradia magnetismo hacia las portadas. Esta vez se la dio a «The Guardian» algún vecino con inquietudes. La mujer que confiesa haber grabado el griterío y los ruidos del otro piso de la primera planta grabaría también con su móvil un incidente en la calle, para ayudar a la Policía. A la que llamó después de oír un «bang» seguido de silencio y tras llamar tres veces a la puerta sin que le abrieran. En su relato la mujer no menciona la llamada política, a «The Guardian». Describe en singular y con un «nosotros» lo que oyeron y lo que hicieron. La mujer, no identificada, se declara ajena a los partidos políticos. Oculta su llamada o protege a alguien que habita en su piso; o algún otro vecino ?los de los pisos de la segunda planta, los de otras casas, también oyeron la bronca? también grabó, y llamó. ¿Sería el gran ruido, como de cristales rotos, el del impacto del ordenador portátil de Johnson contra una pared, después de que se le oyera exigir a su pareja, Carrie Symonds, que no lo tocase? Es una de las preguntas sin respuesta de este caso. Hay otras: ¿a quién no le han escacharrado el ordenador tras verter vino en un sofá? Alguna tiene respuesta: ¿puede un primer ministro vivir así? El rey Enrique VIII. Los conservadores han extraído una conclusión principal de este último episodio de su líder carismático: vete de Camberwell, Boris. El barrio del sudeste de Londres es una combinación típica del sur de Támesis ?menos fino que el norte, según quienes no conocen algunos barrios del norte?, que combina áreas de vivienda social con urbanismo brutal y restos de la ciudad antigua, menos poblada. El piso de Symonds, de 31 años, es el resultado de dividir una casa construida en el siglo XIX. Es caro, pero Camberwell elige diputados laboristas y votó con una gran mayoría en favor de la permanencia en la UE. Algunos activistas que habían detectado la presencia de Jonson, de 55 años, habían pintado carteles contra su presencia en el barrio. Johnson compareció ayer en Birmingham, en la primera de las asambleas de miembros del Partido Conservador que escuchan a los dos candidatos para sustituir a Theresa May antes de votar. Cuando le preguntaron a May qué acto rebelde había perpetrado en su vida contestó que «atravesar un campo de heno». La especulación sobre la vida del otro candidato, Jeremy Hunt, es salvaje desde que en una visita a China dijo que su mujer es china, cuando es japonesa. Un Johnson renovado subió al escenario del Centro Internacional de Convenciones de Birmingham. Se achaca a Symonds el abandono de una dieta abundante en queso y chorizo, sustituida por desayunos con cereales y fruta. Ha adelgazado y se peina. Pero, poco después de iniciar su discurso, revolvió su pelo como acostumbraba, acuñando la estampa de rico destartalado que gusta al público. Días oscuros Sea porque la relación con Symonds no sobrevivirá la bronca de la medianoche del viernes o porque esta fase de la elección le da más libertad que la campaña para ganar votos de sus colegas de escaño ?entre los que no había sido nunca popular, porque saben que el desaliño, el tartamudeo y las citas en latín son puro teatro?, Johnson se soltó el pelo y la lengua en Birmingham. Ian Dale, periodista y editor conservador que entrevistó a los candidatos, desistió tras la tercera pregunta sobre el incidente y los abucheos de la sala. Johnson respondió a las tres presentándose como político que hace lo que promete, hablando de educación o de infraestructuras. Cuando ya rendido Dale confirmó que es obviamente posible marcharse de la UE el 31 de octubre, Johnson estalló: «¡Ese es el espíritu!». Y le prometió un ministerio en el Gabinete. La sala rió y eso son votos. La sala 14 del pasillo de comités del Parlamento, donde han votado los diputados conservadores en el proceso electoral de dos semanas, les recordaba que los partidos desaparecen. Entraban a votar por una puerta precedida por los retratos de Herbert Asquith y Lloyd George, salían por otra junto a un busto de William Gladstone. Fueron los últimos primeros ministros del Partido Liberal. La extraña muerte de la Inglaterra liberal es el título de un libro, de George Dangerfield, y una expresión que se recicla constantemente cambiando la última palabra. «Son días oscuros para nuestro partido», dijo Johnson en el inicio de su discurso a la asamblea del Partido Conservador. Antes habría dicho a diputados en la Cámara de los Comunes que corre peligro de extinción. Las razones son obvias. Si los liberales murieron en el principio del siglo XX, entre otras razones por la emergencia del laborismo, a los conservadores les ha crecido un Partido del Brexit más nacionalista y sus potenciales líderes proponen negociaciones con la UE que parecen imposibles y deben concluir en un plazo brevísimo. De su líder más popular no se sabe ahora si tiene casa, novia, ordenador; solo que celebra sus triunfos con vino, que derrama en los sofás.
13-06-2019 | Fuente: elpais.com
Ecologistas en Acción denuncia algún tipo de contaminación en todas las costas españolas
La gran mayoría de ellas corresponden a vertidos de agua, problemas de urbanismo por construcciones indebidas o casos de erosión costera
1
...