Infortelecom

Noticias de union europea

20-08-2020 | Fuente: abc.es
Merkel y Macron, cumbre de trabajo para armonizar posiciones y evitar tensiones
Emmanuel Macron recibe a Angela Merkel la tarde de este jueves, día 20, en el Fuerte de Brégançon, en la Provenza, residencia veraniega de los presidentes de Francia, para intentar armonizar posiciones en terrenos capitales: gestión del Fondo europeo de rescate y tensiones inflamables en las fronteras europeas. La Alemania de Merkel ejerce desde primeros de julio la presidencia semestral de la Unión Europea (UE). La canciller volverá a trabajar como «bisagra» entre las distintas sensibilidades nacionales (norte y sur de la Unión) y las distintas instituciones (Paramento europeo, Comisión, Consejo). Y el presidente francés, al frente de la Europa del sur, muy necesitada de socorro financiero de urgencia, espera influir en el bizantino proceso de negociaciones previas a la entrega final de créditos y subvenciones, cuando corresponda. En los distintos «frentes» europeos, las posiciones francesas y alemanas son bastante comunes, con pocos matices. La pareja Merkel/Macron comparte puntos de vista muy próximos ante el Brexit, el reparto final del Fondo de rescate europeo (fruto de una iniciativa común), y la necesidad más urgente que nunca de dar «cohesión» a una UE que debe afrontar desafíos crecientes, en varias de sus fronteras. Ante Bielorrusia, el comportamiento autocrático de Lukashenko y la «solidaridad» militar de Vladimir Putin, Merkel y Macron comparten lo esencial. Y la misma incertidumbre de fondo: ¿qué hacer si la «solidaridad» militar del presidente ruso termina transformándose en una intervención directa o indirecta? ¿Hay alguien en Europa capaz de «morir» por defender las libertades del pueblo bielorruso.? Ante la gesticulación y enfrentamientos de Grecia (miembro de la UE) y Turquía (miembro de la OTAN), en el Mediterráneo oriental, el Elíseo desmiente las «diferencias de criterio» que denuncian muchos observadores, convencidos que Merkel está mucho menos dispuesta que Macron a «enfrentarse» y denunciar con energía, y gestos militares, al presidente turco, Recep Tayyip Erdo?an. Queda la evidencia: los «gestos» del presidente francés (envío de dos «Rafale» y dos buques en apoyo de Grecia) van mucho más allá de la prudencia sepulcral alemana. ¿Qué harían Francia, Alemania y la UE si Turquía decidiese «instalarse» en una minúscula isla griega, próxima a posibles campos petrolíferos? Ante la presencia turca y rusa en Libia (frente a las costas italianas, francesas y españolas), Alemania y Francia utilizan tonos de voz más o menos agudos, que, sin ser «disímiles», tampoco confirman de manera espectacular presuntas «posiciones idénticas«. En el Sahel, en Malí, Francia considera indispensable la presencia de 5.000 soldados nacionales, para intentar frenar el riesgo de avances yihadistas. Por ahora, Alemania ni siquiera forma parte de la EUTM (European Union Training Mission), donde se integran unos 3.000 soldados del Reino Unido, España, Estonia, Dinamarca y República checa.
20-08-2020 | Fuente: abc.es
Francia teme más presión yihadista en Mali tras el golpe de Estado
Francia estima que el golpe de Estado en Malí y la «dimisión» del presidente Ibrahim Boubacar Keita (IBK), forzada por los militares golpistas, agrava peligrosamente la inestabilidad en una región estratégica para la seguridad de Europa, «coladero» de grupúsculos yihadistas, a través del Magreb y de Libia. Emmanuel Macron espera de la Unión Europea (UE) el refuerzo y consolidación de la operación militar «Barkhane», concebida el verano de 2014, para intentar defender la seguridad de cinco estados muy frágiles, Mauritania, Malí, Burkina Faso, Níger y Chad (G5), víctimas de la inseguridad crónica y la presencia permanente de varios grupúsculos terroristas islámicos, salafistas, en una región ultrasensible, Sahel, al sur del Sáhara. En la operación «Barkhane», liderada por Francia, participan más de 5.000 soldados franceses y otros 3.000 de cinco aliados europeos (Reino Unido, España, Estonia, Dinamarca y República checa). La participación de unos 300 legionarios españoles de la VII Bandera «Valenzuela», en una región que es dos veces más grande que España, es altamente simbólica y ha formado parte de una operación multilateral europea, (EUTM, European Union Training Mission). Tras el golpe de Estado «soft» del lunes, las fuerzas de la UE (la EUTM), deberán esperar nuevas consignas de «formación» del ejército cuyos jefes y oficiales acaban de dar un golpe de Estado condenado por la UE, África y Naciones Unidas. Francia no duda de la solidaridad de sus aliados en el terreno, pero teme un impreciso y potencialmente largo proceso de inestabilidad. Hace apenas diez días que fueron asesinados en la región seis cooperantes franceses y dos ciudadanos nigerinos en la región de Kouré (suroeste de Níger). Las fuerzas francesas, por su parte, son víctimas de acoso y emboscadas relativamente frecuentes, cuando los grupúsculos yihadistas, enfrentados entre ellos, confirman su implantación en unos «pueblos» víctimas de la pobreza secular. La propagación del coronavirus añadió a primeros de abril otro problema, estrictamente sanitario: se descubrió uno o dos casos de infección de soldados de la EUTM. El mando militar tomó medidas de urgencia. Pero las últimas escaramuzas militares, «irregulares» y los asesinatos de hace diez días confirman la determinación yihadista. La «dimisión» del presidente Ibrahim Boubacar Keita (IBK), forzada por los militares golpistas, confirma a Francia la agravación de todos los frentes. A través de sus drones y satélites militares, EE.UU. ha asegurado, hasta hoy, más del 50% de la información militar de la que han podido beneficiarse los aliados europeos. Pero Washington «reflexiona» a una posible retirada parcial. Convencer a Merkel Durante los últimos seis meses, las fuerzas francesas de la operación «Barkhane» han realizado, en cooperación con tropas del G5, varias operaciones militares contra las bandas y grupúsculos mayoritariamente salafistas. Incluso ha sido «neutralizado» algún cabecilla famoso en la región. Pero el conflicto y guerra irregular entra en una nueva fase tras el golpe de Estado en Bamako, cuando los aliados europeos se encuentran todos en una fase de incertidumbre política imprevisible. Hasta hoy, Alemania ha preferido «abstenerse» en el conflicto de Sahel, en la región del G5. Macron intentará convencer a Merkel hoy de la necesidad de reforzar la presencia y solidaridad europea. Londres y Madrid no se encuentran en situación económica y política de incrementar su presencia, poco más que simbólica. Hace semanas, las jerarquías militares esperaban de Macron una mayor presencia nacional/militar en Malí.
19-08-2020 | Fuente: abc.es
Las protestas en Bielorrusia: las claves de la situación tras los resultados electorales
Desde el pasado 9 de agosto, fecha en la que se celebró las elecciones presidenciales que le dieron una arrolladora victoria a Alexander Lukashenko con más del 80% de los votos, Bielorrusia es un hervidero de protestas que nadie pensó posibles, desde que comenzó su historia como nación independiente tras la caída de la Unión Soviética. Lukashenko es el gobernante europeo con más tiempo en el poder. Estas con las claves para enterder lo que sucede en Bielorrusia: Fraude electoral Entre los candidatos a la Presidencia estaba Alexander Lukashenko, el mismo que ha aparecido en las boletas desde 1994 y la opositora, Svetlana Tikanovskaya, esposa de otro contendiente a las urnas que fue apresado poco antes de los comicios y quien se presentó a última hora, pero con creciente popularidad. Los resultados dieron la victoria otra vez a Lukashenko, pero las denuncias de fraude electoral se hicieron crecientes y miles de personas comenzaron a salir a las calles de la capital y otras ciudades. Desde entonces, miles de personas han salido a las calles a pedir la dimisión de Lukashenko, casi 7.000 personas han sido detenidas, de las cuales varias, al ser liberadas, han denunciado tortura y brutalidad policial, y las principales industrias han ido a la huelga. La excandidata opositora Tikanovskaya, la principal contendiente de Lukashenko, tuvo que huir y refugiarse en Lituania tras pasar más de siete horas detenida en el edificio de la Comisión Electoral. Desde el exilio, la excandidata se ofreció a ser una líder provisional de una transición mientras se preparasen unos nuevos comicios. Sin embargo, el presidente bielorruso en un mitin celebrado en la plaza de la Independencia de Minsk, junto a la Casa del Gobierno, rechazó entregar el poder y repetir las elecciones. «Ni muerto permitiré que alguien entregue nuestro país», dijo y declaró que «repetir las elecciones como nos demandan Lituania, Letonia y, lamentablemente, nuestra querida Ucrania, supondría la muerte de Bielorrusia como Estado y como Nación, caeríamos en barrena». Ayuda de Rusia Después de haberse negado a crear con Rusia un estado unitario y de acusar a Moscú de haber enviado mercenarios a Minsk para desestabilizar la situación en la víspera de las elecciones presidenciales del pasado domingo, el desolado presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, más solo que nunca y acorralado por unas protestas en las calles que no cesan, no se le ocurrió mejor idea que recurrir a Vladímir Putin para que le ayude a salir del entuerto. Putin le mostró la disposición de Moscú a «prestar la ayuda necesaria para resolver los problemas» surgidos en Bielorrusia, en una segunda conversación telefónica. «La parte rusa confirmó su disposición a prestar la ayuda necesaria para resolver los problemas sobre la base de los principios del tratado de la Unión Estatal y también, si es necesario, a través de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva», señala el comunicado de la Presidencia rusa. Diálogo nacional Los líderes europeos celebrarán este miércoles una cumbre extraordinaria por videoconferencia, dedicada a analizar las consecuencias de la situación en Bielorrusia. El anuncio fue hecho por el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, que en un mensaje en redes sociales dijo claramente que «el pueblo de Bielorrusia tiene derecho a decidir su futuro y elegir libremente a su líder. La violencia contra los manifestantes es inaceptable y no puede ser permitida». Emmanuel Macron, pidió este martes a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que favorezca la calma y el diálogo en Bielorrusia y le transmitió la voluntad de la Unión Europea de actuar para que cese la violencia. Por su parte, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha defendido la necesidad de que el Gobierno bielorruso entable un diálogo con la oposición ante la crisis en que se encuentra sumido el país. Los parlamentos de Lituania y Letonia han instado este martes a convocar nuevas elecciones en Bielorrusia para acabar con la ola de protestas. Y Austria pide claramente sanciones contra represores en Bielorrusia y nuevas elecciones.
19-08-2020 | Fuente: abc.es
Los líderes europeos no reconocen los resultados de las elecciones en Bielorrusia por no ser «justas ni libres»
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea decidieron este miércoles, en una cumbre telemática, no reconocer los resultados de las elecciones presidenciales en Bielorrusia del 9 de agosto, en los que, de acuerdo con los datos oficiales, barrió el actual mandatario, Alexánder Lukashenko, con entorno al 80% de los votos. «Las elecciones no fueron justas ni libres y no cumplieron los estándares internacionales. No reconocemos los resultados presentados por la autoridades bielorrusas», aseguró el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la rueda de prensa convocaada tras la cumbre. En la misma línea, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que las elecciones en Bielorrusia no fueron «justas ni limpias» y, por lo tanto, su resultado no puede ser reconocido por la UE, según recoge Efe. «No hay duda para nosotros que ha habido muchas violaciones a las reglas en las elecciones. Las elecciones no fueron limpias ni justas y su resultado no se puede reconocer», dijo Merkel en una comparecencia en Berlín, tras la teleconferencia con los otros líderes comunitarios. Los líderes de los Veintisiete se dieron cita en esta cumbre telemática extraordinaria para analizar la situación de un país que comparte frontera con tres de los estados miembros de la UE (Polonia, Lituania y Letonia), después de que los ministros de Asuntos Exteriores hubieran acordado el pasado viernes iniciar el proceso legal para imponer sanciones contra los autores de la represión contra los manifestantes que protestan por el fraude electoral. Antes de que comenzase la reunión, los presidentes de los cuatro países del llamado Grupo de Visegrado (Polonia, Hungría, Eslovaquia y República Checa) han publicado una declaración en la que se pronuncian por «una solución política y que respeten los derechos humanos y las libertades fundamentales» y piden a las autoridades del régimen que «se abstengan del uso de la violencia contra los manifestantes pacíficos». Los cuatro países apoyan «el derecho del pueblo de Bielorrusia a elecciones presidenciales libres, justas y democráticas» y al mismo tiempo, en referencia implícita a Rusia piden «a las potencias extranjeras que se abstengan de realizar acciones que socaven la independencia y soberanía de Bielorrusia». El mensaje de los cuatro países marcará seguramente el tono de la respuesta del resto de los europeos, especialmente en la idea de enviar un aviso a Moscú de que su eventual injerencia en la situación en este país no sería bienvenida.
18-08-2020 | Fuente: abc.es
La UE convoca una cumbre extraordinaria mañana para tratar la crisis de Bielorrusia
Los líderes europeos celebrarán mañana una cumbre extraordinaria por videoconferencia, dedicada a analizar las consecuencias de la situación en Bielorrusia. El anuncio fue hecho por el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, que en un mensaje en redes sociales dijo claramente que «el pueblo de Bielorrusia tiene derecho a decidir su futuro y elegir libremente a su líder. La violencia contra los manifestantes es inaceptable y no puede ser permitida». La cumbre está previsto que empiece a las 10 de la mañana, según el anuncio hecho por el Consejo Europeo. Hay tres países de la UE ?Polonia, Lituania y Letonia? que tienen frontera con Bielorrusia y que podrían verse afectados directamente en caso de que se produjese una situación de inestabilidad grave en Minsk. La principal representante de la oposición, Sviatlana Tijanovskaya, se encuentra refugiada en Lituania. La convocatoria de un Consejo Europeo extraordinario estaba sobre la mesa de Michel, también a causa de las tensiones en el Mediterráneo Oriental. La semana pasada lo había solicitado formalmente el primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis, que denuncia la política expansionista turca en el Egeo. Actualmente, las armadas de Turquía por un lado y de Grecia, apoyada por Francia por el otro, se vigilan estrechamente en torno a las operaciones turcas de prospección de gas en un área reclamada por Grecia. Sin embargo, han sido los acontecimientos en Minsk lo que ha acabado de aconsejar la convocatoria de este consejo extraordinario. El viernes ya se celebró un consejo de ministros de Asuntos Exteriores en el que se aprobó el principio jurídico de imponer sanciones a los responsables de la represión de los opositores a Alexander Lukashenko. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, había pedido abiertamente la imposición de sanciones contra la dictadura bielorrusa. También el presidente francés Emmanuel Macron hizo un llamamiento para que la UE apoye activamente a los manifestantes. «La Unión Europea debe seguir movilizándose junto a los cientos de miles de bielorrusos que se manifiestan pacíficamente para que se respeten sus derechos, su libertad y su soberanía», escribió el presidente francés en Twitter. Dentro de la UE la mayoría de países son partidarios de sancionar a Lukashenko, especialmente los países limítrofes. También Alemania, a pesar de que es el principal socio comercial de Bielorrusia. Sin embargo, otros países como Austria eran partidarios de explorar nuevamente las posibilidades de diálogo con el régimen, para ver si podían convencer al dictador para que abandonase su resistencia a los cambios, como le piden sus ciudadanos. A unos y a otros les asusta la posibilidad de que este país de casi diez millones de personas se desestabilice y la situación se vuelva caótica.
17-08-2020 | Fuente: abc.es
Lukashenko busca ganar tiempo y ofrece «compartir el poder» con una reforma constitucional
En medio de una intensificación de las protestas por la manipulación de los resultados de las elecciones presidenciales del pasado día 9, con muchas de la principales empresas del país en huelga, incluida una parte de los estudios centrales de televisión, y la reprobación internacional, el presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, insiste en su propósito de no abandonar el poder y de no repetir ahora los comicios. Pero ha abierto la puerta a «compartir el poder» mediante una reforma constitucional, tras la que sí se convocaría unas elecciones presidenciales. El proceso, no obstante, podría dilatarse mucho en el tiempo y para iniciarlo exige el cese de las movilizaciones. «Una redistribución de las responsabilidades debe pasar por un proceso constitucional y no por acciones callejeras», lanzó esta mañana Lukashenko ante los trabajadores de la fábrica de automoción pesada MZKT de Minsk (Volat). Los obreros de la planta están en huelga en solidaridad con los manifestantes que piden unas nuevas elecciones y el fin de la represión, pero el primer mandatario del país, que llegó allí a bordo de un helicóptero en compañía de su hijo menor Kolia, anunció que no habrá ninguna repetición electoral por ahora. Les pidió también que regresen a sus puestos de trabajo. Nada más llegar, Lukashenko tuvo que escuchar a coro de los presentes la palabra «¡lárgate!» continuadamente. Él ni se inmutó y les dio las gracias cuando terminaron de gritar. Sorpresivamente, el momento fue retransmitido en directo por el canal estatal ONT. A continuación tomó la palabra. Muchos medios de comunicación rusos interpretan la oferta de modificar la Carta Magna como un señuelo a la Unión Europea y a la oposición para ganar tiempo y tratar de parar las movilizaciones. Advirtió que, «bajo presión no se puede cambiar la Constitución». Poco antes, aseguró que «no lograrán jamás que yo haga algo porque me presionan». Pero, por el momento, no ha detallado a qué estamento irían a parar parte de sus actuales prerrogativas. Lukashenko visitó después otras fábricas con el mismo mensaje de que renuncien a los paros, pero cada vez son más las que se unen a la huelga. Además de MZKT, están parcial o totalmente en paro factorías como Belaruskali, Naftan, MTZ, MAZ y BelAZ. No obstante, el jefe del Estado trató de convencerles de que la mayor parte de la industria está funcionando. Les dijo también que las movilizaciones «no me doblegarán» y repitió lo que declaró ya el domingo en cuanto a que «ni muerto entregaré el país». Están también en huelga más de la mitad de los empleados de la Compañía de Radio y Televisión de Bielorrusia. Desde Lituania, la candidata que hizo frente a Lukashenko en las recientes elecciones, Svetlana Tijanóvskaya, difundió un nuevo vídeo anunciando su intención de ofrecerse para dirigir la transición. «Estoy dispuesta a asumir la responsabilidad y actuar durante este período como líder nacional. Para que el país se calme y vuelva a su ritmo normal». Denuncias de torturas y vejaciones El domingo se produjeron las manifestaciones más multitudinarias desde el comienzo de las protestas y Lukashenko organizó también su mitin frente a la Casa del Gobierno, en la plaza de la Independencia, con mucha menos gente que la movilizada por la oposición. Llegó a decir que la OTAN amenaza a Bielorrusia desde Polonia y trató de dar una imagen de líder resolutivo e inamovible. Ha hablado ya dos veces con el presidente Vladímir Putin en los últimos días, según dijo, para que Moscú ayude al país a «garantizar su seguridad». Desde el comienzo de las protestas, ha habido dos muertos, centenares de heridos y cerca de 7.000 detenidos, de los que por lo menos 2.000 fueron puestos en libertad. La Fiscalía General de Bielorrusia sostiene que apenas quedan manifestantes en los calabozos, aunque no hay constancia de que todos hayan sido liberados. Muchos de ellos han denunciado torturas y vejaciones mientras estuvieron bajo arresto.
17-08-2020 | Fuente: abc.es
Lukashenko busca ganar tiempo y ofrece «compartir el poder» mediante una reforma constitucional
En medio de una intensificación de las protestas por la manipulación de los resultados de las elecciones presidenciales del pasado día 9, con muchas de la principales empresas del país en huelga, incluida una parte de los estudios centrales de televisión, y la reprobación internacional, el presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, insiste en su propósito de no abandonar el poder y de no repetir ahora los comicios. Pero ha abierto la puerta a «compartir el poder» mediante una reforma constitucional, tras la que sí se convocaría unas elecciones presidenciales. El proceso, no obstante, podría dilatarse mucho en el tiempo y para iniciarlo exige el cese de las movilizaciones. «Una redistribución de las responsabilidades debe pasar por un proceso constitucional y no por acciones callejeras», lanzó esta mañana Lukashenko ante los trabajadores de la fábrica de automoción pesada MZKT de Minsk (Volat). Los obreros de la planta están en huelga en solidaridad con los manifestantes que piden unas nuevas elecciones y el fin de la represión, pero el primer mandatario del país, que llegó allí a bordo de un helicóptero en compañía de su hijo menor Kolia, anunció que no habrá ninguna repetición electoral por ahora. Les pidió también que regresen a sus puestos de trabajo. Nada más llegar, Lukashenko tuvo que escuchar a coro de los presentes la palabra «¡lárgate!» continuadamente. Él ni se inmutó y les dio las gracias cuando terminaron de gritar. Sorpresivamente, el momento fue retransmitido en directo por el canal estatal ONT. A continuación tomó la palabra. Muchos medios de comunicación rusos interpretan la oferta de modificar la Carta Magna como un señuelo a la Unión Europea y a la oposición para ganar tiempo y tratar de parar las movilizaciones. Advirtió que, «bajo presión no se puede cambiar la Constitución». Poco antes, aseguró que «no lograrán jamás que yo haga algo porque me presionan». Pero, por el momento, no ha detallado a qué estamento irían a parar parte de sus actuales prerrogativas. Lukashenko visitó después otras fábricas con el mismo mensaje de que renuncien a los paros, pero cada vez son más las que se unen a la huelga. Además de MZKT, están parcial o totalmente en paro factorías como Belaruskali, Naftan, MTZ, MAZ y BelAZ. No obstante, el jefe del Estado trató de convencerles de que la mayor parte de la industria está funcionando. Les dijo también que las movilizaciones «no me doblegarán» y repitió lo que declaró ya el domingo en cuanto a que «ni muerto entregaré el país». Están también en huelga más de la mitad de los empleados de la Compañía de Radio y Televisión de Bielorrusia. Desde Lituania, la candidata que hizo frente a Lukashenko en las recientes elecciones, Svetlana Tijanóvskaya, difundió un nuevo vídeo anunciando su intención de ofrecerse para dirigir la transición. «Estoy dispuesta a asumir la responsabilidad y actuar durante este período como líder nacional. Para que el país se calme y vuelva a su ritmo normal». Denuncias de torturas y vejaciones El domingo se produjeron las manifestaciones más multitudinarias desde el comienzo de las protestas y Lukashenko organizó también su mitin frente a la Casa del Gobierno, en la plaza de la Independencia, con mucha menos gente que la movilizada por la oposición. Llegó a decir que la OTAN amenaza a Bielorrusia desde Polonia y trató de dar una imagen de líder resolutivo e inamovible. Ha hablado ya dos veces con el presidente Vladímir Putin en los últimos días, según dijo, para que Moscú ayude al país a «garantizar su seguridad». Desde el comienzo de las protestas, ha habido dos muertos, centenares de heridos y cerca de 7.000 detenidos, de los que por lo menos 2.000 fueron puestos en libertad. La Fiscalía General de Bielorrusia sostiene que apenas quedan manifestantes en los calabozos, aunque no hay constancia de que todos hayan sido liberados. Muchos de ellos han denunciado torturas y vejaciones mientras estuvieron bajo arresto.
17-08-2020 | Fuente: abc.es
Detienen a seis palestinos por expresar su apoyo a la anexión de territorios por Israel
Al menos seis personas han sido detenidas por la Autoridad Palestina por haber expresado su apoyo a la extensión de la soberanía israelí en áreas de Cisjordania, específicamente en Judea y Samaria, según han informado medios israelíes. La denuncia fue realizada por el presidente del Consejo Regional de Samaria, Yossi Dagan, quien preside el concejo regional más grande por territorio con una población de alrededor de 23.600 habitantes, y Sheikh Abukhalil Al-Tamimi, en una misiva enviada al Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, el pasado día 11 de agosto, tres días antes de que Israel y Emiratos Árabes Unidos sellaran un acuerdo histórico que establece relaciones diplomáticas entre ambos países y suspende la anexión de tierras en Cisjordania. En el documento se asegura que las personas detenidas han expresado su deseo de convertirse en ciudadanos israelíes así como también, han manifestado su desprecio por el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, por su nepotismo corrupto. «Desafortunadamente, somos testigos una y otra vez de la realidad de la vida bajo el régimen autoritario de terror y miedo de Mahmud Abás, donde las personas no pueden decir lo que piensan abierta y libremente, y cuando lo hacen, son perseguidas, apresadas y torturadas. Este tipo de acción se comete a diario bajo el régimen de Abás», dice la nota. Hostigamiento y amenazas de muerte Añade que han sido testigos de cómo sus colegas y amigos, que regresaron de un taller organizado por Estados Unidos en Bahréin, sufrieron hostigamiento y amenazas de muerte por parte de las fuerzas de seguridad de Tanzim. «Incluso uno de estos empresarios, Saleh Abu Maayala, fue arrestado por las fuerzas de seguridad de Abás poco después de su regreso y fue liberado solo después de que fuentes ajenas a la Autoridad Palestina intervinieron», cita. Denuncian que este tipo de medidas coinciden con acciones llevadas a cabo por países como Corea del Norte e Irán. Y le piden a Borrell y a la UE que condene «esta franca violación de los derechos humanos». «Exigimos que actúe con rapidez y determinación para la liberación de los detenidos, cuyo único pecado era decir lo que pensaban libremente y empezar a hacer frente a los crímenes cometidos por Abás y su banda», concluye.
17-08-2020 | Fuente: abc.es
Polonia se convierte en el nuevo socio fuerte de EE.UU. en Europa
El viaje que el secretario de Estado de EE.UU. ha realizado a Centroeuropa se salda con un nuevo equilibrio de las relaciones trasatlánticas, en las que Polonia emerge como nuevo principal punto de anclaje y Austria pugna por sumar puntos. Esta nueva constelación solidifica en el acuerdo militar firmado por Mike Pompeo con el Gobierno de Varsovia para trasladar al memos mil soldados estadounidenses a territorio polaco, que servirán para «fortalecer la capacidad de disuasión de la OTAN, reforzar la seguridad europea y ayudar a asegurar la democracia, la libertad y la soberanía». Estos mil soldados se sumarán a la fuerza rotatoria de 4.500 efectivos, instalados ya en el país y permitirán a partir de octubre el establecimiento en Polonia del cuartel del Comando Avanzado del Quinto Cuerpo, la dirección de mando centralizado de todas las tropas estadounidenses destacadas en el flanco oriental de la OTAN. Es altamente probable que sean también destinados a Polonia al menos parte de los 12.000 soldados que Washington ha anunciado que sacará de Alemania, país en el que permanecen actualmente 36.000 efectivos estadounidenses, de los cuales 6.400 regresarán a casa y otros 5.600 serán redistribuidos en Europa. Se trata de fuerzas que llevaban estacionadas en bases alemanas desde el final de la II Guerra Mundial. El acuerdo, que debilita la privilegiada relación con Washington que mantenía hasta ahora Alemania y que ignora a la Unión Europea como interlocutor, establece asimismo un marco legal para la «presencia permanente de tropas estadounidenses estacionadas en Polonia y posibilita cualquier futura potencial ampliación del personal militar americano en el país». Ha sido forjado, además, sobre la base de una considerablemente mayor hostilidad hacia Rusia que la línea de apaciguamiento que siguen las autoridades de Bruselas. Tanto Pompeo como su homólogo polaco, Jacek Czaputowicz, mantuvieron en sus declaraciones tras la firma del acuerdo un tono duro con Moscú y abiertamente en contra del Gobierno de Bielorrusia. «Exigimos a los dirigentes de Bielorrusia que empiecen a respetar los derechos humanos fundamentales y se comprometan a dialogar con la sociedad para encontrar una fórmula de coexistencia conjunta», dijo el ministro de Exteriores polaco, que mencionó «un periodo de transición hasta unas elecciones». «Nuestro objetivo común es ayudar al pueblo bielorruso a alcanzar su propia soberanía, su propia libertad», afirmó por su parte Pompeo, sin aclarar la naturaleza de la posible intervención. «Este acuerdo refuerza nuestra cooperación y aumenta la presencia militar de EE.UU. en Polonia para Bielorrusia». Gastos compartidos Políticamente, la visita de Pompeo supone un valioso respaldo para el Gobierno polaco, en manos del partido Ley y Justicia (PIS) desde 2015, que no solamente se enfrenta a acusaciones de fraude en las recientes elecciones presidenciales, sino que además acaba de ver su economía entrar en recesión por primera vez desde la caída del comunismo. De hecho, el Gobierno de Varsovia ha sido muy complaciente en la negociación del acuerdo, admitiendo una «cláusula de extraterritorialidad» que permitirá a las tropas estadounidenses en su territorio no someterse a la ley polaca. Además Polonia compartirá los gastos, incluidos los de alimentación y alojamiento de los soldados por un coste estimado al año de 500 millones de zloy, unos 115 millones de euros. «Lo que es extremadamente importante es que no solo nosotros nos beneficiamos de esta cooperación, sino que también aporta seguridad a nuestra región», celebró el recién elegido presidente de Polonia, Andrzej Duda, que asintió a las declaraciones de Pompeo en las que señalaba que las elecciones del pasado domingo en Bielorrusia, en las que resultó elegido por sexta vez consecutiva Alexandr Lukashenko, no fueron «ni libres ni justas» y que el gesto de la liberación de los manifestantes «no es suficiente».
16-08-2020 | Fuente: abc.es
Bruselas no quiere el cierre de fronteras pese a los rebrotes
La Comisión Europea ha mostrado preocupación por las nuevas restricciones de viaje que han aplicado varios gobiernos europeos, y abogado por aplicar medidas como cuarentenas y pruebas obligatorias a los viajeros en lugar de cerrar las fronteras del todo, para evitar disrupciones. En una carta fechada el pasado 7 de agosto y a la que Efe ha tenido acceso este domingo, la Comisión recuerda a los embajadores de los Estados miembros que, «dadas las experiencias al principio de la pandemia», la coordinación en este área «es crucial para asegurar claridad y predictibilidad» para ciudadanos y empresas. «La situación es ahora volátil, con algunos Estados miembros experimentando cifras a la baja y otros, desafortunadamente, viendo un aumento en los casos. Hemos visto que algunos Estados miembros han decidido mantener o reintroducir ciertas restricciones a los movimientos transfronterizos, a veces de forma bastante descoordinada», dice la misiva. Entre otros cambios en los últimos días, Alemania ha recomendado no viajar a España (salvo las Islas Canarias) y Holanda ha hecho lo propio con diez regiones europeas, entre ellas Madrid, París y Bruselas. La Comisión insiste en que los cierres en las fronteras y las restricciones a los viajes causan «disrupciones» que deben «evitarse lo más posible». «Aunque tenemos que asegurar que la Unión Europea está preparada para posibles rebrotes de casos de COVID-19, debemos al mismo tiempo evitar una segunda ola de acciones descoordinadas», insiste la carta, firmada por las directoras generales de Justicia e Interior en el Ejecutivo comunitario. Insta a medidas proporcionadas y coordinadas La misiva pide «evitar» restricciones y los controles «ineficaces» e insta en su lugar a plantear medidas «proporcionadas, coordinadas y con objetivos», que se basen en la evidencia científica. Así, en lugar de la prohibición total de viaje, Bruselas se muestra partidaria de que se permita el movimiento, aunque después se obligue al viajero a hacer cuarentena o hacerse una prueba PCR. «Las restricciones a la libertad de movimiento solo deberían imponerse en circunstancias excepcionales, cuando esté claro (..) que son necesarias a vista del riesgo a la salud pública», apunta la Comisión, que pide también a los gobiernos que estén en contacto entre ellos antes de poner en marcha este tipo de medidas. En cuanto a la base científica para justificar estas medidas, Bruselas recomienda no fijarse únicamente en el número de casos nuevos en las últimas dos semanas por cada 100.000 habitantes, sino tener también en cuenta las estrategias de testeo que aplica cada país, incluyendo el número de pruebas y la tasa de positivos de las mismas. El Ejecutivo comunitario pide también que se tenga en cuenta la distribución regional de los casos y que, en cualquier caso, se siga «permitiendo y facilitando» la movilidad por motivos profesionales o familiares y para los transportistas de bienes.
...
7
...