Infortelecom

Noticias de union europea

14-09-2020 | Fuente: abc.es
Putin entrega a Lukashenko fondos y mantiene que no interferirá en Bielorrusia
El presidente ruso, Vladímir Putin, le dijo ayer a su homólogo bielorruso, Alexánder Lukashenko, nada más reunirse en la ciudad balneario de Sochi, en el mar Negro, que «Rusia considera a Bielorrusia su aliado más próximo» y, por tanto, «cumplirá todas sus obligaciones en el marco de los acuerdos del Estado Unitario y de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva» (ODKB en sus siglas en ruso). La escena del comienzo de las conversaciones, las primeras entre ambos desde que estallaran las protestas en Bielorrusia, fue retransmitida por los principales canales de televisión de los dos países y rara vez un preámbulo negociador tan dilatado se ofrece ante las cámaras en su totalidad. Putin subrayó que «Rusia es el principal país inversor en la economía bielorrusa» y se refirió a distintos proyectos conjuntos, entre ellos el de la central nuclear construida por la empresa estatal rusa Rosatom en Ostrovets, al noroeste de Bielorrusia, junto a la frontera con Lituania. La planta empezó a funcionar el pasado 8 de agosto, justo en la víspera de la elecciones presidenciales cuya manipulación ha llevado al país a la actual situación de protestas masivas. El presidente ruso anunció además que Bielorrusia recibirá un crédito por valor de 1.500 millones de dólares. El pasado 3 de septiembre, durante la visita que efectuó a Minsk el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, se habló también de la refinanciación de los 845 millones de euros de deuda que Minsk tiene contraída con Moscú. Putin y Lukashenko hablaron ayer también de la distribución en Bielorrusia de la primera vacuna rusa Spútnik V. «Lo importante ahora es tratar de intensificar la cooperación a todos los niveles para lograr resolver todos los problemas pendientes en este momento difícil» para Bielorrusia, le manifestó Putin a su invitado. Cesiones al Parlamento En el terreno político, el jefe del Kremlin dijo estar al corriente de lo planes de Lukashenko de reformar la Constitución para ceder parte de sus poderes al Parlamento, idea que, a su juicio, «es lógica, oportuna y conveniente». «Estoy convencido de que, teniendo en cuenta su experiencia, hará el trabajo al más alto nivel y permitirá el desarrollo del sistema político del país», añadió Putin. Según sus palabras, «los bielorrusos deben ser ellos mismos quienes resuelvan la actual situación sin insinuaciones y presiones desde el exterior», dando a entender que Rusia tampoco se inmiscuirá en la actual crisis que vive el país vecino. Sin embargo, Putin ya ofreció a Lukashenko el envío de un contingente policial, si la situación en las calles se «descontrola». Antes de los comicios del 9 de agosto, el dictador bielorruso criticó los intentos de Moscú de desestabilizar la situación con el envío a Minsk de mercenarios, pero ayer le dijo a su homólogo ruso que ha comprendido en dónde está el peligro real. Aseguró que a tan solo 15 kilómetros de la frontera bielorrusa, cerca de la región de Grodno, Estados Unidos ha desplegado tropas, razón por la que decidió enviar allí su Ejército. «Considero necesario que nuestros países preparen sus fuerzas armadas para contrarrestar una posible agresión exterior», le dijo a Putin y éste se refirió a las maniobras conjuntas «Fraternidad eslava» que ambos países iniciaron ayer y que durarán hasta el 25 de septiembre. El máximo dirigente ruso, prometió que, una vez terminen los ejercicios, «nuestros soldados volverán a Rusia, a sus acuartelamientos permanentes». Según Lukashenko, que le agradeció a Putin varias veces y de forma encarecida su apoyo, «los acontecimientos en Bielorrusia los presentan de un forma, pero en realidad el país sigue su vida normal». Dijo que las movilizaciones tienen lugar solamente en Minsk, nada más, y en los fines de semana: «Los sábados se manifiestan las mujeres, las chicas, y los domingos la gente en general (..) pero nadie ha atravesado ninguna línea roja», pese a los miles de arrestos practicados en el mes largo que duran las protestas y a que el Comité de Coordinación de la oposición ha quedado desarbolado por las detenciones o las deportaciones de sus miembros. En tono servil, Lukashenko le dijo a Putin que «Bielorrusia cooperará en adelante de manera más estrecha con su hermano mayor», en alusión al Estado ruso. Le dio también las gracias por haber dicho que «la frontera bielorrusa forma parte de la frontera común» con Rusia. Sin firmar un documento La reunión duró casi cuatro horas y media y no terminó con la firma de ningún tipo de documento. En declaraciones a la radio Eco de Moscú, el politólogo bielorruso Dmitri Balkunets señaló que «los dos presidentes no dijeron lo más importante: cuál será el futuro político de Lukashenko». Balkunets cree que el crédito de 1.500 millones de dólares anunciado ayer por Putin «es el monto para la reestructuración del préstamo anterior». El presidente ruso lleva años tratando de conseguir un mayor control sobre el país vecino en todos los terrenos, sobre todo en el económico y militar. Lukashenko y el predecesor de Putin, Borís Yeltsin, firmaron en Moscú, en el Kremlin, el 8 de diciembre de 1999 el documento que habría de iniciar el proceso para la creación de una estado unitario. El acuerdo preveía la creación de una estructura confederal con una misma política económica y de defensa y con una moneda única. Una vez pactadas todas las cuestiones de índole política, jurídica y económica, había que acometer además la reforma de las Constituciones de los dos países y aprobar el documento final en sendas consultas populares. Pero fue el líder bielorruso quien puso siempre trabas para avanzar en el proyecto. Hasta el punto de que en Moscú empezaron a pensar de que todo era una estratagema para obtener gas y petróleo baratos sin la menor intención de ceder soberanía. Hubo, no obstante, ciertos avances. Tomando como referente la Unión Europea, se creó un espacio económico común y se eliminaron los controles fronterizos y aduaneros. Pero las relaciones se fueron degradando paulatinamente. Lukashenko no quería privatizar sus empresas estatales en beneficio de las corporaciones rusas, encima se negó a reconocer a Crimea como territorio ruso, inició un acercamiento a la Unión Europea y a Estados Unidos y aprovechó las sanciones de Moscú a la UE, utilizando las ventajas de la zona de libre comercio con Rusia para convertirse en lugar de tránsito de las mercancías vetadas. La situación llegó al punto de que dejó de funcionar la libertad de movimientos entre ambos países. Rusia volvió a establecer controles fronterizos e incluso estableció un embargo a algunos productos bielorrusos, a la carne por ejemplo. Moscú tampoco quiso bajar el precio del petróleo y del gas ni reestructurar su deuda. La última tentativa fallida de acercamiento tuvo lugar en febrero, en Sochi precisamente. Putin conversó horas y horas con Lukashenko sin lograr convencerle de que la solución a los problemas económicos de su país está en una mayor integración con Rusia. Pero ahora las protestas de la oposición bielorrusa han hecho cambiar el panorama por completo.
14-09-2020 | Fuente: abc.es
Cameron se suma a las críticas contra el proyecto de ley de Johnson que empieza a debatirse esta tarde
David Cameron es el quinto ex primer ministro británico que manifiesta su oposición a la ley del mercado interno propuesta por Boris Johnson y que empezará a debatirse esta tarde en la Cámara de los Comunes. La cadena Sky News reveló que Cameron expresó sus reticencias sobre el plan de Johnson, y aseguró que «aprobar la ley y romper con las obligaciones internacionales es lo último que debería contemplarse, el último recurso». «Tengo dudas sobre lo que se ha propuesto», agregó, y añadió que «hay que tener en cuenta que el Reino Unido está en una negociación vital con la UE para obtener un acuerdo y tenemos que tener en mente ese contexto». Cabe recordar que fue precisamente Cameron quien abrió la caja de los truenos cuando en el 2013 prometió que si su partido ganaba las elecciones de mayo de 2015, en las que obtuvo mayoría absoluta, organizaría un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea antes de finalizar el 2017. Lo más sorprendente es que él mismo estaba en contra del divorcio, por lo cual tras el resultado de la consulta se vio obligado a renunciar a su cargo como primer ministro. No es exagerado decir que le salió el tiro por la culata al convocar una consulta que él mismo acabó perdiendo y cuyas consecuencias continúan cuatro años después. Hace precisamente un año, en septiembre del 2019, se mostró a favor de una segunda votación con el objetivo de desbloquear las atascadas negociaciones de aquel momento. Con sus últimas declaraciones, Cameron se sumó a las críticas de sus homólogos Theresa May, John Major, Tony Blair y Gordon Brown, que a su vez forman parte de decenas de voces en contra de las intenciones de Johnson, tanto dentro como fuera de las fronteras británicas. Uno de los más críticos es el el ex fiscal general Geoffrey Cox, quien considera «inconcebible» que el gobierno esté dispuesto a violar la ley internacional desestimando la validez de un acuerdo firmado hace sólo «nueve meses» y que encima pretenda «reescribirlo unilateralmente». Cox anunció que votará en contra del proyecto de ley, formando parte así de la rebelión tory compuesta por al menos 30 diputados que previsiblemente se opondrán oficialmente al plan del líder de su partido, que en caso de ser aprobado, supondría que Reino Unido podría modificar partes del acuerdo de retirada alcanzado con la Unión Europea y que incluye un mecanismo diseñado para evitar levantar una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.
14-09-2020 | Fuente: abc.es
La rebelión «tory» amenaza con anular el plan de Johnson para modificar el acuerdo del Brexit
El Parlamento británico comenzará esta tarde a debatir el polémico proyecto de ley del mercado interior que ha generado ampollas en la oposición y en Europa, pero también dentro del Partido Conservador. Aunque el primer ministro, Boris Johnson, tiene una mayoría de 80 escaños en la Cámara de los Comunes, su liderazgo será puesto a prueba ya que al menos 30 diputados están abiertamente en contra de la aprobación de la ley, que incumple con el Acuerdo de retirada de la Unión Europea al que llegaron Londres y Bruselas el año pasado y que fue firmado de forma oficial el pasado enero. El Gobierno admitió la semana ante la Cámara que la ley supondrá una violación del derecho internacional, lo que ha levantado críticas tanto dentro como fuera del país. Según un documento al que tuvo acceso el diario «The Guardian», el procurador general, el fiscal general y el procurador general para Escocia coinciden en que las disposiciones contempladas en el proyecto de ley «constituirían una clara violación del acuerdo de salida y de la obligación de derecho internacional de Reino Unido de actuar de buena fe en lo que respecta a obligaciones derivadas de tratados», aunque un dictamen legal de la UE aclara que la violación ya se ha producido con solo la presentación del proyecto, independientemente de si se aprueba o no. El fin de semana, los ex primeros ministros Tony Blair y John Major, del Partido Laborista y Conservador se manifestaron respectivamente en una tribuna en The Sunday Times donde pidieron ayer a los diputados que rechacen el «vergonzoso» proyecto y calificaron la actitud del «premier» como «irresponsable, equivocada y peligrosa». Los que fueran rivales coincidieron en que el texto legislativo «plantea cuestiones que van más allá del impacto en Irlanda, el proceso de paz y las negociaciones para un acuerdo comercial», ya que ponen en riesgo «la propia integridad» de la nación. David Cameron es el último ex primer ministro británico en sumarse este lunes a las críticas contra el proyecto. El proyecto de ley empezará a debatirse mientras están en marcha las negociaciones con la Unión Europea sobre un tratado comercial posterior al Brexit, que actualmente se encuentran en punto muerto y a poco más de tres meses de que acabe el período de transición del divorcio el próximo 31 de diciembre. La UE sin embargo le dio un ultimátum a Johnson para que retire el proyecto antes de fin de mes si no quiere que haya consecuencias legales, además de que el acuerdo comercial estará en riesgo. El gobierno se defiende diciendo que la ley es una salvaguarda en caso que el acuerdo comercial no llegue a buen puerto y que servirá para proteger los acuerdo de paz de Irlanda del Norte. Bruselas, no obstante, considera que los ponen en peligro.
14-09-2020 | Fuente: abc.es
Maduro regala mortadela para conseguir votos para las parlamentarias
La mortadela electoral. El embutido cárnico se ha convertido en el símbolo de la oferta electoralista de los candidatos chavistas de Nicolás Maduro que recorren las calles en la búsqueda de votos para asegurar su participación en los comicios legislativos del 6 de diciembre. Todavía no ha comenzado oficialmente la campaña electoral, pero los aspirantes socialistas a diputados arrancaron este fin de semana el recorrido por los barrios populares para pulsar el ánimo de los votantes, que en estos momentos se preocupan más por sobrevivir en la profunda y peor crisis económica y social de su historia y no tanto por la política. El populismo más rancio se mostró esta vez por la cadena de la estatal Venezolana de Televisión (VTV). Ocurrió en el barrio Brisas del Río en Barinas, la tierra natal del extinto Hugo Chávez, donde los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se prodigaron regalando mortadela a los vecinos para promocionar las «fraudulentas» elecciones, así consideradas por la oposición. En otras zonas del interior también ofrecieron el embutido pero las imágenes de Barinas por ser la cuna del chavismo fueron las que se destacaron en las redes sociales y en la televisora pública. La mortadela electoral fue duramente criticada por los usuarios de Twitter. Unos la calificaron de burla y humillación cuando la mayoría de las familias pasa hambre y no tiene con qué comprar la cesta de alimentos. «Un político sin proyecto, termina entregando mortadela como mejor opción», dijo Marvin Mijares en la red social. «Y mientras tanto los candidatos del PSUV andan cambiando Mortadela por votos», criticó Julio Ramírez también por Twitter. Baja participación Pese a los regalos populistas del régimen, los venezolanos no parecen estar dispuestos a acudir a las urnas en diciembre. Y lo dice Luis Vicente León, director de Datanálisis, quien afirma que la participación en diciembre será muy baja, «solo entre un 10% y 15% va a votar». La razón principal de la apatía de los electores es la grave situación económica, la inflación de más de 3.000% acumulada en el año, la falta de gasolina, alimentos, medicinas, gas, agua, luz, transporte que ha venido empeorando por la pandemia y el confinamiento parcial. En Venezuela no hay nada, ningún servicio público funciona, lo que agudiza el descontento social. Otro elemento que conspira contra las elecciones es la pandemia. En su segundo informe, la Academia de Física, Matemáticas y Ciencias Sociales señala que el régimen oculta las cifras de los contagios, decesos y no recomienda aglomeraciones como unas elecciones. En estos momentos los contagiados rozan los 60.000 casos. El régimen anuncia oficialmente que diariamente se registran unos 1.000 casos cuando la Academia de Ciencias señala que deberían ser 7.000 casos. Para diciembre proyecta que habrá 14.000 infectados diarios. La Unión Europea también ha recomendado postergar las legislativas hasta que las condiciones democráticas, libres y transparentes lo permitan. Ninguna de las condiciones mínimas está presente en el sistema electoral chavista. Pero Nicolás Maduro no quiere dar su brazo a torcer, señalando que a finales de septiembre se habrá superado el coronavirus, «en cualquier circunstancia, llueva, truene o relampaguee, estas elecciones tienen que hacerse de todas, todas, por el bien institucional y la democracia del país, por orden constitucional, no hay opción, porque están tratando de levantar una campaña desde Europa y algunos factores políticos desesperados por sabotear las elecciones, por tratar de mentir, manipular y tratar de imponer una matriz de opinión para que se suspendan las elecciones del 6 de diciembre». Sus antiguos aliados izquierdistas del Polo Patriótico han dejado solo al partido gobernante, mostrando divisiones internas donde la guerra es de «todos contra todos», mientras el exministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, ahora jefe del comando de campaña de Maduro, anuncia la integración de Cilia Flores, primera dama, Diosdado Cabello e Iris Varela, la exministra de Prisiones. Ese mismo comando dirigirá la futura directiva de la Asamblea Nacional madurista.
14-09-2020 | Fuente: abc.es
Putin y Lukashenko se reúnen hoy para redefinir sus relaciones mientras siguen las protestas en Bielorrusia
Tras un nuevo domingo de multitudinarias movilizaciones en Bielorrusia contra Alexánder Lukashenko, durante las que se han vuelto a practicar centenares de arrestos, el presidente bielorruso será hoy recibido en la ciudad balneario de Sochi, a orillas del mar Negro, por su homólogo ruso, Vladímir Putin. Ambos dirigentes pretenden redefinir un nuevo marco de relaciones entre su respectivos países sobre el fondo de unas inéditas protestas que duran ya más de un mes. La idea de este acercamiento partió de Lukashenko, que, desde el comienzo de la crisis ha hablado por teléfono con Putin media docena de veces. Hasta antes de las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto, tachadas de «fraudulentas» por la oposición bielorrusa, las relaciones entre Moscú y Minsk no eran tan buenas. Lukashenko denunció un intento de conspiración orquestado por el Kremlin, que empleó, según él, un contingente de 33 combatientes del grupo mercenario ruso Wagner enviado a Bielorrusia para «desestabilizar» la situación en el país en la víspera de los comicios. Pero cuando en la misma noche del 9 de agosto la gente salió indignada a la calle para protestar por el pucherazo y Occidente recriminó de forma general y unánime la actitud del déspota bielorruso, éste decidió echarse en brazos de Putin como único recurso para garantizarse un apoyo que impida su derrocamiento. Durante la manifestación de este domingo, en Minsk, fueron detenidas al menos 250 personas - EFE El líder ruso, que lleva años tratando de conseguir un mayor control sobre el país vecino, tanto en lo político como lo económico, detectó enseguida su gran oportunidad. Lo primero que hizo fue prometerle a Lukashenko el envío de un contingente de fuerzas policiales a Bielorrusia, «si la situación se descontrola». Después, el pasado día 2 de septiembre, se reunieron en Moscú los ministros de Exteriores de ambos países, Serguéi Lavrov y Vladímir Makéi, y, al día siguiente, viajó a Minsk el jefe del Gobierno ruso, Mijaíl Mishustin, con varios ministros para hablar de los asuntos pendientes, empezando por la vieja idea de materializar el inconcluso «Estado unitario», siguiendo con las cuestiones irresueltas de ámbito energético y terminando con la refinanciación de la deuda que Minsk tiene contraída con Moscú. Maniobras conjuntas El resultado del encuentro de hoy entre Putin y Lukashenko, que coincide con el comienzo de unas maniobras conjuntas en Bielorrusia de los dos países, denominadas «Fraternidad eslava» contra el terrorismo y que durarán hasta el día 25, es una incógnita y pocos se han aventurado a hacer vaticinios. Podrían anunciar una serie de medidas concretas hacia la integración de ambos países, limitarse a avanzar en los problemas irresueltos y postergados sucesivamente o presentar la reunión como un intercambio de puntos de vista y un paso intermedio hacia un proceso negociador más amplio y dilatado en el tiempo. Aunque ahora está más contra las cuerdas que nunca, Lukashenko ya ha demostrado en el pasado que sabe maniobrar ante la potencia avasalladora de su gran vecino eslavo. La última vez que estuvo en Sochi, el pasado mes de febrero, Lukashenko hizo fracasar las negociaciones con Putin para el establecimiento de un unión estatal porque dijo no estar dispuesto a entregar la soberanía de su país. Ahora las cosas han cambiado mucho, pero sigue siendo el viejo zorro que le tiene cogida la medida al zar. Los expertos destacan además el hecho de que la desconfianza entre ellos es absoluta. Lukashenko se ha atrevido a no reconocer Crimea como territorio ruso y tampoco a Abjasia y Osetia del Sur como estados independientes. Se ha permitido coquetear con la Unión Europea y Estados Unidos y lanzar críticas veladas por el papel de Rusia en el levantamiento armado separatista en el este de Ucrania.
13-09-2020 | Fuente: abc.es
Rusia y Bielorrusia anuncian maniobras antiterroristas conjuntas a pesar de la renuncia de Serbia
Rusia anunció hoy que seguirá adelante con las maniobras antiterroristas «Fraternidad eslava» con Bielorrusia pese a la renuncia de última hora de Serbia bajo presiones occidentales. «Son ejercicios antiterroristas y no van dirigidos contra ningún país», informó el ministerio de Defensa ruso en un comunicado. Más de 800 soldados de ambos países participarán en los ejercicios del 14 al 25 de septiembre en el polígono Bretski, en territorio de Bielorrusia. Para evitar suspicacias sobre un posible despliegue ruso en la antigua república soviética, el comunicado castrense destaca que las tropas rusas regresarán a sus bases al término de las maniobras. Las maniobras se celebran desde 2015 y el pasado año transcurrieron en territorio de Serbia, que renunció debido a «una fuerte e inmerecida presión de la Unión Europea», según reconoció el ministro de Defensa, Aleksandar Vulin. Visita a Sochi Los ejercicios arrancarán justo cuando el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, viaje el lunes a Sochi (mar Negro) para reunirse con su colega ruso, Vladímir Putin, que le ha prometido el envío de fuerzas policiales en caso de necesidad. Anoche, el ministro de Defensa bielorruso, Víctor Jrenin, anunció el repliegue de las tropas desplegadas en la región de Grodno fronteriza con Polonia y Lituania, a los que Minsk acusa de instigar las protestas antigubernamentales. Al mismo tiempo, aseguró que a Minsk le preocupa la presencia a 15 kilómetros de la frontera de un batallón de tanques de Estados Unidos, que incluiría medio millar de soldados, una treintena de tanques y 43 carros de combate Bradley.
13-09-2020 | Fuente: abc.es
Los refugiados de Lesbos, la herida abierta de Europa
«Ahora ya no huele a mierda. Solo a quemado», explica a ABC José Fernández, el gallego de la ONG evangelista REMAR, organización que está distribuyendo agua a una cola de miles de personas del campamento, todas ellas en la carretera, en cuyo borde han dormido ya varias noches. Se refiere a las consecuencias de los dos incendios provocados, uno seguro por un grupo de inmigrantes afganos al grito de «Bye Bye Moria» y el otro aún por investigar, que ha destruido el desastroso Centro de Acogida e Identificación de Moria en la isla de Lesbos. Los de REMAR distribuyen desde la mañana del jueves lo que hay: comida del catering del ejército dos veces al día, y más cosas como agua y fruta, enviadas por distintas ONGs así como donaciones de países europeos, junto con sacos de dormir y mantas. Durante años, esta organización aguantó en Moria, aun cuando se fueron todas las demás ONGs protestando contra el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en marzo de 2016. Distribuían tres veces al día, con colas kilométricas de varias horas, la comida del catering del campamento. Lo peor era la violencia, las peleas entre grupos de jóvenes y la falta de seguridad hasta ahora en Moria: se denunciaba al menos una violación por semana y por la noche todas las mujeres que no vivían con su familia en un contenedor preferían ponerse pañales para no arriesgarse a ir, casi sin luz, a uno de los malolientes sanitarios portátiles. Campamento del infierno El nombre de Moria ya no se asocia con el pequeño pueblito a 10 kilómetros de la capital, Mitilini, sino con el «campamento del infierno», el mayor de Europa para inmigrantes ilegales que llegan de las costas turcas, creado por el ejército para menos de 3.000 personas y donde malvivían hasta la noche del miércoles en contenedores tiendas de campaña unas 13.600 personas (aunque llegó a acoger a más de 20.000). Todos llegaron desde las costas turcas, a unas pocas millas de distancia de Lesbos y e otras islas cercanas como Kos, Samos, Leros y Jíos. Ahora el ritmo de llegadas se ha ralentizado, porque las patrullas tanto griegas como turcas, así como las fuerzas de Frontex, vigilan estrechamente la zona y hay también drones. En lo que llevamos de año, han llegado a Lesbos 4.287 personas, mientras que en todo 2019 la cifra fue de 27.148. Desde la llegada de los conservadores al Gobierno griego, liderado por Kiriakos Mitsotakis, la gestión de la inmigración irregular ha mejorado con respecto al anterior Ejecutivo: menos llegadas y proceso de asilo más rápido, así como el deseo de deportar o repatriar a quien no tiene derecho a quedarse. El Gobierno radical de Syriza, que se consideraba solidario y cuya juventud era partidaria de una Europa sin fronteras, tuvo que afrontar sin experiencia y casi sin medios el millón de personas que «pasaron» por Grecia en el 2015. Los números fueron disminuyendo, pero los problemas sobre cómo afrontar a este grupo de personas se multiplicaron y eso que ahora el partido neonazi Amanecer Dorado lleva tiempo callado y sin actividad violenta: ya no tiene diputados en el parlamento. Estos días, Mitsotakis ha recordado que se trata de un problema europeo y que tiene que haber una distribución justa de quienes llegan a su país por mar o por tierra, y aún mas ahora en época de pandemia. Y tras entrevistarse con el Vicepresidente de la Comisión Europea Margaritis Schinas este viernes, tras la visita de este a Lesbos, quedó claro que se prepararán nuevas regulaciones europeas de migración y asilo, incluyendo la distribución equitativa de los migrantes entre todos los estados miembros de la UE. Dos frentes Lesbos y otras islas están ahora divididas: por un lado los inmigrantes, las ONGs y los mas solidarios que quieren ayudar a quienes llegan a sus costas y quieren un campamento de acogida pequeño, bien organizado y controlado, para que luego los inmigrantes sean enviados con rapidez (y no permaneciendo meses, hasta años para efectuar la solicitud inicial de asilo) a otra parte de Grecia. Por el otro está la mayoría de la población local, exacerbada por elementos nacionalistas y populistas, que quieren que el problema desaparezca sin pensar que aunque todos los inmigrantes se vayan mañana llegarán muchos más. Kostas Muzuris, gobernador de la región, y el Alcalde de Mitilini insisten en la necesidad de que la isla se vacíe de inmigrantes. Y entre estos dos bandos, los inmigrantes, por una vez, están de acuerdo con la población local: quieren abandonar lo antes posible y para siempre la isla y no se cansan de decirlo.
12-09-2020 | Fuente: abc.es
España se abstiene en la elección del candidato de Trump para dirigir el BID
Por primera vez un estadounidense presidirá el mayor banco de inversiones del continente americano, pese a la abstención de España. Este sábado ha sido elegido para la dirección del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Mauricio Claver-Carone, en un voto secreto en el que ha obtenido el apoyo de 30 de los 48 países miembros, 23 de ellos de Iberoamérica y el Caribe. En total, Claver-Carone, propuesto por Donald Trump, recibió 66,8% de los votos. Los países que se han abstenido son Argentina, Chile, México, Perú, Trinidad y Tobago y los de la Unión Europea, incluida España. «Quiero agradecer a todos nuestros socios en la región por mantener la integridad de este proceso electoral y compartir nuestra visión común de un BID más fuerte y receptivo. Espero con interés el arduo trabajo que nos espera para formar un equipo sólido y tomar medidas sobre las prioridades de la región. Mi compromiso sigue siendo el mismo: trabajar con los países miembros del BID para delinear una estrategia y fortalecer al banco, responder a las necesidades de la región y crear oportunidades para la prosperidad compartida y el crecimiento económico», ha dicho Claver-Carone tras ser ganar la votación. A Claver-Carone le presentaron conjuntamente a la candidatura EE.UU., El Salvador, Guyana, Haití, Israel y Paraguay. Hasta ahora, ha sido máximo asesor para Iberoamérica de Donald Trump en la Casa Blanca, como miembro del Consejo de Seguridad Nacional. Abogado de familia cubana, nació en Miami hace 44 años y pasó su infancia en España. Hasta última hora, Argentina y varios de sus socios intentaron hacer descarrilar esta elección, planteando la posibilidad de un candidato alternativo o posponiendo el voto hasta después de las elecciones presidenciales de EE.UU., que serán el 3 de noviembre. Esos intentos fracasaron. La única candidata alternativa, la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, se retiró el 3 de septiembre. Finalmente Argentina rehusó presentar a su propio elegido y anunció la noche del jueves que se abstenía, invitando al resto de países a hacer lo mismo. Argentina y sus socios también amagaron con negar el quórum del 75% necesario para que su elección fuera válida. La principal razón que esgrimieron públicamente para oponerse a Claver-Carone es que este nació en EE.UU., algo que rompe la tradición de que el presidente del BID es de un país iberoamericano. La Casa Rosada describió como «inconveniencia para América Latina y el Caribe» el «vulnerar una tradición de gobernanza regional de una institución que se ha mantenido durante sus 60 años de existencia como un ámbito plural, al servicio del interés de los latinoamericanos y caribeños y sin convertirse en una herramienta de intervencionismo diplomático». Máxima presión contra Cuba y Venezuela Esos recelos proceden del hecho de que Claver-Carone, que fue representante de EE.UU. en el Fondo Monetario Internacional, haya sido artífice de las principales políticas de la Casa Blanca hacia Iberoamérica en el primer mandato de Trump, incluida la campaña de máxima presión tanto para con Cuba como con Venezuela. Cuba no es miembro, y el año pasado el BID reconoció al enviado de Juan Guaidó como representante legítimo de Venezuela en ese banco de inversiones, desterrando de él a los emisarios del régimen de Maduro. Finalmente, el Gobierno de Argentina logró la abstención del bloque de la UE y de España en concreto. Según la cancillería argentina, «la postura de abstención cosechó el 31,23% de los votos emitidos, guarismo que se obtuvo a partir de la decisión de Chile, México, Perú y Trinidad y Tobago, más los países de la Unión Europea, lo que representa un total de 16 países en la misma posición, sobre los 30 que obtuvo en su favor el único candidato presentado, Mauricio Claver-Carone, a quien saludamos en su nuevo rol en la institución». El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, llegó a pedir un aplazamiento de la votación. Claver-Carone se ha comprometido a estar en la dirección del BID un solo mandato de cinco años, en el que se centrará, según ha dicho en conversaciones con este diario, en afianzar la economía iberoamericana durante la pandemia de coronavirus y en aprobar medidas de buena gobernanza y transparencia interna. En una entrevista con ABC en julio, prometió intervenir para que la delegación del BID en Europa se mantenga en Madrid, porque el presidente saliente la va a reubicar en Bruselas. «Mi visión personal, es francamente que Madrid es la puerta a Europa de Latinoamérica. Para mí que nací en Miami, Miami es la puerta de Latinoamérica hacia EE.UU., y Madrid es la puerta de Latinoamérica a Europa y eso en sí tiene sus ventajas», dijo Claver-Carone. El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, ha sido «líder visionario en el avance de la prosperidad en el continente americano y un firme defensor de las instituciones democráticas y la cooperación en materia de seguridad que sustentan el crecimiento económico y el desarrollo».
12-09-2020 | Fuente: abc.es
Johnson acusa a la UE de querer «dividir» Reino Unido
El primer ministro británico, Boris Johnson, ha acusado a la Unión Europea de querer «dividir» Reino Unido y ha pedido al Parlamento aprobar el proyecto de ley en disputa cuanto antes para hacer que Bruselas «retire sus amenazas de la mesa» después de que los Veintisiete dieran hasta finales de mes a Londres para que revisara el texto por considerar que pone en duda varias disposiciones del acuerdo del Brexit. En un artículo publicado en 'The Telegraph', el «premier» sostiene que pese al acuerdo y al mecanismo de seguridad previsto para Irlanda del Norte --el llamado 'backstop', «ahora escuchamos que a menos que accedamos a los términos de la UE, la UE usará una interpretación extrema del protocolo sobre Irlanda del Norte para imponer una frontera comercial total bajo el mar de Irlanda». «Nos están diciendo que la UE no solo impondrá tarifas sobre nuestros bienes que vayan desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte, sino que podrían en realidad detener el transporte de productos alimentarios» entre ambas partes del país, ha subrayado Johnson. «Nunca creímos seriamente que la UE estaría dispuesta a usar un tratado, negociado de buena fe, para bloquear una parte de Reino Unido, para aislarla», ha lamentado, asegurando que Londres quiere ayudar a la UE a «preservar la integridad de su mercado interior». «Pero no podemos dejar el poder teórico de romper nuestro país, de dividirlo, en manos de una organización internacional», ha sostenido Johnson, en referencia a la UE, subrayando que el Gobierno tiene que proteger al país «de ese desastre» y por ello ha formulado la nueva ley de mercado interior, una «red de seguridad legal» con la que pretende «aclarar la posición y resolver las inconsistencias». El «premier» ha insistido en que la ley «protege los empleos y el crecimiento en todo Reino Unido al prevenir barreras comerciales entre sus naciones y regiones». «Significa que algo cuya venta se aprueba en Escocia o Gales debe ser bueno para venderse en Inglaterra o Irlanda del Norte, y viceversa», ha puntualizado. Se trata, pues, en palabras de Johnson de una ley vital y crucial, por lo que ha defendido la necesidad de sacarla adelante. Así, ha advertido a los parlamentarios conservadores, ante la división en las filas «tories», de que «no podemos volver a los días oscuros del año pasado, a las peleas que tanto minaron nuestras negociaciones». El vicepresidente del Ejecutivo comunitario responsable de vigilar el cumplimiento del acuerdo del Brexit, Maros Sefcovic, trasladó el jueves al Gobierno británico en una reunión en Londres el ultimátum de los Veintisiete, que amenazan con emprender las acciones legales oportunas. En un comunicado, Bruselas criticó que el proyecto de Ley «constituye una violación extremadamente grave del Acuerdo de Retirada y del Derecho Internacional». Las autoridades comunitarias también niegan que esta normativa sirva para proteger los Acuerdos de Viernes Santo, como argumenta Londres, sino «lo contrario». El proyecto de ley del Gobierno británico para el mercado interior supondría eliminar varias disposiciones del acuerdo de salida, en especial en lo que afecta al protocolo diseñado para proteger los Acuerdos de Viernes Santo en el Úlster. Londres quiere eliminar los controles a las mercancías que se comprometió a implantar entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte para evitar la vuelta a una frontera física.
12-09-2020 | Fuente: abc.es
Las islas Shetland quieren la independencia de Escocia
Situadas más cerca de Noruega que de Escocia, las islas Shetland, un archipiélago compuesto por casi un centenar de islas, aunque con solo quince de ellas habitadas, están empezando a moverse para buscar su independencia. El consejo de las islas acordó empezar a explorar opciones para lograr la «autodeterminación financiera y política» después de que la mayoría de sus concejales, en una votación de 18 a 2, con dos ausentes, aprobaran una moción al respecto formulada por tres concejales asociados con el movimiento a favor de la autonomía Wir Shetland («Nuestras Shetland» en el dialecto local, el Norn). Estos representantes demandan una investigación sobre si una mayor autonomía beneficiaría a las islas, sobre todo ante la incertidumbre que se cierne sobre el Reino Unido con la salida definitiva de la Unión Europea el próximo 31 de diciembre, cuando acabe el período de transición del Brexit, y debido a su inconformidad con las decisiones centralizadas tomadas desde Edimburgo y los recortes de fondos entregados a las islas por parte del gobierno del Partido Nacionalista Escocés. Las Shetland fueron, junto con las islas occidentales de Escocia, las únicas que votaron contra la adhesión a la CEE en el referéndum de 1975. «Creemos que Shetland tiene los medios para tener un futuro positivo. Sin embargo, en los últimos tiempos hemos visto que cada vez se centraliza más la toma de decisiones y se reduce constantemente la financiación pública. Nos preocupa que esta situación actual amenace seriamente la prosperidad, e incluso la sostenibilidad básica de Shetland como comunidad», dice la moción aprobada 45 años después de aquella histórica consulta, que añade: «Con el fin de buscar alternativas para garantizar que Shetland pueda alcanzar y mantener todo su potencial, los abajo firmantes, decidimos que el Consejo de las Islas Shetland comienza formalmente a explorar opciones para lograr la autodeterminación financiera y política». El ejemplo de las Feroe Los residentes y concejales esperan así poder adoptar un camino similar al tomado por las Islas Feroe, que tienen un estatus autónomo dentro del Reino de Dinamarca, y que desde 1948 cuenta con su propio parlamento, así como el cargo de primer ministro. Según Shetland News, el líder del consejo, Steven Coutts, recomendó la aprobación de la moción diciendo que esa forma de trabajo con decisiones tomándose de «forma remota, simplemente no funciona». «Continuar con el statu quo no es una opción», aseveró por su parte el concejal Duncan Anderson. En el referéndum sobre la independencia de Escocia del 2014, en el que un 55% de la población decidió seguir formando parte del Reino Unido, el voto de las islas Shetland a favor de quedarse fue aún mayor: 63,7%. Incluso, un parlamentario local indicó entonces que las islas podrían intentar seguir formando parte de Reino Unido si Escocia finalmente se iba. Su contexto es complejo, ya que pertenece a Escocia aunque geográfica y culturalmente es más cercana a Escandinavia mientras que políticamente está más alineada con Bruselas. Quejas y demandas De hecho, con la puesta en marcha del Brexit, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, quiere un segundo referéndum de independencia, argumentando que el contexto ha cambiado lo suficiente como para que sea necesaria otra consulta. Pero los isleños no están de acuerdo con sus intenciones. La historia viene de más lejos: hace cinco años, un grupo de activistas de Orkney, Shetland y las Islas Occidentales fracasaron en su intento ante el Parlamento escocés para llevar a cabo un referéndum que pudiera abrirles la puerta a la independencia de Escocia, argumentando además que históricamente formaron parte de Noruega. Con poco más de 23.000 habitantes, el archipiélago cuenta con importantes recursos, como unas fértiles aguas de pesca, así como gas natural y petróleo. Irónicamente, afrontan algunas de las tasas más altas de pobreza energética en el país. El conservador Jamie Halcro Johnston acusó directamente a Sturgeon y al Partido Nacionalista Escocés del abandono que sufre la región, y añadió que «Nicola Sturgeon solo aparece cuando hay elecciones». Para el «tory», la geografía y la historia de Shetland la han convertido en una comunidad distinta dentro de Escocia y el Reino Unido.