Infortelecom

Noticias de union europea

17-09-2020 | Fuente: abc.es
Angela is back
Tras formalizar la entrada del Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro Neville Chamberlain nombró a Winston Churchill como Primer Lord del Almirantazgo, el mismo puesto que había ocupado cuando la Primera Guerra Mundial estalló un cuarto de siglo antes. El retorno de Churchill fue comunicado a las unidades de la Royal Navy con un escueto pero elocuente «Winston is back». Algo parecido se podría decir de Angela Merkel, la más veterana entre los líderes políticos del viejo continente. Aunque enfila ya la recta final de su carrera política, la canciller de Alemania sigue ofreciendo grandes lecciones a sus vecinos: desde la gestión de la pandemia al resto planteado por nefarias potencias unidas a la hora de cuestionar el proyecto de integración europeo. La última demostración del liderazgo de Merkel, que incluye tomar decisiones no siempre populares, ha sido el ofrecimiento para aceptar un total de 2.750 refugiados atrapados en el vergonzoso limbo de Grecia. Los más conservadores de su partido, la CDU, todavía no le perdonan su decisión de mantener las fronteras alemanas abiertas durante lo peor de la emergencia de refugiados registrada entre 2015 y 2016. Una decisión polarizadora que permitió que la extrema derecha de Alternativa por Alemania lograse escaños en todos los 16 parlamentos regionales y también en el Bundestag. Esta vez el empeño de Merkel por defender la dignidad humana se plantea como un desafío para que el resto de los socios de la Unión Europea hagan su parte. Por lo menos para dar solución a los 8.000 adultos y 4.000 menores ahora sin techo tras el incendio del mayor campo de refugiados europeo en la isla griega de Lesbos. Volver a entreabrir las puertas de Alemania no ha sido fácil ya que Merkel ha tenido que empezar por convencer a su propio gobierno, a favor de una cómoda respuesta europea coordinada. «Angela is back» refleja la confianza renovada y la popularidad creciente con que Merkel afronta su último año como canciller de Alemania.
17-09-2020 | Fuente: abc.es
Miles de judíos ultraortodoxos se quedan bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania
Como cada año, decenas de miles de peregrinos judíos jasídicos viajan en otoño a la ciudad ucraniana de Umán, situada a 209 kilómetros al sur de Kiev, para celebrar el Rosh Hashaná (Año Nuevo judío). Acuden allí para visitar la tumba de su líder espiritual, el rabino Najmán de Breslau (1772-1810), fundador de la rama de los jasídicos, una de las más ortodoxas dentro del judaísmo. Sin embargo, este año, debido a la pandemia de coronavirus, miles de ellos se han quedado bloqueados en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania, en tierra de nadie, en una zona neutral, debido a que las autoridades ucranianas les han cerrado el paso. Las celebraciones deberán arrancar mañana viernes y prolongarse hasta el domingo. Desde el martes, varios miles de judíos ultraortodoxos se han ido concentrado en el paso fronterizo de Nóvie Yarilóvichi con la ilusión de que en algún momento se les permita pasar a Ucrania, pero no lo están consiguiendo porque el Gobierno ucraniano dio orden a finales de agosto de impedir que sigan entrando extranjeros en el país a causa del empeoramiento de la situación epidemiológica. Frenar el Covid-19 El ministro del Interior ucraniano, Arsén Avákov, anunció a través de un comunicado que «estas medidas restrictivas se adoptan para impedir la propagación del coronavirus». En términos similares se expresó la oficina de la Presidencia ucraniana en donde subrayaron que «Ucrania se ha visto obligada -ya desde el 29 de agosto- a cerrar su frontera a los extranjeros a causa de un aumento significativo de los contagios». Avákov aseguró que los peregrinos están siendo atendidos en Nóvie Yarilóvichi con «agua, alimentos y medicinas». Según sus palabras, «las restricciones imposibilitan la celebración de eventos masivos, incluidos los de carácter religioso». El año pasado, a Umán acudieron más de 30.000 judíos ultraortodoxos procedentes de Israel, Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Los guardafronteras ucranianos sostienen que un nutrido grupo de peregrinos llegó a la frontera el lunes por la tarde y, al saber que no podrían entrar en Ucrania, algunos trataron de hacerlo ilegalmente. Después, según fuentes oficiales, ocuparon la calzada y bloquearon el paso de vehículos en dirección hacia Bielorrusia. Al parecer, se practicaron detenciones. La Cruz Roja atiende a los judíos atrapados en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania - EFE El jefe del Servicio Fronterizo de Ucrania, Serguéi Deineko, que estuvo ayer en la frontera y trató sin éxito de convencer a los allí congregados de desistir de su idea de trasladarse a Umán, se quejó de que no observan distanciamiento social y muchos ni siquiera llevan mascarilla. Según sus cálculos en el control fronterizo de Nóvie Yarilóvichi había ayer más de 3.000 jasídicos. «No sé quién les ha dado promesas de que podrían pasar, pero hay un decreto que impide el acceso a todo extranjero y nosotros tenemos que cumplir las órdenes», lanzó Deineko a la multitud, según la agencia ucraniana Unian. Pero, pese a las condiciones precarias que padecen, en medio de la lluvia y con temperaturas ya frías durante la noche, ninguno se ha vuelto atrás. Conservan la esperanza de que les dejen viajar a Umán. La Cruz Roja de Bielorrusia repartió entre ellos el martes por la noche mantas, alimentos, agua y tiendas de campaña para las familias con niños. Impedir la peregrinación El mes pasado, el alcalde de Umán, Olexánder Tsebri, pidió al presidente del país, Volodímir Zelenski, que prohibiese este año la peregrinación de los judíos ultraortodoxos a causa de la pandemia. Las autoridades del país y también las de Israel difundieron una declaración conjunta instando a abstenerse de visitar Umán. Estos peregrinos empezaron a viajar a la tumba del rabino Najmán de Breslau ya en agosto. Los que consiguieron llegar antes del cierre de fronteras, se encuentran ya en Umán, en donde la Policía ha organizado un imponente dispositivo de seguridad. La Presidencia ucraniana culpa en gran parte a Bielorrusa de la actual situación. En un comunicado emitido ayer por la tarde, se deplora el hecho de que los peregrinos «llegados de Israel en su mayoría creyendo en falsos rumores de que la frontera ucraniana con Bielorrusia estaba abierta». «Pedimos a las autoridades bielorrusas que dejen de exacerbar las tensiones», recalca la nota oficial. El ministerio de Exteriores ucraniano ha advertido que, por razones sanitarias, la frontera seguirá cerrada por lo menos hasta el 28 de septiembre. Los contagios por Covid-19 están aumentando en Ucrania. En la última jornada se detectaron 2.958 nuevos casos positivos y 76 fallecimientos. Desde el comienzo de la pandemia, en Ucrania se han infectado 162.660 personas y un total de 3.340 fallecieron. Hasta el 29 de agosto, la única forma de llegar por tierra a Umán era a través de Bielorrusia, ya que tanto la Unión Europea como Rusia tienen sus fronteras cerradas con Ucrania. Bielorrusia es además el único país de la zona que mantiene sus conexiones aéreas con gran parte del mundo, debido al escepticismo de su presidente, Alexánder Lukashenko, en relación con la Covid-19
16-09-2020 | Fuente: abc.es
Abrams denuncia la política de Borrell: «Los venezolanos merecen elecciones libres»
El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela ha expresado este miércoles «preocupación sobre algunas de las cosas que llegan desde Bruselas», en referencia a la posibilidad de que el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, el español Josep Borrell, acepte enviar observadores a las elecciones legislativas organizadas por el régimen chavista, si este último acepta aplazarlas más allá de la fecha inicial de diciembre, como adelantó ABC. «El aplazamiento no es suficiente. Las condiciones electorales deben cambiar», dijo el veterano diplomático Elliott Abrams en una conferencia en Washington con periodistas. «Me preocupa que haya un pacto en que la UE diga que tal vez enviará observadores a unas elecciones si se aplazan las de diciembre mediante un acuerdo. Si lo hace, se inclina claramente a asumir la observación de esas elecciones, y eso genera un peligro en el camino», añadió. Según el embajador Abrams, esos peligros son los de mantener el compromiso de enviar observadores -y por tanto, se entiende, dar legitimidad- a unas elecciones mientras el régimen chavista incide en prácticas lesivas para los derechos humanos, como las detenciones arbitrarias y la tortura, comprobadas y denunciadas por abundantes observadores internacionales. «Si Maduro sigue arrestando, negándose a excarcelaciones, no es probable que entonces [en la UE] digan que han cometido un error y ya no van a ser observadores en esas elecciones. No van a dar marcha atrás. Habrá una tendencia normal, humana, a minimizar o hacer la vista gorda ante todavía más abusos para poder mantener vivo ese acuerdo que habrán alcanzado», dijo Abrams a una pregunta de ABC. Misión de observadores Borrell ha convocado para este mismo jueves una reunión de ministros de Exteriores de los países del llamado «Grupo de Contacto» -Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Francia, Italia, Alemania, Holanda, España, Portugal, Suecia y el Reino Unido- en la que se propone tratar sobre las elecciones que el régimen de Maduro quiere convocar en diciembre. Su sucesora al frente del ministerio español de Asuntos Exteriores, Arancha González, ha declarado que «si hay espacio, por pequeño que sea, para que se celebren elecciones con condiciones democráticas España lo apoyará». Fuentes oficiales europeas dijeron el martes al corresponsal de este diario en Bruselas que Borrell estudia apostar por el envío de una misión de observadores, algo que sería interpretado como el reconocimiento de las elecciones que quiere el régimen, aunque insisten en que ello «no prejuzgaría el dictamen que pudieran hacer de su desarrollo». Exigir garantías «Creo que la UE debería decir en la reunión del Grupo de Contacto, y en sus otras manifestaciones, que los plazos son sólo uno de los factores, y que es necesario que estas elecciones cumplan una serie de requisitos, una serie de condiciones que son las mismas para que haya unas elecciones en Europa. Las mismas condiciones para unas elecciones libres en Europa deberían aplicarse a unas elecciones en Venezuela. Los venezolanos merecen unas elecciones libres, las mismas que merecen los europeos», dijo Abrams. El cambio de perspectiva en el seno de la UE llega después de las gestiones del opositor Henrique Capriles, apoyadas por el Gobierno de Turquía, para aceptar las elecciones a cambio de la puesta en libertad de 110 presos políticos. El gobierno interino alternativo al que reconoce el grueso de la comunidad internacional, comandado por Juan Guaidó, se niega a aceptar esas elecciones porque el régimen sigue controlando las instituciones y persiguiendo y censurando a la oposición. Abrams pidió a «quienes decidan participar en esas elecciones que pidan que cumplan los requisitos más básicos» para ser consideradas legítimas, que no se dan ahora. El embajador también dijo que «nadie cree que [el régimen chavista] pudiera, incluso si lo quisieran, celebrar elecciones libres en diciembre. Necesitan 30.000 o 40.000 máquinas de votación. Necesitan importarlas de algún lugar. Cinco millones de venezolanos están fuera del país y millones son desplazados internos. La actualización del censo electoral es una tarea enorme que posiblemente no podría completarse en diciembre, incluso si realmente lo intentaran de buena voluntad».
16-09-2020 | Fuente: abc.es
El Parlamento británico decidirá si se rompe el acuerdo de retirada de la Unión Europea
Al menos treinta parlamentarios conservadores han mostrado en los últimos días su oposición al proyecto de ley del mercado interno propuesto por el premier, que superó el pasado lunes su primer trámite parlamentario en la Cámara de los Comunes, con un triunfo de 340 votos contra 263. En un intento de apaciguar la rebelión y de evitar una crisis interna que suponga más trabas a la legislación, el primer ministro alcanzó este miércoles un acuerdo con algunos de los rebeldes, con quienes se comprometió a que el Parlamento tendrá la última palabra sobre si se rompe o no el Acuerdo de Retirada con la Unión Europea. El proyecto, que volverá a la Cámara de los Comunes la próxima semana, enfrentaría entonces menos resistencias, después de que Johnson prometiera presentar una enmienda que daría a los diputados la capacidad de votar antes de usar los poderes que otorgaría la legislación y que, según reconoció el propio Ejecutivo, violaría el derecho internacional. En una declaración conjunta con el número 10, Damian Green, líder de un grupo centrista de parlamentarios conservadores, aseveró que «el proyecto de ley de mercado interno fue diseñado para dar a los parlamentarios un voto sobre el uso de estos poderes a través de un instrumento legal», y explicó que «después de las conversaciones, se acordó que el procedimiento parlamentario sugerido por algunos colegas proporciona un mandato democrático más claro y explícito para el uso de estos poderes, y también proporciona más seguridad jurídica». La declaración afirma que entre los «tories» hay «un acuerdo casi unánime de que el gobierno debe poder utilizar estos poderes como último recurso, que debe haber seguridad jurídica y que no se requieren más enmiendas sobre estos poderes». El proyecto de ley, que afecta las condiciones pactadas para el Brexit y sobre todo a lo relativo al Protocolo de Irlanda del Norte, no gustó en Europa, en el seno del partido conservador e incluso fue duramente criticado por cinco ex primeros ministros. Tras conocerse el resultado de las conversaciones entre Johnson y los diputados rebeldes, el Partido Laborista anunció que seguirá oponiéndose al proyecto. «Esto no soluciona el problema de violar la ley, dañar nuestra reputación en todo el mundo y dañar nuestra prosperidad futura», afirmó el secretario de negocios en la sombra del laborismo, Ed Miliband, que sustituyó al líder Keir Starmer el lunes durante el debate, y añadió: «Necesitamos un acuerdo comercial con Europa, y eso es lo que nos prometieron. Romper nuestra propia palabra y el tratado que firmó el primer ministro lo pone en riesgo». Johnson no las tiene todas consigo, ya que en la Cámara de los Lores también hay una fuerte oposición a su proyecto, que el primer ministro considera necesario para evitar que la UE se comporte de modo «no razonable». Así lo dijo hoy ante el Comité de Enlace, formado por los presidentes del resto de comités parlamentarios, donde argumentó además que cree que el bloque comunitario no está negociando con el Reino Unido «de buena fe».
16-09-2020 | Fuente: abc.es
Tremendismo sobre el cambio de presidente en el Banco Interamericano
Es normal que la elección por primera vez de un estadounidense, en lugar de un latinoamericano, como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no haya gustado a muchos en la región, pues se rompe una tradición existente desde la creación de la entidad, hace 60 años, que intentaba dar protagonismo a los vecinos continentales de Estados Unidos, a pesar de que la potencia norteamericana es el principal aportador de fondos del banco. Pero muchas de las críticas expresadas contra Mauricio Claver-Carone, nacido en Florida de familia cubana, obedecen sobre todo al hecho de que ha formado parte de la Administración Trump (ha venido ejerciendo de responsable para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional, órgano dependiente de la Casa Blanca). A veces parecía que no molestaba tanto que fuera estadounidense como que quien le promovía era Trump. En realidad, poco puede objetarse a que EE.UU. promueva su propio candidato. Se entiende que los países de Latinoamérica y el Caribe deseen que Washington deje espacio a sus vecinos, porque si no, por su tamaño, ocuparía muchos de los puestos de las organizaciones hemisféricas. También Europa vela por seguir dirigiendo el Fondo Monetario Internacional (FMI): otro pacto no escrito por el que durante décadas EE.UU. ha venido cediendo a los europeos el protagonismo que le podía corresponder (en cambio, el presidente del Banco Mundial ha sido siempre un estadounidense). De ahí que la Unión Europea haya mostrado reticencias a la elección de Claver-Carone, no vaya a ser que también en el futuro Europa pierda su prerrogativa y deje de encabezar el FMI. En esto, la UE reclama la generosidad de Washington, pero poco generosa es la propia Europa ahora que China y otros países emergentes empiezan a reclamar que se termine el reparto de poder entre Europa y EE.UU. en el FMI y el Banco Mundial. El que más aporta Estados Unidos aporta el 30,6% el capital del BID (54.237 millones de dólares de los 176.753 millones del balance de 2019) y es normal que en un momento dado haya querido hacer valer su peso para designar a un estadounidense como director del banco. Se puede argumentar que a Washington le interesa llevarse bien con la región y que, guardando una posición más discreta (generalmente le ha correspondido el segundo puesto en el organigrama del BID), en realidad consigue más de sus vecinos que queriendo llevarse el protagonismo. Pero, ¿no habrá que dejar que sea EE.UU. quien determine lo que cree que es su interés? Sus socios también son libres de responder con lo que crean que es su respectivo interés. En este momento de cierto repliegue internacional, en el que la globalización está dando lugar a la «glocalización», encaja perfectamente que Washington mire con más intensidad a su región y que de algún modo reavive la Doctrina Monroe. Menos interesado en el petróleo de Oriente Medio, por la autosuficiencia energética alcanzada, y deseoso de un «desacoplamiento» respecto a China, EE.UU. mira con nueva atención a su hemisferio, alarmado además por la penetración en él de Pekín (también en los programas del mismo BID). Se le negó ser «número dos» Los máximos responsables de las entidades en cuyos consejos de administración se asientan estados no se pactan en función de las cualidades de un candidato, sino de la correlación de fuerzas que en cada momento se articula entre esos países: el currículum del aspirante se tiene en cuenta, evidentemente, pero pesa más su nacionalidad. Luis Alberto Moreno llegó a la presidencia en 2005 por colombiano (aun con los mismos méritos, no habría sido elegido de haber sido propuesto en aquel momento por, pongamos, Honduras o Perú). Si Moreno no hubiera permanecido tanto tiempo en el cargo ?tres mandatos de cinco años cada uno?, la renovación no se habría producido durante la Administración Trump, tan molesta para sus detractores. Pero es que, además, si Moreno, apoyado por otros, no hubiera boicoteado la aspiración de Claver-Carone de ser el «número dos» del banco (eso aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones), lo que preservaba el pacto establecido durante décadas, probablemente no habría llevado a Trump a romper la baraja y querer poner de presidente del BID a su candidato. Decir que Claver-Carone no podía ser presidente de la entidad por la política mantenida en el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. en relación a Venezuela y a Cuba, obviando por otra parte su preparación para el puesto (trabajó en el FMI), era como defender que ninguno de los países del Grupo de Lima, muy alineados con Washington en la presión a Maduro y nada simpatizantes de la dictadura cubana, estaba legitimado a promover un candidato. A Claver-Carone habrá que juzgarle a partir de ahora y podrá tenerse un juicio sobre su gestión cuando avance su mandato. También hubiera sido absurdo juzgar a Luis Alberto Moreno cuando llegó al puesto. Hoy puede valorarse de forma generalmente positiva su presidencia, aunque excesivamente larga. Claver-Carone se ha comprometido a estar solo cinco años.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La crisis del Covid hunde a Trump como líder mundial y eleva a Merkel
La imagen de Estados Unidos y su presidente, Donald Trump, en el mundo, ya en deterioro desde su toma de posesión, se ha hundido definitivamente con la gestión de la crisis del coronavirus. La confianza internacional a su liderazgo mundial ha alcanzado mínimos históricos en varios países tradicionalmente aliados. La encuesta del prestigioso Pew Research Center, realizada en trece países aliados, entre ellos España, entre junio y agosto, muestra que la confianza en la gestión de Trump es incluso inferior a la de los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y China, Xi Jinping. Tan solo un 16% confía en el presidente de Estados Unidos como líder mundial. La canciller alemana, por el contrario, obtiene la mejor valoración entre los seis líderes incluidos en la encuesta, con un 76% de aprobación. Supera al presidente francés, Emmanuel Macron (64%), y al primer ministro británico, Boris Johnson. La crisis del coronavirus ha terminado de hundir la confianza global en Estados Unidos, ya deteriorada desde que Trump entró en la Casa Blanca. Tan solo el 34% tiene ya una visión amable del país. En España, la confianza en EE.UU. está ligeramente por encima de la media: el 40% es favorable. También España está por encima de la media en la valoración de la respuesta de EE.UU. a la crisis del Covid: un 20% la considera positiva. Los españoles dan a la gestión de la crisis del coronavirus en su país la segunda peor nota entre todos analizados. Tan solo un 54% consideran buena la actuación de sus administraciones. Solo los británicos valoran peor la respuesta de su país, con un 46% de aprobación. Ambos países están muy por debajo de la media está en un 74%. Los españoles valoran mucho mejor la gestión de la crisis del coronavirus por parte de la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea que la del propio país. En ambos casos los españoles otorgan puntuaciones por encima de la media, un 67% a la OMS y un 65% a la UE.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
Maduro quiere que los militares vayan a buscar a los votantes a sus viviendas el día de las elecciones
Nicolás Maduro ha anunciado un plan de bioseguridad en el que estaría trabajando su Gobierno para proteger a los electores el 6 de diciembre, día que ha fijado para que se celebren las elecciones parlamentarias. Sin mostrar más detalles, el dirigente chavista aseguró que han surgido varias ideas en torno a cómo la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) puede «proteger al votante desde la puerta de su casa hasta el centro de votación y viceversa para garantizar que Venezuela ejerza su derecho democrático con libertad y soberanía». Aseguró que en los próximos días explicarán el plan, sin embargo, los usuarios de Twitter rechazaron la medida por considerarla coercitiva y una estrategia para obligar a los más de 20 millones de votantes que han sido llamados a ir a las urnas. Unos comicios que la oposición ha calificado de «una farsa electoral» desde el primer momento que Maduro anunció la fecha para elegir a la Asamblea Nacional, que sustituirá la que preside encargado Juan Guaidó. Durante una arenga, transmitida por el canal estatal VTV, Maduro indicó que la FANB establecerá facilidades de transporte, entrega de mascarillas y guantes, así como gel desinfectante, a las personas que acudan a los centros de votación. «Es una idea maravillosa para proteger a los venezolanos y venezolanas y darle un extra al plan de bioseguridad el 6 de diciembre». El «Plan República« es el despliegue de funcionarios, por parte de la FANB, que se encarga de resguardar el orden público y la paz durante las elecciones. El régimen también le ha entregado la responsabilidad de entregar los contenedores del material electoral y las máquinas de votación. Además de custodiar el centro de votación. Estas elecciones han sido rechazadas por 37 organizaciones políticas de la oposición liderada por Guaidó, a quien más de 60 países le reconocieron en 2019 como presidente legítimo. Por su parte, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, consideró que Venezuela no reúne las condiciones para un proceso «electoral transparente, inclusivo, libre y equitativo» como ha dicho el régimen de Maduro, y ha enfatizado que para «desplegar una misión de observación electoral» el bloque europeo necesita una serie de requisitos que le permita un acceso no restrictivo a todo el proceso. Venezuela llegó este lunes a 61.579 positivos registrados desde marzo, cuando se detectaron los primeros pacientes, y 494 fallecidos. La crisis sanitaria que ha provocado la pandemia por el nuevo coronavirus en el país sudamericano ha sido una de las razones de dirigentes del excandidato presidencial Henrique Capriles Radonski para pedir que el evento electoral se suspenda. Pero Maduro, se ha negado a la idea y ha dicho con determinación que «con pandemia o sin pandemia habrá elecciones».
16-09-2020 | Fuente: abc.es
Bruselas esperará hasta fin de mes antes de atacar a Johson
La Unión Europea no se ha dado por enterada de la victoria de Boris Johnson en la primera votación en el Parlamento Británico. Hoy se espera con interés el discurso solemne de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ante los diputados, en el que sin duda va a reiterar la posición europea que hace incompatible un acuerdo comercial con el Reino Unido si el primer ministro británico se complace en incumplir el acuerdo de separación que él mismo había formado. Los portavoces de la Comisión se remiten todavía a las palabras del vicepresidente Maros Sefkovic el lunes pasado, en las que consideraba incompatibles con cualquier acuerdo las previsiones de la ley de mercado interior que fue aprobada anteanoche en Westminster. Los medios británicos insisten en tesis poco sensatas según las cuales Bruselas habría advertido ya a los ganaderos, agricultores y empresas de la agroindustria Británicas de que podría verse obligada a prohibir todas las exportaciones de animales vivos y productos de origen animal como queso, carne de res, huevos, pollo y cordero a partir del 1 de enero, si no hay un acuerdo comercial previo. Es más, los británicos hablan claramente de que Bruselas podría desencadenar una guerra comercial contra Gran Bretaña si no da marcha atrás en la controvertida Ley del Mercado Interior que viola los acuerdos sobre Irlanda del Norte. Expectación ante el discurso En este ambiente, el discurso de hoy de Von der Leyen adquiere una importancia especial, porque la presidenta está obligada a dejar clara cuál será la consecuencia de que Johnson decida mantenerse en sus trece y no retire la controvertida ley antes del final de septiembre como se le ha pedido desde la UE. La UE insiste en que lo que quiere demostrar es que si Londres no retira la legislación concreta, sería equivalente a romper las negociaciones sobre las relaciones futras. Es decir, para la UE sería imposible seguir confiando en un socio que incumple sus compromisos, pero no permitirían que su actitud haga aparecer a la parte europea como responsable de una más que probable ruptura. En todo caso, desde Dublín, el lugar más afectado por cualquier resultado, se cree ya que lo más prudente en estos momentos sería dar por hecho que el Reino Unido saldrá de la UE a finales de año sin un acuerdo y que Irlanda sufrirá un impacto económico significativo. El gobernador del Banco Central irlandés, Gabriel Makhlouf, ha reconocido públicamente que sus previsiones dan por hecho esa ruptura sin acuerdo y que por ello «sería prudente planificar las cosas sobre la base de que no habrá un acuerdo y que habrá un impacto de entre el 1 y el 2 por ciento del PIB irlandés». El nudo del debate está en el llamado «protocolo irlandés» que se pactó en el acuerdo de retirada y que presupone que la provincia británica de Irlanda del Norte seguirá bajo un «alineamiento regulatorio» con Europa, para evitar que hubiera que erigir una frontera física en la isla. Eso presupone que habría controles en las mercancías que se trasladen desde Gran Bretaña a esta provincia, lo que según Johnson compromete la unidad territorial del país.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados divide a la CDU de Merkel
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados enfrenta a Merkel con sus socios
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.