Infortelecom

Noticias de union europea

30-03-2022 | Fuente: abc.es
La Unión Europea abrirá un pasillo hacia el Báltico para el comercio con Kiev
La Comisión Europea propone establecer rutas comerciales especiales entre Polonia y Ucrania para garantizar que los productos alimenticios y los animales vivos puedan moverse con la mayor facilidad posible en ambas direcciones para tratar de reducir los efectos de la guerra en la cadena de suministros de los productos agrícolas. Hasta ahora, el comercio con Ucrania discurría a través del mar Negro o de las rutas fluviales del Danubio que están cegadas por la ofensiva rusa. El comisario de Agricultura, el polaco Janusz Wojciechowski, ya ha dicho que «la Comisión Europea está lista para organizar esos pasillos verdes» para permitir a Ucrania exportar alimentos a través del mar Báltico desde puertos polacos. También ha hablado con el primer ministro de Varsovia, Mateusz Morawiecki, «y me ha confirmado que está dispuesto a hacer todo lo posible para apoyar a Ucrania». La guerra ha supuesto un freno brusco en la llegada de determinados elementos necesarios para la industria agroalimentaria de los que Ucrania es uno de los principales productores como semillas de girasol, trigo o maíz. Pero también la guerra está provocando una destrucción importante en determinadas zonas y los calendarios de siembras y cosechas van a verse limitados por los combates. Por ello, los canales que propone la Comisión pueden servir también para llevar a Ucrania productos alimenticios desde Europa. Wojciechowski recordó que al inicio de la pandemia de Coronavirus la Comisión renunció a controlar la conformidad de determinados productos alimenticios porque los cuellos de botella que se produjeron con las medidas de confinamiento causaron cierta escasez temporal en algunas partes del mercado comunitario. Actividad de alto riesgo Sin embargo, el comisario insistió en que por ahora la primera prioridad debería seguir siendo ayudar a los refugiados que huyen de Ucrania y que todo el transporte comercial hasta la frontera polaca sería una «actividad de alto riesgo» en las actuales circunstancias debido a los bombardeos rusos. Los líderes del G-7, que se reunieron en Bruselas el jueves de la semana pasada, ya dejaron clara la importancia que atribuyen a mantener el flujo del comercio internacional de alimentos y evitar las medidas proteccionistas en el resto del mundo para acaparar productos básicos. En Europa ha sido el Gobierno híngaro el único que ha impuesto controles de los cereales que salgan de sus fronteras, supuestamente porque puede prever un periodo de escasez. Hungría ya se ha enfrentado al resto de países de la UE por su negativa a dejar pasar la ayuda militar a Ucrania y ahora el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, ha dicho que esta es una medida «absolutamente inaceptable».
29-03-2022 | Fuente: elmundo.es
El secretario de Estado de EEUU alaba en Marruecos la autonomía para el Sáhara que apoya España
Rabat usa el respaldo de Washington y Madrid para presionar a la Unión Europea 
29-03-2022 | Fuente: abc.es
Rusia anuncia que reducirá su actividad militar cerca de Kiev y Chernígov
Según acaba de declarar a la prensa el jefe de la delegación ucraniana en las conversaciones iniciadas esta mañana en Estambul, David Arajamía, Kiev ha presentado una propuesta integral a Rusia para poner fin a la guerra entre los dos países. El jefe de la delegación rusa, Vladímir Medinski, que ha calificado el encuentro de «constructivo», aseguró que el borrador será ahora estudiado en Moscú. Lo que, de acuerdo con las palabras de Arajamía, está ya pactado y cuenta con el visto bueno de Rusia es que Ucrania reciba garantías de seguridad de Estados Unidos, Francia, Turquía, Alemania, Canadá, Polonia e Israel de que no volverá ser atacada por Rusia ni por ningún otro estado. Con estos países, Ucrania tendría las mismas garantías que establece el artículo 5 de la OTAN. Es decir, si fuera objeto de una agresión, se iniciarían consultas en un plazo de tres días con el atacante y, si no dieran resultado, los países garantes tendrían que ayudar militarmente a Ucrania y proceder a establecer una zona de exclusión aérea sobre su territorio. Algunos de estos países ya han dado su aprobación al esquema de forma preliminar, aunque no se especifica cuáles en concreto. Al mismo tiempo, Kiev se compromete a no integrarse en la OTAN, ser un estado «neutral» de forma permanente, renunciar a las armas nucleares y no permitir el despliegue en su territorio de bases militares extranjeras. Arajamía ha dicho que «tenemos problemas sin resolver» en relación con Donbass y Crimea, por lo que las garantías de los países garantes no se extenderán a esos dos enclaves. Igualmente, Ucrania tendría luz verde para incorporarse a la Unión Europea. Donbass, cláusula aparte Por su parte, el negociador y asesor de la Presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, ha asegurado que «con respecto a Crimea, tendrá una cláusula separada del acuerdo. Mantendremos conversaciones con Rusia sobre Crimea durante 15 años, durante los cuales no habrá hostilidades». Podoliak sostiene que la cuestión de Donbass «también figurará en una cláusula aparte». «Ucrania funciona un poco diferente a la Federación Rusa. Para nosotros lo principal es que el Estado se comunique con la sociedad. La implementación de la decisión seguirá el procedimiento de referéndum y luego ratificación por los parlamentos de los países garantes», señaló. Medinski calificó la reunión de «constructiva» y anunció que una cumbre entre los presidentes ruso y ucraniano, Vladímir Putin y Volodímir Zelenski, «es posible que tenga lugar de forma simultánea con la firma del tratado definitivo por parte de los ministerios de Exteriores de Rusia y Ucrania». El jefe de la delegación rusa considera que Rusia ha dado dos pasos al encuentro de Ucrania para desescalar el conflicto». También afirmó que la Federación Rusa considerará las propuestas de Ucrania trasladando a Putin toda la información. Anteriormente, el Ministerio de Defensa anunció una reducción drástica de la actividad militar en las zonas de Kiev y Chernígov
29-03-2022 | Fuente: marca.com
Filtros para el agua en casa: ¿es saludable beber del grifo?
España es el tercer país de la Unión Europea que más agua embotellada consume. ¿Es recomendable cambiar este hábito por un filtro en el grifo o por una jarra con sistema de filtrado?  Leer
27-03-2022 | Fuente: abc.es
EE.UU. trata de evitar una crisis con Israel ante un inminente acuerdo con Irán
El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, trató este domingo en una visita a Jerusalén de prevenir una crisis con Israel ante la posibilidad de reeditar el polémico pacto nuclear con Irán. De hecho, ese acuerdo, impulsado por el equipo de Joe Biden desde que llegó al poder en enero de 2021, centró gran parte de las reuniones que mantuvo Blinken con el primer ministro israelí, Naftalí Bennett, y el ministro de Exteriores, Yair Lapid. Según dijo Blinken en una comparecencia conjunta con el primero, «no hay diferencias entre nosotros sobre la proposición fundamental de que nunca se debe permitir que Irán adquiera un arma nuclear». De Israel, Blinken viajará al Magreb, con paradas en Marruecos y Argelia, pero no a España. Tres años después de que Donald Trump sacara a EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán, ambas naciones reanudaron el diálogo de forma indirecta el año pasado. Desde entonces han avanzado los esfuerzos para devolver a ambos países al acuerdo nuclear de 2015, que obligó a Irán a imponer restricciones a sus programas de enriquecimiento de uranio a cambio de un sustancial aligeramiento del régimen de sanciones. Trump sacó apresurada y unilateralmente a EE.UU. de aquel acuerdo en 2018, y aplicó ronda tras ronda de asfixiantes sanciones que a punto han estado de hundir del todo la maltrecha economía de la República Islámica. Elevando la tensión, en 2020 Trump mató con misiles al general Qassem Soleimani, comandante de la temida Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria. Biden está siendo extremadamente cauteloso con respecto a Irán, consciente de que cualquier paso en falso le puede provocar una crisis en un Capitolio en el que los republicanos aun tienen influencia, aunque no la mayoría. Cuando Barack Obama negoció el acuerdo nuclear en 2015, se encontró una feroz resistencia tanto entre los republicanos en el Capitolio como por parte del entonces primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quien incluso dio un discurso en el Capitolio ?invitado por los republicanos? criticando al inquilino de la Casa Blanca. Hace un año, la oposición evacuó a Netanyahu del poder con una moción de censura. Por su parte, el Alto Representante de la Unión Europea para Exteriores, Josep Borrell, dijo el sábado que Irán y las potencias mundiales están «muy cerca» de un acuerdo para reeditar ese acuerdo nuclear, para poder levantar las sanciones más duras sobre la economía iraní. «Ahora estamos muy cerca de un acuerdo y espero que sea posible», dijo Borrell en un discurso ante el Foro de Doha.
26-03-2022 | Fuente: abc.es
El ritmo diario de refugiados ucranianos se reduce considerablemente
Casi 3,8 millones de personas han huido de Ucrania desde la invasión del ejército ruso el 24 de febrero, según el recuento de la ONU publicado el sábado, pero el número de llegadas se ha reducido considerablemente desde el comienzo de la semana. En total, más de diez millones de personas, es decir más de una cuarta parte de la población, tuvo que abandonar su hogar. La ONU estima que hay casi 6,5 millones de desplazados internos en Ucrania. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) registró exactamente 3.772.599 refugiados ucranianos en su sitio internet, el sábado alrededor de las 11H00 GMT. Son 46.793 más que el viernes anterior. Desde el 22 de marzo, el número de personas que huyen de los combates y de las condiciones de vida cada vez más difíciles en Ucrania pasó por debajo de 100.000 por día. Desde la Segunda Guerra Mundial, Europa no ha conocido tales oleadas de refugiados. Alrededor del 90% de los que huyeron de Ucrania son mujeres y niños. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), más de 1,5 millones de niños y niñas se encuentran entre los refugiados. Antes de este conflicto, Ucrania estaba poblada por más de 37 millones de personas en los territorios controlados por Kiev, que no incluyen Crimea (sur) -anexada en 2014 por Rusia-, ni las zonas del este -bajo control de los separatistas prorrusos desde el mismo año-. Polonia acoge más de la mitad de los refugiados Polonia por sí solo acoge a más de la mitad de todos los refugiados que huyeron desde el comienzo de la invasión rusa, es decir a aproximadamente seis de cada diez. Desde el 24 de febrero, 2.236.314 personas que huían del conflicto en Ucrania entraron en Polonia, según el recuento de ACNUR hasta el 25 de marzo. Por su parte, los guardias fronterizos polacos contabilizaron 2.268.000 personas hasta el sábado por la mañana. Antes de esta crisis, Polonia ya acogía a alrededor de 1,5 millones de ucranianos, la mayoría de los cuales trabajaban en este país miembro de la Unión Europea. Según la agencia de la ONU para los refugiados, 579.800 personas llegaron a Rumania hasta el 25 de marzo. Muchos refugiados deciden continuar su camino una vez que están a salvo. Después de su llegada a Moldavia, un pequeño país de 2,6 millones de habitantes y uno de los más pobres de Europa, una parte de los refugiados prosigue su camino hasta Rumania o Hungría, a menudo para reunirse con sus familias. Según ACNUR, al 25 de marzo entraron en Moldavia 379.204 personas. Al 25 de marzo, Hungría -que tiene cinco puestos fronterizos con Ucrania- acogió a 342.738 ucranios, según cifras del ACNUR. Según la información actualizada de ACNUR al 25 de marzo, 267.702 ucranios llegaron a Eslovaquia. El número de personas que encontraron refugio en Rusia asciende a casi 271.254 hasta el 22 de marzo, última cifra disponible. ACNUR señala también que, entre el 21 y el 23 de febrero, 113.000 personas pasaron de los territorios separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk a Rusia. Al 24 de marzo, Bielorrusia acogió a 6.341 personas. ACNUR suprimió la rúbrica relativa a los demás países europeos y precisa que para los países fronterizos de Ucrania -que forman parte del espacio Schengen (Hungría, Polonia, Eslovaquia)- las cifras presentadas por la Oficina del Alto Comisionado son las de refugiados que cruzaron la frontera y entraron en el país. ACNUR estima que "un gran número de personas continuó camino hacia otros países". Además, la organización informa que no contabiliza a las personas procedentes de países limítrofes que salen de Ucrania para regresar a sus hogares.
25-03-2022 | Fuente: abc.es
EE.UU. suministrará 15.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado adicional a Europa en 2022
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el de Estados Unidos, Joe Biden, han firmado un comunicado conjunto en el que se comprometen a colaborar para reducir la dependencia energética de Rusia que está condicionando la política y la economía europeas. En una declaración institucional en la embajada norteamericana en Bruselas, los dos han leído el texto en el que se dice que los dos aliados «reafirmamos nuestro compromiso conjunto con la seguridad y la sostenibilidad energética de Europa y con la aceleración de la transición global hacia la energía limpia». La declaración conjunta condena «en los términos más enérgicos la nueva invasión de Ucrania por parte de Rusia» y expresa «nuestra solidaridad y apoyo a Ucrania». La parte central de la declaración consiste en que estados Unidos, que ya es exportador neto de hidrocarburos, se compromete a aumentar en 15.000 millones de metros cúbicos de gas sus exportaciones a Europa durante los próximos dos años. No se ha incluido un plazo más largo porque la Comisión mantiene su objetivo de reducir las emisiones y ampliar la utilización de energías renovables. «La UE ?sigue el comunicado- confirma su objetivo de lograr la independencia de los combustibles fósiles rusos mucho antes de que finalice la década, sustituyéndolos por suministros de energía estables, asequibles, fiables y limpios para los ciudadanos y las empresas de la UE». Estados Unidos se ha felicitado porque la Unión Europea ha logrado sincronizar la red eléctrica ucraniana con la europea de modo que ambos dan «la bienvenida al progreso continuo hacia la integración física de Ucrania con los mercados energéticos de la UE. La seguridad energética y la sostenibilidad de la UE y Ucrania son esenciales para la paz, la libertad y la democracia en Europa».
25-03-2022 | Fuente: abc.es
Bélgica detecta un descenso de la actividad de los espías rusos
Las autoridades belgas han detectado una disminución sensible de la actividad de los espías rusos en Bruselas desde que comenzó la invasión de Ucrania. Por ser sede varias instituciones internacionales, sobre todo de la Unión Europea y la OTAN, la ciudad es un lugar donde los servicios de espionaje de todo el mundo intentan obtener información por todos los medios. Según el portal «Politico.eu», de Rusia se sospecha que al menos un tercio de sus diplomáticos en sus distintas representaciones son espías camuflados en traje de diplomáticos, lo que significa que su número puede rondar las dos decenas al menos. Lo que los servicios de contraespionaje belgas han detectado estos días es que los agentes rusos han disminuido su actividad y ahora evitan movimientos bruscos o actividades muy explícitas. Los espías utilizan coberturas más sólidas y toman todo tipo de contramedidas de seguridad, probablemente para evitar ser descubiertos en una situación comprometida, lo que en estas circunstancias supondría una crisis grave. Bélgica es un país que todavía trata este asunto con una legislación anterior a la Segunda Guerra Mundial, que no prevé castigos muy severos por espionaje, lo que ha despertado numerosas iniciativas incluyendo la del Parlamento Europeo que recientemente ha instado al Gobierno belga a que modifique la legislación para ponerla a la altura de la situación actual. Los responsables de las instituciones europeas son conscientes desde hace tiempo de que son el objetivo de distintos servicios de información. En una ocasión se descubrieron micrófonos en los pupitres de la sala antigua de reuniones del Consejo Europeo. Actualmente, antes de cada cumbre el edificio moderno debe vaciarse de todos sus ocupantes para que la Policía belga y los servicios de seguridad del Consejo puedan escudriñar todos los rincones antes de la llegada de los jefes de Estado o de Gobierno.
24-03-2022 | Fuente: abc.es
Biden enviará más gas a Europa para paliar la dependencia energética de Rusia
El presidente norteamericano Joe Biden ha pedido unidad a las democracias occidentales frente a la amenaza que representa Rusia. A su entrada en el edificio del Consejo Europeo, donde ha participado simbólicamente en una reunión de los dirigentes comunitarios, Biden ha hecho una defensa a ultranza de la democracia. «La única cosa muy importante que debemos hacer en Occidente es permanecer unidos y no es un eufemismo» porque «el principal objetivo de Putin es demostrar que las democracias no pueden funcionar en el Siglo XXI» y «dividir a la OTAN». Biden continuó diciendo que por ello «mi principal objetivo es mantener una unidad completa y total entre las principales democracias del mundo» y para enfatizarlo subrayó «y no estoy bromeando con esto. Estoy hablando en serio». Tan en serio que poco después la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que se estaba ultimando un acuerdo por el que Estados Unidos se compromete a suministrar gas licuado a Europa durante los próximos dos inviernos y así reducir la dependencia energética de Moscú. La UE importa de Rusia el 40% del gas que consume, pero la Comisión quiere reducir este porcentaje en dos tercios antes de fin de año. La presencia de Biden en la zona principal del Edificio Europa, que es un escenario previsto únicamente para reuniones de los jefes de Estado o de Gobierno europeos y a la que no se permite entrar ni siquiera a sus ministros, representaba una simbólica excepción y una imagen explícita de que la Unión Europea y Estados Unidos están claramente en el mismo bando. Después de haber participado durante la mañana en una reunión con los presidentes de los países miembros de la OTAN (la mayor parte de ellos lo son también de la UE) y otra con los del G7 (que excepto Japón son todos miembros de la Alianza Atlántica) los mensajes redundantes han sido inevitables y en todos los casos han ido en la misma dirección: apoyo a Ucrania, condena de la invasión rusa y unidad en el mundo libre frente al totalitarismo ruso. El acuerdo sobre el suministro de gas licuado, que hará de España un punto crucial en el panorama energético continental por sus grandes infraestructuras en gasificación, evoca inevitablemente el puente aéreo con el que los aliados mantuvieron el suministro en el Berlin Occidental que Moscú intentaba asfixiar al inicio de la guerra fría. Rusia suministra anualmente a la UE 50.000 millones de metros cúbicos de gas y Estados Unidos 22.000. El acuerdo que está previsto anunciar hoy formalmente supondría aumentar esa cantidad en 15.000 millones de metros cúbicos, lo que no permite cortar todo el suministro ruso pero si disminuirá los ingresos que Putin recibe para financiar su ejército. El presidente del Consejo había decidido eludir precisamente el debate sobre las cuestiones de la energía y el precio del gas en la sesió de ayer y dejar el tema para hoy por la mañana, cuando está previsto que se discutan los posibles remedios a la subida de los precios. Los Veintisiete no aprueban más sanciones a Moscú por las reticencias de Hungría, que no quiere implcarse en la guerra Precisamente, antes de la reunión del Consejo Europeo y después de la de la OTAN había tenido lugar una de los líderes del G7 (Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón) en la que se aprobó una declaración en la que piden a los países productores de petróleo y gas una actitud «responsable» para decidir aumentar la producción de modo que se mitigue la subida de precios debida a las sanciones contra Rusia. En este sentido recordaron que la OPEP tiene «un papel muy importante». En esta reunión intervino por teleconferencia el presidente ucraniano Volodimir Zelenski que ha vuelto a pedir todo el apoyo militar posible para su país porque «es mejor aprobar ahora el evío de armas a Ucrania que tener que enviar armas para otros países más tarde: Georgia, Moldavia, los estados bálticos, Polonia, Asia Central». Esa unidad que predicaba Biden ha sido efectiva en los símbolos aunque mucho menos práctica, sobre todo en lo que se refiere al marco europeo, donde la situación que ha creado la guerra y la necesaria reacción contra el ataque por parte de Rusia está tensando extraordinariamente la situación. En la reunión, ya sin Biden, se pudo apreciar una diferencia clarísima entre las posiciones de Polonia, que es partidaria de ampliar las sanciones a Rusia y dejar de comprar cuanto antes su gas y su petróleo, frente a las de Hungría, que no quiere hablar ni de una ni de otra posibilidad. «Lo que sucede en Ucrania no es una guerra, es una masacre», dijo a su entrada a la reunión el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki. «Precisamente por eso pedimos que se corten las fuentes de financiación de la maquinaria de guerra rusa. Si no pagamos este precio hoy, lo pagaremos mañana o pasado mañana». La declaración final no habla de suprimir las compras de gas de Rusia, que Alemania ya ha dicho que no puede asumir todavía a pesar de la llegada del gas norteamericano, y solo dice que los Veintisiete han adoptado ya cuatro rondas de sanciones y «seguimos dispuestos a actuar rápidamente con más sanciones coordinadas». Zelenski ha vuelto a pedir en el G7 más armas para Ucrania «para no tener que ayudar luego a otros» En una mención que se ha interpretado que está dirigida a Hungría, el Consejo «insta a todos los países a alinearse con esas sanciones» y recuerda que «debe detenerse cualquier intento de eludir las sanciones o de ayudar a Rusia por otros medios». El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que ha establecido lazos muy estrechos con Rusia en la última década, ha condenado la guerra pero no quiere señalar personalmente a Vladímir Putin como su responsable y se ha negado a permitir que transiten armas para Ucrania a través de su territorio, como han hecho todos los demás países fronterizos. El Consejo propone también empezar a crear un fondo y algunos países como Estonia han propuesto poner allí el dinero que dejen de gastar en comprar gas a Rusia, para reconstruir Ucrania después de la guerra que es un objetivo para el que la UE se está preparando, igual que para acoger en su territorio a los millones de ucranianos que huyen de la guerra. Finalmente, la reunión del Consejo Europeo sirvió para confirmar la renovación del mandato para su presidente, el belga Charles Michel, a quien a falta de candidato alternativo y en medio de esta crisis fenomenal nadie ha querido cambiar, ni siquiera recordando sus discutibles problemas con el protocolo a la hora de apoyar a la presidenta de la Comisión en Turquía. La decisión ha sido un mero trámite que se ha ventilado con el procedimiento habitual, es decir, con el candidato fuera de la sala. Michel ha tenido tiempo de explicárselo a Biden mientras le acompañaba por el largo pasillo de entrada al edificio en el patio de banderas. El americano reconoció que «yo sueño con una reelección sin ninguna oposición».
24-03-2022 | Fuente: abc.es
EE.UU. aumentará el suministro de gas natural licuado a la UE para ayudarle a romper con Rusia
El presidente norteamericano Joe Biden ha pedido unidad a las democracias occidentales frente a la amenaza que representa Rusia. A su entrada en el edificio del Consejo Europeo, donde ha participado simbólicamente en una reunión de los dirigentes comunitarios, Biden ha hecho una defensa a ultranza de la democracia. «La única cosa muy importante que debemos hacer en Occidente es permanecer unidos y no es un eufemismo» porque «el principal objetivo de Putin es demostrar que las democracias no pueden funcionar en el Siglo XXI» y «dividir a la OTAN». Biden continuó diciendo que por ello «mi principal objetivo es mantener una unidad completa y total entre las principales democracias del mundo» y para enfatizarlo subrayó «y no estoy bromeando con esto. Estoy hablando en serio». Tan en serio que poco después la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que se estaba ultimando un acuerdo por el que Estados Unidos se compromete a suministrar gas licuado a Europa durante los próximos dos inviernos y así reducir la dependencia energética de Moscú. La UE importa de Rusia el 40% del gas que consume, pero la Comisión quiere reducir este porcentaje en dos tercios antes de fin de año. La presencia de Biden en la zona principal del Edificio Europa, que es un escenario previsto únicamente para reuniones de los jefes de Estado o de Gobierno europeos y a la que no se permite entrar ni siquiera a sus ministros, representaba una simbólica excepción y una imagen explícita de que la Unión Europea y Estados Unidos están claramente en el mismo bando. Después de haber participado durante la mañana en una reunión con los presidentes de los países miembros de la OTAN (la mayor parte de ellos lo son también de la UE) y otra con los del G7 (que excepto Japón son todos miembros de la Alianza Atlántica) los mensajes redundantes han sido inevitables y en todos los casos han ido en la misma dirección: apoyo a Ucrania, condena de la invasión rusa y unidad en el mundo libre frente al totalitarismo ruso. El acuerdo sobre el suministro de gas licuado, que hará de España un punto crucial en el panorama energético continental por sus grandes infraestructuras en gasificación, evoca inevitablemente el puente aéreo con el que los aliados mantuvieron el suministro en el Berlin Occidental que Moscú intentaba asfixiar al inicio de la guerra fría. Rusia suministra anualmente a la UE 50.000 millones de metros cúbicos de gas y Estados Unidos 22.000. El acuerdo que está previsto anunciar hoy formalmente supondría aumentar esa cantidad en 15.000 millones de metros cúbicos, lo que no permite cortar todo el suministro ruso pero si disminuirá los ingresos que Putin recibe para financiar su ejército. El presidente del Consejo había decidido eludir precisamente el debate sobre las cuestiones de la energía y el precio del gas en la sesió de ayer y dejar el tema para hoy por la mañana, cuando está previsto que se discutan los posibles remedios a la subida de los precios. Los Veintisiete no aprueban más sanciones a Moscú por las reticencias de Hungría, que no quiere implcarse en la guerra Precisamente, antes de la reunión del Consejo Europeo y después de la de la OTAN había tenido lugar una de los líderes del G7 (Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón) en la que se aprobó una declaración en la que piden a los países productores de petróleo y gas una actitud «responsable» para decidir aumentar la producción de modo que se mitigue la subida de precios debida a las sanciones contra Rusia. En este sentido recordaron que la OPEP tiene «un papel muy importante». En esta reunión intervino por teleconferencia el presidente ucraniano Volodimir Zelenski que ha vuelto a pedir todo el apoyo militar posible para su país porque «es mejor aprobar ahora el evío de armas a Ucrania que tener que enviar armas para otros países más tarde: Georgia, Moldavia, los estados bálticos, Polonia, Asia Central». Esa unidad que predicaba Biden ha sido efectiva en los símbolos aunque mucho menos práctica, sobre todo en lo que se refiere al marco europeo, donde la situación que ha creado la guerra y la necesaria reacción contra el ataque por parte de Rusia está tensando extraordinariamente la situación. En la reunión, ya sin Biden, se pudo apreciar una diferencia clarísima entre las posiciones de Polonia, que es partidaria de ampliar las sanciones a Rusia y dejar de comprar cuanto antes su gas y su petróleo, frente a las de Hungría, que no quiere hablar ni de una ni de otra posibilidad. «Lo que sucede en Ucrania no es una guerra, es una masacre», dijo a su entrada a la reunión el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki. «Precisamente por eso pedimos que se corten las fuentes de financiación de la maquinaria de guerra rusa. Si no pagamos este precio hoy, lo pagaremos mañana o pasado mañana». La declaración final no habla de suprimir las compras de gas de Rusia, que Alemania ya ha dicho que no puede asumir todavía a pesar de la llegada del gas norteamericano, y solo dice que los Veintisiete han adoptado ya cuatro rondas de sanciones y «seguimos dispuestos a actuar rápidamente con más sanciones coordinadas». Zelenski ha vuelto a pedir en el G7 más armas para Ucrania «para no tener que ayudar luego a otros» En una mención que se ha interpretado que está dirigida a Hungría, el Consejo «insta a todos los países a alinearse con esas sanciones» y recuerda que «debe detenerse cualquier intento de eludir las sanciones o de ayudar a Rusia por otros medios». El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que ha establecido lazos muy estrechos con Rusia en la última década, ha condenado la guerra pero no quiere señalar personalmente a Vladímir Putin como su responsable y se ha negado a permitir que transiten armas para Ucrania a través de su territorio, como han hecho todos los demás países fronterizos. El Consejo propone también empezar a crear un fondo y algunos países como Estonia han propuesto poner allí el dinero que dejen de gastar en comprar gas a Rusia, para reconstruir Ucrania después de la guerra que es un objetivo para el que la UE se está preparando, igual que para acoger en su territorio a los millones de ucranianos que huyen de la guerra. Finalmente, la reunión del Consejo Europeo sirvió para confirmar la renovación del mandato para su presidente, el belga Charles Michel, a quien a falta de candidato alternativo y en medio de esta crisis fenomenal nadie ha querido cambiar, ni siquiera recordando sus discutibles problemas con el protocolo a la hora de apoyar a la presidenta de la Comisión en Turquía. La decisión ha sido un mero trámite que se ha ventilado con el procedimiento habitual, es decir, con el candidato fuera de la sala. Michel ha tenido tiempo de explicárselo a Biden mientras le acompañaba por el largo pasillo de entrada al edificio en el patio de banderas. El americano reconoció que «yo sueño con una reelección sin ninguna oposición». «Mañana, con Biden, presentaremos un nuevo capítulo de nuestra asociación energética: gas natural licuado adicional de Estados Unidos a la Unión Europea para reemplazar el gas natural licuado que tenemos de Rusia. Un importante paso adelante», ha detallado la presidenta de Ejecutivo comunitario a la prensa a su llegada a la cumbre de líderes de la UE. La presidenta de la Comisión Europea se reunirá este viernes con el presidente estadounidense. En dicho marco se anunciará este acuerdo en la cumbre de líderes de la UE al que ha sido invitado el presidente estadounidense tras la reunión del G7. A finales del pasado enero, Estados Unidos y la Unión Europea sellaron un acuerdo para garantizar el suministro energético al mercado comunitario ante la posibilidad de ruptura con Rusia en plena escalada de tensiones con Moscú. Von der Leyen y Biden firmaron, en ese momento, una declaración por la que se comprometían con la seguridad y la sostenibilidad energética así como la aceleración hacia las energías limpias. La presidenta del Ejecutivo comunitario ha destacado que los líderes de la UE, EEUU, Reino Unido, Canadá y Japón han decidido reforzar su apoyo a Ucrania, aumentar las sanciones a Rusia y romper con la dependencia de Moscú en el suministro de combustibles fósiles.