Infortelecom

Noticias de ultraderecha

21-07-2018 | Fuente: elpais.com
?Asistimos a un renacimiento conservador?
El pensador que inspira a políticos y activistas de la ultraderecha alemana cree que los refugiados y los estragos de la globalización provocarán un giro ideológico histórico
15-07-2018 | Fuente: abc.es
Terrorismo neonazi en Alemania: la amenaza que avanza
Esta semana, la única superviviente de la banda terrorista neonazi alemana Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU, por sus siglas en alemán), Beate Zschäpe, cuyo grupo asesinó a ocho inmigrantes turcos, un griego y a una agente de policía entre 2000 y 2007, ha sido condenada a cadena perpetua en un macro proceso que ha dejado un sabor agridulce entre las víctimas. Tras esta sentencia de la Audiencia Territorial de Múnich quedan atrás cinco años de proceso judicial, 540 testigos, 58 abogados representando a 91 demandantes, 440 sesiones y un informe de quinientas páginas. Dejó además al descubierto graves errores por parte de la Policía y los servicios de inteligencia alemanes, que no tuvieron la mínima sospecha de terrorismo neonazi dirigiendo sus pesquisas hacia el entorno de las víctimas, indicando en un principio que eran ajustes de cuentas entre mafias extranjeras. La propia canciller Angela Merkel pidió perdón por estos errores. La NSU cabe perfectamente en la categoría de terrorismo neonazi o en la de terrorismo de extrema derecha en general, entendiendo terrorismo como una forma de violencia que usa el terror para coaccionar sociedades en la promoción de sus objetivos. En Alemania, además de la NSU, pueden incluirse en este grupo al movimiento Pegida y al partido Ofensiva Nacional (prohibido en 1992), pero también partidos en activo: el NPD (Partido Nacionaldemócrata de Alemania) y el AfD (Alternativa para Alemania). En Alemania la ultraderecha y el terrorismo neonazi están íntimamente conectados. Según el periódico semanal «Die Zeit», al menos 27 asesores de AfD en el Bundestag -Cámara baja alemana- presentan claros vínculos con la ultraderecha más radical como el NPD o Heimattreue. Ambos grupos aseguran que el Holocausto es una fantasía que nunca sucedió. Según cercanos al partido, el AfD sería, en parte, el brazo político de estas bandas terroristas. Respondiendo a una consulta parlamentaria, el Ministerio del Interior ha señalado que en 2016 se emitieron unas 600 órdenes de arresto contra neonazis de las que 92 de ellas incurrieron en delitos de motivación política. Por su parte, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV, por su siglas en alemán) habla de «exorbitante incremento en la violencia de extrema derecha» que han quintuplicado los ataques perpetrados contra centros de acogida de refugiados. Se calcula que los simpatizantes o afiliados a grupos de terrorismo neonazi son unas 23.000 personas en Alemania. Cada vez más activos en redes sociales, publican mensajes negacionistas, xenófobos, racistas y muchas veces explícitamente violentos. Todavía colea en la opinión pública la llamada de Frauke Petry (ex AfD) a disparar, como último recurso, contra refugiados desarmados; algo «también válido para mujeres y niños», según agregó Alice Weidel (AfD). Prohibida la propaganda La legislación alemana prohíbe toda reproducción de propaganda pro-nazi aunque actúa con tacto al prohibir las agrupaciones ya que podrían expandirse en la clandestinidad. Entre los grupos prohibidos por el Ministerio de Interior -hoy en manos de Horst Seehofer, jefe de los socialcristianos bávaros (CSU) que en su discurso replica algunas ideas del AfD para no perder la mayoría absoluta de su partido en Baviera- están, entre otros, el Movimiento Socialista Popular de Alemania/Partido del Trabajo prohibido en 1982; el Frente de Acción de los Nacionalsocialistas y Activistas Nacionales en 1983; Alternativa Alemana, Ofensiva Nacional y el Frente Nacionalista, todas ellas en 1992; el Partido de los Trabajadores Libres Alemanes en 1995, etc. Uno de los últimos grupos en ser prohibido fue Heimattreue en 2009, al que -por aquel entonces ministro de Interior- Wolfgang Schäuble acusó de «enseñar a los niños que el racismo contra los inmigrantes y el antisemitismo son aceptables». Con la cadena perpetua contra Zschäpe -a la que describen como «una persona fríamente calculadora» con un profundo desprecio por la vida de los demás- la justicia alemana cierra el juicio de uno de los hechos más mortíferos desde la II Guerra Mundial. «Soy una persona compasiva y he podido ver y sentir la angustia y la desesperación de los familiares (..) Me disculpo por el sufrimiento que causé», se excusó la terrorista -de 43 años y nacida en la RDA- en su alegato final, en el que también defendió su inocencia. Zschäpe conoció a los 17 años al ultraderechista Uwe Mundlos y se fue adentrando en el mundo neonazi; posteriormente, junto a Mundlos y al mejor amigo de éste creó la NSU. Y aunque la conocida como «novia neonazi» no asesinó directamente a las víctimas, sí las eligió y las vigiló, además de alquilar el garaje en el que la banda fabricaba sus bombas.
13-07-2018 | Fuente: abc.es
Las escenas más surrealistas y polémicas que ha protagonizado Jean-Claude Juncker
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, se ha vuelto a colocar en el ojo del huracán. Este miércoles apareció tambaleándose, incapaz de mantenerse erguido y de bajar unos peldaños que distaban pocos centímetros del suelo, en un acto de la cumbre que la Alianza Atlántica (OTAN) ha celebrado estos días en Bruselas. This looks awfulpic.twitter.com/g486YR3H3D? Bruno Maçães (@MacaesBruno) 12 de julio de 2018Aunque muchos le han acusado de haber acudido al evento bajo los efectos del alcohol, el político luxemburgés se ha defendido y ha achacado sus movimientos torpes y su paso renqueante a la ciática, según él, única culpable de que se le entumeciesen las piernas. «Preferiría estar borracho», comentó con sorna el propio Juncker a los medios. Sin embargo, esta no es la primera vez que la polémica se cierne sobre el presidente de la Comisión Europea, de 63 años. En torno a su figura circulan mitos y habladurías que el político se ha visto obligado a desmentir en varias ocasiones. Es el caso de las declaraciones que vertió contra él Jeroen Dijsselbloem, a quien precedió como presidente del Eurogrupo entre 2005 y 2013. El político neerlandés aseguró en un programa cómico que Juncker era un «fumador y bebedor invertebrado». El circo de Juncker Conocido por hacer pausas para fumar a lo largo de unas reuniones que muchas veces se alargan más de lo normal, el veterano político tiene un carácter fuerte y peculiar. El 21 de mayo de 2016, durante una cumbre que se celebró en Riga (Letonia), recibió a los líderes con una actitud jocosa que se salía del marco de lo institucional y que dejaban vislumbrar su estilo informal. Abofeteó, siempre con una actitud amistosa, al ministro de Exteriores de Luxemburgo y besó la frente del dirigente belga, Charles Michel. Se colgó del hombro de un atónito Françcois Hollande, ex primer ministro de Francia, e hizo el saludo militar a un descolocado José Manuel García-Margallo, exministro de Exteriores español. Tampoco dudó en preguntar el nombre a algunos mandatarios europeos, hacerles bromas o insistirle a una de las representantes femeninas para que lo saludase con un tercer beso. Puso el broche de oro al acto cuando colocó su corbata sobre la camisa del mandatario griego, Alexis Tsipras, y se la mostró a modo de regalo a sabiendas de que el primer ministro heleno nunca viste corbata. Semanas más tarde, dejando de lado su actitud afable, se olvidó de las bromas y calificó a Tsipras de «mentiroso» en plena crisis de las relaciones entre Grecia y la UE. Cruzada contra los eurófobos El 28 de junio de 2016, en una sesión plenaria extraordinaria convocada por Bruselas tras la victoria del Brexit, se dirigió a los eurodiputados del UKIP, el partido de ultraderecha británico que en todo momento había apoyado la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea: «Estoy sorprendido de verles aquí. Ustedes apoyaron la salida. ¿Por qué están ustedes aquí?». Minutos más tarde, le tocó responder al antiguo líder de la formación eurófoba, el no menos polémico Nigel Farage, que vaticinó que «Reino Unido no será el último país en abandonar la UE». No obstante, antes de convertirse en la cabeza visible de la Comisión Europea ?en 2014? Juncker ya era conocido por no tener pelos en la lengua y por ser un imán para la controversia. Fue el primer ministro de Luxemburgo entre 1995 y 2013; un cargo con el que el político, considerado el perfecto eurócrata por muchos, ya comenzó a desatar polémica: durante los 18 años que duró su mandato, el pequeño ducado se convirtió en un cuasi paraíso fiscal. Unas acusaciones de las que el exmandatario luxemburgués de defendió diciendo que había sido el «responsable político» del sistema fiscal del país, no su «arquitecto».
09-07-2018 | Fuente: abc.es
Marine Le Pen denuncia un golpe de Estado por la confiscación de fondos a su partido
La líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, ha denunciado este lunes que su partido es víctima de un «golpe de Estado» por la decisión judicial de confiscar buena parte de su subvención pública por un proceso de financiación ilegal en el que se ha sabido que hay dos nuevos inculpados entre sus miembros. En una entrevista radio-televisada por «RMC» y «BFMTV», Le Pen señaló que si la Agrupación Nacional (AN) no recibe ese dinero, a finales de agosto no podrá pagar los sueldos de sus empleados y corre el riesgo de desaparecer. «La decisión de los jueces es un verdadero golpe de Estado y un atentado contra la democracia porque un partido político no es una asociación como cualquier otra y está protegido por la Constitución», señaló. Dos magistrados instructores decidieron la semana pasada secuestrar, con carácter preventivo, dos millones de euros de la dotación pública que debía recibir la AN por las sospechas de que se sirvió de empleos ficticios en el Parlamento Europeo para pagar a una veintena de sus colaboradores. Los fondos públicos que corresponden a la AN en función de su peso electoral es de unos 4,5 millones de euros anuales y, como para el resto de los partidos, hoy estaba previsto un pago de la mitad de esa suma. La líder de la ultraderecha consideró que esos dos jueces, próximos al Sindicato de la Magistratura que considera «izquierdista» y que en las elecciones del pasado año se manifestó públicamente contra su formación, «han decidido asesinar al primer partido de oposición de Francia, y eso sin respetar ningún criterio legal». Avanzó que esta misma mañana van a presentar un recurso para impedir que la confiscación sea efectiva y que también han activado una página internet para que los franceses les ayuden. Le Pen volvió a negar las acusaciones que han valido la inculpación, entre otros, de su partido y de ella misma por la presunta utilización de asistentes de los eurodiputados del Frente Nacional (antiguo nombre de la AN), pagados con dinero europeo, para trabajos que no tenían que ver con sus mandatos, sino con las estructuras del partido. De hecho, fuentes judiciales filtraron hoy que otros dos miembros de la formación ultraderechista han sido imputados en esta instrucción, el «número dos» y eurodiputado Nicolas Bay, y el guardaespaldas de la presidenta, Thierry Légier, que tuvo sueldo del Parlamento Europeo como asistente parlamentario. La acusación contra Bay por el cargo de «abuso de confianza» se formalizó el 8 de junio, mientras que la de Légier por "receptación de abuso de confianza" produjo en abril.
03-07-2018 | Fuente: elpais.com
La policía desaloja a los ultras de Hogar Social Madrid al tercer intento
El colectivo de ultraderecha okupaba desde abril del año pasado un edificio junto a la Plaza de Colón
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Merkel y la orden liberal
La noche del 24 de septiembre de 2017 estuve varias horas en un estudio de televisión analizando los resultados de las elecciones federales en Alemania. Una velada difícil de olvidar porque con 5,8 millones de votos (12,6 % del total), la ultraderecha de Alternativa por Alemania entró por primera vez en el Bundestag con 94 escaños. Junto a ese dato, recuerdo la torpe conclusión de uno de los panelistas que se atrevió a vaticinar que poco o nada cambiaría en la política germana. La realidad es que Alemania no ha vuelto a ser la misma desde septiembre. Berlín ?pese a la solidez de un sistema político construido a partir de las lecciones más dolorosas del siglo XX? no ha resultado tampoco inmune a los devastadores efectos del auge del nacional-populismo, desde el trumpismo en EE.UU. hasta la recreación neo-retrograda del Imperio Austro-Húngaro en el corazón de Europa. En el caso de Alemania, los partidos políticos tradicionales se han hecho más intransigentes hasta el punto de olvidarse del principio de corresponsabilidad que les ha caracterizado desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Las enormes dificultades para formar un nuevo gobierno de coalición fueron un indicador de esto nocivos cambios que han llevado a la fractura protagonizada por los cristianodemócratas. La CSU de Bavaria está propulsada por el miedo a perder en los próximos comicios de octubre el feudo electoral que lleva décadas controlando con mayoría absoluta. Y en virtud de ese miedo, estos conservadores no quieren que nadie les adelante por la derecha al menos en materia de inmigración. Toda esta fractura apunta hacia un pronto final de Angela Merkel como canciller de Alemania. El problema es que Merkel, tras Obama y la espantada del Brexit, es la última gran defensora del orden liberal internacional y una pieza clave en la Europa que quiere respetar los derechos humanos y la dignidad de las personas. Para apreciar la gravedad situación, solo hay que imaginar la lista de los más satisfechos ante el agotamiento de la era Merkel.
03-07-2018 | Fuente: abc.es
Seehofer y Merkel alcanzan «una solución sostenible» sobre inmigración
El ministro del Interior y líder de la Unión Social Cristiana (CSU), Horst Seehofer, ha anunciado esta noche un acuerdo alcanzado por su formación con la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller, Angela Merkel, sobre política migratoria que previsiblemente cerrará la crisis abierta entre las dos formaciones integradas en la gran coalición del Gobierno alemán. «Hemos alcanzado una solución sostenible.., un acuerdo claro entre dos partidos conservadores», dijo Seehofer tras un largo encuentro entre representantes de las dos formaciones. En concreto, el acuerdo incluye «una solución clara para atajar la inmigración ilegal en la frontera austro-alemana», apuntó el líder de la CSU bávara. «No dejaré que me despida una canciller que los es gracias a mí». Con estas declaraciones al diario muniqués «Süddeutsche», el ministro del Interior alemán y jefe de los socialcristianos bávaros (CSU) Horst Seehofer había preparado el ambiente de la reunión que tuvo hoy con la canciller democristiana (CDU) Angela Merkel en la Konrad-Adenauer-Haus, la sede los democristianos en Berlín. Seehofer llegaba a eso de las 17.45 proveniente del Bundestag, donde se reunió con Merkel y el presidente del Bundestag -y exministro de Finanzas- Wolfgang Schäuble, de la que trascendió que no hubo resultados positivos. El punto en discordia es que Merkel rechaza cualquier tipo de medida nacional unilateral para hacer frente al flujo migratorio y apuesta por soluciones europeas y acuerdos bilaterales, mientras Seehofer insiste en cerrar la frontera a aquellas personas que hayan sido registradas como peticionarias de asilo en otro país comunitario. Seehofer y los principales dirigentes de su partido se sentaron frente a la cúpula de la CDU encabezada por su jefa, la canciller Merkel, para buscar algún último acuerdo que evite la renuncia de Seehofer a sus cargos de ministro y presidente de la CSU tal y como anunció hoy en Múnich. La peregrinación de reuniones políticas continuará: terminadas las conversaciones entre CSU y CDU, será el turno de la coalición de Gobierno -cerca de la medianoche- por lo que se unirán ahora los socialdemócratas del SPD. La presidenta del SPD no ha ocultado su frustración frente a la crisis del bloque conservador: «Nuestra paciencia está llegando a su límite» comentó llamando a poner fin al caos entre CDU y CSU advirtiendo que los socialcristianos bávaros están poniendo «en peligro a Europa». Los controles fronterizos unilaterales tendrían un efecto dominó según la canciller. La CSU es un partido hermanado con la CDU y juntos forman la alianza de los conservadores alemanes conocida como Unión que junto al SPD forman la actual coalición de Gobierno. La CSU se mueve en el estado alemán de Baviera y su influencia católica es mucho más fuerte que la de la CDU ya que Baviera es predominantemente católica- son miembros del Partido Popular Europeo-. Bajo la amenaza de renunciar a sus cargos de ministro y presidente de partido y en una cruzada por cerrar las fronteras, Seehofer ha intentado sacar algún nuevo acuerdo: «Como he dicho, pongo a disposición mis dos cargos, lo que cumpliré en los próximos tres días», dijo Seehofer en una escueta declaración a las dos de la madrugada de ayer y tras 11 horas de reunión con la cúpula de la CSU, lo que demuestra las discrepancias entre los conservadores bávaros. Durante la larga reunión de la CSU se fueron filtrando opiniones como que los acuerdos alcanzados bilateral y multilateralmente por Merkel en la cumbre de Bruselas del jueves y viernes no eran una alternativa aceptable, algo que finalmente se solucionó anoche. Con las elecciones regionales en Baviera el próximo octubre y el avance de la ultraderecha populista (AfD) como telón de fondo, el socialcristiano jefe del Gobierno de Baviera Markus Söder, aseguró que nadie en la CSU pone en duda al Gobierno federal.
02-07-2018 | Fuente: elpais.com
La policía desaloja a los ultras de Hogar Social Madrid al tercer intento
El colectivo de ultraderecha okupaba desde abril del año pasado un edificio junto a la Plaza de Colón
13-06-2018 | Fuente: abc.es
Merkel rechaza el pretendido eje de Alemania, Austria e Italia contra la migración ilegal en la UE
La gran coalición alemana plasmó hoy su división interna con el pulso que mantienen la canciller, Angela Merkel, y su ministro del Interior, Horst Seehofer, defensor de la línea restrictiva en materia migratoria de Austria que rechaza explícitamente su jefa de Gobierno. Seehofer, quien durante toda la anterior legislatura cuestionó la línea de Merkel como líder regional en la próspera Baviera, dejó claro que el disenso continua al presentarse ahora como aliado del primer ministro austríaco, Sebastian Kurz, y ausentarse de la llamada «cumbre de la integración" de la canciller». El propósito de Kurz es formar lo que denominó un «eje de (países) dispuestos» a combatir con determinación la inmigración ilegal, entre los que sitúa, además de Austria, a Alemania e Italia. Merkel, quien el día anterior ya había evidenciado sus diferencias respecto a Viena en una comparecencia conjunta con su homólogo austríaco, se desmarcó hoy de la propuesta formulada por Kurz, al insistir en que debe buscarse una «solución común europea ». «Hay muchos países, como Italia, Grecia y España, especialmente afectados por la llegada de inmigrantes», apuntó la canciller, para añadir que, ante esa situación, más que pensar en «diversas formas de cooperación», hay que trabajar para dar una «respuesta europea común» a los desafíos de la política migratoria. Merkel hizo esta declaración al término de la «cumbre de la integración», un foro consultivo entre el Gobierno alemán y representantes de cincuenta colectivos de inmigrantes, que celebraba su décima sesión, por primera vez sin el ministro del Interior. Seehofer ya había anunciado de antemano su ausencia, que argumentó en la «incomodidad» que le supone compartir sesiones con representante de uno esos colectivos, Ferda Ataman, quien en un artículo reciente había atribuido al ministro posiciones cercanas a la ultraderecha. En medio de estos disensos, Merkel y Seehofer completaron la jornada con una reunión convocada última hora en Cancillería, supuestamente para abordar la situación, con asistencia de varios pesos pesados del bloque conservador, según informaciones de la televisión pública ZDF. La CSU bávara ha agudizado ahora su apuesta por una política migratoria restrictiva de acuerdo al modelo austríaco, a seis meses de las elecciones regionales en ese próspero «Land», donde la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) podría quedar como segunda o tercera fuerza. El pulso entre la línea de Merkel y Seehofer ha cobrado nueva virulencia apenas cuatro meses después de fraguarse la gran coalición de la canciller, tras una trabajosa negociación hasta limar las diferencias dentro del bloque conservador y también con el Partido Socialdemócrata (SPD). Las primeras tensiones graves en la alianza de Gobierno no han procedido del SPD -que dio el sí a la gran coalición tras un largo proceso de debate y varias votaciones internas, sino del socio bávaro, que sigue responsabilizando a Merkel de la llegada al país desde 2015 de 1,3 millones de refugiados. La situación parece haberse inclinado ahora a favor de Seehofer, quien el martes obtuvo un amplio respaldo de todo el grupo conservador del Bundestag al plan maestro para la gestión de la crisis migratoria.
13-06-2018 | Fuente: elmundo.es
Nacho Vegas: "Ciudadanos es un partido de ultraderecha con la cara lavada"
Tras una época movilizado como cantautor de Podemos, el asturiano regresa con 'Violética' (Marxophone), un disco de desencanto y retorno a los orígenes, aunque sin dejar atrás el compromiso con las causas sociales. 
1
...