Infortelecom

Noticias de turquia

10-07-2020 | Fuente: abc.es
Erdogan cumple su sueño de reconvertir Santa Sofía en mezquita
La Justicia turca cumplió con las filtraciones adelantadas por los medios oficiales a lo largo de la semana y decidió por unanimidad anular el estatus de museo que tenía Santa Sofía de Estambul desde 1934. Este movimiento dio luz verde a las autoridades para que este templo, nacido como catedral hace 1.500 años, vuelva a convertirse en mezquita. Así se cumplirá uno de los sueños del presidente y ex alcalde de Estambul, Reccep Tayyip Erdogan, que a los pocos minutos de conocer la decisión del Consejo de Estado firmó el decreto para una conversión que hizo que el emblemático edificio pasara del ministerio de Turismo al de Asuntos Religiosos. Poco importaron los mensajes de la Unesco, que pidió a los turcos «dialogar» antes de dar este paso, o de Grecia, que calificó la decisión de una «provocación abierta» al mundo civilizado. El portavoz del parlamento, Mustafa Sentop, dijo que la abrirán al culto «lo antes posible, no más tarde de la próxima semana». Santa Sofía es una de las joyas arquitectónicas del conocido como «Cuerno de Oro» de Estambul, en la ribera occidental del Bósforo, y ha sido testigo de excepción de luchas políticas y religiosas, de ascensos y caídas de imperios. La enorme mole de piedra roja nació como «Santa Sofía de Constantinopla», icono del Imperio Bizantino, y era sede del patriarca ortodoxo y lugar de coronaciones. Durante 900 años se mantuvo como templo cristiano hasta que el sultán Mehmed II capturó la ciudad en 1453 e hizo de esta basílica una mezquita. Se taparon los símbolos ortodoxos, se levantaron los minaretes y hasta 1935 fue templo musulmán. Ese año, Mustafá Kemal Ataturk, creador de la Turquía moderna, ordenó el final del culto y que pasara a ser un museo. 85 años después, Erdogan enmienda lo que siempre consideró un «muy grave error» y el laicismo impulsado por Ataturk queda cada vez más lejos. El líder islamista anunció que se dirigiría a la nación a las 08.53 de la tarde, un gesto más para celebrar la reconversión de Santa Sofía en el 600 aniversario de la conquista otomana. «El efecto de refuerzo que este movimiento puede traer a Erdogan en cuanto a popularidad es pequeño y efímero, mientras que el daño causado a la imagen de Turquía será significativo y permanente», alertó en su cuenta de Twitter el analista Soner Cagaptay, investigador del The Washington Institute y autor de libros como ?Erdogan's Empire: Turkey and the Politics of the Middle East?. En palabras de Cagaptay, el presidente «busca dejar su sello político y religioso y en su ciudad natal y con Santa Sofía completa su trilogía de mezquitas tras patrocinar la construcción de las de Camlica y Taksim». Llamada al diálogo de la Unesco Erdogan firmó el decreto de manera inmediata, sin hacer caso al mensaje de la Unesco que le pedía «diálogo antes de adoptar una decisión que tendrá impacto en el valor universal de este lugar», incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad. Grecia, Rusia y Estados Unidos también trataron de mediar para que Turquía no alterara el estatus de este lugar, pero tampoco tuvieron éxito. La decisión del Consejo de Estado turco conlleva que Santa Sofía deje de ser un museo, pero se mantiene bajo la etiqueta de «templo», lo que significa que seguirá abierto a los turistas fuera de las horas de culto, como lo está la Mezquita Azul. Con el cambio en Santa Sofía de Estambul, Erdogan completa la quinta reconversión de iglesias bizantinas nacidas también como Santa Sofía en Trabzon, Vize, Iznik y Enez. El gobierno islamista del AKP ha sido el encargado de reconvertir todas ellas y adaptarlas al culto, aunque su impacto mediático y simbólico no se puede comparar con la de Estambul, que durante casi un siglo fue emblema mundial del cristianismo.
08-07-2020 | Fuente: abc.es
La ONU acusa a Siria, Rusia y Al Qaida de crímenes de guerra en Idlib
Las Naciones Unidas denunció una vez más «crímenes de guerra» cometidos en Siria contra civiles. El nuevo informe examina 52 casos de «ataques significativos» cometidos en Idlib desde noviembre de 2019 hasta junio de 2020 y señala a la aviación siria y rusa como autora de «bombardeos indiscriminados» contra la población civil en vísperas de la tregua que se alcanzó con Turquía en marzo. Esas operaciones aéreas se cobraron «cientos de vidas» y obligaron a casi un millón de civiles a huir en busca de refugio a la frontera turca. 47 de los 52 ataques analizados por el organismo internacional fueron obra de Siria y Rusia, los otros cinco los perpetraron los yihadistas de Hayat Tahrir al-Sham (HTS), brazo sirio de Al Qaida que controla parte de esta provincia, que disparó artillería a zonas civiles «sin ningún objetivo militar legítimo aparente» y «torturó y ejecutó a detenidos». En la presentación de la investigación, Paulo Pinheiro, presidente de la Comisión Internacional de Investigación para Siria, declaró que «lo que queda claro de la campaña militar es que las fuerzas progubernamentales y los terroristas designados por la ONU violaron flagrantemente las leyes de la guerra y los derechos de los civiles sirios». Entre los bombardeos analizados se incluyen los tres ataques del 29 de enero junto a un hospital en la ciudad de Ariha, bajo control de Al Qaida, y Pinheiro aseguró disponer de «motivos razonables» para acusar a las fuerzas leales a Bashar al Assad de «atacar deliberadamente al personal y las instalaciones médicas». El organismo internacional entrevistó a «mujeres, hombres y niños» que «se enfrentaron a la espantosa decisión de ser bombardeados o de huir más profundamente a las zonas controladas por el HTS donde hay abusos desenfrenados de los derechos humanos». Mayor desplazamiento de la guerra Vladimir Putin, principal aliado de Al Assad, y Recep Tayyip Erdogan, que apoya a los grupos islamistas locales, acordaron en marzo el tercer alto el fuego desde que comenzaron las operaciones del Ejército sirio y sus fuerzas aliadas para retomar el control de Idlib. El cese temporal de la violencia no ha supuesto hasta hoy el regreso de los 900.000 civiles desplazados por los combates, lo que se considera la peor ola de desplazamientos desde el inicio de la guerra. Sobreviven en campos improvisados a lo largo de la frontera turca, pero Ankara no les permite acceder a su territorio, donde ya da cobijo a 3,5 millones de sirios. Después de nueve años de guerra, Idlib, en plena frontera con Turquía, se ha convertido en el último gran frente abierto. Este es el lugar al que fueron evacuados los milicianos de los distintos grupos armados de la oposición tras rendirse en lugares como Alepo, Guta o Daraa. Se estima que unos 70.000 combatientes, de ellos unos 10.000 miembros del brazo sirio de Al Qaida, están operativos y muchos de ellos combaten junto a las fuerzas regulares de Turquía.
07-07-2020 | Fuente: as.com
"Turquía sería un buen destino para Sergio Rico"
Miguel Alfaro, agente del meta cedido en el PSG, verifica el interés mostrado por el Galatasaray hacia Rico y sabe que Besiktas también busca un portero.
06-07-2020 | Fuente: as.com
A Arteta no le tiembla la mano con Özil y Guendouzi
El vasco no cuenta desde hace semanas con ambos. El francés tiene mercado en el resto de Europa. Atlético de Madrid e Inter, los más interesados. Özil apunta a Turquía.
03-07-2020 | Fuente: as.com
Quaresma eleva el gol desde detrás de la línea al máximo nivel: increíble que lo logre ¡dos veces seguidas!
El jugador del Kasimpasa ha dejado estupefactos a sus fans de Turquía y Portugal al lograr marcar dos veces seguidas de esta manera.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Turquía juzga a veinte saudíes para aclarar el asesinato de Khassoggi
Turquía puso en marcha el juicio contra veinte ciudadanos saudíes con el objetivo de aclarar el asesinato de Jamal Khassoggi. Será un proceso in absentia ya que Riad se negó a extraditar a los acusados de matar y descuartizar al colaborador de ?The Washington Post? el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí de Estambul. La lista la encabezan el exjefe adjunto de la Inteligencia, Ahmed al Asiri, o Saud al Qahtani, exasesor del príncipe heredero, Mohamed Bin Salman (MBS), dos altos funcionarios que perdieron sus cargos, pero a los que no imputaron en el proceso judicial realizado en Arabia Saudí, que concluyó en diciembre con cinco condenados a muerte. El posterior perdón de la familia Khassoggi les libró de la pena capital, pero cumplirán cadena perpetua. Esta es la condena que solicita ahora la fiscalía turca, que acusa a Al Asiri y Qahtani de «instigadores» y a los otros dieciocho de «ejecutores del monstruoso crimen». En un primer momento, Arabia Saudí negó cualquier vinculación con el asesinato, pero con el paso de los días y de las pruebas que aportaban fuentes turcas, admitió la muerte del periodista dentro de la legación a manos de sus funcionarios. Riad trató de pasar página lo antes posible con un juicio marcado por el «secretismo» y la «falta de transparencia», según la ONU, y desde el primer momento eximió de cualquier responsabilidad a MBS, la persona a la que se dirigían todas las miradas como cerebro de la operación. Khassoggi, de 59 años y una voz crítica con la monarquía, entró al consulado para realizar un trámite personal relativo a su divorcio y fuera se quedó esperando su prometida turca, Hatice Cengiz, quien comparecerá en este nuevo proceso. Otra de las voces que se podrá escuchar es la de la relatora especial de Naciones Unidas sobre asesinatos extrajudiciales, Agnes Callamard, autora de un informe en el que recogió pruebas «creíbles» para pedir que se investigara a MBS y se aplicaran sanciones a sus bienes fuera del país por su papel en el asesinato. Esto nunca ha ocurrido. Reporteros Sin Fronteras (RSF) emitió un comunicado en el que señaló que espera que el juicio «abra no solo una nueva ruta hacia la justicia, sino que sirva como una llamada de atención a la comunidad internacional sobre la urgente necesidad de poner fin a la impunidad». Casi dos años después, el cuerpo del periodista sigue sin aparecer.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Turquía se aleja de Occidente
Dentro de dos semanas un tribunal administrativo turco decidirá si la basílica de Santa Sofía en Estambul ?hoy museo y patrimonio de la humanidad de la Unesco? vuelve a convertirse en mezquita, tal y como desea el presidente Erdogan. El episodio, que probablemente se resolverá en contra del sentir de la comunidad política internacional y de la cristiana, tiene ?para el régimen instalado en Turquía desde el 2002? un fuerte simbolismo. No solo hace rememorar en el imaginario colectivo del musulmán otomano la caída de Constantinopla en el siglo XV, y la conversión en mezquita de la basílica-catedral de Bizancio, sino que también es una paletada al Estado secular fundado por Ataturk en los años 30 del siglo pasado. Tayyip Erdogan, el «nuevo sultán» según The Economist, al que sus seguidores más fanáticos se limitan a denominar «reis». jefe, es coherente con sus principios islamistas, aunque llegó a la jefatura del gobierno vestido con ropajes de moderado. Al término de su accidentado paso por la alcaldía de Estambul pasó diez meses en la cárcel por la lectura de un poema en el que se llama abiertamente a la yihad, la guerra santa. Con su nuevo partido ?Justicia y Desarrollo? arrasó en 2002, y desde entonces nadie parece capaz de apearle del poder. La línea de Erdogan ha sido calificada de «nacionalismo neo-otomano», nostálgico del viejo imperio que pretende volver a forjar con sus intervenciones militares en los dos conflictos regionales más graves: el de Siria y el de Libia. Su relación con Europa es ambigua, pero los hechos ?en particular el chantaje que ejerce con los refugiados sirios en campamentos turcos que sueñan con desplazarse a la UE? reflejan el desprecio de Erdogan y su camarilla islamista hacia el viejo rival de Occidente. En la relación con E.UU. las apariencias engañan. La presunta empatía de Erdogan con Trump no va más allá del gusto por los gestos destemplados, pero ideológicamente son polos opuestos. Turquía es el eje oriental cada vez más inseguro de un vínculo atlántico en crisis.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
Reino Unido levantará la cuarentena para los viajeros de los 75 países donde los británicos podrán veranear
El Gobierno británico ha decidido abandonar su plan de establecer puentes aéreos y simplemente acabará con las reglas de cuarentena para los viajeros que lleguen de los 75 países a los que los británicos pueden ir de vacaciones, ha informado el Daily Telegraph. El periódico afirma que el Reino Unido levantará dentro de poco la prohibición de viajes no esenciales a casi todos los países de la Unión Europea, los territorios británicos, incluyendo Bermuda y Gibraltar, y Turquía, Tailandia, Australia y Nueva Zelanda.
02-07-2020 | Fuente: as.com
Turquía: la salvación de Özil
Su futuro en el Arsenal cada vez se tambalea más. Con contrato hasta 2021, cobra una ficha estratosférica que le hace poco asequible. El Estambul Basaksehir puede ser su destino.
01-07-2020 | Fuente: as.com
Colocan a Cazorla en el Besiktas
En Turquía varios medios aseguran que el español estaría negociando con el Besiktas, que necesita reforzar el centro del campo.