Infortelecom

Noticias de tratados internacionales

09-10-2018 | Fuente: abc.es
El revés de Morales en La Haya pone a Bolivia en estado preelectoral
Evo Morales necesitaba una victoria en La Haya para que su acto dictatorial de presentarse una vez más a la reelección, en las presidenciales del próximo año (a pesar de lo que dice la Constitución y del rechazo a tal posibilidad en un referéndum de hace dos años), fuera aceptado con suavidad por una mayoría de bolivianos. Le hubiera bastado incluso que esa Corte Internacional de Justicia, que el pasado 1 de octubre rechazó la petición de Bolivia, hubiera asumido alguno de los 14 requerimientos incluidos en la demanda que el Gobierno boliviano había presentado contra Chile para reabrir la histórica disputa con ese país por la pérdida de su acceso al Pacífico. Que había una finalidad sustancialmente electoralista en esa demanda, presentada ante la Corte en 2014 y ahora resuelta, lo indica la forma con que el Gobierno de Morales la redactó. La demanda no iba al fondo del problema (no cuestionaba la soberanía que Chile ejerce sobre la franja costera que Bolivia perdió en la Guerra del Pacífico, que tuvo lugar entre 1879 y 1883), ni abordaba la cuestión de modo completo (no incluía a Perú, el tercer litigante en aquella guerra y al que los tratados internacionales le otorgan también voz y voto en este asunto). La demanda únicamente pretendía que la Corte obligara a Chile a sentarse a «negociar» un arreglo pactado, algo que en La Paz pensaron que sería más fácil de aceptar por parte de ese tribunal, dado que Bolivia renunció al mar en el Tratado de Paz y Amistad firmado con Chile en 1904. Electoralmente, a Morales le bastaba que la Corte hubiera trasladado a los chilenos esa «obligación», aunque en realidad el Gobierno de Sebastián Piñera podría haber luego desoído la invitación. Pero la Corte le dijo «no» incluso en eso. Recurso de las dictaduras «A Morales le salió el tiro por la culata», afirma Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Bolivia, director ejecutivo del Instituto Interamericano para la Democracia y la voz opositora más destacada en el exilio. «Los bolivianos llevamos en la sangre la reclamación del mar; la pérdida del acceso al Pacífico es algo que todos aprendemos desde niños, es como la leche materna», explica. Por eso, a pesar de que el derecho internacional está básicamente de parte de Chile, «todas las dictaduras en Bolivia han invocado esta cuestión, para contar con el apoyo del pueblo, cuando han tenido problemas para mantenerse, según Sánchez Berzaín. «También Morales, cuando vio que su estrella iba a declinar, que sus socios se dirigían al naufragio [Venezuela, Nicaragua] y que la economía apuntaba a una caída decidió recurrir a este asunto como estrategia para sostener el régimen». Bolivia presentó la demanda en 2014 cuando aún el peso de los países del ALBA, la internacional bolivariana, era fuerte en la región, pues además contaba con la ayuda de la Argentina de Kirchner, el Brasil de Lula-Rousseff y de la multitud de islas caribeñas beneficiadas por el petróleo venezolano. Todo ese «sindicato político», en palabras de Sánchez Berzaín, junto con las simpatías también de países como Rusia, China, Irán y algunas naciones árabes, dieron la impresión de que la demanda de Bolivia era imparable, de forma que el propio Gobierno de Chile llegó a temer una sentencia contraria a sus intereses. El pueblo de Bolivia también creyó que iba a ganar, pues qué institución internacional no va a recomendar que dos países se sienten para dirimir negociadamente sus diferencias. El chasco y el sentido de derrota ha sido grande entre los bolivianos. Plan B: Mesa candidato Todo indica que el Plan B de Morales ha sido utilizar al expresidente Carlos Mesa para «normalizar» su propia candidatura electoral. Hace unas semanas Morales anunció que amnistiaba a los expresidentes Mesa y Tuto Quiroga, a los que él mismo había hecho condenar tiempo atrás, de modo muy cuestionable, por asuntos administrativos. Morales justificó ese perdón por la conveniencia de contar con Mesa y Quiroga en la defensa de los intereses de Bolivia ante La Haya. Mesa acaba de anunciar que se presentará a las elecciones presidenciales del próximo año, dando validez a un proceso que la oposición en bloque podría haber desautorizado si Morales huye hacia adelante y vuelve a ser candidato. Mesa probablemente piensa que dados los crecientes signos de complicación económica y de malestar popular con Morales, podrá ganarle las elecciones al actual presidente. Subestima la capacidad de manipulación de un bolivarianismo empeñado en perpetuarse en el poder. Si ahora no se hace valer la prohibición legal de que Morales vuelva a ser candidato en 2019, ya no habrá razones para impedirlo en 2023. El autor es director del centro de estudios estratégicos Global Affairs de la Universidad de Navarra
30-09-2018 | Fuente: abc.es
Los aranceles impuestos por Trump perjudicarán a los ciudadanos americanos
El televisor LED marca TCL de 55 pulgadas que Walmart vende por 379 dólares, puede llegar a costar 473 en cuatro meses. El sofá de dos plazas Mainstay, que ahora vale 199 dólares, puede ascender a 250. El juego de maletas Protege, de 49,99 dólares podría pasar a 60. Son todos ellos productos baratos hechos en China, y si las repetidas advertencias de las empresas y patronales norteamericanas se cumplen, finalmente será el consumidor norteamericano el que tendrá que pagar de su bolsillo los aranceles impuestos el lunes por Donald Trump a importaciones de ese país por valor de 200.000 millones de dólares (172.000 millones de euros). Hay una pregunta que guía los impulsos de Trump en política internacional: «¿A cuánto asciende nuestro déficit comercial?». Surge en prácticamente todas las reuniones bilaterales que mantiene el presidente norteamericano, incluida la que tuvo el año pasado con el expresidente del Gobierno español Mariano Rajoy. Es en realidad un baremo muy sencillo: cuanto más grande es el déficit fiscal de EE.UU. con respecto a otro país, mayor es la probabilidad de que Trump pida medidas punitivas. Y de entre todos los déficits comerciales, el de China es insuperable. Sólo el año pasado China exportó a EE.UU. bienes por valor de 505.000 millones de dólares, 375.000 millones más de los que importó. Eso explica la guerra comercial, que esconde otra diplomática, entre las dos primeras economías del mundo. «Sin medidas agresivas, EE.UU. puede encontrarse con que en dos décadas se ha reducido de forma drástica el número de puestos de trabajo en sectores tan diversos como la fabricación de semiconductores, ordenadores, fármacos y automóviles, debido a la estrategia china de atacar comercialmente esos mercados en otros países», opina Robert Atkinson, presidente de la Fundación para la Innovación en la Tecnología de la Información, el principal ?think tank? del sector. Aún así, cree que «no está claro que la estrategia actual del Gobierno vaya a funcionar». Em junio, Trump impuso a China aranceles por valor de 50.000 millones. Hace una semana, los incrementó en 200.000 millones. En total 5.745 productos ?alimentos, textiles, electrodomésticos, muebles, entre otros? están sujetos ya a impuestos fronterizos de un 10%, que ascenderá al 25% en enero. Trump quiso tomar esta medida en cuanto llegó a la Casa Blanca, pero sus asesores más moderados ?el director del Consejo Económico Gary Cohn o el asesor de Seguridad Nacional H. R. McMaster? se lo impidieron. Todos ellos han dimitido o sido despedidos. Su opinión, ampliamente compartida por los economistas, era que los déficits comerciales en realidad no tienen efecto sobre la economía. «Productos de México, Canadá y China inundan el mercado norteamericano porque son baratos. Los americanos que gastan menos dinero en esos productos, tienen más dinero para comprar otros productos, gastar en servicios o ahorrar», le dijo Cohn a Trump en una ocasión, según detalla el periodista Bob Woodward en su reciente libro Miedo. ¿Cuál es el motivo de estos aranceles? Tras una investigación, el departamento de Comercio concluyó que China es capaz de vender a precios baratos por una serie de prácticas que violan los tratados internacionales, entre ellas el espionaje industrial y el plagio de patentes. «A partir de ahora esperamos que el comercio con China sea justo y recíproco», dijo Trump al anunciar las medidas. Grandes tecnológicas como Apple y distribuidoras como Walmart o Target se han opuesto a la medida. «Los aranceles son un impuesto que acabarán pagando las familias norteamericanas. Es desafortunado que, a pesar de las quejas de los perjudicados, este Gobierno siga persiguiendo una política comercial cuya principal consecuencia puede ser el debilitamiento de la economía», asegura Matthew Shay, presidente de la Federación Nacional Minorista, la patronal del sector. Estas advertencias no parecen calar en Trump, quien ya ha anunciado que prepara una tercera ronda de aranceles a más productos chinos por valor de 267.000 millones de dólares.
23-08-2018 | Fuente: elpais.com
El futuro Gobierno de México propondrá a la ONU la despenalización de las drogas
Olga Sánchez Cordero, la próxima titular de Gobernación, plantea la revisión de tratados internacionales sobre el combate al narcotráfico
27-05-2018 | Fuente: elpais.com
Decálogo socialista de buenas prácticas comerciales
Ante los devaneos que sufren los tratados internacionales, el PSOE propone unos principios de buenas prácticas en los que la UE debe tomar la iniciativa
23-02-2018 | Fuente: elpais.com
Juana Rivas acusa a su expareja de hacerle pasar ?momentos aterradores? a ella y a sus hijos
En su escrito de defensa, considera que no ha cometido ningún delito y ve un ?flagrante incumplimiento? judicial de los tratados internacionales
08-11-2017 | Fuente: abc.es
El Príncipe Carlos invirtió millones en sociedades «offshore», según la BBC
El príncipe Carlos de Inglaterra invirtió a través del Ducado de Cornualles 3,9 millones de dólares (3,35 millones de euros) en cuatro fondos registrados en las Islas Caimán en 2007, según reveló hoy la cadena británica BBC. La cadena pública señala que los movimientos fueron "legales" y no existen indicios de evasión fiscal, al tiempo que revela que el heredero al trono británico promovió cambios en la legislación medioambiental internacional tras comprar acciones de una compañía de las Islas Bermudas que podía beneficiarse de esas propuestas. La BBC obtuvo esos detalles sobre el Príncipe Carlos a partir de los documentos de la investigación periodísticas internacional denominada "Papeles del Paraíso", que en España han publicado la cadena de televisión "La Sexta" y el diario electrónico "El Confidencial". Según "The Guardian", Carlos invirtió un millón de libras (1,13 millones de euros) en el fondo Coller International Parners IV-D, en las Islas Caimán. El diario indica que el Príncipe "ha pagado impuestos de forma voluntaria sobre los beneficios que recibe de ese fondo cada año" en el Reino Unido. El Ducado de Cornualles, controlado por el primogénito de la reina Isabel II, adquirió en 2007 acciones por valor de 113.500 dólares (97.610 euros) de la firma Sustainable Forestry Management Ltd. La firma comerciaba con bonos de carbono, un mercado creado por los tratados internacionales para reducir las emisiones causantes del calentamiento global. Tras adquirir esas acciones, el heredero al trono británico defendió cambios en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea y el protocolo de Kioto que impedían comerciar con bonos de carbono relacionados con selvas tropicales, según la BBC. Nada que decir Un portavoz de Clarence House, residencia oficial del Príncipe de Gales, aseguró a la cadena británica que Carlos "ciertamente nunca ha decidido hablar sobre un tema simplemente por una compañía en la que podría haber invertido". "En el caso del cambio climático, sus puntos de vista son bien conocidos, dado que ha estado alertando sobre los riesgos del calentamiento global para nuestro medioambiente durante más de 30 años", señaló esa fuente. "Los mercados de carbono son solo un ejemplo (de las causas) que el príncipe ha liderado desde la década de 1990 y que continúa promoviendo hoy en día", dijo el portavoz de Clarence House. Cuando el Príncipe adquirió las acciones de SFM, uno de los directores de la firma era el banquero y conservacionista Hugh van Cutsem, fallecido en 2013 y que la BBC describe como uno de los amigos más cercanos de Carlos. Los documentos a los que ha tenido acceso la cadena británica muestran cómo en 2007 la firma estaba haciendo campaña para lograr "cambios en la normativa" que regula los bonos de carbono. En junio de 2007, cuatro meses después de que el Ducado de Cornualles ejecutara su inversión, Van Cutsem ordenó que se enviaran documentos relacionados con esa campaña de presión al despacho del Príncipe Carlos, según la BBC. En julio de ese año, el duque de Cornualles pronunció un discurso en el que criticó la exclusión de los bonos de carbono relacionados con selvas tropicales del mercado comercial y defendió la necesidad de un cambio en ese terreno, mientras que en octubre inició una campaña para promover esas modificaciones legislativas.
08-11-2017 | Fuente: abc.es
El príncipe Carlos tuvo acciones en varias offshore registradas en las Islas Caimán, según la BBC
El príncipe Carlos de Inglaterra invirtió a través del Ducado de Cornualles 3,9 millones de dólares (3,35 millones de euros) en cuatro fondos registrados en las Islas Caimán en 2007, según reveló hoy la cadena británica BBC. La cadena pública señala que los movimientos fueron "legales" y no existen indicios de evasión fiscal, al tiempo que revela que el heredero al trono británico promovió cambios en la legislación medioambiental internacional tras comprar acciones de una compañía de las Islas Bermudas que podía beneficiarse de esas propuestas. La BBC obtuvo esos detalles sobre el Príncipe Carlos a partir de los documentos de la investigación periodísticas internacional denominada "Papeles del Paraíso", que en España han publicado la cadena de televisión "La Sexta" y el diario electrónico "El Confidencial". Según "The Guardian", Carlos invirtió un millón de libras (1,13 millones de euros) en el fondo Coller International Parners IV-D, en las Islas Caimán. El diario indica que el Príncipe "ha pagado impuestos de forma voluntaria sobre los beneficios que recibe de ese fondo cada año" en el Reino Unido. El Ducado de Cornualles, controlado por el primogénito de la reina Isabel II, adquirió en 2007 acciones por valor de 113.500 dólares (97.610 euros) de la firma Sustainable Forestry Management Ltd. La firma comerciaba con bonos de carbono, un mercado creado por los tratados internacionales para reducir las emisiones causantes del calentamiento global. Tras adquirir esas acciones, el heredero al trono británico defendió cambios en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea y el protocolo de Kioto que impedían comerciar con bonos de carbono relacionados con selvas tropicales, según la BBC. Nada que decir Un portavoz de Clarence House, residencia oficial del Príncipe de Gales, aseguró a la cadena británica que Carlos "ciertamente nunca ha decidido hablar sobre un tema simplemente por una compañía en la que podría haber invertido". "En el caso del cambio climático, sus puntos de vista son bien conocidos, dado que ha estado alertando sobre los riesgos del calentamiento global para nuestro medioambiente durante más de 30 años", señaló esa fuente. "Los mercados de carbono son solo un ejemplo (de las causas) que el príncipe ha liderado desde la década de 1990 y que continúa promoviendo hoy en día", dijo el portavoz de Clarence House. Cuando el Príncipe adquirió las acciones de SFM, uno de los directores de la firma era el banquero y conservacionista Hugh van Cutsem, fallecido en 2013 y que la BBC describe como uno de los amigos más cercanos de Carlos. Los documentos a los que ha tenido acceso la cadena británica muestran cómo en 2007 la firma estaba haciendo campaña para lograr "cambios en la normativa" que regula los bonos de carbono. En junio de 2007, cuatro meses después de que el Ducado de Cornualles ejecutara su inversión, Van Cutsem ordenó que se enviaran documentos relacionados con esa campaña de presión al despacho del Príncipe Carlos, según la BBC. En julio de ese año, el duque de Cornualles pronunció un discurso en el que criticó la exclusión de los bonos de carbono relacionados con selvas tropicales del mercado comercial y defendió la necesidad de un cambio en ese terreno, mientras que en octubre inició una campaña para promover esas modificaciones legislativas.
14-10-2017 | Fuente: abc.es
Los magistrados del Tribunal Supremo «legítimo» de Venezuela juran su cargo en la sede de la OEA
«Lucharemos por la independencia y la libertad» y para «rescatar la credibilidad de los poderes públicos. Para que exista una separación constituciónal de los poderes públicos, y para la renovación del sistema judicial». Así se ha expresado hoy Miguel Ángel Martín, presidente del «legítimo» Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela. Lo ha hecho desde la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington, donde han jurado sus cargos 18 de los 33 magistrados que forman la institución, ahora en el exilio. Todos ellos no pudieron hacerlo en Venezuela, al ser destituidos y perseguidos por el Gobierno chavista tras no reconocer su nombramiento el pasado mes de julio, realizado por el Parlamento, de mayoría positora y elegida de manera democrática en las urnas. Unos nombramientos cuyo objetivo era el de sustituir a los 33 jueces elegidos de manera irregular por la Asamblea Nacional, después de haber perdido la mayoría chavista en las elecciones del 6 de diciembre de 2015. Durante el acto, que pudo ser seguido en directo por varios canales de Youtube, los jueces fueron subiendo uno a uno al estrado. Y una vez reunidos, junto con los invitados al acto, cantaron a capella el himno nacional venezolano. La iniciativa para instalarse en la OEA -que no habría sido bien recibida por parte de sus miembros, de los que no había ninguna representación- partió de su secretario general, Luis Almagro. «Hoy celebramos el coraje institucional y personal de estos magistrados para asumir el derecho, para asumir la democracia», ha dicho Luis AlmagroTras ser recibido entre grandes aplausos, Almagro ha querido destacar la valentía de estos magistrados que necesitarán «mucha fuerza». «La peor receta para enfrentarse a una dictadura es la cobardía. Por eso, hoy celebramos el coraje institucional y personal de estos magistrados para asumir el derecho, para asumir la democracia». Reconociendo así el esfuerzo que han hecho, en clara referencia a las dificultades a las que han tenido que enfrentarse para no ser detenidos y lograr salir de Venezuela, buscando asilo en países como Colombia y Estados Unidos; o sin salir de él, en embajadas, como la de Chile. Almagro, muy crítico con el Gobierno de Maduro, subrayó que «los magistrados (del Supremo «legítimo», como ellos mismos se denominan) tienen la fundamental tarea de dar sentido a la Justicia nuevamente en el país, una Justicia que ha sido esquiva para los venezolanos, inexistente para los venezolanos, definitivamente atropellada por los abusos y arbitrariedades del régimen», afirmó. También se refirió al otro Tribunal Supremo de Justicia, el que ha sido elegido por la Asamblea Nacional Constituyente, organismo no reconocido por la oposición ni por gran parte de la comunidad internacional. «Definitivamente está deslegitimado por sus acciones contra la democracia, sus abusos y arbitrariedad contra el Estado de derecho y los derechos humanos». Como ya adelantó ABC en una entrevista con cuatro de estos magistrados del Tribunal Supremo «legítimo«, su función será la de llevar ante la justicia nacional e internacional a aquellos miembros del Gobierno de Maduro (incluido el propio presidente) que han cometido delitos contra Venezuela (corrupción, narcotráfico, blanqueo de dinero, terrorismo..) y sus ciudadanos (violación de derechos humanos, crímenes de lesa humanidad). «Para ello usaremos la justicia universal y la justicia trasnacional», indicó hoy el magistrado Miguel Ángel Martín. También abogó por recuperar para Venezuela un estado de bienestar «sustentado en la paz y la justicia». E invitó a todos los venezolanos a realizar «una alianza para alcanzar nuestra independencia y nuestra libertad». «Por último -ha concluido-, pido a Dios nos ayude en este ejercicio de la democracia». El broche del acto, que ha durado alrededor de hora y media, lo puso la pianista venezolana, que actualmente reside en Barcelona, Gabriela Montero, muy crítica también con el Gobierno de Maduro. Con el juramento de los magistrados, dio comienzo también el curso judicial con una primera reunión. Si bien esta se ha celebrado en la sede de la OEA, el resto tendrán lugar en una oficina privada, en Washington, y en Colombia, según informa Efe. Reacción del otro Supremo Pocos minutos después de concluido el acto, el Tribunal Supremo de Justicia (de Maduro) emitió un comunicado calificándo de «golpe judicial» la instalación en la OEA de los magistrados perseguidos por el chavismo. «Condenamos firmemente este intento de Golpe Judicial y nos mantendremos firmes en la defensa de la Soberanía y de nuestras instituciones», señala el texto firmado por el presidente de la institución, Maikel Moreno. En él se avisa además de que «revisará con profundidad las relaciones y el principio de reciprocidad con las naciones que intenten legitimar la acción criminal e ilegal de un grupo de usurpadores que pretenden promover acciones golpistas e intervencionistas en contra de la justicia venezolana». Y pide a los países del mundo rechazar «estas acciones conspirativas, que dan pie a la anarquía en la delicada práctica del derecho internacional». «Cualquier tipo de legitimación por alguna nación en reconocimiento de ese grupo usurpador, sólo traerá consecuencias negativas a los procedimientos en materia penal, tratados internacionales, acuerdos mutuos en materia judicial, convenios multilaterales».
13-07-2017 | Fuente: abc.es
El ex embajador de España en Estados Unidos duda de que Trump vaya a sufrir un «impeachment»
«Donald Trump nos ha sumido a todos en una enorme incertidumbre», así arranca Carlos Westendorp, quien ejerció como ministro de Asuntos Exteriores y embajador de España en Estados Unidos, durante los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid en El Escorial. Westendorp mira hacia el pasado y examina el recorrido de las relaciones bilaterales entre España y Estados Unidos, «no siempre fue una relación tan buena», valora y compara entre la era de Clinton y el periodo de Bush hijo, la primera fue buena y la segunda no tanto. Sin embargo, la figura peculiar de Donald Trump y sus comentarios contradictorios suscita incredulidad. El ex embajador recuerda las «barbaridades que ha ido diciendo en la campaña electoral para ganar las elecciones» como el muro de México que lo iban a pagar los mexicanos, que ahora a pasado a tratarse de «una valla» en un tramo. Lo mismo ocurre con el veto migratorio hacia seis países musulmanes, a través del cual se esperaba que iban a ser expulsadas unas «11 millones de personas», pero la iniciativa ha cambiado su rumbo y las deportaciones ahora están condicionadas a aquellos que tengan causas judiciales pendientes. Donald Trump tiene un índice de aceptación bajo, el más bajo de los seis primeros meses de la historia recienteCarlos Westendorp Westendorp no olvida al analista internacional argentino Raúl Isman, cuyos pronósticos proyectados en la premisa de que un candidato podría perder las elecciones, alertaron de la victoria de Trump y la caída de Hillary Clinton. El periodista y escritor ha estudiado también la posibilidad de que el presidente republicano acabe sufriendo en sus carnes, lo que implicaría su expulsión a través de un «impeachment». Pero el exministro de Asuntos Exteriores no lo cree probable. «A pesar de que Trump tiene un índice de aceptación bajo, el más bajo de los seis primeros meses de la historia reciente», entre los que le han votado «mantiene un 80%» de popularidad. Las relaciones comerciales y los tratados internacionales se han visto agitados con la nueva figura de la Casa Blanca. Los acuerdos bilaterales incluyen una serie de cláusulas de salvaguarda que tocan los derechos fundamentales como el medio ambiente o la sanidad. Sin embargo, acuerdos como el transatlántico con Canadá o el TTIP «son tratados que debe pensárselos mucho» antes de desecharlos. El empleo que se deriva del libre comercio comienza a verse mermado, «Estados Unidos es el segundo exportador de Europa y el tercero de nuestras importaciones», señala el ex embajador. El concepto de «America First» nace de la idea de que muchas de las empresas nacionales están en el extranjero, por ello que el asesor hispano de Trump defienda que «son tratados multilaterales disfrazados», es decir que se benefician otros países ajenos al acuerdo, contrario a su intención. A los europeos nos choca Guantánamo, la pena de muerte o que no haya protección social o sanidad universalCarlos Westendorp Para entender los movimientos estadounidenses hasta la era Trump, Westendorp asegura que hay que retroceder hasta la caída del muro de Berlín. En dicho periodo, hubo una transición de un «mundo bipolar a un mundo unipolar» gracias al sentimiento de unidad que supuso para los ciudadanos del mundo. En cambio, en Estados Unidos la conmoción fue diferente porque «tiene la peculiaridad» de carecer de una profundidad en valores compartidos como el Estado de Bienestar. «A los europeos nos choca un Guantánamo abierto, que mantengan la pena de muerte, que no haya protección social o sanidad universal», por lo cual 145 millones de personas carecen de cobertura médica. Westendorp piensa que «somos diferentes» porque están aún en un «estado de pubertad», que se explica a través de las «dos Américas» muy marcadas: una abierta y progresista localizadas en las dos orillas y una América profunda donde un ciudadano de Arkansas. Europa vs. Estados Unidos «Trump no cree en la Unión Europea», pero Westendorp aclara que el problema real no es que el presidente de Estados Unidos crea o no en el proyecto común de los 28 países, sino que los propios ciudadanos no lo sientan. Sin embargo, el peso político de Estados Unidos recae a través de la agenda de defensa mediante la OTAN. «Tres cuartas partes de los presupuestos de la OTAN los cubre Estados Unidos», recuerda el exministro, mientras que en el caso de España la participación en el gasto no llega al 0,4%, cuando el Estado español «debería gastar tres veces más», como según está acordado. Europa en el puño de Estados Unidos y el terrorismo a las puertas, la zozobra que lanza Trump sobre los 28 estados miembros puede ser catastrófica. Mientras se plantea un nuevo mapa político, el presidente de Estados Unidos pone su mira sobre la Alianza Transatlántica y su utilidad en entredicho, como señala Westendorp. En la pasada cumbre del G-7 en Varsovia, Trump confesó su negatividad ante una unión conjunta de defensa «obsoleta y que solo servía para luchar contra el terrorismo». El ex embajador es optimista en cuanto a la solución: «El momento en que haya una Unión Europea más unida en materia económica y política es ahora». Asimismo, subraya que hay que poner el foco en Alemania, porque los nuevo cambios de la geometría internacional pueden depender de un nuevo Gobierno, aunque cree que todo apunta a que Merkel renueve. «Alemania va a ser una Alemania europea. Es bueno saber que en Francia hay una persona que ha ganado unas elecciones insólitamente siendo europeísta», analiza algunos de los países que pueden seguir marcando el punto clave de unión. La nueva Unión Europea tras la salida del Brexit debe está conformada por la «una integración de geometría variada», opina el exministro, donde los países que estén dispuestos a ir más lejos sigan una hoja de ruta compartida, mientras que los otros se pueden unir después. Westendorp no creen que las tácticas inmovilistas o estrategias de integración den sus frutos y se pueda lograr el objetivo de una socialdemocracia compartida mediante estos últimos.
04-07-2017 | Fuente: abc.es
Paraguay da por fracasada la mediación que contó con Zapatero en Venezuela
El ministro de Asuntos Exteriores de Paraguay, Eladio Loizaga, considera que ha fracasado la mediación de UNASUR para dar una salida a la crisis política en Venezuela, en la que participa el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero junto al dominicano Leonel Fernández y el panameño Martín Torrijos. En declaraciones a los periodistas tras participar en una tribuna informativa en Casa de América, Loizaga ha apuntado como posible vía para el futuro la creación de un «grupo de amigos» del país. Según ha dicho, «todavía no hay nada definido» y está por ver cuáles serían los criterios para formar parte de ese grupo de amigos, pero ha dejado claro que ese grupo de países amigos tiene que ser «equilibrado» y, sobre todo, que cuente con el compromiso de Gobierno y oposición venezolanos de que «se van a cumplir las metas fijadas». Esa tarea de «sondeo» le correspondería a Nicaragua, El Salvador, República Dominicana y Uruguay, según se estableció en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). La posibilidad de crear un grupo de países amigos la mencionó también el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, tras reunirse la semana pasada en Washington con el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson. Fuentes diplomáticas han explicado que, dado que de momento es solo una opción, aún no está claro si España formaría parte del grupo de amigos o lo apoyaría desde fuera. El Gobierno español, en todo caso, sigue dando su apoyo a la tarea de mediación de Zapatero, que ha calificado de «elemento válido». Loizaga ha destacado la importancia de que Gobierno y oposición se comprometan con la vía que se decida porque ya se cuenta con la experiencia de la mediación de UNASUR, que no consiguió que Nicolás Maduro convocase al revocatorio que habían pedido los venezolanos. Durante su conferencia en Casa de América, ha admitido que su Gobierno tuvo «muchas diferencias» con el entonces secretario general de UNASUR, el colombiano Ernesto Samper, sobre cómo llevó la negociación, y ha opinado que si los Gobiernos hubiesen tenido más interacción con los tres mediadores quizá no se habría llegado a la situación actual. «La única salida es política» Es más, ha destacado que, anteriormente, la mediación de un grupo de ministros de Exteriores de la región sí consiguió que se celebrasen elecciones nacionales en 2015 a partir de las cuales pudo empezar la reconciliación. «La única salida es política, en caso contrario, esto va a terminar mal», ha dicho. El canciller ha destacado la gravedad de la situación, con 90 víctimas de la violencia y una grave crisis humanitaria, y ha señalado que Paraguay ha ofrecido a Venezuela ayuda de alimentos y medicinas, pero que «uno tiene que querer que se le ayude». Loizaga también ha opinado que, a la vista de la situación, «llegó el momento en que Estados Unidos tiene que pensar un poco más en el tema de la adquisición de petróleo de Venezuela», que es la vía por la que el país obtiene el 95 por ciento de sus ingresos. No obstante, ha advertido de que cuando se aplican sanciones a un país «no afectan a las autoridades sino directamente al pueblo». Eladio Loizaga, junto a Alfonso Dastis- EFE «Es una locura» que le vinculen a la Operación Cóndor Eladio Loizaga ha tildado de «locura» las acusaciones que le atribuyen un papel en la 'operación Cóndor' durante la dictadura de Alfredo Stroessner en su país y ha recordado que él trabajó por la transición a la democracia en Paraguay en los años ochenta. «Es una locura, no sé de dónde lo han sacado. Yo fui director de organismos internacionales, la Cancillería nada tiene que ver con lo que llamaron Operación Cóndor», ha declarado. En su opinión, esas críticas «vienen de sectores ideológicos distintos» al del Gobierno de Horacio Cartes. «Yo estoy muy tranquilo, toda mi vida dormí tranquilo y eso es lo más importante», ha remachado. Loizaga se ha mostrado orgulloso de su participación en el proceso democrático. Ha relatado que en 1985 formó parte del llamado «Movimiento tradicionalista» dentro del Partido Colorado, que «era ya la disidencia del Gobierno del general Stroessner» y que en 1987 dejó el Ministerio para dedicarse plenamente a ese movimiento. Después, ha recordado, en 1989 el general Andrés Rodríguez le hizo su jefe de gabinete que, según ha relatado, se traducía en ser «bisagra entre él, el Parlamento y sectores de la sociedad civil y hacer entender que realmente era el inicio del proceso democrático, no gatopardismo». Loizaga respondido así a las críticas que han hecho víctimas de la dictadura de Stroessner, recogidas en España por Unidos Podemos, por la condecoración que le ha impuesto este martes el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, la Cruz de la Orden de Isabel la Católica. Los denunciantes alegan que, como director de organismos y tratados internacionales entre 1981 y 1983, tuvo que tener un papel en la Operación Cóndor de las dictaduras del Cono Sur, que dejó miles de víctimas.