Infortelecom

Noticias de transporte

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al menos tres muertos y 77 heridos al descarrilar un tren con vagones Talgo en EE.UU.
Un tren de alta velocidad se descarriló este lunes por la mañana en las inmediaciones de Tacoma, en el estado de Washington, en el Noroeste de EE.UU., y dejó un balance de al menos tres fallecidos y cerca de 77 heridos. Los vagones del convoy eran de fabricación española y de la compañía Talgo mientras que la locomotora había salido de las fábricas de Siemens Charger, se salió de su vía al paso de un puente sobre una autopista hacia las 7.40 de la mañana (16.40 en España), poco después de pasar la localidad de DuPont. Las imágenes del accidente mostraban media docena de vagones descarrilados, varios en el sentido contrario al que iba el tren y varios precipitados sobre la carretera. Uno de ellos estaba completamente destrozado y otro todavía colgaba en escorzo por un lateral del puente. Según aseguró Amtrak, la compañía participada por el estado que opera los trenes de larga distancia en EE.UU., había 78 pasajeros y 5 tripulantes en el tren en el momento del accidente. La tragedia podría haber sido mucho peor, ya que el tren tiene capacidad para 250 pasajeros. Galería de imágenes Vea la galería completa (13 imágenes) El presidente de EE.UU., Donald Trump, envío sus condolencias a los afectados, y aprovechó la tragedia para recordar la importancia de invertir en infraestructuras, una de sus grandes promesas de campaña, todavía no cumplida. «El accidente de tren que acaba de ocurrir en DuPont (Washington) muestra más que nunca por qué nuestro plan de infraestructuras, que será presentado pronto, debe ser aprobado con rapidez. Hemos gastado siete billones de dólares en Oriente Medio mientras nuestras carreteras, puentes, túneles, vías de tren y más se caen a pedazos. ¡No por mucho tiempo!», escribió en Twitter. The train accident that just occurred in DuPont, WA shows more than ever why our soon to be submitted infrastructure plan must be approved quickly. Seven trillion dollars spent in the Middle East while our roads, bridges, tunnels, railways (and more) crumble! Not for long!? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 18 de diciembre de 2017Sin embargo, la línea afectada este lunes era nueva. De hecho, el de este lunes era el trayecto inaugural para una nueva vía en una parte del recorrido entre Seattle y Portland, entre las localidades de Tacoma y Olympia. El nuevo trayecto evitaba la antigua vía, con más curvas. El viaje de este lunes era la culminación de un proyecto de 181 millones de dólares que arrancó en 2010. Al cierre de esta edición, las autoridades no manejaban ninguna teoría sobre la causa del descarrilamiento. «Estamos tratando de averiguar lo que pasó», dijo Janet Matkin, portavoz del Departamento de Transportes del estado de Washington (WSDOT). En el tren se encontraban muchos entusiastas de los trenes, que querían ser los primeros en probar la nueva línea. Uno de ellos era Chris Karnes, que explicó a «The Seattle Times» que iba en el tercer o cuarto vagón del tren en el momento del accidente. Calculó que la velocidad sería de unos 125 kilómetros por hora, la prevista para esa parte del viaje. Sintió que el tren se salió de su vía y todo el mundo saltó por los aires. Por su parte, el gobernador de Washington, Jay Inslee, declaró en su cuenta oficial de Twitter que se trataba de una «situación grave». Today?s tragic incident in Pierce County is a serious and ongoing emergency. Trudi and I are holding in our hearts everyone on board, and are praying for the many injured.? Governor Jay Inslee (@GovInslee) 18 de diciembre de 2017
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El tren que descarriló en Estados Unidos circulaba a 128 km/h en un tramo limitado a 48 km/h
El tren de alta velocidad que descarriló este lunes por la mañana en las inmediaciones de Tacoma, en el estado de Washington, en el Noroeste de EE.UU., y dejó un balance de al menos tres fallecidos y cerca de 77 heridos circulaba a 128 kilómetros por hora por un tramo limitado a 48 km/h, según han informado las autoridades y recoge AFP. «Es demasiado pronto para decir por qué el tren viajaba a esta velocidad», ha dicho a los medios Bella Dinh-Zarr, de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte, afirmando que esta información se registró en la locomotora del ferrocarril. Según aseguró Amtrak, la compañía participada por el estado que opera los trenes de larga distancia en EE.UU., había 78 pasajeros y 5 tripulantes en el tren en el momento del accidente. La tragedia podría haber sido mucho peor, ya que el tren tiene capacidad para 250 pasajeros. Programa de 800 millones de dólares El siniestro tuvo lugar en los alrededores de la localidad de DuPont, situada a 80 kilómetros al sur de Seattle y uno de los vagones, fabricados por la española Talgo, quedó suspendido entre el puente y la carretera. Varios automóviles colisionaron por el descarrilamiento del tren, lo que provocó heridos entre los conductores y pasajeros de los coches pero no víctimas mortales. El servicio ferroviario Amtrak informó de que en el tren 501, que cubría el trayecto inaugural de la nueva ruta y que había salido a las 6.00 hora local desde Seattle hacia Portland, viajaban 77 pasajeros y siete empleados de la compañía de transporte. La nueva ruta forma parte de un programa para mejorar y acelerar las comunicaciones en la zona que, en su conjunto, costó 800 millones de dólares, de acuerdo con los datos ofrecidos por el Departamento de Transporte del estado de Washington.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Macri impone a la calle su polémica reforma de las pensiones con un tijeretazo a las jubilaciones
Maurico Macri ganó la batalla y logró imponer su «reforma previsional» o, dicho de otro modo, la tijera selectiva a jubilaciones, pensiones y determinados subsidios. Los alrededores del Congreso se convirtieron en un campo de batalla entre agitadores y manifestantes contra la Policía que tuvo que custodiar el Palacio Legislativo las 24 horas que duró la tensión. El malestar en los sindicatos se tradujo en una huelga inmediata aunque el seguimiento del transporte fue parcial. Los grupos violentos pretendían entrar en el Congreso y reventar una sesión que ya había sido aplazada la pasada semana. De madrugada las cacerolas volvieron a sonar en diferentes barrios. [Relato de un día de furia] Tras doce horas de debate la votación fue favorable a un Gobierno que llegó con los votos garantizados pese a no tener mayoría en la Cámara. 128 frente a 116 negativos y dos abstenciones pusieron punto final a un enfrentamiento que tenía de telón de fondo la protesta en defensa de los jubilados pero también la embestida contra el Gobierno, servida en bandeja de la calle y jaleada desde el kirchnerismo y los grupos de ultraizquierda de la oposición. Adoquines, tirachinas con canicas, morteros de fabricación casera con cocteles molotov, palos y otros objetos para hacer daño dejaron cerca de un centenar de agentes heridos y más de sesenta detenidos. Los periodistas, una vez más, se convirtieron en objetivo de los violentos. La polémica reforma o ajuste venía rebotada de la semana anterior tras ser aprobada por el Senado. Disturbios dentro y fuera del hemiciclo con escenas grotescas como la de ex ministros o candidatos presidenciales saltando por los escaños y amagando con quitarle el micrófono al presidente de la Cámara, Emilio Monzó, sumado a la tensión en el exterior forzaron el aplazamiento de la sesión al lunes. Las escenas en el exterior del edificio se repitieron pero con fuerzas de seguirdad desarmadas por orden judiciales (pelotas de goma y botes de humo autorizados) y en el interior, pese a la tensión, volvió la cordura o algo que se le parecía bastante. Asi, a primera hora de la mañana la reforma salió adelante. No hizo falta, como llegó a pensarse, imponerla con un decreto de necesidad y urgencia. Entre una y otra sesión el Ejecutivo aceptó compensar a los jubilados con un bono, moneda de cambio con la mayoría de los gobernadores peronistas que ratifican de ese modo el voto favorable de sus diputados. Las provincias y sus demandas financieras serán las beneficiadas de un recorte que, según las estimaciones del Gobierno, supondrá un «ahorro» cercano a los cien mil millones de pesos (un peso equivale a algo más de 20 euros). La reforma incide en los jubilados con un mecanismo nuevo para calcular sus ingresos. A partir de ahora se hará de forma mixto y trimestral basado en la inflación y la subida formal de sueldos. Antes la actualización era semestral y se realizaba de acuerdo al IPC y los ingresos de la Administración. A efectos reales esto supondrá, según sus cálculos, un aumento del 5,7 frete al 14 por ciento que venían percibiendo. En el mismo paquete se aprobó que las indemnizaciones por despido tributen. Violencia «orquestada» El presidente Mauricio Macri, con la ley de la «reforma previsional» (jubilaciones y pensiones) bajo el brazo, salió a condenar la violencia desatada en la calle tras su aprobación y la incitación a la misma desde sectores de la oposición. «Fue claramente orquestada», denunció. Macri, en rueda de prensa desde la Casa Rosada, recordó:«Hay 80 policías hospitalizados.. No se puede naturalizar la violencia. Me sorprende no haber escuchado condenas por la agresión a nuestros policías.. Son argentinos, trabajan para cuidarnos», insistía. Asimismo, reconoció «hay dirigentes que justifican la violencia» tal y como se apreció en las intervenciones en el Congreso. En esa línea destacó que «Argentina vive en un clima de paz», algo rigurosamente cierto hasta que se puso en discusión la mencionada ley. El presidente de Argentina, hombre de carácter, fue contundente al advertir lo que todo el país la pasada noche: «Fue premeditado (los disturbios) para evitar que sesionara el Congreso». Molesto pero con firmeza en sus convicciones y decisiones recordó el espíritu democrático de su Gobierno, «la sesión se extendió por 17 horas. La oposición habló 14 y después se votó». El mensaje estaba dirigido para aquellos, en especial lo que queda del kirchnerismo, que suelen gritar en la calle «Macri, basura vos sos la dictadura» En cuanto a las críticas por el contenido de la reforma observó: «Respeto que haya gente que piense que no son buenas. Lo que les pido es que no duden ni un instante en que las proponemos porque les va a ayudar». Comprensivo con «que manifiesten su descuerdo» pidió a los que agitaron la madrugada pasada las cacerolas en su contra que «dejen abierta una ranura (a la esperanza). No se cierren. Dense una oportunidad. Estas reformas nos van a permitir crecer 20 años. Este es el camino, no creo en otro». En sus declaraciones, confirmó la publicación de un decreto de compensación para los jubilados (un modo de reconocer que salen tocados) y les garantizó, «esta fórmula (la ley) les defenderá del peor mal, el de la inflación. Les va a garantizar que siempre van a estar un poco mejor que la inflación y encima les van actualizar (sus ingresos) trimestralmente». Los jubilados se quejan (con razón) de que con la nueva «fórmula» en la primera etapa les recortan las pensiones. Dicho esto, también es cierto que a largo plazo, si se cumplen los pronósticos, les da estabilidad y las mejora. Macri, una vez, defendió su política de transparencia, «no vine a esconder los problemas debajo de la alfombra, vine para resolverlos. Los cambios generan incomodidad pero son necesarios». En alusión a su antecesora, Cristina Fernández y al país devastado que recibió, parodió una de sus expresiones al decir, «yo dije que no sabía hacer magia. Tengo una línea de trabajo y es la que voy a seguir» porque «todo lo que propongo es -aseguró- para abrir una puerta a un futuro mejor».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Una estación londinense se convierte en un improvisado comedor navideño para 200 sin techo
Las fiestas navideñas también son un buen momento para muestras de solidaridad, de cierta atención hacia colectivos habitualmente ausentes del foco público. Estos días ha tenido lugar una de las más destacadas en Londres, donde se ha transformado la Estación de Euston en el lugar de cena de 200 sin techo durante el día de Navidad, según han informado varios medios como «LadBible». Un colectivo que en los últimos cinco años ha aumentado un 60%. En concreto, según la ONG «Street of London» hay unos 8.000 sintecho en la capital británica. En esta época, soportando las duras condiciones del invierno londinense. Por ello, ha sido un pequeño alivio la iniciativa impulsada por la compañía de ferrocaril Network Rail quien ha contado con la colaboración de las ONG St Mungo?s y Streets Kitchen. Los 200 invitados sintecho se han encocntrado este lunes una estación de tren decorada para el evento, una típica cena navideña y la compañía de voluntarios. Para el responsable del equipo de organización formado en Network Rail, Steve Naybour, «trabajar el día de Navidad es algo normal para quienes lo hacemos en esta comapñía, sin embargo, este año no estaba programado así; mis compañeros y yo entonces decidimos poner en marcha este plan para alimentar a algunos sintecho». Al hilo de lo anterior, ha añadido que «St Mungo's and Streets Kitchen han estado fantásticos. Estoy muy orgulloso de poder de decir que hemos captado el interés de muchos compañeros de Network Rail y de voluntarios, que nos han ayudado durante todo el día». Naybour ha añadido que también han contado con el apoyo de la Policía de Transporte de Reino Unido y la ayuda económica de varias empresas y fundaciones como Virgin Trains y los buses Abellio. En total, una treintena de voluntarios han dado un cálido recibimiento a los sintecho. Para el responsable de la Estación de Esuton «las estacione sson el corazón de las comunidades y deseamos dejar como legado una buena relación con organizaciones como St Mungo y Streets Kitchen, que apoyan a los sin techo».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los venezolanos viven sus navidades más tristes por la escasez y la pobreza
Los venezolanos están pasando sus navidades más amargas. A la inflación del 2.000% se suma la falta de efectivo en los bancos, la escasez de productos alimenticios, medicamentos, gasolina y gas, los apagones y, peor aún, la ausencia de esperanza de un cambio. Lola Aponte, una viuda de 62 años habitante de Las Palmitas, Estado andino de Trujillo, confiesa a ABC que no pudo preparar como es debido la hallaca, el tradicional pastel navideño de harina de maíz, porque no conseguió para el relleno pollo, carne de vacuno ni cerdo, ni mucho menos aceitunas, alcaparras o pasas españolas. Este plato venezolano, cuyo origen se remonta cinco siglos, incluye ingredientes de ambos lados del Atlántico, todo un símbolo de la fusión cultural de esta tierra, ahora devastada por la miseria bajo el régimen de Nicolás Maduro. «Son las navidades más tristes que hemos vivido -asegura Aponte-. Antes podíamos comprar lo que queríamos, pero ahora no, porque no hay dinero en efectivo, ni productos que comprar, ni transporte público». Cuando acude al banco a cobrar la pensión de viudedaz (277.000 bolívares, equivalentes a 2,51 dólares) tras una cola de tres horas solo le entregan en efectivo 30.000 bolívares (0,27 dólares), cuando solo el transporte le cuesta 8.000, lamenta. Por no perder la tradición, en Navidad se coordinó con una vecina para hacer hallacas rellenas únicamente con caraotas negras (frijoles), sin carne. Para comer al menos algo caliente, en el pueblo se preparó para 200 personas un sancocho (sopa) con raíces y tubérculos. El ingenio y la solidaridad de los venezolanos amortiguan las penurias de la crisis, aunque muchos coinciden en que lo peor vendrá en enero, cuando los comercios se vacíen sin posibilidad de abastecimiento inmediato, ya que las empresas se han declarado en vacaciones colectivas en diciembre y no hay reposición de los productos. Enrique Vargas, un empresario que viajó a los Andes para pasar estos días, se queja por haber tenido que esperar ocho horas en plena Nochebuena para llenar el depósito de su 4x4. Mientras esperaba con su esposa en la carretera, encargó una hallaca, por la que le cobraron 100.000 bolívares (0,90 dólares), el tercio del salario mínimo. El régimen ordenó el racionamiento de 30 litros de gasolina por vehículo en seis de los 23 estados. En las estaciones de la zona racionada, los «bachaqueros» (revendedores) compran envases de 25 litros de gasolina por 100 bolívares el litro (0,009 de dólares) y lo ofrecen en el mercado negro ocho veces más caro. El contrabando de combustible a plena luz del día provoca colas kilométricas. Venezuela tiene la gasolina más barata del mundo: con 250 bolívares (0,0022 dólares) se llena un depósito. En cambio, una botella de litro y medio de Coca-Cola cuesta 50.000 bolívares (0,45 dólares). Sin transporte público A Rosa Pacheco, vecina de Trujillo, no le importa el precio de la gasolina porque no tiene coche y ha de viajar en transporte público, pero ahora tiene que hacerlo en camiones improvisados, porque también ese servicio se ha paralizado por falta de repuestos para los vehículos. En su caso, a la escasez de alimentos, se suma el problema de la falta de suministro de bombonas de gas en las zonas rurales, por lo que ahora se las ingenia para cocinar con leña lo que tenga a mano. Isabel Cristina Álvarez, una de los cientos de miles de venezolanos que se han visto forzados a dejar su tierra en los últimos años por la miseria y la persecución política, no se quita de la cabeza las imágenes de sus paisanos hurgando «en cada esquina» los desperdicios en busca de comida, incluso «peleando por las bolsas de basura». Y se pregunta: «¿Qué va a pasar cuando se termine la basura?». Álvarez, coordinadora de Foro Penal España, acaba de regresar a Madrid tras pasar unas semanas en Venezuela, a donde hacía algo más de un año que no iba, y el deterioro desde entonces la ha impresionado, informa Manuel Trillo. «Me encontré un país gris, lúgubre», donde «no hay comida ni medicinas» y «los niños mueren a diario por desnutrición», señala. «Amigos de hace años han perdido 35 o 40 kilos». A ello se suma la inseguridad y el silencio impuesto, ya que la gente tiene «miedo a decir lo que piensa». «Hablar contra el Gobierno es tener una pistola en el cuello», señala. A su juicio, «el sistema colapsó», ya que «no funciona nada, ni los bancos ni los organismos del Estado ni los transportes», y teme un «estallido social inminente». «Este año no ha habido Navidad», resume.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Israel quiere construir una «estación Trump» cerca del Muro de las Lamentaciones
El ministro de Transporte israelí, Israel Katz, dijo el miércoles que la parada de metro estaría cerca del Muro de las Lamentaciones, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en el corazón del área en que los palestinos quieren que esté ubicada su capital. «Decidí dar un nombre a la estación del Muro de las Lamentaciones.. después de la valiente e histórica decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de los judíos y del Estado de Israel», dijo Katz en un comunicado. La prevista extensión subterránea de un tren de alta velocidad que unirá Tel Aviv y Jerusalén todavía está en estudio y una portavoz del Ministerio de Transporte dijo que aún necesita ser aprobada. El anuncio fue rápidamente condenado por líderes palestinos, que ya están molestos por la decisión de Trump de cambiar décadas de política exterior estadounidense con la decisión tomada el 6 de diciembre de reconocer a Israel como la capital israelí. «El gobierno extremista israelí está intentando una carrera contrarreloj para imponer hechos en la ciudad de Jerusalén», dijo a Reuters Wasel Abu Youssef, miembro del comité ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Trump ha dicho que simplemente reconoció la realidad al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, pero los palestinos y la mayoría de las potencias mundiales han dicho que el mandatario estadounidense socavó una postura de larga data de que el estado de Jerusalén debe ser resuelto a través de negociaciones futuras.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Prohibidas las botellas de champán en la Nochevieja de Lisboa
Por primera vez, Lisboa prohíbe las botellas de champán o espumosos en la gran celebración popular de la Nochevieja en la Praça do Comércio porque «pueden ser un arma», según la nota oficial de la policía local (PSP). En realidad, son todos los envases de vidrio los que no podrán llevarse al recinto, lugar neurálgico y favorito de lisboetas y visitantes para entrar en el nuevo año, al final de la Baixa y en la antesala de la desembocadura del río Tajo en el Océano Atlántico. Y nada de megáfonos, palos de «selfies» o matasuegras. Tampoco se permiten paraguas de punta larga, mochilas grandes y objetos de cristal (incluidos vasos o copas), en vista de que las medidas de seguridad se extreman por temor a un posible ataque del terrorismo islamista. En consecuencia, el inspector jefe de la PSP, Paulo Flor, avisó de que los ciudadanos que se acerquen a la gigantesca plaza deberán elegir «entre la tradición de abrir una botella de champán a medianoche y la seguridad». De este modo, el aforo se limitará a 200.000 personas y se establecerán hasta tres perímetros de control, donde la presencia extra de agentes facilitará la concienzuda revisión de los aspirantes de desafiar la lluvia prevista en la última noche del año en la capital portuguesa. Pero, además, los perímetros contarán con la novedad de que estarán operativos igualmente al final de la velada en las ocho puertas de acceso a la zona de Terreiro do Paço. De acuerdo con las explicaciones de Paulo Flor en la presentación de la estrategia de seguridad para el 31 de diciembre, «la gran diferencia para este año son las revisiones aleatorias porque hemos valorado todos los riesgos asociados a una celebración de estas características». Así las cosas, la policía local únicamente dejará pasar a la gente con mochilas del tamaño de un folio A3 y anuncia que será inflexible en la aplicación de todas estas normas, con una amplia dotación de contenedores para los objetos desechados. «La gente puede estar tranquila porque contará con una gran presencia efectiva de la PSP, no en número de hombres sino en el sentido de ofrecer un mejor y más dinámico servicio de acceso», asegura el inspector jefe. Naturalmente, los automóviles particulares deberán permanecer fuera del recinto, con el primer puesto de control únicamente apto para el transporte público en varios puntos clave de la ciudad: por ejemplo, las confluencias de la Praça do Rossio con la Rua do Ouro, de la Avenida 24 de Julho con la Rua Dom Carlos I, de la Praça de Martim Moniz con la Rua da Palma y de la Avenida Infante Dom Henrique con la Avenida Mouzinho de Albuquerque. A las 20.00 (21.00 horas en España) se procederá a vaciar la Praça do Comércio para su revisión exhaustiva. Y será a las 21.00 (22.00) cuando comenzará a facilitarse el acceso de las personas que lo deseen, siempre que cumplan los requisitos establecidos. Pero las restricciones al tráfico en todo el área arrancaron este sábado 30 de diciembre y el corte total en la propia explanada hasta la 1 de la madrugada, pues la gran estrella del fado, Ana Moura, se subirá al escenario para que sus compatriotas despidan el año con la mejor música portuguesa. Entre las opciones alternativas para pasar la Nochevieja en Lisboa, destacan el cotillón al estilo de los años 90 en el Coliseo por entre 30 y 60 euros, una cena con el chef Ljubomir Stanisic por 230 euros, un crucero por el Tajo previo pago de 150 euros o una cena de gala en el Casino de Estoril por 350 euros.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Así se defienden del terrorismo las principales capitales del mundo para celebrar el fin de año
Las principales capitales del mundo desplegarán mañana un importante dispositivo de seguridad para evitar posibles ataques terroristas durante las multitudinarias celebraciones para recibir el Año Nuevo que, en el caso de Alemania, está destinado también a prevenir los abusos sexuales. Algunas de esas ciudades, objetivo durante 2017 de atentados yihadistas, mantienen desde entonces un nivel elevado de alerta terrorista, como es el caso de Nueva York y Las Vegas, esta última escenario, hace tres meses, de la peor matanza a tiros de la historia moderna de Estados Unidos. En Europa, Alemania será pionera en destinar un área delimitada donde se prestará atención psicológica y sanitaria a mujeres que se hayan sentido acosadas o sufrido abusos sexuales. La medida se pondrá en marcha en Berlín, donde unos 1.400 policías velarán por la seguridad ante la emblemática Puerta de Brandeburgo, y se replicará en Colonia, ciudad en la que en 2015 se registraron abusos sexuales masivos que se reprodujeron al año siguiente, aunque en menor proporción, tanto allí como en el resto del «Land» (estado) de Renania del Norte-Westfalia. En Francia, el ministerio del Interior anunció que sacará a las calles a 139.400 miembros de las fuerzas de seguridad durante las celebraciones de la Nochevieja, entre ellos bomberos, personal de salvamento y artificieros. La totalidad del territorio francés estará cubierto por el dispositivo antiterrorista Vigipirate, con el acento puesto en los grandes centros comerciales, en las concentraciones de personas y en las infraestructuras de transportes públicos. Londres, con menos efectivos que en años anteriores A pesar de haber sufrido cuatro atentados terroristas en 2017, que dejaron 13 muertos y 18 heridos, Londres contará con menos agentes que en otras ocasiones, según informó la Policía Metropolitana (Met), que ha asegurado, no obstante, que el número de policías es el «apropiado» para la situación y se combinará con otras medidas de seguridad. Las medidas de seguridad se extremarán también en Turquía, donde se ha prohibido la celebración de fiestas en lugares emblemáticos de Estambul, como la plaza Taskim, en prevención de posibles sucesos como la masacre perpetrada hace un año el club Reina en la que un miembro del grupo terrorista Estado Islámico (EI) ametralló y asesinó a 39 personas. En Ankara no se prohibirá el tradicional festejo en la céntrica plaza de Kizilay, pero se desplegará un dispositivo policial, compuesto por 9.744 agentes. En España, Madrid y Barcelona reforzarán la seguridad en sus centros urbanos, con la colocación de «elementos de protección» después de que el pasado agosto un atentado yihadista en la capital catalana acabara con la vida de 15 personas y dejara más de un centenar de heridos. En Madrid, además, se cerrarán los accesos a la Puerta del Sol, la céntrica plaza donde se da la bienvenida al Año Nuevo, cuyo aforo quedará limitado a 20.000 personas, es decir, dos personas por metro cuadrado. En Portugal, donde el nivel de amenaza terrorista es moderado, el dispositivo de seguridad será semejante al del año pasado, con cortes de tráfico en los lugares de Lisboa y Oporto donde se esperan grandes aglomeraciones de personas. En otras capitales europeas, como Sofía, Viena, Budapest y Praga, las especiales medidas de seguridad se extenderán desde los centros urbanos, donde se celebrarán los festejos de Año Nuevo, hasta aeropuertos, estaciones de tren, autobuses y grandes centros comerciales. En todas ellas, además, se prevé la instalación de bloques de cemento o vehículos pesados en los accesos a las zonas más concurridas para evitar eventuales ataques como los ocurridos en otras ciudades de Europa. Estados Unidos reforzará especialmente la seguridad en Nueva York y Las Vegas, objetivos de los terroristas en este 2017. La vigilancia será mayor en los accesos a la plaza neoyorquina de Times Square, donde se reunirán más de un millón de personas para despedir el año, a raíz de los atentados del 31 de octubre, que costaron la vida a ocho personas, y del 11 de diciembre, sin víctimas mortales pero con varios heridos, en un pasillo de la red suburbana a sólo pasos de donde se dirá adiós al 2017. Las medidas incluyen el cierre de calles desde el mediodía, con camiones llenos de arena y vallas de cemento alrededor de la plaza. Las Vegas se blindará con casi 2.000 efectivos, con apoyo aéreo y de francotiradores, para garantizar la seguridad en la multitudinaria celebración de Año Nuevo cuando se cumplen tres meses de la matanza a tiros de 58 personas que asistían a un concierto al aire libre. El aeropuerto y otros puntos sensibles de la ciudad de los casinos, como su famoso bulevar, el Strip, donde se cometió la masacre el 1 de octubre pasado, recibirán especial vigilancia para que los más de 330.000 asistentes previstos puedan celebrar el nuevo año sin sobresaltos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La hiperinflación y la falta de recambios colapsan el trasporte de Venezuela en Navidad
La escasez de abastecimientos y la hiperinflación en Venezuela dificultan los transportes en Navidad. Al aumento clásico por temporada alta en los pasajes de autobús, se ha sumado este año en Venezuela el incremento derivado de la situación de hiperinflación que vive el país desde hace meses, una subida de precios que suma una dificultad más a una Navidad que no está siendo nada fácil. Largas colas de quienes intentan obtener un pasaje y subirse a un autobús para recibir el 2018 fuera de Caracas colman los terminales de transporte terrestre con la esperanza de poder viajar al interior del país. Sin embargo, no todos pueden costear el viaje de fin de año. Con una inflación que cerrará 2017 por encima del 2.000 %, según cálculos del Parlamento, de mayoría opositora, los precios de los pasajes de autobús, como del resto de las empresas de transporte, no se han escapado de los aumentos y la escasez de repuestos y su alto coste tampoco lo han puesto fácil. El portavoz de la Asamblea Socialista de Transporte, Félix Jaramillo, aseguró recientemente que el 20 % de las unidades de transporte se encuentran fuera de servicio por la falta de repuestos y que el 65 % de la flota de autobuses tiene más de 15 años de servicio. La falta de repuestos y, por ende, el alto precio de los pocos disponibles, viene motivada por los pocos dólares que el Gobierno ha entregado en los últimos meses a sectores no prioritarios para la importación o a productos que no sean alimenticios o médicos. En Venezuela la entrega de dólares está controlada por el Gobierno desde 2003, y en los últimos tres años se ha producido una drástica reducción de su venta. La Bandera es el terminal principal de autobuses de Caracas y por estas fechas solía tener una actividad frenética de gente entrando y saliendo, yendo y viniendo desde todas las partes del país. Los taxistas y mototaxistas que trabajan desde hace años a las puertas de la estación no recuerdan tan poco movimiento y tanta «tristeza». «Miren las caras de la gente», dice uno de ellos. Se niega a dar su nombre, como muchos de los consultados, porque, dice, «nunca se sabe quién puede estar escuchando y luego te pueden joder». Entre el griterío de la gente viene bajando una mujer cargada de bultos, asegura que viene de la ciudad oriental de Maturín y que va camino de Maracaibo, la capital del estado de Zulia y una ciudad situada en la punta occidental del país. Señala que le costó «bastante conseguir los pasajes» para Caracas en Maturín, que consiguió a 180.000 bolívares (54 dólares al cambio oficial), y que los que ha encontrado para salir para Maracaibo están entre 350.000 (105 dólares) y 450.000 bolívares (135 dólares). También se niega a dar su nombre. Trabajadores del terminal informan de que el pasaje para Maracaibo cuesta 200.000 bolívares con el aumento por la temporada alta. El salario mínimo en Venezuela es de poco más de 177.000 bolívares (53 dólares). Sentada en el terminal junto a parte de su familia, Thaimar Hurtado, que sí facilita su nombre, quiere llegar a Barquisimeto (centro-oeste) para reunirse con otros parientes con quien pasará el año nuevo. Ella, su pareja y sus tres hijos quisieron comprar los pasajes al precio establecido de 48.000 bolívares (14 dólares), pero dice que finalmente se los vendieron casi al doble, por 95.000 bolívares. Señala que los cinco llegaron a las 05.00 de la mañana al terminal y que, aunque les vendieron el pasaje, el autobús no ha llegado, por lo que partirá después de las 14.00 (18.00 GMT). Reclama además que el mismo pasaje, para salir más rápido, «los tipos lo están vendiendo a 180.000 a 200.000, a lo que le den la gana de cobrar». «Lo cobran tan caro porque hacen lo que les da la gana, y si el gobierno no hace nada imagínate», afirma.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La represión del Gobierno iraní no consigue silenciar las calles
La represión del Gobierno iraní no consigue silenciar las calles. A pesar de las llamadas a la calma, al menos doce personas murieron en Irán durante el fin de semana en protestas contra las autoridades y más de 200 han sido detenidas, según confirmó la televisión estatal iraní sin aportar más detalles. La agitación de los últimos días representa el mayor desafío al gobierno de Teherán desde los enfrentamientos ocurridos tras las elecciones de 2009. Y plantea la posibilidad de una prolongada inestabilidad ante el descontento de la población. La televisión iraní aseguró que manifestantes armados intentaron tomar el control de algunas comisarías de Policía y bases militares, pero habrían sido frenados por las fuerzas de seguridad. No obstante, un manifestante mató a un policía tras realizar varios disparos contra los agentes durante los disturbios en la ciudad de Najafabad. La escasa información disponible, imposible de contrastar, señala asimismo que el domingo dos personas murieron por disparos no identificados en la localidad de Izeh, en el suroeste del país, y otras dos perecieron en Dorud. La emisora estatal iraní también corroboró la muerte el domingo de seis personas en la localidad occidental de Tuyserkan, a unos 300 kilómetros de Teherán. De acuerdo con otros medios internacionales el número de muertos sería ya de doce. El Parlamento iraní celebró una sesión extraordinaria para evaluar la situación en el país, en la que el presidente, Hasan Rohani, defendió el derecho del pueblo a expresar su opinión sin recurrir a la violencia y prometió «aplastar» a la minoría que está provocando los disturbios. Para el líder iraní, los choques obedecen a problemas internos aunque también acusó a Israel, Estados Unidos y Arabia Saudí de fomentar los tumultos generados en las manifestaciones. La red social Telegram, la más usada y popular entre los iraníes y en la que se llevan a cabo los llamamientos a participar en las protestas, ha dejado por completo de funcionar. También Instagram ha sido bloqueado. A pesar de que resulta cada vez más complicado comunicarse en las redes, los activistas siguen pidiendo, de forma anónima, la continuidad de las manifestaciones, y en diferentes vídeos difundidos en Internet se muestran enfrentamientos entre la policía y manifestantes en distintos puntos del país. Las protestas, que comenzaron el pasado jueves en Mashhad, la segunda ciudad del país, son una reacción a la maltrecha economía del país, a la creciente corrupción y a la subida de los precios de la comida y el combustible. Pero la gravedad de la situación, sin precedentes desde los disturbios que siguieron a las elecciones de 2009, se justifica además por otros motivos. De acuerdo con diversos analistas, son muchos los iraníes que esperaban una evidente mejora de sus condiciones de vida después de que las severas sanciones a las que eran sometidos por su programa nuclear fueran levantadas en 2015, tras el acuerdo con Estados Unidos, China, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania (el llamado Grupo P5+1). Si bien las restricciones que afectaban al sector financiero, de energía y de transportes fueron canceladas en muchos casos, cientos de entidades del país han permanecido en las listas negras americanas amparándose en el presunto apoyo de Irán al terrorismo. La llegada de Trump a la Casa Blanca sólo ha añadido más leña al fuego con el anuncio de nuevas sanciones económicas y la apertura de una estrategia mucho más agresiva contra Teherán. Las políticas económicas del gobierno han traído un desempleo que se sitúa en el 12,4%, según cifras oficiales, y una alta inflación. A ello se suma la falta de inversiones extranjeras. Además, la participación de Irán en la guerra de Siria y en Irak, como parte una estrategia que busca la consolidación de su poder en la región frente a Arabia Saudí, ha supuesto un inmenso gasto que no ha sido entendido por los más críticos. Pero a medida que se han ido extendiendo, las revueltas han pasado a adquirir un carácter más político, llegando a cuestionar el sistema clerical y a su máxima autoridad, el ayatolá Ali Jamenei. Son años de quejas ante el sistema político, económico y social los que han conducido a los ciudadanos a las calles sin simpatizar con ninguna tendencia política en especial. En ciertos sectores de la población, el gobierno de Rohani es contemplado como corrupto, ineficaz y fracasado en su intento de crear un sistema justo en el marco de la revolución de 1979. La disconformidad existente, aunque no alberga la intensidad de 2009, cuando millones de personas tomaron las calles para protestar contra la reeleción de Mahmoud Ahmadinejad como presidente, sí ha evidenciado la desorientación de los políticos ante lo que parece una explosión popular espontánea.