Infortelecom

Noticias de trabajo

06-12-2019 | Fuente: abc.es
Delincuencia y política: el Foro de Sao Paulo
Está en curso una desgraciada tendencia, en muchos lugares del planeta: el abrazo, sin disimulos, sin escrúpulos y sin rubor, entre políticos y delincuentes. Cualquier historiador podría levantar la mano para sostener, y con razón, que los vínculos que han unido a los hombres de poder con el poderío de los delincuentes se remontan hasta la Antigüedad. Pero en los últimos tiempos, no solo en América Latina, se ha producido un cambio sustantivo: en varios países la delincuencia ha asaltado el poder. Hay que entenderlo: lo que está ocurriendo sobrepasa al fenómeno de la corrupción. Ya no se trata de la antigua y reiterada operación, según la cual, un mafioso con recursos a su disposición, especialmente financieros, «compra» favores, contratos, prebendas, complicidad, omisión o impunidad de policías, jueces, carceleros, parlamentarios y autoridades. La práctica, a través de los siglos, ha sido la del ocultamiento: corruptor y corrompido operaban en las sombras. Intentaban mantener sus relaciones y acuerdos, fuera de la vista de los demás. La corrupción era inseparable del secreto. La participación de intermediarios tenía como objetivo proteger la identidad del político o el poderoso que vendía sus decisiones (como, por ejemplo, la de no actuar o dejar el campo abierto para la acción de los delincuentes). Lo nuevo, o relativamente nuevo, es que la delincuencia ha invadido el campo de la política. El auge de la política-basura (la política basada en denuncias, invasión de la vida privada de los adversarios, escuchas telefónicas, acusaciones del más diverso tenor, uso de lenguaje procaz, prácticas de espionaje, delaciones y más), se ha sumado al odio que destilan las redes sociales, donde circulan señalamientos gravísimos, con frecuencia de fuentes anónimas, que se hacen virales, en algunos casos, con la intervención de maquinarias destinadas a ese fin. La destrucción de la política, es decir, el desconocimiento reiterado de su imprescindible necesidad, de su pertinencia social, de su credibilidad y de su legitimidad, despeja el terreno para que delincuentes -mejor dicho, delincuentes políticos-, envueltos en los ropajes del izquierdismo, el populismo, el nacionalismo, el socialismo y otros ismos afines, accedan a la política como vía de ingreso a los bienes que produce el trabajo de las personas, las empresas y las sociedades. El uso de todas las formas de lo violento y lo ilícito para conquistar el poder, fue patentado por el leninismo, que lo puso en práctica en la Rusia de 1917: hacerse con el control matando, asaltando propiedades, violando niñas y mujeres, destruyendo bienes -especialmente aquellos que tenían un carácter simbólico-, expropiando y más. Lenin formuló unas prácticas, donde los matones estaban llamados a cumplir un papel fundamental: el de arrasar con la política, desterrarla de lo público, para que en su lugar se instauraran prácticas como el engaño, el sabotaje, el atentado, las golpizas y asesinatos, el ataque terrorista, la invención de expedientes, la persecución y aniquilación de los disidentes, la sistematización del espionaje, el acoso de los defensores de la libertad, la eliminación de la libertad de prensa y mucho más. Insisto: en el origen mismo de la práctica comunista quedó establecida la incorporación de la delincuencia y los delincuentes como las herramientas fundamentales de conquista y gestión del poder. En la historia de la izquierda en América Latina -salvo excepciones- la acción de lo ilícito ha sido reiterada en la mayoría de los países: secuestros, asaltos a bancos, ataques terroristas, acciones de sabotaje, devastación de bienes privados y públicos, asesinato de empresarios, funcionarios públicos, militares o policiales, conformación de grupos de guerrilla que han causado pérdidas humanas y patrimoniales cuyo alcance es incuantificable. Lo asombroso, y esta es quizás la más perniciosa irradiación del leninismo, es que mucha de esa actividad delictiva, ha sido justificada y legitimada, en alguna medida, por discursos de pretensiones académicas o de carácter político-social. Que el Foro de Sao Paulo se haya erigido en una especie de casa matriz de lo ilícito; que haya articulado una red de gobiernos encabezada por corruptos; que se haya dado a la tarea de corromper a jerarcas de las fuerzas militares y policiales de varios países -Venezuela y Nicaragua, de forma exitosa-; que haya incorporado a su membresía a organizaciones dedicadas al narcotráfico y el terrorismo como la FARC; que actúe como operador de regímenes abiertamente fuera de la ley como los de Ortega y Maduro; que active mecanismos para proteger a prófugos de la Justicia como Rafael Correa y Evo Morales; que cante loas a delincuentes como Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner, no debe sorprendernos: está en su genética. Ni debe sorprendernos que en varios países del continente hayan sido detenidos funcionarios venezolanos -policías, miembros de grupos paramilitares, malandros de largo expediente- que fueron diseminados por Maduro, con el objetivo de estimular la desestabilización. Tampoco debe sorprendernos que tenga distribuidos por toda América Latina agitadores, adeptos, militantes del resentimiento, sicópatas, grupos de delincuentes y pequeñas células que, apenas se presenta una oportunidad, salen a las calles, no a protestar, sino a demoler; no a formular una propuesta, sino a prender fuego, martillar, acabar con bienes y vidas, sin justificación ni lógica alguna. Salen a la calle a imponer la violencia. A mostrar la capacidad de los delincuentes de dominar a la sociedad. Salen a recordarnos por qué, en los últimos tiempos, un sujeto como Diosdado Cabello, se ha convertido en un factótum del Foro de Sao Paulo, y Caracas, el lugar donde se reunieron a finales de julio, y donde se reunirán el próximo mes de enero.
06-12-2019 | Fuente: as.com
"En Argentina se consigue más fácil un arma que un trabajo"
Chimy Ávila, el futbolista argentino de Osasuna, habló de la dureza de su infancia en una entrevista en El Larguero, de la Cadena SER.
06-12-2019 | Fuente: abc.es
Merkel visita Auschwitz con una donación de 60 millones de euros
Antes de partir hacia el campo de concentración nazi de Auschwitz, Angela Merkel se reunió este jueves con los presidentes de los Bundesländer y acordaron una donación del Estado alemán al monumento a las víctimas del nazismo de 60 millones de euros. Con esta, su primera visita al más emblemático campo de exterminio en la víspera de la conmemoración del 75 aniversario de la liberación de Auschwitz en enero de 1945, la canciller alemana pretende además escenificar el apoyo de su Gobierno a los judíos europeos, en un momento en que las muestras de antisemitismo y los actos violentos contra judíos proliferan en el viejo continente, y distanciarse claramente del partido de extrema derecha alemán AfD, con representación desde hace dos años en el Bundestag y que aboga por el fin de la cultura del arrepentimiento. Algunos de sus miembros minimizan o relativizan los crímenes nazis y Merkel desea que desde su propio partido se visualice la inconveniencia de caer en la tentación de pactos de gobierno con ellos, como proponen algunos líderes regionales. Esta visita es «una señal particularmente importante de interés y de solidaridad en estos tiempos en los que supervivientes de Auschwitz son víctimas de insultos antisemitas y de e-mails de odio», ha celebrado el vicepresidente ejecutivo del Comité Internacional de Auschwitz, Christoph Heubner, «ahora que muchos de slos supervivientes van dejándonos, este tipo de apoyos son más necesarios que nunca». Angela Merkel, que viaja invitada por la Fundación Auschwitz, estará acompañada principalmente por su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, además de un superviviente del campo y de representantes de la comunidad judía. La canciller cruzará la puerta de entrada coronada con el siniestro lema de los nazis «Arbeit macht frei» («El trabajo hace libre») y guardará un minuto de silencio delante del Muro de la Muerte, donde fueron fusilados miles de detenidos. Después pronunciará un discurso en el que insistirá en que el recuerdo de la shoá forma parte de la identidad alemana de posguerra y en el que advertirá que el Gobierno alemán observa con preocupación una clara multiplicación de actos antisemitas. El más fresco en la mente de todos los alemanes fue el que tuvo lugar el pasado mes de octubre, cuando un atentado frustrado contra una sinagoga de Halle dejó dos víctimas mortales y conmocionó al país. Su autor confeso fue un joven adepto a las tesis negacionistas. Merkel, será la tercera dirigente de un gobierno alemán en visitar Auschwitz. Helmut Schmidt fue el primero en hacerlo más de 22 años después de que el Ejército Rojo liberara el campo el 27 de enero de 1945. Helmut Kohl lo hizo después en dos ocasiones (1989 y 1995). En 14 años en el poder, la canciller ha multiplicado los gestos simbólicos hacia las víctimas del Holocausto, visitando sucesivamente los campos de Ravensbrück, Dachau y Buchenwald. La «vergüenza» que mancha a los alemanes También ha acudido cinco veces al Monumento del Holocausto de Yad Vashem en Jerusalén y en marzo de 2008 realizó un acto histórico al ser la primera jefa de gobierno alemán que pronunciaba un discurso en la Knesset, el parlamento israelí. Durante esta intervención, que comenzó en hebreo, reiteró «la vergüenza» que mancha a los alemanes. Las no siempre fluidas relaciones con el gobierno polaco, sin embargo, la habían mantenido hasta ahora sin pisar Asuchwitz,el mayor centro de asesinatos sistemáticos creado por los nazis alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Se desconoce con certeza el número exacto de víctimas, si bien los historiadores estiman en 1.100.000 los hombres, mujeres y niños que murieron en el campo entre 1940 y 1945, un millón de los cuales eran judíos. Las otras víctimas fueron sobre todo polacos no judíos, gitanos y prisioneros soviéticos. El 27 de enero de 1945, 7.500 prisioneros que quedaban todavía en el campo fueron liberados por el Ejército Rojo. Antes de escapar, los nazis se encargaron de destruir su siniestra fábrica y varios edificios de ese complejo de 42 kilómetros cuadrados construido por los propios prisioneros. Desde 1947 este lugar, símbolo de la máxima barbarie humana, está clasificado como monumento nacional polaco, alberga el museo «Auschwitz-Birkenau», gestionado por un comité internacional, y en 1979 fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.
06-12-2019 | Fuente: as.com
Conoce al Coruxo: "Trabajo, compromiso y humildad"
El club gallego se enfrentará al Mirandés en primera ronda de Copa del Rey. Míchel Alonso, su entrenador, recomienda en AS visitar su estadio.
05-12-2019 | Fuente: abc.es
Arabia Saudí mostrará en el G-20 sus «logros» en cambio climático e igualdad de la mujer
El Reino de Arabia Saudí busca aprovechar la presidencia anual del G-20, que ocupa desde el pasado 1 de diciembre, para vender al mundo los «éxitos» alcanzados bajo el impulso reformista del Príncipe Heredero Mohamed bin Salman desde 2016 y realizar propuestas sobre aspectos que van desde la lucha contra el cambio climático al «empoderamiento» de la mujer y de los jóvenes, pasando por la cooperación económica y comercial y las infraestructuras, entre otros. La cumbre de líderes del G-20, a la que estará invitada España, tendrá lugar en Riad los días 21 y 22 de noviembre de 2020, aunque a lo largo de estos doce meses habrá un centenar de eventos y conferencias de diverso tipo y en diferentes ciudades, y se crearán ocho grupos paralelos dedicados a aspectos como los negocios, la juventud, las mujeres o el trabajo. El lema de la presidencia saudí está centrado en «Haciendo realidad las oportunidades del siglo XXI para todos». En un encuentro con los medios de comunicación, el embajador de Arabia Saudí en España, el Príncipe Mansour Bin Khaled A. Alfarhan Al Saud, aseguró este jueves que «el mundo quedará sorprendido por los éxitos» de su país y consideró que existen «muchas similitudes» entre los objetivos saudíes y los del resto de miembros del G-20. El Reino se marca como objetivos la continuidad con los logros alcanzados durante las presidencias anteriores, la última de las cuales correspondió a Japón, y conseguir «soluciones inclusivas y de utilidad para todo el mundo», «liderar una agenda ambiciosa» en política, economía y asuntos sociales, afrontar los «desafíos internacionales y regionales» y hacer frente a cuestiones como el cambio climático, el empoderamiento de la mujer y los jóvenes, las pymes, la mejora de las infraestructuras y las oportunidades de trabajo. Para hacer frente al cambio climático, Riad parte de que «el incremento de la población en el mundo es uno de los motivos» de este fenómeno, por lo que propone «fomentar la inversión en nuevas tecnologías y digitalización para reducir las emisiones», de manera que se obtengan «oportunidades de inversión» y al tiempo «se solucione el problema del cambio climático». El embajador en Madrid recordo que su país participa en el Acuerdo de París y destacó que su delegación en la cumbre del clima que se celebra estos días en Madrid es la más numerosa, con 48 miembros. «El Reino de Arabia Saudí forma parte siempre de las soluciones al cambio climático», señaló. En este sentido, subrayó que ha puesto en marcha un programa nacional de energía renovable con el que espera producir 9,5 gigawatios a través de este tipo de fuentes en el año 2023. El diplomático saudí negó que Aramco, la petrolera estatal saudí, sea la compañía que más emisiones de efecto invernadero vierte a la atmósfera, como ha señalado un estudio del Instituto de Responsabilidad Climática. Por el contrario, aseguró que «según los informes internacionales, es la petrolera que menos emisiones tiene en el mundo y la compañía que más invierte en fomentar la energía verde», logrando mejores «éxitos» que otras petroleras. Las mujeres alcanzan el 14% del mercado laboral Entre los «logros» con respecto al empoderamiento de la mujer, puso de relieve la creación de oportunidades de trabajo, y la reducción del paro femenino. Como prueba del «éxito» en este aspecto, resaltó que en el tercer trimestre de 2018 se registró un aumento del 8,8% en el empleo de las mujeres en comparación con el mismo periodo del año anterior. Así mismo, destacó la puesta en marcha de iniciativas como «comisiones obreras» para «garantizar el derecho de la mujer en el trabajo y defender sus intereses laborales», y la apertura a la mujer del mercado en el ámbito de la tecnología, la información y la comunicación, tanto en el sector público como en el privado. Desde el lanzamiento en 2016 de la llamada «Visión 2030», el proyecto reformista de Bin Salman, «la participación de la mujer en el mercado laboral ha subido al 14%», apuntó. Además, se refirió a la promulgación de leyes para «consolidar la igualdad entre los dos sexos en lo que respecta a los salarios y las oportunidades de educación y formación». «La mujer ahora está al frente de instituciones y empresas muy importantes, en el sector público y privado, y las mujeres representan ahora el 20% del Consejo Consultivo», señaló en referencia a la cámara deliberativa del Reino. «La mujer saudí ha logrado el número uno en educación en el mundo árabe y esto le va a permitir alcanzar sus objetivos e ir más allá en los dos sectores», insistió. Para el embajador, «los ejemplos son múltiples» en cuanto el empoderamiento femenino, como el de Lubna al Olayan, la directora ejecutiva del tercer banco más importante del país. «Un país 100% seguro» En cuanto a la organización de la cumbre y el resto de eventos del G-20, el embajador destacó que Arabia Saudí es «un país seguro 100%» y «capaz de hacer frente a cualquier amenaza a la seguridad», si bien apunto que se reforzará la seguridad con medidas especiales, como considera «normal con un evento de esta magnitud». El Príncipe Bin Khaled aseguró que «España va a tener gran participación» en la cumbre del G-20 y en el foro «Business 20», y confía en que las «relaciones fraternales» entre los dos países, ya reflejadas en proyectos como el AVE entre La Meca y Medina, se traduzcan en nuevas iniciativas comunes. Arabia Saudí es un país «enamorado de España», enfatizó. En cambio, a la pregunta de uno de los periodistas de si asociaría a Irán a la próxima cumbre del G-20, respondió: «¿Por qué? No tiene nada que ver con esto». En cambio, señaló que «Irán es un país que está trabajando negativamente, desestabilizando la zona de Oriente Medio y representa una gran amenaza para Oriente Medio y todos los países del mundo», por lo que «la comunidad internacional tiene que tener una posición firme para obligar a este país a dejar de desestabilizar la zona y de practicar sus actos de sabotaje en Oriente Medio».
05-12-2019 | Fuente: abc.es
¿En qué consiste la polémica reforma de las pensiones de Francia?
Los sindicatos convocaron para este jueves 245 manifestaciones en toda Francia, que han sido seguidas por casi medio millón de personas. Ciudadanos que protestan contra el proyecto de reforma del sistema nacional de pensiones, que ha sido el «talón de Aquiles» de todos los presidentes de Francia, desde hace cuarenta años. El proyecto del Gobierno de Macron ha encendido las calles del país, pero en qué consiste exactamente. Aquí lo explicamos. ¿Qué se reforma? En Francia hay 42 regímenes de pensiones, muy diferentes, entre el sector público y el sector privado. El proyecto propondrá «refundir» todos esos regímenes en un solo régimen universal. El proceso de transición estará escalonado en el tiempo, entre cinco y diez años, por negociar. ¿A quién se aplicará la reforma? Solo a los franceses nacidos después de 1963, cuando la reforma sea realidad, hacia el 2025, o algún año después. Los nacidos antes seguirán beneficiándose del sistema actual. Quienes decidan jubilarse antes podrá negociar fórmulas que todavía se desconocen. ¿Cambiará la edad oficial de jubilación? No. La edad oficial de la jubilación seguirá siendo la de 62 años. Por el contrario, se proponen dos cosas: Crear incentivos (fiscales y salariales) para aplazar la jubilación entre 2 y 5 años, en el sector privado. E iniciar una «transición» alargando la jubilación en los transportes públicos, donde hoy es posible jubilarse a los 55 años, en muchos casos. Incentivos y transición por negociar y aplazar en el tiempo. ¿Podrá trabajarse más? El proyecto tiene previsto «liberalizar» tímidamente el futuro modelo único: será posible la jubilación y continuar trabajando, en condiciones por discutir; será posible el «trabajo a tiempo parcial», más allá de la edad de la jubilación; se facilitarán nuevos «modelos» de trabajo, jubilación, con nuevas formas de cotización, voluntaria, para acumular más puntos para la jubilación definitiva. ¿Cómo funcionara el posible nuevo sistema? Con una contabilidad «por puntos» acumulados, a lo largo de semestres de vida laboral. En el sector privado, hoy se calcula la pensión a través de una media de los últimos 25 años, mientras que en la mayoría del sector público se calcula a través de la media de los seis últimos meses de trabajo. El nuevo sistema por puntos «inquieta» a los funcionarios y trabajadores del sector público, que temen perder «privilegios». ¿Quién pagará las futuras pensiones? En la actualidad, las pensiones del sector público son muy deficitarias. Ese déficit se paga con deuda o trasvase de las cotizaciones del sector privado. Se proyecta unificar una cotización única (público/ privado) del 28,12 % sobre los salarios. 3/5 esa cotización correrá a cargo de las empresas. ¿Cuándo será realidad el proyecto de las pensiones? Nadie lo sabe. Se presta al gobierno la intención de presentar el proyecto global los próximos días. Tras dos años de «concertación», seis meses de «síntesis», todavía no se conoce el proyecto definitivo y concreto, que debiera discutirse en la Asamblea Nacional el año próximo, para aplicarse a lo largo del próximo quinquenio. El proyecto no se aplicará definitivamente antes del 2025. ¿Quiénes serán los ganadores y perdedores del nuevo sistema? Habrá unos beneficiarios claros: quienes puedan beneficiarse de la pensión mínima, equivalente al 85% del salario mínimo, que este año asciende a 1.200 euros. Los funcionarios, por el contrario, temen tener que trabajar más con un aumento salarial impreciso. Las profesiones liberales temen tener que pagar más cotizaciones. Beneficiarios claros? los trabajadores del sector privado que tienen salarios más bajos con cotizaciones más altas.
05-12-2019 | Fuente: as.com
Mick Schumacher: "Mi padre es y será el mejor de la historia"
El hijo de Michael es rotundo: "Mi objetivo es la F1 y para eso trabajo como un perro todos los días, antes debo apuntar a ganar el título de F2 en 2020".
05-12-2019 | Fuente: abc.es
Líbano y el sexo bajo la revolución
Es viernes y Fateen, un chico sirio de 22 años, se descarga una aplicación para ligar con otros gays, esperando encontrar conversación con algún chico de la zona. Trata de controlar la ansiedad que le produce la situación y con el rabillo del ojo está pendiente de la llegada de su hermano, con el que comparte habitación en una casa de acogida en Souk el Gharb, a veintitrés kilómetros de la capital del Líbano, Beirut. Abrir cualquier aplicación de esta índole en la zona es como adentrarse en campo enemigo a cara descubierta y sin protección. Sin embargo, hace tanto tiempo que no lo intenta que se ha olvidado de que el Ministerio de Telecomunicaciones libanés tiene prohibido el uso de Grindr (una conocida aplicación móvil) desde enero de 2019, y una mezcla de frustración y tranquilidad le hacen guardar el teléfono de nuevo en el bolsillo. «Hay formas de burlar la seguridad, aplicaciones que modifican tu IP para tener acceso a Grindr, pero sinceramente, después de lo que ha pasado en Egipto, me da miedo lo que pueda hacer el gobierno», asegura Fateen, que ya se muestra bastante escéptico con la posibilidad de encontrar pareja. Hace pocos años, el Gobierno egipcio hizo uso de esta herramienta para localizar a gays y lesbianas, con la intención de capturarlos y condenarlos por «conducta inmoral». En el Líbano, las realidades LGTBI son tan dispares que podría decirse que es uno de los países más liberales de la comunidad árabe, sin que ello exima de la existencia de un estancamiento en la evolución de los derechos humanos. La línea que separa cultura y religión, cuya presencia es inexorable en la política del país, se diluye en una sociedad a caballo entre el aperturismo y la tradición. El Líbano cuenta con 18 confesionalidades reconocidas, muchas de ellas derivadas del cristianismo y del Islam, lo que explica el poco calado de las ideas liberales en los territorios rurales. La batalla es aún más complicada para el gran número de inmigrantes sirios que ha llegado durante la última década. El talante con el que Fateen hace frente a esta reivindicación no es más que un ejemplo de la doble carga que muchos refugiados LGBTI deben asumir: «Es muy complicado conseguir un trabajo siendo sirio, hay una especie de racismo hacia los que hemos venido de fuera. No tengo pasaporte sirio porque no me presenté al servicio militar y, por consiguiente, aquí tampoco tengo documentación». A su corta edad, el pasado que arrastra Fateen no ha conseguido ensombrecer ni una pequeña parte de su personalidad. Sigue siendo un chico risueño, alegre y con aficiones tan inofensivas como la fotografía. De hecho, el tono de su voz se vuelve aún más tierno recordando los días en que su madre estaba a cargo de él y de sus siete hermanos: «Era una de las personas más luchadoras que he conocido. Mi padre la dejó sola y ella seguía cuidando de todos nosotros, del huerto, de los animales y de la casa. Un día se cortó con un cuchillo oxidado mientras cocinaba, y la situación se complicó tanto en el hospital que acabó falleciendo». Hoy en día, la vida de Fateen es un libro lleno de secretos que pocas personas conocen. Nadie sabe de su sexualidad, por mucho que haya podido ver a otros homosexuales compartiendo su vida abiertamente. »Uno de mis profesores es gay y lo dice en sus redes sociales, pero pasa la mitad del tiempo fuera del país y tiene suficiente dinero como para estar a salvo, no es lo mismo». El escenario LGTBI del Líbano ofrece una realidad a la que acercarse desde puntos de vista muy diferentes. Las manifestaciones se suceden año tras año, el Orgullo Gay de Beirut batalla -todavía sin éxito- por superar la censura de los gobernantes, los locales de ambiente se visitan como si formaran parte de una cultura underground, pero existen y son un oasis de libertad para muchos. A pesar de las leyes que condenan y penalizan las relaciones homosexuales, la capital es el epicentro de una candente revolución en silencio. Un grito albergado durante muchos años en el corazón de los libaneses, que forma parte del estertor que agita las calles de Beirut en las protestas de los últimos días. Sin embargo, los libaneses que forman parte de la comunidad LGTBI participan en un baile de máscaras en el que la apariencia sigue siendo una salvaguardia de la dignidad. En el Código Penal Libanés abundan los artículos susceptibles de ser interpretados de forma que justifiquen la criminalización del colectivo. Los artículos 531, 532 y 533 velan por la «ética y moral públicas». El artículo 526 castiga la «incitación al libertinaje», mientras que el artículo 534, el más polémico de todos, condena «cualquier acto sexual contrario al orden natural». Ninguno de estos supuestos es explicado en detalle dentro del documento, lo que permite que jueces y policías juzguen cada situación desde una subjetividad alarmante. Los espacios públicos para el debate sobre las libertades sexuales son inexistentes en el país. Algunos encuentros sobre libertad e igualdad, como la conferencia NEDWA, fueron disueltos el año pasado por el gobierno sin justificación alguna. La política avanza a pasos anodinos, mientras el tiempo se escapa para las generaciones más jóvenes, que no quieren esperar ni un minuto más para la transformación. El año pasado, el Observatorio de Derechos Humanos (Human Rights Watch) documentó, a través de 55 entrevistas a mujeres transexuales residentes en el Líbano, cómo los abusos de las fuerzas militares en las calles del país se cometían sin ningún tipo de filtro. Mirna, una mujer siria transexual de 22 años, describe el encuentro sucedido en mayo de 2017 cuando caminaba con su primo. «Pasábamos por delante de una base militar en Jounieh (norte del Líbano). Un militar nos llamó y cuando me acerqué me dijo, pensaba que eras una mujer. Rebuscaron en mi bolso y encontraron un cargador de móvil rosa. ¿No tienes suficiente con tener pinta de maricón, sino que encima llevas un cargador rosa?, me dijo. Me llevaron dentro y registraron mi móvil. Cuando el militar encontró una foto mía con los labios pintados me dio con toda la mano abierta en la cara. Su mano era del tamaño de mi cara y el golpe me dejó el cuerpo entero en shock». Los partidos políticos que manifiestan su apoyo al colectivo LGTBI solamente hacen alusión a los derechos de los homosexuales. La comunidad transexual está excluida de cualquier consideración dentro de la lucha por los derechos humanos e incluso dentro de la revolución feminista, siendo condenados a un ostracismo forzado que complica aún más las posibilidades de una vida digna. Algunas de ellas luchan encarecidamente de forma visible y son los agentes más disruptivos y molestos para el conservadurismo libanés. Sasha Elijah es una mujer cuya carrera está marcada por el largo camino que ha tenido que pasar para poder definirse sin miedo como modelo y transexual. Ha sido insultada, golpeada, amenazada de muerte y encarcelada; pero, sin quererlo, se ha convertido en uno de los referentes en la lucha por la visibilidad de las personas transexuales. «No tengo miedo de mostrar quién soy, especialmente en este país. Quiero que la gente sea consciente de cuál es la situación de las transexuales». Por mucho que comiencen a ondear banderas de colores por la ciudad de Beirut, entre algunos círculos como el de Fateen, aún se necesitará una nueva revolución que consiga desestigmatizar la homosexualidad. «Aquí la palabra gay se utiliza como un insulto. Sería imposible que se lo contara a nadie», confiesa. En una ocasión, su hermano encontró en el historial de búsquedas de su ordenador la palabra «gay». Desde entonces comparten un secreto que, lejos de construir una relación de confianza, ha derivado en ataques continuos de su hermano para tratar de controlar su sexualidad a base de golpes. Tras varias semanas después de la entrevista con Fateen, en una nueva comunicación relata alegremente que ha logrado hacerse con un pasaporte libanés desembolsando once mil dólares, gracias al préstamo que le han realizado algunos de sus amigos y el orfanato en el que vive. Sus lejanos deseos de comenzar una vida libre de ataques y de intolerancia comienzan a adquirir tintes de realidad. Quizás por eso, lejos de evocar un sentimiento de pena, Fateen ha tratado siempre de demostrar que hay voluntades que ni la política ni la cultura pueden frenar.
05-12-2019 | Fuente: abc.es
El preso que no quiere ser libre
La libertad está sobrevalorada. Al menos eso es lo que piensa Robert R., de 64 años de edad, condenado por el Tribunal Regional de Düsseldorf por robar bancos a 9 años de prisión en 2002 y que ha hecho de esa sentencia una forma de vida por la que está dispuesto a luchar. Después de cumplir íntegramente su condena en una cárcel de Aquisgrán, en una celda individual de 13 metros cuadrados con televisión, equipo de música y una pequeña biblioteca, y compartiendo comedor y gimnasio con el resto de los convictos, pidió una prolongación de su estancia alegando no estar preparado para enfrentarse a la vida en libertad, según ha informado Bild Zeitung. En 2013, ante la inminente excarcelación, dirigió un escrito a las autoridades carcelarias explicando que, sin trabajo y con las escasas ayudas sociales del programa Hartz IV a las que se sentía destinado, quedaría abocado de nuevo a la vida delictiva, por lo que solicitaba su permanencia en prisión. Para entonces ya no era considerado un «peligro público», como estableció la sentencia por robo, y evidentemente no había riesgo de fuga, por lo que se le concedían permisos diarios para salir a tomar café o al cine, a la espera de que su particular expediente fuera recorriendo las sucesivas instancias, un caso lento dado que no existían precedentes. Finalmente, el pasado 7 de mayo quedó establecido que no había «grandes riesgos reconocibles» de peligro de reincidencia, de manera que en abril fue excarcelado contra su voluntad, para pasar a vivir en el domicilio de una novia que se había echado en su tercer grado carcelario. No fue ese, sin embargo, el final de su historia penitenciaria. Tras consultar a un abogado se presentó con la maleta en la puerta de la prisión pidiendo ser readmitido. Tras timbrar en el telefonillo de la puerta dijo a través del comunicador: soy un ladrón de bancos, por favor déjenme entrar. Y una vez ante el jefe de la prisión explicó que se amparaba en el Artículo 61 de la Ley de Garantía de Depósitos de Seguridad Renania Norte- Westfalia. De acuerdo con el texto, los alojamientos anteriores pueden reanudarse «si el objetivo del procedimiento anterior está en riesgo». Su caso vuelve a ser estudiado. «Si es necesario, les aseguro que robaré otro banco», explica su determinación a permanecer en la cárcel, «ya no se cómo explicarles que ¡no quiero ser libre!».
04-12-2019 | Fuente: abc.es
Matan en Afganistán al doctor Tetsu Nakamura, figura emblemática de la ayuda humanitaria durante 30 años
Un atentado acabó con los treinta años de entrega de Tetsu Nakamura a Afganistán y Pakistán. El doctor japonés, de 73 años, fue una de las seis víctimas del ataque que un grupo de desconocidos perpetró a primera hora de la mañana en Jalalabad, capital de la provincia de Nagarhar, al este del país. Abrieron fuego de forma indiscriminada contra los vehículos del la ONG Peace Japan Medical Services (PJMS) y huyeron de la zona. Esta emboscada se produjo una semana después de que un empleado estadounidense de Unama, misión de la ONU en Afganistán, muriera a causa de que su convoy fue alcanzado con granadas en Kabul y volvió a poner a la ayuda humanitaria en el punto de mira de la insurgencia. Los talibanes emitieron un comunicado para desvincularse de la muerte de Nakamura y su equipo y hasta ahora ningún grupo ha reivindicado la acción. El médico japonés, que comenzó su trabajo humanitario ayudando a enfermos de lepra, era amigo personal del presidente, Ashraf Ghani, que hace dos meses le otorgó la ciudadanía afgana para agradecer su importante ayuda en el desarrollo agrícola del país. Con el paso de los años Nakamura se dio cuenta que la sequía era más mortífera que la lepra y por eso se puso a trabajar a fondo para combatirla a través de sistemas de riego. Un portavoz de la presidencia le definió como «uno de los amigos más cercanos de Afganistán. Dedicó su vida a ayudar y cooperar con nuestro pueblo». El Gobierno de Kabul emitió un comunicado para condenar «enérgicamente el ataque atroz y cobarde» contra una persona que llevaba vinculada al país desde los años 80 y que en 2003 obtuvo el Premio Ramón Magsaysay de Filipinas a la Paz y Entendimiento internacional, considerado una especie de Premio Nóbel de la Paz de Asia. Sohrab Qaderi, miembro del Consejo Provincial de Nangarhar, declaró a la agencia Reuters que el fallecido «ha estado haciendo un trabajo genial en la reconstrucción de Afganistán, especialmente en agricultura y regadíos». El investigador Zia Wahaj señaló a este medio que el doctor japonés «trabajaba en estos momentos en un proyecto que puede revolucionar la agricultura en esta zona, ya que permitirá que parte del agua del río Kunar pueda usarse en suelo afgano y no solo en Pakistán». Negociación con los talibanes El atentado contra el equipo de Peace Japan Medical Services se produjo el mismo día en el que el Departamento de Estado de Estados Unidos informó del inicio de un nuevo viaje de su representante especial para Afganistán, Zalmay Khalilzad, a Kabul y Doha para retomar las conversaciones con los talibanes. El objetivo del diplomático es negociar «los próximos pasos» a dar para lograr «una solución pacífica de la guerra, específicamente una reducción de la violencia que conduzca a un alto el fuego».