Infortelecom

Noticias de trabajo

03-01-2021 | Fuente: abc.es
Se elevan a seis los cadáveres rescatados tras el corrimiento de tierras en Noruega
El hallazago de otros tres cadáveres en las últimas horas eleva a seis los cuerpos sin vida encontrados por los servicios de rescate tras el corrimiento de tierra en el sur de Noruega que se tragó a una docena de casas y obligó a evacuar a un millar de personas. Otras cuatro personas siguen desaparecidas. Los voluntarios tienen intención de seguir con las tareas aunque han pasado más de 100 horas desde el incidente, confiando en que estén «en bolsas de aire», según ha hecho saber este domingo la Policía noruega y recoge la agencia Ep. Casas al borde del socavón abierto en mitad de la población - Efe El deslizamiento de tierra tuvo lugar en la localidad noruega de Ask, situada unos 40 kilómetros al noreste de la capital, Oslo. Los bomberos han asegurado que se siguen buscando supervivientes, según el diario local «VG», pero que es un trabajo complicado porque aún existe posibilidad de deslizamientos por lo que, aunque hay muchas medidas de seguridad, existen riesgos. Búsqueda con perros Tras una primera etapa con helicópteros y drones, la búsqueda está siendo llevada a cabo principalmente con perros que marcan el terreno antes de la entrada de los equipos. Este domingo, el rey Harald de Noruega ha visitado el lugar de la tragedia, que el monarca ha descrito como un incidente «absolutamente terrible» y «difícil de expresar en palabras». Imagen aérea de la enorme sima abierta en plena localidad de Ask - Reuters La iglesia local mantiene sus puertas abiertas, las autoridades municipales han habilitado un centro de crisis y los evacuados han sido alojados en hoteles de la zona, informa Efe. Medios noruegos informaron de que varios geólogos e hidrólogos advirtieron en 2008 a las autoridades municipales de «problemas de erosión significativos» en la zona donde se construyó el bloque de viviendas que se ha visto afectado por el corrimiento.
03-01-2021 | Fuente: abc.es
Ascienden a siete los muertos tras el corrimiento de tierra que se tragó doce casas en Noruega
Ya son siete los cadáveres encontrados por los servicios de rescate tras el corrimiento de tierra en el sur de Noruega que se tragó a una docena de casas y obligó a evacuar a un millar de personas. Otras cuatro personas siguen desaparecidas. Cuatro de los cuerpos fueron hallados entre el viernes y el sábado, y otros tres el domingo. La primera víctima encontrada se llama Eirik Grønole, de 31 años. En total, cinco de los muertos han sido identificados, entre ellos un hombre de 40 años y su hija, una niña de dos años. Todavía hay personas desaparecidas y una decena resultaron heridas en este incidente que ha sobrecogido al país nórdico. Los voluntarios tienen intención de seguir con las tareas aunque han pasado más de 100 horas desde el incidente, confiando en que estén «en bolsas de aire», según hicieron saber este domingo la Policía noruega y recoge la agencia Ep. Casas al borde del socavón abierto en mitad de la población - Efe El deslizamiento de tierra tuvo lugar en la localidad noruega de Ask, situada unos 40 kilómetros al noreste de la capital, Oslo. Los bomberos han asegurado que se siguen buscando supervivientes, según el diario local «VG», pero que es un trabajo complicado porque aún existe posibilidad de deslizamientos por lo que, aunque hay muchas medidas de seguridad, existen riesgos. Búsqueda con perros Tras una primera etapa con helicópteros y drones, la búsqueda está siendo llevada a cabo principalmente con perros que marcan el terreno antes de la entrada de los equipos. Este domingo, el rey Harald de Noruega ha visitado el lugar de la tragedia, que el monarca ha descrito como un incidente «absolutamente terrible» y «difícil de expresar en palabras». Imagen aérea de la enorme sima abierta en plena localidad de Ask - Reuters La iglesia local mantiene sus puertas abiertas, las autoridades municipales han habilitado un centro de crisis y los evacuados han sido alojados en hoteles de la zona, informa Efe. Medios noruegos informaron de que varios geólogos e hidrólogos advirtieron en 2008 a las autoridades municipales de «problemas de erosión significativos» en la zona donde se construyó el bloque de viviendas que se ha visto afectado por el corrimiento.
02-01-2021 | Fuente: as.com
Laso: "Es una victoria de mucho mérito para nosotros"
Laso destacó el buen partido realizado por sus jugadores durante los cuarenta minutos, pero sobre todo el trabajo "mental".
02-01-2021 | Fuente: abc.es
Todo puede fallar... menos la Reina Isabel II
En 1992, cuando llevaba «tan solo» cuarenta años en el trono, Isabel II celebró su llamado Jubileo de Rubíes con un discurso solemne. En él sorprendió al mundo poniendo de moda el latinajo «annus horribilis». Con la expresión clásica reconocía que el año le había resultado desastroso. Dos de sus cuatro hijos, Andrés y Ana, se habían divorciado. El castillo de Windsor, su residencia predilecta, se vio dañado por un grave incendio. El picante del «Camillagate» del príncipe Carlos animaba las ventas de los tabloides y Lady Diana Spencer, que no era exactamente la cándida princesa del serial de Netflix, se tomaba su venganza aventando todas las miserias de su matrimonio en una autobiografía por entregas rubricada por Andrew Morton. Cinco años después llegaría un «annus horribilis 2», con el accidente letal de Lady Di en el túnel del Alma de París, con solo 36 años. La Reina, de la escuela inglesa de siempre, la de la contención y el clásico «labio superior rígido», se vio desbordada por el novedoso desparrame emocional de los británicos. Un géiser de sentimentalismo desatado, alentado por el premier laborista Tony Blair, que con reflejos populistas apodó a Diana como «la princesa del pueblo». Aquel fue tal vez el momento más delicado del largo reinado de Isabel II. La soberana, hasta entonces infalible, parecía había extraviado la única fórmula que sostiene en el tiempo una monarquía parlamentaria: la sintonía entre la Corona y el pueblo. La Reina, que es parca, pero muy larga, nunca le ha perdonado a Blair aquella celada. Los años pasan y todavía no le ha concedido ninguno de los honores con los que se distingue a los grandes estadistas británicos. De hecho, los especialistas palaciegos especulan con que se resiste a condecorar a los exprimeros ministros Gordon Brown y Theresa May para no tener que hacerlo también con Blair. Algún cortesano ha bisbiseado que cuando le informaron del accidente de Diana, la primera reacción de su exsuegra fue tan práctica cmo desapegada: «¡Pero cómo es que nadie había repasado los frenos del coche!» Mientras las multitudes lloraban ante las verjas de Buckingham por la princesa del glamour y las revistas, la Reina, todavía en Balmoral, no permitió que la bandera del palacio de Londres ondease a media asta estando ella ausente. Respaldo a la Corona Pero Isabel II supo remontar el bache de popularidad que provocó su fría reacción ante aquel drama. En este año 2020 de la peste, con un Covid-19 que ha vapuleado a un Reino Unido que inicialmente infravaloró la amenaza con sueños nacionalistas de excepcionalidad, la popularidad de la Reina está por las nubes. Según YouGov, la principal firma demoscópica del país, es la figura más valorada de la Familia Real, con un 83% de aprobación y solo un 12% de rechazo, seguida por su nieto Guillermo, con un 80% de aprobados y un 15% que lo suspende. El farolillo rojo lo ostentan Meghan Markle, con un 59% de rechazo, y el Príncipe Andrés, que arrastra la grimosa sombra de su relación con Epstein y solo recibe el aprobado del 7% del público, que además desea que sea extraditado a Estados Unidos. Pero además, un 55% de los británicos consideran que la monarquía es «buena para el Reino Unido», frente a un 27% que la rechaza. Ese éxito guarda también relación con la lealtad de los partidos del «establishment» hacia la forma constitucional de Gobierno, incluidos los separatistas escoceses. En el Reino Unido sería inimaginable lo que ocurre en España, donde un partido que cogobierna y está obligado a respetar la Constitución mantiene desde el poder una campaña contra la Corona. Isabel II es la mujer más fotografiada de la historia, pero jamás ha concedido una entrevista. Lleva 68 años en el trono y 73 de matrimonio con el peculiar Felipe de Edimburgo, de 99, al que adora y alguna vez ha presentado en público como «mi sostén». Elizabeth Alexandra Mary, apodada «Lilibeth» en su hogar, nació el 21 de abril de 1926, solo dos años después del estreno de la primera película del cine sonoro y ha visto desfilar ya a 14 presidentes de Estados Unidos. Cuando fue coronada, el 2 de junio de 1953, el Reino Unido, exangüe todavía por el esfuerzo bélico, mantenía la cartilla de racionamiento para el azúcar y solo el 15% de los hogares poseían nevera. La Reina procede de otro planeta, de un país muy diferente. Es hija de una era donde simplemente «uno cumplía con su deber». Su avanzadísima edad, esos estupendos 94 años de la hija de una Reina Madre que llegó a los 102, no son vistos como un inconveniente por parte de los británicos. A la pregunta de si debe abdicar y dejar paso a Carlos ?o a Guillermo, que es lo que preferiría el público llegado el caso?, un 56% responde que «no». Solo el 24% desea que Isabel II se retire. Concluir el año con su popularidad en máximos y con un gran apoyo para la monarquía es un hito meritorio, porque 2020 no ha resultado un paseo para la Corona. El primer contratiempo llegó el 8 de enero, cuando los duques de Sussex, Harry y Meghan, anunciaron sorpresivamente en Instagram su intención de «dar un paso atrás», renunciando a sus roles reales y mudándose a Norteamérica. De inmediato se organizó una cumbre familiar en Sandringham, el inmenso latifundio de la Reina en el Noreste de Inglaterra, donde pasa siempre las navidades. Acudieron la soberana, el Príncipe Carlos y los hermanos William y Harry. Tras aquel encuentro, Buckingham emitió un comprensivo comunicado de Isabel II, donde expresaba su «apoyo» a su «deseo de una vida más independiente». Además, la Reina recalcaba que Harry y Meghan «serán siempre miembros muy queridos de mi familia». Lo cierto es que la espantada del que probablemente era su nieto favorito ?y por momentos la figura más valorada de la Casa Real? sentó mal a su abuela. A finales de marzo, Harry y Meghan ya estaban fuera de «The Firm» (como se llama la Familia Real a sí misma), despojados de todo papel de representación de la Corona y privados del uso de sus títulos. Asentados en California, donde compadrean con su vecina Oprah Winfrey y se prodigan en las redes, la pareja acaba de estrenar un podcast y han firmado un millonario contrato con Netflix para grabar un programa documental «inspiracional para las familias». El segundo golpe del año para la Reina fue el que hemos sufrido todos, la irrupción de la pandemia, con dos contagios en la familia: Carlos y su hijo Guillermo. El 19 de marzo la Reina fue fotografiada en su berlina saliendo de Buckingham rumbo a Windsor. Sentados al lado de la soberana, que como buena inglesa adora a los animales, iban sus dos últimos corgis supervivientes, Candy y Vulcano. Isabel II ponía rumbo a una burbuja de protección preparada para ella en Windsor, el mismo lugar donde fue refugiada junto a su hermana Margaret en 1940 ante la embestida alemana. Hoy continúa en el castillo. Allí vive sola con su marido y el staff mínimo imprescindible, a fin de evitar el contagio de la pareja de nonagenarios. Los británicos no volvieron a tener una fotografía de su Reina en público hasta el 1 de junio, cuando a sus 94 años se dejó ver cabalgando a lomos de un poni de catorce años por los jardines de Windsor, con pañoleta floral, americana verde y guantes blancos que sujetaban con firmeza las riendas. Laboriosidad y deber La Reina viste siempre en público con colores chillones, «porque para ser creíble tengo que ser vista». Durante años y años, cada semana se ha pateado la otra Gran Bretaña, la de lluvia y olvido, la alejada del brillo metropolitano de Londres, donde bajo su paraguas transparente de la casa Fulton inauguraba funciones benéficas, o visitaba bibliotecas, hospitales, parques de bomberos. Discreción a rajatabla, laboriosidad y sentido del deber. Esas son las claves de su éxito, pues para perdurar hoy una monarquía debe asentarse sobre la historia, la ejemplaridad y el trabajo bien hecho (y también, por qué no, unas gotas de la atractiva aureola de misterio que confiere una bien medida lejanía). En 2019, la nonagenaria soberana todavía mantuvo 295 compromisos públicos, superando a sus hijos y nietos. En el año de la pandemia han caído a 133, de los que 71 han sido mediante teléfono y vídeollamadas. Pero Isabel II no estuvo parada. Nunca ha hablado tanto a su pueblo como en este 2020, en el que ha pronunciado tres discursos. Alocuciones marcadas por llamadas a la esperanza, elogios patrióticos del carácter inglés y una olímpica ignorancia del espinoso tema Brexit. En 2014, a las puertas del referéndum escocés, la Reina se cuidó de mandar un mensaje críptico, pero evidente, a favor del voto unionista. A la salida de una misa en Sandringham señaló en una sola frase que los británicos deberían «pensar muy bien lo que votan». Con ese guiño quedó totalmente clara su posición. Cameron, siempre indiscreto, cotilleó más tarde que tras la victoria del «no» a la independencia escocesa, «ella ronroneó de placer cuando la llamé para comunicarle el resultado». Pero su posición sobre el Brexit nunca ha trascendido explícitamente. No ha querido comprometer su obligada neutralidad constitucional en un tema tan divisivo para la sociedad británica. Durante la campaña del referéndum de 2016, Palacio presentó una insólita queja formal contra el tabloide de Murdoch, «The Sun», por haberla presentado en portada como partidaria del Leave. Unos meses antes ofreció un discurso apoyando el concepto de una Europa unida, pero de una manera muy genérica. El bando brexitero ha dado por descontado que está con ellos, pero no está claro. Tampoco dónde tiene su corazón político. Se sabe que el primer ministro con el que más congenió fue el laborista Harold Wilson y que la señora Thatcher se le atragantaba. Pero a la hora de conceder los grandes honores reales, como las órdenes de la Jarretera, el Cardo y los Compañeros de Honor, durante su reinado ha primado a los tories sobre los laboristas en una proporción de 5 a 1. La Reina ha logrado en 2020 cuotas de audiencia televisiva que últimamente se le escapaban. Su discurso de abril sobre la pandemia lo vieron 24 millones de británicos y el de Navidad ha sido el más seguido de los últimos 18 años. Además, habló también a la nación el 8 de mayo, para conmemorar el 75 aniversario del V Day, la victoria contra los alemanes. Allí apareció con una foto de su padre, el Rey Jorge VI, sobre la mesa de su despacho y citó los versos del «Nos volveremos a ver» de Vera Lynn, la artista que adoraban las tropas inglesas durante la Segunda Guerra Mundial. El humor, incluso el más irreverente, nunca falta entre los ingleses. La propia Reina, que gasta una sorna acreditada, subió muchos enteros cuando en los Juegos de Londres de 2012 se prestó a la humorada de simular un descenso en paracaídas sobre el Estadio Olímpico del ganchete del mismísimo James Bond, el actor Daniel Craig. Estas navidades, Channel 4, el canal más moderno de la televisión pública, ofreció un falso y mordaz discurso de la Reina, un «deepfake» casi perfecto donde la soberana rajaba sobre Meghan, Harry y el Príncipe Andrés y hasta se marcaba un bailecito de TikTok. Diversidad y creencias Sin llegar a tanto, el discurso verdadero de la Reina también tuvo su sorpresa, con carga de profundidad para Harry y Meghan, que desde Estados Unidos han dado a entender que la Corona les impedía expresar su apoyo a la causa de la diversidad y que el racismo imperante en Gran Bretaña había frustrado la integración de la Duquesa de Sussex. Isabel II, que sabe que su país ha cambiado, sorprendió con una defensa de los valores de una sociedad diversa. Aunque lo hizo a su modo, partiendo de la parábola evangélica del buen samaritano: «Independientemente del género, la raza o nuestros orígenes, cada uno de nosotros es especial e igual que los demás a los ojos de Dios». Isabel II es una mujer profundamente religiosa y la cabeza nominal de la Iglesia de Inglaterra, una institución de capa caída. El Reino Unido es hoy uno de los países más descreídos del mundo, solo el 27% de la población dice creer en Dios. La asistencia a las iglesias anglicanas ha caído tanto que ya se sopesa qué hacer con algunos templos ahora vacíos. En ese contexto, en su discurso de Navidad de este año por primera vez se refirió también a las fiestas religiosas de judíos, musulmanes, hindúes y sijs. Pero al tiempo apareció vestida de rojo chillón en la escalinata de Windsor, junto a Carlos, Camila, William y Kate, para escuchar villancicos cristianos cantados por voluntarios del Ejército de Salvación. En su mundo hay avances, pero siempre sutiles y sin perder el pie anclado en la tradición. El último contratiempo del año fue tan chusco como sonado: la polémica por cómo contó la cuarta temporada de «The Crown» la relación tormentosa de Diana y Carlos ?retratado como un villano jorobado y ruin? y la de la Reina y Thatcher. Los historiadores detectaron reiterados falseamientos de los hechos. Peter Morgan, el guionista de la serie, hubo de reconocer que «The Crown» es «un acto de imaginación creativa». El ministro de Cultura, Oliver Dowden, terció en la polémica exigiendo a Netflix un rótulo al arranque de cada capítulo aclarando que se trata de una obra de ficción. El problema es que la serie ha sido vista por más de ochenta millones de personas en todo el planeta, y para las nuevas generaciones que no conocieron los hechos es palabra de ley. ¿Ven los royals «The Crown»? El Príncipe Guillermo respondió en una gala de cine a Olivia Colman, la actriz que encarna a su abuela, que «no». Pero algunos cortesanos sostienen que Isabel II le echó un ojo a la primera temporada en una de las cenas que suele mantener con su hijo Eduardo y que no le desagradó. Sin plan de abdicación En 2009, el piloto Lewis Hamilton fue nombrado Miembro del Imperio Británico. En una comida de gala en Buckingham el protocolo lo sentó a la izquierda de la Reina. Rápidamente, Hamilton comienza a monopolizarla con su verborrea. «No ?lo detuvo ella con una sonrisa amable?, ahora usted hablará con quien tiene a su izquierda y en el siguiente plato, yo hablaré con usted». Esa es Isabel II, protocolo, respeto y una proximidad cordial, pero distante. Sus amigos aseguran que «jamás, en ningún momento, deja de ser la Reina». Aunque Rowan Williams, anterior arzobispo de Canterbury, reveló que «en privado es enormemente divertida», sus detractores le afean que «no tiene personalidad» y que su éxito radica «en no hacer nada». Tal vez sea una forma de elogio tratándose de una monarca constitucional. Cada día, la anciana Isabel II dedica tres horas a leer documentos oficiales, que va archivando en sus famosas cajas rojas. Una rutina que cobra su único sentido en que la ejecuta ella. El deber continuado acaba nutriendo el alma de la institución. Isabel II, que nació por cesárea en un piso de Burton Street, en el Mayfair londinense, no estaba llamada a ser Reina. La abdicación de su tío, Eduardo VIII, por sus devaneos filonazis y su obsesión por la complicada señora Simpson, cambió su destino. Tenía once años cuando su padre fue coronado y 25 cuando le comunicaron que Jorge VI había muerto. Estaba en Kenia y era una chica guapa y risueña, de 1.63 de talla, ojos azules y gustos deportivos, que ese día vestía unos vaqueros. Ya nunca más se pondría unos jeans. Reina por azar, cree firmemente que fue un mandato de Dios y en su concepción del mundo de un deber así no se puede abdicar. Habrá Reina hasta el último aliento.
02-01-2021 | Fuente: abc.es
El año de Merkel
Antes de la llegada de la pandemia, Angela Merkel dedicaba sus mejores esfuerzos a su sucesión, no en vano la tarea más difícil de un líder es organizar cómo sale del poder. La canciller se esforzaba por dejar al partido en buenas manos y fijar un legado. La lucha contra el coronavirus lo ha cambiado todo. La canciller ha recuperado una enorme popularidad en un regreso político inesperado, desplegando sus cualidades de científica, pero también apelando a los ciudadanos con discursos cargados de emoción. En pocos meses, la segunda ola ha complicado la situación sanitaria envidiable de su país. Merkel ha seguido adelante en el empeño de hacer un gran acto final hasta las elecciones del próximo otoño, a las que no se presenta. En Bruselas durante la presidencia alemana del Consejo ha lucido galones y experiencia negociadora para sacar adelante el histórico fondo de recuperación, frente al bloqueo polaco-húngaro. También ha conseguido firmar el acuerdo de inversiones con China, pese a las reservas de algunas capitales europeas e incluso de miembros del equipo del presidente electo Biden, y pactar un tratado de libre comercio con el Reino Unido, que ha fortalecido la cohesión de los 27 socios y ha evitado la desconexión total del antiguo Estado miembro. Merkel se ha apoyado en su discípula Ursula von der Leyen, y ha dado suficiente protagonismo a Emmanuel Macron. La canciller prefiere operar a través de aliados y dejar que las instituciones desarrollen los proyectos que ella impulsa sin hacer mucho ruido. Esta combinación de cautela, pensamiento científico y determinación feroz define su estilo de poder. Hasta que se despida tiene por delante una montaña de trabajo, desde la recuperación económica a la oportunidad de relanzar la relación transatlántica, con China como asunto central. Joe Biden admira la fiabilidad y el rigor de la canciller y quiere sentar con ella las bases de una cooperación rota por Donald Trump y esencial para los europeos. Dentro de dos semanas la CDU, favorita en las encuestas, elegirá nuevo presidente y candidato, pero 2021 seguirá siendo en Europa el año de Merkel.
02-01-2021 | Fuente: abc.es
Maduro amenaza con aplicar el peso de la ley contra Guaidó y el Parlamento
Nicolás Maduro ha vuelto a arremeter contra su rival opositor Juan Guaidó al amenazarlo con aplicarle «todo el peso de la ley», es decir, suspenderlo y al Parlamento legítimo constituido hace cinco años por desconocer a la Asamblea Nacional chavista que se instalará el próximo 5 de enero. La reiterada amenaza del titular del régimen usurpador se produjo durante la celebración de fin de año de la Fuerza Armada Nacional bolivariana, que es el gran sostén de Maduro, tras el anuncio de Guaidó de que prolongará su mandato del gobierno Interino por un año más. A Maduro le desesperó el mensaje oficial de fin de año de su joven rival de 36 años, ante quien no pensó en darle otra respuesta que la amenaza de rigor a la que está acostumbrado. «Frente a esas pretendidas ínfulas inconstitucionales de autoproclamar extensiones de mandatos que no corresponden, yo solamente digo: confiemos en la justicia. Que la justicia, ahora sí, de manera férrea, haga su trabajo», dijo Maduro al referirse al mensaje de Guaidó. En su mensaje de fin de año el presidente interino Guaidó, cuya continuidad administrativa al frente del Parlamento fue aprobada mediante un estatuto constitucional por mayoría parlamentaria para permanecer por tercer año al mando en el 2021, afirmó que «la dictadura no saldrá voluntariamente del poder y necesitamos la fuerza». Guaidó también anunció la ofensiva de la oposición: «a partir del 5 de enero, alcemos la voz en las calles de Venezuela y el mundo para luchar por la salvación de nuestro país. Es en la calle donde ejercemos la mayoría, donde construimos está opción para Venezuela». Esto fue lo que irritó a Maduro, quién en medio de los uniformados del alto mando militar no podía mostrarse conciliador con el líder de la oposición ni siquiera en las fiestas navideñas. El pasado 6 de diciembre el régimen chavista realizó unas legislativas que fueron calificadas de fraudulentas por no dar garantías de equilibrio y transparencia. El régimen no permitió la participación de los partidos e inhabilitó a los políticos opositores. Chantajeo con bolsas de comida a los electores e infló los resultados de 18 a 30% de participación y a la postre el chavismo se adjudicó el 90% de los 277 escaños. Maduro prometió que su Parlamento chavista se pondrá a trabajar apenas se instale la nueva asamblea el 5 de enero «comenzarán un trabajo intenso con los nuevos diputados y diputadas para la solución de los problemas del país para la recuperación económica sostenible y definirá». Pero Guaido también lo ha amenazado con recurrir a la fuerza para derrocar a Maduro en caso extremo aunque no ha adelantado la estrategia que utilizará.
31-12-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. retira un portaaviones de Oriente Medio en plenas tensiones con Irán
El Pentágono anunció este jueves la retirada del único portaaviones de la Armada que aún tenía desplegado en Oriente Medio, una medida que confundió a algunos observadores en plena escalada de las tensiones con Irán. La decisión llega en un momento en el que Washington teme que Irán pueda lanzar un ataque contra objetivos estadounidenses en Irak o en otro punto de Oriente Medio, con motivo del primer aniversario del asesinato por parte de EE.UU. del comandante de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní. El secretario interino de Defensa de EE.UU., Chris Miller, no mencionó a Irán al anunciar en un comunicado la retirada del portaaviones USS Nimitz, que llevaba desplegado casi diez meses en Oriente Medio. «El secretario aprecia el trabajo duro, el compromiso y la flexibilidad de los más de 5.000 marineros y marines del grupo de portaaviones Nimitz, que proporcionaron apoyo aéreo a las operaciones contra terroristas en Irak y Afganistán« entre otras misiones, dijo en la nota el portavoz de Miller, Jonathan Rath Hoffman. El USS Nimitz también sirvió de apoyo a tropas estadounidenses desplegadas en Somalia, y estaba previsto que su misión terminara este mes, pero se alargó hace unas semanas debido a las tensiones con Irán. La decisión de devolverlo a la costa oeste de EE.UU. llega un día después de que un grupo de bombarderos B-52 de la Fuerza Aérea volaran directamente desde el país al Golfo Pérsico en un intento de disuadir a Irán de lanzar cualquier ataque contra objetivos estadounidenses. El presidente saliente estadounidense, Donald Trump, aseguró la semana pasada en Twitter que había escuchado «rumores de ataques adicionales contra estadounidenses en Irak«, y afirmó que si mataban a algún estadounidense, consideraría »responsable a Irán«. Los temores a un ataque iraní tienen que ver con el primer aniversario, el próximo 3 de enero, del asesinato por parte de EE.UU. del comandante iraní Soleimaní en un bombardeo selectivo cerca de Bagdad. Aunque una semana después del suceso la Guardia Revolucionaria iraní ya atacó con misiles una base militar en Irak con presencia de tropas estadounidenses, las autoridades persas han advertido de que ese fue solo el inicio de su venganza.
31-12-2020 | Fuente: abc.es
Atado y bien atado
En estos días festivos, se supone que todo se ralentiza un poco, incluido el ritmo de trabajo. Sin embargo, la recta final de la Administración Trump está resultando bastante estajanovista. Hay indultos presidenciales que otorgar entre una larga lista de amiguetes en apuros, la reconversión en fijos de nombramientos políticos, desregulaciones pendientes, un montón de órdenes ejecutivas que firmar, tropas que retirar, jueces federales pendientes de nominar, permisos petroleros en Alaska que repartir, disruptivas decisiones que tomar en política internacional y hasta ejecuciones que cumplir. En contraste con su contumaz negacionismo sobre el resultado de las «robadas» elecciones del 3 de noviembre, Donald Trump está actuando con la certeza de que en cuestión de tres semanas tendrá que abandonar la Casa.. Ver Más
30-12-2020 | Fuente: as.com
Rdt y Embarba piden sus deseos para 2021: "Salud y el ascenso"
Ambos contestan las preguntas de los niños del Espanyol en un encuentro virtual y destacan que con "trabajo y compromiso" todo se logra.
30-12-2020 | Fuente: abc.es
Condenados diez de los doce manifestantes de Hong Kong que intentaron huir a Taiwán
En China, la Navidad no viene cargada de regalos, sino de condenas. Tras la sentencia de cuatro años a la bloguera Zhang Zhan por informar sobre el coronavirus en Wuhan, este miércoles han sido condenados diez de los doce manifestantes de Hong Kong apresados en verano en aguas chinas cuando intentaban huir en barco a Taiwán. Menos los dos menores del grupo, que no han sido juzgados y ya han sido devueltos a Hong Kong, todos ellos han sido sentenciados por cruzar ilegalmente la frontera. A los dos organizadores de la fuga, Tang Kai-yin y Quinn Moon, única mujer del grupo, les han caído tres y dos años de cárcel respectivamente, así como una multa de 20.000 y 15.000 yuanes (2.500 y 1.870 euros). Tras confesar su culpabilidad, los ocho restantes han sido sentenciados a siete meses y multa de 10.000 yuanes (1.250 euros), según informa el periódico «South China Morning Post». Todos ellos, procesados en Hong Kong por participar en las manifestaciones reclamando democracia y uno acusado bajo la nueva Ley de Seguridad Nacional impuesta por Pekín, fueron capturados el 23 de agosto cuando trataban de escapar a la isla de Taiwán. Detenidos desde entonces en China continental, y sin acceso a sus familias ni a abogados propios, fueron juzgados este martes por un tribunal de la ciudad de Shenzhen, vecina a Hong Kong. Aunque la vista era en teoría abierta al público, no pudieron asistir ni sus familiares ni los diplomáticos occidentales que acudieron al juzgado y han criticado la opacidad habitual del autoritario régimen chino. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han pedido su liberación y la de la bloguera Zhang Zhan, además de la de otros disidentes y activistas de Derechos Humanos detenidos. Mientras el secretario de Exteriores británico, Dominic Raab, criticaba este martes que los jóvenes de Hong Kong habían sido «juzgados en secreto», la UE emitía un comunicado denunciando que la bloguera había sufrido «torturas y maltrato durante su detención y su salud se había deteriorado gravemente». En huelga de hambre desde hace varios meses como protesta, Zhang Zhan, de 37 años, está siendo alimentada con una sonda nasal y se teme por su vida. Además, la UE criticó que el 13 de diciembre había sido confirmada la sentencia a cuatro años de cárcel al abogado de Derechos Humanos Yu Wensheng, sin que hubiera sido defendido por otro letrado como ordena la ley en China. Junto a Zhang Zhan y Yu Wensheng, Bruselas reclamó la libertad para una decena de disidentes. Entre ellos destaca el intelectual uigur Ilham Tohti, galardonado con los premios Sajarov y Vaclav Havel de Derechos Humanos por denunciar la represión contra esta minoría musulmana en la región de Xinjiang. Pero, al mismo tiempo que expone sus abusos, Bruselas ultima con China un acuerdo de inversión que daría ventaja en este país a las empresas europeas frente a las estadounidenses. Impulsada por Alemania, el país con más intereses en el vasto mercado chino, la negociación se ha visto bloqueada por Francia y otros gobiernos por las denuncias de trabajos forzados en Xinjiang. Para desatascar el acuerdo antes de final de año, plazo límite, el presidente chino, Xi Jinping, tiene planeado hablar por videoconferencia este miércoles con los responsables de la Comisión y el Consejo Europeo, Ursula von der Leyen y Charles Michael, y con la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo francés, Emmanuel Macron. La implicación personal de Xi en la negociación demuestra que China está ansiosa por firmar el acuerdo antes de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EE.UU. en enero, cuando teme que forme una alianza democrática con Europa espoleada por la catástrofe del coronavirus. A pesar de las promesas de apertura del gigantesco mercado chino, la quimera con que Pekín silencia las críticas de Occidente a su autoritarismo, habrá que ver cómo influyen las condenas que, como cada año, trae la Navidad a China en lugar de regalos.
...
6
...