Infortelecom

Noticias de trabajo

06-07-2020 | Fuente: abc.es
Al menos dos muertos en un choque de aviones con 8 personas a bordo en EE.UU.
Al menos dos personas murieron este domingo por el choques de dos aviones de un solo motor, que acabaron precipitándose en el lago Coeur d'Alene, en Idaho (EE.UU.), informó la Oficina del Sheriff del condado de Kootenai, en ese estado, que no descartó que los fallecidos puedan ascender a ocho en total. En un comunicado, las autoridades explicaron que los cadáveres de los dos muertos han sido ya recuperados, y subrayaron que, de acuerdo a informaciones preliminares, los dos aviones transportaban a un total de ocho personas, entre pasajeros y tripulantes. «En estos momentos se cree que no hay supervivientes», indica la nota. La Oficina del Sheriff agregó que sobre las 14.20 hora local (20.20 hora GMT) recibió un primer aviso de que un avión se había estrellado en el lago Coeur d'Alene, cerca de la bahía de Powderhorn. Los equipos de rescate se trasladaron al lugar y los testigos afirmaron que habían visto el choque de dos aparatos sobre el agua, antes de que cayeran al lago. Ambos aviones han sido localizados a 127 pies bajo el agua (a unos 38 metros de profundidad). El equipo de buceo del condado de Kootenai no está equipado para llegar a esta profundidad, con lo que las autoridades han señalado que posiblemente tendrán que contratar los servicios de una empresa privada para proseguir los trabajos de rescate. Por el momento, la Oficina del Sheriff no ha podido corroborar el tipo de aviones implicados en el accidente y de dónde provenían. Lo único que sí que ha podido confirmar es que los aparatos no están vinculados a un grupo de aviones antiguos que ha estado sobrevolando estos días la región con motivo de la festividad del 4 de Julio, el Día de la Independencia de EE.UU.
06-07-2020 | Fuente: abc.es
Ajuste de cuentas en la capital del Sur
Pasadas las cuatro y media de la tarde, el gancho de la grúa se elevó con la fuerza suficiente como para levantar la estatua del pedestal unos centímetros. En aquel instante del miércoles, se oyó un trueno y una multitud enfervorecida, a la que no le importaba la lluvia torrencial de verano que se desplomaba sobre Richmond (Virginia), se puso a aplaudir. Una mujer tocaba el violoncelo y junto a ella, un hombre que dio solo su nombre de pila, Brent, gritó: «¡Uno fuera, aún quedan muchos más!». Más de un siglo estuvo en este cruce de la avenida de los Monumentos y el bulevar Arthur Ashe la estatua del Stonewall Jackson, uno de los generales de mayor rango de las fuerzas confederadas en la Guerra Civil, encaramado a su caballo Pequeño Alazán, con las riendas en la mano izquierda, la misma que perdería con el resto del brazo en la batalla de Chancellorsville el 2 de mayo de 1863. Era la segunda escultura en caer, pero la primera en hacerlo por orden municipal. El 11 de junio una turba había derribado la estatua del único presidente de la Confederación, Jefferson Davis. Los manifestantes pedían más, enardecidos por la protesta racial tras la muerte bajo custodia policial de un hombre de raza negra en Mineápolis. El alcalde de Richmond, el demócrata Levar Stoney, aprobó a principios de semana la retirada de monumentos confederados de propiedad municipal. Tras la de Jackson, el jueves fue retirada la estatua de Matthew Fontaine Maury, jefe de defensa costera de la Confederación. No será fácil, sin embargo, depurar de Richmond las señas de su identidad sureña. Fue la capital de los Estados Confederados de América durante la mayor parte de su existencia, casi cuatro años. Las banderas confederadas ondean en ventanas, porches y tejados. Alberga en una de sus frondosas colinas el cementerio de Hollywood, donde está enterrado Davis, presidente de aquel malogrado experimento, y 18.000 soldados que tomaron las armas contra el Norte. Para los manifestantes, los monumentos a estos líderes políticos y militares glorifican aquellos sangrientos años en que el Sur se levantó contra el Norte para lograr la independencia y mantener la esclavitud, que era a la vez motor económico y medio de vida. Más de 600.000 personas murieron por ello. Hoy, más de un 50% de los más de 200.000 habitantes de Richmond son de raza negra. «¡Quemadla!», gritaba Hannah Brant, administrativa de 38 años, justo cuando la estatua de Jackson tocó el asfalto. La tormenta arreciaba, y Brant estaba empapada. «Las vidas negras también importan, aunque el tiempo no acompañe», añadió. «Yo vengo de una familia de esclavos de aquí de Richmond. Mi tatara-tatara-abuelo trabajó en una plantación y no fue libre hasta que estos tipos fueron derrotados». «¡Sólo pedimos respeto!» Un par de calles más arriba, en la misma avenida, un hombre lloraba descompuesto. Media hora antes la Policía se lo había llevado en coche porque se había plantado ante el pedestal de la estatua con una bandera en la que se leía «Proteged los monumentos confederados», demorando solo unos minutos lo inevitable. Cuando ABC se le acercó, perdida su bandera, se negó a dar su nombre y, entre sollozos, sólo dijo: «¡Sólo pedimos respeto!». La empresa de grúas que quitó la estatua de Jackson vino hasta Richmond desde Connecticut, 700 kilómetros al norte. Ni una sola en Virginia o los estados lindantes quiso encargarse. Los operarios llevaban la boca tapada con pañuelos. «Nuestra empresa fue fundada en 1860 [el año anterior al estallido de la Guerra Civil] y ya hemos visto de todo, esto no es un problema», dijo a ABC uno de los operarios.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Italia endurece las medidas para los extracomunitarios: cuarentena y test a los pasajeros después de aterrizar
Italia endurece aún más las medidas contra el coronavirus, en particular para los extracomunitarios. Son una veintena los brotes de Covid-19, extendidos del norte al sur del país, suscitando alarma y preocupación en las autoridades. Los presidentes regionales piden al gobierno que potencie los controles en las fronteras. Italia decidió el pasado martes imponer la cuarentena obligatoria de 14 días y la vigilancia sanitaria para todos los ciudadanos procedentes de países fuera del área Schengen, incluidos los 15 considerados seguros en la lista aprobada ese mismo día por la Unión Europea. Ahora se plantea la hipótesis de realizar pruebas a los pasajeros después de su aterrizaje en Italia. La urgencia de controlar más las fronteras está motivada porque los últimos casos de contagios han sido causados, sobre todo, por ciudadanos procedentes del exterior, tanto extranjeros como italianos, que salieron de Italia por trabajo y al retorno no respetaron la obligación de la cuarentena. Algunos casos son especialmente llamativos. Por ejemplo, ha indignado la historia de un empresario italiano que se contagió en Serbia: a su regreso a Vicenza, en la región de Véneto, rechazó la hospitalización y realizó una vida normal a pesar de los síntomas, llegando a contagiar a varias personas hasta que, finalmente, empeoró y tuvo que ser hospitalizado en reanimación. Curiosamente, este nuevo foco se produce en Véneto, una de las regiones que mejor supo contener la difusión del virus. Ese buen control de la epidemia motivó que el presidente de la región del Véneto, Luca Zaia, de la Liga, urgiera al gobierno a levantar cuanto antes las medidas restrictivas. Zaia ha cambiado y ahora sus mensajes son para exigir «máxima prudencia», pidiendo al gobierno, junto a otros presidentes regionales, nuevas ordenanzas, endurecer las denuncias e hipótesis de nuevas «zonas rojas». El presidente del Véneto firmará este lunes una norma para obligar a quien está infectado a permanecer aislado, sin excluir la hospitalización obligatoria para los casos más graves. Esta medida ha sido ya impuesta en Toscana, región que ha previsto transferir en «albergues sanitarios» a los extranjeros que viven otras personas y pueden infectar a familiares o amigos. En la nueva ordenanza del Véneto se establece la obligación de denunciar a quien viola la cuarentena. El ministro de Sanidad, Roberto Speranza, apoya el endurecimiento de las sanciones: «Ya hoy si una persona contagiada no respeta las normas puede ser castigada con pena de prisión hasta 18 meses. Estamos trabajando en estos momentos para endurecer estas medidas». El profesor Andrea Crisanti, director del departamento de virología de Padua, que adquirió fama internacional por contener la epidemia en el Véneto, hace hoy una advertencia: «Los brotes serán más frecuentes en octubre y noviembre. Lo más importante es dar mensajes claros a los italianos sin decir mentiras. Hay que decir que existe el riesgo, que no estamos en una burbuja y que los comportamientos de distanciamiento social y el uso de mascarillas no deben abandonarse».
05-07-2020 | Fuente: as.com
En un partido en el que las piernas pesaban y el rival dejaba poca opción a la floritura, Modric volvió a demostrar su carácter competitivo y ..
05-07-2020 | Fuente: as.com
El Atlético prepara el partido con el Celta: João Félix es duda
El equipo volvió al trabajo tras el día de descanso de ayer. Felipe y Hermoso siguen con sus molestias y el portugués, que el viernes acabó con hielo en el tobillo, está entre algodones.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Al menos 350 ejecuciones extrajudiciales se registraron en Venezuela durante el primer trimestre del año
Las ejecuciones extrajudiciales en Venezuela no han cesado y las fuerzas de seguridad del régimen siguen siendo las responsables de las atroces operaciones que han sido denunciadas incluso por organismos como Human Rights Watch y por Naciones Unidas. Desde 2012 hasta marzo de este año, la ONG venezolana Cofavic ha registrado más de 11.300 presuntas ejecuciones cometidas por funcionarios de seguridad del Estado; y solo en el primer trimestre de 2020, la organización que defiende los derechos humanos, ha contabilizado 357 casos, todos ellos ocurridos en sectores populares o deprimidos, conocidos como barrios. Los procedimientos especiales iniciaron en 2015 en los barrios populares con despliegues policiales, ordenadas por el régimen, y con ellos nacieron las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), el temido grupo de exterminio, con la finalidad de «combatir» la violencia. Pero estas operaciones se han traducido en excesos y abusos de autoridad que incluyen además la toma de la zona hasta la detención arbitraria de mujeres y hombres, dejando muy lejos las garantías para el respeto de sus derechos humanos. La directora de Cofavic, Liliana Ortega, dijo en conversación con ABC que el 99% de las víctimas son hombres y 76% son menores de 25 años, y quienes denuncian son en su mayoría pensionados que viven en precarias condiciones y cuyo ingreso económico es el salario mínimo -casi dos euros mensuales-. Explicó que los ejecutados dejan hijos pequeños, y las familias sobrevivientes se ven obligados a salir de manera forzada por miedo a las represalias que toman muchas veces los funcionarios al volver. «La media de las ejecuciones ocurren a plena luz del día con presencia de vecinos como un mecanismo de mostrar control social. El 99% de los casos no llegan a juicios y las familias de las víctimas no tienen la oportunidad de sentarse frente a un juez independiente para ser escuchadas. Esto ha sido documentado por las Naciones Unidas, por la Corte Interamericana de los Derechos Humanos y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos», dijo Ortega. En un informe presentado por Human Rights Watch (HRW) en septiembre del año pasado arrojó que desde 2016 hasta la fecha de publicación, las FAES habían ejecutado a casi 18.000 personas por supuestamente «resistirse a las autoridades». En ese momento, el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, dijo que «las fuerzas de seguridad venezolanas matan y detenienen arbitrariamente a quienes son acusadas de cometer delitos sin mostrar ninguna evidencia». Las denuncias realizadas por Cofavic y por HRW son consistentes con el patrón identificado por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, dirigida por Michelle Bachelet, que a través de un demoledor informe pidió al régimen de Nicolás Maduro disolver al grupo de exterminio y expuso casos con seudónimos para proteger la integridad de los denunciantes. Sin embargo, Maduro solo se pronunció para decir que era un reporte «selectivo» y «parcializado». El informe detallaba que los miembros de las FAES llegaban vestidos de negro con el rostro cubierto. Se transportan en camionetas sin matrícula y portando armas largas. Una vez en las casas, separan a los jóvenes que presuntamente están inmersos en delitos y los asesinan. También detalló que algunas mujeres sufren violencia sexual en esos escenarios. Familias víctimas En julio de 2018, Ruth Pérez perdió a su hermano cuando unos funcionarios de las FAES le quitaron la vida luego de irrumpir en su vivienda con golpes y amenazas durante un presunto allanamiento ilegal donde reside con su familia. Pérez contó a ABC que han vivido siempre en Petare, una de los barrios populares más grandes de Latinoamérica, y recordó que ese día l os encapuchados sometieron a su hermano Jesse Pérez, de 29 años, antes de ejecutarlo. «A mi hermano lo encerraron en la casa y luego se lo llevaron para asesinarlo», dijo. Posteriormente, la mujer comenzó a recibir amenazas y maltratos verbales y psicológicos sistemáticos por parte de las FAES por denunciar su caso. La voz de Ruth Pérez fue escuchada también por Bachelet cuando se reunieron mientras la Alta Comisionada estuvo en Venezuela a mediados del año pasado. Pérez sufrió en agosto de 2019 otra pérdida, esta vez la de su sobrino. Los funcionarios volvieron a su zona residencial e irrumpieron nuevamente en su vivienda de donde se llevaron al joven detenido. En el operativo, los uniformados preguntaban a los vecinos por ella y a plena luz del día fue ejecutado Jondry Pérez, de 18 años de edad, en la parte baja del edificio. El 27 de agosto de 2017, a las 6.00 de la mañana, fue la última vez que Elibeth Pulido vio a su hijo. La madre salió ese día de su casa rumbo a su trabajo, pero antes de cruzar la puerta, su hijo le advirtió de unos disparos que hacían eco cerca del barrio Santa Rosalía (oeste de Caracas), donde viven. «Hijo ten cuidado, no vayas a salir y cuida a los niños», le dijo la mujer al joven. Pulido narró aquel día en el que las FAES asesinó a su hijo José Daniel Bruzual, de 27 años, que dejó dos niños de 3 y 4 años. Regresar a su casa fue un desafío. Su vida también estuvo en riesgo, pero la preocupación que tenía por su hijo la hacía superar cada amenaza de los encapuchados mientras la apuntaban y le impedían entrar al barrio. «Cuando por fin llegué, me bloqueó el paso uno de esos hombres. Yo escuché tres disparos. Jamás pensé que mi hijo podría estar muerto. Ellos (policías) solo me dijeron que estaban buscando a un secuestrador que había entrado a mi casa». «A mi hijo lo vieron asomado en el balcón, fumándose un cigarrillo, y los policías lo obligaron a bajar». José Daniel murió de un disparo en el pecho, en su propia vivienda y la ejecución fue hecha por un policía delante de sus hijos. Elibeth, al igual que Ruth, clama justicia.
04-07-2020 | Fuente: abc.es
Merkel nacionaliza parcialmente un laboratorio que desarrolla una vacuna para el Covid-19
El Estado alemán se ha hecho con una participación del 23 % en la compañía biofarmacéutica CureVac, cuya investigación en el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 es una de las más avanzadas del mundo, por 300 millones de euros. La fuente de la inversión será el Banco Alemán de Crédito para la Reconstrucción y Desarrollo (KfW) y el objetivo es «aportar seguridad financiera a la compañía, sin influir en las decisiones empresariales», para evitar inversiones extranjeras sospechosas. El nombre propio que se esconde detrás de esas inversiones extranjeras es el de Donald Trump, que el pasado mes de marzo ofreció a la empresa financiación a fondo perdido, a cambio de derechos de patente, intentando así con elevados incentivos económicos garantizar para Estados Unidos el derecho exclusivo de una potencial vacuna. CureVac recibió en junio la autorización para realizar un estudio clínico en personas de una posible vacuna contra el coronavirus, según ha confirmado el Instituto Paul Ehrlich (PEI), competente a nivel federal en materia de vacunas y medicamentos biomédicos. «La autorización es el resultado de una meticulosa evaluación del potencial perfil riesgo-beneficio de la posible vacuna. El ensayo de posibles vacunas en personas es un importante hito en el camino hacia la aprobación de vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19 para la población no sólo de Alemania», señala la institución el comunicado. En la primera fase del estudio clínico participan 168 voluntarios sanos, de los cuales 144 recibirán la vacuna desarrollada por CureVac. Se trata de la segunda empresa alemana después de la biotecnológica BioNTech en recibir la correspondiente autorización para probar en personas una posible vacuna contra el coronavirus. En ambos casos se sestá probando una vacuna RNA que contiene información genética para la construcción de la llamada proteína de espiga del CoV-2 en forma de ácido ribonucleico (ARN). Tesla Inc está fabricando para ella impresoras móviles de moléculas automatizadas a las que llama impresoras, una especie de microfactorías de ARN diseñadas para ser enviadas a lugares remotos, donde podrían elaborar el candidato a vacuna y otras terapias basadas en mRNA, dependiendo de la receta que se introduzca. Para el uso inmediato contra el coronavirus, sin embargo, está previsto que la vacuna se produzca en instalaciones alemanas, con capacidad para producir cientos de millones de dosis. En su página en internet, CureVac, que cuenta también con sedes en Fráncort y en Boston, informó el pasado 3 de marzo acerca de una reunión personal de su entonces director ejecutivo, Daniel Menichella, con Donald Trump para hablar sobre las posibilidades financieras del desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. En la reunión, celebrada el 2 de marzo y a invitación del presidente estadounidense, estuvieron también presentes el vicepresidente, Mike Pence, miembros del grupo de trabajo sobre el coronavirus, así como otros altos ejecutivos del sector farmacéutico y biotecnológico, «se abordaron las estrategias y posibilidades para un rápido desarrollo y producción de una vacuna». El pasado 11 de marzo, Menichella fue sustituido como director ejecutivo por el fundador y hasta ahora presidente del Consejo de Vigilancia, Ingmar Hoerr, e inmediatamente después se anunció la intervención del Estado alemán. En mayo, el gobierno alemán se otorgó además nuevos poderes para vetar posibles ofertas públicas de adquisición hostiles y extranjeras para compañías relacionadas con la atención médica, una medida diseñada para garantizar el suministro de medicamentos, vacunas y productos sanitarios. La nueva regulación permite bloquear las adquisiciones de fabricantes de vacunas, precursores químicos, medicamentos, equipos de protección o maquinaria médica, como ventiladores. El Ejecutivo podrá examinar las implicaciones de seguridad de una oferta desde fuera de la Unión Europea tan pronto como el comprador posea más del 10% de las acciones de la empresa de atención médica, cuando hasta ahora el umbral era del 25%. Este tipo de productos, como consecuencia, pasa a ser legalmente concebido como producción estratégica, al igual que el armamento, el suministro de energía o las telecomunicaciones. Anteriormente, el gobierno alemán había aprobado en abril una iniciativa que reforzaba el control sobre los intentos de compra de empresas estratégicas por parte de inversores extranjeros, en el marco de una reforma acelerada por la pandemia del coronavirus. Alemania busca reforzar la legislación y dar prioridad a «la preservación de los intereses alemanes de seguridad?, en particular ?el abastecimiento de determinados bienes esenciales, como las vacunas», ha explicado el ministro de Economía, Peter Altmaier. Según la Organización Mundial de la Salud, actualmente hay 11 potenciales vacunas contra el nuevo coronavirus que se están ensayando en seres humanos en el mundo. Alemania, Francia, Italia y Holanda firmaron además un acuerdo con el grupo farmacéutico AstraZeneca para garantizar el suministro a la Unión Europea de al menos 300 millones de dosis de una eventual vacuna contra.
04-07-2020 | Fuente: marca.com
"Aquí no hay euforia, sólo trabajo y compromiso"
  Leer
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Al menos cuatro muertos y 108 heridos por varias explosiones en una fábrica de fuegos artificiales
Al menos cuatro personas han muerto y otras 108 han resultado heridas este viernes a causa de una serie de explosiones registradas en una fábrica de fuegos artificiales situada en la provincia turca de Sakarya (noreste), según ha confirmado el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan. «Se han tomado todo tipo de medidas», ha dicho el mandatario, quien ha expresado sus condolencias a los familiares de los fallecidos y ha deseado una pronta recuperación a los heridos, tal y como ha recogido la agencia estatal turca de noticias, Anatolia. El ministro de Sanidad turco, Fahretin Koca, ha manifestado que al lugar de los hechos se han trasladado 85 ambulancias, dos helicópteros medicalizados y once equipos de rescate para atender a las víctimas, que han sido ingresadas a varios centros médicos de la zona. Tal y como ha explicado Koca, 48 personas han recibido el alta, si bien otras 60 siguen hospitalizadas. Además, los equipos de búsqueda y rescate están tratando de hallar a otros tres desaparecidos. La fábrica, a la que se han desplazado los ministros de Interior, Sanidad y Familia y Trabajo, se encuentra situada en la localidad de Hendek y en ella trabajan 186 personas. Por el momento se desconocen las causas del suceso. La ministra de Servicios Sociales, Zehra Zumrut Selçuk, ha aseverado, no obstante, que las cifras pueden variar dado que existe la posibilidad de que hubiera visitantes en la fábrica cuando se produjo el incidente. El gobernador de Sakarya, Cetin Oktay Kaldirim, ha apuntado que en las instalaciones hay 110 toneladas de explosivos, antes de agregar que las explosiones se han podido escuchar a 30 kilómetros de distancia, según informaciones de la agencia de noticias DPA.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Retoman las labores de rescate en la mina birmana donde han muerto 162 personas
Los equipos de emergencia retomaron este viernes entre fuertes lluvias la búsqueda y recuperación de cadáveres tras el accidente ocurido la víspera en una mina de jade en el norte de Birmania (Myanmar), donde han muerto al menos 162 personas. Las tareas, en las que participan decenas de efectivos, están siendo complicadas por las duras condiciones meteorológicas y el riesgo de nuevos corrimientos de tierra. Uno de los oficiales de policía encargados de las tareas de seguridad en el operativo indicó hoy a Efe que los trabajos pararán si comienza a llover fuerte ante el riesgo de nuevos corrimientos. Una de las paredes de la mina es el principal punto de preocupación para los rescatistas ya que existe riesgo de que colapse y provoque una tragedia mayor. El Departamento de Bomberos birmano ha informado de 162 muertos y más de medio centenar de heridos por la avalancha del jueves en una mina de Hpakant, una remota localidad situada en el estado de Kachin, que sorprendió a un grupo de mineros informales que se encontraba rebuscando entre los derrubios. Miembros de los equipos de emergencia indicaron a Efe que creen que hay varios cuerpos atrapados por la tierra y cadáveres flotando en el agua todavía por recuperar. El suceso ocurrió a primera hora del jueves cuando los mineros extraían jade de las laderas excavadas en cinco parcelas abandonadas y donde los buscadores informales trabajan generalmente de manera precaria y bajo nulas condiciones de seguridad. Los accidentes en este tipo de yacimientos son habituales en el país. En abril del año pasado, al menos 54 personas murieron a causa de un corrimiento de tierras en otra mina de Hpakant, localizada a unos 800 kilómetros al norte de la capital, Naipyidó. La ONG Global Witness denunció en 2015 la precaria situación en la que trabajan los buscadores de jade en unos yacimientos que, entre otros grupos, explotan organizaciones guerrilleras, señores de la guerra, narcotraficantes y militares. Birmania es el mayor productor mundial de jadeíta, una preciada variedad de jade que se extrae principalmente en las montañas de Kachin.