Infortelecom

Noticias de trabajo

29-12-2020 | Fuente: abc.es
La pandemia no frena los asesinatos de periodistas
La pandemia, que ha llenado los hospitales y los cementerios y hecho trizas la economía global, también ha supuesto un golpe para los defensores de la libertad de expresión, que de nuevo tienen que llorar a los que se juegan la vida por emancipar a los ciudadanos con buenas informaciones. A pesar de las restricciones impuestas por el virus y las trabas que han significado para el reporterismo, un total de 50 periodistas han muerto en 2020, según el último Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), que se ha presentado hoy. Son solo tres menos que el año pasado, cuando nada dificultaba la tarea de los que salen a las calles a buscar noticias y denunciar los desmanes del poder. Son, de nuevo, cifras alarmantes, como demuestra el documento, que expone con datos otras conclusiones poco halagüeñas, que invitan a la reflexión. «La tendencia es inquietante. Hay menos muertos que el año pasado, pero la cifra sigue siendo desorbitada», denuncia Alfonso Armada, presidente de la Sección Española de RSF, al otro lado del teléfono. «Aunque ha habido menos coberturas, los periodistas han seguido siendo asesinados», lamenta, subrayando que las dificultades para trabajar, como los períodos de confinamiento o la amenaza para la salud que supone el virus, no se han traducido en menos víctimas. En otro informe de RSF publicado hace unos días, donde se detallaba el número de periodistas arrestados y desaparecidos en el mundo -387 están en la cárcel, 54, secuestrados-, se hacía énfasis en los excesos que se han cometido contra la libertad de expresión, con el pretexto de la lucha contra la pandemia -una especie de cajón de sastre- y la aprobación de marcos legislativos especiales -como el estado de emergencia, por ejemplo- para frenar el Covid-19. En primavera, durante la primera ola, se registró un elevado número de ataques contra periodistas, sin ir más lejos. El coraje de los periodistas locales Lo cierto es que los datos que ha presentado hoy la organización, que de un primer vistazo se podrían leer con optimismo, son más bien desesperantes. La realidad que dibujan resulta sombría, pues ponen sobre la mesa la indefensión de los periodistas locales -las principales víctimas de los asesinatos, lo eran 49 de los 50 muertos este año- o la debilidad de los corresponsales y los enviados especiales, una figura que agoniza por la crisis económica que padecen los medios de comunicación. «Los conflictos -señala Armada- se están cubriendo peor o mediante "freelance". El periodismo más difícil está siendo el local, porque son reporteros que tienen menos defensas, trabajan para medios locales y están más expuestos. Me admira su coraje, porque saben lo que se juegan, pero siguen informando». Confirmando esa tenebrosa tendencia, otra cifra invita a la inquietud: el 68 por ciento de los asesinados murieron en países que no están en guerra, pero donde la violencia -que se puede practicar desde el Estado o por parte de las mafias y grupos de poder de distinta naturaleza- está a la orden del día. Otro número para la reflexión: el 84 por ciento de las víctimas habían sido señaladas, después de publicar informaciones incómodas o investigar corruptelas de distinto grado. Su muerte fue intencionada, y no un accidente mientras hacían su trabajo. En este mapa de la infamia en 2020, la lista de países con más muertos queda así: en México, 8 periodistas fueron asesinados; en Irak, 6; en Afgansitán, 5, y en Pakistán y la India, 4. Los rostros Como recuerda Armada, a la frialdad de los números hay que darle el calor de la carne y los rostros, la profundidad de la vida, para comprender el drama de los hechos que describen. Hace unos días, el periodista iraní Ruholá Zam, capturado en una estrafalaria operación propia de una película de espías, fue ahoracado en Teherán, después de ser acusado de haber incitado las protestas contra el régimen de 2017. Igual que en época soviética, le obligaron a confesarse culpable de un crimen que seguramente no había cometido, en un proceso pensado para infundir miedo y callar bocas de los opositores a la República Islámica. En diciembre, la periodista afgana Malala Maiwand, una defensora de las mujeres que no se acobardaba ante el terrorismo de los fanáticos, recibió varios tiros cerca de su casa, perdiendo la vida. A principios de septiembre, el reportero Julio Valdivia, que cubría sucesos en el estado de Veracruz, México, apareció decapitado. En este país de centroamérica, el narcotráfico, que ha penetrado en las instituciones y debilitado el Estado hasta ponerlo en jaque de manera permanente, suele ser el responsable de las muertes. Con su desenlace trágico, los casos de Zam, Maiwand y Valdivia pasan a integrar la lista de los 937 periodistas asesinados en los últimos diez años, según los datos de RSF. El auge la retórica populista y su enseñamiento con la prensa, la propaganda sobre las presuntas virtudes del autoritarismo chino y la crisis del modelo de negocio de los medios de comunicación, que los sumerge en la precariedad y los debilita, permanecerán en el horizonte de las luchas de la organización. «A pesar de que muchos periodistas son asesinados por hacer su trabajo, otros toman el relevo. Periodistas dispuestos a denunciar a los grupos que extorsionan y convertirse en voz de las personas que no tienen palabra», afirmaba hoy Armada, durante la presentación del balance. Como demuestra el paso del tiempo, el periodismo sobrevive, a pesar del hostigamiento de sus perseguidores.
29-12-2020 | Fuente: abc.es
Investigan si la paranoia contra el 5G está detrás de la bomba de Nashville
El ajetreo habitual del centro de Nashville, capital del «country», con decenas de bares donde cada noche se suben a sus escenarios cantantes que esperan que alguien les descubra, lo sustituyó en la mañana de Navidad una sola canción. «Downtown» de Petula Clark, el clásico de los años sesenta, que sonó por los altavoces de una autocaravana aparcada en la zona, desierta a las 6.30 de la mañana de un festivo. Antes, los mismo altavoces emitieron un aviso en el que pedían a todo aquel que estuviera en las inmediaciones que evacuara la zona. Cuando sonó la música, la autocaravana detonó, en una explosión enorme que dañó buena parte de los edificios de alrededor. El más perjudicado, uno de la compañía telefónica AT&T, que sufrió graves destrozos. Las autoridades no tardaron en calificar la explosión de «intencionada» y todo apunta a que su autor fue Anthony Quinn Warner, un hombre de 63 años de Antioch, un suburbio de Nashville. Entre los escombros dejados por la detonación se encontraron restos de la matrícula de la autocaravana, que condujeron a él. Warner estaba dentro del vehículo y se cree que estaba solo y que fue el único fallecido en la explosión. Los misterios de la bomba que sacudió Nashville son abundantes. Desde por qué sonó «Downtown» hasta el motivo que llevó a Warner a detonar su autocaravana, previo aviso a todo el que pudiera escucharlo, de que abandonara la zona. Según aseguraron fuentes cercanas a las fuerzas de seguridad a ABC News, el FBI está «investigando seriamente» si Warner actuó por «paranoia sobre la tecnología 5G». Los investigadores creen que no es casual el hecho de que Warner aparcara la autorocaravana enfrente del edificio de AT&T, una de las compañías que están desplegando la red de 5G en EE.UU. La explosión interrumpió el servicio telefónico de emergencias 911 y dejó sin conexión a buena parte de los clientes de AT&T en el estado. «Sabemos que hay cierta información que se comparte en internet, y estamos fijándonos en todos los posibles motivos», aseguró Douglas Korneski, el jefe del FBI que dirige la investigación. Eso incluye si Warner creía que «la tecnología 5G se usa para espiar a los estadounidenses». Las teorías conspiratorias sobre la red de 5G son abundantes y han cobrado mayor fuerza en los últimos años. Circulan teorías infundadas en redes sociales de que provocan cáncer, de que son un instrumento para el espionaje de China o de que un test con esta tecnología provocó la muerte de cientos de pájaros. Élites globales En los últimos meses, con el impacto de la pandemia de Covid-19, se ha llegado a acusar al 5G de ser una tecnología implantada por las «élites globales» para diseminar el virus. Son teorías sin fundamento científico que apuntan a que las terminales contagian el virus o debilitan el sistema inmune para facilitar su transmisión. Los ataques contra instalaciones de tecnología 5G se han extendido en Europa y, con menor intensidad, en EE.UU. Pero uno de los lugares con mayor impacto en el país ha sido Tennessee. Hace un año, se declararon cuatro incendios intencionados en torres de 5G en Nashville. En mayo de este año, una circular emitida por el Departamento de Seguridad Nacional, el FBI y el Centro Nacional de Antiterrorismo califica los ataques anti-5G como la mayor amenaza a «infraestructuras críticas» a la que se enfrenta EE.UU. y advertía de los crecientes llamamientos en redes sociales a cometer actos vandálicos contra ellas. De momento, no hay pruebas suficientes para determinar que ese fue el motivo que llevó a Warner a detonar su caravana junto al edificio de AT&T. Sí se sabe que era un especialista en tecnología, y que trabajaba como consultor informático para empresas locales. Antes había tenido un negocio de alarmas contra robos. La otra vinculación con las telecomunicaciones fue el trabajo de su padre, empleado de Southern Bell, una compañía telefónica que acabó formando parte de AT&T. Su padre murió de demencia en 2011, a los 78 años. El ataque de Warner, por fortuna, no dejó ninguna otra víctima. La Policía recibió avisos de los mensajes que se emitían desde la autocaravana y trató de evacuar al máximo número de vecinos. La explosión sólo dejó tres heridos leves.
28-12-2020 | Fuente: abc.es
Los talibanes aprovechan la salida de Trump para golpear Kabul con «terrorismo selectivo»
El Gobierno afgano decidió este lunes duplicar el número de policías en Kabul, en medio de una ola de ataques selectivos que tiene casi a diario como objetivo a políticos, activistas, intelectuales o periodistas. «La presidencia de Afganistán ha acordado duplicar el número de policías en la capital», anunció el primer vicepresidente del país, Amrullah Saleh, quien reconoció que Kabul, con más de 5 millones de habitantes, tiene un número proporcional de agentes muy inferior a la media de otras grandes ciudades del mundo. El proceso de reclutamiento para aumentar las filas de la Policía requerirá «paciencia y precisión», adelantó Saleh, sin detallar el número de agentes activos. Entretanto, los puestos de control en las afueras de Kabul han sido transferidos al Ejército, y la protección de varias organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, incluidos algunos ministerios, fue puesta a cargo de los servicios de seguridad del Gobierno. «Como resultado de esto, al menos 500 policías regresaron a su trabajo principal» en la capital, dijo. Este anuncio del aumento de los cuerpos policiales en la capital llega en medio de una situación «muy peligrosa, terrible y horrible para el pueblo afgano», según resumió a Efe el director del Foro de la Sociedad Civil Afgana, Aziz Rafiee. Los asesinatos casi diarios de activistas, periodistas y otros miembros prominentes de la sociedad parecen tener como «objetivo humillar su trabajo y sus esfuerzos por los derechos humanos, el acceso a la información y la libertad de expresión para evitar que la gente esté al tanto de lo que sucede», dijo el activista. Este mismo lunes, dos ataques con bomba tuvieron lugar en la capital afgana: uno contra una camioneta del Ejército, en el que al menos una persona resultó herida al explotar la bomba adherida al vehículo, y otro cuando un artefacto explosivo en una bicicleta fue detonado al paso de un autobús que transportaba a funcionarios. «A raíz de la (segunda) explosión resultaron heridos seis civiles», dijo a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Firdaws Faramarz. Ningún grupo armado ha reivindicado estos ataques, aunque las autoridades afganas acusaron a los talibanes. El portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian, reveló a Efe que «debido a la reciente ola de violencia, incluidas las explosiones de bombas caseras de los talibanes, cientos de compatriotas han resultado muertos y heridos». «Tales ataques son crímenes de guerra contra la humanidad», dijo, asegurando que este tipo de acciones forman parte de una nueva estrategia insurgente para hacerse ver, después de haber sido derrotados en el campo de batalla. El principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, remarcó, sin embargo, en declaraciones a Efe, que sus combatientes solo atacan objetivos militares. «Nuestra política es muy clara, solo atacamos los objetivos que son miembros de los círculos de seguridad del enemigo (..) que están directamente involucrados en la guerra. Pero los asesinatos selectivos de civiles, miembros de la sociedad civil, profesores universitarios y líderes religiosos no son responsabilidad nuestra ni parte de nuestra estrategia de guerra», subrayó. Mujahid culpó a los miembros del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y a las agencias de inteligencia afgana de esos atentados. «Estos ataques los llevan a cabo ellos mismos (las fuerzas afganas) o por orden suya. Quieren eliminar a las figuras que critican a la Administración de Kabul, o fabricar propaganda negativa contra los combatientes talibanes», sentenció.
28-12-2020 | Fuente: as.com
Oliveras, copiloto de Roma, se pierde el Dakar por COVID-19
Será sustituido por el francés Alex Winocq. "Lo lamento por Dani después de todo el trabajo de preparación", dice el piloto catalán, ya en Arabia.
28-12-2020 | Fuente: as.com
Gandoy y Adri Castro, positivos en la vuelta al trabajo del Deportivo
Los dos canteranos no presentan síntomas, pero estarán 10 días aislados. Uche está de permiso y hay varios jugadores con molestias.
28-12-2020 | Fuente: as.com
El Albacete regresa al trabajo
El equipo manchego comienza a preparar el primer partido del año que tendrá lugar el domingo ante el Málaga en el Carlos Belmonte.
28-12-2020 | Fuente: as.com
Messi, preocupado: "¿Neymar? ¿Y cómo le pagas al PSG?"
El argentino elogió el trabajo del holandés, al que le reconoció el mérito de tratar de construir un proyecto en unas condiciones financieras preocupantes.
27-12-2020 | Fuente: elmundo.es
El 'show' del Gobierno empaña el hito mundial de la primera vacuna
Empaqueta las dosis en el logo institucional del Ejecutivo y presenta como un triunfo propio el trabajo liderado por la UE. Casado le acusa de «propaganda» y de una «nefasta gestión» 
27-12-2020 | Fuente: elmundo.es
El 'show' del Gobierno empaña el hito mundial de la primera vacuna contra el Covid-19
El Ejecutivo mpaqueta las dosis en el logo institucional del Ejecutivo y presenta como un triunfo propio el trabajo liderado por la UE 
26-12-2020 | Fuente: as.com
Oyarzabal apunta al derbi vasco
El eibarrés se ejercita con normalidad en la vuelta al trabajo en Zubieta. Guridi, Aritz y Silva también entrenan con el grupo.