Infortelecom

Noticias de trabajo

30-12-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia carga contra los «rambitos» enviados por España «para extraer a criminales castristas y chavistas»
El delegado presidencial ante la comunidad internacional y expresidente boliviano Jorge «Tuto» Quiroga ha cargado este domingo de nuevo contra los «rambitos» en referencia a los policías españoles enviados a «extraer a criminales castristas y chavistas». Además, Quiroga ha exigido al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que se disculpe con Bolivia. «Qué penoso que Pedro Sánchez esté haciendo operativos con rambos para extraer a criminales, delincuentes blancoides y fraudulentos que conocen del proyecto castrista y chavista», ha afirmado en rueda de prensa recogida por la prensa boliviana. Quiroga se ha referido así a los cuatro policías que acompañaban a una delegación diplomática española que se dirigía a la residencia oficial de la embajadora mexicana en La Paz y que fueron grabados cubriéndose la parte inferior del rostro. Las autoridades bolivianas consideran «un atropello» a la soberanía del país la presencia de agentes encapuchados y presumiblemente armados. «Estos cuatro falsos James Bond han llegado el 20 de diciembre y vinieron con el fin de extraer a criminales y delincuentes», ha afirmado en referencia a los altos cargos del Gobierno del expresidente Evo Morales asilados en la delegación mexicana y que según Quintana estarían implicados en narcotráfico, fraude electoral o financiación de «Pablo Iglesias, jefe de Podemos español», «todos miembros del proyecto socialista de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Daniel Ortega de Nicaragua». Además, ha destacado que él mismo se ha reunido con embajadores europeos y no llegan con personal de seguridad como lo hizo la encargada de negocios de España. Quiroga lamentó que Sánchez arruine el gran trabajo de reconstrucción de la imagen de España que hizo la Monarquía para «borrar las cicatrices de la colonia», y ahora vuelva bajo el «colonialismo criminal» disponiendo operativos para congraciarse con Podemos y así conformar un cogobierno en España con gente ligada proyecto del socialismo del siglo XXI. Quiroga ha señalado que los presidentes Rafael Correa, Hugo Chávez y Evo Morales pagaron 450.000 dólares al filósofo español Juan Carlos Monedero para el proyecto de la moneda única que nunca funcionó entre los gobiernos socialistas. «Así de ladrones fueron estos españoles. Lo triste y preocupante es que tienen enorme influencia en España», ha argumentado. «Señor Pedro Sánchez, no nos cuente cuentos de la visita diplomática. No nos tome por borregos. Diga la verdad ¿Qué hacia el cónsul en esa visita? ¿Iba a darles pasaporte? Discúlpese ante Bolivia y llévese a sus cuatro rambos», ha declarado. Para Quiroga, tanto Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, como Pedro Sánchez defienden a Evo por formar parte del proyecto castrista y de los «socios listos» del siglo XXI teniendo en cuenta que Morales «es el principal proveedor de la materia prima para la cocaína». El pasado 27 de diciembre la encargada de negocios de la Embajada de España, Cristina Borreguero, se dirigió a la residencia oficial de la Embajada mexicana en dos coches, pero policías bolivianos impidieron el paso de dos vehículos y personal de seguridad --al menos cuatro individuos-- salieron del coche encapuchados y presumiblemente armados, según las autoridades bolivianas, que consideran este acto un «atropello» a la soberanía de Bolivia. Madrid asegura que era una visita «cortesía» y negó que pretendieran facilitar la salida de los antiguos altos cargos del Gobierno del expresidente Evo Morales. Dentro la Embajada mexicana se encuentran aproximadamente diez antiguos dirigentes en calidad de asilados políticos, cuatro de ellos con orden de aprehensión. Son el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana; la exministra de Culturas Wilma Alanoca; el exgobernador de Oruro Víctor Hugo Vásquez y el exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC) Nicolás Laguna.
29-12-2019 | Fuente: abc.es
Las matanzas masivas baten récords en EE.UU. en 2019
En 2017, EE.UU. vivió la mayor matanza con arma de fuego de su historia, cuando un hombre armado hasta los dientes se parapetó en una habitación de un hotel de Las Vegas y disparó de forma indiscriminada contra los asistentes a un festival de música country. Murieron 59 personas. El año pasado fue el de las grandes movilizaciones sociales para impulsar -una vez mas, sin grandes logros- un mayor control en el acceso a las armas de fuego. Las lideraron estudiantes que sobrevivieron a la matanza del instituto de Parkland (Florida). La lacra de las muertes masivas en EE.UU. es, sin embargo, tozuda y este año ha batido récords. Hoy se cierra 2019 con un total de 41 matanzas masivas, según el cálculo que cada año realizan la agencia de noticias AP, el periódico ?USA Today? y la Universidad Northeastern. El estudio contabiliza como matanzas masivas aquellas en las que al menos fallecen cuatro personas, sin contar al perpetrador del ataque. El número de episodios violentos de este tipo es el mayor desde que se empezó a realizar el estudio, en 2006, pero los investigadores no han encontrado ningún año con más matanzas masivas desde que hay datos fiables, desde la década de 1970. El siguen año con más casos fue 2006, con 38 matanzas. Solo hubo que esperar 19 días para que ocurriera uno de estos sucesos. Fue en el condado de Clackamas, en Oregón, en el Noroeste del país,. Un hombre de 42 años mató a su madre, su padrastro, su novia y su hija de nueve meses. Lo hizo con un hacha, una circunstancia que la separa de la mayoría de estas tragedias, que ocurren con armas de fuego. Solo ocho de las 41 matanzas las muertes no fueron a tiros. En seis casos fueron con armas blancas -cuchillos, hachas- y en dos casos los perpetradores prendieron fuego a una casa para matar a los que estaban dentro. Sí fue normal en aquel episodio que los fallecidos fueran gente que conocía el atacante. La mayoría de estas tragedias tienen que ver con reyertas familiares, peleas en el mundo de la droga, violencia de bandas o simple odio dirigido contra compañeros de trabajo. En 18 de las 41 matanzas, los muertes afectaron a familiares del perpetrador. En la memoria colectiva Esta matanza, como tantas otras, normalmente no fue más allá de las páginas de los periódicos regionales o de un seguimiento en el informativo local. Solo las que tienen un número elevado de fallecidos, más allá de la decena, llegan al conocimiento de todo el país. Los nombres de muchas de ellas queda en la memoria colectiva del país, como una tragedia inevitable que sigue sumando apellidos, con referencias al lugar en el que sucedieron: Columbine, Virginia Tech, Sandy Hook, Aurora, San Bernardino, Pulse, Las Vegas? Este año, el nombre que quedará es el de El Paso, la ciudad de Texas fronteriza con México, y su Walmart, el centro comercial donde Patrick Crusius, de 21 años, disparó de forma indiscriminada contra los clientes. Mató a 22 personas. Fue un ataque de odio, calentado por una ideología del nacionalismo blanco y antiinmigrante que ha cogido impulso desde el ascenso al poder de Donald Trump, y que estuvo dirigido contra los hispanos que viven en El Paso y los muchos mexicanos que cruzan la frontera para hacer compras en el centro comercial. La tragedia fue a comienzos de agosto, un mes que centró la atención en el debate sobre el acceso a las armas porque aglutinó otras dos matanzas en pocos días: una más en Texas, en Odessa, pocos días después -ocho muertos-, y otra en Dayton (Ohio), con nueve muertos. La sucesión de masacres coincidió con el arranque de los debates entre candidatos demócratas a la presidencia de EE.UU., los que buscan ser el nominado del partido y disputar la reelección de Trump. El más agresivo fue Beto O?Rourke -ahora ya fuera de la carrera presidencial-, que es de El Paso y convirtió la regulación de las armas en su gran propuesta como candidato. Control en el acceso a las armas Todos los demócratas apuestan por un mayor control en el acceso a armas, sobre prohibir las que son de estilo militar y establecer un sistema de evaluación de los compradores más estricto. Este mismo fin de semana, el favorito en las primarias demócratas, el ex vicepresidente Joe Biden, volvió a hacer un llamamiento en ese sentido: «A la gente de EE.UU. se nos están acabando las lágrimas, pero no se nos pueden acabar la fortaleza y la decisión para conseguir avances», escribió en un correo electrónico a sus seguidores. Incluso Trump pareció dispuesto a promover cambios tras el aluvión de matanzas de agosto. Aseguró que habría «discusiones serias» entre los líderes del congreso para instaurar controles «significativos» al acceso a las armas. Una llamada con Wayne LaPierre, máximo responsable de la Asociación Nacional del Rifle, el principal ?lobby? de lar armas y un actor clave en el apoyo político a Trump, le hizo atemperar su postura y dijo que los controles actuales ya son «muy, muy fuertes» y que las tragedias con armas de fuego son sobre todo «un problema mental».
29-12-2019 | Fuente: as.com
Dónde han disfrutado las vacaciones navideñas los madridistas
La plantilla merengue se incorpora mañana al trabajo tras recargar pilas en distintos destinos y de mano de planes diferentes.
29-12-2019 | Fuente: as.com
El Atlético vuelve de vacaciones sin Koke ni João Félix, en Dubai
El vallecano trabajó sobre el césped en solitario para intentar estar recuperado el próximo domingo contra el Levante. El portugués recogió el Globe Soccer en Dubai.
29-12-2019 | Fuente: as.com
El Barça vuelve al trabajo sin Sergi Roberto ni Wagué
El de Reus se ausentó con permiso del club por el fallecimiento de su madre mientras que el senegalés fue baja por culpa de una conjuntivitis.
29-12-2019 | Fuente: as.com
El Granada regresa al trabajo con un ojo puesto en el mercado
Las prioridades pasan por un lateral, un delantero y un centrocampista avanzado con último pase. Además, no se descarta que pueda llegar un central.
28-12-2019 | Fuente: as.com
Olivera será la única baja en el arranque del año frente al Madrid
El uruguayo fue expulsado en la última jornada de 2019 en Villarreal. Bordalás recupera a los lesionados. El martes vuelven al trabajo.
28-12-2019 | Fuente: as.com
Deck: ?A jugadores como Mirotic se les frena como equipo?
El alero argentino no ve diferencias entre medirse al Barça en la ACB o en la Euroliga y cree que la gran mejora del Madrid se debe ?al trabajo semanal?.
28-12-2019 | Fuente: as.com
Los deberes de Curro Torres: defensa, fortaleza en casa y protagonismo
El trabajo de Torres al frente de la plantilla albivermella se centrará en tres parcelas en las que el equipo debe mejorar sustancialmente.
28-12-2019 | Fuente: abc.es
Turquía amplía su política expansionista militar en Oriente Próximo
Están siendo unas Navidades de sangre en Trípoli, la capital de Libia, un país en guerra civil desde hace ocho años y en caos total tras la revolución que produjo la caída del dictador Muammar Gadafi en el 2011. Desde entonces, allí no conocen la paz. Ahora, el conflicto se alarga, porque se dispone a intervenir el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con el envío de soldados en apoyo del gobierno de Trípoli, encabezado por Fayez al Sarraj y avalado por las Naciones Unidas y la comunidad internacional. El débil Ejecutivo de Trípoli se ve asediado por las tropas del general rebelde Jalifa Hafter, que ha aumentado su presión militar desde el mes de abril. De este clima de inestabilidad, quiere sacar provecho el presidente Erdogan, relanzando la carta del expansionismo económico-militar turco del Mediterráneo. Fracasado el golpe militar que sufrió en el 2016 y fortalecido por la victoria de referéndum constitucional al año sucesivo y sus campañas militares en el norte de Siria, Erdogan se lanza ahora al enésimo desafío para obtener una posición de privilegio en el Mediterráneo, con el objetivo añadido de buscar la legitimación de Turquía al acceso de las reservas de hidrocarburos. El gobierno de Trípoli pidió formalmente la intervención turca, para que le diera apoyo militar «por tierra, mar y aire» contra el Ejército del general Jalifa Hafter. El envío de soldados tiene ya una fecha. La ha revelado el presidente Erdogan durante un encuentro con miembros de su partido: «Tenemos una invitación para el envío de tropas y la aceptaremos tan pronto como el parlamento reinicie sus trabajos. Si Dios lo quiere, la propuesta pasará en el parlamento el 8 o 9 de enero». La noticia fue acogida con alarma en Egipto, que apoya al general rebelde Hafter, y en Europa, porque se teme un inevitable aumento de la escalada militar. También tiene sus reservas el presidente Putin, aunque Erdogan le ha replicado: «Basta con las ayudas a Haftar, es un general rebelde responsable de la guerra». La situación preocupa especialmente a Italia, país que tiene grandes intereses petrolíferos en Libia. Teme además que un incremento de la inestabilidad haga aumentar la salida de pateras de inmigrantes hacia las costas italianas. De ahí que el ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, viajara oficialmente a Trípoli el pasado 17 de diciembre, para entrevistarse con el premier Fayed al Sarraj. Di Maio manifestó que el único camino para encontrar una solución debe ser la diplomacia: «Hay que excluir la vía militar», dijo el ministro italiano, pero la realidad parece mucho más complicada. La solución diplomática consiste en la organización de la conferencia de Berlín, en la que trabaja Alemania con el apoyo de Naciones Unidas. Alemania, Francia e Italia mantienen contactos para que esa conferencia se celebre a finales del próximo mes de enero, con el objetivo de lograr un cese el fuego y de que se reanuden las negociaciones de paz. Se trabaja contra reloj en esa conferencia, porque el general Haftar ha anunciado que desea lanzar un ataque final para conquistar Trípoli. Si eso se produjera, «se corre el riesgo de que haya un baño de sangre en la capital libia porque se lucharía en la calle cuerpo a cuerpo», ha manifestado Ghassan Salamé, enviado especial de la ONU en el conflicto. El problema para Europa y Naciones Unidas es que han sido testigos lejanos de la guerra civil libia y han perdido su influencia en el país, viéndose suplantados por otros actores regionales e internacionales, como Turquía y Rusia. De ahí el reciente viaje del ministro de Exteriores italiano a Trípoli para buscar, en nombre de Europa, recuperar la influencia perdida. Los analistas consideran que podría ser demasiado tarde, porque el juego se ha hecho muy complicado y difícil. Incluso la tradicional disputa de Francia e Italia por granjearse la simpatía del gobierno de Trípoli parece hoy superada por la realidad de los hechos sobre el terreno. El general rebelde Haftar no tiene ninguna intención de sentarse en la mesa de negociaciones. El avance de sus tropas hacia Trípoli pone en riesgo y condiciona la conferencia de Berlín, porque hoy se está imponiendo a la diplomacia el lenguaje de las armas. En definitiva, el conflicto libio ha adquirido ya una dimensión internacional. La guerra civil se está transformando en conflicto regional. Desde finales de octubre, los rusos han entrado de forma masiva apoyando al general Haftar tanto con mercenarios como con el envío de armas, lo que está creando cada vez más dificultades al gobierno de Trípoli. Al Sarraj confía ahora, más que en Europa y en la diplomacia, en las tropas que le ha prometido Erdogan.