Infortelecom

Noticias de terrorismo

24-12-2020 | Fuente: abc.es
La Casa Blanca estudia «blindar» al heredero Saudí
La Administración Trump se plantea otorgar a Mohammed bin Salman, el príncipe Heredero de Arabia Saudí, la inmunidad legal frente a una querella que le acusa de buscar el asesinato de un antiguo alto cargo de la inteligencia de su país, según ha desvelado «The Washington Post». Se trata de Saad Aljabri, un colaborador directo del anterior príncipe Heredero, Mohammed bin Nayef. Aljabri era uno de los líderes de antiterrorismo en Arabia Saudí y desarrolló relaciones fuertes con sus homólogos en Estados Unidos. Cuando Bin Salman se instauró como príncipe Heredero en 2015, Aljabri perdió su posición y en 2017 dejó Arabia Saudí. Ahora acusa a Bin Salman de querer asesinarle de la misma manera en la que se le acusó de ordenar la muerte del disidente y periodista Jamal Khashoggi en Estambul en el otoño de 2018. Un escuadrón saudí le asesinó y desmembró en el consulado saudí de la ciudad turca. Bin Salman ha negado cualquier implicación en los hechos. Petición de inmunidad La acusación de Aljabri, presentada el pasado verano, no contiene pruebas consistentes para determinar que Bin Salman planee su asesinato. Pero el mes pasado, funcionarios del Departamento de Estado de Estaddos Unidos le enviaron un cuestionario sobre la petición de Arabia Saudí de dar inmunidad a su príncipe Heredero. Si Bin Salman la obtiene, le eximiría de responsabilidades legales en Estados Unidos por ese caso y, quizá, se extenderían hasta las demandas presentadas en el país por la muerte de Khashoggi o por una operación de descrédito contra una periodista de la cadena Al Jazeera. Es habitual que jefes de Estado y de Gobierno extranjero reciban la inmunidad durante el ejercicio de su cargo. Donald Trump ha forjado una relación fuerte con Arabia Saudí y Bin Salman, y ha defendido en público al príncipe Heredero. Joe Biden, el que será su sucesor a partir del 20 de enero, ha asegurado que «revaluará» la relación con el país de Oriente Próximo, en medio de protestas en Estados Unidos por la muerte de Khashoggi y reiterados abusos y violaciones en derechos humanos. Trama rusa Está por ver si la inmunidad para Bin Salman llegará antes del fin de la presidencia de Trump, que en las últimas semanas en el cargo está utilizando sus poderes ejecutivos para conceder indultos. Esta semana ha anunciado veinte perdones presidenciales, incluidos dos condenados en la llamada «trama rusa», tres exdiputados republicanos y cuatro miembros de una empresa de seguridad estadounidense que protagonizaron una matanza de civiles iraquíes en 2007. Es muy probable que Trump amplíe los indultos de aquí al 20 de enero, entre especulaciones de que otorgue el perdón presidencial a miembros de su familia ?e incluso a sí mismo? para potenciales investigaciones federales en el futuro.
22-12-2020 | Fuente: marca.com
El Ineos de Bernal, víctima del 'ecoterrorismo' en Bélgica
  Leer
22-12-2020 | Fuente: as.com
El Ineos, víctima del 'ecoterrorismo' en Bélgica
Según informa el medio belga Het Nieuwsblad, al menos seis vehículos del equipo han resultado pintados y atacados con mensajes como 'Ineos caerá'.
18-12-2020 | Fuente: abc.es
Foro España Ecuador, mirando al futuro
En la recta final del año el director de ABC, Julián Quirós, reúne al presidente de Ecuador, Lenin Moreno y al ex presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Foro ABC España Ecuador, mirando al futuro. El encuentro se retransmitirá este lunes, a las 19.30 en streaming, desde los estudios de ABC-Vocento de Madrid. El efecto Covid-19 ha sacudido, con especial virulencia, los pilares financieros de ambos países. Ecuador, la sexta economía de Sudamérica, atravesó momentos trágicos con imágenes difíciles de borrar de la memoria. La crisis obligó a la Administración de Lenin Moreno a diseñar un plan de recuperación urgente en todos los ámbitos. El Fondo Monetario Internacional (FMI) supo entender la situación y el Gobierno renegociar la deuda para que el país pueda volver a la senda del crecimiento. Julián Quirós, abordará en el Foro estas cuestiones y otras de igual trascendencia. Algunas, sin duda, serán motivo de debate o reflexión. En el plano económico se impone con urgencia conocer los detalles de ese plan estratégico de recuperación de Ecuador, donde España tiene inversiones en sectores principales como minería, hidrocarburos, conserveras y textil. ¿Quiénes pueden liderar el proceso? ¿Qué oportunidades de inversión surgen de esta crisis para España? ¿En qué medida la amnistía fiscal puede ser un aliciente para el retorno de inversores? ¿Cuál es la mejor opción, aumentar o reducir impuestos? y ¿realmente favorece o perjudica a Ecuador tener el dólar como moneda propia? son algunos de los asuntos a abordar a los largo de 45 minutos de conexión en directo con Quito. En este contexto, los planes de modernización del Gobierno de Lenin Moreno sufren el azote de la pandemia pero el país no se detiene y continúa en búsqueda de nuevas fórmulas que le permitan avanzar en temas que hacen al presente y al futuro de todos: la inclusión digital y el desarrollo de energías renovables donde Ecuador tiene un potencial formidable. En simultáneo, otras preguntas pueden surgir. ¿Cuál es el modelo más eficiente, inversión pública, privada o mixta? ¿Tienen límite las exportaciones de hidrocarburos? o ¿Cómo convencer a las empresas del sector de que tengan vocación de permanencia en Ecuador?, necesitan respuestas convincentes. En Ecuador saltaron las primeras chispas de ese polvorín andino que se extendió por Perú y Chile el pasado año. Las elecciones de febrero, a las que Lenin Moreno, desde el primer día de su Gobierno, rehusó presentarse pueden sacudir el tablero de la estabilidad que reclama todo inversor. ¿Hay garantías de que el proceso electoral y el Gobierno que salga del mismo mantendrá la normalidad democrática? ¿Es posible terminar con el «narcoterrorismo» que se ha instalado en algunos puntos de Ecuador? Por último y con la intervención del ex presidente Rodríguez Zapatero, ¿Cómo es posible que dos hombres de izquierda tengan una mirada tan diferente sobre el régimen de Venezuela? Se abre una etapa nueva con la esperanza de las vacunas para erradicar el coronavirus pero el tiempo es oro para la humanidad y los más de 17 millones de ecuatorianos, angustiados por su futuro. El Foro ABC España Ecuador propone analizar los diferentes escenarios, pensar iniciativas y arrojar luz en un horizonte nuevo.
17-12-2020 | Fuente: abc.es
Diez años de la Primavera Árabe: Túnez como ejemplo y regresión en el resto de la región
La inmolación de Mohamed Buazizi el 17 de diciembre de 2010 en Túnez fue el catalizador de unas protestas que se extendieron por la región, dando lugar a la conocida como «Primavera Árabe», un proceso que, una década más tarde, se ha saldado con la caída de varios regímenes autoritarios pero ha desencadenado varias guerras y una oleada contrarrevolucionaria que ha impedido la materialización de las principales demandas de los manifestantes. Las protestas aumentaron su intensidad en enero de 2011 tras la muerte de Buazizi y derivaron en la huida del país del presidente, Zine el Abidine ben Alí, en el poder desde 1987 y quien el 14 de enero puso rumbo a Arabia Saudí, una dimisión que envalentonó a los manifestantes en la región, que exigían una mayor democratización y avances a nivel de derechos. La salida del poder de Ben Alí rompió la imagen de inmovilidad de los gobiernos y dio esperanzas de cambio a la población, que salió en masa a las calles para exigir la dimisión de sus líderes o al menos cambios que derivaran en una mejora de su calidad de vida, gracias a la mayor facilidad para organizar las manifestaciones a través de las redes sociales. Esta sensación se vio reforzada por la dimisión en febrero del presidente de Egipto, Hosni Mubarak, tras una represión que dejó cerca de 800 muertos, si bien puso en alerta a los gobernantes regionales, que recurrieron a una mayor violencia para reprimir las manifestaciones. Esto provocó que países como Siria y Libia se vieran sumidos en sendas guerras que, en el caso del segundo, derivaron en una implicación internacional directa que se saldó con la captura y ejecución del líder libio, Muamar Gadafi, en octubre de 2011. El caso de Siria fue aún más complejo debido a los numerosos intereses internacionales, que provocaron que la guerra derivada de la represión de las fuerzas de Bashar al Assad se convirtiera en un conflicto internacionalizado que sigue activo y que ha dejado cientos de miles de muertos y millones de refugiados y desplazados. Asimismo, decenas de miles de yemeníes salieron a protestar contra el desempleo y exigir la dimisión del presidente, Alí Abdulá Salé, que cedió el poder en 2012 a su vicepresidente, Abdo Rabbu Mansur Hadi, quien no logró satisfacer las demandas e hizo frente a un refuerzo del poderío de los huthis, unas tensiones que en 2014 sumirían al país en una guerra civil con tintes regionales. Bahréin fue otro de los países en los que las protestas tuvieron especial importancia, encabezadas por chiíes que denunciaban discriminación a manos de la gobernante dinastía suní --unas protestas apoyadas por sectores de la comunidad suní--, si bien las autoridades las aplastaron con apoyo de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (UAE). La 'Primavera Árabe' tuvo ecos en Marruecos, Argelia, Mauritania, Kuwait, Omán, Irán o Arabia Saudí, pero en estos casos las autoridades pudieron capearlas con reformas cosméticas y promesas de una mejora de la calidad de vida y una mayor lucha contra la corrupción. Progresos La oleada revolucionaria ha tenido a Túnez como el escenario de los mayores progresos, si bien los sucesivos gobiernos han sido incapaces de mejorar la situación económica, empeorada por una cadena de atentados que dañó al sector turístico. Asimismo, la población permanece desencantada con la falta de avances y el aún muy elevado desempleo. El resto de los países han sufrido un retroceso de su situación, especialmente Siria, Yemen y Egipto, donde un golpe de Estado en 2013 puso fin al breve mandato del islamista Mohamed Mursi --primer presidente electo del país-- y llevó al poder al entonces jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi, quien ha lanzado una campaña de represión contra islamistas y activistas. Al Assad sigue en el poder en Siria, que continúa sumido en una guerra en la que han estado implicados múltiples países y en el marco de la cual Estado Islámico logró aprovechar el caos para instaurar un 'califato' que cubría partes de Siria e Irak, países en los que ha sido derrotado militarmente, si bien permanece activo. La muerte de Gadafi generó una lucha de poder en Libia que desencadenó en 2015 un conflicto entre administraciones enfrentadas tras las parlamentarias del año anterior, si bien durante los últimos meses los esfuerzos de mediación han derivado en un alto el fuego en el país, otro escenario de las disputas regionales que ha implicado a países como Egipto, Rusia, EAU y Turquía. La situación en Yemen, que ya era el país más pobre de la región antes del estallido de la guerra en 2014, es aún más alarmante por la crisis humanitaria en la que se encuentra sumido y a los continuados combates entre los huthis, apoyados por Irán, y la coalición liderada por Arabia Saudí que respalda a Hadi. En Bahréin, la dinastía Al Jalifa ha retenido el poder entre las denuncias de ONG por la campaña de detención de activistas y líderes opositores, que ha incluido la disolución de la principal formación opositora y la condena a cientos de personas por cargos de terrorismo, en medio de las tensiones entre Manama y Teherán. Nuevos movimientos populares Sin embargo, una de las lecciones de la «Primavera Árabe» fue que las movilizaciones podían provocar cambios en sus gobiernos, lo que se ha visto replicado posteriormente en Argelia y Sudán, donde Abdelaziz Buteflika y Omar Hasán al Bashir, respectivamente, cayeron en 2019 ante la presión de las calles. Las protestas en Argelia estallaron en 2019 ante los planes de Buteflika, quien se encontraba impedido tras sufrir un derrame cerebral en 2013, de presentarse a un quinto mandato y concluyeron con su dimisión y la celebración de presidenciales en diciembre, en las que Abdelmayid Tebune se impuso en medio de una baja participación. La caída de Al Bashir, quien llegó al poder en 1989 a través de un golpe de Estado, tuvo lugar en una nueva asonada tras meses de manifestaciones por la crisis económica y la falta de oportunidades, reprimidas por las fuerzas de seguridad y grupos paramilitares. La transición abierta tras el acuerdo entre la junta y la oposición ha derivado en reformas que han permitido alcanzar un acuerdo de paz con varios grupos rebeldes y la anulación de leyes discriminatorias, como la que regulaba la forma de vestir y el comportamiento público de las mujeres. Líbano ha sido otro de los epicentros de las protestas, que provocaron la dimisión de Saad Hariri en octubre de 2019 debido a la crisis económica, social y política, facetas del histórico inmovilismo y sectarización de la política libanesa. Las explosiones del 4 de agosto en el puerto de Beirut provocaron nuevas protestas que causaron la dimisión de su sucesor, Hasán Diab, quien sigue en funciones hasta que Hariri --designado nuevamente-- logre ensamblar un Ejecutivo. Irán ha sido escenario de manifestaciones por la mala situación económica --empeorada por las sanciones de Estados Unidos--, unas protestas reprimidas con firmeza que han dejado cientos de muertos, en lo que Teherán tilda de un intento por parte de actores internacionales de derribar a la República Islámica. Irak ha sido también escenario de protestas --especialmente a raíz de octubre de 2019--, centradas en la mala situación económica y la corrupción. Las movilizaciones, que se saldaron con cientos de muertos, provocaron la dimisión del primer ministro, Adel Abdul Mahdi, y su sucesor, Mostafá al Kazemi, se ha comprometido a investigar la muerte de manifestantes e impulsar una campaña de reformas. Estos países son algunos ejemplos de la caída del llamado 'muro del miedo' ante los regímenes autocráticos y del resurgimiento de las protestas populares tras varios años de silencio, provocado en parte por el descenso al caos de Siria, Yemen y Libia, algo usado por algunos gobernantes como una justificación para reprimir las manifestaciones con el argumento de mantener la estabilidad.
16-12-2020 | Fuente: abc.es
La novia de Coulibaly, que participó en la matanza contra Charlie Hebdo, culpable por asociación terrorista
Un tribunal francés condenó este miércoles a Hayat Boumeddiene, expareja de un militar islamista que mató a cuatro personas en un ataque en 2015 contra un supermercado judío, por cargos relacionados con el terrorismo. Boumeddiene era novia de Amedy Coulibaly, él mismo formaba parte de los hombres armados que estuvieron detrás del ataque mortal cpmtra la revista satírica Charlie Hebdo en enero de 2015. Coulibaly mató a tiros a una mujer policía 24 horas después del ataque a CharlieHebdo. Un día después, las fuerzas de seguridad mataron a Coulibaly durante un asedio en el supermercado kosher. Se cree que Boumeddiene está viva y huyendo de una orden de arresto internacional en Siria, donde se unió a Estado Islámico.
16-12-2020 | Fuente: elmundo.es
El Rey destaca la "deuda profunda de la democracia" con las víctimas, que critican la política del Gobierno con los presos de ETA
Las víctimas reciben con silencio las palabras de Grande Marlaska durante la entrega de los premios de la Fundación de Víctimas del Terrorismo 
16-12-2020 | Fuente: abc.es
Maduro ataca a las ONG de ayuda humanitaria para niños y ancianos por presunto terrorismo
Acoso y hostigamiento. El régimen de Nicolás Maduro arremete contra las ONG y las criminaliza. Este martes el Tribunal Cuarto de Control allanó las oficinas de «Convite», incautó su equipo de trabajo e interrogó a su directiva por presunto terrorismo, lo que ha dejado sin tratamiento médico e insumos a miles de personas que dependen de su ayuda. Convite es la segunda ONG de ayuda humanitaria después de «Alimenta la Solidaridad», que es víctima de la persecución y acoso por parte del régimen por simplemente recibir fondos internacionales para atender a los sectores más necesitados y vulnerables de la crisis que asola a Venezuela. El director de Convite, Luis Francisco Cabezas, declaró por las redes sociales: «Nuestro trabajo humanitario permite apoyar con medicamentos e insumos. No somos el problema. Somos parte de la solución ante tanto sufrimiento. Basta de hostigamiento y persecución». Y agregó: «Nuestro trabajo se ha enfocado en atender y escuchar las necesidades de las personas mayores. Hemos sido un apoyo y socorro para miles de personas en condición de vulnerabilidad. Donar medicamentos no es delito», antes de ser llevado por los agentes policiales de las Fuerzas de Accione Especiales (FAES) que vestían máscaras de calaveras negras. Desde hace cinco años, Convite ha venido trabajando con las personas mayores, 3 de cada 5 ancianos se acuestan con hambre, es decir, apenas comen una vez al día. El 25% de las personas mayores viven solos y subsisten con una pensión de 0,88 centavos al mes. Al exigir el cese del hostigamiento hacia los defensores de los derechos humanos y la devolución de todos los bienes que las FAES han incautado de su oficina, Cabezas señala que «es urgente brindar asistencia y protección a la gente de tercera edad». Si el régimen decide bloquear los fondos y cerrar Convite «será una gran pérdida para las personas que son atendidas y dependen de los medicamentos que les suministramos». Luisa Kislinger protestó al régimen por el ataque a Convite. Y no le falta razón para quejarse: «Cuando mi madre estuvo enferma @conviteac fue una de las ONG que nos ayudó a conseguir sus medicamentos Convite ayuda a miles de personas como mi madre en medio de la emergencia humanitaria compleja en #Venezuela Basta de criminalizar a quienes defienden DDHH y ayudan», escribió en su cuenta de Twitter. Peligra la comida de 25.000 niños Las ONG «Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convive» también fueron víctima de persecución y hostigamiento. El pasado 24 de noviembre un grupo de la Policía Nacional contra la Corrupción allanó las oficinas de esta ONG y la casa de su director Roberto Patiño además de congelar todas sus cuentas bancarias por orden se la superintendencia bancaria (Sudeban). «Estas acciones comprometen seriamente las operaciones de los comedores y ponen en riesgo la atención de niños venezolanos y sus familias en comunidades vulnerables. El hostigamiento busca criminalizar las actividades de ayuda y asistencia a las comunidades amenazando a miles de mujeres comprometidas con trabajar por su comunidad, y cuyo objetivo no es otro que tratar de contener las gravísimas consecuencias para la salud, la nutrición y la convivencia social de la situación humanitaria que hoy padecemos», dijo Patiño. Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convive son miembros del Plan de respuesta humanitaria de las Naciones Unidas, tiene entre 4 y 7 años de experiencia y han beneficiado a 25.000 niños y familias en riesgo de inseguridad alimentaria, así como madres lactantes, mujeres embarazadas y a personas de la tercera edad. Durante la pandemia han atendido a más de 14 hospitales y centros de salud, entregado más de 65.000 alimentos a través de la red apoyo a los trabajadores de la salud, por lo que aseguraron que el equipo está en disposición de colaborar con las autoridades en suministrar toda la información necesaria. Actualmente, hay 240 comedores en 14 estados. Este año empezaron atendiendo a 11.000 niños y esperan llegar a 18.000 al finalizar el año, de acuerdo con las recientes declaraciones dadas por Patiño a este portal, en las que destacó que 6 de cada 10 comedores está cocinando con leña, en vista de la escasez de bombonas de gas. Además de los niños también se benefician los trabajadores, dijo Mauro Zambrano, activista del sector salud y directivo de Monitor Salud.
15-12-2020 | Fuente: abc.es
Los países árabes aliados de Israel abren consulados en el Sahara Occidental
Apenas cuatro días después de que Donald Trump reconociera la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, Baréin anunció su intención de abrir un consulado en El Aiún. El rey, Hamad bin Isa Al Jalifa, aliado del presidente estadounidense, emitió un decreto para el establecimiento de la legación en la antigua colonia española, en disputa con el Frente Polisario. Baréin se convertirá en el tercer país árabe en abrir consulado tras Jordania y Emiratos Árabes Unidos (EAU), tres naciones aliadas de Estados Unidos en Oriente Medio y con acuerdos de paz con Israel, que cuentan también con presencia en un territorio calificado como «no autónomo» por las Naciones Unidas, que ocupa y administra Marruecos. Además de estos países árabes, Rabat ha lanzado en los últimos meses una intensa campaña diplomática para lograr que países africanos optaran por Al Aaiún o Dajla para abrir consulados, y desde el final de 2019 son al menos once lo que han dado este paso: República Centroafricana, Santo Tomé, Gabón, Guinea, Djibouti, Costa de Marfil, Liberia, Comoras, Zambia, Esuatini (Suazilandia) y Burundi. Marruecos interpreta la inauguración de cada sede como un gesto de apoyo a su soberanía sobre el Sahara Occidental, un paso más en su intento de «marroquinizar» la zona ante el bloqueo del conflicto en Naciones Unidas. Importantes compensaciones Baréin firmó en septiembre en la Casa Blanca los Acuerdos de Abraham por los que normalizó de manera oficial sus relaciones con Israel. El pequeño reino del Golfo siguió un camino abierto por EAU, al que ya se han sumado también Sudán y Marruecos. El próximo en la lista, según los medios israelíes, podría ser Omán, y desde el Estado judío confían en que Arabia Saudí tampoco tarde en establecer relaciones diplomáticas. Estados Unidos es el impulsor de estos acuerdos por los que, a cambio de normalizar relaciones con Israel, ofrece importantes compensaciones a los firmantes. En el caso de Marruecos, los estadounidenses reconocieron su soberanía sobre el Sahara Occidental, y pusieron miles de millones en inversiones y la venta de aviones no tripulados de última generación sobre la mesa, según revelaron The New York Times y la agencia Reuters. En el caso de Sudán, Washington se comprometió a retirarle de la lista de países patrocinadores del terrorismo, un paso clave para que las autoridades de Jartum puedan acceder a financiación de otros países. El secretario de Estado, Mike Pompeo, informó de que se han cumplido los 45 días necesarios desde la notificación al Congreso y confirmó la salida de Sudán de esta lista negra. El primer ministro sudanés, Abdalá Hamdok, celebró en Twitter que, «después de tres décadas de aislamiento global, nos unimos a la comunidad internacional como una nación pacífica que apoya la estabilidad global».
14-12-2020 | Fuente: abc.es
Sahara Occidental, moneda de cambio entre mercaderes
Se veía venir. Tras Egipto (1979) y Jordania (1994), la senda abierta por los llamados Acuerdos de Abraham (2020) ha acelerado el proceso de reconocimiento de Israel por parte de países árabes, con Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Sudán por delante. Y ahora Marruecos se suma a la lista en un movimiento del más crudo perfil mercantilista. Así, con una compensación tan atractiva como el reconocimiento estadounidense a la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental ocupado, hay que interpretar lo que ya antes hizo Abu Dabi (a cambio de garantías de seguridad por parte de Washington y de los sofisticados cazas F-35) y Jartum (como vía obligada para salir de la lista de países promotores de terrorismo). Y es bien evidente que a los actores implicados en estas obscenas operaciones poco les ha importado que supongan un desprecio a la ONU, al derecho internacional y, menos aún, a los palestinos. Ya desde hace años eran bien conocidos los vínculos, no solo comerciales sino también militares y de inteligencia, entre Rabat y Tel Aviv. Incluso en 1994 ambos decidieron abrir secciones de intereses en las respectivas capitales, al calor de los entonces esperanzadores Acuerdos de Oslo (finalmente cerradas en 2000, tras el estallido de la segunda Intifada). Para Marruecos? cuyo monarca es presidente del Comité Al Qods, creado por la OCI hace más de cincuenta años como un órgano más en defensa de la causa palestina y en el que participan quince países musulmanes?, el control no solo efectivo sino también formal del Sahara ocupado es una prioridad nacional. Y de ahí que, ante el gesto de Trump, no haya tenido reparo alguno en pagar el precio de reconocer a Israel, aunque tenga una opinión pública netamente propalestina y pueda suponer algún revuelo puntual en un conflicto que se ha reactivado recientemente. A fin de cuentas, Rabat siente que el tiempo corre a su favor, como resultado del cansancio de la población ocupada y de la que habita los campamentos de Tinduf y, mucho más, por su abrumadora superioridad militar y diplomática frente a su adversario saharaui. Vínculo militar Visto así, reconocer a Israel es una contraprestación asumible, entendiendo que Joe Biden difícilmente podrá revertir la decisión de su antecesor, aunque solo sea porque entonces tendría que hacer lo propio con el reconocimiento estadounidense de los Altos del Golán sirios como territorio israelí; algo imposible de imaginar. Se trata además de un gesto que refuerza el vínculo que Rabat mantiene con Washington desde hace décadas, visto (junto a España) como el guardián de la puerta de Gibraltar y como un aliado relevante en la lucha contra el terrorismo internacional. Un vínculo cada vez más notorio en el terreno militar, con recientes adquisiciones marroquíes de cazas F-16, carros de combate M1 Abrams, misiles contracarro TOW, helicópteros de ataque Apache, drones MQ-9 Reaper y diversos cañones, cohetes y misiles (incluyendo el Harpoon Bloque II). Y aunque se suele entender que ese impresionante rearme responde a la clásica competencia con una Argelia que también se afana por sumar puntos como líder regional, quedan muchas dudas por el camino sobre cómo una economía en crisis como la marroquí podrá financiar ese dispendio y cómo afecta esa carrera armamentística a España. Por su parte, Trump sigue apurando sus últimos días en la Casa Blanca no solo para complicar aún más la gestión a su sucesor, sino también para sumar supuestos «éxitos» en política exterior que le sirvan en su intento de volver a la presidencia. Un empeño que para Israel se traduce en regalos, puesto que se ve recompensado con el reconocimiento por parte de países árabes no solo sin tener que ceder nada sustancial a cambio, sino incluso con avances como los citados Altos del Golán y la totalidad de Jerusalén como propios. Más bazas electorales en manos de Netanyahu en vísperas de volver a las urnas. Y por el camino resulta irrelevante para los actores implicados en este mercadeo si la ONU queda aún más debilitaba, si se abre aún más la puerta a que otros tengan comportamientos igualmente contrarios al derecho internacional (¿quién le dice ahora a Putin que la anexión de Crimea es inaceptable?) y si se hace totalmente visible el abandono de los palestinos. Jesús A. Núñez es codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria España, desairada y confundida Como potencia administradora del territorio saharaui España queda en una posición delicada ante una política de hechos consumados sobre los que, todo indica, no ha sido ni consultada. Con el tiempo ha quedado claro el giro desde una posición de «neutralidad activa», tras la que se escondía el cálculo de que el retraso en la solución del problema mantenía entretenido a Marruecos en otros temas distintos a Ceuta y Melilla, a otra en la que se percibe un notable acercamiento a las posiciones marroquíes por entender que, más importante que el futuro de unos saharauis crecientemente abandonados a su suerte, es la colaboración marroquí en la represión del narcotráfico, la emigración irregular y la lucha contra el terrorismo. No es fácil para ningún Gobierno español convencer con estos argumentos a una opinión pública mayoritariamente prosaharaui. De ahí la insistencia en escudarse en la ONU como marco de resolución (sabiendo lo improbable de que algo así suceda), al tiempo que se va haciendo inocultable el creciente sesgo favorable a Rabat. Nada de eso ha servido ni para resolver el conflicto ni tampoco para defender mejor los intereses nacionales, al albur de las no siempre compartidas decisiones de Rabat. Por el contrario, Marruecos aumenta su peso en Washington, su poder militar empieza a inquietar y España parece cada vez más impotente. Y la postergación de la RAN solo muestra la confusión reinante.
...
7
...