Infortelecom

Noticias de terrorismo

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El número dos de la junta militar de Egipto se enfrentará a Al Sisi en las presidenciales
El ex Jefe del Estado Mayor egipcio Sami Anán, «número dos» de la junta militar que gobernó Egipto tras la caída del presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011, anunció hoy su intención de presentarse a los próximos comicios presidenciales, previstos para marzo. En un vídeo publicado en su cuenta de Facebook, el exmilitar criticó la política del presidente, el exmariscal Abdelfatah Al Sisi, al asegurar que ha militarizado los asuntos de la administración del Estado marginando a los civiles. «Vivimos una situación crítica en la historia de Egipto llena de retos, encabezados por las amenazas del terrorismo, el deterioro de la vida social de los egipcios y de la capacidad del Estado para (..) manejar sus recursos» terrestres e hídricos, dijo. Según Anán, esta situación se ha producido debido «a las políticas erróneas que han dejado únicamente en manos de las Fuerzas Armadas la responsabilidad de enfrentarse a estos desafíos, sin una política racional que empodere al sector civil para que desempeñe su papel junto a las Fuerzas Armadas». Asimismo, pidió el apoyo del pueblo egipcio para lograr las 20.000 firmas necesarias para validar su candidatura y que los candidatos deben reunir antes del 30 de este mes. Anán, que fue relegado de su cargo de Jefe del Estado Mayor en agosto de 2012 por el presidente islamista Mohamed Mursi, quien lo nombró consejero presidencial, también aseguró que en caso de ser elegido, contará con dos viceprensidentes. Uno de sus escuderos, a los que se refirió como el «núcleo civil», es el exdirector de un organismo oficial de control de las cuentas del Estado Hisham Yinena, que saltó a la fama por denunciar casos de corrupción en la Administración y que fue condenado por ello a un año de prisión. El segundo es el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de El Cairo Hazem Hosni, a quien designó como portavoz oficial. Anán es el segundo exmilitar que muestra su intención de concurrir a la liza electoral. Antes que él, el ex primer ministro Ahmed Shafiq ya anunció su deseo de presentarse a los comicios, aunque varias semanas después dio marcha atrás al asegurar que no se consideraba la «persona óptima» para gobernar el país. Personas de su entorno más cercano denunciaron, sin embargo, que Shafiq fue presionado para retirarse. Anán fue relegado de su cargo como jefe de Estado Mayor el 12 de agosto de 2012 y renunció a su puesto de consejero presidencial el 1 de julio de 2013, dos días antes del golpe de Estado que derrocó a Mursi y que devolvió el poder político a los militares, que lo ostentaban desde 1952, con el breve paréntesis de los doce meses que duró la presidencia de Mursi.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Asad denuncia la «brutal ofensiva» de Turquía y le acusa de apoyar al terrorismo
El presidente sirio, Bachar al Asad, acusó hoy a Turquía de apoyar el terrorismo con su ofensiva contra el enclave de Afrín, controlado por milicias kurdas y situado en la provincia noroccidental siria de Alepo. «La brutal agresión turca contra la ciudad siria de Afrín no se puede disociar de la política del régimen turco desde el primer día de la crisis siria, que se ha basado principalmente en el apoyo al terrorismo y a las organizaciones terroristas bajo distintos nombres», dijo Al Asad, según un comunicado de la Presidencia siria. Al Asad hizo estas declaraciones en un encuentro en Damasco con el presidente del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores de Irán, Kamal Jarazi. El presidente sirio subrayó, además, que «la victoria contra el terrorismo en Siria e Irak, y la determinación de Irán en el asunto nuclear, han frustrado el plan diseñado para la región con el fin de fragmentar sus Estados, controlar su soberanía y controlar sus decisiones independientes», se indica en la nota. Tropas turcas junto a sus carros de combate en la frontera con Siria - EFE La agencia de noticias oficial siria, SANA, agregó que Al Asad agradeció a Irán su apoyo en todos los ámbitos, sobre todo, en la lucha contra el terrorismo y por su contribución a los triunfos del ejército sirio contra los terroristas. Por su parte, Jarazi hizo hincapié en la importancia de continuar la cooperación bilateral para hacer frente a las «conspiraciones» y recordó que la sintonía existente entre Siria e Irán ha desempeñado un papel positivo al respecto. Asimismo, felicitó a Al Asad y al pueblo sirio «por las victorias alcanzadas contra los terroristas» e hizo mención especial a la recuperación por parte de las fuerzas armadas sirias del estratégico aeropuerto de Abu Duhur, en el norte del país. También manifestó su confianza de que habrá más éxitos en el futuro, tanto en el terreno político como el militar. Desde ayer, el ejército turco, respaldado por facciones rebeldes sirias, desarrolla una ofensiva contra el enclave de Afrín, dominado por las milicias kurdosirias, a las que Ankara considera terroristas por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda presente en Turquía. Anoche, el Gobierno sirio instó a la comunidad internacional a detener «de inmediato» la ofensiva de Turquía contra Afrín. «Siria pide a la comunidad internacional que condene esta agresión turca y adopte medidas para detenerla de inmediato», exhortó una fuente del Ministerio sirio de Exteriores en declaraciones a la agencia estatal.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump exige a Erdogan que frene su ataque a los kurdos en Siria
Aliados pero casi enemigos. La condición de socios de la OTAN de Estados Unidos y Turquía cada vez parece más una coincidencia que un motivo de cooperación. El último gran choque suena con estrépito en Siria, donde el cruce de intereses convierte el tablero en una figura poliédrica. La ofensiva militar estadounidense contra Daesh (ISIS), en colaboración con las milicias kurdas, topa con la encarnizada batalla que Turquía mantiene contra uno de sus enemigos naturales. Su último ataque en Afrin, un territorio controlado por los kurdos sirios de YPG, mina la intención de Washington de resolver cuanto antes la campaña contra los yihadistas. Hoy, Trump llamó desde el Despacho Oval a su homólogo, a quien «urgió a detener sus operaciones, que ponen en peligro la guerra contra Daesh y la vida de muchos refugiados del conflicto», según informó la Casa Blanca. Con dilatada experiencia y creciente radicalidad en la islamización de su país, Erdogan es un hueso duro de roer. Como lo demuestra el juego a dos bandas que ha iniciado con su acercamiento a Moscú, la otra potencia en el avispero sirio. El presidente estadounidense demandó a Erdogan que contenga su ofensiva militar contra un aliado imprescindible para el Pentágono. En su último movimiento de palo y zanahoria, el veterano gobernante musulmán recurría al primero cuando el 20 de enero con un nuevo empellón para expulsar a los kurdos. La operación «Rama de Olivo» se cruzaba con el anuncio previo de Estados Unidos de establecer 30.000 soldados en la frontera con Turquía, con la que estudia crear una «zona de seguridad», a lo largo de treinta kilómetros, que minimice el enfrentamiento sobre el terreno. Tras su conversación con Trump, la Casa Blanca informó de que Erdogan se había comprometido a «trabajar en una estrategia conjunta» con Estados Unidos. Aunque, lejos de amilanarse, pocas horas antes de su charla, Erdogan se había mostrado rotundo: «La campaña continuará hasta que el último terrorista quede neutralizado». «Reconquistado el 98%» del territorio autodenominado por los yihadistas Estado Islámico, el Pentágono no quiere soltar el acelerador ante una previsible victoria contra el terrorismo yihadista que reforzaría a Trump. Sólo el pasado fin de semana, 150 yihadistas de Daesh murieron víctimas de los bombardeos aliados. «La liberación de Siria no está lejos», se permitió afirmar el Comando Central del ejército norteamericano. En paralelo, los bombardeos turcos han provocado el desplazamiento de 5.000 civiles, denuncian los kurdos. Los roces entre EE.UU. y Turquía forman parte de la tradición diplomática. Ahora, la táctica militar comparte protagonismo con los conceptos. La calificación de «grupo terrorista» que el discurso oficial de Ankara emplea para tachar a las milicias kurdas, no es compartida por EE.UU.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. busca que Cuba deje de ser uno de los países más desconectados del mundo
Estados Unidos ha creado un grupo de trabajo -Cuba Internet Task Force- para expandir el acceso a internet y a los medios independientes en la isla, una de las medidas del memorando en el que el presidente Donald Trump fijó el pasado junio su política hacia el país caribeño. El grupo lo integrarán personas de dentro y fuera del Gobierno de Estados Unidos y su objetivo será la «promoción del flujo informativo libre y no regulado en Cuba», según ha informado el Departamento de Estado en un breve comunicado. El régimen de Cuba, uno de los países más desconectados del mundo, denunció la iniciativa como «subversiva». Para ello, EE.UU. examinará los retos tecnológicos y oportunidades de expandir el acceso a internet y a los medios independientes en la isla. La primera reunión pública del grupo tendrá lugar el 7 de febrero en el Departamento de Estado. Esta iniciativa ya se anunció en el memorando con el que Trump presentó el pasado junio su giro en la política hacia Cuba, que paralizó la apertura sin suspender las relaciones diplomáticas. Entonces, se informó de que el Gobierno de EE.UU. intentaría expandir el acceso a internet en la isla «mediante un grupo de trabajo y con programas y actividades que promuevan la libertad de expresión a través de medios de comunicación independientes y con un acceso a la información libre y desregulado», informa Efe. «Camino muy viejo» El Gobierno de La Habana, por su lado, consideró la creación del «Cuba Internet Task Force» como una «política fracasada» y, como sus anteriores programas «subversivos», no logrará cambiar el orden interno en la isla, asegura este miércoles en portada el diario oficial Granma. «Si la administración del presidente Donald Trump pretende usar nuevas tecnologías para imponer cambios en el ordenamiento interno de Cuba, escogió caminos muy viejos que ya demostraron en el pasado su inoperancia e inefectividad», indica el texto. Cuba es uno de los países más desconectados del mundo y el libre acceso a internet es una asignatura pendiente para el Gobierno de la isla, que desde hace tres años ha comenzado lentamente a ofrecer servicios de conexión a la red, primero en áreas públicas, ahora en los hogares y a lo largo de este año desde el teléfono móvil. Sin embargo, la mayoría de los cubanos no puede acceder a internet desde su móvil y muy pocos hogares tienen una conexión de banda ancha. Una hora de internet en un centro público cuesta 1,5 dólares (1,2 euros), en un país en el que el salario medio mensual es de 30 dólares (24 euros), informa Reuters. El Gobierno cubano achaca su lentitud en el desarrollo de la red al alto coste, que en parte atribuyen al embargo de EE.UU. Los críticos del régimen de Raúl Castro, sin embargo, aseguran que La Habana teme perder el control. «Contraproducente» Algunos observadores consideran contraproducente la creación de este grupo de trabajo para expandir internet en la isla. Michael Bustamante, profesor asistente de historia de América Latina de la Universidad Internacional de Florida, señala que «al poner la cuestión del acceso a internet en un marco político explícito, esto solo creará mayores obstáculos para las compañías estadounidenses de telecomunicaciones que tienen asociaciones con el lado cubano». Además considera que «medidas como estas fortalecen la posición de aquellos en Cuba para quienes la perspectiva (y la realidad) de la intromisión externa justifica la máxima precaución respecto a la reforma interna». Ataques acústicos Las relaciones de Estados Unidos y Cuba pasan por un momento muy delicado porque Washington acusa a La Habana de saber quién perpetró en 2016 y 2017 los supuestos ataques a 24 de sus funcionarios en la isla y no decírselo, además de no haberlos protegido adecuadamente. Aunque Cuba lo niega, Estados Unidos dejó su embajada en La Habana en mínimos el pasado septiembre por esta crisis, y expulsó de Washington a 17 funcionarios de la legación cubana. Esto se suma a las medidas para limitar el comercio y los viajes de estadounidenses a la isla, iniciativas todas que han alejado a Washington y La Habana tras la esperanza que supuso el deshielo iniciado por el expresidente Barack Obama. En los últimos días, el Gobierno cubano ha informado de varias reuniones técnicas en Washington con funcionarios estadounidenses sobre ciberseguridad, narcotráfico y terrorismo, encuentros sobre los que el Departamento de Estado no ha informado y a los que se ha dado un muy bajo perfil desde la capital estadounidense.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Estamos intentando evitar un accidente con EE.UU. en Manbij»
La tensión no deja de subir en el noreste de Siria, tras el comienzo el pasado 20 de enero de la campaña turca «Rama de olivo» contra las Unidades de Movilización Popular kurdas (YPG), el brazo sirio del PKK, que controlan puntos claves junto a la frontera con Turquía, como el cantón kurdo de Afrin. El estado mayor turco justificó la ofensiva como necesaria para «garantizar la estabilidad y seguridad fronteriza». Una semana más tarde, la operación puede llevar al enfrentamiento de las fuerzas de Erdogan con las de EE.UU., un aliado de Turquía, pues el segundo gran escenario de la ofensiva será, según anunció el propio presidente turco hace unos días, el enclave de Manbij, donde las milicias del YPG están apoyadas por fuerzas de la Coalición, en particular de EE.UU. Ante la posibilidad de un ataque a Manbij, el portavoz de la coalición, Ryan Dillon, fue muy claro el pasado miércoles: «Las fuerzas de la coalición en esta zona tienen derecho a defenderse y lo harán si es necesario», declaró a Reuters. Una postura que no habría variado en las últimas horas, según fuentes del Pentágono, a pesar de la petición del Gobierno turco a las tropas estadounidenses de que se retiraran de Manbij. Algo que sí aceptaron las fuerzas rusas en Afrin. Además de retirarse, Moscú permitió el acceso al espacio aéreo controlado por ella, para bombardear la ciudad. Conversaciones «EE.UU. es un aliado bilateral, y también dentro de la OTAN, y estamos en permanente contacto entre las autoridades. Nuestro ministro de Exteriores habló con el secretario de Estado, Rex Tillerson, y nuestro presidente con Trump. Hasta ahora no hay ninguna confrontación. Estamos haciendo todo lo posible para que no ocurra un accidente. El objetivo en la región es eliminar una amenaza contra la seguridad nacional. Y nuestros aliados nos han expresado, tanto EE.UU. como otros, que entienden el objetivo de la operación», asegura a ABC el embajador de Turquía en España, Ömer Önhon. REUTERS Durante la conversación telefónica que mantuvieron este miércoles Erdogan y su homólogo estadounidense, este último manifestó su preocupación ante una operación que puede poner en peligro la guerra contra Daesh y la vida de los refugiados. Sobre si Ankara estaría dispuesta a llevar la operación hasta el final en Manbij, aunque tuviera que enfrentarse a las fuerzas estadounidenses, el embajador turco esquiva la pregunta: «Esa es una cuestión táctica de la operación, y no es muy conveniente que yo diga algo sobre ella». Ayer, el viceprimer ministro y portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozdagun, lanzó un aviso a EE.UU.: «Aquellos que apoyan a una organización terrorista, serán un objetivo en la batalla», informa Reuters. Artículo 51 El embajador turco justifica la operación «Rama de olivo» ante «el vacío de autoridad» en el noreste de Siria causado por la guerra civil. «En esta región han anidado organizaciones terroristas. Una era Daesh. Ahora se está llevando a cabo una operación contra la amenaza de la organización PKK en la región», considerada terrorista por Turquía, EE.UU. y la UE. «El PKK e YPG están haciendo una limpieza étnica allí. Están intentando cambiar la demografía de la región y expulsando a los árabes. Están cometiendo crímenes contra la humanidad, pero lo están enmascarando diciendo que están luchando contra Daesh», sostiene el diplomático, refutando el papel clave de las milicias kurdas a la hora de acabar con el «califato» yihadista. Acusada de violar la soberanía de Siria, por el presidente Bashar al Assad, el diplomático defiende la legalidad de la operación llevaba a cabo por Turquía «Cumple todas las normas del derecho internacional. Se está llevando a cabo de acuerdo con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas que se refiere a la legítima defensa de cada país y además está de acuerdo con las resoluciones del Consejo Seguridad de las Naciones Unidas sobre la lucha contra el terrorismo», afirma. Añade, además, que en este momento en territorio sirio hay «soldados de EE.UU., de Irán, de Francia, fuerzas de la Coalición que llevan a cabo operaciones. Y el motivo de su presencia es la amenaza hacia su seguridad desde miles de kilómetros. Ninguno comparte frontera con ellos. Nosotros, sí».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump pide perdón por difundir vídeos de la extrema derecha
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido perdón por retuitear vídeos del grupo extremista británico Britain First. Apenas se recuerdan actos de disculpa del excéntrico dirigente estadounidense, un raro acto de contrición que puede explicarse por un posible acuerdo económico entre el presidente de los Estados Unidos y la primera ministra británica Theresa May. «Si me dicen que estos son gente horrible, gente racista, yo no tenía ni idea, me disculpo si quieres que lo haga», dijo Donald Trump en una entrevista con ITV emitió un extracto este viernes, refiriéndose al movimiento extremista Britain First. Sus retweets de tres videos anti-musulmanes publicados por la vicepresidenta de este pequeño partido habían causado indignación en el Reino Unido. La primera ministra británica denunció el comportamiento de Trump tildándolo de «un error», que hizo que Trump respondiera - «haría bien en preocuparse más por el terrorismo»- tensando las relaciones entre ambas potencias aliadas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Turquía está intentando evitar un accidente con EE.UU. en Manbij»
La tensión no deja de subir en el noreste de Siria, tras el comienzo el pasado 20 de enero de la campaña turca «Rama de olivo» contra las Unidades de Movilización Popular kurdas (YPG), el brazo sirio del PKK, que controlan puntos claves junto a la frontera con Turquía, como el cantón kurdo de Afrin. El estado mayor turco justificó la ofensiva como necesaria para «garantizar la estabilidad y seguridad fronteriza». Una semana más tarde, la operación puede llevar al enfrentamiento de las fuerzas de Erdogan con las de EE.UU., un aliado de Turquía, pues el segundo gran escenario de la ofensiva será, según anunció el propio presidente turco hace unos días, el enclave de Manbij, donde las milicias del YPG están apoyadas por fuerzas de la Coalición, en particular de EE.UU. Ante la posibilidad de un ataque a Manbij, el portavoz de la coalición, Ryan Dillon, fue muy claro el pasado miércoles: «Las fuerzas de la coalición en esta zona tienen derecho a defenderse y lo harán si es necesario», declaró a Reuters. Una postura que no habría variado en las últimas horas, según fuentes del Pentágono, a pesar de la petición del Gobierno turco a las tropas estadounidenses de que se retiraran de Manbij. Algo que sí aceptaron las fuerzas rusas en Afrin. Además de retirarse, Moscú permitió el acceso al espacio aéreo controlado por ella, para bombardear la ciudad. Conversaciones «EE.UU. es un aliado bilateral, y también dentro de la OTAN, y estamos en permanente contacto entre las autoridades. Nuestro ministro de Exteriores habló con el secretario de Estado, Rex Tillerson, y nuestro presidente con Trump. Hasta ahora no hay ninguna confrontación. Estamos haciendo todo lo posible para que no ocurra un accidente. El objetivo en la región es eliminar una amenaza contra la seguridad nacional. Y nuestros aliados nos han expresado, tanto EE.UU. como otros, que entienden el objetivo de la operación», asegura a ABC el embajador de Turquía en España, Ömer Önhon. REUTERS Durante la conversación telefónica que mantuvieron este miércoles Erdogan y su homólogo estadounidense, este último manifestó su preocupación ante una operación que puede poner en peligro la guerra contra Daesh y la vida de los refugiados. Sobre si Ankara estaría dispuesta a llevar la operación hasta el final en Manbij, aunque tuviera que enfrentarse a las fuerzas estadounidenses, el embajador turco esquiva la pregunta: «Esa es una cuestión táctica de la operación, y no es muy conveniente que yo diga algo sobre ella». Ayer, el viceprimer ministro y portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozdagun, lanzó un aviso a EE.UU.: «Aquellos que apoyan a una organización terrorista, serán un objetivo en la batalla», informa Reuters. Artículo 51 El embajador turco justifica la operación «Rama de olivo» ante «el vacío de autoridad» en el noreste de Siria causado por la guerra civil. «En esta región han anidado organizaciones terroristas. Una era Daesh. Ahora se está llevando a cabo una operación contra la amenaza de la organización PKK en la región», considerada terrorista por Turquía, EE.UU. y la UE. «El PKK e YPG están haciendo una limpieza étnica allí. Están intentando cambiar la demografía de la región y expulsando a los árabes. Están cometiendo crímenes contra la humanidad, pero lo están enmascarando diciendo que están luchando contra Daesh», sostiene el diplomático, refutando el papel clave de las milicias kurdas a la hora de acabar con el «califato» yihadista. Acusada de violar la soberanía de Siria, por el presidente Bashar al Assad, el diplomático defiende la legalidad de la operación llevaba a cabo por Turquía «Cumple todas las normas del derecho internacional. Se está llevando a cabo de acuerdo con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas que se refiere a la legítima defensa de cada país y además está de acuerdo con las resoluciones del Consejo Seguridad de las Naciones Unidas sobre la lucha contra el terrorismo», afirma. Añade, además, que en este momento en territorio sirio hay «soldados de EE.UU., de Irán, de Francia, fuerzas de la Coalición que llevan a cabo operaciones. Y el motivo de su presencia es la amenaza hacia su seguridad desde miles de kilómetros. Ninguno comparte frontera con ellos. Nosotros, sí».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un fiscal pide 25 años de prisión para Fujimori por la matanza de Pativilca
El fiscal peruano Luis Landa ha solicitado este viernes 25 años de prisión para el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) por la matanza de Pativilca. Seis campesinos fueron asesinados entonces por el grupo militar llamado Colina, formado durante su gobierno para combatir el terrorismo de Sendero Luminoso. Durante la audiencia celebrada en Lima, el fiscal de derechos humanos señaló que «la resolución que otorga el indulto (a Fujimori) no ha identificado a cuál de los procesos judiciales que se le siguen, es al que debe aplicarse la gracia presidencial; ni tampoco señala los plazos para la aplicación». Por ello pidió que la Sala Penal Nacional «declare inaplicable el derecho de gracia» y, por lo tanto, Alberto Fujimori «siga siendo procesado». El pasado 24 de diciembre, el presidente Pedro Pablo Kuczynski otorgó el indulto al expresidente Fujimori, condenado a 25 años de cárcel en 2009 por corrupción, el secuestro agravado de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer, así como por ser el autor mediato de las matanzas de Barrios Altos y la Universidad La Cantuta. Kuczynski además otorgó a Fujimori la gracia presidencial por la matanza de Pativilca, ocurrida el 29 de enero de 1992 a manos del grupo Colina o «escuadrón de la muerte». En la audiencia dirigida por la juez Miluska Cano -que preside el Colegiado B de la Sala Penal Nacional- participaron también más de diez abogados de los miembros del grupo militar Colina; la abogada de los familiares de las víctimas de la matanza de Pativilca, Gloria Cano, y el abogado de Fujimori, Miguel Pérez Arroyo. Al término de la audiencia, la juez anunció que en el plazo que indica la ley -establecido en un máximo de 15 días- determinarán si creen o no pertinente anular la gracia presidencial otorgada a Fujimori por la matanza de Pativilca. «Quieren que muera en la cárcel» El abogado de Fujimori, Pérez Arroyo, señaló por su parte que «el derecho de gracia y el indulto también son derechos humanos. Si vamos a proteger al ser humano, protejamos también al señor Fujimori». Se refirió también al «cuadro patológico que pone en riesgo la vida del expresidente si sigue en prisión. ¿A qué apuntan con querer involucrarlo (a Fujimori) en este proceso? Pues que quieren verlo morir en la cárcel». Gloria Cano, la abogada de los familiares de las víctimas, consideró que «la gracia presidencial tiene el mismo efecto que una amnistía y es un excluyente de responsabilidad que el Derecho Internacional ya ha prohibido». «El derecho a las víctimas a conocer la verdad de los hechos limita el derecho del presidente de la República para conceder indulto humanitario y gracia presidencial», agregó. El abogado penalista César Azabache indicó a ABC que la decisión de la Sala que dirige Miluska Cano de deliberar a puerta cerrada busca esperar a lo que decida la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Costa Rica, en la audiencia del próximo 2 de febrero, donde se discutirá si el indulto incumple la legislación internacional en delitos de derechos humanos. Azabache explicó que «la incógnita ahora por despejar consiste en establecer cómo se retroalimentarán ambos fallos. Si la CIDH fallara antes que la Sala, probablemente la Sala puede sentirse tentada a seguir el derrotero que marque la Corte, en lo que quepa. Pero también al contrario, si la Sala decide no aplicar la gracia y llega hasta a criticar las razones humanitarias registradas como justificación por el presidente la Corte IDH quedaría casi sin espacio para decir lo contrario». A su juicio «es clave» dirimir si es válida o no la gracia presidencial otorgada en la matanza de Pativilca, «porque guarda relación con un caso que aún no se ha discutido en un tribunal. El modo en que se vincula con el derecho de más víctimas a la verdad hace especialmente importantes estos debates». Además de Fujimori, han sido procesados y condenados por los crímenes del grupo Colina, su brazo derecho, Vladimiro Montesinos, y el exjefe del Ejército, Nicolás Hermoza Ríos.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Turquía está intentando evitar un accidente con las tropas de EE.UU. en Siria»
La tensión no deja de subir en el noreste de Siria, tras el comienzo el pasado 20 de enero de la campaña turca «Rama de olivo» contra las Unidades de Movilización Popular kurdas (YPG), el brazo sirio del PKK, que controlan puntos claves junto a la frontera con Turquía, como el cantón kurdo de Afrin. El estado mayor turco justificó la ofensiva como necesaria para «garantizar la estabilidad y seguridad fronteriza». Una semana más tarde, la operación puede llevar al enfrentamiento de las fuerzas de Erdogan con las de EE.UU., un aliado de Turquía, pues el segundo gran escenario de la ofensiva será, según anunció el propio presidente turco hace unos días, el enclave de Manbij, donde las milicias del YPG están apoyadas por fuerzas de la Coalición, en particular de EE.UU. Ante la posibilidad de un ataque a Manbij, el portavoz de la coalición, Ryan Dillon, fue muy claro el pasado miércoles: «Las fuerzas de la coalición en esta zona tienen derecho a defenderse y lo harán si es necesario», declaró a Reuters. Una postura que no habría variado en las últimas horas, según fuentes del Pentágono, a pesar de la petición del Gobierno turco a las tropas estadounidenses de que se retiraran de Manbij. Algo que sí aceptaron las fuerzas rusas en Afrin. Además de retirarse, Moscú permitió el acceso al espacio aéreo controlado por ella, para bombardear la ciudad. Conversaciones «EE.UU. es un aliado bilateral, y también dentro de la OTAN, y estamos en permanente contacto entre las autoridades. Nuestro ministro de Exteriores habló con el secretario de Estado, Rex Tillerson, y nuestro presidente con Trump. Hasta ahora no hay ninguna confrontación. Estamos haciendo todo lo posible para que no ocurra un accidente. El objetivo en la región es eliminar una amenaza contra la seguridad nacional. Y nuestros aliados nos han expresado, tanto EE.UU. como otros, que entienden el objetivo de la operación», asegura a ABC el embajador de Turquía en España, Ömer Önhon. REUTERS Durante la conversación telefónica que mantuvieron este miércoles Erdogan y su homólogo estadounidense, este último manifestó su preocupación ante una operación que puede poner en peligro la guerra contra Daesh y la vida de los refugiados. Sobre si Ankara estaría dispuesta a llevar la operación hasta el final en Manbij, aunque tuviera que enfrentarse a las fuerzas estadounidenses, el embajador turco esquiva la pregunta: «Esa es una cuestión táctica de la operación, y no es muy conveniente que yo diga algo sobre ella». Ayer, el viceprimer ministro y portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozdagun, lanzó un aviso a EE.UU.: «Aquellos que apoyan a una organización terrorista, serán un objetivo en la batalla», informa Reuters. Artículo 51 El embajador turco justifica la operación «Rama de olivo» ante «el vacío de autoridad» en el noreste de Siria causado por la guerra civil. «En esta región han anidado organizaciones terroristas. Una era Daesh. Ahora se está llevando a cabo una operación contra la amenaza de la organización PKK en la región», considerada terrorista por Turquía, EE.UU. y la UE. «El PKK e YPG están haciendo una limpieza étnica allí. Están intentando cambiar la demografía de la región y expulsando a los árabes. Están cometiendo crímenes contra la humanidad, pero lo están enmascarando diciendo que están luchando contra Daesh», sostiene el diplomático, refutando el papel clave de las milicias kurdas a la hora de acabar con el «califato» yihadista. Acusada de violar la soberanía de Siria, por el presidente Bashar al Assad, el diplomático defiende la legalidad de la operación llevaba a cabo por Turquía «Cumple todas las normas del derecho internacional. Se está llevando a cabo de acuerdo con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas que se refiere a la legítima defensa de cada país y además está de acuerdo con las resoluciones del Consejo Seguridad de las Naciones Unidas sobre la lucha contra el terrorismo», afirma. Añade, además, que en este momento en territorio sirio hay «soldados de EE.UU., de Irán, de Francia, fuerzas de la Coalición que llevan a cabo operaciones. Y el motivo de su presencia es la amenaza hacia su seguridad desde miles de kilómetros. Ninguno comparte frontera con ellos. Nosotros, sí».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las FARC tienen un centenar de propiedades en Ecuador por valor de 12 millones de euros
Las autoridades de Colombia han identificado un centenar de propiedades de las FARC en Ecuador. Así reveló el fiscal general de ese país, Néstor Martínez, quien vino a Quito a una reunión internacional de Extinción de Dominio, para encarar al crimen organizado. Las propiedades incluirían bienes inmuebles rurales y urbanos, automotores y semovientes, que sumarían unos 15 millones de dólares (algo más de doce millones de euros). Corresponderían al Frente Sur de las FARC y no constan en el listado de bienes que entregó el grupo armado para la reparación tras los acuerdos de paz. Martínez pidió la ayuda de su par ecuatoriano para recuperar las propiedades que sumarían un centenar. La presencia del fiscal Martínez ha servido para tener más información del presunto autor del atentado que la madrugada del pasado sábado destruyó el Comando de Policía en San Lorenzo, provincia de Esmeraldas, en la frontera con Colombia. Se trataría del ecuatoriano Walter Arisala, alias «Guacho», disidente de las FARC, que formaría parte de un grupo de unos 250 guerrilleros que se han desvinculado de la organización tras los acuerdos de paz. Alias «Guacho» ingresó en las FARC en 2007 y se desvinculó en 2016, tras lo cual formó su propio grupo armado. Mientras era buscado por las autoridades de Colombia habría cruzado la frontera. Vínculos con el narco El fiscal colombiano considera que el atentado estaría relacionado con negocios ilegales de narcotráfico. En concordancia, el ministro de Defensa de Ecuador, Patricio Zambrano, ha dicho también que cree se trata de «una represalia de ciertos grupos residuales de la guerrilla de Colombia vinculados con el tráfico de drogas». El ataque fue repudiado por varios presidentes de la región, quienes al tiempo de condenar el hecho inédito en Ecuador se solidarizaron con el país. Mientras que Colombia y Estados Unidos ya han enviado expertos a San Lorenzo para investigar detalles sobre el inédito ataque que mantiene conmovido al país. Sobre el coche bomba, el exministro de Defensa general Oswaldo Jarrín, dijo a ABC que «siendo de origen narco-paramilitar, significa un fallo en la prevención de actos de terrorismo, ya que es obligación de las Fuerzas Armadas, sobre todo en la frontera, prevenir estos actos». Respecto a los bienes que las FARC tendrían en el país, dijo que debe haber una estrecha colaboración entre Ecuador y Colombia para identificar los mismos ya que siendo ilegales no están registrados. El violento ataque que dejó 28 heridos, entre policías y civiles, ha abierto el debate sobre cómo afrontar el narcotráfico que se ha expandido en la región, y que solo será posible si se lo encara de manera global y con acuerdos y cooperación.