Infortelecom

Noticias de terrorismo

31-03-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. mantendrá las sanciones al régimen de Maduro a pesar del coronavirus
El gobierno de Estados Unidos no tiene intención de levantar las sanciones impuestas sobre el régimen de Venezuela aunque este lo haya pedido junto con sus aliados de Rusia e Irán en la Organización de Naciones Unidas, alegando la gravedad de la pandemia de coronavirus. Según ha dicho este lunes un alto funcionario estadounidense en una conversación telefónica con un reducido grupo de periodistas, «la razón por la que los venezolanos están en una situación tan grave es el régimen y la naturaleza de este». El jueves pasado, la fiscalía estadounidense presentó cargos contra Nicolás Maduro , otros 11 venezolanos y dos colombianos por narcotráfico y tenencia de armas, con penas de hasta cadena perpetua sin son declarados culpables. Además, el departamento de Estado ofrece 15 millones de dólares por pistas que permitan la captura de Maduro y 40 millones por otras cuatro personas, 10 millones cada uno. Por eso, la Casa Blanca apoya la petición de Juan Guaidó de confirmar un gobierno de unidad nacional, pero siempre sin Maduro. «Es una propuesta muy razonable», dijo ese alto funcionario. «Pero cualquiera que haya sido imputado por narcoterrorismo y es una persona en busca y captura internacional no debe formar parte de ningún esquema de reparto de poder o de un gobierno de emergencia nacional», añadió. Promotores del terrorismo Sí dijo esa misma fuente que de momento no hay planes de incluir a Venezuela en la lista de países que patrocinan el terrorismo, en la que están Siria, Sudán, Corea del Norte e Irán, «porque el gobierno al que reconocemos es el de Juan Guaidó, que es a quien consideramos jefe de estado». Esa designación conllevaría medidas de excepción, incluidas trabas migratorias que podrían afectar la entrada de personas como pasaporte venezolano a EE.UU. Para este alto funcionario, la responsabilidad de que el régimen de Venezuela no tenga acceso a los mercados financieros es únicamente de Maduro. «La única forma de acceder a los 1.200 millones que Venezuela necesita sería que los pidiera el gobierno debidamente reconocido de Juan Guaidó», dijo esa fuente. «El obstáculo es Maduro». «El único obstáculo para que los 30 millones de personas en Venezuela obtengan la ayuda que necesitan es un solo hombre, esa es la tragedia», añadió ese alto funcionario en referencia a Maduro. Sobre las sanciones, el Gobierno estadounidense mantiene que «la presión sobre el régimen de Maduro va a seguir en aumento, va a mantenerse, usaremos todos los instrumentos a nuestro alcance». Sí cree la administración de Donald Trump que el régimen de Maduro no es en realidad honesto con respecto a los casos reales de coronavirus en su país. De momento, sólo ha admitido 119 contagiados. «El régimen no está siendo honesto. Tenemos información suficiente sobre los números reales y los que se comunican y el efecto que está teniendo sobre el régimen», dijo ese alto funcionario. Sobre la información de que el fugado Hugo Carvajal negocia desde España su entrega, este alto funcionario dijo que es recomendable que haga lo mismo que el general Clíver Alcalá, que ya está bajo custodia de las autoridades de EE.UU., que acusan a ambos, como a Maduro, de narcoterrorismo.
30-03-2020 | Fuente: abc.es
Italia prepara un fondo de emergencia de 10.000 millones para evitar una «situación explosiva»
«La miseria mata más que la epidemia. Renta para todos». Este era el texto de una pancarta de protesta que exhibían un par de napolitanos con el puño en alto en una terraza de Scampia, un famoso popular barrio de Nápoles de unos 80.000 habitantes. Al lado de la pancarta roja, otra más pequeña portaba la firma de los que han organizado la protesta: «El Comité Velas. Queremos todo». Hoy parece claro a los alcaldes italianos, sobre todo en el sur, que la ayuda prometida por el primer ministro, Giuseppe Conte, en la noche del sábado (4.300 millones de euros a los ayuntamientos para las familias y 400 millones para bonos de comidas a quienes pasan hambre) es absolutamente insuficiente. «Nos llega escasamente para 15 días», ha dicho el alcalde de Palermo, Leoluca Orlando. El coro de la protesta de los regidores contra el Gobierno llega desde el norte y sur de Italia. Algunos definen la ayuda como calderilla. El vicepresidente de la Asociación nacional de Alcaldes (ANCI), Roberto Pella, afirma que, para empezar, son necesarios al menos mil millones para los indigentes. La presidenta de Calabria, Jole Santelli, critica la ayuda del Gobierno, por considerarla solamente «una puesta en escena humillante para los ciudadanos». Situación explosiva «La situación es explosiva y tenemos que dar una respuesta a las necesidades prioritarias de los italianos que no disponen de ningún paracaídas socio-económico», reconoce una fuente del ministerio de Economía recogida por «Il Messaggero». Para los que tienen un salario fijo, pueden acogerse al paro -le llegará a finales de mayo-, pero nada tienen los precarios. De momento, en los 8.000 municipios italianos, voluntarios de Protección Civil han comenzado a distribuir bolsas de comida y productos de primera necesidad. No tocan a mucho, porque se reparten 400 millones de euros en bonos de comida, Y el hambre llega a casi tres millones de personas, según la influyente asociación de la agricultura italiana Coldiretti. En trabajo en negro hay casi cuatro millones de personas, en su gran mayoría en el sur (más del 80%), que ya protestan y piden que también a ellos el gobierno les debe dar una «renta de ciudadanía». Fondo de emergencia El Gobierno prepara un «fondo de emergencia» de 10.000 millones de euros, para sostener a seis millones de trabajadores con dificultades para acogerse al paro y a una asistencia social. De ese fondo les llegaría a cada uno un bono de 1.600 euros para dos meses, abril y mayo (800 por mes). El gran debate está ahora en qué hacer para ayudar a las personas que perciben unos ingresos en negro y que, a causa de la crisis del coronavirus, están en muy grave dificultad económica, pues sus actividades se han cerrado completamente. Se discute si deben ser incluidas en el fondo de emergencia. El ministerio de Economía calcula que al menos habría que meter a otros tres millones de personas, lo que tendría un coste demasiado elevado para «legitimar» el trabajo en negro de quien hasta ahora percibía de forma irregular o ilegal sus ingresos. Grillo pide una renta universal En campo ha descendido incluso el fundador del Movimiento 5 Estrellas, Beppe Grillo, quien se ha despertado del letargo en que había estado en los últimos meses. Desde su púlpito de internet, su célebre blog, Grillo ha predicado una solución populista: «Es necesario relanzar la ayuda de una renta de base universal e incondicionada para todos los italianos. Algunos sectores no volverán a ser jamás como antes». Para Grillo, las fuentes principales de financiación serían varias: «Impuestos a las grandes fortunas; revisar las tasas a las rentas de capital y a la propiedad intelectual, y la llamada ?ecotasa?». En definitiva, Grillo propone la fórmula de asistencia social para el sur con la que el Movimiento 5 Estrellas (M5E) ganó las elecciones en marzo 2018: la llamada «renta de ciudadanía», una ayuda de unos 550 euros de media destinada a quienes no tienen empleo, con la esperanza de que lo encuentren. Ese plan ha sido un fracaso en el sur, como demuestra que no creó empleó y se convirtió en «pan para hoy y hambre para mañana». Ha sido puro asistencialismo. Prueba de ese fracaso es que el M5E, que arrasó en las últimas elecciones generales con un 33%, ha caído en picado en las encuestas: actualmente tiene un 14% en intención de voto. Enrico Giovannini, prestigioso economista, exministro de Trabajo y Asuntos Sociales, ha presentado este lunes al Gobierno y al parlamento, como portavoz de la Alianza Italiana para el Desarrollo Sostenible, un programa para ayudar a los más débiles, los excluidos de ayudas sociales. «Sirve una ayuda para los trabajadores en negro, pero solo se debe hacer en el breve periodo; después de la epidemia se debe pasar a medidas estructurales con planes de formación». La mafia, un problema inquietante La emergencia socioeconómica derivada del coronavirus tiene connotaciones preocupantes, sobre todo en las áreas del sur, infiltradas por la criminalidad organizada. Así lo explica Federico Cafiero, fiscal nacional antimafia y antiterrorismo: «La crisis de liquidez que está sufriendo un número enorme de familias representa una gran oportunidad para la mafia. Ahora quien tiene mucho dinero, a comenzar por los narcotraficantes, ostenta un poder inmenso. Los clanes pueden ofrecer dinero y trabajo a personas que a causa de la epidemia han perdido todo». Así, la historia se repite. Es evidente que al Estado se le presenta un gran desafío. La protesta del comité de las Velas es una de las muchas del sur, pero es emblemática. Piden, con el apoyo del exmagistrado Luigi de Magistris, alcalde Nápoles, de izquierdas, la «inmediata concesión de una renta de cuarentena para quien no tiene dinero». Las Velas de Scampia son un complejo residencial construido en el homónimo barrio de Nápoles entre 1962 y 1975. Adoptaron ese nombre por la forma triangular que recuerda a una vela. Eran inmensos edificios de construcción popular, con cientos de apartamentos. Como una vela al viento, con este barrio se pretendió que fuera un símbolo de desarrollo y libertad. Pero con el tiempo las Velas se convirtieron en sinónimo de degradación, pobreza y miseria. Las Velas, símbolo de Gomorra Las Velas de Scampia eran también el símbolo de «Gomorra», la famosa novela de Roberto Saviano llevada al cine y a la televisión. Allí la camorra, prácticamente sin ser molestada, hacía sus negocios de tráfico de droga, sembrando destrucción y muerte en la juventud. Inicialmente, el complejo de las Velas estaba compuesto por siete edificios; de ellos, tres fueron demolidos entre 1993 y 2005. Quedaban en pie cuatro. Serán derribados tres y el cuarto será reformado para albergar oficinas. En febrero se inició el derrumbe de uno de los cuatro edificios que quedaban en pie. Las cámaras de televisión acudieron para filmar la histórica demolición de tan emblemática construcción popular, de la que no que quedará piedra sobre piedra. En algunas gentes de Scampia la presencia de informadores suscitó una reacción de protesta. El grito legítimo de esa gente fue «Scampia no es Gomorra». Sin duda, Scampia no es solo la Gomorra de Saviano, pero sí fue eso sobre todo en las Velas, porque durante muchísimos años fue la guarida de los camorristas para sus negocios sucios y criminales. Durante una veintena de años fue el supermercado de la droga europeo más importante. Allí no se sentía la presencia del Estado. La camorra se convirtió en el «antiEstado», sustituyendo al Estado hasta el punto de crear una especie de «asistencial social» dando trabajos ilegales a chavales, que luego se convertían en pequeños traficantes de droga o pushers, mientras familias enteras custodiaban la droga, el dinero e incluso armas. Por ejemplo, Emanuele Marigliano, en la hora de la demolición ha explicado a diversos medios: «Cuando era un chaval, mi modelo no era mi padre que se rompía la espalda en el taller mecánico, sino el boss que se abría paso con la moto o en coches de lujo. Y así, ya desde chico comencé a traficar con droga. Aquí organizábamos las filas de drogadictos y de los compradores al por mayor procedentes de toda Italia. Los niños jugábamos entre jeringas y hemos visto morir muchas personas. Yo he pasado 12 años de cárcel. Ahora lo sé y he comprendido que también nosotros fuimos víctimas y que nos explotaron los clanes poderosos que se enriquecieron a nuestras espaldas y se llevaban el dinero por el mundo, mientras nosotros nos quedábamos aquí entre la miseria». Mucho tendrá que hacer el Gobierno, y con urgencia, para mostrar la presencia del Estado en todo el territorio del sur y evitar que se reproduzcan infiernos como el de las Velas de Scampia.
30-03-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos hará lo posible por capturar a Maduro
Donald Trump venía insistiendo en que marzo iba a ser importante en la campaña contra Nicolás Maduro, y así ha ocurrido. Ahora sabemos que hace seis meses se tomó la decisión de presentar cargos contra él y otros máximos responsables del régimen en una macro causa centrada en el narcotráfico, y desde entonces hasta cinco jurisdicciones judiciales federales estadounidenses han trabajado intensamente en la coordinación de sus informaciones. Testigos protegidos que a lo largo de los años ya habían ofrecido sus testimonios a los agentes de las distintas fiscalías volvieron a ser llamados para testificar esta vez ante un gran jurado y poder formalizar así las acusaciones. Por ello, quienes simplistamente han dicho que todo esto se debe al particular momento ?debilidad del régimen chavista a causa de la crisis del coronavirus, o bien debilidad de Trump ante el electorado de Florida? desconocen que procesos judiciales de este tipo requieren de un trabajo previo que no se resuelve en dos días. Escuchas de conversaciones Fuentes que han colaborado en el avance de la causa aseguran que Estados Unidos hará todo lo posible por capturar a Maduro. Se descarta una operación como la que los estadounidenses protagonizaron en 1989 en Panamá para detener a Manuel Noriega (el único caso previo de un mandatario por el que EE.UU. ha ofrecido recompensa), pero caben otras operaciones «quirúrgicas» que pueden llevar al mismo resultado. Además, cualquier movimiento fuera de Venezuela podría ser aprovechado para interceptarle. Lo que está claro es que EE.UU. tiene acceso a escuchas que le aportan una gran información sobre Maduro y su entorno. Eso se ve en el «indictment», donde se incluyen conversaciones mantenidas en el círculo estrecho del poder. Por ejemplo, se describe una conversación de 2009 en la que Cabello consideraba que la salida del poder del aliado chavista Gabriel Zelaya en Honduras les iba a «joder el negocio» y Maduro se comprometía a intentar que ese cambio de gobierno no les fastidiara sus conexiones de narcotráfico. O la bronca que en 2013 Maduro les echó a Cabello y Carvajal por haber usado el aeropuerto de Maiquetía para un gran envío de droga en lugar de vías menos llamativas. Colaboración de Clíver Alcalá Llama la atención que el «indictment» sitúa a Maduro en el centro de la trama desde el comienzo, cuando en realidad el papel central correspondió a Hugo Chávez hasta su muerte. Con ello se quiere indicar que Maduro, aun con responsabilidades que en principio diríanse menos propicias para asuntos relacionados con el narcotráfico, como la de dirigir el Ministerio de Asuntos Exteriores, estuvo igualmente vinculado desde el principio a ese negocio. Luego, al suceder a Chávez en la presidencia también le sucedió como supervisor del Cartel de los Soles. También resulta curioso que en la acusación se haya incluido a Clíver Alcalá. El militar fue decisivo en la puesta en marcha del cartel chavista, pero su vinculación habría terminado poco antes de la muerte de Chávez; nunca fue una persona cercana a Maduro, quien prescindió completamente de él. De hecho, luego estuvo en contacto con las autoridades estadounidenses analizando algún tipo de cooperación, cuestión que nunca se concretó del todo por la desconfianza que sembraba. Su inclusión en la causa buscaba precisamente forzar su entrega, como ha ocurrido: Clíver Alcalá se entregó a la DEA en Colombia el viernes por la tarde e inmediatamente fue conducido a Nueva York. Ahora deberá aportar información que condene a los otros encausados. Hechos probados La causa contra Maduro, Cabello, Carvajal, Alcalá y dos dirigentes de las FARC (alias Iván Márquez y Jesús Santrich) ofrece muchos detalles de hechos delictivos. EE.UU. también ha extendido acusaciones contra el ministro de Defensa, Vladimir Padrino; el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno; el vicepresidente Tarek el Aissami, y otros individuos. La siguiente relación recoge solamente los hechos probados de la primera de la causas. ?Las FARC cultivaron hoja de coca también en Venezuela, como en la Serranía de Perijá. También procesaron cocaína en el país; precisamente, en 2003 Jesús Santrich recibió 300.000 dólares para establecer un campo de las FARC cerca de Apure con ese fin. ?En 2004, el volumen de cocaína que entraba de Colombia y atravesaba Venezuela era de al menos 250 toneladas anuales. En 2010, se registraron unos 75 vuelos de narco-avionetas, cubriendo la ruta entre Venezuela y Honduras. ?En 2005, Hugo Chávez dio órdenes a miembros destacados de su equipo de apartar de sus cargos a los jueces que no protegieran a las FARC y sus actividades de narcotráfico. En ese mismo año, Venezuela rompió la relación bilateral que había mantenido con la DEA estadounidense. ?En 2006, las FARC pagaron a Maduro 5 millones de dólares obtenidos en el negocio de la droga para proceder a su lavado. Como nuevo ministro de Exteriores, Maduro se ocupó de comprar a Malasia un equipo de extracción de aceite de palma, para su instalación en Apure. ?En 2006, Cabello y Carvajal colaboraron en el envío de un DC-9 cargado con 5,6 toneladas de cocaína, que salió del principal aeropuerto de Venezuela y por una avería tuvo que aterrizar en el estado mexicano de Campeche, con la consiguiente captura de la carga. ?En 2008, Chávez acordó con Iván Márquez usar fondos de la petrolera nacional PDVSA como apoyo a las operaciones de narcotráfico y terrorismo de las FARC. En mismo año, y en otra reunión con las FARC, se acordó entregar dinero y armas a este grupo para que aumentara la producción de cocaína; Maduro se comprometió a hacer lo posible para que la frontera con Colombia estuviera abierta y así facilitar el narcotráfico. ?En 2009, Maduro, Cabello y Carvajal prepararon el envío de cuatro toneladas de cocaína facilitadas por las FARC. ?En 2013, el Cartel de los Soles despachó 1,3 toneladas de cocaína en un avión que viajó de Maiquetía a París, donde la carga fue intervenida. ?En 2014, Maduro ofreció más armas a Iván Márquez a cambio de que las FARC ayudaran a entrenar una milicia armada en Venezuela. ?En 2015, el Cartel de los Soles quitó material al Ejército venezolano para entregárselo a las FARC.
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Terrorismo yihadista en tiempos de coronavirus
Noticias bien recientes como las que se refieren a Mozambique -donde Ahlu Sunnah Wal Jammah (ASWJ) atacó el pasado 23 de enero una base militar en Cabo Delgado, mientras la khatiba de Harakat al Shabaab, vinculada a Daesh, controló momentáneamente la ciudad de Mocimboa de Praia, en la misma provincia, el pasado día 23- dejan claro que el terrorismo yihadista no se detiene por una pandemia como la del Covid-19. Y lo mismo puede decirse de Afganistán -donde el pasado día 25 la rama local de Daesh asesinó a más de 25 personas tras un asedio a un templo sij en Kabul, en paralelo a la diarias acciones violentas de los talibanes, a pesar de su formal acuerdo con Washington- o Malí -donde el día 19 murieron 29 soldados como resultado de un asalto yihadista a una base ubicada en la localidad de Tarkint y donde el pasado día 26 se produjo el secuestro del principal líder opositor, Soumaila Cisse, a tan solo tres días de las elecciones. Y estos son solo unos ejemplos de lo que, en pocas palabras, nos lleva a entender que por ellos no va a decaer el esfuerzo por imponer su dictado, con o sin pandemia mediante. Capacidad y voluntad Evidentemente su capacidad actual, sobre todo si pensamos en las redes más potentes de ese entramado de decenas de grupos violentos que se sienten inspirados por una versión extrema del islam, no es la que tuvieron en su día Al Qaida, cuando gozaba de un santuario tan renombrado como Afganistán (1996-2001), o Daesh, cuando logró instaurar un pseudocalifato en parte de Siria e Irak (2014-2018). Pero conservan la capacidad y la voluntad suficientes, tanto en su núcleo duro como mediante sus franquicias regionales y los individuos y grupúsculos que se sienten inspirados por su ideología extremista en muchas partes del planeta, para seguir adelante con su envite criminal. Por eso ahora, cuando la experiencia acumulada enseña que no hay solución militar ante una amenaza de este tipo y quedan más claros los reiterados errores cometidos en Afganistán, Irak y tantos otros escenarios -jugando con un fuego que se ha vuelto en no pocas ocasiones en contra de sus promotores occidentales (sea con los muyahidín o los talibanes en su día o con el propio Abubaker al Bagdadí más recientemente)- debería quedar claro que es necesario modificar el rumbo. Un rumbo que, sin olvidar el necesario componente militar, debe ir acompañado por otros de carácter socioeconómico y político en un esfuerzo multilateral de largo aliento. El problema no es solo que los medios militares sean incapaces de solucionar un problema como el que plantea el terrorismo, sino que nunca se ha activado una respuesta que vaya más allá de atender a los síntomas más visibles de la amenaza, para centrarse en las raíces del problema. Y eso significa ofrecer a los yihadistas un potentísimo banderín de enganche, derivado de las penosas condiciones de vida (tanto en términos de bienestar como de seguridad) de muchas personas que no pueden cubrir sus necesidades básicas y cuyos derechos son sistemáticamente violados. Por eso, si se asume que la vía militar no basta y que la socioeconómica y política nunca se ha llegado a poner en marcha, solo cabe augurar un aumento del problema. Acción militar y diplomacia En relación con la primera cuestión (la militar), esto es así porque la pandemia va a detraer recursos militares en muchos escenarios de combate contra el yihadismo violento. Así lo estamos viendo ya en Afganistán, donde Washington trata desesperadamente de encontrar una salida mínimamente digna del pantano donde lleva metido desde octubre de 2001 (con el resto de los aliados poniendo pies en polvorosa). Y lo mismo ocurre en Irak o en África, con una clara reducción de los efectivos allí desplegados para instruir a las fuerzas armadas y de seguridad locales, con el objetivo de capacitarlas para poder garantizar la seguridad de sus respectivos territorios, y, simultáneamente, de los encargados de la lucha contraterrorista contra los grupos allí activos. Pero es que tampoco parece previsible que, precisamente ahora, cuando la demanda para atender preferentemente las necesidades propias es más perentoria, se vaya a producir un incremento en el nivel de implicación diplomática y política para mediar o facilitar procesos de paz, o un aumento en los magros volúmenes de los programas de ayuda al desarrollo, de acción humanitaria o de atención a las demandas más básicas de unas poblaciones demasiado a menudo desatendidas por parte de unos gobiernos incapaces o escasamente inclinados a poner a sus conciudadanos como prioridad de sus agendas. Eso significa que lo que no se ha hecho durante estas últimas décadas va a seguir siendo una asignatura pendiente que contribuirá de manera decisiva a seguir alimentando el caldo de cultivo del que se nutre el extremismo violento. Y, visto desde el otro lado del espejo, eso supone que los yihadistas se verán menos constreñidos para continuar con sus planes tanto en los países donde tienen más presencia como en los occidentales (por cierto, no han recibido ningún mandato ni recomendación de no pisar Europa por culpa del coronavirus).
29-03-2020 | Fuente: abc.es
Maduro amenaza con lanzar la «furia bolivariana» si tocan algún líder chavista solicitado
En una transmisión televisada Nicolás Maduro lanzó toda su batería de amenazas, bautizada con el nombre de «la furia bolivariana», en caso de lo que él califica la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano llegaran a «tocar algún pelo de un líder chavista». Así respondió el jefe del régimen chavista, cuya cabeza vale 15 millones de dólares como recompensa por su captura, que le asignó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos junto a otros 13 altos funcionarios bajo cargos de estar supuestamente vinculados al narcoterrorismo con el «cártel de los soles» de los generales venezolanos. Las acusaciones de la justicia de EE.UU. han enfurecido al mandatario chavista, tanto que bautizó su nueva consigna como la «furia bolivariana» en el programa de La Hojilla que transmite Mario Silva por la estatal Venezolana de Televisión. Esas acusaciones hechas al estilo de los vaqueros del lejano oeste americano con la imagen de los 14 altos cargos de venezolanos más buscados son una «vulgaridad, una agresión que lanzaron contra mí, no es contra mi sino contra el pueblo venezolano», dijo. Maduro subrayó desafiante que «estamos de pie, firmes y listos para seguir la lucha y combatir el imperialismo en todos los terrenos. Donald Trump tiene arrechera [enfado] contra Venezuela». Amenazó con lanzar la furia bolivariana «dentro y fuera de nuestras fronteras, si la oligarquía colombiana y el imperialismo llegaran a tocarle un pelo a alguno de nuestros líderes se arrepentirán toda la vida». «Podemos llegar lejos, no se lo imaginan, hasta donde podemos llegar. Queremos paz, dejen quieto a quien quieto está», recalcó Maduro. Dijo que su régimen es una unión cívico militar, «ahora tenemos un plan», añadió al elogiar al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, por su lealtad, »lo pueden acusar de todo pero menos de narcotraficante«. Atribuyó los ataques de narcoterrorismo a que Donald Trump estaría «perdiendo las elecciones, las encuestas lo dan de perdedor, cree que atacando a Venezuela va a ganar las elecciones». También instó a los miembros de los consejos comunales, los «UBCH» comando chavistas y otros del partido socialista Psuv a delatar a cualquier personas sospechosa de atentar contra Maduro. Por otro lado reportó que el coronavirus se había cobrado la vida de dos venezolanos. Se registraron seis nuevos casos los que suman 119 personas contagiadas hasta este sábado.
27-03-2020 | Fuente: abc.es
Venezuela, Rusia e Irán aprovechan el coronavirus para exigir en la ONU el levantamiento de sanciones
La pandemia del coronavirus ha servido de justificación para que Venezuela, Rusia, Irán y cinco de sus países aliados exijan a Naciones Unidas que presione para que se levanten las sanciones internacionales que soportan. En una carta conjunta enviada esta semana al secretario general de la organización internacional, Antonio Guterres, le instan a que «solicite el levantamiento completo e inmediato de esas medidas ilegales, coercitivas y arbitrarias de presión económica» con el objetivo de «garantizar la respuesta plena, eficaz y eficiente» a la pandemia. Los ocho países que participan de la comunicación, firmada por sus embajadores ante la ONU, son China, Cuba, Corea del Norte, Irán, Nicaragua, Rusia, Siria y Venezuela. La base de su exigencia es que el coronavirus es un «enemigo común» que exige «solidaridad, cooperación y colaboración mutua», algo que es «difícil, si no imposible, para los países que actualmente se enfrentan a la aplicación de medidas coercitivas». Asegura la carta que «todos nuestros gobiernos nacionales han actuado de manera responsable, mediante la adopción de las medidas de precaución necesarias» y que han avanzado «en planes de contingencia para asegurar el funcionamiento de los servicios básicos y los sistemas de respuesta de emergencia», a pesar de que entre los países firmantes hay sistemas sanitarios colapsados antes de la epidemia, como el de Venezuela. La misiva se produjo poco antes de que EE.UU. presentara cargos contra el líder del régimen chavista, Nicolás Maduro, y su círculo íntimo y ofreciera 15 millones de dólares por información que permita su captura. Llamamiento de Guterres Esta semana, el propio Guterres hizo un llamamiento para suspender las sanciones para «asegurar el acceso a comida, abastecimiento médico esencial y apoyo frente al coronavirus», dijo esta semana, en la que también pidió a la comunidad internacional 2.000 millones de dólares para ayudar a los países más vulnerables a enfrentar la crisis. «Es el momento de la solidaridad, no de la exclusión», dijo. La alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, también defendió que «las sanciones sectoriales se minimicen o suspendan». Entre los países más castigados por el coronavirus está Irán, con más de 30.000 contagios y casi 2.500 fallecidos, sujeto a sanciones estrictas por parte de EE.UU. Desde Washington, el secretario de Estado, Mike Pompeo, defendió esta semana que las sanciones de EE.UU. no afectan a comida, medicina, material médico o cualquier otro bien humanitario y que Irán «ha importado test para el diagnóstico sin obstáculo de las sanciones de EE.UU. desde enero». Sin embargo, recordó que «se ha gastado desde 2012 16.000 millones de dólares en terrorismo en el extranjero». La exigencia de cancelación generalizada de sanciones por parte de los ocho países no tiene visos de conseguir ningún impacto en Naciones Unidas, donde el juego de fuerzas y vetos en el Consejo de Seguridad lo hacen irrealizable.
27-03-2020 | Fuente: abc.es
El régimen de Maduro rechaza las acusaciones de narcoterrorismo de EE.UU.
El canciller venezolano Jorge Arreaza leyó un comunicado oficial en el que rechaza las acusaciones sobre narcoterrorista que le imputa el gobierno de Washington a 14 altos cargos del régimen que encabeza Nicolás Maduro y por el que pide 15 millones de dólares. Arreaza dijo que «una nueva modalidad de golpe de Estado sobre la base de acusaciones miserables, vulgares e infundadas que intenta minimizar el alto reconocimiento que posee Venezuela en la lucha contra el narcotráfico demostrado plenamente». El ministro Arreaza dijo que «la política del cambio de gobierno por la fuerza en Venezuela está destinado al fracaso». Expresó su molestia por las recompensas que ofreció la Fiscalía General de los EE.UU. para capturar a los altos cargos del régimen, «ofrecer recompensas al estilo de los vaqueros racistas del lejano oeste, demuestra el desespero de la élite supremacista de Washington y su obsesión contra Venezuela para alcanzar réditos electorales en el estado de La Florida». Consideró que el gobierno de Donald Trump no acepta que, utilizando un modelo propio e inédito el gobierno de Nicolás Maduro esté logrando manejar adecuadamente las amenazas del Covid-19 frente al estrepitoso fracaso que en esta materia han demostrado las autoridades de EE.UU. Añadió que irónicamente es en Colombia donde se produce la droga que «Estados Unidos permite entrar y que su población consume desaforadamente». Mientras el canciller leía el documento, la vicepresidenta Delcy Rodríguez informaba por las redes sociales que Venezuela «registra su primer deceso por coronavirus y los casos por la pandemia aumentan a 107, sumando un nuevo caso ubicado en Distrito Capital».
26-03-2020 | Fuente: abc.es
Diosdado Cabello dice que EE.UU. no tiene pruebas del narcoterrorismo
El segundo al mando del régimen venezolano, Diosdado Cabello, afirma que el gobierno de los Estados Unidos «no tiene pruebas sobre el narcoterrorismo» del que lo acusan como miembro del Cártel de los Soles, que habría transportado entre 200 y 250 toneladas de cocaína a ese país. Las acusaciones del Fiscal General del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Bill Barr, de que Venezuela es un estado narcoterrorista han convulsionado a la cúpula del régimen de Nicolás Maduro, por el que piden una recompensa de 15 millones de dólares y de 10 millones de dólares por la cabeza de otros altos cargos de su administración, como la suya. Cabello, también presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, que no tiene reconocimiento de la comunidad internacional, envió un audio a los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) para que defiendan a Maduro en las redes sociales. En su mensaje político, Cabello pidió al gobierno norteamericano que «no nos pongan a la defensiva con sus acusaciones mientras estamos trabajando para atender la pandemia del coronavirus». «No tenemos ninguna vinculación con el narcotráfico. Esto es una arremetida y una agresión contra nosotros. No nos preocupa porque venceremos. No podrán contra nosotros ni probar nada», dijo al repetir la arenga «Patria, Socialismo o Muerte». Por su lado, el mayor general retirado del Ejército, Cliver Alcalá Cordones, es otro de los 14 solicitados por la DEA y el Departamento de Justicia por narcoterrorismo, narcotráfico, corrupción y lavado de dinero, y por el que ofrecen 10 millones de dólares de recompensa. Desde su residencia en Barranquilla, norte de Colombia, el exiliado Alcalá Cordones ha grabado vídeos en su cuenta de twitter para responder a las acusaciones de la Fiscalía General de los EE.UU., asegurando que se va a entregar a las autoridades colombianas para que «nadie pueda cobrar los 10 millones de dólares». El también excomandante de la Red de Defensa Integral (Redi) en la región de Guayana y miembro de los golpistas del Ejército que participaron en la intentona del 4-F de 1992 junto a Hugo Chávez, se siente «indignado» de que la justicia de EE.UU. lo incluya en la lista de los más buscados. En sus declaraciones, el supuesto militar disidente Alcalá implica al presidente interino Juan Guaidó en una conspiración para derrocar a Maduro, que ha sido denunciada por el mismo régimen hace dos días. Afirmó que el régimen de Maduro adelanta una campaña para destruirle. Calificó de «situación sumamente incómoda la declaración que acaba de hacer el Gobierno norteamericano». «Las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano, en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente Juan Guaidó, el señor JJ Rendón, el señor (Sergio) Vergara y asesores norteamericanos», dijo. «Desde hace muchos meses venimos trabajando la conformación de una unidad por la libertad de Venezuela. Hemos tenido muchos tropiezos de la oposición, de los testaferros de la oposición que coinciden con los testaferros del Gobierno», agregó el militar. Alcalá se sumó a la fila de militares seguidores de Juan Guaidó el año pasado y se exilió en Colombia. Lo extraño es que revele los datos de un supuesto plan que coincide con el que ha presentado el mismo régimen.
26-03-2020 | Fuente: abc.es
Matan a un hombre que planeaba bombardear un hospital de Misuri
Un hombre que presuntamente planeaba atacar un hospital que trata a personas contagidas por coronavirus ha muerto tras un tiroteo con el FBI. El enfrentamiento ocurrió en la ciudad de Belton, en el estado de Misuri, cuando los agentes intentaron arrestar al hombre de 36 años como parte de una investigación de terrorismo doméstico. Las autoridades dijeron que el hombre estaba motivado por creencias racistas y antigubernamentales. El sospechoso había considerado una variedad de objetivos antes de establecerse en el hospital debido al brote actual. Fue identificado por las autoridades como Timothy R Wilson y había estado bajo vigilancia durante meses, lo que reveló que era un «extremista potencialmente violento» que había expresado su odio racial y religioso. Wilson había considerado atacar una escuela con una gran cantidad de estudiantes negros, una mezquita y una sinagoga, según el FBI. «Wilson consideró varios objetivos y finalmente se instaló en un hospital del área en un intento de dañar a muchas personas, apuntando a un centro que brinda atención médica crítica en el entorno actual», agrega el comunicado, sin identificar el centro. El sospechoso había tomado «los pasos necesarios para adquirir los materiales para construir un dispositivo explosivo».
26-03-2020 | Fuente: abc.es
Muere en un tiroteo con el FBI un hombre que planeaba atacar con explosivos un hospital de Misuri
Un hombre que presuntamente planeaba atacar un hospital que trata a personas contagidas por coronavirus ha muerto tras un tiroteo con el FBI. El enfrentamiento ocurrió en la ciudad de Belton, en el estado de Misuri, cuando los agentes intentaron arrestar al hombre de 36 años como parte de una investigación de terrorismo doméstico. No está claro si murió abatido por las fuerzas del orden o se suicidó. Las autoridades dijeron que el hombre estaba motivado por creencias racistas y antigubernamentales. El sospechoso había considerado una variedad de objetivos antes de establecerse en el hospital debido al brote actual. Fue identificado por las autoridades como Timothy R Wilson y había estado bajo vigilancia durante meses, lo que reveló que era un «extremista potencialmente violento» que había expresado su odio racial y religioso. Wilson había considerado atacar una escuela con una gran cantidad de estudiantes negros, una mezquita y una sinagoga, según el FBI. «Wilson consideró varios objetivos y finalmente se instaló en un hospital del área en un intento de dañar a muchas personas, apuntando a un centro que brinda atención médica crítica en el entorno actual», agrega el comunicado, sin identificar el centro. El sospechoso había tomado «los pasos necesarios para adquirir los materiales para construir un dispositivo explosivo».