Infortelecom

Noticias de terrorismo

20-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump dice que invadir Irak y Afganistán fue el peor error de la historia de Estados Unidos
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha afirmado en una entrevista difundida este jueves que el «peor error de la historia» de Estados Unidos fue la decisión de George W. Bush (2001-2009) de invadir Irak y Afganistán la década pasada. «El peor error cometido jamás en la historia de nuestro país: meterse en Oriente Medio por parte del presidente Bush», ha asegurado Trump en una entrevista con el diario digital «The Hill». «Puede que (el presidente Barack) Obama (2009-2017) sacara de mala manera (a las tropas en Irak y parte de las desplegadas en Afganistán), pero meterse ahí es, para mí, el peor error cometido en la historia de nuestro país», ha reiterado. Trump no ha mencionado directamente a Irak ni a Afganistán, pero desde su campaña electoral ha expresado su irritación por la decisión de Bush de invadir esos países después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. «Nos gastamos 7 billones de dólares en Oriente Medio (..). Siete billones de dólares y millones de vidas, porque me gusta contar (las vidas perdidas en) ambos lados (de la contienda). Millones de vidas», ha insistido. El presidente ha opinado que ese error está por encima de otros como la guerra civil estadounidense (1861-1865). «Una guerra civil se puede entender. Una guerra civil, eso es diferente. Habernos metido en Oriente Medio, ese fue realmente un mal día para nuestro país», ha subrayado. Baile de cifras La cifra de 7 billones de dólares citada por Trump dista mucho del cálculo oficial del Pentágono, que esta semana aseguró que Estados Unidos ha gastado unos 1,5 billones en Irak, Afganistán y Siria entre 2001 y 2018. Algunas estimaciones independientes arrojan números más elevados, aunque no llegan al citado por Trump: la Universidad de Brown situó el año pasado en 5,6 trillones el coste de la guerra contra el terrorismo, un dato que incluye los gastos en Irak, Afganistán y las acciones militares estadounidenses en Pakistán y Siria, entre otras. Pese a sus amagos de salir de Afganistán, Trump ordenó el año pasado aumentar el número de efectivos estadounidenses en ese país y eliminar los plazos para su retirada, por lo que ahora hay unos 14.000 soldados de EE.UU. en el país centroasiático. El Gobierno estadounidense también mantiene desplegados unos 5.200 soldados en Irak y alrededor de 2.000 en Siria para combatir al grupo terrorista Estado Islámico (EI), y Trump ha expresado varias veces su intención de retirarlos «lo antes posible», cuando se complete la misión contra ese grupo terrorista.
19-09-2018 | Fuente: abc.es
Macron anuncia un museo nacional para recordar a las víctimas del terrorismo
Emmanuel Macron ha anunciado la creación de un Museo consagrado al recuerdo de las víctimas del terrorismo, acompañado de una mejora en la asistencia y ayuda nacional a las familias. Acompañado de su esposa Brigitte, el presidente de la República rindió un vibrante homenaje a la unidad de la nación, durante la XIX ceremonia de recuerdo anual a las víctimas de atentados terroristas, organizada por la Asociación francesa de víctimas del terrorismo y de la Federación Nacional de víctimas de atentados y accidentes colectivos. El jefe del Estado creyó oportuno insistir en la deuda moral, el respeto y el homenaje que la nación debe a los hombres y mujeres víctimas de la barbarie criminal. Sentado ese principio, Macron anunció la creación de un museo consagrado a recordar y rendir homenaje a los muertos de la nación, unida en la celebración de sus valores esenciales. Haciéndose eco de las demandas de varias asociaciones, el presidente de la República anunció al mismo tiempo próximas medidas de carácter administrativo, social y económico, destinadas a prestar mejor y más asistencia pública de acompañamiento de las familias de las víctimas. El presidente Macron y su esposa celebraron la ceremonia anual de recuerdo a las víctimas del terrorismo acompañados del expresidente Nicolas Sarkozy (conservador) y el líder de Francia Insumisa (Jean-Luc Mélenchon, extrema izquierda).
19-09-2018 | Fuente: abc.es
Hungría desobedecerá a la UE y seguirá castigando a quienes ayuden a entrar a los inmigrantes ilegales
El Gobierno de Hungría rechaza derogar una polémica ley que castiga a las personas y organizaciones que ayudan a los inmigrantes que entran en el país de forma ilegal, pese a las amenazas de sanciones de la UE, ha informado este miércoles el Ministerio de Justicia. «Hungría no retira las leyes que defienden al país y a Europa», ha asegurado el secretario de Estado de Justicia, Pál Völner, según recoge la agencia de noticias oficial MTI. El Gobierno conservador nacionalista de Hungría responde así oficialmente al procedimiento de infracción que le abrió en julio la Comisión Europea (CE) por esta ley, pues la considera contraria a los valores europeos y estima que vulnera el derecho comunitario. El polémico paquete de leyes húngaro, aprobado en junio de este año, penaliza con hasta un año de prisión a quien ayude a una persona que haya entrado de forma ilegal en Hungría, siempre y cuando la vida de esa persona no esté en peligro. También castiga ayudar a los inmigrantes irregulares dentro de una franja de ocho kilómetros desde la frontera o por beneficio económico. Además, prohíbe el asentamiento de ciudadanos no húngaros en Hungría -a excepción de los europeos-, mientras que declara que la composición de la población del país no puede ser modificada «mediante una voluntad externa». Poco después de aprobar este paquete de leyes, la mayoría gubernamental en el Parlamento también aprobó una ley que impone un impuesto extraordinario del 25% a las ONG que «apoyan la inmigración ilegal». El Gobierno del primer ministro nacionalista Viktor Orbán se opone a todos los proyectos europeos de acogida de la inmigración ya que opina que los refugiados, a quienes relaciona con el terrorismo, pondrían en peligro la cultura cristiana y europea. Según Völner, en su respuesta a la CE Hungría lamenta que «la Comisión siga siendo abiertamente partidaria de la inmigración, en lugar de funcionar como el guardián de las leyes».
19-09-2018 | Fuente: elpais.com
La Audiencia rebaja la pena por enaltecimiento del terrorismo a los raperos de La Insurgencia
La Sala de Apelación consolida la doctrina iniciada con Pablo Hásel y deja la condena en seis meses de prisión
18-09-2018 | Fuente: elpais.com
La justicia belga rechaza la entrega a España del rapero Valtònyc
Josep Miquel Arenas Beltrán huyó el pasado mes de mayo después de ser condenado a tres años y medio por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona
17-09-2018 | Fuente: elpais.com
La justicia belga rechaza la entrega a España del rapero Valtònyc
Josep Miguel Arenas Beltrán huyó el pasado mes de mayo después de ser condenado a tres años y medio por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona
16-09-2018 | Fuente: abc.es
El pasado domingo Francia volvía a ser objetivo de un posible acto terrorista. Un hombre de 31 años y origen afgano hirió a siete civiles con un cuchillo y una barra de hierro en Trappes, localidad del distrito de Versalles. La Fiscalía de París comunicó que «por el momento» no había indicios para calificarlo como ataque terrorista, tampoco hubo reivindicación, pero el suceso se produjo en el mismo lugar en el que dos semanas antes, un hombre de 36 años era abatido después de matar a su madre y su hermana con un cuchillo. Dáesh reivindicó este ataque afirmando que se trataba de uno de sus «combatientes». Este grupo yihadista dispone de «células propias de ataque, antiguos combatientes y simpatizantes» con los que «lograría promover e inspirar múltiples acciones terroristas, incluyendo varios atentados de alto impacto y otros dirigidos contra objetivos internacionales», explica el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo en su último anuario. Un ejemplo de ello es el ataque que la organización realizó en julio sobre Sweida, Siria , donde cuatro terroristas actuaron paralelamente. En Occidente la metodología es diferente, según el anuario se «ha combinado la articulación de células más o menos desarrolladas capaces de hacer un atentado más sofisticado, como en París», con el retorno de «individuos con bajas capacidades, corto entrenamiento y orientados e inspirados para ejecutar acciones individuales». Los llamados lobos solitarios realizan acciones «pocos sofisticadas [?] y sin vínculos formales con una entidad mayor que le haya suministrado apoyo logístico», subraya el anuario del Observatorio. «La mayoría de los autores de los atentados han perpetrado los ataques de forma individual, inspirados únicamente por la ideología yihadista tras autoradicalizarse en gran medida por la propaganda de Dáesh a través de internet y redes sociales, o tras ser radicalizado por un individuo de su entorno». Dáesh se atribuye la autoría de 23 de los 47 ataques terroristas que se han producido en el mundo durante 2018, mientras que 14 continúan sin reivindicación, según los datos recopilados por ABC. De los 18 ataques que se produjeron en suelo europeo, seis no fueron reivindicados. Los escenarios donde tuvieron lugar estos actos fueron Ámsterdam (Holanda), Bruselas (Bélgica), Cornellá de Llobregat (España), Lübeck (Alemania) y Viena (Austria). Todos ellos fueron perpetrados con arma blanca los objetivos eran los cuerpos y fuerzas de seguridad y civiles. Es un «tipo de terrorismo poco sofisticado» pero el Observatorio advierte de «posibles tramas más complejas y elaboradas». Los doce ataques restantes pueden calificarse como ataques terroristas. Fueron reivindicados por Dáesh y ocurrieron en Francia (6), Bélgica (2), Rusia (1), Toronto (1) Londres (1) y España (1). Los autores de los atentados de Francia y España utilizaron un arma blanca para perpetrar los atentados, excepto en el doble ataque de Carcasona y Trèbes. Allí utilizaron armas de fuego, al igual que en el atentado de febrero en Rusia y en el de Toronto. A diferencia de los anteriores, en Londres usaron un coche para realizar un atropello en el que resultaron heridos tres civiles. Dáesh es el único grupo terrorista que ha atentado en Occidente durante este año, aunque desde el Observatorio advierten que «no se debe bajar la guardia» porque existe «la posibilidad de un golpe de efecto por parte de al Qaeda ante el escenario de debilidad de Dáesh». El grupo creado por Bin Laden hizo un llamamiento el pasado año para «recuperar» las ciudades de Ceuta y Melilla movidos por su lucha con Dáesh por liderar la yihad y el terrorismo internacional. Ataques fuera de Occidente Tal y como se muestra en el mapa superior de atentados de 2018, las redes de Al Qaeda se extienden por el continente africano mediante su filial en Somalia, Al Sabaab, o su aliado en Malí, Jama'a Nusrat ul-Islam wa al-Muslimin (JNIM). El atentado en el que hubo un mayor número de víctimas en Áfica, fue el cometido en febrero en Mogadiscio (Somalia), con un total de 38 muertos. El blanco fue los servicios gubernamentales. Un mes después JNIM atentó en Burkina Faso contra la Embajada Francesa y un cuartel, matando a 30 personas. Este mes la capital de Somalia volvía a ser objetivo terrorista, un ataque con un vehículo bomba, al igual que en los dos anteriores, estallaba dejando seis víctimas mortales. La misma cifra que el atentado realizado en Túnez por Al Qaeda del Magreb Islámico, que fue dirigido contra los Miembros de la Guarda Nacional. Los talibanes es otro de los principales grupos terroristas en activo. Agrupados bajo el Movimiento de Talibanes Pakistaníes, atentaron tres veces en Pakistán y en una ocasión en Afganistán, durante este año. Todos los ataques de Pakistán tuvieron lugar en julio y durante mítines políticos, oficinas electorales y centros de votación, donde los ataques con artefactos explosivos dejaron un saldo de 29 víctimas mortales con motivo de las elecciones generales de Pakistán. Los talibanes atentaron en Kabul (Afganistán), mediante la Red Haqqani, matando a más de 24 turistas con armas de fuego. La capital de Afganistán también ha sido el objetivo de actos terroristas de Dáesh. El país asiático ha sufrido durante este año una ola de atentados (de enero hasta agosto), combinados con acuerdos temporales de paz y llamamientos al diálogo entre el Gobierno afgano y los talibanes. Tras diversos ataques para expulsar a Dáesh del territorio, la organización terrorista sigue estando activa y actúa perpetrando ataques como los cinco que han realizado sobre Kabul en 2018. Han matado a más de 218 civiles en ataques dirigidos principalmente contra la población chií y en un ataque contra el Vicepresidente de Afganistán. El ataque en el que hubo un mayor número de víctimas fue en el del 27 de enero, con un total de 103. Dáesh también atentó en Siria, país en el que mataron a 302 civiles y fuerzas gubernamentales, siendo este el ataque terrorista con más muertos de 2018. En Pakistán realizaron tres actos terroristas, donde murieron 184 personas; dos que reivindicaron en Indonesia (13), con Jamaah Ansharut Daulah, uno de sus grupos afines. En Tayikistán atentaron matando a nueve personas.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
El Gran Hermano chino vigila en Xinjiang
Campos de reeducación en medio del desierto, controles policiales con pruebas biométricas, cámaras de vigilancia capaces de reconocer las caras, «aplicaciones espía» en los móviles y hasta comisarios políticos viviendo en casa como si fueran uno más de la familia. No es una versión en «Black Mirror» de «1984», sino la provincia china de Xinjiang. A 4.000 kilómetros de Pekín, en la frontera con Asia Central, esta gigantesca región de mayoría musulmana sufre la mayor represión vista en China desde los oscuros días de la «Revolución Cultural» (1966-76). Si entonces el objetivo era el culto al «padre de la patria», Mao Zedong, ahora lo es la erradicación del islamismo más extremista. Con la excusa de combatir el terrorismo yihadista y el independentismo, el régimen de Pekín lleva a cabo una masiva campaña de adoctrinamiento que parece una pesadilla orwelliana. Así lo denuncian recientes informaciones de medios internacionales y un informe de 117 páginas de la ONG Human Rights Watch (HRW), que ha entrevistado a 58 uigures, la etnia musulmana autóctona de la zona. Hablando todos desde el exilio, cinco han estado detenidos en campos de reeducación y 38 tienen familiares en ellos. Dicho informe recoge «detenciones arbitrarias masivas, torturas e invasivos controles sobre la vida diaria» de los 13 millones de uigures que habitan en Xinjiang, que hablan una lengua emparentada con el turco y suspiran por la independencia para formar el Turkestán Oriental. Dicha represión también la sufren otras minorías fronterizas, como los kazajos, pero no los 12 millones de «han», la etnia mayoritaria en China, que suman el resto de la población. Con tres veces la superficie de España, Xinjiang es una zona estratégica para el régimen por su petróleo, gas y fronteras en Asia Central. Para acabar con los atentados y revueltas que han sacudido durante los últimos años esta región, el régimen lanzó en 2014 una campaña que se ha endurecido desde que Chen Quanguo, secretario provincial del Partido Comunista, fue trasladado desde el Tíbet en 2016. Bajo su cargo, se ha construido una red de campos de reeducación donde se calcula que podría haber confinados un millón de uigures, la inmensa mayoría sin haber sido condenados por ningún delito. Por el mero hecho de acudir con frecuencia a la mezquita, leer el Corán o rezar en público, llevar una barba larga o tener familiares en 26 «países musulmanes peligrosos», los uigures son encerrados durante meses y sometidos a un alienante lavado de cerebro. En clases colectivas, deben cantar alabanzas al Partido Comunista, aprender mandarín y renegar no solo de la violencia yihadista, sino también de algunos principios y costumbres del islam. «Pedí un abogado y me dijeron que no me hacía falta, porque no estaba preso, sino en un campo de educación política donde lo único que tenía que hacer era estudiar», relata en el informe de HRW un uigur que se pasó varios meses detenido. Otros denuncian torturas y malos tratos generalizados, que se suman al dolor por estar apartados de sus familias sin haber sido condenados por nada. Marcados con códifos QR Incluso fuera de los campos, el control es tan asfixiante que viola la más estricta intimidad de los uigures. Además de ser estrechamente vigilados y de no poder conseguir un pasaporte, la Policía ha colocado en sus casas códigos QR con todos los datos de la familia que mora en ella. Para asegurarse de que son «buenos ciudadanos», comisarios del Partido Comunista incluso pasan algunos días en sus domicilios y los animan a denunciar a sus vecinos. «Desde principios de 2017, los funcionarios locales venían dos veces por semana a mi casa y algunos hasta se quedaban por la noche. Oficialmente llamados ?nuevos parientes?, nos leían propaganda y nos hacían muchas preguntas y fotos», detalla en el informe otra exiliada de 52 años cuyo hijo está en un campo de reeducación. Con el despotismo de siempre y la tecnología del siglo XXI, el «Gran Hermano» chino vigila en Xinjiang. La ONU pide transparencia y EE.UU., sanciones Con un millón de uigures confinados en campos de reeducación, la represión del régimen chino está siendo tan masiva e indiscriminada en Xinjiang que ha alertado a la ONU. Reunido a mediados del mes pasado en Ginebra, su Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial definió la región como una «zona sin derechos» y exigió información a los diplomáticos de Pekín. Negando las evidencias, como las torretas de vigilancia y las alambradas que rodean dichos campos, la delegación china aseguró que eran «centros educativos de formación profesional». A pesar de las dificultades que tienen los periodistas extranjeros para llegar a dichos campos, de donde son expulsados rápidamente por la Policía o matones locales, están aflorando más denuncias sobre esta creciente represión que contradicen a la propaganda oficial. Hasta tal punto que un comité del Congreso de Estados Unidos ha planteado una moción para imponer sanciones a siete cargos chinos, entre ellos el secretario del Partido Comunista en Xinjiang, Chen Quanguo, por esta flagrante violación de los derechos humanos.
15-09-2018 | Fuente: abc.es
«Para acabar con la inmigración, primero hay que terminar con los conflictos armados»
Argelia es un socio estratégico de España por muy diversas razones. Con más de mil kilómetros de costa, y tras el cambio de ruta del éxodo migratorio debido al cierre de otras rutas, Argelia, al igual que Marruecos, se ha convertido en uno de los puertos principales desde el que salen cientos de pateras con destino a Europa, con una primera escala en España. Uno de los repunte de llegadas tuvo lugar en noviembre de 2017. El incremento del flujo de inmigrantes reforzó la colaboración de ambos países, que meses después, con Juan Ignacio Zoido todavía como ministro del Interior, en el Gobierno de Mariano Rajoy, se tradujo en la creación de un Equipo Conjunto de Investigación (ECI) para aumentar el control de tráfico de personas así como del terrorismo yihadista. Con la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia, los contactos entre ambos países parecen haberse incrementado ?las entradas de inmigrantes a nuestro país también lo han hecho, hasta el punto que podría duplicarse la cifra en 2018?, con sendas visitas del actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el pasado mes de julio; y la realizada hace tan solo unos días por el ministro de Exteriores, Josep Borrell, con el fin de abordar temas como la inmigración irregular y la seguridad en el Sahel, la crisis libia, además de hablar sobre temás energéticos (Argelia es el principal suministrador de gas de España). «Hay una continuidad en la cooperación entre ambos países. Nuestra cooperación es estratégica frente a problemas que son de carácter trasnacional», explica a ABC la embajadora de Argelia en España, Taous Feroukhi. Golpeada por una crisis económica, como consecuencia de la caída del precio del petróleo, Argelia busca también diversificar su industria, y en eso ha encontrado en nuestro país una referencia: «España ha realizado con éxito la diversificación de su economía, algo de lo que queremos aprender, en el terreno de la construcción, el transporte, turismo, el turismo, sin olvidar la cultura y la formación. La diversificación es ahora la prioridad de Argelia. Sin olvidar, claro, el campo de la energía». Entre los problemas prioritarios que comparten España y Argelia se encuentra la inmigración. ¿Qué medidas han tomado para frenarla? Tenemos un acuerdo, que funciona muy bien, de readmisión de inmigración irregular de argelinos, que son transferidos a Argelia. Tuvimos un pico en noviembre, pero se ha resuelto dentro del marco legal. Argelia se ha convertido además en un país de tránsito de inmigrantes que huyen de zonas en conflicto.. El cambio climático, la sequía también repercuten en los flujos de inmigrantes. Nosotros recibimos muchos del África subsahariana. A esto se suma la existencia de dos focos de inestabilidad en la región: Libia y Mali. Este último provoca inestabilidad en la zona del Sahel. De ahí, que lo principal sea acabar con los conflictos. Esa es la urgencia. Además, me gustaría destacar que según un estudio recientemente publicado, solo el 2,4% de la inmigración africana va a Europa, el 70% se queda en el continente. La Unión Europea propuso hace unos meses crear centros de refugiados fuera de ella, a lo que Argelia, junto a Egipto, Túnez, Marruecos y Libia, se negó. Lo rechazamos por coherencia. Un país que optó por liberarse de la colonización, por desarrollarse, por el bienestar de su población cuyo nivel de vida ha crecido de manera significativa, y que es un pilar de estabilidad en la región cómo va a aceptar acoger un centro de refugiados. Eso no coincide con los valores que defendemos y el recorrido histórico que tenemos. Se ha referido antes a Libia, un país dividido desde hace siete años.. ¿Cómo le ha afectado esto a Argelia? ¿Dónde está la solución? Hay muchas interferencias extranjeras que lo impiden. Cada una tiene su agenda y no coinciden. Que dejen a los libios, con ayuda de las Naciones Unidas, llegar a un acuerdo. Es un tema urgente, sobre todo para nosotros que tenemos con Libia una frontera de mil kilómetros. Su situación impacta en Argelia por los flujos, y no me refiero solo a la inmigración. Están interconectados con otros problemas como el terrorismo y el tráfico de drogas, porque es de ahí donde obtienen el dinero para financiar sus actividades criminales, incluidas las redes de tráfico de seres humanos. Para asegurar la frontera se requiere de recursos humanos y medios de Defensa. Una inversión que normalmente estaría destinada al desarrollo del país. Lo mismo sucede con Mali, con el que tenemos también frontera, en la que está nuestro Ejército. Tenemos que invertir nuestro presupuesto en asegurar nuestras fronteras, en lugar de hacerlo en nuestro desarrollo. El presidente Abdelaziz Buteflika, en el poder desde 1999, acaba de cesar a varios altos cargos del Ejército argelino, ¿no provoca este tipo de medidas cierto malestar dentro de las fuerzas armadas? Hay un programa de profesionalización y modernización de las fuerzas armadas que lleva cinco años funcionando. Los cambios no responden a ningún otro motivo. No creo que exista ningún malestar en el Ejército, porque tampoco podemos permitirnos ese lujo con las fronteras que tenemos, donde se requiere profesionalidad, modernidad y estabilidad. Sería una contradicción. «Para Francia la guerra de Argelia es una parte sombría de su historia» Para Argelia el jueves fue un día «histórico» pues el presidente Emmanuel Macron reconoció la responsabilidad de Francia en el asesinato del activista comunista Maurice Audin, en 1957, durante la guerra de la Independencia, que terminó proclamándose en 1962. «Fue torturado y después ejecutado o torturado hasta la muerte por los militares que le arrestaron en su domicilio», reconoció el mandatario. Para Taous Feroukhi esta declaración respresenta «un paso muy importante en la historia de Francia durante la colonización de Argelia. Antes se hablaba de ?acontecimientos? y no de guerra de liberación. Algo que no cambió hasta que llegó Chirac al poder. Para nosotros Audin es un héroe de la guerra de liberación, de la que no le gusta hablar a Francia porque representa una parte sombría de su historia ?afirma la embajadora?. Ahora se ha dado un paso importante para cerrar heridas, porque la gente que participó en ella aún está viva»
14-09-2018 | Fuente: elpais.com
La Audiencia Nacional rebaja a nueve meses la condena al rapero Hásel por enaltecimiento del terrorismo
El tribunal confirma que el artista cometió delito, pero aplica el mínimo legal porque sus tuits no suponen "riesgo real" para las personas
1
...