Infortelecom

Noticias de telefonia

30-05-2020 | Fuente: abc.es
En Milán los llamados «chalecos naranja» protestan contra el Gobierno sin mascarillas y afirman que el virus es una invención
En las redes sociales surgen cada día más grupos que expresan su rabia y odio contra la clase política, protestando además por la crisis económica. Los hay para todos los gustos. Este sábado algunos miles se dieron cita en algunas plazas de Italia. La protesta más llamativa la protagonizó en Milán el llamado movimiento de los «chalecos naranja». Unos cientos de personas se dieron cita en la céntrica plaza del Duomo, sin respetar distancia de seguridad interpersonal y sin mascarillas. Están guiados por el general retirado de los Carabineros, Antonio Pappalardo, exdiputado, hoy un personaje un tanto histriónico como ha demostrado en su discurso al pedir la vuelta de la «Lira itálica» y «un gobierno votado por el pueblo». En el año 2017, Pappalardo llegó a notificar un informe de arresto al presidente de la República, Sergio Matarella, siendo procesado con la acusación de vilipendio al jefe del Estado. Hoy, con micrófono en mano Pappalardo ha explicado sus particulares y personales teorías sobre el coronavirus, afirmando que el virus no existe. Se trataría, según él, de un complot de China que ha favorecido la propagación Covid-19 con las antenas de telefonía móvil 5G. En una prueba más de su negacionismo y disparatadas teorías, Pappalardo ha dicho, coreado por los manifestantes, que se opondrán a la vacuna del coronavirus, porque no creen en las vacunas. Alcalde de Milán: «Irresponsables» Las palabras de Pappaladro, pronunciadas en la capital de la región de Lombardía que ha registrado la mitad de los muertos y contagiados del país, ha creado gran indignación. El alcalde de Milán, Beppe Sala, ha escrito en Twitter: «He pedido al Prefecto que denuncie a los organizadores de la manifestación de los llamados "chalecos naranja". Se trata de un acto de irresponsabilidad en una ciudad como Milán que se esfuerza con tanta fatiga por salir de la difícil situación en la que se encuentra». La policía trabaja ya para identificar a los organizadores y a los manifestantes por medio de las imágenes. Serán denunciados por la violación las reglas contra el coronavirus, como la distancia social y uso de mascarillas. Protestas en Roma: Virus, un diseño político Manifestaciones similares han tenido lugar en Roma, Bolonia y en otras ciudades, sin respetar tampoco las normas. En la capital italiana los manifestantes de algunos grupúsculos de extrema derecha, entre ellos Casapound, se reunieron en la plaza del Popolo, en protesta contra el gobierno y la política monetaria europea, pidiendo que Italia tenga nuevamente la Lira. Un cartel pedía la salida de Italia de la Unión Europea. Algunos manifestantes llevaban «chalecos naranja». Otros, unos 250, vestían camisas negras en las que se leía «Marcia su Roma» (marcha sobre Roma), evocando la marcha con destino a Roma organizada por Benito Mussolini en 1922, que lo llevó a la cima del poder. Los manifestantes gritaban contra el gobierno, culpable de causar «el hambre de los italianos con la justificación de Covid-19». Según los manifestantes, claramente negacionistas, el virus es una invención de los gobiernos, disparatada teoría que resumian así: «El coronavirus es un diseño político, económico y social porque quieren vendernos a China. El virus no existe, por eso no usamos mascarillas y, mientras tanto, las personas se mueren de hambre». «Marcia su Roma» cuenta con una página en Facebook, en la que dicen que el grupo se creó el 17 del pasado abril, con 6.300, y afirman que no pertenecen a ningún movimiento ni partido político: «Las empresas italianas están literalmente muriendo, el Estado está ausente y es incapaz de tomar decisiones firmes y concretas, salvo contra su pueblo. Tenemos el deber de hacer valer nuestros derechos, trabajo y libertad», escriben en Facebook. Desde la Plaza del Popolo intentaron manifestarse en otros puntos de la capital, como Palacio Chigi, sede de la presidencia del gobierno, palacio de Montecitorio (Cámara de diputados) y la plaza de Venecia. Pretendieron bloquear algunas calles y se registraron momentos de tensión con las fuerzas del orden desplegadas en esos lugares. Fueron denunciados 70 manifestantes.
29-05-2020 | Fuente: abc.es
El régimen de Maduro tacha de «armas biológicas» a los emigrantes retornados y les amenaza con la cárcel
El retorno de miles de refugiados a Venezuela por el coronavirus y la expulsión de la que han sido víctimas en los países de acogida tiene un sabor amargo, debido a la discriminación y al cruel trato inhumano con que son recibidos por el régimen chavista. Linda García, de 27 años, se sienta en el suelo frío de un albergue en San Cristóbal, capital del fronterizo estado Táchira, a esperar que se termine el confinamiento de 15 días al que fue sometida junto a otras 600 personas más. «No me esperaba encontrar este infierno aquí en mi propia tierra y mucho menos ser humillada como portadora de un arma biológica llamada coronavirus», escribe a ABC en su teléfono móvil. El aislamiento físico en los albergues sin contacto con el exterior no impide la comunicación telefónica discreta con sus familiares y clandestina con los medios de comunicación. A más de 50.000 emigrantes venezolanos registrados que han retornado a su país en las últimas semanas el régimen de Nicolás Maduro les ha prohibido, entre otras cosas, denunciar a la prensa su situación. La joven García, natural de Maracaibo, estado Zulia, peluquera profesional, se fue a Pamplona, en el departamento colombiano de Norte de Santander, siguiendo a su marido porque tenía trabajo en una construcción hace año y medio. Pero por la pandemia y la falta de dinero fueron expulsados de su vivienda. Ella y su pareja no presentan síntomas del virus, pero de todas formas tienen que guardar la cuarentena. En Maracaibo, la capital petrolera del país venida a menos por la destrucción de su principal industria nacional, Linda García dejó a sus dos hijos pequeños con la abuela a los que espera ver tan pronto termine el encierre en el refugio tachirense. Lo que no esperaba es que el secretario de la gobernación del Zulia, Lisandro Cabello, fuera el primero en aplicar el «apartheid» impuesto por Nicolás Maduro sobre los retornados: «Toda persona que viole el sistema migratorio e ingrese en el país será considerada arma biológica y encarcelada». Así mismo señaló que «hay una operación para contaminar a Venezuela desde Colombia». Maduro acusó este miércoles al presidente de Colombia, Iván Duque, de estar tras un plan para infectar con Covid-19 a los venezolanos que están regresando desde ese país. Asegura que los colombianos han contagiado de manera intencionada a los venezolanos que regresan. «No me esperaba encontrar este infierno aquí en mi propia tierra», afirma Linda García, una joven peluquera de Maracaibo que regresa desde Colombia La cifra de casos de contagiados escaló a 1.327 personas con solo once fallecidos. La diáspora también subió a cinco millones de emigrantes, de los cuales ha retornado menos del 1%, la mayoría de venezolanos trabajadores que han perdido su empleo y vivienda por la crisis económica causada por la pandemia, por lo que se han visto forzados a volver a su país. «De un momento a otro los montaron en vehículos, autobuses, les dieron bolsitas con pancitos. Ellos dicen que estaban sanos en las ciudades de Cali y Medellín, que no habían tenido contacto con contagiados y presumen que los contaminaron en los autobuses», dice Maduro. «Yo le digo esto al pueblo para que vean la maldad a la que nos enfrentamos. Los infectaron, por eso declaré la emergencia sanitaria en los pasos fronterizos». Según el diputado Carlos Valero, «queremos rechazar enérgicamente las irresponsables declaraciones de Nicolás Maduro, quien ha dicho que nuestros hermanos que han regresado al país por efecto de la pandemia, son una especie de arma biológica de gobiernos extranjeros. Culpar a personas que están atravesando una enfermedad de ser armas biológicas y de propagar un virus, es inhumano. Buscan criminalizar a los migrantes venezolanos y evadir la responsabilidad del régimen en el tratamiento de la pandemia». Desde Chile, Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú, la mayoría de los emigrantes hacen largos recorridos a pie para volver a sus hogares pero se encuentran en el Puente Internacional Simón Bolívar en Ureña, Táchira, con un tapón o embudo en donde quedan represados, esperando con sus maletas a la intemperie para poder cruzar la frontera y llegar a su destino. Las autoridades sanitarias y migratorias del Táchira los dejan volver a cuentagotas, previamente los registran y desinfectan, les hacen pruebas PCR y los confinan en refugios como instituciones, centros educativos y hoteles. «Nos dan comida podrida para gusanos» En los refugios nacionales los emigrantes comienzan a vivir otro calvario. Linda García se queja de que no hay colchonetas para dormir, ni baños, ni agua, ni luz, ni telefonía, ni internet, ni comida ni atención médica. «Nos han dado comida podrida con gusanos», dijo. Javier Tarazona, director de la ONG Fundaredes, dijo a ABC que etiquetar a los emigrantes como arma biológica es una irresponsabilidad del régimen de Maduro. «El trato que se les da a los retornados en los albergues es cruel e inhumano. Los someten a condiciones de indigentes». El padre Baltazar Porras denunció en las redes sociales que en los refugios del Táchira se ofrece comida descompuesta a los migrantes al llamar a los tachirenses a llevar alimentos a los necesitados. Otro caso de intoxicación por comida descompuesta ocurrió con los retornados en Barquisimeto, estado Lara. José Pastor Ortíz denunció a la prensa regional que su bebé de 1 año murió por deshidratación en el hospital pediátrico Dr. Agustín Zubillaga el 8 de mayo. «Nosotros nos venimos de Bogotá el 29 de abril y ya el 30 estábamos en Guasdualito, estado Apure. Allí fuimos encerrados en una escuela durante ocho días. Aunque la comida era poca, el personal encargado tenía la posibilidad de comprar comida cruda, que cocinábamos con leña», contó Ortiz. Pero en Barquisimeto la familia Ortiz fue confinada en la Villa Bolivariana de la gobernación de Lara, donde estuvieron encerrados encerrados más de ocho días. «Anoche nos dieron arepas (tortillas de maíz) con mortadela descompuesta. Nosotros no la comimos toda pero mi hijo que es un glotón se la comió toda. Todo el grupo de 12 personas se intoxicó y tuvo que ser hospitalizado pero mi hijo murió porque no aguantó la espera por el médico», dijo entre lágrimas José Ortiz. Rocío San Miguel, directora de la ONG Control Ciudadano también deplora que un arma biológica alienta la discriminación, la vejación y la exclusión en contra de los retornados. «Una acusación tan grave, obliga a Maduro, quien debe llevar las pruebas al Sistema de Naciones Unidas, de acuerdo a la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y tóxicas y sobre su destrucción».
27-05-2020 | Fuente: as.com
Deudas con operadores de telefonía: ¿puedo dejar de pagar la factura o retrasarla?
El Real Decreto-Ley, publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE), explica las medidas tomadas para poder fraccionar o aplazar el pago de facturas.
19-05-2020 | Fuente: abc.es
Caracas agoniza de sed por la rotura de su acueducto
La escasez de agua llegó a las narices de Nicolás Maduro. A pocos metros del Palacio de Miraflores, los vecinos de La Pastora, El Silencio y el Calvario se saltan la cuarentena para pelearse por una cubeta de agua en la calle sin la esperanza de que se normalice pronto el suministro en sus hogares. Hace quince días s e rompió la planta de tratamiento del acueducto capitalino, Tuy II, dejando a los caraqueños sedientos por la falta de agua. Para compensar la escasez el régimen compró 250 camiones cisternas chinos que comenzaron hoy a abastecer a la ciudad de más de cuatro millones de habitantes. Lo que preocupa a los venezolanos es que el régimen en lugar de invertir en el mantenimiento del acueducto y cuidar de sus embalses prefiere comprar camiones a China para improvisar la emergencia y no enfrentar el problema con soluciones estructurales y duraderas. Desde hace unos dos años la capital venezolana sufre de racionamiento de agua con un suministro de un día a la semana o cada quince días como el resto del país, pero ahora llegó al colapso porque la avería tardará más de un mes en repararse, en el mejor de los casos y en el peor varios meses. A la crisis de agua se suman la falta de gasolina, de electricidad, de butano en bombonas, de internet y telefonía. Las riñas que se presentan en las colas por un poco de agua han dejado varios heridos. Y las de gasolina se han saldado con dos fallecidos que han sido arrollados por los conductores desesperados. Al colapso de los servicios también se unirá la falta de gas directo residencial e industrial. A través de su cuenta de twitter el director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela, Eudis Girot advirtió que el sistema de distribución de gas colapsará en los próximos días, pese a que Venezuela es el país con una de las mayores reservas del mundo, algo de lo que se jactaba Nicolás Maduro. La debacle de la estatal Petróleos de Venezuela no termina. Tras la caída de la producción a niveles mínimos históricos, el endeudamiento, la pérdida de prestigio internacional y la escasez de gasolina también se sumará la carestía de gas. «Planta de fraccionamiento criogénico José (norte de Anzoátegui) que surte gas doméstico a todo el país está paralizada. Largas colas de camiones para cargar combustible. Se recomienda al pueblo uso racional del gas. Situación dramática, plantas de extracción operan al mínimo», escribió Eudis Girot.
06-04-2020 | Fuente: abc.es
Venezuela pierde su satélite de telecomunicaciones, «joya de la corona» chavista
Venezuela perdió su primer satélite tres años antes de que caducara su vida en el espacio. En un escueto comunicado, el Ministerio de Ciencia y Tecnología anunció el 25 de marzo que luego de casi «12 años de operaciones, y debido a una falla, e l satélite Simón Bolívar no continuará prestando servicios de telecomunicaciones». Y así, sin dar mayores explicaciones, el régimen de Nicolás Maduro reconoció que el primer satélite del país, de 5.100 kilogramos, construido y lanzado en China en octubre de 2008, quedó fuera de órbita sin posibilidad de recuperación. Esa «falla» dejó a gran parte del país con interrupciones en las conexiones a internet y en algunas transmisiones por radio y televisión. De los tres satélites, el Venesat-1 fue el primer satélite artificial propiedad del Estado venezolano, durante el Gobierno de Hugo Chávez, y el nombre de Simón Bolívar fue en homenaje al libertador del país sudamericano. El lanzamiento se realizó desde el Centro Espacial de Xichang, suroeste de China, luego de un acuerdo de cooperación suscrito entre ambos gobiernos firmado en noviembre de 2005. El Simón Bolívar tuvo una inversión de más de 400 millones de dólares y se encargaba del área de telefonía y soporte a la red de telefonía móvil celular, transmisión de información por teleducación en comunidades deprimidas, y acceso y transmisión de mensajes vía internet. La inhabilitación del Venesat-1 lo pudo haber ocasionado «algún daño interno del satélite, por un corto circuito, por ejemplo, y eso arroja al sistema de data información incorrecta y no se puede prevenir alguna falla. Por eso se debe monitorear siempre en tierra. Pero otra razón pudo haber sido un error humano, bien sea porque no se tomaron las previsiones o por mala praxis», dijo a ABC, el ingeniero en telecomunicaciones, Luis Zambrano, y extrabajador de la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales (ABAE). Su mantenimiento y monitoreo siempre estuvo a cargo de técnicos e ingenieros venezolanos, que eran entrenados en China para el desarrollo del software y formación técnica, y todos los traslados eran financiados por la ABAE, una institución adscrita al Ministerio de Ciencia y Tecnología. En el país sudamericano existen dos estaciones de control, pero la más importante y donde se hacen todos los monitoreos de los satélites en órbita está ubicado en el estado Guárico (centro). Reacción de EE.UU. Desde su puesta en órbita, el Gobierno chavista aseguró que el satélite beneficiaría a 12 millones de personas, y también es un secreto a voces que sirvió para oxigenar su plataforma propagandística. La vida útil del Simón Bolívar era de 15 años, por lo que su muerte súbita y por razones aún desconocidas, puso al régimen de Maduro a pedir auxilio a un proveedor estadounidense de satélites de comunicaciones para que lo ayude con uno de los tantos problemas que tiene encima. Según el portal venezolano Runrunes.com, el Gobierno chavista traspasó «casi todos los servicios de televisión y radio que funcionaban con el satélite Venesat-1 al satélite norteamericano Intelsat 14». De acuerdo con la publicación, el mensaje de alerta lo recibió la ABAE días antes, y expertos también habían dado algunas señales sobre posibles fallas a futuro. Pero todo fue en vano. Al poco tiempo, la interrupción fue notoria y el régimen solo respondía que se encontraban trabajando en la reparación y normalización del servicio de canales de televisión. En ese momento, tampoco dieron detalles de las fallas que se estaban originando en el espacio exterior. Queda por ver si el rescate aceptado por Intelsat está exento de las sanciones que ha impuesto el Gobierno de Donald Trump a Venezuela, o si por el contrario Washington reaccionará de forma negativa como lo ha hecho con todas las empresas que prestan servicio al régimen de Maduro. Nuevo satélite En enero del año pasado, el Gobierno de Maduro anunció que estaba negociando para desarrollar un nuevo satélite que reemplazara al Venesat-1, el lanzamiento se haría antes de que dejara de tener vida útil el Simón Bolívar. La propuesta del chavismo a China, específicamente a la Corporación Industrial China Gran Muralla, fabricante de los tres satélites venezolanos (Venesat-1, Vrss-1 y Vrss-2), «era lanzar el Venesat-2 (Guaicaipuro) un año antes (2022) de que el Simón Bolívar dejara de estar operativo y coexistieran juntos por un tiempo, pero supongo que ahora tendrán que adelantar el proyecto», comentó Zambrano. Venezuela cuenta todavía con los otros dos satélites, lanzados igualmente con la ayuda de China. El segundo en llegar a órbita es el satélite de observación Francisco de Miranda (Vrss-1), en septiembre de 2012, con la finalidad de impulsar la investigación de los recursos, la protección del medio ambiente, el seguimiento y la gestión de desastres, y la planificación urbana. Y el tercero es el teleobservador Antonio José de Sucre (Vrss-2), lanzado en octubre de 2017 con el objetivo de reforzar el trabajo del Vrss-1. En octubre pasado, Maduro celebraba el aniversario número 11 del sátelite. «Hace 11 años se lanzó al espacio el primer satélite de nuestra Patria: el Simón Bolívar. Llegó para consolidar y ampliar las telecomunicaciones en todo el territorio. Venezuela tiene toda la capacidad para lograr la independencia tecnológica definitiva. ¡Vamos por más!». Pero cinco meses después estarían despidiendo al Venesat-1, casi en un discreto acto fúnebre, quedando a un lado cualquier posibilidad de «independencia» tecnológica, y por lo tanto, con las ganas de ir a por más.
15-02-2020 | Fuente: abc.es
Pompeo urge a Europa a escoger entre EE.UU. y China
A estas alturas de la Conferencia de Seguridad , está ya claro que los secretarios de Estado estadounidenses de Exteriores y Defensa han venido a Múnich para presionar a Europa. «El enemigo es China», se ha esforzado por explicar a los europeos Mike Pompeo, visiblemente molesto con el papel de neutralidad que los europeos adoptan en los paneles de discusión. Mark Esper ha ido más allá y ha sugerido que si Europa incluye a Huawei en el desarrollo de las redes 5G, estará poniendo en peligro la OTAN. «Si no entendemos la amenaza y no hacemos algo, al final podría comprometer lo que es la alianza militar más exitosa de la historia, la OTAN», ha dicho este sábado, sumándose a la comparación de Pompeo, que denuncia a la compañía de telefonía china como la presencia de un «caballo de Troya» que persigue «transferir al Partido Comunista chino y los servicios secretos chinos los datos de todos los usuarios de red 5G europea». Llegados a este punto, el director de la conferencia de Seguridad, Wolfgang Ischinger, en el papel de moderador, ha querido saber qué haría China si los países europeos en los que Huawei participa en el desarrollo de la red, como es el caso de la anfitriona Alemania, excluyese a la compañía. Y se lo ha preguntado directamente al ministro chino de Exteriores, Wang Yi, también presente en la sala. Wang se ha entretenido hablando de lo mucho que nos une a los europeos y los chinos, «mucho más de lo que nos separa», y se ha extendido en alabanzas a valores comunes como el multilateralismo y la resistencia al proteccionismo, sin citar que EE.UU. reniega de ellos, antes de ir al punto. Pero cuando ha enfilado, lo ha hecho con toda crudeza: «Esperamos que nuestros amigos de Europa puedan reconocer el significado de nuestra sociedad estratégica, en la que debe haber un entorno justo, de acuerdo con las reglas del mercado. Cada país debe poder tomar su propia decisión». Varios participantes preguntan con insistencia sobre posibilidades de acercamiento y Pompeo trata de definir las condiciones sine qua non: «Tendríamos que llegar a un punto de win-win (todos ganamos en equilibrio) y China tendría que atender a ciertos asuntos como los derechos humanos y la soberanía, un par de cosas que son muy importantes para nosotros, los occidentales», dejando claro que el acercamiento del que se habla dista mucho todavía de ser viable. «No queremos evitar que nuestros socios tengan relaciones económicas con China, lo que queremos es enseñarle a China el camino correcto». «La muerte de la Alianza está sobre-exagerada» Europa se ve atrapada, por lo tanto, entre las dos potencias en litigio. Presionada para elegir entre la protección de la OTAN o los negocios con China, aunque Pompeo insiste en rechazar las quejas europeas y desmentir a quienes acusan de repliegue a la Administración Trump. «Esas críticas no reflejan la realidad», ha defendido, después de que el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, hubiera lamentado que «nuestro principal aliado, Estados Unidos, rechaza bajo la Administración actual la idea misma de una comunidad internacional. Los países son invitados a colocar sus propios intereses primero, por encima de los del conjunto, llama a ser ?Grande de nuevo? incluso a costa de los vecinos y socio». «Tengo el placer de informarles de que la muerte de la Alianza Transatlántica está groseramente sobre-exagerada», ha respondido Pompeo, y ha destacado que su país contribuyó al reforzamiento de la OTAN en el flanco oriental, así como que lideró el esfuerzo para poner fin al autoproclamado califato de la organización Daesh en Siria. «¿Es ese el Estados Unidos que ?rechaza la comunidad internacional??», preguntó con ironía, «Occidente está ganando gracias al liderazgo estadounidense, y mientras gane Occidente ganamos todos». Otro que ve el vaso medio lleno y que quita hierro a la parte del informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos con cuya presentación se abría este viernes la Conferencia de Seguridad es Jens Stoltenberg. El informe subrayaba un proceso de «desoccidentalización» global, pero el secretario general de la OTAN dice que «el camino no es fácil, y a veces tropezamos, pero no hemos perdido el camino y nuestros valores no han perdido valor». Stoltenberg, por cierto, confirma el entendimiento entre Estados Unidos y los talibanes, que permitirá una tregua en Afganistán, pero a diferencia de Trump no anima a un «retiro» inminente de las tropas, sino que habla con más cautela de un «ajuste» de la fuerza de las tropas en el Hindu Kush. «No nos vamos de Afganistán», ha dicho, a favor de que las fuerzas de la alianza, alrededor de 16.000 soldados desplegados, deben permanecer en el país para garantizar la estabilidad.
15-02-2020 | Fuente: abc.es
Estados Unidos presiona a Europa para acorralar al «enemigo» chino
A Mike Pompeo le aburre profundamente esa Europa quejumbrosa que acude a la Conferencia de Seguridad de Múnich dispuesta a pasar el fin de semana en el diván, lamentando lo mucho que se ha «desoccidentalizado» el mundo en el último año. Él prefiere la acción. «Occidente nunca ha perdido sus valores y vamos ganando», zanjó el asunto el secretario de Estado estadounidense en el primer minuto de su intervención, para pasar de inmediato al ataque. «El enemigo es China», identificó, molesto por la pretendida neutralidad europea. Y llamó a excluir a la compañía de telefonía china Huawei del desarrollo de las redes 5G en Europa, acusándola de ser «un caballo de Troya del Partido Comunista chino y de la inteligencia china, que a través de esa empresa se harán con los datos de todos los usuarios de la red 5G europea». A su lado, Mark Esper, secretario de Defensa, sacó el palo y sugirió que si Europa no excluye a Huawei estará poniendo en peligro la OTAN. «Si no entendemos la amenaza y no hacemos algo, al final podría comprometer lo que es la alianza militar más exitosa de la historia, la OTAN», amenazó Esper. El director de la conferencia, Wolfgang Ischinger, quiso saber qué haría China en el caso hipotético de que Europa tomase ahora esa decisión y se lo preguntó al ministro de Exteriores chino, Wang Yi, también en la sala y que hasta entonces no había abierto la boca. Con su parsimonia oriental y en sofocante contraste con el ritmo de rocanrol de los americanos, Wang se retrotrajo a la milenaria amistad entre China y Europa para destacar «lo mucho que nos une, mucho más de lo que nos separa», y se extendió en alabanzas a valores comunes como el multilateralismo y la resistencia al proteccionismo, sin citar que EE.UU. reniega de ellos, antes de ir al punto que mantenía en vilo al auditorio. Y cuando por fin enfiló, profirió su propia y sutil amenaza: «Esperamos que nuestros amigos de Europa puedan reconocer el significado de nuestra sociedad estratégica, en la que debe haber un entorno justo, de acuerdo a las reglas del mercado. En todo caso, cada país debe poder tomar su propia decisión». Al terminar el panel, Europa se veía atrapada entre dos potencias enfrentadas y sin gran capacidad de maniobra, pero nadie en Múnich se angustió por eso, seguramente porque este foro sabe bien que los palos se alternan en la diplomacia con las zanahorias. Hace un año por estas fechas, por ejemplo, el discurso americano ponía en la diana a Rusia. Y más concretamente, al gasoducto Nord Stream 2, un proyecto faraónico de 11.000 millones de dólares que a partir de 2021 hará fluir 55.000 millones de metros cúbicos de gas ruso al año hasta Alemania, a pesar de las sanciones legisladas por Donald Trump contra las empresas que participan. Un estímulo de mil millones También profirieron entonces amenazas, pero sus quejas sobre la dependencia energética de Rusia cayeron en saco roto. El propio Ischinger, espíritu atlantista donde los haya, ha defendido que paralizar un proyecto ya terminado en un 95% sería «un sinsentido». Y no por ello la OTAN se ha roto. EE.UU. sabe desde el final de la II Guerra Mundial que el dinero no hace la felicidad de la influencia geopolítica en Europa, pero que ayuda bastante. Y ayer precisamente anunció Pompeo en Múnich que su país financiará proyectos energéticos por un monto inicial de mil millones de dólares en Europa central y del Este para reforzar su independencia energética de Rusia. «En señal de apoyo a la soberanía, prosperidad e independencia energética de nuestros amigos europeos», dijo. Se beneficiarán los «miembros de la Iniciativa de los Tres Mares», que reúne a doce Estados de la UE con costas en el Báltico, el Adriático y el Mar Negro. En todo caso, nadie podrá decir en Múnich que la prevención contra Huawei es una de las salidas de Donald Trump. También en la sala, Nancy Pelosi dio la razón punto por punto a los dos ministros de Trump y añadió que «China está buscando exportar su autocracia digital a través de su gigante de las telecomunicaciones Huawei», insistiendo en que «las naciones no pueden ceder la infraestructura de telecomunicaciones a China por conveniencia financiera e ignorando su valor estratégico». «Una concesión tan mal concebida sólo envalentonaría a Xi Jinping», dijo, «y socavará los valores democráticos, los derechos humanos, la independencia económica y la seguridad nacional». Fuera de micrófono, además de Huawei, el asunto que ocupaba las conversaciones de pasillo de la delegación estadounidense era la situación del partido conservador alemán, la CDU de Merkel, por la que preguntaron a todo el que pudieron y en el que perciben un «gran potencial desestabilizador».
10-02-2020 | Fuente: elpais.com
BlackBerry, el móvil que pudo reinar (pero sucumbió al iPhone)
La compañía canadiense dominó un cuarto del mercado de la telefonía móvil en los 2000, pero no supo adaptarse a la nueva era iniciada por el iPhone. Acaba de anunciar que dejará de fabricar sus terminales en agosto
21-01-2020 | Fuente: abc.es
Putin mantiene su núcleo duro en el nuevo Gobierno ruso pero incluye nuevas caras
«La composición del nuevo Gobierno está muy equilibrada. Hay bastante personas del anterior Ejecutivo, pero hemos hecho una fuerte renovación», manifestó esta tarde el presidente Vladímir Putin en la presentación de los miembros del nuevo Gabinete. En efecto, ha aparecido una decena de caras nuevas, sin embargo, el núcleo duro, formado por los ministros de Defensa, Interior y Exteriores, Serguéi Shoigú, Serguéi Lavrov y Vladímir Kolokóltsev, se mantiene. El más longevo de los tres en su ministerio es Lavrov, que lleva en el cargo desde marzo de 2004. Pese a la «fuerte renovación» de la que habla Putin, al frente de los ministerios claves continúan prácticamente los mismos nombres. Da, por tanto, la sensación de que el motivo de la remodelación urdida la semana pasada por el jefe del Kremlin tras pronunciar su discurso anual sobre el Estado de la Nación era principalmente librarse de Dmitri Medvédev, su gran hombre de confianza durante años, para sustituirlo por Mijaíl Mishustin, el antiguo jefe del Servicio Federal de Impuestos (FNS) y ahora flamante jefe del Ejecutivo. Mishustin le presentó ayer a Putin la lista ministerial y debió haber algún cambio de última hora, ya que se dio a conocer algo más tarde de lo que los medios de comunicación rusos habían vaticinado. El Gabinete de Mishustin tendrá nueve viceprimeros ministros, en lugar de los 10 que tenía el Gobierno anterior. El primer viceprimer ministro es ahora Andréi Beloúsov, uno de los rostros nuevos, que viene de la Administración del Kremlin y era el asesor de Putin en asuntos de economía. Él pilotará todo el área económica en el Ejecutivo de Mishustin. Casi todos los ministros responsables del área social tuvieron que abandonar sus cargos. El ex viceministro de Finanzas, Antón Kotiakov, encabezará ahora el Ministerio de Trabajo y Protección Social, en sustitución de Maxim Topilin, Mijaíl Murashko el de Sanidad, que desplaza a Verónika Skvortsova, Valeri Falkov, hasta ahora rector de la Universidad Estatal de Tiumen (Siberia) , se encargará de Ciencia y Universidades. Los ministros de Deporte y Cultura también cambiaron. En el primero, en lugar del muy criticado Vladímir Medinski estará la jefa del departamento de cinematografía de ése mismo ministerio, Olga Liubímova, y, en Deportes, Pável Kolobkov, salpicado por los escándalos de dopaje, da paso al presidente de la Federación Universitaria de Educación Física, Oleg Matitsin. Maxim Reshétnikov, el ex gobernador de la región de Perm, es ahora el responsable de Economía, cartera que antes desempeñaba Maxim Oreshkin, Maksut Shadáyev, que viene de Rostelekom, el principal proveedor ruso de internet, televisión por cable y telefonía, estará al frente de Telecomunicaciones. En Educación ha sido nombrado Serguéi Kravtsov, que procede del Rosobrnadzor, la inspección educativa, y desplaza a Olga Vasíleva, en Justicia, Konstantín Chuichenko, en lugar de Alexánder Konoválov. Los viceprimeros ministros, aún sin determinar exactamente sus áreas de competencias, son Dmitri Grigorenko, que probablemente se hará cargo del aparato del Gobierno y era la mano derecha de Mishustin, Victoria Abrámchenko, antigua jefa del Rosreestr (Servicio Catastral), Alexéi Overchuk, también procedente del FNS, Marat Jusnullin, vicealcalde de Moscú en el área de obras públicas, y Dmitri Chernishenko. Mantienen sus puestos como viceprimeros ministros Tatiana Gólikova, Yuri Borísov y Yuri Trútnev así como también los ministros de Industria y Comercio, Denís Mantúrov, Energía, Alexánder Nóvak, Finanzas, Antón Siluánov, Recursos Naturales y Ecología, Dmitri Kobílkin, Desarrollo del Extremo Oriente y el Ártico, Alexánder Kozlov, Protección Civil, Evgueni Zínichev, Agricultura, Dmitri Pátrushev, y Transporte, Evgueni Ditrij.
20-01-2020 | Fuente: abc.es
Isabel dos Santos, la mujer más rica de África, amasó su fortuna mediante la explotación de Angola y la corrupción
La mujer más rica de África e hija del expresidente de Angola José Eduardo dos Santos, Isabel dos Santos, construyó su fortuna - estimada en más de 2.000 millones de dólares- gracias al nepotismo, la corrupción y a expensas del estado angoleño, según una investigación periodística. El trabajo conocido como Luanda Leaks parte de una filtración de 715.000 documentos internos de las compañías de dos Santos obtenidos por la Plataforma para Proteger a Denunciantes de África (PPLAAF). Hasta 36 medios de comunicación de hasta 20 países colaboraron en el exhaustivo dossier que fue publicado el domingo por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ). Según la investigación de ICIJ, Isabel dos Santos se benefició durante años del «régimen cleptocrático» instaurado por su padre mientras fue presidente, desde 1979 hasta 2017 . Durante la última década la «Princesa de Angola» habría recibido contratos públicos sin concurso facilitados por el Gobierno angoleño; además se benefició de ventajas fiscales, préstamos ventajosos, licencias valoradas en miles de millones de dólares y derechos para la extracción de diamantes. La hija de José Eduardo dos Santos está al frente, junto a su marido Sindika Dokolo, de un gran imperio en el que han llegado a crear 192 compañías en 41 países y han participado en más 400 empresas y filiales en diversos sectores que van desde las telecomunicaciones, la banca, el cemento, el petróleo y los diamantes. Este entramado de empresas estaría controlado desde varias holding registradas en paraísos fiscales. Uno de los acuerdos más sospechosos y relevantes al mismo tiempo es una participación en la petrolera Galp valorada en unos 800 millones de dólares, que obtuvieron gracias a un préstamo muy ventajoso del Estado angoleño. La participación fue vendida en 2006 por la petrolera estatal angoleña Sonangol, que diez años después Dos Santos dirigió -gracias a un decreto presidencial de su padre- durante un breve periodo de tiempo hasta que su progenitor dio un paso atrás tras 38 años en el poder. Los documentos filtrados muestran que la pareja solo tuvo que pagar el 15% del precio por adelantado y que los 63 millones de euros restantes se convirtieron en un préstamo a bajo interés. Su fortuna ?según Forbes- asciende a 2.200 millones de dólares y el matrimio dispone de exclusivas propiedades en todo el mundo y hasta un yate de 35 millones de dólares. Según el periodista e investigador angoleño Rafael Marques, el expresidente concedió, mediante decretos presidenciales, contratos a empresas vinculadas a su hija por un valor superior a 22.000 millones. Marques asegura que solo el 25% de las acciones que tiene el matrimonio en la empresa de telefonía Unitel ya vale unos 1.000 millones de dólares. La hija del expresidente, que vive en una propiedad de 15 millones de dólares en Londres, está siendo investigada por las autoridades de su país por corrupción y mala gestión mientras estuvo al frente de la compañía petrolera estatal Sanangol. En diciembre, sus activos en Angola fueron congelados en diciembre. El Estado angoleño les reclama más de 1.100 millones de dólares en préstamos otorgados de capital público que no ha sido devuelto. Dos Santos responde a las acusaciones La empresaria, nacida en Azerbaiyán en 1973, se defiende de las acusaciones diciendo que son «completamente falsas» y señala al gobierno angoleño a quien acusa de hacer una «caza de brujas» por motivos políticos. A muchos angoleños ha sorprendido que el actual presidente João Lourenço haya perseguido los intereses comerciales de la familia de su predecesor. «No soy más que una mujer de negocios, una emprendedora, no soy política ni he sido miembro de ningún gobierno ni he desempeñado ningún papel en el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA)», decía Dos Santos en una entrevista a la BBC. Angola, sexta economía Africana, ocupa el puesto 165 de 180 en el índice de percepción de la corrupción de Transparencia Internacional y es uno de los países más pobres del mundo a pesar de ser rico en petróleo y diamantes.
1
...