Infortelecom

Noticias de sucesos

07-12-2020 | Fuente: abc.es
Liberan al español secuestrado en Colombia
Jesús Antonio Quintana García ya está en su casa, en Cali, tras ser liberado por un grupo armado aún no identificado, tras dos días de secuestro. Así lo afirmó a través de un comunicado el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), del cual el malagueño es Director Gerente para las Américas y quien fuera secuestrado el pasado 5 de diciembre en inmediaciones del municipio de Toribío, al norte del departamento del Cauca. Si bien a primeras horas de la noche había poca información sobre los autores del secuestro, lo que sí quedó claro en el comunicado oficial fue el agradecimiento de la entidad a las autoridades nacionales y a las indígenas, que tantas veces han intermediado o rescatado secuestrados en la región: «Agradecemos a las autoridades colombianas, a las comunidades indígenas, a las organizaciones sociales y a todos los que se movilizaron para asegurar su liberación». Hoy también se supo que la muy respetada guardia indígena fue activada el domingo, en respuesta a este caso, pero ante todo a los 10 asesinatos sucedidos durante el fin de semana en esta región del norte del Cauca. La zona es tal vez de las más bellas de Colombia. Sin embargo, el departamento del Cauca, con un pie en la cordillera andina y otro sobre el Pacífico, es hoy uno de los que mayores horrores está viviendo por cuenta de la nueva violencia ensañada con esta región del suroccidente de Colombia. Precisamente allí se encuentra el municipio de Toribío, donde fue secuestrado Quintana García y último punto de contacto que se tuvo con él, quien, al parecer, se embarcó en esta travesía por temas personales, nada relacionado con su labor o condición diplomática. Iba por la ruta a Tacueyó, camino a la ciudad de Neiva, capital del vecino departamento del Huila, y fue detenido en un retén ilegal. Esa ruta, entre la ciudad de Cali y Neiva es complicada, resulta fácil perderse y es muy poco recomendada en términos de seguridad, a pesar de ser la vía más corta para llegar a Neiva desde Cali. A veces, el permanente goteo de violencia en esta zona del país hace que los hechos se diluyan en un mar de sucesos y titulares. Lo del secuestro no es nuevo en la región: dos días antes, dos comerciantes que venían del departamento de Caquetá, al sur del Cauca, fueron retenidos por miembros de la columna móvil «Dagoberto Ramos», disidencia de la exguerrilla de las Farc, pero muy pronto los dejaron en libertad al confirmar que eran comerciantes y no infiltrados. En junio pasado, dos extranjeros ?uno suizo y el otro brasilero- y sus perros fueron liberados por el ejército, tras seis meses de un secuestro ocurrido en Corinto, municipio vecino a Toribío, y por quienes la «Dagoberto Ramos» exigía un millón de dólares, según dijeron las autoridades. Lo que menos se ha dicho es que en el primer semestre de 2020 se dieron seis secuestros en la región. De allí que la principal hipótesis apunta a esta disidencia de la exguerrilla de las Farc como la responsable del secuestro. La columna móvil «Dagoberto Ramos» nunca estuvo vinculada al proceso de paz y rechazó las negociaciones en La Habana, procurando abrirse un espacio propio en esta región, pero sin mayor éxito hasta 2019, año a partir del cual los expertos y residentes en la zona afirman que ha crecido sin talanquera alguna en el norte del Cauca, amenazando y violentado especialmente a los líderes de los tres resguardos indígenas que hay en esta región. Miembros de dichas comunidades fueron los que precisamente llegaron a Bogotá el pasado 20 de octubre, tras una larga marcha, para pedirle al gobierno del presidente Iván Duque efectividad en la protección de la vida de estos pueblos indígenas que hoy sufren una durísima presión por parte de disidencias, grupos paramilitares y narcotraficantes. Otro tanto le ha solicitado al mandatario el gobernador del departamento, Elías Larrahondo, quien tampoco ve mayores resultados en materia de seguridad. El fin de semana hubo una masacre en Santander de Quilichao, otro municipio del Cauca, y una vez más se convocó un consejo de seguridad con ministro de Defensa a bordo y nuevas ofertas de recompensa fueron anunciadas para dar con los responsables. Aunque hay quienes sopechan que fue la banda de «Los Pelusos», una disidencia del Ejército de Liberación Popular (EPL, desmovilidado en 1991), personas conocedoras de la zona, consultadas por ABC, señalan que «"Los Pelusos" estuvieron por allí, pero más hacia el municipio de Corinto, al noreste de Toribío, donde han permanecido, mientras la Dagoberto sí tiene presencia en Toribío. Así que cabe esperar que fueran ellos». La cabecera municipal fue hostigada hace tan solo un mes por miembros de esta disidencia de las Farc, donde atacaron a algunos policías. Y cuentan que ya en un punto del camino a Tacueyó hay una pancarta que dice «bienvenido a territorio fariano». Lo que sorprende a los locales es que la ruta por Tacueyó fuera la elegida para esta travesía. «Esa vía casi nadie la transita. Entendible que se hubiese metido por Gabriel López o Puracé, ¿pero por Tacueyó? Ni siquiera tiene ruta de bus intermunicipal. Si fue por una aplicación de turistas, seguramente le muestra esa ruta antigua, pero Waze no lo sabe todo?», dijo otra persona que pidió guardar el anonimato. ¿Qué sucede para tanta prevención? Una de las claves para el recrudecimiento de la violencia en la zona puede ser el reclutamiento intensivo de menores que ha hecho la «Dagoberto Ramos», especialmente en estos tiempos de pandemia «donde los muchachos no van a clases». Conocedores de la región hablan de patrullas de estos grupos ilegales, que deambulan por las vías, hacen retenes como el que detuvo a Quintana García, cosa que no realizan con igual persistencia los miembros de la fuerza pública. «Es un territorio donde son dios y ley, a pesar de las bases militares en Tacueyó y Corinto, que están en esa región, pero los del ejército no sale de ahí», comentan. El gobierno dice que hay presencia, pero os habitantes comentan que si bien «la fuerza pública está permanentemente, no hay presencia cotidiana, no controlan diariamente, de vez en cuando patrullan». Es cierto que es una zona complicada, con gran desconfianza de la población con la fuerza pública, lo que hace todo más complejo. Y, de ser así, movilizar al secuestrado les habría resultado más sencillo ?a pesar de no tener una estructura militar sólida que respalde el tránsito- pues dominan el terreno, tienen control de los cultivos ilícitos («algunos de marihuana llegan al borde de la carretera») y al parecer no hay fuerza que les resista, ni siquiera la propia guardia indígena que tantas veces ha rescatado secuestrados y ha procurado plantar cara a esta disidencia. Afortunadamente, al parecer, la presión sobre los delincuentes hizo el milagro y liberaron a Quintana García, a quien y habían movido a una zona más occidental. Así lo afirmó el ejército en un comunicado: «En la vereda El Tierrero del municipio de Caloto, Cauca, las tropas de la Tercera División del Ejército Nacional con apoyo de la capacidad investigativa del Gaula de la Policía Nacional, logran la liberación por presión de Jesús Quintana García, ciudadano español quien había sido secuestrado por el Dagoberto Ramos», uno de los tantos Grupos Armados Organizados Residuales que ahora se disputan a sangre y fuego varias zonas del país.
15-11-2020 | Fuente: abc.es
Merino renuncia como presidente de Perú tras menos de una semana en el poder
Rodeado de protestas y acusaciones de violaciones a los derechos humanos, el presidente interino de Perú, Manuel Merino, se vio este domingo forzado a renunciar irrevocablemente al cargo tan solo cinco días después de haber juramentado. De esta manera, el país andino se quedaba sin presidente y en un limbo político. Su anunció tuvo lugar apenas minutos después de que el Congreso exhortara al mandatario a renunciar mientras convocaba a un pleno extraordinario para encontrar una salida constitucional a la crisis y hallar un sucesor al presidente dimisionario Rozaba el mediodía cuando Merino transmitió a toda la nación, a través de un mensaje televisado, su decisión: «Todo el Perú está de luto, nada justifica que una legítima defensa deba desencadenar en muerte de peruanos. Estos sucesos deben ser profundamente investigados por las instancias correspondientes para determinar toda responsabilidad», expresó Merino desde el Palacio de Gobierno. El también congresista aseguró que «no busqué tener el cargo (de presidente)?lo hice con responsabilidad, humildad y honor. Fue un reto que acepté y no busqué». Merino se vio obligado a renunciar después de que, en el sexto día de protestas contra su mandato, la Policía acabara a tiros con la vida de dos estudiantes universitarios: Jack Bryan Pintado Sánchez, de 22 años, y Jordan Inti Sotelo Camargo, de 24 años. El despliegue de la Policía para reprimir a los manifestantes, de los cuales ABC fue testigo durante toda la semana, consistió en el uso de camiones con agua que buscaba atropellar a la gente, armas de fuego que disparaban perdigones de goma y canicas de vidrio, así como el uso indiscriminado de gases lacrimógenos y motos en movimientos para disolver las protestas. Cacerolazo celebrando la salida del presidente interino - AFP El balance de las seis jornadas de protestas era ayer de dos muertos, 105 heridos y 41 ciudadanos desaparecidos, según informó la Coordinadora de Derechos Humanos de Perú. «Lo que ha existido en el Gobierno de Merino es una política premeditada de vulneración de derechos humanos donde se ha estigmatizado la protesta social y vulnerado los derechos fundamentales», declaró a este periódico el congresista del Partido Morado, Alberto de Belaunde, sobre la represión de las manifestaciones. «Lo que ha existido en el Gobierno de Merino es una política premeditada de vulneración de derechos humanos donde se ha estigmatizado la protesta social y vulnerado los derechos fundamentales» En cuanto a las 41 personas desaparecidas durante los enfrentamientos con la Policía, el Ministerio Público ordenó que un equipo de fiscales penales, especializados en prevención del delito, y de terrorismo y derechos humanos del Ministerio Público, los busqué en diversos cuarteles y sedes policiales en Lima. Numerosas han sido las denuncias contra los abusos de estos días. Así la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó la «represión estatal a las protestas multitudinarias por la crisis política originada por la vacancia presidencial», y exigió «investigar inmediatamente los hechos y establecer responsabilidades». «Los ministros (del saliente Gobierno) son en principio, los responsables políticos de las dos víctimas. Si se comprobara que dieron instrucciones que aumentaban el riesgo de vulneración de derechos fundamentales, incumpliendo los estándares fijados por las Naciones Unidas, pudieran tener también responsabilidad penal. Serán recordados como uno de los equipos ministeriales más incapaces de nuestra historia», señaló a ABC el Secretario general de Transparencia, Iván Lanegra. De la protesta a la fiesta Al mismo tiempo que Merino anunciaba su irrevocable renuncia, se iniciaron en las calles de Lima los cacerolazos y bocinazos celebrando su salida, después de días de manifestaciones en rechazo al Gobierno interino. Mucha gente salió a las plazas a festejar la dimisión. Un grupo de jóvenes acudió al Congreso a celebrar con banderas peruanas, mientras que un centenar de ciclistas se reunieron en el parque central de Miraflores, distrito de clase media alta en Lima, a clamar contra el Gobierno saliente. Ciudadanos celebran la renuncia este domingo de Merino a la presidencia de Perú - EFE Apenas se conoció la renuncia de Merino, José María Martínez, conocido como Josi, de 16 años y considerado el rey del TikTok en Perú con 17 millones de seguidores publicó un vídeo con otros «tiktokers» que decían: «Se metieron con la generación equivocada. Una generación cansada de abusos, una generación en la que ninguno quería hablar de política, y que ante tanto maltrato muchos nos sumamos a la voz de protesta». Y el mensaje continuaba: «Hoy todo cambió. Les perdimos el miedo. Nos cansamos del abuso. Esta generación ya no quiere. Merino lárguese a su casa. Nos defenderemos de lo que creemos juntos. Todos somos uno». La socióloga Noelia Chávez ha calificado a los jóvenes que salieron a protestar contra Merino como «la generación del bicentenario»: jóvenes menores de 35 años, quienes han tomado las redes sociales como TikTok, Instagram y Twitter para protestar con creatividad y lúdicamente. Tras la renuncia de Merino, Perú ingresa en un limbo político en el que su reemplazo, de acuerdo a la constitución, debe salir de otro miembro del Congreso del partido que no apoyó la destitución, una vez que se acepte la renuncia del interino por mayoría simple. Con el ingreso del sucesor de Merino, Perú habrá tenido cuatro presidentes en los últimos cuatro años, un récord para uno de los países más alabados en Sudamérica por su buen desempeño económico. Pedro Pablo Kuczynski (PPK) fue obligado a renunciar después de dos mociones de censura en su contra en marzo del 2017. Luego, este fue sucedido por Martin Vizcarra, quien tras ser destituido por el Congreso, fue reemplazado por Manuel Merino, que ha durado cinco días en el cargo.
12-11-2020 | Fuente: abc.es
Cuando los sanitarios se convierten en asesinos: los casos más escandalosos de los últimos años
Como la línea entre la vida y la muerte, el espacio entre salvar a un ser humano y poner fin a sus días también puede ser muy débil. Durante los últimos años, no ha sido raro leer en las noticias los casos de sanitarios acusados de cometer asesinatos, sirviéndose de su cercanía con los enfermos para terminar con su tiempo en este mundo. Aunque no es la norma, son sucesos que provocan estupor en los lectores, que a menudo conocen testimonios fríos, calados por la psicopatía y argumentos imposibles de entender. El más reciente, el de Lucy Letby, una enfermera británica sospechosa de haber asesinado a ocho bebés y planeado el mismo destino para otros diez pequeños, ha provocado un escándalo monumental en el Reino Unido, donde los ciudadanos se preguntan por qué nadie tomó antes cartas en el asunto. Desde 2018, el comportamiento de la joven, de 30 años, se consideraba sospechoso, aunque siguió en libertad hasta hace unos días. Mientras los británicos siguen boquiabiertos, el caso no sorprende del todo en otros países, como por ejemplo España. Hace año y medio, la auxiliar de enfermería Beatriz López, de 39 años, fue condenada a cuarenta de cárcel por haber asesinado a dos personas en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares. Utilizando inyecciones con las que hacía entrar aire en su sistema circulatorio, arrebató la vida a dos ancianas, de 92 y 86 años. La primera de ellas iba a recibir el alta al día siguiente, y dejó un hijo con una minusvalía del 86%. Según los informes psicológicos, López no padecía un trastorno, pero sí había dado muestras de una dureza extraordinaria de carácter, marcado por la falta de empatía, la suspicacia y el hielo emocional. Distintas motivaciones No muy lejos, en Alemania, el caso más terrorífico fue el del enfermero Niels Högel, condenado a cadena perpetua tras haber provocado la muerte a 86 personas. Con sobredosis de medicamentos, Högel causaba colapsos respiratorios y cardíacos a sus pacientes, a los que luego asistía. Se trataba de una treta para escalar puestos entre sus compañeros. Cuando conseguía salvar las vidas que él mismo había puesto en peligro, recibía las felicitaciones del resto del personal. En los demás casos, los pacientes se apagaban sin remedio, por su culpa. Mientras se presentaba como un tipo de temperamento afable y profesionalidad sin tacha, el enfermero era en realidad un asesino. «Yo quería que me valoraran y con el trabajo rutinario no era posible», intentó justificarse durante el juicio. En su caso, los psicólogos determinaron que sufría un problema de narcisismo severo. En este siniestro recorrido, mención aparte merece el caso del doctor Harold Shipman, tristemente célebre por ser uno de los mayores asesinos en serie de la historia del Reino Unido. Shipman, que al parecer arrastraba una carga de malestar, problemas con las drogas y odio de tipo explosivo, fue el responsable del asesinato de más de 200 personas durante varias décadas, hasta su detención en el año 2000. Su método no era muy distinto del resto de casos citados -para matar, inyectaba sobredosis de morfina-, pero sí lo parecen sus motivaciones: su objetivo era deshacerse de ancianas que le caían mal. Tras pasar algún tiempo en la cárcel, apareció ahorcado en 2004. A pesar del asombro que producen estos sucesos, donde personas encargadas de cuidar a los enfermos terminaron por convertirse en los responsables de su muerte, los casos, por suerte, son pocos, y nada representativos de una profesión entregada a salvar vidas.
01-11-2020 | Fuente: as.com
El mensaje del hijo de una barrendera a los autores de los disturbios en Logroño
Tras los sucesos acontecidos en la noche del sábado en la localidad de La Rioja, se puede observar la otra cara de la moneda en esta iniciativa.
29-10-2020 | Fuente: abc.es
Tres muertos y varios heridos en un ataque terrorista con cuchillo en una iglesia de Niza
Tres muertos, varias víctimas entre la vida y la muerte, varios heridos al arma blanca, en Niza, a las puertas de una iglesia, la mañana del jueves, confirman la agravación de los ataques de locura criminal y barbarie yihadista que comenzaron antes del toque de queda y han continuado agravándose en vísperas del segundo confinamiento. Christian Estrosi, alcalde conservador de Niza, en el corazón de la Costa Azul, comenzó a informar con urgencia la mañana del jueves de la «neutralización» de un individuo, armado al arma blanca, que habría asesinado a tres personas, hiriendo a varias personas, ante la iglesia de Notre Dame. Tras una conversación personal con varios responsables policiales, Estrosi confirmó de este modo las sospechas de un atentado criminal yihadista: «Confirmo que todo parece sugerir que se trata de un atentado terrorista, a las puertas de la basílica de Notre-Dame. Todo parece sugerir que se trata de un crimen obra de un criminal fascista yihadista. No paró de gritar Alá es grande mientras los servicios de seguridad lo intentaba neutralizar». Minutos más tarde, Gérald Darmanin, ministro del Interior, confirmó el asesinato y proyecto de matanza, anunciando la reunión de una célula de crisis, para «evaluar» el alcance del asesinato, en el marco de la lucha policial permanente contra la gangrena islamista. La Fiscalía anti terrorista se hizo cargo del caso poco después de las diez de la mañana. Si se confirmase las primeras sospechas en Niza, se trataría del tercer atentado criminal yihadista en apenas cuatro semanas. Otras alertas Después de conocerse el ataque en Niza, la Policía ha «neutralizado» en Aviñón a otro hombre que gritaba «Alá es grande», armado con un cuchillo y con la intención de apuñalar a los viandantes, informa Euronews. Además, los agentes también han detenido a un hombre armado con un cuchillo de una hoja de 30 centímetros en Lyon, cerca de la estación de trenes de Perrache, antes de que el sujeto cometiera un ataque en uno de los tranvías, informa «Lyon Mag». En el consulado francés de Yeda, en Arabia Saudí, un hombre también ha sido detenido después de herir a uno de los guardias de la sede diplomática. Con estos sucesos, el primer ministro, Jean Castex, ha decidido elevar al máximo la alerta antiterrorista. Sucesión de atentados El 25 de septiembre pasado, un pakistaní refugiado en París atacó con cuchillos e intentó asesinar a varias personas a las puertas de la antigua redacción del semanario Charlie Hebdo. El 16 de este mismo mes de octubre, un yihadista ruso / checheno decapitó a un profesor a la puerta de su escuela, en Conflans-Saint-Honorine. En el homenaje nacional al profesor asesinado, Emmanuel Macron insistió en una defensa sin tacha de la libertad, la educación y la cultura, confirmando esta decisión nacional: «Seguiremos publicando caricaturas». Siguieron manifestaciones de protesta y boicot contra exportaciones francesas en muchos países musulmanes, comenzando por Turquía y Pakistán. El presidente de Turquía ha encabezado una ola de agrias protestas musulmanas, con aparente «éxito»: un fanático musulmán ha consumado una nueva matanza, en Niza, en el corazón de la Costa Azul, la mañana del miércoles.
10-10-2020 | Fuente: abc.es
La jueza ordena la libertad del expresidente colombiano Álvaro Uribe
Con un «¡Gracias a Dios!», pasadas las diez de la mañana, el exsenador Álvaro Uribe Vélez recibió la determinación de la juez 30 de garantías, en la que, tras casi una hora de leer su larga y sustentada sentencia, determinó la libertad del también expresidente. Precisamente, en un momento de la lectura, aún lejos de acabar, la jueza sentenció: «Sin imputación no puede existir medida» de detención, con lo cual los presentes y seguidores de la sesión entendieron que aprobaba su libertad y las tesis de los abogados del exmandatario. El pasado 3 de agosto Uribe Vélez fue notificado por la sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia de Colombia de la medida de detención domiciliaria, que hasta este sábado cumplió en su hacienda de El Ubérrimo, argumentando su capacidad de interferir en el caso que dicha corte le seguía desde 2018 por fraude y manipulación de testigos. Realmente el milagro habría sido que la jueza hubiera mantenido dicha medida. Gracias a la estrategia de los abogados de Uribe Vélez, en la cual el expresidente renunció a su escaño como senador para sacar el proceso de las manos de la Corte Suprema, a la que le correspondía dada su condición de aforado, su caso pasó a la Fiscalía, donde ya como un ciudadano común tendría no solo nuevas maneras de defenderse, sino lo más importante: la oportunidad de empezar todo casi de ceros al cambio de régimen procesal. La estrategia rindió su primer fruto. Precisamente es sobre la diferencia de procesos que la jueza definió su dictamen. Al dejar atrás el viejo esquema de la Ley 600 ?bajo el cual la Corte recabó las pruebas y estructuró el caso? y quedar cobijado ahora por la Ley 906, sistema acusatorio, hay un cambio de tercio en la faena judicial más compleja y con altas dosis de politización que ha visto Colombia en lo que va corrido del siglo. Lo que sigue de inmediato, la apelación de la contraparte, liderada por los abogados del senador Iván Cepeda y la plena libertad de movimiento del exsenador Uribe Vélez, a quien nunca se le restringió argumentar o comentar sobre los sucesos nacionales o cuestionar las decisiones judiciales frente a otros hechos que también son noticia en el país. A corto plazo, lo clave está en que la Fiscalía, por medio del fiscal encargado del caso, Gabriel Jaimes ?quien recibió un fuerte cuestionamiento por parte de la juez?, que desestimó que hubiera cuestionado las medidas de la Corte, dado que no es de su competencia, es que la Fiscalía acoja el material probatorio y avance a partir de lo hecho por la Corte. Ya se anuncia como muy polémico el siguiente capítulo, donde unos buscarán que se mantengan las pruebas y otros, rogándole a Dios, que sean excluidas y empiece todo de nuevo.
28-09-2020 | Fuente: abc.es
Las seis preguntas claves para entender qué pasa en Nagorno Karabaj
Uno de los conflictos más antiguos del mundo, la disputa territorial entre Armenia y Azerbaiyán por un enclave separatista de Nagorno Karabaj, se recrudeció este fin de semana y dejó al menos 31 militares de la autoproclamada república muertos. El conflicto armenio-azerbaiyano se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando a finales de la década de los 80 el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 30.000 muertos. ¿Cómo empieza el conflicto? El territorio montañoso de Nagorno Karabaj, una región de unos 11.500 km2 con una población de mayoría armenia, ha sido desde hace décadas objeto de disputa entre Azerbaiyán, donde está ubicado, y los habitantes del enclave, que son apoyados por la vecina Armenia. En 1988, hacia el final del régimen soviético, las fuerzas azerbaiyanas y los separatistas armenios comenzaron una sangrienta guerra en la que murieron entre 20.000 y 30.000 personas. Más de un millón huyeron de sus hogares. Una tregua se firmó en 1994 y los armenios de Nagorno Karabaj lograron crear un Estado independiente de facto. Al término del conflicto, Armenia, que apoya el derecho a la autodeterminación de Nagorno Karabaj, se hizo con el control de la zona, ocupando algunos territorios de Azerbaiyán, que supedita cualquier cese de las hostilidades a la devolución de estas zonas. Ubicación del enclave separatista - ABC ¿Qué es el Grupo de Minsk? El cese el fuego ha sido violado en ocasiones, pero desde que se alcanzó el acuerdo en 1994 ha reinado una tensa calma en la región. Los azerbaiyanos resienten la pérdida de territorio, que consideran suyo, pero los armenios no parecen dispuestos a entregarlo. Rusia, Francia y Estados Unidos presiden el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que desde entonces está intentando encontrar una solución pacífica para el conflicto. Pero, varias negociaciones para lograr un acuerdo de paz permanente han fracasado y la disputa continúa «congelada». ¿Qué pasó el fin de semana? Bakú afirma haber lanzado una «contraofensiva» tras haber registrado ataques a gran escala por parte del Ejército armenio contra sus posiciones y asentamientos civiles ubicadas en primera línea de la zona de conflicto. El presidente de Nagorno Karabaj, Araik Arutiunián, dijo que Azerbaiyán había utilizado para su ofensiva «cazas turcos F-16», que habían llegado al país hace un mes con el pretexto de participar en unas maniobras. ¿Cuál es la posición de Azerbaiyán? El presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, intervino ante el Consejo de Seguridad del país caucasiano, donde prometió no ceder ni un ápice en el duradero conflicto con Armenia. «Estamos en nuestra tierra, no queremos la de los demás. Pero la nuestra no la entregaremos a nadie», dijo Alíev a la cúpula castrense del país. El mandatario azerbaiyano insistió en que el conflicto de Nagorno Karabaj no puede tener una solución «a medias». «Nunca permitiremos la creación del así llamado 'segundo estado armenio' en territorio azerbaiyano. Los sucesos de hoy son prueba de ello», afirmó al tiempo que llamó a restaurar la «justicia histórica» y la «integridad territorial del país» de tal manera para que quede satisfecho el pueblo azerbaiyano. ¿Y la de Armenia? El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, en un mensaje televisado a la nación dijo: «Estamos al borde de una guerra a gran escala en el Cáucaso Sur, que puede tener consecuencias impredecibles. La guerra puede ir más allá de las fronteras de la región y extenderse». Pashinián afirmó que «desde esta mañana (por el domingo) Nagorno Karabaj es víctima de una agresión del Ejército azerbaiyano. Los bombardeos afectan a la población civil y la capital Stepanakert». El líder armenio aseguró que el país está preparado para responder al ataque azerbaiyano al ser el «garante de la seguridad» de Nagorno Karabaj. Pashinián insistió en que Armenia, con todos los medios y recursos a su alcance, está lista para «guardar las espaldas» a Nagorno Karabaj. ¿Que rol juega la vecina Turquía? El jefe del Gobierno armenio hizo un llamamiento a la Comunidad Internacional para que evite a toda costa que en el conflicto se involucre Turquía, país con el que siempre ha mantenido relaciones muy tensas por negarse a reconocer el «genocidio armenio» de 1915. Tanto Azerbaiyán como Turquía son países musulmanes, el primero de mayoría chiita y el segundo sunita, y tienen una lengua muy similar. Los armenios, sin embargo, que siempre fueron de facto un protectorado ruso, son cristianos, tienen su propia Iglesia Apostólica. De manera que Turquía manifestó ayer su decidido y total apoyo a Azerbaiyán y condenó la actitud de Armenia. «Hemos escuchado que las tropas armenias han violado el alto el fuego en la línea de frente con Azerbaiyán», dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores turco, Hami Aksoy, a través de un comunicado. «Condenamos el ataque armenio, que es una clara violación del Derecho Internacional y ha causado bajas civiles (..) con esta agresión Armenia demuestra una vez más que es el mayor obstáculo para la paz y la estabilidad en la región», añadió Aksoy. Según sus palabras, «estaremos con Azerbaiyán para lo que quiera». Poco después, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó en Twitter que «Turquía, como siempre, está con todos sus hermanos y hermanas de Azerbaiyán». Erdogan habló además por teléfono con Alíev. Lo hicieron los respectivos ministros de Defensa, el turco Hulusi Akar y el azerí Zakir Jasánov.
26-09-2020 | Fuente: abc.es
El asesinato de una mujer por un soldado aumenta la tensión social en Colombia
Todos tratan de explicar qué es lo que está sucediendo en Colombia, pero aún sigue siendo inexplicable. Tan inexplicable como lo que sucedió el jueves en la mañana cuando una pareja y dos acompañantes viajaban por una zona del departamento del Cauca, en la vía que va de Miranda a Corinto, con el fin de comprar repuestos para un automóvil. En la zona de Guatemala, un grupo de soldados sale de entre la maleza, uno de ellos dispara su fusil y mata a Juliana Giraldo, de 38 años. El país se entera pues su compañero Francisco Larrañaga, móvil en mano y grabando para dejar constancia y pedir ayuda, grita desesperado que alguien haga algo pues un soldado disparó y mató a su mujer. En la imagen se ve un grupo de ellos, señala a quien la mató, un compañero de armas se interpone; otro acompañante se baja del auto y cuenta lo que sucede cuando llegan los periodistas y las autoridades; muestra que una bala le pasó rozando y le quemó la piel. El hecho se riega como pólvora y promete encender nuevamente el ambiente tenso que se vive en el país. Veinticuatro horas después ya hay tres versiones diferentes sobre lo que sucedió y un solo hecho, verdadero: las fuerzas armadas colombianas tienen un problema en la capacidad de valorar y reaccionar frente a diversos hechos, o una seria dificultad para calibrar la realidad y actuar en concordancia, ante todo protegiendo la vida de los ciudadanos. Todo esto sucede justamente el día en el que los colombianos, atentos a una sentencia de la Corte Suprema de Justicia ante una tutela interpuesta en abril de este año por los excesos de la fuerza pública en las manifestaciones del paro nacional de noviembre de 2019, le pide al Gobierno suspender el uso de las escopetas calibre 12 por la cual entonces murió el estudiante Dilan Cruz y revisar los protocolos del uso de la fuerza en las marchas de protesta. Pero, además, que pida perdón públicamente, para lo cual le da 48 horas, que se cumplían el jueves. Sin embargo, el Gobierno del presidente Iván Duque ?él mismo en declaraciones a medios? cuestiona la sentencia y el mismo miércoles anuncia que pedirá la revisión a la Corte Constitucional bajo el argumento de que dos de los magistrados de la Suprema se abstuvieron y eso le permite suspender el cumplimiento de lo ordenado mientras la Corte Constitucional revisa el fallo. Y empieza nuevamente la batalla política y jurídica: el gobierno a sacarle el cuerpo al fallo, en realidad a pedir perdón por los sucesos de noviembre pues las calibre 12 están suspendidas, y sus contradictores, juristas y diversas fuerzas políticas a exigirle que cumpla. El procurador aclara que no pedir perdón será desacato, con sus consecuencias judiciales, además de enviar el mensaje de que el Ejecutivo no cumple la ley o decide a su gusto qué sentencias considera válidas y cuáles desacata. Las disculpas Los colombianos una vez más quedan en pie de sentencia, agotados y temerosos con tantos casos de excesos de las fuerzas armadas y respuestas tan sorprendentes como la del ministro Trujillo, quien para no caer en desacato el jueves, en medio del escándalo por la muerte de Juliana, salió públicamente y dijo, palabras más o menos, que las disculpas pedidas unas semanas antes por los sucesos del 9 y 10 de septiembre en el que murieron 13 personas, además de Javier Ordóñez ?cuyo asesinato desató las protestas, el vandalismo y las acciones sin control de la policía- valen para el caso de noviembre de 2019, como si fuera un formato general o cheque en blanco de disculpas por los excesos o cualquier violación a los derechos humanos por parte de la policía, el ejército o la rama de fuerza pública que sea. Los partidos políticos alineados con el gobierno dieron por cumplido el fallo de la Corte con ese argumento de Trujillo, mientras respetados juristas y exmagistrados, expertos en derechos humanos, académicos y fuerzas políticas contrarias argumentaron que le sacó el cuerpo y no cumplió específicamente lo que dicta la sentencia. En medio, la crisis y pregunta que no se resuelve: ¿qué va a hacer el ministerio de Defensa para revisar a fondo y pronto los protocolos, entrenamientos lineamientos de la fuerza pública? ¿Cómo garantiza a los colombianos que se prestan a marchar en nuevas protestas, que la policía o los escuadrones antidisturbios no causarán nuevas muertes y cuidarán los derechos constitucionales y humanos? ¿El presidente Iván Duque, ante los repetidos casos, debería sacar al ministro, desgastado y cuestionado, antes del debate de control político que tiene el próximo 29 de septiembre en el Congreso? ¿Por qué tanta dificultad para aceptar la revisión a las fuerzas de seguridad? Mientras tanto, los familiares del soldado involucrado en la muerte de Juliana y la familia de ella se reunieron en un acto de perdón y solidaridad. Otros, en cambio, prefirieron echarle más leña al fuego. El expresidente Uribe, desde su detención domiciliaria, trinó que el caso es culpa del expresidente Juan Manuel Santos pues durante su mandato las fuerzas armadas perdieron la moral y así la «inseguridad psicológica en muchos soldados y policías conduce a errores fatales». Por su parte, y para desconcierto de los colombianos, el Ministerio de Defensa escribió en su cuenta de Twitter: «¡Gloria al soldado! #FeizViernes».
20-09-2020 | Fuente: abc.es
Tres décadas después de la reunificación alemana, persiste el déficit democrático en los estados orientales
«Claro que se cometieron errores», reconoce hoy Wolfgang Schäuble, que como ministro de Interior de Helmut Kohl redactó y rubricó con su firma el Tratado de Reunificación que dio lugar a la Alemania que hoy conocemos. «No estábamos preparados. No podíamos estarlo. Solo unos días antes de la caída del Muro hubiera sido un escándalo, un conflicto internacional, que la República Federal tuviese planes de reunificación», recuerda los sucesos de hace 30 años, «pero, como dijo Bismarck, la política cambia de un momento a otro. Kohl actuó instintivamente y correctamente, actuó con cuidado en Europa y dio mucha esperanza a la gente aquí». «Hoy se podría decir que les dio demasiadas esperanzas», bromeaba Schäuble el pasado viernes, durante la fiesta de su 78º cumpleaños. Tres décadas después de aquella redención histórica de Alemania y como presidente, ahora, del Bundestag, ha vuelto a ver ondear banderas con la cruz gamada en la escalinata de la fachada del Reichstag, durante una manifestación contra las restricciones de la pandemia, este mismo mes. «Despreciable. No vamos a permitir algo así», sentencia. No es capaz de identificar un error concreto que haya conducido a semejante «vergüenza», pero reconoce que en la reaparición de formaciones de extrema derecha, que tienen sus fuertes en los Bundesländer orientales, subyacen asuntos políticos y sociales no resueltos en la Alemania reunificada, en su papel en Europa y en el mundo, «que han de aclararse cuanto antes». «El bienestar económico, claro, pero la segunda mayor diferencia que yo veo entre la sociedad de 1990 y la de ahora tiene que ver con la política». «Nos movilizamos entonces contra el sistema comunista y por la libertad, en dirección a la democracia, mientras que ahora quienes se manifiestan contra el sistema democrático lo hacen desde posiciones de extrema derecha». Así ve el principal cambio de los Bundesländer orientales alemanes, los que pertenecieron a la RDA, el profesor Matthias Kluge, que creció en Crimmitschau, Sajonia, y fue uno de los fundadores en Königswalde de Nuevo Forum, la plataforma ciudadana de resistencia pacífica que organizó las manifestaciones populares, el movimiento que terminó derribando el Muro de Berlín. Apenas reconoce el país en el que creció, en el que el PIB per cápita era el 37% del de la Alemania occidental. Hoy es del 79,1%. «No obstante, la brecha sigue siendo notable en densidad de población y en la ausencia de grandes empresas», señala el comisario para los Nuevos Länder, Marco Wanderwitz, que apunta como principal diferencia el «déficit democrático» que observa en el este. «La tasa de aprobación del sistema democrático y de sus instituciones, que en los estados del oeste se ubica en el 91%, en el este toca techo es el 78%», justifica. Si en la Alemania del oeste el 40% se declara satisfecho con la democracia, en el este el porcentaje es solo el 22%. El 91% de los alemanes occidentales piensa que la democracia es el mejor de los sistemas políticos, pero solo apenas un 78% de los orientales suscribe esa premisa. Las actitudes hostiles hacia los extranjeros son abiertamente declaradas por más de un 20% de la población oriental y el antieuropeismo se eleva por encima del 30%. Equiparación económica «La experiencia democrática lleva su tiempo, la construcción de una sociedad civil sólida cuesta décadas», trata de explicar Wolfgang Thierse, que considera zanjada la equiparación económica, «el este tenía mayores expectativas y ha tenido menos tiempo, los occidentales tienen más cayo democrático, por así decirlo, y en el este se percibe una pérdida cultural, de identidad, si lo prefiere, que a falta de otro área de expresión le está pasando la factura al sistema político». Thierse fue elegido en las primeras elecciones democráticas de la RDA y pocos meses después pasó a formar parte del Bundestag, que presidiría años más tarde. Cree que hubieran sido necesarias iniciativas de educación política democrática que ocupasen un vacío en el que se ha enseñoreando el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD). «La reunificación no es solamente un proceso económico y social, como se ha visto a menudo, sino también un proceso político y cultural», subraya, pero recuerda que AfD está también presente, aunque con menos fuerza, en todos los parlamentos regionales occidentales. «Abordar esto como un problema del este es un error, todos nosotros tenemos un problema, lo que ocurre es que allí donde la incertidumbre y la inseguridad son mayores, se manifiesta con más fuerza, esos ciudadanos son más fácilmente presas del populismo y luchar contra eso es una tarea pendiente, no solo para Alemania, sino para muchas otras democracias occidentales». Steffen Mau, sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, es considerado uno de los mejores conocedores de la mentalidad de Alemania del Este. «En su mayoría están satisfechos», dice, «al fin y al cabo, ellos conocían mejor que nadie la vida en la RDA». Mau ha constatado, sin embargo, que la mayoría de los alemanes orientales son más estatistas y menos liberales que los occidentales. «También son menos solidarios, con tendencia más pronunciada a preservar los derechos adquiridos y tienen mayor dificultad para relacionarse con los extranjeros». «Sigue habiendo Ossis y Wessis», reconoce, «todavía hay una identidad del este, incluso entre los menores de 30 años, una quinta parte se considera más alemán orientales que alemán». «Y eso», insiste, «tiene un precio».
20-09-2020 | Fuente: abc.es
El déficit democrático en los estados orientales de Alemania persiste tras 30 años de reunificación
«Claro que se cometieron errores», reconoce hoy Wolfgang Schäuble, que como ministro de Interior de Helmut Kohl redactó y rubricó con su firma el Tratado de Reunificación que dio lugar a la Alemania que hoy conocemos. «No estábamos preparados. No podíamos estarlo. Solo unos días antes de la caída del Muro hubiera sido un escándalo, un conflicto internacional, que la República Federal tuviese planes de reunificación», recuerda los sucesos de hace 30 años, «pero, como dijo Bismarck, la política cambia de un momento a otro. Kohl actuó instintivamente y correctamente, actuó con cuidado en Europa y dio mucha esperanza a la gente aquí». «Hoy se podría decir que les dio demasiadas esperanzas», bromeaba Schäuble el pasado viernes, durante la fiesta de su 78º cumpleaños. Tres décadas después de aquella redención histórica de Alemania y como presidente, ahora, del Bundestag, ha vuelto a ver ondear banderas con la cruz gamada en la escalinata de la fachada del Reichstag, durante una manifestación contra las restricciones de la pandemia, este mismo mes. «Despreciable. No vamos a permitir algo así», sentencia. No es capaz de identificar un error concreto que haya conducido a semejante «vergüenza», pero reconoce que en la reaparición de formaciones de extrema derecha, que tienen sus fuertes en los Bundesländer orientales, subyacen asuntos políticos y sociales no resueltos en la Alemania reunificada, en su papel en Europa y en el mundo, «que han de aclararse cuanto antes». «El bienestar económico, claro, pero la segunda mayor diferencia que yo veo entre la sociedad de 1990 y la de ahora tiene que ver con la política». «Nos movilizamos entonces contra el sistema comunista y por la libertad, en dirección a la democracia, mientras que ahora quienes se manifiestan contra el sistema democrático lo hacen desde posiciones de extrema derecha». Así ve el principal cambio de los Bundesländer orientales alemanes, los que pertenecieron a la RDA, el profesor Matthias Kluge, que creció en Crimmitschau, Sajonia, y fue uno de los fundadores en Königswalde de Nuevo Forum, la plataforma ciudadana de resistencia pacífica que organizó las manifestaciones populares, el movimiento que terminó derribando el Muro de Berlín. Apenas reconoce el país en el que creció, en el que el PIB per cápita era el 37% del de la Alemania occidental. Hoy es del 79,1%. «No obstante, la brecha sigue siendo notable en densidad de población y en la ausencia de grandes empresas», señala el comisario para los Nuevos Länder, Marco Wanderwitz, que apunta como principal diferencia el «déficit democrático» que observa en el este. «La tasa de aprobación del sistema democrático y de sus instituciones, que en los estados del oeste se ubica en el 91%, en el este toca techo es el 78%», justifica. Si en la Alemania del oeste el 40% se declara satisfecho con la democracia, en el este el porcentaje es solo el 22%. El 91% de los alemanes occidentales piensa que la democracia es el mejor de los sistemas políticos, pero solo apenas un 78% de los orientales suscribe esa premisa. Las actitudes hostiles hacia los extranjeros son abiertamente declaradas por más de un 20% de la población oriental y el antieuropeismo se eleva por encima del 30%. Equiparación económica «La experiencia democrática lleva su tiempo, la construcción de una sociedad civil sólida cuesta décadas», trata de explicar Wolfgang Thierse, que considera zanjada la equiparación económica, «el este tenía mayores expectativas y ha tenido menos tiempo, los occidentales tienen más callo democrático, por así decirlo, y en el este se percibe una pérdida cultural, de identidad, si lo prefiere, que a falta de otro área de expresión le está pasando la factura al sistema político». Thierse fue elegido en las primeras elecciones democráticas de la RDA y pocos meses después pasó a formar parte del Bundestag, que presidiría años más tarde. Cree que hubieran sido necesarias iniciativas de educación política democrática que ocupasen un vacío en el que se ha enseñoreando el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD). «La reunificación no es solamente un proceso económico y social, como se ha visto a menudo, sino también un proceso político y cultural», subraya, pero recuerda que AfD está también presente, aunque con menos fuerza, en todos los parlamentos regionales occidentales. «Abordar esto como un problema del este es un error, todos nosotros tenemos un problema, lo que ocurre es que allí donde la incertidumbre y la inseguridad son mayores, se manifiesta con más fuerza, esos ciudadanos son más fácilmente presas del populismo y luchar contra eso es una tarea pendiente, no solo para Alemania, sino para muchas otras democracias occidentales». Steffen Mau, sociólogo y profesor de la Universidad Humboldt de Berlín, es considerado uno de los mejores conocedores de la mentalidad de Alemania del Este. «En su mayoría están satisfechos», dice, «al fin y al cabo, ellos conocían mejor que nadie la vida en la RDA». Mau ha constatado, sin embargo, que la mayoría de los alemanes orientales son más estatistas y menos liberales que los occidentales. «También son menos solidarios, con tendencia más pronunciada a preservar los derechos adquiridos y tienen mayor dificultad para relacionarse con los extranjeros». «Sigue habiendo Ossis y Wessis», reconoce, «todavía hay una identidad del este, incluso entre los menores de 30 años, una quinta parte se considera más alemán orientales que alemán». «Y eso», insiste, «tiene un precio».