Infortelecom

Noticias de sucesos

17-01-2020 | Fuente: elmundo.es
De 'Watchmen' a 'El espía': ilusionismo y realidad
'Watchmen' y 'La materia oscura' se basan en sucesos del todo imaginarios. 'El espía' descansa sobre hechos casi del todo reales. 
11-01-2020 | Fuente: abc.es
Rusia intenta negociar contratos petroleros con el parlamento controlado por Maduro
Los diputados opositores denunciaron ayer que los rusos estarían detrás del asalto golpista parlamentario del 5 de enero para desplazar a Juan Guaidó de la presidencia de la Asamblea Nacional, colocando una directiva chavista del régimen de Nicolás Maduro para favorecer sus negocios en Venezuela. El objetivo sería aumentar la participación accionaria de los rusos en los contratos petroleros ya suscritos bilateralmente con Maduro y de otras concesiones mineras que necesitan de la aprobación del parlamento venezolano y que con Juan Guaidó al frente no la obtendrían. Esto confirma las sospechas de que la «mano roja» de Rusia estaría detrás de los sucesos parlamentarios bochornosos que ocurrieron este 5 de enero cuando el partido socialista chavista gobernante dio un golpe de Estado al designar a Luis Parra al frente de una directiva integrada por opositores infiltrados para suplantar a la de Guaidó, quien al final logró imponerse a la fuerza pese a los atropellos y la violación parlamentaria y constitucional. El diputado Angel Alvarado afirmó a la prensa local que los acuerdos bilaterales entre Rusia y Venezuela «necesitan de la aprobación de la Asamblea Nacional, y es por eso que el reconocimiento de Parra de Rusia es sospechoso». «El interés de Rusia es ganar porcentajes (de participación) en los campos petroleros». La industria petrolera nacional, PDVSA, ha mermado su producción de tres millones a menos de 700.000 barriles diarios por falta de inversiones y mantenimiento durante el régimen chavista. Maduro necesita atraer inversiones extranjeras para lo cual debe modificar los contratos. Modificar los contratos petroleros Alvarado añadió que Maduro busca modificar los contratos petroleros con el apoyo oficialista de los legisladores chavistas, que es una condición que han puesto los rusos para seguir financiando al régimen y operando las concesiones petroleras y mineras. Consultado por ABC, el experto petrolero José Toro Hardy, descartó que Maduro pueda lograr su propósito. «No creo que una directiva de la Asamblea Nacional (AN) como la del régimen, siendo írrita, sea capaz de legitimar nada. Lo que logrará será sembrar de ilegitimidad todo lo que toque». Toro recordó que antes del 5E el Viceministro de Finanzas ruso, Sergey Storchak, «había dicho que su país estaba dispuesto a aumentar su apoyo al régimen venezolano siempre y cuando Guaidó no fuese reelecto». También coincidió con Alvarado al señalar que Rusia luce interesada en contratos con PDVSA bajo condiciones que requieren autorización de la AN. Quizá de mayor participación accionaria o quizá de créditos a la República que requieren de autorización legislativa. «De allí su apuro en reconocer las barbaridades del 5 de enero». Toro recomendó: «Los contratos que suscriba Rusia con el Estado venezolano con autorización de la AN del régimen, pondrían ser desconocidos y difícilmente serían defendibles ante ningún tribunal internacional». El internacionalista Félix Arellano comentó en la radio que «Rusia tiene que estar meditando al interior de sus instituciones que esto no es lo que querían ni lo que necesitaban, necesitan algo que cuente con el respaldo internacional». Otro legislador de la oposición, según Reuters, señaló que la principal motivación detrás de la propuesta de Maduro de cambio en la estructura accionaria de los contratos era obtener también la aprobación para realizar luego elecciones parlamentarias anticipadas y recuperar el Congreso para los oficialistas.
01-01-2020 | Fuente: abc.es
El silencio o la amenaza de hablar de los pesos pesados del Gobierno de Evo Morales
La carretera del aeropuerto de El Alto a La Paz está salpicada de pintadas impensables hace menos de tres meses. «Evo asesino», «Evo ladrón», «Narco dictador». La gente del MAS (Movimiento Al Socialismo) las habría borrado en un abrir y cerrar de ojos, si no fuera porque el partido ya no es lo que era y su futuro podría ser tan incierto como el de los exministros que no pudieron escapar de Bolivia y permanecen recluidos en la Embajada de México. Mientras Evo Morales disfruta de la hospitalidad argentina de Alberto y Cristina Fernández, sus siete exministros y dos altos cargos se desesperan en la Embajada de México. Rehenes de sí mismos, el grupo se ha convertido en un problema para todos. Para México, para España, para Bolivia y para aquellos políticos (quizás de España también) que tienen algo que ocultar. Un salvoconducto La idea de que los pesos pesados, del viejo régimen del socialismo siglo XXI, comiencen a filtrar «secretos» a cambio de inmunidad o sellen algún tipo de acuerdo con el Gobierno interino de Jeanine Áñez parece traer de cabeza a más de uno. Eso explicaría la obsesión de la exembajadora mexicana, María Teresa Mercado, por lograr un salvoconducto para «liberar», entre otros, al ex ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana. «No se les va a entregar», insistió la canciller Karen Longaric que demanda la entrega del prófugo acusado de sedición y terrorismo. La actual Administración le denegó «el salvoconducto» una y otra vez y condenó a Quintana a convivir con algunos de sus compañeros con los que las relaciones no parece que sean fáciles. El hombre al que se le atribuye hacer «el trabajo sucio» de Evo Morales, tiene fama de ser algo difícil. Exmilitar con estudios en la inefable Escuela de las Américas de Panamá, Quintana cambio el uniforme militar por la chaqueta de sociólogo y político. Con fama de escasos escrúpulos, acompañó el Gobierno de Evo Morales desde sus orígenes en el 2006. Los que le conocen bien dicen que hasta Morales le tiene cierto miedo porque sabe demasiado de él y de todos. Bajo el mismo techo de esa casa de la urbanización privada La Rinconada, comparte mesa, mantel y ansias de libertad con Quintana el ex ministro de Justicia Héctor Arce, otro que conoce al dedillo los renglones torcidos de los temas jurídicos de Evo Morales y la evolución y transacciones comerciales de Podemos en Bolivia. Éste, con Quintana, mantenía estrechas relaciones con el desembarco permanente de miembros de Podemos durante los catorce años de gobiernos consecutivos. Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero son los que venían con más frecuencia, pero Pablo Iglesias e Irene Montero también realizaron sus visitas «de cortesía» a La Paz. «La última vez que se les vió juntos fue en 2017», recuerda un periodista local. Entonces, acudieron a uno de los congresos de «Pensando el mundo desde Bolivia», una iniciativa del ex vicepresidente Álvaro García Linera, con quien la plana mayor de los actuales socios del PSOE de Pedro Sánchez se entendía a la perfección. Se trataba de seminarios internacionales con invitados alineados al pensamiento único de los vientos bolivarianos. Uno de los favoritos era Ernesto Laclau, referente de Cristina Kirchner y de Iñigo Errejón. Iñigo Errejón y Juan Carlos Monederoson los que venían con más frecuencia, pero Pablo Iglesias e Irene Montero también realizaron sus visitas «de cortesía» a La Paz. Javier Zavaleta, exministro de Defensa y otro de los hombres del poder resiste también con sus compañeros un confinamiento que va para largo, salvo que se produjera una operación de rescate con una estrategia de inteligencia más desarrollada de la que atribuye el Gobierno boliviano a los geo con Cristina Borreguero, la exconsejera de Negocios y el excónsul Álvaro Fernández, los tres expulsados por celebrar aquella reunión que Bolivia calificó de «clandestina» y España de «visita de cortesía». En plena escalada de tensión, la Unión Europea consideró satisfactorias las explicaciones de España sobre el incidente, condenó la expulsión de los diplomáticos españoles y pidió detalles de la versión sobre los sucesos del pasado viernes a Bolivia. El Gobierno de Áñez replicó que todo habia «sido debidamente explicado en el comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia», pero «de ser necesario» se ofreció a brindar «la información adicional que se le requiera.» El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, lo hizo en una reunión con representantes de, entre otros, las embajadas de Alemania, Dinamarca y Francia. La intervención de la Unión Europea, que también estaba desempeñando un papel importante en esta transición en Bolivia, parecería que surgió efecto. El último comunicado del Gobierno boliviano asegura que tiene interés en que las aguas vuelvan a su cauce aunque no se desdice de ninguna de sus acusaciones sobre el presunto operativo de fuga de los prófugos asilados en la Embajada de México, con la ayuda de los geo y los diplomáticos españoles. «El Gobierno constitucional de Bolivia -anunció- acreditará en la Embajada de Bolivia en Madrid a un alto representante diplomático» porque «Bolivia desea superar este ?impasse? a la brevedad y mantener estrechas relaciones con el Reino de España, en el marco del tradicional respeto y la amistad que siempre les han caracterizado». El último comunicado del Gobierno boliviano asegura que tiene interés en que las aguas vuelvan a su cauce aunque no se desdice de ninguna de sus acusaciones Otra demanda contra Evo A la espera de nuevos acontecimientos se suma otra demanda contra Evo Morales por usurpación de funciones. Libre y sin límites pese a estar como refugiado político, el expresidente inauguró vía telefónica un mercado como si tuviera estuviera en ejercicio del cargo. Por su parte, el nuevo Tribunal Supremo Electoral rechazó, por unanimidad, dos demandas que pretendían la proscripción de las siglas del MAS para las elecciones. Sin candidatos elegidos y con el movimiento dividido, el líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, insistió en que el desafío para Bolivia, en este «2020 para los que creemos en la democracia» es «derrotar al MAS en las urnas. ¡Así, no tendrá pretexto para reclamar el poder, ni el retorno!».
01-01-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. desplegará 750 soldados en Oriente Medio como respuesta a las protestas en la Embajada en Irak
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, ha anunciado este miércoles el inmediato despliegue en Oriente Medio de 750 soldados en respuesta a las protestas violentas contra la Embajada estadounidense en Bagdad (Irak). Según ha anunciado Esper en Twitter, tras recibir órdenes del presidente Donald Trump, ha autorizado el despliegue de un batallón de infantería de la IRF (Fuerza de Respuesta Inmediata) de la 82 División Aerotransportada «en respuesta a los sucesos recientes en Irak». Además de este despliegue «inmediato», que consistirá en el envío de 750 hombres, ha avanzado que la IRF está preparada para desplegar «fuerzas adicionales» a lo largo de los próximos días en la zona. «Este despliegue es una acción apropiada y de precaución adoptada en respuesta al aumento de los niveles de amenaza contra el personal y las instalaciones de los EEUU, como se ha presenciado hoy en Bagdad», ha señalado en su cuenta en la mencionada red social. Miles de manifestantes y líderes milicianos se han concentrado este martes junto a la Embajada de Estados Unidos en Irak para protestar contra los ataques aéreos perpetrados contra objetivos de Kataib Hezbolá, un milicia afín a Irán, en los últimos días. Algunos de los asistentes a la concentración han arrojado piedras contra el complejo diplomático, mientras que otros han coreado consignas contra Estados Unidos y Trump. Además, se han registrado incendios en la zona de acceso y en un puesto de seguridad ubicado en la entrada de las instalaciones. «Estados Unidos protegerá a nuestra gente e intereses en cualquier parte del mundo en que se encuentren», ha añadido el secretario de Defensa.
29-12-2019 | Fuente: abc.es
Las matanzas masivas baten récords en EE.UU. en 2019
En 2017, EE.UU. vivió la mayor matanza con arma de fuego de su historia, cuando un hombre armado hasta los dientes se parapetó en una habitación de un hotel de Las Vegas y disparó de forma indiscriminada contra los asistentes a un festival de música country. Murieron 59 personas. El año pasado fue el de las grandes movilizaciones sociales para impulsar -una vez mas, sin grandes logros- un mayor control en el acceso a las armas de fuego. Las lideraron estudiantes que sobrevivieron a la matanza del instituto de Parkland (Florida). La lacra de las muertes masivas en EE.UU. es, sin embargo, tozuda y este año ha batido récords. Hoy se cierra 2019 con un total de 41 matanzas masivas, según el cálculo que cada año realizan la agencia de noticias AP, el periódico ?USA Today? y la Universidad Northeastern. El estudio contabiliza como matanzas masivas aquellas en las que al menos fallecen cuatro personas, sin contar al perpetrador del ataque. El número de episodios violentos de este tipo es el mayor desde que se empezó a realizar el estudio, en 2006, pero los investigadores no han encontrado ningún año con más matanzas masivas desde que hay datos fiables, desde la década de 1970. El siguen año con más casos fue 2006, con 38 matanzas. Solo hubo que esperar 19 días para que ocurriera uno de estos sucesos. Fue en el condado de Clackamas, en Oregón, en el Noroeste del país,. Un hombre de 42 años mató a su madre, su padrastro, su novia y su hija de nueve meses. Lo hizo con un hacha, una circunstancia que la separa de la mayoría de estas tragedias, que ocurren con armas de fuego. Solo ocho de las 41 matanzas las muertes no fueron a tiros. En seis casos fueron con armas blancas -cuchillos, hachas- y en dos casos los perpetradores prendieron fuego a una casa para matar a los que estaban dentro. Sí fue normal en aquel episodio que los fallecidos fueran gente que conocía el atacante. La mayoría de estas tragedias tienen que ver con reyertas familiares, peleas en el mundo de la droga, violencia de bandas o simple odio dirigido contra compañeros de trabajo. En 18 de las 41 matanzas, los muertes afectaron a familiares del perpetrador. En la memoria colectiva Esta matanza, como tantas otras, normalmente no fue más allá de las páginas de los periódicos regionales o de un seguimiento en el informativo local. Solo las que tienen un número elevado de fallecidos, más allá de la decena, llegan al conocimiento de todo el país. Los nombres de muchas de ellas queda en la memoria colectiva del país, como una tragedia inevitable que sigue sumando apellidos, con referencias al lugar en el que sucedieron: Columbine, Virginia Tech, Sandy Hook, Aurora, San Bernardino, Pulse, Las Vegas? Este año, el nombre que quedará es el de El Paso, la ciudad de Texas fronteriza con México, y su Walmart, el centro comercial donde Patrick Crusius, de 21 años, disparó de forma indiscriminada contra los clientes. Mató a 22 personas. Fue un ataque de odio, calentado por una ideología del nacionalismo blanco y antiinmigrante que ha cogido impulso desde el ascenso al poder de Donald Trump, y que estuvo dirigido contra los hispanos que viven en El Paso y los muchos mexicanos que cruzan la frontera para hacer compras en el centro comercial. La tragedia fue a comienzos de agosto, un mes que centró la atención en el debate sobre el acceso a las armas porque aglutinó otras dos matanzas en pocos días: una más en Texas, en Odessa, pocos días después -ocho muertos-, y otra en Dayton (Ohio), con nueve muertos. La sucesión de masacres coincidió con el arranque de los debates entre candidatos demócratas a la presidencia de EE.UU., los que buscan ser el nominado del partido y disputar la reelección de Trump. El más agresivo fue Beto O?Rourke -ahora ya fuera de la carrera presidencial-, que es de El Paso y convirtió la regulación de las armas en su gran propuesta como candidato. Control en el acceso a las armas Todos los demócratas apuestan por un mayor control en el acceso a armas, sobre prohibir las que son de estilo militar y establecer un sistema de evaluación de los compradores más estricto. Este mismo fin de semana, el favorito en las primarias demócratas, el ex vicepresidente Joe Biden, volvió a hacer un llamamiento en ese sentido: «A la gente de EE.UU. se nos están acabando las lágrimas, pero no se nos pueden acabar la fortaleza y la decisión para conseguir avances», escribió en un correo electrónico a sus seguidores. Incluso Trump pareció dispuesto a promover cambios tras el aluvión de matanzas de agosto. Aseguró que habría «discusiones serias» entre los líderes del congreso para instaurar controles «significativos» al acceso a las armas. Una llamada con Wayne LaPierre, máximo responsable de la Asociación Nacional del Rifle, el principal ?lobby? de lar armas y un actor clave en el apoyo político a Trump, le hizo atemperar su postura y dijo que los controles actuales ya son «muy, muy fuertes» y que las tragedias con armas de fuego son sobre todo «un problema mental».
23-12-2019 | Fuente: abc.es
Una sublevación de indígenas y militares en Venezuela deja un muerto
Un grupo de indígenas encendió las alarmas en un cuartel militar en Venezuela, este domingo, al tomar el control del Batallón 513 de Infantería Selva Mariano Montilla, ubicado en Luepa, en el estado Bolívar, al sur del país. Doce nativos pemones pertenecientes a la reserva militar, liderados por un oficial desertor del Ejército, sustrajeron 122 fusiles del parque de armas que fueron recuperados posteriormente por los cuerpos de seguridad. En el asalto se apropiaron además de fusiles AK103, seis cajas de municiones para los AK103, 60 granadas 40mm, una ametralladora, seis bazucas y una granada propulsada por cohete o RPG. Al principio se creía que era un conato de levantamiento, pero terminó siendo un incidente menor. Aún así, un soldado falleció y el asaltante del cuartel, un exguardia nacional de nombre Darwin Malaguera Ruiz, resultó herido y detenido durante un enfrentamiento con un punto de control militar comandado por el teniente coronel Renjifo Armas, cuando huían con los fusiles en dos vehículos. Según reseñó el portal La Patilla, Malaguera Ruiz habría sido uno de los oficiales que desertó el 23 de febrero hacia Cúcuta, Colombia, cuando el Gobierno interino de Juan Guaidó intentó hacer pasar la ayuda humanitaria desde ese país. Tras su huida de Venezuela, se habría «separado del grupo principal junto a otros exfuncionarios que decidieron dirigirse a Brasil para encabezar hoy la toma de Luepa junto a pemones armados». El líder pemón, Ricardo Delgado, publicó por su cuenta de Twitter que en la sublevación de oficiales batallón 513 Mariano Montilla «tomaron como rehén al comandante y se dirigen a Santa Elena, y están haciendo un llamamiento a la población civil y a la GNB para que se unan al Ejército libertador y se comience el cese de la usurpación» de Nicolás Maduro y del gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri. Por su parte, la ONG Provea, que defiende los derechos humanos en el país, pidió protección al pueblo indígena. Aseguró que ellos son los más «perjudicados por el desastre ecológico en el Orinoco». Presencia de rusos El 12 de diciembre, un grupo de indígenas denunciaron la presencia de una comisión integrada por 15 rusos, acompañada de militares venezolanos que estarían instalando radares de última tecnología para presuntamente extraer minerales. De inmediato, la comunidad pemona exigió al régimen de Maduro explicación, una de tantas que han solicitado desde que en 2016 comenzaron las extracciones de minerales ilegalmente pues se trata de un Parque Nacional donde la actividad minera está prohibida. Más de 900 personas de la etnia pemón se han desplazado hacia Brasil huyendo de la violencia y la persecución política que inició el régimen venezolano. El Arco Minero del Orinoco contempla una zona de 111.000 kilómetros cuadrados, el 12% del territorio venezolano, y la explotación de recursos como la bauxita, oro, coltán, hierro, cobre, diamantes y coalín, ha puesto en riesgo a la población conformada por más de 54.000 indígenas. Desde sus inicios, el proyecto ha estado en gran parte controlado por Rusia y China, países que han invertido y participado activamente en la explotación de oro y diamantes en la Faja Petrolífera del Orinoco, donde se encuentran las reservas más importantes de crudo. El crimen y la corrupción se han apropiado de la zona fronteriza con el estado Roraima. En noviembre un grupo armado perpetró en Ikabarú, una zona minera de esa entidad, y masacró a cinco personas. Este tipo de sucesos han sido recurrentes en el estado Bolívar debido al control militar e incluso a la presencia de guerrilleros pertenecientes al grupo colombiano ELN. Varias denuncias de diputados de la Asamblea Nacional también han involucrado a Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente chavista, en el manejo de la red de corrupción de las minas de oro.
20-12-2019 | Fuente: abc.es
Menos periodistas asesinados en un mundo con menos periodismo
Como la vocación obra milagros, dos décadas de carrera y la conciencia de correr peligro no habían conseguido que Norma Sarabia se decidiera a tirar la toalla. La reportera, que denunciaba la corrupción policial en la localidad de Huimangillo, estado de Tabasco, México, murió el 12 de junio de 2019, cuando fue tiroteada mientras charlaba con un familiar cerca de su casa. No tuvo que pasar mucho tiempo para que otro de sus compañeros de profesión sufriera una suerte similar a la suya. El 31 de agosto, el periodista Edgar Joel Aguilar, que se dedicaba a escribir en la página de sucesos, recibió varios disparos tras entrar en una barbería de la ciudad de Santa Rosa de Copán, al oeste de Honduras. Un mes más tarde, el 10 de octubre, las armas se volvieron contra Nehémie Joseph, un reportero haitiano que se había destacado por criticar la corrupción del gobierno de su país, hundido en una sucesión de crisis deseperante. Ese día, en la localidad de Mirabalais, el joven fue forzado a meterse en el maletero de un coche, donde tres balas pusieron fin a su vida. Son tres casos de una lista mucho más larga, que se extiende a otros países y solo comparte el origen común del impulso asesino: silenciar a la prensa, apagar la información que los violentos no quieren que se haga pública. Las historias de Sarabia, Aguilar y Joseph se pueden leer en el informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) de 2019, presentado esta semana en Madrid, donde se dan a conocer datos esenciales que hay que retener: a lo largo de este año, 49 periodistas han sido asesinados, 57 secuestrados y 389 encarcelados en todo el mundo. La cifra de muertos, que es la más baja desde 2003, puede invitar a la esperanza, pero se teme que oculte un reverso de desánimo vinculado con la derrota de la profesión, como explica Alfonso Armada (Vigo, 1958), presidente de la sección española de RSF, en una charla telefónica: «Celebramos que haya menos muertos, pero muchos tememos que los haya porque el periodismo internacional, el que cubre los conflictos, esté de capa caída». Las causas de ese deterioro se relacionan con el discurso populista, de izquierdas o derechas, que presume de enarbolar la verdad frente a las mentiras de los medios tradicionales, y con la crisis económica que ha golpeado al oficio durante los últimos años: «La cifra de muertos -añade Armada- esconde una realidad preocupante. El odio a los periodistas aumenta en todo el mundo. Eso pone en peligro sus vidas, porque se afirma que son prescindibles, irrelevantes o, en algunos casos, enemigos del pueblo, como suele decir Donald Trump. Hay otro detalle significativo, y es que los grandes medios cada vez dedican menos espacio a cubrir conflictos, por lo que hay menos periodistas expuestos al peligro. También ocurre que hay periodistas locales, como en Yemen, que prefieren dedicarse a otras tareas para evitar riesgos. Por ejemplo, sabemos que uno, que trabajaba en un diario, se dedica ahora a vender hielo, y otro se ha hecho camarero». Solo hay una nota más o menos optimista: la influencia beneficiosa que ha podido tener el «Manual de seguridad para periodistas», publicado de forma conjunta por RFS y la Unesco, donde se dan consejos útiles para que los reporteros que cubren guerras lo hagan de la forma menos riesgosa posible. Distopía en Xinjiang Por desgracia, algunos tipos de represión son tan sofisticados que construyen una tela de araña de la que escapar parece imposible, como apunta Armada. «Para RSF, China es, ahora mismo, una zona prioritaria, por la que estamos muy preocupados. En Xinjiang, los uigures, la minoría musulmana, están siendo encarcelados en campos de concentración. Las autoridades chinas dicen que pretenden convertirles en mejores ciudadanos, pero en realidad se trata de una ofensiva contra su religión y de establecer un sistema de control policial que se parece mucho al de algunas distopías, como la que retrata la serie ''Black Mirror'': mediante tecnología punta, con reconocimiento facial e inteligencia artifical. Hay un proceso de destrucción de una minoría», denuncia. Como ya demostró en el Tíbet, el régimen chino no está dispuesto a tolerar que una religión se atreva a disputarle espacio al Partido. Desde hace años, las noticias que llegan de Xianjing hablan de demolición de mezquitas, como la medieval de Kargilik. Desde noviembre, de un gran mecanismo de persecución contra los uigures, después de que el diario estadounidense The New York Times publicara unos documentos que demostraban la presencia de campos de concentración en la región, prueba definitiva de la mano dura de Pekín. «Los periodistas que denuncian la situación son detenidos y encarcelados. Hay 120 en prisión, que sepamos, porque hay otros casos de los que no tenemos registro. Las condiciones de arresto son tremendas. China tiene un comportamiento implacable. En parte, eso explica la reacción de los jóvenes de Hong Kong, ante el temor de que los métodos del Partido también se apliquen allí», señala Armada. Tanto en Hong Kong como en Xinjiang, el régimen chino se enfrenta a las ansias secesionistas de parte de la población, harta de ser pisoteada por la bota roja. «Los periodistas que denuncian la situación de los uigures son detenidos y encarcelados. Hay 120 en prisión, que sepamos, porque hay otros casos de los que no tenemos registro», lamenta Alfonso Armada Seguimiento incansable Con diez muertos cada uno, México, que teóricamente está en paz, y Siria, donde la guerra dura ya ocho años, encabezan la lista de países donde más periodistas fueron asesinados durante 2019. De cara al año que viene, RSF se ha propuesto vigilar ambos territorios, aunque sin dejar otras preocupaciones a un lado. Además de China, «con un modelo que potencia el desarrollo económico y desprecia las libertades», y Estados Unidos, con «el nacionalismo populista de Trump», la organización prestará mucha atención a Arabia Saudí: «Hay más de treinta periodistas encarcelados. Más de un año después del asesinato de Jamal Khashoggi, y de las pruebas que vinculan al régimen con su crimen, se sigue negociando con Riad», denuncia Armada. Rusia y la India, donde el acceso a internet está siendo restringido, también acapararán el interés de la organización. En España, el foco apuntará a Cataluña, donde los periodistas son hostigados por hacer su trabajo, a veces con reproches que resultan tan ridículos como inquietantes: «La periodista Laila Jiménez fue increpada por una señora independentista que le dijo que se fuera ''a su país''. Cuando Jiménez le respondió que ella era catalana, la señora le respondió: ''Sí, pero tú no naciste bien''», explica el presidente de la sección española. Reporteros Sin Fronteras seguirá el año que viene con atención el estado de la libertad de prensa en China, Estados Unidos, Arabia Saudí, Rusia o India, entre otros países Desde luego, la lucha por la libertad de prensa dignifica a los países, y pone a prueba la solidez de su democracia. Así lo ha probado la investigación de la muerte de Daphne Caruana Galizia, la periodista maltesa asesinada con un coche bomba en 2017, que ha dejado al descubierto la madeja de corrupción que anidaba en la isla. Su hijo Matthew, que acudió el pasado martes a la presentación del informe de RSF en Madrid, tuvo unas palabras que animan a imitar su lucha, como recuerda Armada: «Matthew recordó que el movimiento cívico, en Malta, ha logrado que varios ministros dimitan, y que el primer ministro, Joseph Muscat, prometa que lo va a hacer a principios de enero. La investigación ha progresado y el caso no ha quedado impune». Un desenlace que también merecen los 49 periodistas muertos por ejercer su oficio este año. El bloguero chino Wu Gan, condenado por publicar un texto irónico sobre la corrupción en su país - Archivo ABC La hora del ciudadano Como zafarse de la mano con la que los regímenes autoritarios ahogan el derecho a la libertad de prensa no es tarea fácil, en China, pero también en territorios ocupados como el Sáhara Occidental o en países sacudidos por la violencia, como Afganistán, son ciudadanos que sueñan con la democracia y la paz los que sustituyen a los periodistas profesionales en su tarea. El informe de RSF respalda esa labor, proporcionando datos significativos que ponen de manifiesto su papel imprescindible: en China, por ejemplo, «más del 40% de los periodistas encarcelados no son profesionales», porque «la prensa tradicional cada vez [está] más vigilada y bloqueda»; en Afganistán, «el número de corresponsales extranjeros en Kabul ha bajado a la mitad desde 2014», dejando un vacío informativo que han cubierto personas de a pie. «En RSF, reconocemos el trabajo de esos ciudadanos. No es la situación ideal, pero cuando las circunstancias políticas son las que son, y el periodismo se tiene que realizar en territorios donde el régimen es dictatorial o totalitario, hay periodismo ciudadano para informar», explica Armada.
13-12-2019 | Fuente: as.com
"¿Es esto nuevo?": Manu Carreño se hace la misma pregunta que todos los aficionados del Barcelona
El director de El Larguero ofrece su punto de vista acerca de los últimos sucesos entre Neymar y el Barcelona.
05-12-2019 | Fuente: elpais.com
La juez argentina Servini tomará declaración a Martín Villa en marzo en Madrid
La magistrada suspende la cita al exministro español en Buenos Aires para interrogarle sobre los sucesos de Vitoria de 1976
03-12-2019 | Fuente: as.com
LaLiga denuncia los cánticos "Griezmann, muérete" y el corte de mangas de Aleix Vidal
La patronal ha trasladado ambos sucesos, en el Wanda y en Mendizorroza, al Comité de Competición y al Comité de Antiviolencia para que sean sancionados.