Infortelecom

Noticias de sucesos

16-09-2018 | Fuente: elpais.com
Un espía muy poco discreto
Hans-Georg Maassen, jefe de los servicios secretos internos alemanes, ha puesto en jaque al Gobierno de coalición de Angela Merkel por cuestionar los sucesos de Chemnitz
09-09-2018 | Fuente: abc.es
Sebastian Kurz: «Debe quedar claro que las fronteras de Europa se cierran a la inmigración ilegal»
Sebastian Kurz es un joven político austriaco que sorprendió al mundo el pasado año con una operación política magistral que le catapultó a la cancillería de Austria con 31 años recién cumplidos. Consolidaba entonces su fama de extraordinario talento político que ya precedía esa gesta. Con 26 había sido nombrado, en la gran coalición de SPÖ y ÖVP, el ministro de Exteriores más joven del continente. Ahora con 32 es ya un líder de referencia en una derecha europea que pasa por momentos convulsos y busca nuevos espacios tras décadas de compartir casi todo con una socialdemocracia en profunda crisis. Lo que en Francia organizan en gran operación de Estado para la candidatura de Emmanuel Macron todos los poderes fácticos, con el presidente saliente François Hollande a la cabeza, en Austria se lo organiza este joven político a sí mismo. Logró imponer con su propuesta personalista en una «Lista Kurz» el liderazgo incontestado en el ÖVP, rompió con la inercia del consenso con los socialistas, se apropió de parte del discurso del derechista FPÖ y gobierna con este partido con tranquilidad, excelentes resultados económicos, apoyo popular y una oposición de izquierdas desaparecida. Austria ocupa este semestre la presidencia rotatoria de la UE. Kurz la utiliza para relanzar la idea de una Europa que atienda necesidades y demandas en seguridad, orden, legalidad y libertad. Algunos, dentro y fuera, lo caricaturizan como ultraderechista. Es más bien un demócrata que de momento al menos sabe defender con eficacia sus convicciones. Con suaves maneras, conceptos claros y ningún complejo para rechazar recetas que considera fracasadas, recibe a ABC en la cancillería del Ballhaus, donde el Congreso de Viena reordenaba Europa después de Napoleón, desde donde gobernó el canciller Metternich y en el despacho que ocupó trece años el legendario socialista Bruno Kreisky. Hace ahora un año, su partido estaba tan hundido como el socialista. Ambos muy lejos del derechista FPÖ. Pero el 15 de octubre usted ganó con una lista personal y llevó a su partido al poder con el FPÖ. ¿Cómo se le ocurrió esa operación? ¿Cómo se la aceptaron? Yo propuse esta candidatura al partido sobre bases muy claras. Dije que no asumiría objetivos que consideraba erróneos. Entre otros, esa agotada gran coalición. Y por otra parte abrí el ÖVP a amplios sectores de la sociedad para un movimiento amplio del partido, pero con personalidades de la sociedad civil, de todos los sectores, en un amplio movimiento con una oferta nueva. ¿Una clara ruptura con la política socialdemócrata del Gobierno común, cuya máxima expresión es la Gran coalición? Más que Gobierno común, Gobierno de bloqueo mutuo. No juntos, sino enfrentados dentro del Gobierno, eso era la Gran Coalición. Unos gobiernan para neutralizar a los otros. Así no quedan energías para cambios ni coraje para asumir las reformas necesarias y se genera un conflicto permanente que paraliza el Gobierno. La población ya no quería que siguiera. Con mucha razón. Usted rompió esa lógica, asumió parte del mensaje del FPÖ, le quitó votos y después se alió con él. No solo le quitamos votos al FPÖ. Nos llegaron votos de todos los partidos políticos, de los verdes, de los socialdemócratas, de los nuevos partidos. De todos. Somos un movimiento muy amplio en el que todos pueden participar, pero que es muy claro en sus posiciones. Sus metas son generar seguridad, crear orden y estabilidad. Y bajar la presión fiscal en todos los sectores y ámbitos, garantizar un estado orientado a los servicios al ciudadano, comprometido con su defensa, mientras se avanza en el adelgazamiento consecuente de la Administración y se combate el abuso, entre ellos la burocracia. Son claros valores conservadores. Sin duda, son los valores tradicionales civiles. Que han estado ausentes en el pasado reciente del partido. Yo no generalizaría tanto. Sí creo que el problema en Austria era ya que no se sabía ni qué proyectos ni qué objetivos tenía el Gobierno. Nosotros sí proponemos objetivos muy claros con contenidos muy definidos. Hay gente que los rechaza. Pero afortunadamente hay mucha más gente que los apoya. ¿Como ve el tormentoso desarrollo de la vecina Alemania? Usted ha apoyado a Manfred Weber como presidente de la Comisión Europea y sustituto de Jean-Claude Juncker. Él es bávaro de la CSU, de un partido muy cercano al suyo. Más cercano a usted probablemente que Angela Merkel. Respecto a Manfred Weber, es un buen candidato. Como presidente de la Comisión ayudaría a cerrar las trincheras que se han abierto en Europa. Respecto a Alemania, me preocupan mucho sucesos como los de Chemnitz y creo poder decir aliviado que en Austria hoy no me imagino hechos semejantes. Es evidente que en esta región los europeos han visto peligrar gravemente su seguridad. Primero fue la crisis de Ucrania, que trajo la guerra muy cerca de nuestras fronteras. En 2015 la riada de refugiados destruyó la percepción de orden y estabilidad. De hecho, se entregó la capacidad de decisión sobre quién entra y quién no en nuestros países a los traficantes de seres humanos. Y después los atentados del Estado Islámico llegaron al corazón de Europa y generaron gran alarma. Lo importante es que los políticos no oculten los problemas y afronten con determinación posibles soluciones. Lo malo es que, en cuestión de inmigración, algunos han estado demasiado tiempo mirando a otro lado sin asumir los problemas. ¿Se refiere al célebre «Nosotros lo conseguimos» («Wir schaffen es») de Angela Merkel? Sí. Afortunadamente hemos logrado que en junio de 2018 se produjera un gran giro en las actitudes de los gobernantes respecto a la inmigración. Se ha producido un cambio general en las cabezas de los políticos. Ahora estamos dedicados a conseguir que ese giro pase de las cabezas de los políticos al suelo, a la aplicación práctica. Esto supone un reforzamiento de Frontex y del control de las fronteras exteriores, la lucha contra los traficantes y más ayuda en los países de origen en vez de ayudas sin fin en Europa. Hay problemas con las prácticas en esta lucha? En el Mediterráneo hay que impedir que los barcos salgan de sus puntos de origen. Hace falta reforzar la colaboración con los países de tránsito. En los casos en que no sea posible hay que implantar la práctica de que los salvados en alta mar sean asistidos y devueltos al punto de origen o de partida de la navegación. Tiene que quedar claro que las fronteras de Europa se cierran a la inmigración ilegal. Todos deben cooperar. La UE no tiene alternativa a acabar con el tráfico ilegal de inmigrantes. ¿Y qué va a hacer con todas esas ONG que en parte viven y prosperan de ese tráfico, como los traficantes mismos? Cuando pedí reglas claras para las ONG en este ámbito se me reprochó y atacó masivamente. Hoy aquella posición mía es ya consenso europeo. Tienen que aplicarse reglas claras para impedir que las buenas intenciones de ciertas ONG deriven en una colaboración con esas mafias de traficantes que solo tienen desprecio hacia el ser humano. ¿Y la integración? Soy de los que nunca han engañado al respecto. Eso que la pequeña Austria ha acogido a 160.000 solicitantes de asilo en tres años y tiene el índice más alto de concesión de asilo. Pero siempre he dicho que la integración de estas oleadas va a ser extraordinariamente difícil. Porque son gentes que vienen de entornos culturales radicalmente diferentes a los nuestros y porque su formación por norma es muy mala. Nosotros ya hemos comprobado que hasta en una economía tan dinámica como la nuestra, con un crecimiento del 3,2 y un desempleo muy bajo y a la baja, resulta extremadamente difícil introducir a estos inmigrantes en el mercado laboral. Por otro lado, este flujo incontrolado también ha generado mucha inseguridad. Tardaremos generaciones en gestionarlo. ¿Y el abuso del sistema de bienestar y el consiguiente efecto llamada? No es ya el abuso, es el mero beneficio del sistema de un estado social de bienestar que tenemos en Europa concebido para que se beneficien de él quienes lo financian. Un estado con un sistema de servicios sociales como el nuestro no puede mantenerse con esta dinámica de la inmigración ilegal. Es imposible. ¿Qué le parecen las descalificaciones a opiniones divergentes en Europa? Países como Hungría o Polonia son los señalados ahora. Pero Austria tiene experiencia. Una coalición parecida a la suya dio pie hasta a sanciones en el año 2000. Aquello fue una lección para muchos. Las sanciones contra Austria fueron una equivocación y hoy se reconoce. Por eso hay más respeto a la expresión de la voluntad nacional. Si hay en algún país una iniciativa de algún tipo contra el Estado de Derecho, entonces hay que tomar medidas para corregirlo. Pero la base de nuestras relaciones está en el respeto a la voluntad nacional de cada estado miembro. Usted es de los pocos gobernantes europeos que no ataca o insulta a Trump, que no descalifica a Orban. Y que se lleva bien con Poroshenko y Putin. Hace unos días su ministra de Exteriores se casó con Putin como invitado y fue muy criticada. No tengo costumbre de criticar a otros gobernantes. Creo que tiene más sentido ilusionar por un proyecto propio que perfilarse en el conflicto con otros. Putin vino a la boda porque le invitaron los novios. Eso sí, yo aproveché para una larga conversación muy provechosa con él. Y Poroshenko sabe de nuestro compromiso con Ucrania y el acuerdo de Minsk, por eso aplicamos las sanciones.
07-09-2018 | Fuente: abc.es
Los múltiples impactos de la huida de los venezolanos
Un primer impacto, del que apenas se habla, nos remite a las dramáticas realidades que tienen lugar puertas adentro entre millones de familias: los más jóvenes huyen, dejando a sus padres y a otros familiares en Venezuela. Cuando esto ocurre, se rompe una ley de vida: los mayores necesitan de la asistencia y el apoyo de sus hijos y nietos. Tal como se ha documentado tantas veces en países en los que se desatan guerras, son los mayores los que alientan a sus hijos a marcharse. El sacrificio no es solo para los que se marchan, también para los que se quedan. Otro factor, al que me he referido en varios de mis artículos de los últimos meses, es el de descapitalización de la nación venezolana. Pasa lo mismo que en las familias, pero en una escala mayor: hacen falta las energías, los talentos, las iniciativas y emprendimientos, los cuestionamientos e innovaciones, que constituyen el aporte sustantivo que las nuevas generaciones hacen al desenvolvimiento de las sociedades. Sin la inyección de lo nuevo, los procesos se debilitan o se estancan. Las sociedades funcionan bajo un procedimiento que es natural y cultural: la sucesión de las generaciones. Que casi 4 millones de venezolanos hayan huido no pasa sin consecuencias. Cuando llegue el momento de reconstruir al país, esto se pondrá en evidencia. Los sistemas sociales y productivos, las instituciones y las empresas, la acción social y comunitaria sentirán la ausencia de esos jóvenes que, estabilizados en otros países, difícilmente regresarán. La huida de los venezolanos no es episódica. Se ha convertido en pocos meses, en la más relevante problemática de América Latina, y en una realidad que ocupa el centro de las preocupaciones y debates en los gobiernos de decenas de países, en los organismos multilaterales y entre las oenegés que se especializan en el apoyo a personas cuya condición, más allá de si se les califica o no, es de refugiados. La complejidad del fenómeno obliga a una comprensión amplia de todos los factores en juego. En primer lugar, hay que entender que los gobiernos de la región no estaban preparados -ni tenían por qué estarlo- para recibir tal avalancha humana. La respuesta, en términos generales, ha sido generosa y dominada por la solidaridad. Es inevitable que las autoridades, ante el crecimiento desmesurado de quienes ingresan en sus fronteras, se hayan planteado establecer algunos controles. A los venezolanos nos corresponde entender que, además del deseo inmediato de prestarnos apoyo, hay factores económicos, laborales, sociales, culturales y políticos que son variables con peso real, que cada país debe gestionar. Era previsible que, ante la magnitud del caudal, se produjesen una serie de situaciones indeseables. Una de ellas, es la exportación de delincuentes, algunos de ellos extremadamente peligrosos, que se han instalado en Colombia, Ecuador y Perú -hasta donde se sabe-, y que ya han delinquido. Esto, por supuesto, ha generado reacciones chovinistas y xenófobas, pero también la firme respuesta de ciudadanos, de expertos, de periodistas y de autoridades. Los ataques verbales o físicos que se han producido en algunos lugares han sido contestados por ciudadanos o por las autoridades de esos países. Esto, sea o no consciente, es una forma de reconocer la tradición de hospitalidad con los extranjeros que ha sido un signo de la cultura venezolana por más de un siglo y medio. En las secciones de sucesos de la prensa de América Latina, los venezolanos nos hemos convertido en una presencia constante como víctimas o victimarios. Las informaciones que señalan que miembros de paramilitares y narco guerrillas están dedicados a reclutar a jóvenes venezolanos que acaban de cruzar la frontera, es una legítima causa de alarma. Que mafias de proxenetas estén actuando para prostituir a mujeres venezolanas, es otra de las tragedias causadas por los criminales que detentan el poder en nuestro país. Así como a diario escuchamos cada vez más relatos de personas que han logrado establecerse, estudiar, trabajar y hasta poner en funcionamiento pequeños negocios, y han logrado, en corto tiempo, crear condiciones básicas de seguridad personal -derecho negado en Venezuela-, hay también historias de personas o familias que están en situación de sobrevivencia, y que dependen de las ayudas que reciben, y que difícilmente puede sostenerse más allá de unos días o semanas. En medio de este maremágnum de hechos y casos de mucha complejidad, personales, familiares y de comunidades enteras que claman por ayuda, la reacción del gobierno de Maduro no es más que un patético sainete, inmoral y bufo. Enviar a funcionarios del régimen a Ecuador, para que una vez allá, declaren que desean regresar a Venezuela, y que el gobierno les envíe un avión para fines de burda propaganda, es un montaje simplemente estúpido, que desconoce la enormidad de la crisis humanitaria que viven los venezolanos, dentro y fuera del país, y también el aspecto esencial que impulsa la huida: el deseo profundo, a menudo desesperado, de escapar a las humillaciones y los riesgos de toda índole -como el de terminar en una prisión solo por protestar-, que es la cotidianidad creada por el régimen, para así encontrar fuera de Venezuela, un lugar donde el derecho a la vida cuente con las garantías básicas al que aspira cualquier venezolano y cualquier ciudadano del mundo.
17-08-2018 | Fuente: elpais.com
La larga prehistoria de la Red
Aún no nos damos cuenta de lo que está suponiendo la Red. Por eso, el aurtor propone colocar este fenómeno junto a otros sucesos capitales de la evolución para prestar más atención a lo que estamos viviendo.
16-08-2018 | Fuente: elpais.com
La larga prehistoria de la Red
Aún no nos damos cuenta de lo que está suponiendo la Red. Por eso, el aurtor propone colocar este fenómeno junto a otros sucesos capitales de la evolución para prestar más atención a lo que estamos viviendo.
16-08-2018 | Fuente: elpais.com
Sucesos
Los informativos cumplieron sobradamente su ya tradicional reconversión en crónicas de sucesos el pasado martes
10-07-2018 | Fuente: abc.es
Paralizado el diálogo en Nicaragua tras la agresión de paramilitares sandinistas a un grupo de obispos
La agresión física sufrida este lunes por los obispos en una basílica en la ciudad nicaragüense de Diriamba ha consternado al país y enturbiado el diálogo nacional con el que se espera superar la crisis, en la que murieron al menos 320 personas. Además de la agresión contra el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, entre otros, perpetrada por un grupo parapolicial afín al Gobierno de Daniel Ortega, un templo católico en la ciudad de Jinotepe (Pacífico) ha sido profanado por otro grupo de «paramilitares». La Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora y testigo del diálogo nacional, suspendió este lunes las mesas de trabajo creadas para superar la crisis en el país debido a la agresión que sufrieron los religiosos. El Episcopado había citado este lunes a la mesa de Verificación y Seguridad, así como a la mesa Electoral, no así a la de Justicia, para reanudar el diálogo, sin embargo optó por aplazar las dos mesas de trabajo tras los sucesos en Diriamba. Este lunes un grupo parapolicial irrumpió violentamente en la basílica de San Sebastián y agredieron a varios obispos y periodistas, entre ellos el nuncio apostólico, el cardenal Brenes y el obispo Silvio Báez. Los obispos habían viajado a Diriamba, 42 kilómetros al sur de Managua, para lograr la liberación de un grupo de enfermeros y misioneros franciscanos sitiados por los parapolicías en el templo. La agresión se perpetró después de que una delegación de la Iglesia católica, acompañada por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPHD), entrara en la plaza central de Diriamba, cuya basílica estaba rodeada por unos 200 encapuchados paramilitares y parapolicías, así como decenas de policías fuertemente armados y algunos de ellos también con los rostros tapados. Según ha constatado Efe, cuando la delegación eclesíastica llegó al lugar, los agentes unifromados desaparecieron para dar paso a centenares de encapuchados civiles y simpatizantes del presidente Ortega «Hemos sentido esa acción, dura, fuerte y brutal contra nuestros sacerdotes. Nunca habíamos visto algo así en Nicaragua y verdaderamente es triste», ha comentado Brenes, también arzobispo de Managua, tras oficiar una oración en la Catedral Metropolitana. «Hemos ido a las parroquias no para hacer violencia, sino para consolar a nuestros sacerdotes, para acompañarlos en el sufrimiento, sin embargo hemos recibido esa agresión y todos hemos sufrido por Cristo», ha resaltado Brenes. El Episcopado también ha denunciado que un templo católico en la ciudad de Jinotepe (Pacífico) fue profanado por un grupo de paramilitares. «La tarde de hoy, fuerzas paramilitares profanaron el templo y agredieron a los sacerdotes Jalder Hernández y Eliseo Hernández, en la parroquia Santiago en Jinotepe. !El Señor tenga piedad de los necios e insensatos!», ha denunciado la Conferencia Episcopal. Ambos sucesos fueron enmarcados en la ola de violencia desatada por la represión de las protestas contra el presidente Ortega, que han cobrado al menos 320 vidas, según la ANPDH.
09-07-2018 | Fuente: elpais.com
Jordi González presentará el programa de sucesos ?Hechos reales? en Telecinco
Mediaset confirma que Jorge Javier Vázquez se pondrá al frente de 'Gran Hermano VIP'
09-07-2018 | Fuente: as.com
Cinco historias a seguir en el training camp
Esta semana inician los campos de entrenamiento en la NFL; los regresos de Wentz, Luck y Tannehill son algunos de los sucesos más importantes.
06-07-2018 | Fuente: abc.es
La oposición de Guinea Ecuatorial desconfía de la amnistía de Obiang a los presos políticos
El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, ha decretado una amnistía general para todos los presos políticos, condenados y preventivos, un gesto a pocos días del diálogo nacional que se abrirá el próximo día 16, un gesto que los partidos opositores ven positivo, si bien lo acogen con desconfianza. Después de casi 40 años de de gobieno autoritario, Obiang sostiene en el decreto aprobado el pasado martes que, «desde los cambios históricos operados en el país en 1979» -en referencia al golpe de Estado contra su tío Francisco Macías con el que accedió al poder-, es «el objeto fundamental» de su gobierno «la transformación progresiva de la República de Guinea Ecuatorial en un Estado de Derecho». Obiang ha convocado a «partidos políticos legalizados, actores y activistas politicos del interior y de la diáspora, sociedad civil y confesiones» a un diálogo nacional que se celebrará en Malabo entre el 16 y el 21 de julio «en el marco del Pacto Nacional Vicntulante, sin limitaciones impuestas por una pena o sentencia judicial ni otro impedimento coactivo», según reza el propio decreto. Precisamente, desde la oposición se ponía como condición para participar en ese proceso la puesta en libertad de los presos políticos. Un régimen corrupto y represor El país africano, que este año cumple medio siglo desde su independencia de España, está considerado uno de los más represores del mundo y figura entre los diez más corruptos del en el listado de Transparencia Internacional. Obiang concede ahora una «amnistía total a todos los ciudadanos condenados por los tribunales de justicia de Guinea Ecuatorial, por delitos políticos en el ejercicio de sus actividades, estén o no cumpliendo las penas correspondientes, y a quienes estuviesen en curso en un proceso de incoación de expediente que constituyese un obstáculo para el ejercicio de las actividades políticas». La medida de gracia implica, según se justifica, «un completo perdón y olvido de las responsabilidades y faltas en que incurrieron aquellos individuos o quienes se les apliquen sus beneficios», para «promover la reconciliación nacional, la unidad, la solidaridad y la cohesión social, en aras a alcanzar un consenso sólido sobre los intereses nacionales». Pero, como contrapartida, el decreto advierte que «todos los actores políticos de Guinea Ecuatorial deben deponer sus ambiciones pesronales para garantizar el interés general de la Nación». Uno de los principales partidos de la oposición, el hasta ahora ilegalizado Ciudadanos por la Innovación (CI), valora «positivamente» la amnistía, aunque pide al Gobierno que sea «más determinante aplicando una justicia asertiva, sin discriminación ni revancha política, liberando a todos los que se hallan en las cárceles por problemas políticos de manera directa o indirecta, sea del partido político, corriente, activista político que fuere, etc». Así mismo, demanda que su aplicación sea «real», sin que suceda lo mismo que con la de 2014, que califica de «amnistía trampa» y que, según recuerda en un comunicado, ha mantenido al líder de este partido, Gabriel Nsé Obiang Obono, «prácticamente en situación de arresto domiciliario desde hace dos años». Otra de las formaciones opositoras, Convergencia para la Democracia Social (CPDS), también ve «positivo» que sean liberados los presos políticos, si bien advierte de que uno de los objetivos de la amnistía es «ocultar la verdad de los sucesos del 24 de diciembre de 2017, sobre una supuesta invasión mercenaria, sucesos sobre los que el Gobierno de Guinea Ecuatorial no ha dado una explicación concreta a la opinión pública». Además, considera que el decreto tenía que haberse aprobado con «tiempo suficiente» para que los exiliados pudieran prepararse para regresar al país para participar en el diálogo. España aplaude la medida, pero pide investiar al muerte de dos opositores El Gobierno de España ha reconocido la amnistía general decretada este miércoles por el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, pero ha instado a abrir una investigación «pública y urgente» sobre la muerte de dos opositores políticos en este año. En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación ha lamentado «profundamente» el fallecimiento del militante del partido Ciudadanos por la Innovación Juan Obama Edú en la cárcel de Evinayong, donde permanecía encarcelado desde principios de este año, sin recibir el adecuado seguimiento médico. Ha recordado además la muerte el pasado enero del también militante del partido Santiago Ebee Ela cuando se encontraba bajo custodia de las Fuerzas de Seguridad en la Comisaría Central de Policía de Malabo, y cuyas circunstancias siguen aún sin esclarecer.
1
...