Infortelecom

Noticias de submarinos

28-11-2017 | Fuente: abc.es
«Entra agua de mar por el sistema de ventilación», el último mensaje del ARA San Juan sale a la luz
Mientras Argentina todavía no tiene noticias de su submarino y de los 44 marineros que estaban a bordo, en la noche de este lunes un canal de televisión argentino ha sacado a la luz el último mensaje emitido por el ARA San Juan el 15 de noviembre horas antes de que se perdiera el contacto. El canal A24 informó de un cortocircuito y un inicio de incendio. Parece haber ocurrido un incidente cuando el agua de mar ingresó al barco a través del snorkel, un tubo que permite a los submarinos equipados con motores diesel, como el San Juan, operar estos motores mientras están sumergidos en el agua. El mensaje fue recibido por radiofrecuencia y, según la Justicia, fue transmitido a las 8:52 del mismo 15 de noviembre, informó la cadena de televisión, luego confirmado por medios como el diario La Nación. «La entrada de agua de mar por el sistema de ventilación al tanque de batería número 3 provocó un cortocircuito y un inicio de incendio», dice el texto. «Las baterías, fuera de servicio». El mensaje del submarino agregó que el barco «navega por el momento en inmersión» y que mantendrá informado al comando. La Armada Argentina había anunciado previamente que el submarino informó que había sufrido daños en sus baterías pero que estaba controlado. Esta última comunicación tuvo lugar el miércoles por la mañana mientras el San Juan navegaba en el Golfo de San Jorge, a unos 450 kilómetros de la costa de Argentina. Poco después, se registró una explosión cerca de la última posición dada por el submarino. El submarino había zarpado el domingo 11 de Ushuaia (3.200 km al sur) de regreso a Mar del Plata (400 km al sur). «Desgraciadamente, no hemos encontrado ni detectado todavía el submarino», declaró ayer el portavoz de la Marina argentina, Enrique Balbi. Las operaciones se concentraban en una zona de 36 kilómetros alrededor del punto donde tuvo lugar la explosión que parece haber causado la desaparición del submarino.
28-11-2017 | Fuente: abc.es
«Entra agua de mar por el sistema de ventilación», el último mensaje del San Juan sale a la luz
La Armada argentina quedó en una situación incómoda al filtrarse, palabra tras palabra, un parte de comunicación sobre el submarino ARA San Juan. La versión aterciopelada, difundida originalmente, se convirtió con la lectura del texto en un mensaje mucho más crudo que podía anticipar el escenario dramático que se haría realidad con el transcurso de los días. El portavoz de la Armada, el capitán Enrique Balbi, defendió la responsabilidad y prudencia, en especial con las familias de la tripulación, en los sucesivos comunicados y aclaró que, cuando se tuvo confirmación del «evento corto, violento, no nuclear, coincidente con una explosión» lo hicieron público sin demora. «Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de batería número 3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barra de baterías. Baterías de proa fuera de servicio al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal. Mantendré informado». El mensaje, del mismo miércoles 15 de noviembre en que desapareció el San Juan, habla sin eufemismos de fuego, confirma las filtraciones de agua por el periscopio y observa ?como anunció la Armada? que la nave siguió operativa, sin problemas con la tripulación y navegando con las baterías de la parte posterior (popa) al quedar anuladas las de proa. «Tranquilamente ?observó Balbi? se puede seguir navegando a Mar del Plata (destino del San Juan) con el circuito dividido». Dicho esto, lamentó la «filtración» y defendió la primera versión oficial que hablaba de «problemas de comunicación» porque en ese momento «era lo que teníamos confirmado», reiteró. «Mientras fallan las comunicaciones ?añadió? no hay que alertar a nadie, ni preocupar a los familiares», insistió. En esa línea, fue explícito al afirmar que ellos no están «para sembrar alarma» sino que actúan con prudencia y notifican hechos confirmados. Las baterías En rigor, el mensaje de las bases militares no contradice los comunicados de la Armada, pero da una precisión que la Fuerza inicialmente había evitado deliberadamente por las razones mencionadas. Desde el principio del siniestro las miradas se posaron en las baterías, unos bloques rectangulares enormes. Responsables de la propulsión, sin ellas el submarino se convierte en un peso muerto que, como parece que sucedió, cae a plomo al fondo del mar. Éstas suelen tener una duración corta y, en la puesta a punto, expresión eufemística para hablar de reparación y actualización del San Juan, no se repusieron por unas nuevas. La intervención de «media vida», finalizada en 2014, se redujo a «un replacado» (acondicionamiento) y a « la reparación integral de cada una de las 960 bujías que hacen funcionar al submarino». Las irregularidades en todo el proceso de mantenimiento del submarino desembocaron en una causa judicial donde, entre otras anomalías, se denuncian sobreprecios. En el caso concreto de las baterías, llama la atención que no se comprasen nuevas cuando la diferencia de precio era mínima. Ante las versiones de que el submarino estaba en malas condiciones por esa adquisición, Balbi aseguró: « Cualquier batería nueva o replacada, cuando le entra agua de mar, entra en bajo aislamiento y puede producir un cortocircuito y generar ese humo. Pero se puede continuar con el circuito dividido», reiteró. En este contexto, también se conoce ahora que el juez federal Norberto Oyarbide, el mismo que dio carpetazo a las denuncias de enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner, archivó en su día la causa judicial de corrupción en el San Juan y otros submarinos de la Armada argentina. Marineros, no técnicos El exsuboficial José Oscar Gómez ?destinado entre 2004 y 2008 en los Astilleros Domecq García y Tandanor, donde se reparó, entre otros, el ARA San Juan? presentó la causa judicial. Gómez se querelló contra la cúpula de la Armada que encabezaba por entonces el almirante Jorge Godoy, un grupo de oficiales y miembros de la Administración anterior, al advertir que se contrataban empresas para realizar labores de mantenimiento de la flota que, en verdad, realizaban marineros. Gómez, jefe de Seguridad en los astilleros, insiste estos días en que «estuve ahí, no me lo contó nadie». Fue destituido en 2010 y dado de baja en la Armada durante la gestión de Nilda Garre al frente del Ministerio de Defensa. El despliegue internacional de dieciocho países, en el que también participa España, para localizar y rescatar los restos del San Juan continúa sin novedades. «Cuarenta mil personas colaboran» por tierra, mar y aire. El capitán Balbi recordó que «hay veintitrés buques y doce aviones» a disposición de este operativo. Ayuda exterior Las principales unidades tácticas son de Estados Unidos (cuatro aviones y un escuadrón de rescate de submarinos), Reino Unido (dos buques y un Hércules), Brasil (cuatro barcos con un rompehielos incluido y dos aviones), Chile (un buque y un avión), Noruega (un buque), Canadá (un jet con equipamiento para generar oxígeno), Francia (submarino de rescate y un Falcon 50), Alemania (avión P3), Perú (un Fokker 60), Uruguay (avión B200) y Colombia (avión c-235). Rusia, con el buque Yantar, un avión Antonov 124 y el sumergible Pantera Plus está convencida de que lo va a localizar. El Pantera Plus es un dispositivo similar a un submarino de pequeñas dimensiones con capacidad para descender hasta mil metros por control remoto. Si logra localizar el lugar exacto (la búsqueda ahora quedó reducida a 4.000 kilómetros cuadrados de superficie, antes eran 500.000), sería otro minisubmarino, el Módulo de Rescate Presurizado estadounidense (PRM, por sus siglas en inglés) el que podría rescatar al submarino argentino. Siempre y cuando la nave no esté a más de «seiscientos metros, según el manual», matizó el portavoz de la Armada. En caso de localizarse a mayor profundidad, el destino eterno del ARA San Juan, sus 43 tripulantes y Eliana Krawczyk, la primera mujer oficial submarinista, sería el fondo del Océano Atlántico.
25-11-2017 | Fuente: elpais.com
Los submarinos españoles, más viejos que los argentinos
El retraso del S-80 ha obligado a alargar una década la vida de los sumergibles Agosta
25-11-2017 | Fuente: abc.es
La acumulación de hidrógeno, posible causa de la explosión en el submarino argentino ARA San Juan
¿Qué sucedió en el ARA San Juan? Las únicas certezas ante esta pregunta son que el miércoles de la semana pasada, en su última comunicación con su base mientras navegaba por aguas del Atlántico sur a 432 kilómetros del golfo de San Jorge, el submarino argentino informó de que había sufrido un problema eléctrico, y que ese mismo día, según se ha sabido después, se registró una explosión en la zona. Una de las posibilidades es que «pudo acumularse hidrógeno desprendido de las baterías, de modo que una chispa desatase una explosión en el interior», explica a ABC el capitán de fragata Javier Montenegro, destinado en la sección de Submarinos del Estado Mayor de la Armada. Una explosión causaría una grieta o un un boquete en el casco, y con la entrada de agua el submarino habría descendido hasta posarse en el fondo del mar. En circunstancias normales, indica, las baterías se ventilan para que entre aire limpio y se extraiga el aire viciado, para evitar la concentración de hidrógeno. Ahora bien, advierte de que hasta que no se dé con el submarino no se conocerá de forma fehaciente lo sucedido. «Informaron de un problema eléctrico, pero no sabemos exactamente la localización y su alcance», señala. En el caso del Kursk, el submarino ruso en el que perecieron 118 tripulantes en 2000, la explosión se produjo en la cámara de torpedos, recuerda. El portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi, ha hablado también de «implosión», que, al contrario que la explosión, supone un estallido hacia dentro por la presión sobre el casco desde el exterior. Montenegro matiza que con los datos de los sensores que detectaron esa «alteración hidroacústica», es difícil saber su origen, ya que están a miles de kilómetros de donde se perdió el rastro a la nave. Según Montenegro, si el submarino, por el motivo que sea, sobrepasa francamente la profundidad para la que está diseñado y llega a su cota de colapso, el casco no resiste la presión y se produce la implosión. Alerta internacional Como norma general, los submarinos se comunican de forma periódica con su base para informar de que todo está en orden, y el viernes 17 a las 01.00 (hora zulú), el San Juan tenía que haber vuelto a conectar con la suya, pero no lo hizo. Entonces la Armada Argentina emitió una alerta a través de la Oficina de Enlace Internacional de Salvamento y Rescate Submarino (Ismerlo, por sus siglas en inglés), a la que tienen acceso todos los países con submarinos y medios para la búsqueda y rescate, lo que agiliza la reacción para llegar al lugar del siniestro.
24-11-2017 | Fuente: abc.es
«En un submarino compartes todo, incluso cama para descansar»
Navegar en un submarino supone un viaje a las profundidades, estrecho, atemporal y sin ventanas. El agua dulce es escasa y si se necesita más es preciso obtenerla del osmotizador, que recibe a su vez agua del mar. Las duchas son breves y esporádicas, normalmente una cada tres días. Las condiciones que soporta la dotación hacen del submarino que no sirva para los pusilánimes. Los espacios reducidos son la norma, y además, desde el comandante al último en la escala militar deben tener los conocimientos técnicos adecuados para navegar, reaccionar ante una emergencia, así como la determinación de pasar mucho tiempo en inmersión todos juntos. «Hay una ducha, y ahora otra para mujeres, y sólo un váter» para los aproximadamente cincuenta y cinco o sesenta hombres y mujeres. O cuarenta y cuatro que llevan el tipo TR-1700 de la marina argentina, como el ARA San Juan, cuenta a ABC el capitán de navío retirado de la Armada española Juan Pablo Estrada. La desaparición del sumergible argentino, posiblemente por una explosión provocada por avería en las baterías, ha recordado la dureza y riesgos de la vida en las profundidades. ¿Cómo es la adaptación a la vida en espacios pequeños? Yo he estado 17 años en submarinos, entre los empleos de oficial y Comandante, y he visto siempre a todos mis compañeros totalmente adaptados. Éramos entre 54 y 60 miembros en el submarino y nunca hemos tenido ningún problema de adaptación. Dentro formamos una auténtica familia, compartiendo nuestras preocupaciones y nuestra propia vida. Recuerdo que éramos una piña desde el capitán de corbeta, comandante del barco, hasta el cocinero que nos tiene que dar de desayunar, comer y cenar todos los días, en unas condiciones de espacio limitadísimas. Todo el mundo es importantísimo, y conoce perfectamente las medidas de seguridad. La vida es difícil por lo estrecho que es: compartes todo, en algunos casos hasta cama para descansar. Mientras no estás trabajando estás descansando, si no puede ser que estorbes a los que están trabajando. Para cualquier cosa, lo vas a hacer con una persona a la derecha y otra a la izquierda, una delante y otra detrás. Si lo comparas con un buque de superficie, es más difícil, claro, pero la camaradería y el compañerismo que tenemos es magnífico. Entre otras cosas, y como he mencionado antes, somos una familia de 54 o 60 personas unidas por una extraordinaria vocación. Todo es armonía, aunque también tengamos nuestros días malos. ¿Por qué alguien decide pasar días y días en un submarino durante más de quince años? Hay cierto atractivo en las Fuerzas que son diferentes y especiales. Llama mucho la atención porque la gente que sirve en submarinos es altamente especializada y además están muy bien considerados y muy orgullosos de pertenecer a ese arma. Es todo un mundo a explorar. El que no siente esa vocación no sirve para ello. ¿Cuántos días seguidos se encuentran en el interior de un submarino durante una misión? La duración de las estancias va dependiendo del tipo de misión. Suelen ser diez días de tránsito, diez de vuelta, más veinte de patrulla. Solemos entrar en muchos puertos de la costa española, como Málaga, Cádiz, Ferrol, Gijón,Ceuta, Melilla, Palma de Mallorca o Barcelona o en puertos extranjeros si hacemos por ejemplo alguna misión dentro del marco de la OTAN. Depende principalmente de los víveres que tengas a bordo. Normalmente puedes tener hasta 45 días. Si haces una estancia en puerto, te aprovisionas otra vez. El límite prácticamente son los alimentos, y ese límite lo marca el poco espacio disponible para almacenarlos,en la despensa, frigoríficas y cámara de torpedos. ¿Cómo está viendo toda la investigación sobre el submarino argentino? Tenemos poca información de lo que ha pasado, y lo que tenemos está la mayor parte en las redes sociales y no me atrevo a decir con exactitud qué tipo de avería tuvieron. No tengo conocimiento alguno más allá de lo que ha salido en la prensa sobre una explosión en un compartimiento de baterías en proa. Este submarino lleva 960 elementos de baterías en dos cajones y por razones que desconozco parece ser que explotó uno de ellos o se produjo un incendio. El problema que reportó el ARA San Juan, al comunicar una avería eléctrica, se generó por una entrada de agua al utilizar el «snorkel», el sistema por el cual el submarino va a cota periscópica para recargar las baterías y de paso renovar el aire. ¿Qué riesgo conlleva una batería? Cuando las baterías se calientan mucho, desprenden hidrógeno altamente inflamable. También, si les echas agua del mar desprenden cloro y este es altamente nocivo y tóxico, que obliga a ventilar el barco lo antes posible. Por otra parte, el procedimiento que hay que seguir ante cualquier incendio es controlarlo, apagarlo y ventilar el barco. Si es pequeño, lo apagas y ventilas dando snorkel. Si el incendio es importante, una vez apagado normalmente te obliga a salir a superficie para abrir la escotilla y ventilar mejor. Viendo la mar que había en la zona del accidente del ARA San Juan, con olas de 5 y 6 metros, no puedes abrir la escotilla porque la mar te pasa por encima y te inunda el barco. ¿Qué más riesgos existen? Cuando tú sales a la mar no hay que tenerle miedo, pero hay que respetarla y mucho. Por otra parte, y hablando desde la experiencia en la Armada española, cuando un barco nuestro sale a la mar está perfectamente mantenido. El riesgo siempre existe. Algunas válvulas fallan a veces, como los sistemas electrónicos, aunque llevemos mucho duplicados. Pero siempre puede ocurrir alguna emergencia y tenemos que saber cómo responder. Para eso tenemos los simuladores y la Escuela de Submarinos, con los que enseñar cómo actuar en cualquier situación: desde incendios, vías de agua hasta que una batería produzca hidrógeno. Se simula todo. Y desde luego están perfectamente adiestrados para que en cualquier situación de emergencia actúen casi sin pensar, por lo que saben perfectamente lo que hay que hacer.
24-11-2017 | Fuente: elpais.com
Los submarinos españoles, más viejos que los argentinos
El retraso del S-80 ha obligado a alargar una década la vida de los sumergibles Agosta
23-11-2017 | Fuente: abc.es
La crisis del submarino desata un pulso entre Macri y la Armada argentina
«La tensión se corta como mantequilla», reconocía un miembro de la Armada argentina. El ministro de Defensa, Óscar Aguad, y el presidente de la República, Mauricio Macri, no podían disimular su incomodidad frente al jefe de la Armada, Marcelo Srur. El malestar era y es evidente. La comunicación entre los mandos de la Marina y el Ejecutivo atraviesa por un cortocircuito sin precedentes. Los reproches se suman y se da por descontado que en los próximos días «rodarán cabezas». La primera en la lista sería la del jefe del Estado Mayor de la Armada, Marcelo Srur. La imagen del martes de Macri sentado junto a Aguad, mientras Srur detallaba sobre una pantalla en la pared la secuencia de hechos que han acaecido en la tragedia del submarino ARA San Juan, hablaba por sí misma. Los rostros eran serios y no sólo por lo dramático de la situación. El principal reproche lo tiene Óscar Aguad, que no entiende que Srur tardara 48 horas en advertirle de la situación del submarino y de sus 44 tripulantes. El miércoles de la semana pasada, cuando se perdió el contacto con el ARA San Juan, el ministro entiende que debió ser informado de inmediato. En el edificio Libertador, sede de la Armada, no pensaron lo mismo y apelan al protocolo. Siguieron lo estipulado, «es de libro», observa una fuente del emblemático edificio. La tensión entre ministro y Armada tiene de telón de fondo la decisión de Aguad, amigo personal de Mauricio Macri, de optar por la compra de cinco aviones Super Étendart a Francia para la Fuerza Aérea, en detrimento de la Armada. El almirante no le perdonaría al ministro la falta de sensibilidad frente a una Fuerza que continúa en situación precaria y que ha tenido que superar y ha sido capaz de soltar lastre de la demonización de la dictadura (1976-83). Algo que nunca se logra totalmente en Argentina, pero que ha requerido enormes esfuerzos y sacrificios. En una entrevista reciente con ABC, Srur aseguraba: «Los argentinos entienden que esta Armada es nueva y el pasado ya no nos condena. Hoy día, la sociedad nos ve de otro modo, nos identifica con los apoyos que ofrecemos frente a catástrofes, incendios, inundaciones? Estamos con el pueblo y la gente nos ve como lo que somos, parte de la sociedad». Informado por internet En la reunión extraordinaria con Macri y Aguad, el almirante Srur precisó de la asistencia de Enrique Balbi ante la exigencia de detalles minuciosos del presidente de Argentina y del ministro. El capitán Balbi, además de portavoz desde hace años de la Armada, es submarinista profesional, amigo personal de media tripulación del ARA San Juan y conocedor como nadie de ese mundo complejo de los submarinos, y con precisión del ARA San Juan, un buque de 1985 de fabricación alemana. Al margen de las tensiones y asignaturas pendientes entre la Fuerza y Aguad, el detonante del último roce o colisión fue la apuesta inicial de Srur de inclinarse al silencio frente a la crisis del San Juan. Aguad se encontraba de viaje en Canadá cuando consultó el portal Infobae y descubrió en la «home» la noticia que le dejó sin palabras. Al frente del Ministerio de Defensa tuvo que enterarse por la web (la más visitada de Argentina) de un hecho de semejante envergadura. La escasez de fondos, queja histórica de la Armada Una de las quejas históricas de la Armada desde 1983, año del regreso de la democracia, es la falta de presupuesto. Desde el Gobierno de transición de Raúl Alfonsín, pasando por el de Carlos Ménem y el paréntesis de Fernando de la Rúa, la caja de la Marina se quedó prácticamente con telarañas. Los doce años de kirchnerismo no mejoraron la situación y los dos de Mauricio Macri tampoco han hecho grandes esfuerzos por modificar el escenario. El exministro de Alfonsín Horacio Jaunarena fue posiblemente el único en ocupar un cargo por deseo e interés propio. Lo hizo en tres ocasiones, entre 1986 y 1989, de marzo a diciembre de 2001, y de enero a mayo de 2003 con Eduardo Duhalde como presidente interino designado por la Asamblea Legislativa. En 1986 fue el artífice de la compra de submarinos, como el ARA San Juan, a Alemania. Consciente de la precariedad de medios de la Fuerza Naval, diseñó -y en parte logró- un plan de reequipamiento militar. Los titulares de Defensa que le sucedieron no parecerían tener su mismo celo. Llegaron al cargo en su mayoría como compensación por los servicios prestados en otros espacios o, como en el caso de Óscar Aguad, por su amistad personal con el presidente Mauricio Macri. «Estar al frente de Defensa era bailar con la más fea», escenifica un político que se mueve con agilidad en las esferas del poder. Durante el kirchnerismo las dos figuras más «populares» al frente del Ministerio fueron Nilda Garré (entre 2005 y 2010), vinculada a la guerrilla montonera y con un rencor histórico a los uniformados, y Agustín Rossi (de 2013 a 2015). La autoridad de éste quedó severamente menguada con el desembarco de La Campora, recuerda otra fuente. La asociación más o menos juvenil del kirchnerimos opacó a Rossi, un hombre que, a su vez, se sentía ajeno al ámbito castrense. Entonces, como ahora, el ministerio de Defensa se consideraba una instancia de segundo plano.Prueba de ello es el presupuesto militar que Argentina le dedica, uno de los más bajos de la región. Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, destina el 1% del PIB a sus Fuerzas Armadas, menos que Bolivia, que asigna el 1,7, y tiene Fuerza Naval pese a no tener salida al mar, aunque sí lagos. Y muchísimo menos que Brasil, con el 1,3%, Colombia (3,4%), Ecuador (2,2%), Guyana (1,4%), Honduras (1,6%) y la vecina Uruguay (1,9%).
22-11-2017 | Fuente: abc.es
La Policía danesa cree haber encontrado un brazo de la periodista sueca Kim Wall
La policía danesa confirmó hoy el hallazgo de un brazo izquierdo al sur de Copenhague envuelto con tiras y trozos de metal, que da por hecho que pertenece a la periodista sueca Kim Wall, desaparecida a mediados de agosto en un submarino. Las piernas de Wall habían aparecido también hace un mes en la bahía de Køge con un envoltorio similar junto con la cabeza, aunque a un kilómetro de distancia, informó la policía, que está pendiente del resultado del examen de los forenses. Durante las últimas semanas han sido halladas de forma separada varias partes del cuerpo de Wall, vista por última vez la noche del 10 de agosto a bordo del submarino de fabricación casera Nautilus. Había ido ahí para entrevistar al inventor danés Peter Madsen, en prisión preventiva bajo varios cargos, entre ellos homicidio. En su último interrogatorio, a finales del mes pasado, Madsen admitió haber descuartizado a bordo del submarino a la periodista y arrojado sus restos al mar, algo que había negado hasta entonces. El inventor cambió además su declaración sobre la muerte de Wall, que según él había sido provocada al caerle de forma accidental la escotilla del submarino, y afirmó que podía haber muerto intoxicada por monóxido de carbono mientras él estaba en la cubierta. Las modificaciones en la versión del sospechoso -que sigue declarándose inocente de asesinato- se produjeron después de que los forenses constatasen que el cráneo no tenía fracturas ni signos de violencia, lo que desacreditaba la declaración del golpe en la cabeza. El inventor y la periodista estuvieron desaparecidos varias horas hasta que Madsen fue visto de nuevo el 11 de agosto por la mañana en Køge, donde fue rescatado antes de hundirse la nave. Madsen sostuvo inicialmente haber desembarcado a la reportera horas después del inicio del viaje y que la nave zozobró por un fallo, aunque luego cambió su declaración y se supo que el hundimiento del submarino fue intencionado. En su segunda versión apuntó a la muerte accidental por golpe y señaló que después navegó horas sin rumbo y pensando en el suicidio, aunque también tuvo tiempo de echar una siesta antes de arrojar el cadáver por la borda, entero y con ropa. La investigación policial ya había concluido para entonces que el cuerpo fue cortado de forma intencionada y que el torso llevaba tubos de metal fijados y que presentaba heridas para extraer el aire de su interior con el fin de que se hundiese y no saliera a la superficie. En el ordenador del inventor fueron hallados vídeos de mujeres ejecutadas y torturadas, que él asegura que no son suyos. "Cohete" Madsen, como le llama la prensa danesa, es conocido por sus diseños de submarinos y por ser el cofundador de la firma Copenhagen Suborbitals, creada en 2008 con el objetivo de lanzar al espacio monoplazas tripulados y que ha hecho despegar con éxito cohetes experimentales sin personas a bordo.
21-11-2017 | Fuente: abc.es
Crece la angustia tras una semana sin noticias del submarino argentino perdido
A los 33 mineros de Chile se los tragó la tierra y el hombre, tres meses más tarde, los rescató. A los 43 marinos y a la oficial Eliana María Krawczyk los engulló el océano hace una semana y la tecnología de una decena de países, con Estados Unidos a la cabeza, intenta, contra reloj, localizarlos y devolverlos a la superficie. Los milagros, con esfuerzo, medios adecuados, tenacidad y una cierta dosis de fe, existen sobre la tierra. En ellos confían los familiares del submarino ARA San Juan, los argentinos que están en vilo y esa parte del mundo que reza para poder contar un final feliz. El suministro de oxígeno -si la nave, como se sospecha, cayó a plomo y se encuentra en el fondo del océano- estaría entrando en la etapa final. Siete días o quizás alguna hora más es el tiempo de reserva que quedan según los especialistas y la Armada. También habría que añadir las bombonas de la enfermería y los tanques individuales de reserva, una prórroga que puede marcar la línea entre vivir o morir si la inteligencia artificial del hombre logra dar con las coordenadas del buque, como se considera en la Armada a los submarinos. Diez países, incluido Inglaterra, con las islas Malvinas que Argentina reclama como propias, se ofrecieron y colaboran en las tareas de búsqueda del San Juan. Precedentes de Chile y Perú El Gobierno de Mauricio Macri aceptó sin dudar. Como hizo en agosto de 2010 el entonces presidente de Chile, Sebastián Piñera, cuando los 33 quedaron atrapados en la mina San José de Copiapó, en pleno desierto de Atacama. Diferente fue la decisión inicial de Alan García en Perú al rechazar el socorro internacional cuando el terremoto de Pisco, también en agosto pero de 2007, convirtió buena parte del pueblo y sus alrededores en arena del adobe de las casas y polvo de ladrillo. La soberbia, ante la tragedia, obligó a García a desdecirse. En Argentina parece que los sectores que se consideran de ultraizquierda y los antisistema prefieren el camino más oscuro antes que la solución con vida de los 44 tripulantes del submarino perdido. Tras conocerse que el buque británico HMS Protector participa del rescate, Gabriel Solano, legislador del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), tuiteó: «Son tropas de ocupación del territorio argentino». Son tropas de ocupación del territorio argentino. https://t.co/1eZB9ZO79A? Gabriel Solano (@Solanopo) November 18, 2017La respuesta de la cuenta de Twitter de los isleños de las «Falklands» (Malvinas), les respondió con un escueto: «Boludo». En la misma sintonía de Solano, Fernando Esteche, agitador y excabecilla de Quebracho (organización violenta) escribió: «¡Piratas ayer y siempre!.. Ayer hundieron el Belgrano (buque en la guerra de las Malvinas) fuera del área de exclusión y hoy hay cipayos (mercenario, traidor o «botifler» en catalán) que les agradecen colaboración en búsqueda del ARA San Juan. Que colaboren y no esperen nada porque siguen ocupando nuestras islas. !Son leyes del mar!». De nuevo, la respuesta de las Malvinas: «¡La Marina Real está buscando marineros argentinos desaparecidos y esto es lo que tuiteas? Qué pelotudo». Los medios más modernos Rosendo Fraga, especialista en temas militares observa y celebra: «No hay precedente de un despliegue internacional de esta magnitud». Los «elementos más modernos que hay en el mundo y que son los que tiene Estados Unidos están dedicados a este rescate», señala. Eso significa, según el perito naval Fernando Morales, que «si no se localiza el submarino no habrá fallado Argentina, habrá fallado el mundo con toda la tecnología».
1
...