Infortelecom

Noticias de spd

25-11-2017 | Fuente: elpais.com
Merkel es contraria a repetir las elecciones en Alemania
La canciller alemana apunta a una gran coalición con el SPD, tras abandonar los sociademócratas su oposición
25-11-2017 | Fuente: abc.es
El SPD exige a Merkel apoyar a Macron en Europa
Muy cara quiere cobrar a Merkel el Partido Socialdemócrata alemán la bajada de pantalones de su presidente, Martin Schulz. Después de haber insistido hasta la saciedad en que no estaba a disposición para negociar con la canciller alemana un acuerdo de gobierno, esta semana ha debido desdecirse y semejante servicio ha de ser pagado en concesiones, entre la que destacan varios pasos de integración europea que los conservadores alemanes no habrían estado dispuestos a dar por sí solos. «Los socialdemócratas creemos que Europa es un proyecto maravilloso y que Alemania ha de respaldar las propuestas de renovación de Macron», recordaba ayer el todavía ministro de Justicia socialdemócrata Haiko Maas, en relación a las exigencias que planteará su partido a Merkel apenas se sienten a conversar, «estamos a favor de fortalecer la inversión en Europa y, ya que tenemos una moneda común, también deberíamos tener un presupuesto común». El SPD es mucho más abierto que el resto de los partidos a todo lo que tenga que ver con transferencias o mutualización de la deuda y entrará sin duda en colisión con la CSU bávara en este apartado , al igual que sucederá con el precio que el SPD ponga en materia fiscal y financiera, puesto que en la Casa Willy Brandt están pensando en una reforma de la fiscalidad familiar que equipare a otro tipo de parejas, así como en legalidad más estricta en equiparación salarial entre hombres y mujeres. Si el SPD evita a Merkel el bochorno de tener que repetir las elecciones, será a condición de que cumpla con un catálogo de políticas socialdemócratas que los expertos en cada área van elaborando con el paso de las horas y de cara a la primera reunión de tanteo que el jueves mantendrán Merkel y Schulz, ambos bajo la atenta mirada del presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. Sobre pensiones, los socialdemócratas quieren garantizar un 48% del salario medio sin que la tasa de contribución se eleve por encima del 22%. El aumento de la edad de jubilación, exigirán, seguirá siendo un tabú y se dejarán morir los proyectos para financiación privada de las pensiones, el denominado «seguro ciudadano». Si no están de acuerdo en esto nos podemos ahorrar las conversaciones y que convoquen elecciones, dijo ayer, desafiante, el presidente del grupo parlamentario de Renania-Palatinado, Alexander Schweitzer. La secretaria de Estado de Familia, Elke Ferner, exigió por su parte que el derecho de reagrupación familiar de los refugiados con estatuto de asilo sea restablecido según el calendario previsto. Merkel, que ayer aprovechó un congreso regional de su partido en el estado federado de Mecklemburgo-Antepomerania para descartar públicamente la convocatoria de nuevas elecciones, puso también sobre el tapete algunas de las condiciones que por su parte establecerá para emprender las negociaciones de la siguiente «Groko», como en Berlín se conoce popularmente a la gran coalición. La canciller quiere unos presupuestos nacionales sin nuevo endeudamiento, elevar el Kindergeld, que el el subsidio de unos 150 euros mensuales que reciben todos los niños en Alemania, así como una reforma para la eliminación progresiva del «Soli», el impuesto de solidaridad que los alemanes pagan desde la reunificación para trasvasar recursos a los Länder orientales. «Claro que no sé cómo va evolucionar la cuestión en los próximos días», reconoció ante los suyos, añadiendo que «sería deseable que se pudiese llegar muy rápido a un gobierno».
25-11-2017 | Fuente: elpais.com
Schulz acepta negociar una alianza con Merkel para desbloquear la crisis alemana
El líder del SPD condiciona cualquier acuerdo a que sea ratificado por sus bases
24-11-2017 | Fuente: elpais.com
Schulz acepta negociar una alianza con Merkel para desbloquear la crisis alemana
El líder del SPD condiciona cualquier acuerdo a que sea ratificado por sus bases
24-11-2017 | Fuente: abc.es
Schulz someterá a votación a las bases socialdemócratas la gran coalición con Merkel
El líder del Partido Socialdemócrata alemán (SPD), Martin Schulz, anunció hoy que convocará una votación entre la militancia para que decida si está dispuesta a sellar de nuevo una gran coalición con el bloque conservador que lidera Angela Merkel o no. Esta es la premisa previa con la que acudirá a la reunión con Merkel convocada para el jueves por el presidente de Alemania, el también socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, para intentar acercar posturas que conduzcan a desbloquear la actual crisis política que impide formar gobierno. El anuncio, comunicado hoy por una portavoz de la Oficina del Presidente, llega tan solo un día después de que el número uno del SPD, Martin Schulz, fuese llamado a consultas por el presidente y es la consecuencia de que Schulz, tras esa conversación, haya abandonado finalmente su negativa a aliarse de nuevo con Merkel como socio menor y estaría dispuesto a sentarse a negociar. Otras fuentes señalan que ofrecerá a la canciller un pacto para apoyar desde fuera un gobierno en minoría de conservadores y verdes, pero Merkel ha dejado claro que prefiere repetir elecciones a un gobierno inestable, dada la necesidad de respaldo sin fisuras que requiere para una legislatura en la que, sobre todo en el escenario europeo, habrá que votar serias reformas. La misma noche electoral del 24 de septiembre, inmediatamente después de recibir con el 20,5 por ciento el peor resultado de la posguerra en unos comicios generales, el líder del SPD anunció que descartaba la posibilidad de formar nuevamente una gran coalición con los conservadores de Merkel, una posición que no había consultado en ese momento con la directiva del partido y en la que ha seguido insistiendo incluso después de que este domingo se confirmara el fracaso de la alianza tripartita. La directiva socialdemócrata, sin embargo, ha retirado buena parte de su apoyo a Schulz en las últimas 48 horas y le ha obligado a rectificar después de una reunión de ocho horas de duración y que terminaba de madrugada. El SPD ha establecido una nueva posición, según la cual está dispuesto a negociar con Merkel, aunque no a cualquier precio. El SPD «es de la firme convicción de que hay que hablar», ha dicho el secretario general del partido, Hubertus Heil. «El SPD no se cierra a conversaciones», subrayó, agregando que los socialdemócratas esperarán ahora a conocer la hoja de ruta que proponga Steinmeier. Heil negó que en la reunión ayer de la cúpula del partido, en la que también participó el predecesor de Schulz al frente del SPD, el ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, y varios jefes de Gobierno regionales, se discutieran cuestiones de liderazgo y señaló que se habló únicamente de cuál es la contribución que puede hacer el partido al país en la situación actual. Pero en los pasillos de la Casa Willy Brandt se habla abiertamente de la pérdida de apoyo de Schulz y en los momentos previos a esa reunión se escuchó la consigna «gran coalición, con o sin Schulz». Desde Bruselas, los líderes de la Unión Europea reiteran sus llamamientos a los partidos políticos alemanes para que formen cuanto antes gobierno. «Alemania es uno de los países líderes fundamentales en la UE y todos deseamos que se forme gobierno rápidamente», dijo el canciller austriaco, Christian Kern, «Alemania tiene una responsabilidad especial y toda Europa mira a Alemania». De forma similar se pronunció el jefe de Gobierno luxemburgués, Xavier Bettel. «Necesitamos un socio alemán que tenga también un Gobierno estable», ha dicho, «es importante para Alemania, pero para nosotros también». El presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró también preocupado. «No nos interesa que esta situación se tense», ha expresado sobre el fracaso del primer intento de formar gobierno en Berlín. El presidente alemán, Frank. Walter Steinmeier, se ha convertido en la figura llave de la crisis, al hacer público su rechazo a convocar nuevas elecciones tras las fracasadas negociaciones entre conservadores, liberales y verdes, y pedir a todos los partidos con representación parlamentaria «disposición al diálogo para hacer posible la formación de gobierno en un futuro cercano».
24-11-2017 | Fuente: elpais.com
El SPD señala su disponibilidad a dialogar para desbloquear la crisis en Alemania
Tras una reunión maratoniana de la cúpula del partido, el secretario general afirma la voluntad de negociar
24-11-2017 | Fuente: abc.es
El SPD obliga a Schulz a reconsiderar la gran coalición
Apenas abandonó el Palacio de Bellevue, donde había sido llamado a consultas por el presidente alemán, Martin Schulz se dirigió ayer a la sede del Partido Socialdemócrata (SPD), la Casa Willy Brandt, donde le esperaba en pie de guerra la directiva para ser informada sobre la conversación con el también socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, de 70 minutos de duración y a la que había acudido acompañado únicamente por su jefe de campaña, Markus Engels. El mensaje de Steinmeier no podía ser más claro: no es aceptable que el SPD se niegue a conversar con otros partidos democráticos y tiene la obligación de hablar con Angela Merkel tras el fin de las negociaciones de la fallida Coalición Jamaica, con el objetivo de evitar la repetición de elecciones. Buena parte de la directiva del SPD, un grupo liderado por el alcalde de Hamburgo y principal enemigo interno de Schulz, Olaf Scholz, estaba de acuerdo con esa premisa. «Hay que sentarse a hablar con Merkel y debe hacerlo un equipo en el que Schulz y Scholz cooperen estrechamente. Solo así se puede salvar esta crisis política y solo así el partido puede recuperarse de la debacle electoral de septiembre», decía después uno de los asistentes a la reunión, en referencia al peor resultado electoral de la historia de los socialdemócratas, el 20,5%. ?Pero hemos de ser cuidadosos, no podemos tampoco lanzarnos a los brazos de los conservadores, porque nuestras bases no lo perdonarían, no vamos a dar un sí de cualquier manera, nada sería peor que dar la impresión de que queremos meternos rápidamente bajo la falda de Merkel para asegurar puestos ministeriales?. Antes de reunirse con Steinmeier, Schulz consultó con dos barones del partido, el hasta ahora ministro de Exteriores Sigmar Gabriel y el presidente regional de Baja Sajonia, Stephan Weil. Ambos se pronunciaron a favor del «Groko», como popularmente se habla en Berlín de la gran coalición. Tras pasar por Bellevue, expuso ante la directiva sus argumentos contra ese proyecto, sobre todo la conveniencia de evitar que quede en el Parlamento, como primera fuerza de la oposición, el partido anti euro y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD). Pero no fue secundado por el resto de la directiva. Los principales pesos socialdemócratas, como la jefa del grupo parlamentario Andrea Nahles o la vicepresidenta Manuela Schwesig, evitaron una confrontación con Schulz, pero no le mostraron su apoyo. Al cierre de esta edición, el SPD se preparaba para organizar un encuentro entre Merkel y Schulz, solamente una charla, la próxima semana. Después de eso, el SPD tiene programado un congreso para el 7 de diciembre del que saldría una decisión oficial y todo apunta a que, si Schulz quiere salir de ese congreso todavía presidente del SPD, tendrá que tragar con la negociación. De repetirse las elecciones, la lucha de machos alfa en el partido puede terminar con su candidatura. Fijar posiciones Esa agenda concuerda con la de la canciller alemana, que el próximo domingo ha citado a su vez a la directiva de su partido para fijar posiciones en la nueva situación. El jefe de su grupo parlamentario, Volker Kauder, da por hecho que esa conversación tendrá finalmente lugar. «Europa está esperando una Alemania capaz de actuar y responder a las propuestas planteadas por el presidente francés Macron. El país económicamente más fuerte de Europa no puede mostrarse como un enano político? Por lo tanto, es mi deseo que los actuales socios del gobierno de coalición puedan reunirse nuevamente». Pero no resultará tan sencillo. Fuentes internas socialdemócratas desvelan que, dado que Merkel amenaza con que prefiere nuevas elecciones a gobernar en minoría, una de las propuestas sobre la mesa es forzar previamente la escenificación del fracaso de Merkel con una candidatura del SPD para gobernar en minoría. A Steinmeier le compete proponer a la cámara baja un candidato a canciller, que precisará para ser elegido por mayoría absoluta, en las dos primeras rondas, o mayoría simple, en la tercera, tras lo cual tiene la potestad de nombrarlo o de disolver el Parlamento. Un líder socialdemócrata no podría aritméticamente con esos requisitos, pero la candidatura mostraría más resistencia de cara a las bases del partido.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Los socialdemócratas presionan a Schulz para que se siente a hablar con Merkel
A medida que pasan las horas, aumenta la presión interna del Partido Socialdemócrata sobre su presidente, Martin Schulz, para que abandone su tajante negativa a sentarse a hablar con Merkel sobre una prolongación de la gran coalición. El pasado lunes, apenas los liberales del FDP rompieron las negociaciones en curso, la ejecutiva del SPD en pleno se pronunció en contra de una gran coalición, pero el martes ya había una treintena de diputados hablando en diferentes medios de comunicación en términos mucho más abiertos y ayer, miércoles, la presión sobre Schulz se había convertido ya en ?presión extrema?, según el exdiputado Reinhold Robbe. La exministra de Sanidad, Ulla Schmidt, ha dicho que ?habría que mantener esa puerta abierta?. Otras ex ministras muy valoradas en el partido, como la de Trabajo, Andra Nahles, o la de Medio Ambiente, Barbara Hendicks, que evitan hablar así en público, reconocen en privado que habría posibilidades. ?Lo que está claro es que el SPD no quiere que se repitan las elecciones?, fueron las palabras del vicepresidente del partido Ralf Stegner. «Con o sin Schulz» Muy a tener en cuenta también es la opinión del tesorero del SPD, Dietmar Nietan. La última campaña electoral, de la que todavía no se han recuperado, costó 24 millones de euros y cosechó el peor resultado de la historia del partido con pérdida de 1,7 millones de votos. Ha quedado una deuda de 1,2 millones de euros. Y en la Casa Willy Brandt de Berlín comienzan a escucharse ideas como que habría que hablar con Merkel ?con o sin Schulz? o que, en caso de repetir elecciones, habría que nombrar un candidato en el congreso convocado el 7 de diciembre y todo está abierto. ?El parlamento se ha constituido, pero el gobierno no?, dicen, amenazantes, algunos que ya están colocados. El propio Schulz sonaba anoche bastante menos radical al afirmar que ?el SPD es plenamente consciente de sus responsabilidades en la difícil situación actual? y ?estoy seguro de que encontraremos una buena solución para nuestro país en los próximos días y semanas?. Y la presión definitiva tendrá lugar hoy, durante la llamada a consultas del presidente de Alemania, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, que termina su ronda de encuentros con los presidentes de los partidos con una reunión en la que llamará a Schulz a asumir su responsabilidad y hablar con Merkel. Desde un punto de vista estratégico, seria lógico que Schulz responda accediendo a regañadientes a un tanteo con los conservadores. En las actuales circunstancias y como muy agudamente ha señalado la ex ministra Nahles, a Merkel solo le resta otra opción, la de gobernar en una incómoda minoría. La presión aprieta también desde el flanco derecho. La jefa del grupo parlamentario del partido anti euro y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD), Alice Weidel, pidió ayer ser llamada también a consultas y señaló que, ?no podía ignorar a la tercera fuerza? en las elecciones del 24 de septiembre, con un 12,6% de los votos.
21-11-2017 | Fuente: elpais.com
El presidente alemán reúne a los partidos para que cedan en sus posiciones
Verdes y liberales acuden al palacio presidencial. El jueves le toca el turno al SPD
21-11-2017 | Fuente: abc.es
El bloqueo político en Alemania amenaza con paralizar Europa
El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, tenía previsto presentar el 6 de diciembre un gran paquete legislativo para la zona euro que recibiría el apoyo de la Francia de Macron y la Alemania de Merkel. El plan estaba más o menos listo desde poco después de que Macron asumiese el gobierno, pero Europa estaba esperando que, tras las elecciones del 24 de septiembre, se formase gobierno en Alemania. Esa agenda ha quedado en el aire después de la implosión en el seno de las negociaciones de la Coalición Jamaica, en la que Merkel llevaba un mes trabajando junto con los liberales del FDP y Los Verdes. Cuando el resto de los participantes creían que finalmente se estaba cerca de cerrar el acuerdo de borrador, Christian Lindner, el líder liberal, se levantó de la mesa de madrugada, diciendo que «es mejor no gobernar que gobernar mal» y que «no vamos a llevar a nuestros votantes a un gobierno sobre cuya semilla central ni siquiera nosotros estamos convencidos». Después de un intercambio de reproches por el fracaso de la negociación, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, declaró que «el mandato electoral no es algo que sencillamente se pueda devolver sin haber cumplido con el electorado» y anunció que en los próximos días mantendrá conversaciones con los presidentes de los partidos que estaban negociando, y «con los presidentes de los partidos que, por cuestiones programáticas, no quedan excluidos de una posible formación de gobierno». Por unos momentos, Alemania giró la mirada hacia otra posible gran coalición, porque se estaba refiriendo a su propio partido, el socialdemócrata (SPD), a pesar de que a esa misma hora, en un ejercicio de cacofonía política desde la Casa Willy Brandt, el candidato socialdemócrata Martin Schulz, que obtuvo en septiembre el peor resultado de la historia de la formación, se reafirmaba en su rechazo a hablar sobre una alianza con Merkel argumentando que «el electorado votó en septiembre contra de la prolongación de la gran coalición» y extendiéndose, optimista, sobre las posibilidades que supuestamente se abren para él en una repetición de los comicios. «Creo que tenemos mucho que ganar con propuestas sobre cambio de clima, mercado laboral, cuidado a dependientes, el futuro de Europa o paraísos fiscales. En las pasadas elecciones no tuvimos la oportunidad de un enfrentamiento real que ahora sí tendríamos», dijo. Disgusto no disimulado La única declaración definitiva sobre lo que ocurrirá en Alemania a partir de ahora era la de Merkel. Su primera reacción fue de disgusto no disimulado y sorpresa contenida. «Nos faltaba muy poco. Naturalmente, el principal obstáculo era la política de inmigración, pero precisamente esa discrepancia no era con el partido liberal y, en todo caso, estoy convencida de que las diferencias con ese partido se hubiesen podido solucionar», repetía visiblemente abrumada. Unas horas más tarde, tras una breve reunión con el presidente alemán, Merkel concedió una entrevista a la televisión pública alemana en la que afirmó que prefería repetir las elecciones. «Unas nuevas elecciones serían una vía mejor que un gobierno en minoría», dejaba caer, como una losa, sobre la política europea. Merkel descartó por completo gobernar en solitario, aunque admitía que «hoy nunca diría jamás». Pero tendría que «reflexionar mucho antes de tratar de gobernar sin una mayoría en el Bundestag», dijo sobre una fórmula que no tiene precedentes en Alemania y adelantando que seguirá liderando su partido en el caso de nuevos comicios que, según representantes de Los Verdes, tendrían lugar aproximadamente en Semana Santa. «El presidente alemán tiene ahora la última decisión. Si ahora hay nuevas elecciones, si hubiese, debo decir, no las temo en absoluto. Prometí en la campaña electoral estar cuatro años disponible», sentenció, rechazando así una hipotética dimisión. «Son malísimas noticias para la UE», reconocía el secretario de Estado para Europa Halbe Zijlstra. «En Bruselas todo el mundo tiene claro que el éxito de las reformas tiene solo posibilidades en una ventana temporal que se abre con la formación de gobierno en Alemania y se cierra seis meses antes de las elecciones europeas», apunta Guntramm Wolff, jefe del thinktank Brueghel. «El peor de los escenarios» Wolff sugiere además que pilares como la política de refugiados, las negociaciones del Brexit, la defensa europea, la política de estabilidad o las relaciones con Rusia y EE.UU., no se sostienen sin la Alemania de Merkel. El propio Macron, que mantuvo una conversación telefónica con Merkel tras fracasar la negociación, ha reconocido públicamente que la repetición de las elecciones en Alemania «es el peor de los escenarios» para Europa. Un 45% de los alemanes prefiere, sin embargo, nuevos comicios, según una encuesta Forsa para RTL difundido menos de 24 horas después del colapso. Un 27% optaría por otra gran coalición y sólo en tercera posición están los que optarían por un gobierno en minoría, el 24%.