Infortelecom

Noticias de sociedad

03-01-2020 | Fuente: as.com
Alguacil: "Por méritos, podríamos estar todavía más arriba"
El técnico de la Real Sociedad habló en la previa del duelo ante el Villarreal y confirmó que Illarramendi, Zurutuza y Elustondo siguen de baja.
03-01-2020 | Fuente: abc.es
2020: El Gobierno de Pablo Iglesias y Venezuela
Volvamos brevemente a los hechos ocurridos el pasado 27 de diciembre, en la sede de la embajada de México en Bolivia. Nueve prófugos, presuntos delincuentes solicitados por las autoridades de Bolivia, se habían «refugiado» en la sede. En tales circunstancias, en extremo delicadas, violando las más elementales precauciones propias del ejercicio diplomático, dos funcionarios de la embajada de España, la encargada de negocios, Cristina Borreguero, y el cónsul, Álvaro Fernández, decidieron hacer una «visita de cortesía», escoltados por cuatro oficiales de seguridad, llamativamente encapuchados. El despropósito, lo inadecuado de la supuesta «visita» es más que evidente. En el momento en que el nuevo Gobierno de Bolivia lucha por estabilizar al país y trabaja con denuedo para organizar un proceso electoral que ofrezca garantías de respeto a la voluntad popular; en el momento en que el poder judicial de Bolivia actúa para castigar a los culpables del fraude electoral -documentado con amplitud y rigor en el informe «Análisis de Integridad Electoral. Elecciones Generales en el Estado Plurinacional de Bolivia», del 20 de octubre de 2019-; en el momento en que ya eran públicas las tensiones entre México y Bolivia, por la decisión del Gobierno de López Obrador de proteger a los nueve exfuncionarios, varios de los cuales han sido acusados de manipular los resultados electorales (lo que les calificaría, de confirmarse los señalamientos, de haber cometidos delitos penados por las leyes de Bolivia), en este marco de cosas, se produce la impertinente, extraña, desajustada e impropia visita a la casa donde se encuentran los prófugos en cuestión. Las sospechas de los vecinos, que reaccionaron en contra de los encapuchados y en contra de la presencia de los vehículos, está más que justificada: fueron desatadas por las extrañas conductas de los visitantes. La conclusión de que se aprestaban a rescatar a algunos de los prófugos, se fundamenta, no solo en la inoportuna visita, sino en los largos vínculos que unen a varios dirigentes del partido Podemos, con el delincuente electoral, Evo Morales (aprovecho para recomendar aquí la lectura del informe de la OEA que mencioné en el párrafo anterior: muestra que el fraude electoral en Bolivia fue previamente diseñado, que fue posible por toda una estructura de complicidades, y que fue supervisado directamente por Evo Morales y varios de sus ministros). Este no es un hecho aislado: inaugura la nueva diplomacia encabezada por Pablo Iglesias -y no por Pedro Sánchez-, que será quien dicte las pautas de las relaciones del nuevo Gobierno de España con América Latina. Es una mala noticia para los demócratas de México, que resisten el avance del siniestro populismo de López Obrador. Lo es para los bolivianos, hartos de los fraudes cometidos por Evo Morales para eternizarse en el poder. Los es para la oposición democrática nicaragüense, que paga con la cárcel, con torturas o con la vida, el objetivo de recuperar la libertad. Y, por supuesto, es una noticia terrible para los venezolanos, que encontrarán un nuevo escollo que salvar en la política exterior de España y, en consecuencia, de Europa. Mientras las más importantes asociaciones criminales del continente, los Ortega, los Maduro, los Kirchner, el Partido de los Trabajadores de Lula, el Foro de Sao Paulo, las FARC, Petro, los colectivos dedicados al narcotráfico, Correa y su combo, el PSUV de Diosdado Cabello, celebran la toma del poder por parte de sus socios de Podemos, Iglesias y sus asistentes ejecutan su primera gran operación diplomática, cuyo avance tuvo lugar en Bolivia: usar la estructura diplomática de España para blanquear las huellas del financiamiento ilegal recibido por los gobiernos corruptos de América Latina. La fallida operación, impedida por los vecinos, anuncia la nueva política exterior de España hacia Venezuela y América Latina, al mando de Iglesias y Rodríguez Zapatero, que dictarán los lineamientos que deberá cumplir Josep Borrell como canciller de la Unión Europea. Con Iglesias como jefe de gobierno, vienen trabas para la circulación de las denuncias sobre la sistematicidad de las violaciones de los derechos humanos. Trabas para impedir que los países que han reconocido a Juan Guaidó Márquez como presidente encargado de Venezuela, reconozcan a sus embajadores. Vienen obstáculos para que los medios de comunicación bajo el control o influencia directa de Podemos, informen sobre la tragedia que asola a millones de familias, dentro y fuera del territorio. Viene, y esto es clave, una arremetida en el ámbito de la opinión pública, para distorsionar la realidad de nuestro país, bajo el siguiente relato: que lo que ocurre es el resultado de un enfrentamiento político entre dos poderes, y no lo que es: una dictadura que persigue al conjunto de la sociedad, al costo de sus vidas, mientras se enriquece y se aferra al poder, violando los principios básicos de la democracia. En esta nueva etapa, donde Josep Borrell tendrá la tarea de asegurarse que Europa siga el rumbo señalado por Iglesias y Rodríguez Zapatero, se agitará, todavía con más fuerza, la política de hacer silencio y mirar hacia otro lado mientras Maduro reprime y tortura y mata a indefensos, bajo el supuesto de que España debe proteger sus intereses empresariales. Y más: es previsible la reaparición de Rodríguez Zapatero, para el relanzamiento de la inútil, agujerada y fracasada tesis del diálogo como única solución a la crisis venezolana, alentada desde ya, por López Obrador y por el kirchnerismo, socios de Maduro y Morales.
02-01-2020 | Fuente: abc.es
Campaña del Movimiento 5 Estrellas para suspender las concesiones de autopistas italianas a los Benetton
El Movimiento 5 Estrellas abre 2020 con una batalla en la que está empeñado desde hace 16 meses: suspender las concesiones de las autopistas que gestiona la sociedad Autostrade per l?Italia, filial del Grupo Atlantia, controlada por la familia Benetton. Este ha sido el gran objetivo del M5E, tras la caída del Puente Morandi de Génova en agosto 2018, una catástrofe que conmocionó al país causando 43 muertos. La sociedad Autostrade gestiona 3.024 kilómetros de autopistas en Italia y cuenta con 7.300 trabajadores. Luigi Di Maio, jefe político del Movimiento y ministro de Asuntos Exteriores, en la primera declaración pública del año por parte de un líder político, lanzó un duro ataque a la familia Benetton y planteó la exigencia de la «inmediata suspensión» de las concesiones: «Los que se escandalizan porque el título de Atlantia cae en Bolsa no lo hicieron cuando se derrumbó el puente Morandi». Di Maio criticó también la «retórica» de quienes afirman que con la suspensión de la concesión de las autopistas a los Benetton se perderán puestos de trabajo: «Eso es una estupidez», afirmó Di Maio, subrayando que los trabajadores serán tutelados, mientras que «sí perderán beneficios los Benetton, lo que es justo, porque no hicieron lo necesario para mantener en pie el puente Morandi». La fiscalía de Génova, que investiga las causas de la catástrofe, encontró indicios de fraude documental en informes sobre el mal estado también de otros puentes en Italia. Estas informaciones y los continuos ataques de M5E a la gestión de Autostrade provocaron la dimisión en septiembre del consejero delegado de Atlantia, Giovanni Castellucci, Luciano Benetton llegó a escribir una durísima carta contra Castellucci y, en general, contra los gestores de Autostrade «por las noticias sobre la falta de controles o falsos informes, que nos chocan y sorprenden como al resto de la opinión pública. Como familia nos consideramos parte perjudicada. Ciertamente, asumimos la responsabilidad por haber respaldado una gestión que se ha demostrado no idónea», concluía la carta de Benetton. Giovanni Castelluci fue uno de los hombres clave en la opa de la sociedad italiana sobre Abertis, que concluyó en el 2018 con un acuerdo con ACS. Sin decisión firme A pesar de la batalla del Movimiento 5 Estrellas para cerrar cuanto antes el caso, quitando las concesiones a los Benetton, el gobierno no ha adoptado una decisión en firme y hay quienes se oponen dentro del Ejecutivo, por considerar que se trata de una «mina vagante», según expresión utilizada por el subsecretario de Infraestructuras, Salvatore Margiotta, del Partido Democrático. Las concesiones de las autopistas a los Benetton caducan en el 2038. Una ruptura podría suponer una penalización para el Estado, que el gobierno trata de evitar. El ejecutivo de Giuseppe Conte aprobó antes de fin de año un decreto ley para que la eventual indemnización no significara un coste para el Estado de 23.000 millones de euros como estaba fijado en el convenio de la concesión de las autopistas. En definitiva, para encontrar una solución definitiva se deberá aún mediar teniendo en cuenta todos los aspectos de un delicado problema.
02-01-2020 | Fuente: as.com
Cavani es la gran ilusión de un frío mercado
El delantero del PSG es la prioridad del Atlético. Real Madrid y Barça deciden no gastar un euro, como Villarreal, Athletic, Real Sociedad, Getafe y Levante.
02-01-2020 | Fuente: abc.es
Francia en crisis: Macron no cede a los sindicatos pero hace concesiones
Emmanuel Macron ha confirmado de manera solemne que la histórica reforma del sistema nacional de pensiones se llevará a cabo y será una realidad llamada a «transformar Francia», tras un largo proceso de «concertación» y discusión parlamentaria que todavía tardará muchos años antes de ser aplicada en su totalidad, definitivamente. En su tradicional discurso de fin de año, el presidente de la República se ha comprometido personalmente ante la opinión pública nacional, cuando las huelgas y manifestaciones de protestas, que comenzaron el 5 de diciembre pasado, están llamadas a continuar los próximos días, semanas y meses. El Gobierno de Macron ha hecho concesiones significativas que han dividido a los sindicatos y permitido mejorar el tráfico ferroviario y los transportes públicos, el núcleo duro de las huelgas y manifestaciones. Pero esas concesiones no han permitido «enterrar» la crisis, confirmando una fragmentación excepcional del tejido social y laboral de Francia, dividido en numerosas ?capillas? y sectores, con 42 regímenes de pensiones, más o menos privilegiadas, que Macron se propone suprimir y sustituir por un sistema único y universal. Sin embargo, la opinión pública, los sindicatos y las distintas categorías sociales reaccionan de manera «caótica» a las concesiones gremiales del Gobierno «macroniano». Policías, pilotos y personal navegante de las líneas aéreas, trabajadores de la Ópera de París, entre otros, han conseguido concesiones, total o parcialmente satisfactorias. Parte del personal de la Société nationale des chemins de fer français (Sociedad nacional de ferrocarriles, SNCF, equivalente a la RENFE española) y la Régie autonome des transports parisiens (RATP, Ente público de los transportes parisinos), han conseguido algunas concesiones que han contentado parcialmente a algunos sindicatos, irritando a otros. Transportes Ese rosario de concesiones parciales tiene una ventaja: trenes, metros y autobuses funcionan ligeramente mejor. Pero también tienen un inconveniente: irritan a otros sectores que aspiran a otro tipo de concesiones: enfermeras «liberales», abogados, contables, entre otras profesiones, han convocado su propia huelga, el viernes día 3. Por su parte, los sindicatos que piden la retirada «total» de la reforma han convocado una nueva jornada de huelga y manifestaciones el jueves día 9. En su mensaje solemne a la nación, la noche de San Silvestre, Macron confirmó su «serena determinación» para consumar su histórica reforma, afirmando que su «ambición» es «transformar» Francia. A corto plazo, las negociaciones iniciadas a mediados de diciembre, entre el gobierno, la patronal y los sindicatos, deben reanudarse el próximo martes, día 7. Y se espera que, finalmente, tras dos meses de chalaneos y concesiones, el gobierno presente el proyecto de Ley de la gran reforma a finales de este mes de enero, para ser discutido en la Asamblea Nacional y el Senado durante la próxima primavera. El rosario de huelgas y manifestaciones que comenzaron el 5 de diciembre pasado no ha conseguido «paralizar» Francia. El tráfico ferroviario nacional está muy perturbado. Pero, mal que bien, los trenes funcionan, con muchos retrasos y problemas. Metro y autobuses funcionan regular, mal o muy mal, según los días, en París y otras capitales de provincias. Las concesiones a varias profesiones han dividido el frente sindical. El núcleo duro de la resistencia sindical, sin embargo, sigue pidiendo la retirada «completa» del proyecto. En su mensaje de fin de año, Macron ha confirmado, con gravedad, que no habrá retirada de la reforma. El enfrentamiento se prolonga y quizá pueda durar semanas y meses. Confirmando su «determinación», Macron espera salvar su credibilidad nacional e internacional. Ceder contra la fronda sindical hubiese hundido su mandato presidencial. Comienza a evaluarse el costo nacional de la crisis. Macron consiguió desactivar parcialmente el campo de minas de la crisis de los ?chalecos amarillos?, a finales del 2018, haciendo concesiones presupuestaria por un montante de 22.000 millones de euros. Factura que pesa de manera significativa en la credibilidad de Francia en la zona euro. ¿Cuánto costarán las concesiones conocidas y por venir, destinadas a «salvar» la gran reforma del sistema nacional de pensiones? Hundida la izquierda política tradicional, la izquierda sindical acusa a Macron de ser un presidente ?autoritario?. Mientras la derecha tradicional intenta ?reconstruirse?, la extrema derecha de Marine Le Pen (que tiene muchos electores sindicalistas) espera ser la gran beneficiaria de la crisis en curso. Por su parte, algunos analistas independientes, como Nicolas Baverez, estiman que Emmanuel Macron se ha convertido en un presidente «canelé»: «duro por fuera, cremoso por dentro». El «canelé» es un legendario bizcocho de la región de Burdeos: su «corteza» es «dura» (caramelizada), con un «interior» blando, cremoso. Calificando a Macron de ?presidente canelé? se intenta subrayar el incierto camino que está tomando Francia, con una reforma ?histórica? cuyas concesiones pudieran ?devaluar? su alcance definitivo, todavía imprevisible.
01-01-2020 | Fuente: as.com
Odegaard, autor de la mejor asistencia de 2019
LaLiga reconoció a través de Twitter la gran jugada ante el Alavés del centrocampista noruego de la Real Sociedad, cedido por el Real Madrid al equipo txuri-urdin hasta 2021.
01-01-2020 | Fuente: as.com
Courtois se hace fuerte
El belga empezó flojo: encajó seis goles en sus cuatro primeros encuentros. Sólo Mallorca, Real Sociedad y Valencia le han podido marcar.
31-12-2019 | Fuente: elmundo.es
Representantes de la sociedad leonesa se solidarizan con el alcalde con un manifiesto en favor de la autonomía de León
Denuncian la decadencia a la que se han visto obligados a vivir los habitantes de esta "región histórica de España" y que se encuentra "envejecida, sin inversiones y con emigración de jóvenes". 
...
7
...