Infortelecom

Noticias de sociedad

28-08-2020 | Fuente: abc.es
Rusia prepara un contingente de policías para Bielorrusia, en apoyo de Lukashenko
El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, llevaba unos años marcando diferencias con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en especial en lo que se refiere a la anexión de Crimea y a la guerra en el este de Ucrania, y ha mantenido un tira y afloja con Moscú por lo precios del petróleo, el gas y el refinanciamiento de su deuda. Se ha mostrado además arisco en relación con el proyecto de creación de un estado unitario con Rusia, lo que hubiera evitado a Putin tener que enmendar la Constitución rusa para seguir en el poder más allá de 2024. Sin embargo, la actual crisis que se le ha desatado a Lukashenko en su país al ser acusado de manipular los resultados de los comicios presidenciales del pasado 9 de agosto y la indignación de Occidente contra él le han situado en una posición de debilidad que el Kremlin parece dispuesto a aprovechar. Para empezar, Rusia prepara ya un contingente de fuerzas policiales para enviar a Bielorrusia en auxilio de un presidente en apuros. Después de unos días en silencio, pese a eventos tan relevantes como el envenenamiento del líder opositor, Alexéi Navalni, Putin compareció ayer en una entrevista concedida al canal público ruso Rossía-1 y ha revelado, entre otras cosas, que Lukashenko «me pidió que formara un retén de agentes de las fuerzas del orden y lo hice. Pero acordamos también que no entrará en acción mientras la situación no se descontrole». Las publicaciones digitales rusas han dado cuenta de la llegada, el miércoles por la noche, al aeropuerto de Minsk, del avión Tupolev-214 que utiliza habitualmente el director del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB o antiguo KGB), Alexánder Bórtnikov. Lo emplean también en sus desplazamientos otros altos mandos de los servicios secretos rusos. Se trata del segundo vuelo en poco más de una semana. El aparato fue visto por primera vez en el aeropuerto de Minsk el pasado día 18 de agosto, una semana después de que estallaran las protestas contra Lukashenko. Putin dijo ayer que «Lukashenko planteó que le gustaría que le ofreciéramos, en caso de necesidad, la ayuda necesaria. Yo le dije que Rusia cumplirá sus compromisos». El presidente ruso explicó que su homólogo bielorruso le habló en concreto de la posibilidad de que surgieran «elementos extremistas» durante las manifestaciones que pudieran provocar desórdenes violentos. «Durante la conversación, llegamos a la conclusión de que ahora no hay tal necesidad y espero que no la haya», añadió Putin en su entrevista a Rossía-1. Aclaró que las obligaciones o compromisos que tiene Rusia con el país vecino se refieren a las recogidas en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (ODKB en sus siglas en ruso) y las contempladas en los acuerdos bilaterales y en el convenio de la Unión Estatal, hacia el que Lukashenko había mostrado muchas reticencias últimamente . En realidad, no está ultimado en todos sus apartados, pero mantiene vigentes muchas de sus cláusulas. Aludiendo en concreto al ODKB, grupo del que también forman parte Armenia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán, Putin subrayó que el tratado «obliga a los estados miembros a ayudarse mutuamente en la defensa de su soberanía, las fronteras exteriores y la estabilidad». «No hay nada que ocultar, allí está todo escrito», recalcó y dejó claro también que «a nosotros no nos es indiferente lo que pasa allí. Es un país muy cercano, tal vez el más cercano para nosotros». En los últimos días, el presidente bielorruso ha llamado por teléfono al jefe del Kremlin por lo menos cuatro veces. Putin ha criticado también los intentos de Occidente de influir en la crisis bielorrusa y aseguró que la situación en el país vecino «tiende a normalizarse». Según su opinión, «por supuesto que hay problemas en Bielorrusia, de no haberlos la gente no saldría a la calle, eso es algo absolutamente evidente, pero confiamos que se resuelvan dentro del marco constitucional y legal y por medios pacíficos». La reacción por parte de los adversarios de Lukashenko no se hizo esperar. El Consejo Coordinador de la oposición bielorrusa condenó de inmediato los planes de Rusia de prestar apoyo a Lukashenko. «El Consejo Coordinador considera inadmisible la creación de formaciones armadas en territorio ruso o de cualquier otro Estado con el fin de ser enviadas a territorio bielorruso para su empleo. Eso contradice el Derecho Internacional y el posicionamiento de la sociedad bielorrusa», reza el comunicado difundido por la oposición. El texto del documento subraya también que «los mecanismos de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva deben ser activados exclusivamente en caso de una invasión armada. No vemos que en Bielorrusia se den tales condiciones y tampoco que la situación se esté descontrolando (..) las protestas son exclusivamente pacíficas». Temiendo también que cualquier tipo de ayuda exterior a su causa pueda ser utilizado como argumento para una intervención de Rusia, el Consejo de Coordinación afirma que no aceptarán «ninguna ayuda extranjera, no participaremos directa ni indirectamente en su distribución». En el comunicado se sostiene que «solo el diálogo interno propiciará la solución a la crisis política». La escritora bielorrusa y Premio Nobel de Literatura 2005, Svetlana Alexiévich, que forma parte del Consejo de Coordinación, tiene razón cuando dice que la oposición bielorrusa va a tener que hablar con Rusia. Pero parece que tal diálogo se presenta muy arduo, si de lo que se trata es de conseguir la renuncia de Lukashenko y la repetición de las elecciones. Moscú insiste en que la crisis se solvente en el marco de las leyes y la Constitución bielorrusa, lo que excluye que el presidente entregue el poder a un órgano de transición no contemplado en la normativa legal del país. Y es que, según declaró esta semana el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, existe un resquicio que permitiría hallar una vía de solución a la crisis. Durante una intervención ante los trabajadores de la fábrica de automoción pesada MZKT de Minsk, el pasado día 17, Lukashenko ofreció «compartir el poder» mediante una reforma constitucional, tras la que se convocaría unas elecciones presidenciales. «Una redistribución de las responsabilidades debe pasar por un proceso constitucional y no por acciones callejeras», manifestó el presidente bielorruso, que advirtió que tal reforma de la Carta Magna debe hacerse con tranquilidad y no bajo presiones. Lavrov ve en esa propuesta de Lukashenko la llave para la solución de la crisis. Aseguró que en Moscú «vemos signos positivos» en tal iniciativa, lo que significa que Rusia la hará muy probablemente suya y la presentará a Occidente y a la oposición bielorrusa como la única viable. De manera que si Minsk y sus aliados rusos se plantan en que la reforma de la Ley Fundamental de Bielorrusia y unos comicios a continuación propiciarán el final de la crisis, sólo la fuerza de la calle, y de momento no está siendo suficiente, podría trastocar tales planes.
27-08-2020 | Fuente: abc.es
Cadena perpetua para el supremacista blanco que mató a 51 personas en las mezquitas de Nueva Zelanda
Cadena perpetua sin posibilidad de obtener nunca la libertad condicional. Aplicada por primera vez, esa es la sentencia máxima que contempla Nueva Zelanda, un país que abolió la pena de muerte en 1961, y es la que ha recaído este jueves sobre Brenton Tarrant por la matanza en las mezquitas de Christchurch el año pasado. El 15 de marzo de 2019, este supremacista blanco de 29 años horrorizó al mundo al atacar con armas semiautomáticas y fusiles de asalto la mezquita de Al Noor y el Centro Islámico de Linwood, que estaban abarrotados por ser el viernes de oración. En pocos minutos mató a 51 personas e hirió a otras 40. Como si fuera un videojuego, retransmitió la masacre en directo a través de Facebook Live para potenciar su mensaje de odio contra los musulmanes. Poco antes, le había enviado al Gobierno neozelandés un extenso manifiesto contra el islam y los «invasores», como llamaba a sus fieles tras haberse radicalizado en un viaje por Europa que incluyó a España. «Tus crímenes son tan malvados que, incluso aunque estés preso hasta que mueras, no cumplirás con la exigencia del castigo. Por lo que puedo ver, estás vacío de cualquier empatía por tus víctimas», le dijo el juez del Alto Tribunal de Christchurch, Cameron Mander, según informa la agencia France Presse. Tras cuatro días de emociones a flor de piel, en los que los familiares de las víctimas y supervivientes han recordado el infierno desatado por Tarrant, la apacible Nueva Zelanda cierra el episodio más violento de su historia reciente, pero las cicatrices durarán mucho tiempo. «No merece una cadena perpetua que acabe a los 17, 25 o 30 años, sino que dure hasta su último aliento», propuso furiosa en la sala Hamimah Tuyan, cuyo marido, Zekeriya, murió 48 días después del atentado por las graves heridas que sufría. A pesar de las lágrimas que se han derramado desde entonces, y sobre todo los últimos días en el tribunal, Tarrant ha permanecido impasible desde el principio, con la mirada gélida de quien es capaz de asesinar a decenas de semejantes como si estuviera en una película de acción. Con la sociedad conmocionada por la matanza, el Gobierno de la primera ministra Jacinda Ardern prohibió las armas semiautomáticas y rifles de asalto. Tarrant, que es australiano y trabajaba como monitor en un gimnasio en la cercana ciudad de Dunedin, se había declarado no culpable en un primer momento, pero este año admitió los cargos por 51 asesinatos, 40 intentos de asesinato y terrorismo. Aunque había despedido a su abogado y pretendía defenderse por sí mismo en el juicio para explicar su «teoría» contra los «invasores» musulmanes, finalmente rechazó su derecho a la palabra. En su lugar, un letrado de oficio leyó una declaración en su nombre donde se arrepentía de sus actos, admitía su error y aseguraba que quería reunirse con las familias de sus víctimas. Con flores blancas en la sala y a las puertas del tribunal, estas celebraban la condena entre lágrimas y abrazos, contentas de que al fin se hubiera hecho justicia. Tal y como recordó el fiscal, Mark Zarifeh, el propio Tarrant reconoció en los exámenes psiquiátricos que sus actos habían sido «innecesarios, horrendos e irracionales», ya que estaba convencido de ideas políticas que ahora veía como «no reales», recoge «The Washington Post». Frustrado con su vida, «quería vengarse de la sociedad» y asestó un golpe traumático a la pacífica Nueva Zelanda, donde muchas de sus víctimas se habían asentado huyendo de la guerra o la violencia que sacudía a sus países. En Christchurch, así se lo contaba el año pasado a este corresponsal Mirwais, un afgano que se había exiliado en 2002 y estaba rezando aquel fatídico viernes en la mezquita de Al Noor cuando Tarrant la asaltó a tiro limpio. «Entró un tipo armado, con un traje negro y una cámara en la cabeza con una luz. Al principio pensé que era un policía de la unidad antiterrorista. De hecho, la primera persona que lo vio entrar hasta le saludó. Le dijo «Hola, hermano»? Y este le pegó un tiro a bocajarro. Luego apuntó hacia nosotros y empezó a disparar», relataba Mirwais ante la alfombra de flores y mensajes de condolencia frente al cordón policial que cortaba el paso a la mezquita. Al ser el día más importante del rezo para la religión musulmana, allí había unas 200 personas. «Algunos huyeron rompiendo las ventanas y otros por las salidas laterales. Como yo estaba en el centro, corrí hacia una de esas salidas, pero había mucha gente porque es una puerta pequeña. Cuando llegué, el terrorista estaba allí, disparando enfrente de nosotros, 35 o 50 balas..», relataba Mirwais, quien se mostraba ansioso por contar su historia para sacarla de su interior como si fuera un exorcismo. Tuvo suerte porque «cuando el terrorista llegó abriendo fuego, me eché encima de la gente y una bala me pasó rozando la cabeza. Todavía tengo metal en el cuero cabelludo», decía enseñando la herida. Un año y medio después, la herida de Mirwais ya se ha cerrado, pero las cicatrices seguirán abiertas durante mucho tiempo en Nueva Zelanda.
26-08-2020 | Fuente: abc.es
La premio Nobel Svetlana Alexiévich rechaza responder a las preguntas de los investigadores bielorrusos
La escritora bielorrusa y Premio Nobel de Literatura 2005, Svetlana Alexiévich, de 72 años de edad, tuvo este miércoles que acudir al Comité de Instrucción de la república para ser interrogada en el marco de las causa penal abierta por la Fiscalía General contra el Consejo de Coordinación de la oposición. Ella pertenece a esa estructura, creada a instancias de la excandidata Svetlana Tijanóvskaya con el objetivo de lograr del poder una repetición electoral, e incluso forma parte de su presídium. Pero, después de finalizar este miércoles su encuentro con los investigadores, tras salir del edificio, Alexiévich dijo a la prensa: «He utilizado mi derecho a no testificar en mi contra». Según sus palabras, no se siente «culpable de nada (..) el Consejo de Coordinación no tiene otro objetivo que lograr un consenso en la sociedad». A su llegada a las dependencias del órgano judicial, la escritora declaró que «la acción del Consejo de Coordinación es completamente legítima». No piensa lo mismo el presidente Alexánder Lukashenko, que les llamó «centuria negra» ni la Fiscalía General bielorrusa, que ha iniciado diligencias contra ese comité por considerarlo «ilegal» y «una amenaza para la seguridad nacional». De hecho, el lunes, se produjeron las detenciones de dos de sus miembros, la de Olga Kovalkova, mano derecha de Tijanóvskaya, y la de Serguéi Dilevski, otro de los componentes de la dirección opositora. Ambos han sido condenados a 10 días de prisión menor acusados de organizar la manifestación del domingo, en la que participaron unas 150.000 personas. «No debemos ceder» Deberá también prestar declaración ante los investigadores Lilia Vlásova, también perteneciente al Consejo de Coordinación, cuyos componentes han exigido a las autoridades que acaben con la represión, liberen a todos los encarcelados por motivos políticos y convoquen unas nuevas elecciones presidenciales. La oposición bielorrusa cree que quien ganó los comicios fue realmente Tijanóvskaya, pero, según los resultados oficiales, ella obtuvo solamente el 10% de los sufragios contra 80% que supuestamente cosechó Lukashenko. «Creo que debemos mantenernos unidos, no ceder (..) hay que lograr la victoria gracias a nuestra fuerza de espíritu y nuestras convicciones», aseguró Alexiévich. Advirtió una vez más que un derramamiento de sangre en la actual situación sería lo peor que podría suceder. Antes de entrar a formar parte del Consejo de Coordinación, la semana pasada, la Premio Nobel dijo que «las acciones de Lukashenko empujan al país hacia una guerra civil». Hoy volvió a subrayar que esa estructura opositora «no pretende dar un golpe de Estado para tomar el poder sino propiciar un diálogo con las autoridades (..) y puede que para ello haga falta la ayuda de otros países».
26-08-2020 | Fuente: abc.es
Lacalle cumple medio año en Uruguay con los mejores datos de Covid de América
Luis Lacalle Pou, del conservador Partido Nacional (o Blanco), tomó posesión como presidente de Uruguay el 1 de marzo, solo unos días antes de que la Organización Mundial de la Salud elevara a pandemia la emergencia internacional por coronavirus. Sin apenas tiempo para hacerse con las riendas de la situación, el nuevo Gobierno ha demostrado ser el más efectivo de América en el control de la crisis: las cifras se reducen a 1.536 infectados y 43 muertos, según los datos de este miércoles. Si esos números son ya realmente bajos, destacan aún más cuando se tiene en cuenta la porosa frontera que Uruguay tiene con Brasil, el segundo país con más muertos por Covid-19 del mundo tras Estados Unidos, y la cercanía de la conurbación de Buenos Aires, especialmente afectada. Este logro hace que quienes desde fuera simpatizaron con las presidencias del Frente Amplio de José Mujica y Tabaré Vázquez deban mirar al menos con indulgencia al presidente Lacalle, que gobierna mediante una coalición de su partido con el Partido Colorado (liberal), Cabildo Abierto (nacionalista) y otras dos pequeñas formaciones. Transición después del Frente Amplio Esto ha contribuido a que la transición de un gobierno de izquierda, con antiguos elementos guerrilleros, a uno de derecha o centroderecha ?la primera de este género en el país, tras 15 años de Frente Amplio; el anterior mandatario del Partido Nacional fue el padre del actual presidente (1990-1995)? haya sido especialmente suave. Esto contrasta con otras actuaciones de la izquierda latinoamericana cuando ha sido apeada del poder, como Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia, o la deriva dictatorial de Maduro. Para Leonardo Martín, director del Centro de Estudios de las Sociedades Abiertas Contemporáneas (Cescos), un «think tank» con sede en Montevideo, el hecho de que esa transición haya ido «muy bien» es justamente el elemento político más significativo de los seis meses de presidencia de Lacalle Pou (en Uruguay se le suele denominar con los dos apellidos, para distinguirlo de su padre, Luis Alberto Lacalle). Considera que el «desafío» no era tanto el traspaso mismo del poder, como «el comportamiento» que tendría la izquierda fuera de él. «Lacalle Pou ha demostrado estar a la altura no solo de la presidencia, sino de una situación inédita e imprevisible como, obviamente, ha sido la aparición de una pandemia en las primeras semanas de su mandato. No ha perdido la calma, no ha sobreactuado, pero ha tenido firmeza», dice Martín. La gestión de la pandemia por parte del nuevo Gobierno, aplaudida internacionalmente, ha «fortalecido» al presidente, pero no está claro si ha debilitado a la oposición, pues tras un periodo de letargo, derivado del obligado distanciamiento social, la central obrera PIT-CNT está desarrollando una creciente actividad en la calle, según destaca el director de Cescos. «Lacalle Pou y su Gobierno tienen clara la existencia de un futuro socioeconómico muy difícil, aun en un escenario donde la pandemia demuestre ser enfrentada con eficiencia y transparencia», asegura. Realineamiento hemisférico En cuanto a política exterior, cabría también un balance positivo del primer semestre de mandato. Algunas excentricidades de Jair Bolsonaro y las abiertas diferencias ideológicas con Alberto Fernández podían haber conducido a Lacalle a alguna polémica o crisis diplomática con Brasil o Argentina que, sin embargo, ha logrado evitar. El giro de Uruguay en la política hemisférica, en comparación con el anterior Gobierno del Frente Amplio, se ha llevado a cabo sin estridencias. Uruguay se ha sumado al grupo de países de la región más opuestos al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, al tiempo que rápidamente se ha alineado con Washington también en otros aspectos. En este sentido, Lacalle ha asegurado el apoyo a la elección del candidato de Donald Trump a presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el estadounidense Mauricio Claver-Carone, contra el que otros países están maniobrando, aunque de momento sin contar con la mayoría necesaria para hacer descarrillar esa designación. Dimisión del canciller Entre los aspectos negativos de lo que va de mandato de Lacalle habría que señalar la evolución económica, pero la crisis es generalizada y no ha afectado especialmente a Uruguay, país que, como aduce Leonardo Martín, «ha salido al mercado de capitales y ha podido tomar deuda a tasas históricamente bajas». También otro aspecto negativo, que podía haber desestabilizado al Gobierno ?la renuncia del canciller, Ernesto Talvi, del Partido Colorado, con apenas cuatro meses en el cargo? ha quedado algo mitigado por las aparentes motivaciones personales y no ideológicas que estarían tras la decisión. Martín la atribuye a la «muy poca experiencia en la política partidaria y el consecuente desconocimiento de mecanismos tácitos de comportamiento».
26-08-2020 | Fuente: abc.es
Tijanóvskaya asegura que la oposición bielorrusa no romperá con Moscú
La principal candidata opositora en Bielorrusia, Svetlana Tijanóvskaya, intervino ayer ante la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo donde aseguró que las protestas democráticas en su país contra el presidente, Alexander Lukashenko, «no son contra Rusia, ni a favor de Rusia», «tampoco a favor de la UE ni contra la UE». Este es el principal elemento de la situación desde el punto de vista de Bruselas, que desearía también contribuir a la transición democrática en Bielorrusia sin que ello sea interpretado como un gesto hostil hacia el régimen ruso de Vladimir Putin. La experiencia de lo que sucedió en Ucrania con el apoyo europeo a las movilizaciones proeuropeas ha marcado en gran parte la actitud con la que los diplomáticos comunitarios miran hacia Minsk. Por ahora, la UE está ultimando la lista de personalidades que deberán ser objeto de sanciones pero al mismo tiempo la diplomacia europea está intentando que sea el propio Putin quien persuada a Lukashenko para que acepte buscar una solución dialogada con la oposición, aunque por ahora con poco éxito. Fuentes diplomáticas europeas han reconocido que este camino no ha dado ningún fruto. Tijanóvskaya intervino por videoconferencia desde Lituania, donde se encuentra refugiada por temor a las represalias del régimen bielorruso. La candidata opositora afirmó que el país «se ha levantado» en favor de una «revolución pacífica» como protesta ante el abuso del régimen en las elecciones presidenciales. «La demanda es clara, tener elecciones libres y justas», dijo esta joven política que aceptó ser la candidata de la oposición a pesar de las condiciones impuestas por el régimen. Según los datos oficiales, Lukashenko obtuvo el 80% de los votos y después de las elecciones Tijanovskaya fue detenida durante un corto periodo de tiempo, antes de que ella decidiera escapar a la vecina Lituania por miedo a las represalias. «Bielorrusia se ha levantado, ya no somos la oposición, ahora somos la mayoría y la revolución pacífica está ocurriendo», dijo en la eurocámara donde tambuién subrayó que la solución a la crisis actual solo srá posible a través de un proceso de diálogo entre el régimen y la oposición para una transición pacífica genuina y propia. Lo que pretenden los que protestan en las calles de Minsk es una evolución que no sea traumática ni cambie la posición geoestratégica del país. «Es una revolución democrática, es la ambición de la sociedad de decidir sus líderes y su destino», ha explciado ante la comisión de asuntos exteriores, donde también ha exigido respeto a la soberanía e integridad territorial del país que considera que «es parte de Europa» por geografía, historia y cultura. A su juicio «la nueva Bielorrusia» estará comprometida con el derecho internacional, el Estado de Derecho y el respeto la libertad de expresión. En Ucrania, sin embargo, la percepción de Moscú fue que las potencias occidentales se disponían a avanzar con su influencia hacia el este, lo que acabó desencadenando una intervención militar que aún no ha terminado pero que se ha salvado con la anexión de la península de Crimea. Mientras tanto, los funcionarios de la Comisión Europea siguen trabajando en una lista que podría incluir a entre 15 y 20 personas a las que se van a imponer sanciones por su papel en el fraude electoral y la represión de los opositores, tal como decidieron los ministros de Asuntos Exteriores el pasado 14 de agosto. Por ahora, la lista incluye ya los primeros cuatro nombres, que los funcionarios encargados de este proceso aún no han revelado. La semana pasada los líderes europeos celebraron también una reunión por videoconferencia en la que decidieron imponer estas sanciones y negarse a reconocer el resultado de las controvertidas elecciones presidenciales del 9 de agosto, alegando estar «al lado del pueblo bielorruso» y no de Lukashenko. El alto representante para la política exterior europea, Josep Borrell comparó la situación del máximo dirigente bielorruso con la del dictador venezolano Nicolás Maduro en el sentido de que «no reconocemos su legitimdiad pero no tenemos más remedio que tratar con él». Se espera que el jueves y el viernes los ministros de Asuntos Exteriores aprueben en la reunión que celebrarán en Berlín el contenido de la lista de sancionados. La relación de personalidades a los que se aplican las sanciones debe ser elaborada con gran cuidado, porque pueden ser impugnadas por los damnificados ante el Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo. Algunas fuentes europeas han confirmado que la primera edición de la lista incluirá a «entre 15 y 20» personalidades señaladas del entorno de Lukashenko pero el número final dependería de los controles que realicen los servicios legales de la UE para evitar impugnaciones. Al mismo tiempo deben mantener la lista en un estado de discreción para evitar que los afectados realicen movimientos para poner a salvo sus bienes en Europa. Varios dirigentes comunitarios, empezando por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, han intentado persuadir al autócrata ruso Vladimir Putin para que use su influencia sobre Alexander Lukashenko para lograr una solución pacífica. a la crisis, precisamente ahora que el bielorruso está buscando el apoyo de Moscú. El problema es que es muy difícil convencer a Putin de que lo mejor para Bielorrusia sería fomentar un diálogo pacífico con la oposición, cuando él mismo se niega en redondo a aceptar algo parecido en Rusia, donde los opositores son detenidos cuando no envenenados.
25-08-2020 | Fuente: abc.es
El autor confeso de la masacre de 51 personas en Nueva Zelanda no mostró «remordimiento»
El autor confeso del ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda el 15 de marzo de 2019, que se saldó con 51 muertos, no mostró «remordimiento» por los «crímenes contra la humanidad» que perpetró, según testimonios dados este martes por los familiares de las víctimas ante un tribunal de este país. El australiano Brenton Tarrant, de 29 años, afronta un proceso condenatorio en el Tribunal Superior de la ciudad de Christchurch, que comenzó el lunes y se prevé termine el jueves, por 51 cargos por asesinato, 40 de intento de asesinato y uno por terrorismo por los atentados. En la segunda vista este martes, Tarrant escuchó impasible las recriminaciones y los testimonios desgarradores de quienes perdieron a sus seres queridos en los tiroteos en las mezquitas Al Noor y Linwood de Christchurch. Angela Armstrong, quien perdió a su madre Linda, centró su testimonio en «el efecto dominó» de las balas disparadas con armas semiautomáticas en su vida y en la sociedad, así como de la «culpa» que sintió por no haber escuchado más a su madre, una neozelandesa convertida al Islam. Armstrong recalcó que espera que el «efecto dominó» del atentado en algún momento le toque al terrorista supremacista por los «crímenes contra la humanidad» que cometió este australiano que llegó a Nueva Zelanda en 2017. El sobrino de Armstrong, Kyron Gosse, tildó al acusado de «un cobarde que se esconde detrás de grandes armas poderosas» y le reclamó «no haber recibido una disculpa ni una señal de remordimiento por sus actos despreciables» que cometió en Nueva Zelanda, un país que no era el suyo. Si bien Gosse remarcó que no siente deseos de venganza, pidió al juez que se asegure que «este hombre nunca pueda herir a ninguna alma viviente», según el acceso remoto de Efe al proceso condenatorio. Por su lado, Ambreen Naeem, cuyo testimonio fue leído por su acompañante, dijo que el castigo que se aplique contra el acusado «debería continuar para siempre», al expresar el dolor que siente por la pérdida de su esposo Naeem Rashidy, que murió intentando detener al agresor, y su hijo mayor, Talha Naeem. Entre lágrimas contenidas durante toda la jornada, los testimonios de los sobrevivientes y los familiares de las víctimas se dieron uno tras otro, con los recesos reglamentarios, explicando el impacto de los hechos en sus vidas, aunque remarcando que este acto terrorista ha generado mas tolerancia mundial. «He fortalecido mi voz y mi capacidad de hablar cuando es importante, por la justicia social. Tras los hechos del 15 de marzo, ya no tengo que esconder mi fe en el trabajo», dijo Junaid Ismail, quien perdió a su hermano Raesh. Se prevé que Tarrant, quien evitó someterse a un juicio de seis semanas tras declararse culpable por los ataques tras declararse culpable en marzo pasado, sea condenado a prisión indefinida sin derecho a fianza.
24-08-2020 | Fuente: elmundo.es
La Fiscalía lleva al Supremo el tercer grado de Junqueras: "Crea una total sensación de impunidad tanto en el interno como en la sociedad"
El Ministerio Público recurre la decisión de la juez de vigilancia penitenciaria de Barcelona de avalar la decisión de la Generalitat 
24-08-2020 | Fuente: abc.es
Detenido el agresor del presidente de la comunidad judía de Austria
Los ataques a varias sinagogas en los últimos días han causado estupor en Austria y la agresión contra el presidente de la comunidad judía, Elie Rosen, en la calle y por parte de un desconocido armado con un palo, había causado incluso tensiones diplomáticas con Israel, cuyo gobierno sugería que las autoridades austriacas no estaban haciendo suficiente por luchar contra el antisemitismo. La policía detuvo ayer, finalmente, al sospechoso de haber agredido a Rosen y también de haber tirado piedras y hecho pintadas en una sinagoga. Fuentes del Ministerio de Interior de Viena informan que el sospechoso ha confesado y que actúa en solitario, ya que no ha podido demostrarse su pertenencia a ninguna organización criminal. El ministro del Interior, Karl Nehammer, anunció personalmente el arresto en Twitter Tanto la agresión como los actos de vandalismo han tenido lugar en la ciudad de Graz. El pasado miércoles, la sinagoga apareció llena de pintadas propalestinos. Los destrozos en ventanas y carpintería se sucedieron en los días siguientes. Un cementerio judío apareció después profanado y comenzaron a proliferar en el centro de la ciudad pintadas con consignas antisemitas. El sábado por la noche, cuando Elie Rosen fue apaleado en la calle, comenzaron las condenas oficiales y varias manifestaciones espontaneas de ciudadanos apoyaron a las víctimas, depositando flores en los lugares afectados. El domingo, además, los estudiantes universitarios judíos austríacos convocaron a un evento de solidaridad en la plaza principal de Graz, en el que, según la policía, participaron casi 200 personas, incluidos numerosos políticos regionales y locales. Los ataques fueron condenados por el presidente austriaco, Alexander Van der Bellen, y por el primer ministro, Sebastian Kurz. «El odio a los judíos y el antisemitismo no tienen cabida en nuestra sociedad», tuiteó Van der Bellen, mientras que Kurz se declaró «conmocionado por la agresión». Siete delitos El hombre detenido es considerado responsable de un total de siete delitos en Graz. Además de los mencionados, constan daños a la propiedad causados por el lanzamiento de piedras contra varios establecimientos judíos y acciones de difamación. Varios medios como «Kleine Zeitung» y «Krone», han informado que se trata de un ciudadano sirio que llegó a Austria hace seis años y que circulaba en bicicleta cuando dos agentes de policía lo reconocieron por las fotos policiales y procedieron a su detención. El portavoz de distrito de Gries, donde se encuentra la sinagoga, Tristan Ammerer, ha lamentado que la policía no tomase en serio las denuncias desde el principio y que la detención se haya producido solamente tras las quejas de Israel. La Conferencia de Rabinos Europeos también ha criticado el hecho de que las autoridades austriacas no garantizaran la seguridad con mayor rapidez. Elie Rosen, sin embargo, no comparte estas críticas: «Las autoridades se están esforzando mucho. Culparlos es piratería política», ha dicho. Asegura que lo que realmente le molesta es la utilización política, tanto desde la izquierda como desde la derecha, en las redes sociales. «Unos acusan a otros de ser más antisemitas. Eso es más que desagradable», ha declarado, llamando a «todos a retirarse. No me importa de dónde venga el atacante». Para muchos residentes de Graz, la pregunta sigue siendo cómo se puede atacar tres veces seguidas una sinagoga que pasa por ser el edificio mejor protegido de la ciudad, que no es otro que la sinagoga, destruida durante la Noche de los Cristales Rotos en 1938 por los nazis y que fue reconstruida en el mismo lugar 72 años después. El portavoz de la policía, Fritz Grundnig, reconoció tras la detención que el nivel de protección no se había elevado hasta pasadas las siete de la tarde del sábado. Grundnig no ve ninguna conexión con el hecho de que un oficial de la guardia, que formaba parte habitualmente del equipo de protección de la sinagoga, fuera juzgado el pasado mes de julio por declaraciones de extremistas de derecha. "Este es un caso aislado con este colega", dijo Grundnig, que descartó totalmente que todo el departamento pueda estar afectado por este tipo de actitud. Hoy tendrá lugar una reunión entre Nehammer, la ministra para la Unión Europea Karoline Edtstadler, Rosen, y el presidente de la Comunidad Judía de Viena, Oskar Deutsch, en el Ministerio del Interior. El estado austriaco de Estiria ha propuesto la formación de un comité de expertos en la agencia de prevención del extremismo «Next» , fundada en 2019, que debería estar funcionando en septiembre y que formará a su vez otros grupos de trabajo sobre los temas de extremismo de derecha, islamismo, antisemitismo, cuestiones sectarias y extremismo de izquierda, además de hacer un seguimiento a grupos antisistema, según ha informado la Consejera de Estado Social Doris Kampus. En Austria se registraron 550 incidentes antisemitas en 2019.
23-08-2020 | Fuente: elmundo.es
Las razones del negacionismo: huir de una verdad que no se controla para ser el refugio estable de una mentira
Psicólogos y sociólogos explican el rechazo a la evidencia científica como una respuesta ilusoria y sectaria a una realidad incómoda que genera incertidumbre. "Los negacionistas discapacitan a la sociedad" 
22-08-2020 | Fuente: elmundo.es
Las razones del negacionismo: huir de una verdad que no se controla para ser el refugio estable de una mentira
Psicólogos y sociólogos explican el rechazo a la evidencia científica como una respuesta ilusoria y sectaria a una realidad incómoda que genera incertidumbre. "Los negacionistas discapacitan a la sociedad"