Infortelecom

Noticias de sociedad

19-08-2019 | Fuente: as.com
Olabe dispone, Alguacil gestiona
La Real Sociedad logró en Mestalla un buen punto de partida
19-08-2019 | Fuente: abc.es
El falso suicidio del diseñador de Auschwitz
Alto, delgado, rubio, enérgico. Con una inteligencia muy por encima de la media y completamente sin escrúpulos. Hans Kammler era muy popular en la alta sociedad del Tercer Reich y su efectividad muy apreciada por la cúpula nazi, entre la que gozaba de gran influencia. Kammler organizó la construcción de Auschwitz-Birkenau, Majdanek y Belzec, dotándolos de tecnología puntera que posibilitó el exterminio judío. Como jefe de la producción de las armas secretas de Hitler, trasladó la producción de cohetes V2 en tiempo récord a los túneles de Nordhausen. En las últimas semanas de la guerra, realizó esfuerzos similares en los Alpes austríacos para desarrollar la producción del Düsenjet. Solamente por la cantidad de trabajadores esclavos que murieron bajo su mando en el país alpino habría merecido figurar entre los más destacados juicios de Nuremberg, pero eso nunca llegó a suceder. Basada en testimonios, todos ellos recabados en el entorno de sus subordinados, quedó establecida como versión oficial que Hans Kammler se suicidó el 9 de mayo de 1945 cerca de Praga. El hecho de que el cuerpo nunca fuera recuperado sembró ciertas dudas, pero así fue aceptado hasta que la cadena pública de televisión alemana ZDF, en un documental que será emitido por primera vez esta semana, se ha lanzado a refutarlo. El SS Obergruppenführer Hans Kammler, nacido en 1901 en Szczecin, se doctoró en ingeniería civil y se afilió al partido Nazi en 1932. En 1940 se integró en las SS y a partir de 1942 trabajó en el diseño de las instalaciones para los campos de exterminio. Bajo su dirección fueron diseñadas las cámaras de gas y los crematorios y, una vez demostrada su gran capacidad en este campo, fue el encargado de construir las instalaciones para los distintos proyectos de armas secretas del régimen nazi, incluyendo las instalaciones fabriles y los bancos de prueba para el avión Messerschmitt Me 262 y los misiles V-2. Después de las incursiones aliadas con el bombardeo en Peenemünde en la denominada Operación Hidra el 17 de agosto de 1943, Hans Kammler se encargó de trasladar la producción a instalaciones subterráneas, formando el llamado complejo Mittelwerk camuflado en el campo de concentración de Mittelbau-Dora. También le asignaron la construcción de las instalaciones en Jonastal y Karkonosze para investigar las armas nucleares y en Ebensee para desarrollar las V-2. En 1944, de hecho, Himmler convenció a Hitler para poner el proyecto V-2 directamente bajo el control de las SS y Kammler fue nombrado director de todos los proyectos de misiles y programas aeroespaciales. El 3 de abril de 1945 Kammler se entrevistó por última vez personalmente con Adolf Hitler. «Kammler rezuma excelencia e inspira grandes esperanzas» escribió en su diario sobre el encuentro el ministro de Propaganda Joseph Goebbels. Todavía en el búnker, el 13 de abril Kammler mantuvo una conversación con Albert Speer en la que fue informado sobre el grave estado de la situación. La guerra estaba perdida. «Contactar con los americanos» El oficial comentó de manera confidencial con el arquitecto de cabecera y ministro de Armamento de Hitler la posibilidad de contactar con los americanos y el 23 de abril partió con rumbo a Ebensee, Austria, para reunirse allí con otros líderes de la SS y el 4 de mayo se trasladó a Praga. Esa misma noche comenzó el levantamiento de la ciudad y el 9 de mayo fue ocupada por el Ejército Rojo. Lo que sucedió a continuación forma parte del relato que hicieron sus subordinados en el juicio que tuvo lugar a partir del 9 de diciembre de 1957, en el que fueron juzgados por la masacre de trabajadores a manos de su unidad en el Bolsque de Arnsberg, entre el 20 y el 22 de marzo de 1945. Kammler, acompañado por un oficial y un conductor y según fue declarado en ese juicio, huyó de la ciudad el 9 de mayo con dos vehículos y después de decir en días anteriores que «ya no quedaba ningún propósito para él». Se detuvo en un área forestal al sur de Praga. Les aconsejó a sus acompañantes que se abrieran paso a través de Alemania, y se adentró en el bosque. Poco tiempo después fue hallado muerto allí por el oficial SS Untersturmführer Heinz Zeuner, y el conductor Kurt Preuk, que desoyendo el consejo volvieron sobre sus pasos y dedujeron que se había suicidado al ingerir cianuro. Ellos mismos improvisaron en el bosque el entierro del cadáver. En 1948, dando por bueno este mismo relato, el tribunal de distrito de Berlín-Charlottenburg atendió la petición de la viuda Jutta Kamm y estableció judicialmente la muerte de Hans Kammler para hacer posible que cobrase la pensión. Esta versión es ahora desmentida por el historiador Rainer Karlsch, que presenta pruebas de que, al menos en noviembre de 1945, Kammler seguía con vida y el ejército estadounidense tenía acceso a su ubicación. Karlsch basa sus afirmaciones en las declaraciones de los hijos de un oficial estadounidense que murió en 1997 y que había sido el encargado de interrogar y cuidar a Kammler. Además, junto al periodista Frank Döbert, con el que ha publicado también el artículo «Proyecto de Historia Internacional de la Guerra Fría» del Centro Woodrow Wilson de Washington, presenta documentos desclasificados que apuntan a que la inteligencia estadounidense ayudó a Kammler en su fuga. EE.UU., sin embargo, entendería pronto que se encontraba ante un brillante gestor pero no ante un segundo von Braun. Su destino final permanece en la oscuridad.
18-08-2019 | Fuente: as.com
¿Fue fuera de juego de Aspas? Nacho Tellado analiza las jugadas más polémicas de la jornada
Nacho Tellado analiza las jugadas más controvertidas del Celta-Madrid y del Valencia-Real Sociedad. Además habla sobre el VAR en Inglaterra.
18-08-2019 | Fuente: abc.es
La gran manifestación de Hong Kong desafía la prohibición policial e inunda el centro
Ni la lluvia ni la amenaza de las tropas chinas al otro lado de la frontera frenan las protestas en Hong Kong. Desafiando la prohibición de la Policía, la gran manifestación convocada para este domingo en el parque Victoria ha inundado las calles del centro de la isla con cientos de miles de personas, que han desfilado bajo el aguacero cantando proclamas contra el Gobierno y la Policía y pidiendo democracia. Aunque la Policía solo había autorizado una concentración dentro del parque, sus organizadores ya habían anunciado su intención de seguir adelante con la marcha prevista hacia el Distrito Central. Desbordando el perímetro del parque, la multitud se ha desparramado por las calles adyacentes a pesar de la tormenta, que no ha parado de descargar durante todo el recorrido. Pidiendo a gritos la dimisión de la jefa del Gobierno local, Carrie Lam, y «democracia ya» en Hong Kong, cientos de miles de personas han vuelto a protagonizar otra de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en Hong Kong. Desde principios de junio, la ciudad se ha levantado contra la ley de extradición a China, que ha sido suspendida pero no retirada como piden los manifestantes. Debido a la falta de respuesta del Gobierno, lo que empezaron como marchas pacíficas ha derivado en una «guerrilla urbana» que cada fin de semana se enfrenta a la Policía. Su «bombardeo» de gases lacrimógenos para dispersar las protestas, protagonizadas por jóvenes y adolescentes, ha sido muy criticada por la mayoría de la sociedad hongkonesa, que se ha echado a la calle por undécimo fin de semana para pedir que se proteja a la «siguiente generación». Además, el fiasco de la ley de extradición ha hecho estallar el malestar político y social que hay en Hong Kong contra el creciente autoritarismo del régimen chino, lo que ha reactivado sus demandas del prometido sufragio universal. «Esto ya no va de política, sino de la propia conciencia y la humanidad», decía una mujer con una pegatina en el pecho con los dos caracteres de la primera palabra. A pesar del veto policial, que no suele ser habitual para este tipo de manifestaciones pero en este caso argumentaba el riesgo de violencia, los hongkoneses han respondido en masa al llamamiento de los organizadores, el Frente Civil para los Derechos Humanos. «Esta es una manifestación pacífica y no había ningún motivo para prohibirla. Con ella queremos decirle a la Policía que no nos intimida con su violencia y a la jefa del Gobierno, Carrie Lam, que no nos amenace con el desastre económico», explicaba a ABC en cabeza de la marcha uno de sus promotores, el veterano activista Lee Cheuk-yan. Consciente de la acampada de la Policía Armada china en la frontera con la vecina ciudad de Shenzhen, aseguraba que «necesitamos salir a la calle para mostrarle al mundo que no tenemos miedo del Partido Comunista. Están preparando tropas, pero nosotros somos pacíficos». Aunque Lee Cheuk-yan no cree que «Xi Jinping se atreva», dejó claro que «tenemos que estar preparados para lo peor, y la mejor manera es que salga a la calle más gente para mostrar nuestra determinación». Como vicepresidente de la Alianza de Apoyo a los Movimientos Democráticos y Patrióticos de China, Lee sabe bien de lo que habla. Hace treinta años, viajó a Pekín para ayudar a los estudiantes que se manifestaban en Tiananmen y fue detenido por el régimen, que lo interrogó durante tres días hasta que le permitió volver a Hong Kong. Tres décadas después, el mundo es muy distinto y pocos creen que pueda repetirse una masacre como aquella. «No creo que Pekín envíe las tropas, pero tenemos que seguir manifestándonos porque estamos luchando por nuestra libertad», contaba Marshall, un estudiante de ingeniería de 24 años, que acudía con su madre y su novia. Tras haber finalizado el primer recorrido en el Distrito Central, se disponía a volver de nuevo al parque Victoria para seguir ocupando las calles. Desde las dos de la tarde (ocho de la mañana, hora peninsular española), hongkoneses de todas las edades y condición social, familias incluidas, desafían a la lluvia y la prohibición policial de manifestarse. Mientras tanto, grupos de jóvenes, ataviados de negro y muchos cubriéndose el rostro con máscaras, consultan sus móviles por si se organiza algún asedio a una comisaría, como viene siendo habitual en los enfrentamientos con la Policía de los fines de semana. En caso de que algo así ocurra de nuevo, la Policía tiene preparado un camión con un cañón de agua para disolver la protesta. Dos meses después de empezar las protestas, los paraguas siguen abiertos en Hong Kong, y no solo por la lluvia.
18-08-2019 | Fuente: elpais.com
Con legalidad sostenemos la paz
Todos los colombianos queremos vivir en un entorno de paz, pero requerimos que quienes han cometido los peores crímenes en la sociedad reparen a sus víctimas, digan la verdad, tengan una justicia proporcional
18-08-2019 | Fuente: abc.es
«Macri va a perder más votos en las elecciones del 27 de octubre»
El peronismo y Julio Bárbaro (Buenos Aires, 1942) son dos caras de una misma moneda. Referente histórico del movimiento que sigue fiel ?a su manera? al nombre de su líder, Juan Domingo Perón, escritor, exdiputado, exsecretario de Cultura con Carlos Menem e interventor del Comité Federal de Radiodifusión con Néstor y brevemente con Cristina Kirchner, Bárbaro pronostica que Mauricio Macri «perderá más votos en las elecciones que en las PASO», Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, donde el oficialismo quedó 15 puntos por debajo de la «fórmula» peronista de Alberto Fernández y la expresidenta. ¿Cómo se explica el actual escenario de desconcierto y turbulencias? Esencialmente por el desprecio del Gobierno a la política. El presidente fue marginando a los mejores cuadros políticos que tenía: Federico Pinedo (presidente provisional del Senado), Emilio Monzó (titular del Congreso) o Nicolás Massot (jefe del bloque del oficialismo en la Cámara Baja). Macri estaba en la antipolítica y optó por crear un Gobierno de CEOs. No supo leer la realidad. Eligió, gratuitamente, el odio al peronismo y dividir a la sociedad. El fuerte de los CEOs son las finanzas y en eso no le fue bien? No ocuparon el espacio del Estado, se pusieron del lado de las empresas. Con una tasa de interés en los bancos de más del 60% sabes que ese país estalla, pero no cuándo. Unas primarias no son unas elecciones y la reacción en Argentina es como si se hubieran celebrado. Argentina tenía que averiguar si estallaba en manos de ella (Cristina Kirchner) o de él (Macri). Las PASO no definen nada, pero definen todo. Es el fin de un ciclo histórico porque Macri no pudo hacer una propuesta lógica desde su «no peronismo». El presidente eligió a Miguel Ángel Pichetto, un peronista histórico, como candidato a vicepresidente. Fue tarde y no es suficiente. Ella (Cristina Fernández) hizo la jugada perfecta, al quedarse en un segundo plano ?como candidata a vicepresidente?, permite que la voten los que nunca lo harían porque el rostro que ven es el de Alberto (Fernández). Demostró un talento que Macri no tiene. ¿Justifica el pánico de los mercados a la posibilidad del regreso al poder de la expresidenta? Lo que provoca el cimbronazo es Macri, que fue una esperanza como Fernando de la Rúa y termina en caída libre. Las PASO son el fracaso del Gobierno, significan empezar de nuevo. Ninguna encuesta anticipó un resultado con esa diferencia. Todos los que estamos medianamente informados lo sabíamos. El único que lo ignoraba era Macri. Guardamos silencio para no asustar. Decirlo era dañar a la sociedad y quizás incitar el voto. Ningún gobernador mostraba fotos suyas con Macri o con Cristina porque ambos espantan al electorado. ¿Existe la posibilidad de remontada? No dejan de ser unas primarias y las elecciones son el 27 de octubre. Creo que Macri perderá más votos que ahora. El Gobierno ya fracasó. Tenemos que lograr mantener la calma para una transición ordenada. «El saqueo anterior (del kirchnerismo) al menos no nos dejó endeudados y dependientes del exterior» ¿Hay riesgo de que el presidente no pueda terminar su mandato? Lo termina. Hay voces que alertan de la maldición que impide a un no peronista llegar al fin de la legislatura. Confunden el término peronista con política. Hoy en ser peronista no es nada. Después de Carlos Menem y Cristina (Fernández) en el medio del peronismo entran todas las ideologías. ¿Cómo va a actuar el sindicalismo (peronista) de aquí a fin de año? Van a esforzarse para que Macri termine muy bien su mandato. No harán huelgas, paros ni movimientos que lo perjudiquen. En un escenario de Alberto Fernández presidente hay serias dudas de que pueda gobernar con autonomía. Cristina le cedió el poder y sabe que es para siempre. Alberto va a saber contener al kirchnerismo. La listas de diputados las monopolizó La Cámpora (facción dura y juvenil del kirchnerismo), en la televisión cierran los noticieros tras la cámara al grito de «¡vamos a volver!», la idea de ver imágenes de los «muchachos» tomando los patios de la Casa Rosada como hace cuatro años.. La Cámpora es un monstruo que no existe. Lo inventaron para asustar. Alberto sabe lo qué es el poder y cómo ejercerlo. Cristina no tiene ánimo de venganza y si así fuera, Alberto no lo permitiría. El tema central no es la represalia, sino devolver la comida a la mesa de los argentinos. ¿Está cantado un indulto si la expresidenta es condenada? Alberto desde el poder va a proteger a Cristina de la Justicia, no deja de expresarlo. En la miseria que deja Macri al quitar un 20% de los salarios, esta ética pequeño burguesa pierde importancia.
18-08-2019 | Fuente: abc.es
«Emigraré a Canadá porque Hong Kong perderá libertad y será como China»
Antes de la devolución de Hong Kong a China por parte del Reino Unido, hubo un éxodo masivo por los miedos que despertaba el régimen del Partido Comunista en esta ciudad, probablemente la más capitalista del mundo. Por las facilidades que daba su Gobierno y la ventaja de compartir el inglés, esta emigración en masa se dirigió a Canadá, donde se calcula que se asentaron más de 300.000 hongkoneses entre 1980 y 1997, el año del traspaso. Uno de ellos fue Matthew L., quien entonces tenía unos 40 años y trabajaba como representante de una empresa de maquinaria industrial. Junto a su mujer, sus dos hijos y su suegra, se mudó a Vancouver, una agradable ciudad en la costa del Pacífico con un alto nivel de vida donde reside una abundante comunidad tanto hongkonesa como de China continental. Pero la aburrida tranquilidad de Vancouver y la implantación del modelo «Un país, dos sistemas», que respetaba el capitalismo y las mayores libertades de Hong Kong, convencieron pronto a Matthew L. para emprender el camino de regreso. Con su experiencia profesional y su dominio del mandarín, cantonés e inglés, podía ganarse la vida mucho mejor trabajando para el gigantesco mercado chino, cuya apertura ofrecía infinitas posibilidades. Demostrando el carácter previsor de los hongkoneses, su suegra se quedó en Vancouver, disfrutando de su jubilación y con un pasaporte canadiense por si acaso la familia tenía que volver en el futuro. Tras vender maquinaria pesada en las faraónicas infraestructuras que empezaban a cambiar el país, como la presa de las Tres Gargantas, Matthew L. pasó a ser contable de uno de los muchos fondos de inversión que operan en Hong Kong. Como capital financiera de Asia, la antigua colonia británica es el destino para la mayoría de las grandes fortunas que se han amasado en China gracias a su frenético crecimiento de las últimas décadas. Con una veintena de clientes, Matthew L. gestiona una cartera de unos 50 millones de dólares (45 millones de euros) que le permite una vida cómoda. Pero ha decidido emigrar de nuevo a Canadá por miedo a la ley de extradición a China, que ha sido suspendida pero no retirada. La familia se separa En su caso, le impulsan motivos ideológicos y también legales. «Todo el mundo sabe que los negocios en China se han hecho al amparo de la corrupción reinante y ahora hay cada vez más controles», explica a ABC en un restaurante cantonés en torno a una mesa del delicioso «dim sum». «Si mis clientes caen en una purga anticorrupción porque no están en la rama correcta del régimen, a mí podrían perseguirme legalmente en caso de que Hong Kong tuviera un acuerdo de extradición con China», razona sus temores para oponerse al controvertido proyecto de ley. Pase lo que pase de aquí a 2047, cuando en teoría expira el principio de «Un país, dos sistemas», Matthew L. ya ha tomado su decisión porque no se fía del Partido Comunista. «Emigraré a Canadá porque Hong Kong perderá libertad y será como China, que quiere asimilarnos y convertirnos en una ciudad más», asegura con resignación. Con una edad próxima a la jubilación, ya es demasiado mayor para acogerse al cupo de emigrantes por motivos profesionales. Pero confía en que pueda hacerlo su hijo, que tiene unos 35 años y dirige una empresa de ventas por internet, y así tire de él por reagrupación familiar junto a la suegra que vive en Vancouver. «Mi esposa quiere emigrar, pero mi hija, que es maestra, prefiere quedarse. A mí me dará mucha pena porque la familia se separará y perderé a mis amigos de aquí», se lamenta por una decisión que cambiará sus vidas para siempre. Tras la devolución a China, muchos hongkoneses que habían emigrado regresaron a la ciudad por sus mayores oportunidades laborales y con el seguro de tener un pasaporte de otro país. A tenor del periódico «South China Morning Post», se calcula que hay 300.000 residentes con pasaporte canadiense en Hong Kong, pero las autoridades solo contabilizan 16.500 porque no reconocen la doble nacionalidad. Pérdida de libertades Rompiendo la tendencia de los años anteriores, el flujo volvió a cambiar de sentido entre 2011 y 2016, cuando 8.000 emigrantes hongkoneses de ida y vuelta se marcharon otra vez a Canadá. Además de buscar una mayor calidad de vida y huir de la carestía de la vivienda en esta superpoblada ciudad, entre sus motivos destacan el miedo a la inestabilidad política y la pérdida de libertades bajo el régimen chino. Esa preocupación incluye el temor a una «educación patriótica» como la que ha vuelto a recomendar Pekín para acabar con las protestas de los jóvenes, que tienen revolucionada a la ciudad desde hace más de dos meses y derivan cada fin de semana en una «guerrilla urbana» contra la Policía. «Ahora somos libres y no queremos una censura como la que hay en China ni que nos laven el cerebro con la propaganda», argumenta en medio de una barricada Stephanie, una estudiante de 16 años que forma parte de esa «generación rebelde» que ha crecido en esta ciudad hasta ahora tan pragmática y enfocada a los negocios. A pesar de vivir en una de las sociedades más desarrolladas del planeta, asegura que también emigrará porque «Hong Kong no será libre bajo China».
17-08-2019 | Fuente: as.com
La Real Sociedad hace pasillo de honor al Valencia
El conjunto vasco ha homenajeado a los ché con un pasillo previo al encuentro debido a la consecución de la Copa del Rey por parte de los de Mestalla.
17-08-2019 | Fuente: abc.es
China inflama el nacionalismo contra las protestas de Hong Kong
Las batallas de hoy no las gana la razón, sino el relato, que en estos tiempos de internet se construye a través del gallinero de las redes sociales. Aunque el régimen chino empezó censurando las noticias sobre las protestas democráticas de Hong Kong, los medios no paran de hablar de ellas en las últimas semanas. Por supuesto, contando solo la parte que más le conviene al régimen, y ocultando todo lo demás, porque la información está controlada por la propaganda y la censura. Tirando del nacionalismo que propugna el Partido Comunista para aunar a la sociedad, la Prensa oficial y las redes sociales están «vendiendo» las protestas de Hong Kong como una revolución por la independencia. Aprendiendo de Orwell que «nada une más que un enemigo común», culpan de la agitación social a «manos negras extranjeras», sobre todo a Estados Unidos y al Reino Unido, y critican la cobertura de los medios occidentales y la educación internacional de Hong Kong. Pero no explican que la causa de la revuelta fue el rechazo a la ley de extradición a China por un motivo muy simple: que los hongkoneses temen perder sus libertades, mayores que en el resto del país, y no se fían de un sistema legal donde los tribunales están al servicio del régimen. «Madre patria» En lugar de contar eso y la aspiración de Hong Kong al prometido sufragio universal, cargan las tintas en los enfrentamientos violentos en que han derivado unas manifestaciones que empezaron de forma pacífica y en los escasos mensajes independentistas que se oyen en las protestas. Aunque en estas no se ven más que una docena de banderas de EE.UU. y coloniales entre cientos de miles de personas, son lo único que la propaganda china muestra a su público en los medios y las redes sociales diciendo que están por todas partes. De igual modo, los ataques contra los símbolos nacionales, como las banderas tiradas al agua o los actos vandálicos sobre sus escudos, son magnificados como un ultraje a la «madre patria». Lo mismo ocurre con la violencia, ya que solo se muestra la de los manifestantes, no la de la Policía ni la de los matones partidarios del régimen chino que han atacado en un par de ocasiones. Mostrando su solidaridad con la Policía, en Weibo (copia del censurado Twitter) hay una etiqueta, «Proteger Hong Kong», con más de 7.000 millones de lecturas, informa Efe. Con la censura eliminando las opiniones críticas, muchos comentarios reflejan el rostro más belicoso y xenófobo del nacionalismo chino, exacerbado con las retenciones y agresiones de dos viajeros del continente por parte de la multitud en la toma del aeropuerto el martes. Si alguien se atreve a disentir, los internautas lanzan «una búsqueda de carne humana» para hacerle la vida imposible. En la aplicación de vídeos cortos Douyin, que tiene enganchados a los chinos más jóvenes, proliferan las muestras de apoyo a la Policía, las exaltaciones nacionalistas y las amenazas contra el «veneno independentista» de Hong Kong, que se enfrenta al mayor y más ruidoso gallinero del mundo. Dimisión del consejero delegado de Cathay Pacific Con una concentración de miles de estudiantes pidiendo ayuda internacional frente al autoritarismo de China, este viernes empezó el undécimo fin de semana de agitación social en Hong Kong. Para estos dos días hay convocadas varias manifestaciones, entre ellas una que se prevé multitudinaria en el parque Victoria el domingo y otra a favor del régimen de Pekín este sábado. Pero la Policía solo permite que las protestas contra la ley de extradición a China, suspendida pero no retirada, sean concentraciones para impedir que acaben en choques violentos como los de las semanas anteriores. Tras apelar a los tribunales, habrá finalmente una manifestación en la zona de Kowloon, al otro lado de la isla. Pero la gran marcha del domingo en el parque Victoria perdió su recurso y solo podrá ser una concentración. Demostrando el impacto empresarial de la crisis, el viernes dimitió el consejero delegado de la aerolínea local Cathay Pacific, Rupert Hogg, tras recibir un tirón de orejas de Pekín por la participación en las protestas de dos pilotos, ya despedidos.
17-08-2019 | Fuente: abc.es
La «mera sospecha» de que plagió su tesis «inhabilita» a la ministra alemana de Familia, según expertos
La ministra alemana de Familia, Franziska Giffey, ha ofrecido su dimisión al frente del Ministerio y su renuncia a concurrir como candidata a la presidencia de su partido, el socialdemócrata (SPD), a la espera de que la Universidad Libre de Berlín publique el resultado de la investigación sobre su tesis doctoral. La plataforma anónima VroniPlag ha denunciado que sus «internautas voluntarios» han detectado pasajes problemáticos en 49 de las 200 páginas del texto de la tesis con la que Giffey se doctoró en Ciencias Políticas en 2009, una investigación sobre el trabajo de la Comisión Europea orientado hacia la sociedad civil. Ella niega el plagio, al igual que la directora de su trabajo de doctorado, Tanja Börzel, que dirige además la Oficina Europea de Integración. La comisión de investigación, que está comprobando párrafo a párrafo su trabajo a petición de la autora, no tendrá lista su sentencia hasta después del 1 de septiembre, fecha en la que termina el plazo de presentación de las candidaturas para presidir el SPD, por lo que Giffey se retira de esa carrera y hará efectiva su dimisión como ministra si la comisión confirma que hubo plagio. Giffey realizó su tesis entre 2005 y 2009 en el Instituto Otto Suhr de la Universidad Libre de Berlín y la presentó con el título «El camino de Europa hacia los ciudadanos: la política de participación de la sociedad civil en las decisiones de la Comisión Europea». «El trabajo contiene una gran cantidad de transferencias de texto verbales y análogas que no se identifican como tales», ha denunciado VroniPlag, una plataforma de la que solamente se conocen algunos integrantes, como la profesora de Informática de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlín, Debora Weber-Wulff, o el profesor de Derecho de la Universidad Huimboldt Gerhard Dannemann. Estarían afectadas 76 de las 205 páginas. «He escrito este trabajo según mi leal saber y entender», ha defendido Giffey desde el primer momento, poniendo a disposición de la comisión todo su material de tesis, así como todos los correos electrónicos que intercambió para realizar las consultas pertinentes. Informe preliminar Según fuentes familiarizadas con el asunto, el informe preliminar de la comisión apunta a que la directora de la tesis de Giffey la habría conducido a una fuente estadounidense en la que las referencias a otras obras son significativamente menos detalladas que en el estilo alemán, según ha informado «Der Spiegel».. «Giffey es sin duda la más popular entre los seis ministros que tiene el SPD en la gran coalición. Y esta era la coyuntura perfecta para pasar del Ministerio de Familia a la presidencia de su partido y de ahí a una candidatura a la Cancillería», comenta la especialista en asuntos socialdemócratas de «Tagesspiegel» Maria Fiedler, «pero ya imposible, la mera sospecha la inhabilita ante los suyos». «La ministra de Familia, Franziska Giffey, ha renunciado a presentar su candidatura a la presidencia del SPD», ha confirmado la presidenta en funciones del partido, Malu Dreyer, pasando a leer el contenido de la carta que la propia Giffey ha dirigido a su partido. «Durante toda mi trayectoria política, desde mi trabajo en el distrito de Neukölln, siempre he estado a favor de mantener posiciones claras ante casos problemáticos», justifica en la misiva, en la que establece la línea de actuación en la que quiere lidiar con la situación y en la que promete que seguirá «trabajando duro por el SPD» y que mantendrá su «compromiso voluntario con todas mis fuerzas», pero sin ocupar cargos. En la misma carta, la ministra deja claro que su decisión está destinada a evitar que el asunto «eclipse o sobrecargue el proceso de reorganización del SPD». «Con esto está demostrando que es una socialdemócrata de los pies a la cabeza», ha defendido su posición Malu Dreyer, «realmente aprecio a Franziska Giffey, que con este paso nos está demostrando una vez más su honestidad y su sencillez». Antecedentes No es la primera vez que las dudas sobre la autoría de un trabajo terminan con la carrera política de una destacada figura en Alemania. Las acusaciones de plagio pusieron en el pasado fin abrupto a las carreras de ministros de Merkel, como el de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg, en 2011, o la de Ciencia e Investigación, Annette Schavan, en 2013. El caso de zu Guttenberg, miembro de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y en su momento el ministro estrella de Merkel destinado a sucederla al frente del gobierno, generó un gran debate nacional. El caso de Schavan fue especialmente doloroso para Merkel por tratarse de una amiga muy cercana, pero igualmente optó por retirarse por considerar que la controversia jurídica podría perjudicar al Ministerio de Ciencia. Entre las normas no escritas de la política alemana figuraba el principio según el cual la mera sospecha tenía suficiente peso para impulsar una dimisión, aunque la plataforma VroniPlag ha demostrado en los últimos años que está dispuesta a abusar de ese principio, con acusaciones que después han resultado falsas. Ese es el caso, por ejemplo, de las dudas que sembró sobre la tesis doctoral de Ursula von der Leyen, actual presidenta de la Comisión Europea. El tribunal universitario que revisó ese trabajo refutó una por una las acusaciones. A partir de ese caso, la política alemana considera aceptable una distancia provisional del político afectado hasta que culmine el juicio por parte de la autoridad académica o editorial competente.