Infortelecom

Noticias de sociedad

01-01-1970 | Fuente: abc.es
La medalla y la banda presidencial de Bolivia fueron robadas mientras el custodio estaba en un prostíbulo
Evo Morales debía lucir este miércoles durante los actos del Día de las Fuerzas Armadas. la medalla y la banda presidencial de Bolivia, símbolos históricos del país con un alto valor patrimonial, pero no podrá hacerlo. Ayer, fueron robados en una zona de prostíbulos de la ciudad de El Alto, según la denuncia de un militar que los custodiaba y que fue detenido. Un teniente del Ejército boliviano, destinado en el Palacio de Gobierno de Bolivia, denunció ante la Policía Boliviana que los símbolos estaban en una mochila en un automóvil que dejó aparcado en la calle mientras se encontraba en «varios locales de alterne». Unos vídeos que circulan hoy en redes sociales, atribuidos a cámaras de seguridad de la zona, muestran el momento en el que anoche una persona fuerza una de las puertas del vehículo mientras otra vigila. El militar relató en la denuncia que acudió al aeropuerto de El Alto, al parecer para trasladar la medalla, la banda y el bastón presidencial en un vuelo a la ciudad boliviana de Cochabamba. De acuerdo con su relato, sólo dejó el bastón en la maleta que facturó para el vuelo, mientras que la medalla y la banda estaban en una mochila que colocó cubierta con una colcha en el automóvil. El teniente denunció el robo ante la Policía, que le detuvo acusado de «incumplimiento de deberes». El Ministerio de Defensa de Bolivia confirmó en un comunicado la detención de un oficial por estos hechos y el inicio de una investigación a mandos militares, ya que el Ejército custodia este tipo de símbolos durante su traslado a actos oficiales. «El más importante símbolo de nuestra historia republicana, la medalla presidencial que legó Simón Bolívar a la patria», fue «¡¡robada en la puerta de un burdel en la ciudad de El Alto!!», escribió el expresidente boliviano Carlos Mesa (2003-2005), en un artículo difundido a través de las redes sociales. Añadió que «le roban la mayor joya del tesoro de Bolivia a un oficial de la seguridad presidencial que llevaba la medalla como quien lleva un balón de fútbol, en un automóvil particular». En un comunicado, la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (Bolivia) detalló que la medalla le fue regalada al libertador Simón Bolívar en 1825, con motivo de la independencia de Bolivia y «tiene un valor monetario incalculable», tanto por su oro y diamantes como por su importancia histórica.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Dimite el ministro de Pesca noruego por un polémico viaje a Irán
El ministro de Pesca noruego, Per Sandberg, ha abandonado su cargo en medio de una crisis política tras revelarse que había incumplido las rutinas de seguridad al no informar de un viaje privado a Irán y llevarse el móvil de trabajo. Sandberg, que ha dimitido además como vicepresidente del Partido del Progreso (Frp) -una de las tres fuerzas que forman la coalición de gobierno-, estaba cuestionado desde que se destapó el caso a finales de julio, y la oposición había pedido una comparecencia sobre el caso de la primera ministra, la conservadora Erna Solberg. «Per ha pedido él mismo dejar el cargo y creo que es la decisión correcta. No ha mostrado el juicio necesario al tratar el tema de la seguridad», ha dicho este lunes en rueda de prensa Solberg, que días atrás ya lo había amonestado verbalmente, aunque rechazando su salida. La ministra de Finanzas y líder del Frp, Siv Jensen, ha calificado la dimisión de «comprensible» por las reacciones provocadas en la sociedad y el partido y resaltó que la posición de esta fuerza conservadora xenófoba en relación a Irán debe ser «muy clara». El escándalo estalló al saberse que Sandberg no había informado al Gobierno de sus vacaciones en Irán hasta dos días después de estar allí y que llevó consigo el teléfono de trabajo a un país que Noruega considera «de alto riesgo» a sufrir pirateo electrónico, contraviniendo las reglas de los servicios secretos. Descuidos del ministro Sandberg -que había viajado con su novia, la noruega de origen iraní Bahareh Letnes- ha asegurado al volver que no había informado antes por un cambio de planes a última hora, sin dar más explicaciones. Según ha declarado al canal noruego TV2 la hija de Sandberg, el ya exministro quería evitar que se enterase su ex mujer, Line Miriam Sandberg, secretaria de Estado en el Ministerio de Salud. Pero la situación empeoró al revelarse que en febrero había asistido con Letnes a una recepción de la Embajada iraní en Oslo por el Día Nacional de este país, y que también se había llevado su móvil de trabajo a un viaje anterior a China. Tanto Sandberg como Letnes rechazaron cualquier vinculación con el régimen iraní, aunque los servicios secretos noruegos le han abierto una investigación a esta última, que llegó como solicitante de asilo al país nórdico a principios de siglo. De 58 años, Per Sandberg es un político muy conocido en Noruega y una de las voces más polémica del Frp en materia de inmigración. Sandberg fue condenado por ejemplo en 1997 a una multa por propinar un puñetazo a un peticionario de asilo de la antigua Yugoslavia que lo había insultado antes. Hace un par de años, en plena crisis de los refugiados, lució en el congreso de su partido una camiseta con un ancla y el lema «Buen viaje», interpretada como alusión a quienes cruzan el Mediterráneo en bote, un gesto muy criticado, aunque él negó cualquier relación. El puesto de Sandberg como ministro de Pesca, que ocupaba desde 2015, lo asume su compañero de partido Harald Tom Nesvik, que ejerció como diputado entre 1997 y 2017.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Continúan las labores de rescate tras el derrumbe del viaducto en Génova, que deja 37 muertos
La Delegación del Gobierno en Génova (Italia) informó hoy de que el balance provisional de muertos asciende a 37 como consecuencia del derrumbe ayer martes de un tramo de un puente en esa ciudad italiana. «La Delegación del Gobierno de Génova comunica que por el momento el balance de las víctimas tras el derrumbe del puente Morandi es de 37», escribió en una nota publicada en su página web. Según los medios locales, entre los fallecidos hay tres niños de 8, 12 y 13 años. Además, hay al menos dieciséis heridos, doce de ellos graves. En torno a las 12.00 hora local (10.00 GMT) del martes, un tramo de unos cien metros del puente Morandi, que tiene un kilómetro de longitud y una altura de 90 metros, se vino abajo y sepultó bajo los escombros a varios vehículos. Desde entonces, trabajan en la zona unos mil agentes, entre bomberos, policía municipal, estatal, miembros de protección civil y equipos de emergencia que se afanan por limpiar la zona y buscar posibles supervivientes que sigan atrapados. Según el diario 'La Repubblica', hay al menos tres personas desaparecidas, entre las que podría figurar un ciudadano chileno. La sección central del puente de Morandi, ubicado entre las ciudades de Polcevera y Génova y atravesado por la A10, se derrumbó en torno al mediodía de este martes por causas aún sin esclarecer, si bien se apunta a que podría tratarse de un fallo estructural. El director de Protección Civil, Luigi D'Angelo, ha contado que en el momento del accidente había entre 30 y 35 vehículos usándolo. Además de los conductores y pasajeros de dichos vehículos, también se han visto afectados varios edificios de la zona, que han quedado sepultados por los escombros del puente. Hasta el lugar de la tragedia llegaron este martes la ministra de Defensa, Elisabetta Trenta, y el primer ministro, Giuseppe Conte, y para este miércoles se espera la llegada del ministro del Interior, Matteo Salvini, y el otro viceprimer ministro, Luigi Di Maio. El Ayuntamiento de Génova ha declarado dos días de luto oficial durante los cuales las banderas de los edificios oficiales ondearán a media asta. «Homicidio múltiple y desastre culposo» El fiscal jefe de Génova, Francesco Cozzi, ha anunciado que iniciará una investigación por «homicidio múltiple y desastre culposo« para depurar responsabilidades por el desprendimiento de un tramo de casi 200 metros por lo que se cree que sería un fallo estructural. El presidente italiano, Sergio Mattarella, ha calificado de «absurda y espantosa» la tragedia en Génova y ha advertido de que «ninguna autoridad podrá escapar al ejercicio de la plena responsabilidad». «La conciencia de toda una sociedad lo demanda», ha sostenido en un comunicado. En la misma línea se ha expresado Salvini: «He cruzado ese puente cientos de veces. Ahora, como ciudadano italiano, haré todo lo posible para conseguir los nombres y apellidos de los responsables, antiguos y actuales, porque es inaceptable que la gente muera así en Italia». «Lo pagarán caro», ha subrayado en Twitter. Più penso ai morti di Genova, più mi arrabbio. I responsabili di questo disastro, con nomi e cognomi, dovranno pagare, pagare tutto, pagare caro. pic.twitter.com/67qZWPmmB3? Matteo Salvini (@matteosalvinimi) 14 de agosto de 2018Autostrade Italia, que se encarga del mantenimiento del viaducto, ha asegurado que «la causa del derrumbe será objeto de un profundo análisis en cuanto sea posible acceder al lugar con seguridad». Además, ha prometido «reconstruir el viaducto en el menor tiempo posible de una manera eficiente y segura». Problema con las infraestructuras El viceministro de Infraestructura, Edoardo Rixi, ha anunciado que «todo el puente de Morandi será demolido con graves repercusiones para el tráfico y problemas para los ciudadanos». No obstante, ha apuntado que ya se está trabajando en otra alternativa. La infraestructura, de un kilómetro de largo y 90 metros de altura, fue construida en la década de los años 70 y había sido reformada en los últimos años. Actualmente, Autostrade Italia llevaba a cabo obras de mantenimiento en el viaducto. Italia ya sufrió el año pasado el desplome de un puente en la provincia de Ancona, en la zona oeste del país. Un matrimonio perdió la vida cuando su vehículo quedó atrapado bajo un paso elevado que atravesaba una autopista en la localidad de Camerano. El primer ministro ha anunciado que el Gobierno pondrá en marcha «un plan extraordinario para supervisar todas las infraestructuras del país, especialmente las más antiguas». «Los controles serán muy estrictos porque no podemos permitirnos otra tragedia», ha subrayado tras celebrar una reunión de emergencia en Génova.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Se suspenden las labores de búsqueda por temor a que se desplome otro pilar del puente de Génova
Génova sigue viviendo horas dramáticas. De hora en hora se actualiza el número de víctimas que causó ayer martes el derrumbe del puente Morandi, símbolo de la ciudad: son ya 39 los muertos, entre ellos tres niños de 8, 12 y 13 años. Además, hay 16 heridos, 12 de ellos graves. Durante toda la noche se ha seguido excavando entre escombros y bloques de cemento, pero poco antes de la una de la tarde las operaciones de búsqueda se han tenido que interrumpir por el grave peligro de que se hundiera otro pilar del viaducto. Han tenido que ser evacuadas más personas de las casas situadas bajo el puente. Son ya 632 personas las que han tenido que abandonar sus casas, que tendrán que ser demolidas, como también será destruido lo que queda de la infraestructura. ABC ha podido asistir al drama que viven estas familias. Desde primeras horas de la mañana, algunos vecinos han logrado entrar en sus casas, siempre acompañados por un bombero. Después se ha interrumpido esta operación. Los bomberos han informado a las personas que hacían cola ante uno de sus vehículos para identificarse que ya no podrían entrar en sus hogares, porque «la situación del puente es inestable y hay riesgo de desplomes». Desesperación entre los vecinos Ni siquiera se ha permitido la entrada a quienes tenían necesidad de recoger algo urgente, como medicinas. Algunos vecinos han reaccionado con rabia, otros con lágrimas de desesperación, como Maria Di Franco: «Nos han arruinado la vida y ahora ni nos dejan entrar en nuestra casa para coger lo imprescindible. Salí ayer corriendo con toda mi familia y estamos con lo puesto», ha explicado esta vecina del número 7 de la calle Enrico Porro, justo debajo del puente. Todos los vecinos evacuados con los que hablamos nos comentan que se sabía que el puente terminaría por caerse «más pronto que tarde». La situación que han vivido la califican de «infierno», pues llevan casi tres años sin poder dormir por las noches, a consecuencia de las obras que se hacían para la manutención del viaducto. «Nos prometieron, y así estaba escrito en los carteles de la obra, que serían ocho meses, pero ya llevamos casi tres años de obras. Esto es un sinvivir», ha explicado Vincenzo Capello. El impacto en el transporte y la movilidad está siendo devastador en toda la red de autopistas de la región de Liguria. Génova está literalmente dividida en dos y se ha pedido el estado de emergencia nacional. Culpables de la tragedia Han pasado justamente 24 horas de la tragedia, y ya se echan las culpas unos a otros de la catástrofe. El Gobierno populista y antisistema ya ha encontrado a los culpables: la sociedad Autostrade que gestionaba el viaducto sobre la autopista. Los vicepresidentes Luigi di Maio, del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, líder de la Liga, han anunciado que se han iniciado los pasos necesarios para quitar la concesión de la autopista a esa compañía. Además, el ministro del Interior Salvini ha atacado a la Unión Europea, por considerar que Bruselas exige vínculos de presupuesto que quitan recursos económicos para las ciudades. El Ejecutivo da así de inmediato una respuesta política a la catástrofe, una solución que parece lejana del llamamiento que hizo ayer el presidente de la República, Sergio Mattarella, que pidió un «examen serio y severo sobre las causas de la tragedia», que calificó de «absurda».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El Gobierno italiano culpa de la tragedia a la UE y a la concesionaria
Al día siguiente de la tragedia del puente Morandi, cuyo desplome ha causado al menos 40 muertos, entre ellos tres niños de 8, 12 y 13 años, Génova sigue bajo la conmoción y la angustia por el temor de que se derrumbe el resto del viaducto. Los técnicos consideran que un pilar está cediendo y puede ocasionar el hundimiento de la estructura. Están en peligro varios bloques de viviendas que se encuentran bajo el puente. En total han tenido que ser desalojadas con urgencia 632 personas. Muchas de ellas han escapado con lo puesto. El impacto de la catástrofe en el país está siendo enorme, porque nadie se explica, y así lo ha reconocido el propio jefe de Gobierno, Giuseppe Conte, que una tragedia de estas dimensiones pueda ocurrir en un país desarrollado como Italia. La gente pide una explicación y soluciones al gobierno, que se reunió ayer en sesión extraordinaria en Génova tras la que decidió adoptar una serie de medidas entre las que destaca dar paso al procedimiento de quitar la concesión de la autopista a la sociedad Autostrade. Esta empresa es una filial de Atlantia, de actualidad en España por asociarse con la constructora ACS para comprar Abertis. Balones fuera «No podemos esperar los tiempos de la justicia», ha dicho el primer ministro Conte. Se sabe que los tiempos de la justicia italiana son muy largos, a veces casi eternos, con una media en los procesos de 7-8 años, pero ha sido llamativa la urgencia del gobierno en señalar culpables. Además, el vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la Liga, ha atacado a la Unión Europea por considerar que Bruselas exige tanta austeridad en el presupuesto que les obliga a recortar recursos económicos para las ciudades. No se ha hecho esperar la respuesta de la Unión Europea subrayando que «Italia ha tenido mucha flexibilidad», dando a entender que el Gobierno italiano pudo dedicar más inversiones en infraestructuras y manutención. El otro vicepresidente, Luigi Di Maio, líder político del Movimiento 5 Estrellas, ha atacado muy duramente a la sociedad concesionaria de la autopista. «La compañía Autostrade se vio favorecida por gobiernos complacientes; tuvieron rentabilidad, pero el dinero del peaje no lo invirtieron y así los puentes se desploman», ha dicho Di Maio. El Gobierno populista da así de inmediato una respuesta política a la catástrofe, una solución que parece lejana del llamamiento que hizo el martes el presidente de la República, Sergio Mattarella, que pidió «un examen serio y severo sobre las causas de la tragedia» que el jefe del Estado calificó de «absurda». En las redes sociales se ha desatado ya un linchamiento social contra la familia Benetton que controla la sociedad Autostrada. El ministro de Infraestructuras, Danilo Toninelli, ha pedido la dimisión de los principales directivos de la sociedad. Mientras tanto, van apareciendo los nombres, las caras y las historias conmovedoras de las víctimas. Es el caso de cuatro jóvenes napolitanos: Matteo, Gerardo, Giovanni y Antonio. Primero decidieron ir de vacaciones a Calabria para al final cambiar de idea y, atraídos por España, dirigirse hacia nuestro país, pensando en Cataluña como primera etapa. Varias de las víctimas se encontraban de vacaciones, como el joven Samuel, de ocho años, que ha muerto junto a sus padres. En pocos segundos, sus sueños de futuro acabaron entre hormigones de cemento, desplomándose a casi 200 metros del centro del viaducto. Ahora quedan dos partes del puente frente a frente y en medio el vacío. En la izquierda permanece el camión de una cadena de supermercados, Basko, que se paró justo a cinco metros del precipicio, convirtiéndose en el símbolo de la tragedia. El Gobierno ha decidido que habrá una jornada de luto nacional, que la hará coincidir con el día del funeral por las víctimas. En el puente Cornigliano de Genova, frente al Morandi, muchos automovilistas se paran y durante unos minutos contemplan en silencio la destrucción del que era el símbolo de la ciudad. Francesco lleva varios minutos frente al puente: «Pero sin hacerme todavía a la idea de que haya podido ocurrir esta tragedia», dice a ABC. Para su esposa, «hoy no es un día de fiesta, sino de luto». Hay dolor y se guarda luto y silencio en Génova
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El eterno fascismo
Siempre he admirado a Umberto Eco como intelectual, académico y hombre de letras. A mi juicio, este genial cosmopolita fue hasta su muerte en 2016 un lujo a la hora de explicar algunas de las cuestiones más importantes para sociedades cada vez más confusas. Por eso me fascina la resurrección editorial, justo en estos momentos, de su ensayo sobre «El Fascismo Eterno». En ese texto, publicado en 1995, Eco realiza un alarde de síntesis al enumerar 14 claves de ese fascismo «que puede ser ejercido de muchas formas» y que él conoció demasiado bien de niño. De acuerdo al gran profesor italiano, esta lista no constituye un sistema, algunos de sus puntos son contradictorios y otros son compartidas por toda clase de despotismos y fanatismos. Pero tan solo uno resulta suficiente para que el fascismo intente coagularse: 1.- El culto a la tradición. 2.- Rechazo a la modernidad: la Ilustración es el comienzo de la depravación moderna. 3.- El culto por la acción y el cuestionamiento de la cultura (incluida la Prensa) por su actitud reflexiva y de objeción. 4.- Repudio a la crítica analítica: las distinciones y desacuerdos constituyen traición. 5.- Miedo a la diferencia: racismo por definición, obsesión con la pureza y los intrusos. 6.- Apelar a una clase media frustrada por la economía, la humillación o la competencia. 7.- Todo es una conspiración paranoica contra la identidad nacional. 8.- Los enemigos son a la vez demasiado fuertes y demasiado débiles. 9.- El pacifismo es entregarse al enemigo porque la vida es un permanente conflicto. 10.- Elitismo popular: cada ciudadano forma parte del mejor pueblo en el mundo. 11.- El culto a la heroicidad: ¡Viva la muerte! 12.- Machismo: desdeño por las mujeres, intolerancia hacia otras sexualidades. 13.- Populismo selectivo y descrédito de la democracia. El pueblo es concebido como una cualidad, una entidad monolítica con voluntad común que sólo el líder puede interpretar. 14.- Deliberada pobreza en el vocabulario y la sintaxis para limitar el razonamiento crítico y complejo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Italia arde al saberse que Salvini se fue de fiesta el día de la tragedia de Génova
Como suele ocurrir en Italia después de una tragedia, como la del puente Morandi de Génova que ha causado al menos 39 muertos, se ha desatado en el país una furibunda campaña de todos contra todos, sin que nadie asuma responsabilidad alguna. Y la conducta del vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, el día de la tragedia, ha avivado aún más las disputas. El martes del derrumbe del puente en Génova, Salvini se felicitaba a sí mismo porque al menos en ese día «triste» se había producido la «buena noticia» de que el barco Aquarius, con 141 inmigrantes a bordo, se había dirigido a Malta para atracar, porque todos los puertos italianos seguían cerrados. Para celebrarlo, Salvini tuvo una suculenta cena, a base de pescado, con 260 personas miembros de la Liga y organizada por la directiva local del partido en Furci Siculo, municipio de 3.500 habitantes de la provincia de Mesina (Sicilia). «Salvini ha dado un bofetón al dolor del país», afirmó Matteo Orfini, presidente del Partido Democrático. Ante tal desparpajo, dirigentes de la oposición han exigido a Salvini que pida discupas y dimita. Por las redes sociales llueven las críticas, preguntándole por qué esa noche, en lugar de festejar, no estuvo en Génova al frente de las fuerzas del orden dependientes de su ministerio que luchaban entre los escombros por salvar vidas. Aún continúan los trabajos de excavación bajo los cascotes y bloques de cemento del viaducto, porque, según el fiscal jefe de Génova, Francesco Cozzi, podría haber aún allí entre 10 y 20 personas. Se habla de desaparecidos, aunque no hay ningún familiar o allegado que haya reclamado la falta de alguna persona. Los funerales de Estado serán el sábado, y ni siquiera el dolor y luto por las víctimas logra moderar un debate público que alcanza niveles pocas veces visto en Italia. Respuesta populista El presidente de la República, Sergio Matarella, hizo un llamamiento para que se hiciera «un examen serio y severo de las causas de lo que ha sucedido». Sin embargo, el Gobierno populista y antisistema se lanzó de inmediato a hacer declaraciones dirigidas a la «pancia» (barriga) del país, como se suele hacer en las más agresivas campañas electorales. Así, el jueves el Gobierno decidió proceder a quitar la licencia de concesión de la autopista a Atlantia-Autostrade, porque, según manifestó el primer ministro, Giuseppe Conte, no se puede «esperar a los tiempos de la Justicia, que es demasiado lenta». Una decisión que hoy contestan los expertos, porque como ha declarado a ABC el ingeniero Antonio Brencich, tendrá que pronunciarse una comisión técnica y la magistratura, ya que en un Estado de derecho se investigan las causas y se concretan las responsabilidades civiles y penales para adoptar las decisiones. El exministro de Transportes y célebre exfiscal Antonio Di Pietro, manifestó que «el desplome del puente no es suficiente para disponer la cancelación de la licencia de explotación de una autopista». Diversos medios, como el diario económico «Il Sole 24 Ore», apuntan que revocar la concesión lleva tiempo y «supondría un coste para el Estado de entre 15.000 y 20.000 millones de euros». Enfrentamientos El vicepresidente del Gobierno y titular de Trabajo y Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, ya dictó sentencia: «Todos hablan hoy de la indemnización de 20.000 millones de euros por revocar la concesión de la autopista. Estoy convencido de que existen todas las motivaciones para que el Estado no pague indemnizaciones. Frente a 40 muertos no hay cláusulas que valgan», dijo Di Maio, metiendo una puya a la empresa concesionaria. Con respecto al principal accionista, la familia Benetton, señaló: «Los encontraremos cuando les revoquemos la concesión». Concluye Di Maio que «el Estado tendrá que tomar el control de las autopistas si las empresas concesionarias no hacen su trabajo». Se pone así en el punto de mira a Atlantia, que controla la concesionaria de autopistas Autostrade per l?Italia: «Autostrade se controla sola, sin ningún papel sobre ello por parte de los organismos públicos. Esto es desconcertante e inaceptable», afirmó Ugo Arrigo, profesor de Economía de Transportes en la Universidad Bocconi de Milán. A propósito de seguridad e inversiones en autopistas, el periodista Mario Giordano, autor del libro «Italia muere, ellos se enriquecen», recoge estos datos en su libro-denuncia: «En toda la red de autopistas faltan 1.500 millones de euros de mantenimiento, pero a pesar de ello se han distribuido 6.500 millones de euros en inversiones». El papel de la familia Benetton y su poder económico está siendo también motivo de una durísima batalla personal entre el vicepresidente Luigi Di Maio y el exprimer ministro Matteo Renzi. Respaldos de otros gobiernos El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, manifestó que la sociedad Autostrade ha estado políticamente cubierta por los gobiernos precedentes. «Por primera vez hay un gobierno que no ha cogido dinero de los Benetton y estamos aquí para deciros que revocaremos los contratos y que habrá multas por valor de 150 millones de euros. Además, Autostrade tiene la sede financiera en Luxemburgo, por tanto ni siquiera pagan los impuestos», dijo. La respuesta del ex primer ministro Mateo Renzi, exsecretario del PD, fue: «Quien como Luigi Di Maio dice que mi gobierno ha cogido dinero de Benetton o de Autostrade es un mentiroso. Si lo dice por motivos políticos, es un buitre. La verdad es que mi gobierno no ha cogido ni un céntimo de estos señores. Utilizar la tragedia para atacar a los adversarios, mintiendo, da el calibre moral y político del vicepresidente del gobierno Di Maio». En este clima de cierta exasperación, están ajenos los vecinos que vivían bajo el puente y que han sido desalojados definitivamente de sus casas. Casi 700 personas, gente modesta, barrio de obreros y de algunos hispanoamericanos, sobre todo de Ecuador y Republica Dominicana, vivieron la angustia por la posibilidad de morir bajo el puente Morandi y ahora viven una pesadilla porque han perdido todo. Reina la rabia, pero también hay cierta resignación, como dice a ABC Patrizia Salmonesi, que vivía en Enrico Porro número 7, justo bajo el puente: «Al menos estoy viva».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las protestas llegan a Miraflores al son de cacerolas y gritos de «fuera Maduro»
Los vecinos del norte de Caracas arreciaron sus protestas con cacerolas y consignas «fuera Maduro» por falta de luz y agua este jueves en la noche. Vivir a una cuadra de Miraflores, el palacio de gobierno, no da privilegios, pues se padecen las mismas carencias que el resto de los venezolanos. Los residentes de las parroquias Altagracia y La Pastora, adyacentes a la sede del Ejecutivo, y más allá en Los Teques, capital del estado Miranda, decidieron salir a la luz de las hogueras y las linternas a protestar con sus cacerolas en las puertas del palacio de gobierno, cuando tenían más de 24 horas sin electricidad ni agua. Las calles alrededor del Palacio de Gobierno quedaron sin luz y se empezaron a llenar de manifestantes que coreaban «fuera Maduro». Quemaron bolsas de basura, luego neumáticos. Las hogueras alumbraron el asfalto. Los postes de luz solo adornaron, sin cumplir su función de iluminación. Llegaron más habitantes del sector. Se incrementan las pequeñas hogueras que sirven de faros. Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana llegaron al lugar. Reprimieron, de acuerdo con el testimonio de los ciudadanos a «El Nacional Web», con bombas lacrimógenas. Los vecinos de los edificios denunciaron detonaciones y sirenas. Surgieron, por un breve momento, barricadas en la vía pública. Los cacerolazos persistieron. La denuncia varía entre los ciudadanos. Unos reportaron más de 24 horas sin luz, otros advirtieron la carencia del servicio eléctrico desde hace más de 36 horas. Sin agua, los vecinos alertaron que debían contratar, de forma constante, los servicios privados de camiones cisterna. «Protesta no violenta» También se registraron protestas en Los Teques, estado Miranda, por la falta de servicios elementales. Ciudadanos encapuchados se enfrentaron a funcionarios de Polimiranda. Las vías públicas del sector de La Matica fueron bloqueadas con barricadas. De fondo los ciudadanos reportaron fuertes detonaciones y gritos por los enfrentamientos entre manifestantes y los agentes de seguridad. Más temprano la policía reprimió la marcha de los médicos y enfermeras que llevan 53 días en paro por reclamar mejoras salariales y materiales médicos. La marcha de las batas blancas solo pudo llegar hasta el hospital de los niños J.M. de Los Ríos, situado a 5 cuadras de Miraflores. En lo que va a de año se han registrado más de 5.000 protestas por diversos motivos y en diferentes rincones del país por el deterioro de la infraestructura, la falta de servicios básicos, y el desabastecimiento de comida y medicamentos. La encuestadora Meganálisis sostiene que en su último sondeo Maduro presenta un 83 % de rechazo. La mayoría quiere que se vaya. Por su lado el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) instó este jueves a los venezolanos a mantenerse «en pie de lucha» a través de la «protesta no violenta» para lograr la «restitución de la democracia» en el país y para contribuir con el "debilitamiento" de lo que consideran una "tiranía". «Convocamos a la sociedad venezolana y a todos los sectores del país a mantenerse en pie de lucha y seguir alzando nuestra voz por el respeto de nuestros derechos a través de la protesta no violenta en todos los ámbitos y espacios posibles, a fin de contribuir con el debilitamiento de la tiranía», dice un comunicado del Frente. La coalición, que agrupa además de varios partidos opositores a organizaciones de la sociedad civil, auspició la marcha de este jueves de los trabajadores de la salud que protestan desde hace 53 días, hace este llamado en medio de un escenario en el que se registran pequeñas manifestaciones casi a diario por la crisis.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La izquierda clásica europea está hoy en una crisis existencial que produce de forma muy desordenada líderes agónico. Como tales surgen monstruos y payasos. El SPD ha hecho todo un alarde en quemar líderes a alta velocidad. De ambos tipos. Los grandes dirigentes históricos de la socialdemocracia europea, tales como Willy Brandt, Olof Palme, Bruno Kreisky e incluso Francois Miterrand, eran políticos con un formato personal y cultural que se plasmaba en una plena y natural lealtad a la civilización occidental y su escala de valores. Lo que hoy la izquierda líquida del neomarxismo radicalizado tacha de posiciones derechistas. Se vio con Helmut Schmidt, el último en morir. Schmidt despreciaba la nueva izquierda. Era mutuo. Hoy la socialdemocracia está sólidamente secuestrada por partidos otrora democristianos, social-liberales y centristas. Así las cosas, la izquierda tradicional se ha mudado al extrarradio donde compite con sus peores enemigos y frecuentes aliados, los comunistas. Durante mucho tiempo a Jeremy Corbyn se le tuvo por payaso. Por un radical hiperventilado que, con menos brillantez y menos cultura, haría de Michael Foot para garantizar la derrota permanente del laborismo. Hoy Corbyn entra de lleno en la categoría de «monstruos», líderes desinhibidos, sin anclaje cultural pero ideologizados, que son un peligro real para la democracia. Plenamente capaces de asumir la destrucción de la sociedad occidental de libertades. En la misma categoría están Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias. Hay en Alemania quienes temen que el radicalismo de Corbyn, Sánchez e Iglesias, sea contagioso. Indicios hay. Die Linke, el partido izquierdista de Lafontaine y Wagenknecht, juega con el frentepopulismo. En el SPD no todo es rechazo. Corbyn tiene el lastre del antisemitismo, peste que afecta a todo el laborismo. Lo que es un freno en Alemania. No en España, donde la izquierda ya va casi por delante de Corbyn en la judeofobia y el odio a Israel. La cruel paradoja que puede acelerar su fin está que la izquierda tradicional ve cómo su base electoral deserta hacia nuevos partidos de la derecha, pero intensifica su odio a Occidente, una causa de su fracaso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El presidente de Afganistán anuncia un alto el fuego de tres meses
El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, anunció este domingo un alto el fuego de tres meses con los talibanes a partir de mañana, lunes, a condición de que los insurgentes hagan lo mismo, en la que sería la segunda tregua en 17 años de conflicto. «Anunciamos un alto el fuego que tendrá efecto desde mañana, lunes, el Día de Arafa (segundo día de peregrinación a La Meca), hasta el día del nacimiento del profeta, siempre y cuando los talibanes hagan lo mismo», dijo el mandatario en un discurso conmemorativo del 99 aniversario de la independencia de Afganistán. ..we announce a ceasefire that would take effect from tomorrow, Monday, the day of Arafa, till the day of the birth of the prophet (PBUH) i.e., Milad-un-Nabi, provided that the Taliban reciprocate.? Ashraf Ghani (@ashrafghani) 19 de agosto de 2018 «Llamamos a la cúpula de los talibanes a que aprueben los deseos de los afganos para una paz duradera y real y les urgimos a que se preparen para unas conversaciones de paz de acuerdo con los valores y principios islámicos», pidió Gani. La medida, que se implementaría del 20 de agosto al 20 de noviembre, de aceptarla el grupo insurgente, fue anunciada con motivo de la festividad musulmana del Aíd al Adha o «fiesta del sacrificio», que se celebrará el miércoles. El presidente afgano afirmó que la decisión fue tomada para complacer a diferentes sectores de la sociedad, como políticos, mujeres y activistas, que habían pedido un segundo alto el fuego después de que el Gobierno implementase uno unilateral el pasado junio con motivo del final de Ramadán. Aquella medida coincidió durante tres días con una similar de los talibanes y dio lugar a imágenes nunca vistas desde la invasión estadounidense en 2001, con insurgentes y miembros de las fuerzas de seguridad abrazándose y rezando juntos. El anuncio se produce al día siguiente de que el líder de los talibanes, el mulá Haibatullah, renovase ayer su llamamiento a Estados Unidos a que se siente a la mesa de negociación con el grupo insurgente. El pasado febrero, los talibanes llamaron por primera vez a Estados Unidos a dialogar directamente a través de su oficina en Catar, en un mensaje inusual y tras reiterados rechazos a cualquier conversación con el Gobierno de Kabul y sus aliados internacionales. Los talibanes hicieron un contacto inicial con el Gobierno afgano en Pakistán en julio de 2015, pero el proceso quedó suspendido pocos días después al conocerse la muerte del fundador del movimiento insurgente, el mulá Omar, dos años antes.