Infortelecom

Noticias de sergio moro

07-08-2019 | Fuente: elpais.com
El Supremo suspende el traslado de Lula a un presidio común en São Paulo
La defensa solicitaba que la resolución esperase el fallo sobre la recusación del ministro Sérgio Moro en el Constitucional, que podría anular su sentencia
07-08-2019 | Fuente: elpais.com
Una jueza decide el traslado de Lula a un presidio común en São Paulo
La defensa solicitaba que la resolución esperase el fallo sobre la recusación del ministro Sérgio Moro en el Constitucional, que podría anular su sentencia
31-07-2019 | Fuente: elpais.com
Campaña de apoyo a Greenwald ante el acoso de Bolsonaro
La redacción de 'The Intercept Brasil' sufre agresiones y amenazas por las informaciones publicadas sobre la operación Lava Jato que comprometen a Sérgio Moro
29-07-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro amenaza con enviar a prisión a Glenn Greenwald
Entidades de prensa brasileñas e internacionales vienen manifestando preocupación con las presiones del presidente Jair Bolsonaro contra el periodista estadounidense Glenn Greenwald, al que amenazó de arresto este fin de semana, como respuesta a la serie de artículos que han comprometido al ministro de Justicia Sergio Moro , uno de los más importantes de su gabinete. «No se irá. 'Green' puede quedarse tranquilo. Quizás vaya a la cárcel aquí en Brasil, pero no en el exterior», respondió Bolsonaro a periodistas al ser cuestionado sobre una ley propuesta por Moro esta semana, específica para deportar sumariamente a extranjeros considerados peligrosos. «No tiene nada que ver con el caso de ese Green no sé qué», aclaró el mandatario. «Incluso porque él está casado con otro hombre y tiene hijos adoptados en Brasil. Un sinvergüenza. Para evitar un problema de esos (la deportación), se casa con otro sinvergüenza, o adopta niños en Brasil», prosiguió el presidente, que suele subrayar la homosexualidad del periodista para descalificarlo. Greenwald está casado en Brasil con el diputado izquierdista David Miranda, con quien adoptó dos niños. Contra la libertad de prensa La Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación (Abraji), una de las más respetadas del país, criticó al mandatario y lo acusó nuevamente de «instigar graves agresiones a la libertad de expresión» y de tratar de intimidar al periodista, que sufre presiones desde el inicio de junio, cuando publicó una serie de filtraciones que ponen en duda la imparcialidad del exjuez Moro en las investigaciones de la Operación Lava Jato. «Al amenazar con la prisión a un periodista que publica informaciones que lo desagradan, el presidente Bolsonaro promueve e instiga graves agresiones a la libertad de expresión. Sin periodismo libre, las otras libertades también morirán», publicó la entidad en una nota. La Asociación Brasileña de Prensa (ABI), también apoyó al periodista, que vive en Río de Janeiro desde 2005, y ganó fama mundial al revelar, como corresponsal de The Guardian, el caso del exanalista de la NSA, Edward Snowden, que complicó a los servicios de inteligencia de Estados Unidos, en 2013. Greenwald ganó un año después un premio Pullitzer, uno de los premios más importantes del periodismo. Greenwald se defiende «Al contrario de los deseos de Bolsonaro, él no es (todavía) un dictador. No tiene el poder de ordenar la prisión de personas. Aún existen tribunales en funcionamiento. Para detener a alguien, tiene que presentar pruebas ante un tribunal de que se cometió un delito. Esa evidencia no existe», le respondió Greenwald en su cuenta en twitter al presidente, famoso por celebrar los tiempos de la dictadura (1964-85). «Sugerir que alguien adoptaría - y cuidaría - dos hijos para manipular la ley es repugnante. La adopción es linda y debe ser estimulada, no motivo de burla», respondió Greenwald, que a su vez señaló que no salía del país porque pretende luchar por la democracia en el país de sus hijos. El periodista es fundador del portal de noticias The Intercept, donde se publicaron las filtraciones del chat Telegram, que comprometen a Moro. Las revelaciones muestran que el exjuez, que condenó a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, coordinaba el caso con los fiscales de acusación, lo que es inconstitucional y éticamente cuestionable. Contra las cuerdas, Moro ha dado manifestaciones polémicas, acusando a Greenwald de usar informaciones «obtenidas de forma ilegal». Al capturar esta semana a los hackers que invadieron su teléfono, el ministro informó que quemaría el material filtrado, lo que fue apuntado por la prensa local como abuso de autoridad. Con un ambiente político extremamente polarizado, Greenwald y su marido han sido blanco de ataques de los correligionarios de Bolsonaro y de Moro, considerado un héroe anticorrupción por buena parte de los brasileños. El portal de noticias O Antagonista, abiertamente partidario de Moro y de la operación Lava Jato, ha denunciado que la Policía Federal está investigando la vida y las cuentas del periodista. El ministro y la policía niegan las acusaciones.
29-07-2019 | Fuente: elpais.com
Así fue pirateada la cúpula de la justicia brasileña
Uno de los detenidos cuenta a la Policía la ruta que le llevó, a partir del Telegram de un fiscal de Araraquara, a robar datos del teléfono del ministro Sergio Moro
06-07-2019 | Fuente: elpais.com
Nuevas revelaciones cuestionan la imparcialidad de Sergio Moro en el ?caso Lava Jato?
El juez habría maniobrado para mantener el poder en las causas de la operación, ocultando información a un ministro de la Suprema Corte
27-06-2019 | Fuente: abc.es
La Corte Suprema de Brasil mantiene a Lula en la cárcel
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva tenía esperanzas de dejar la prisión esta semana, pero los jueces de la segunda sala de la Corte Suprema rechazaron el pedido de su defensa, y mantuvieron su reclusión en Curitiba, por tres votos contra uno. La defensa de Lula apostaba en el desgaste del ministro de Justicia, Sergio Moro, el exjuez que condenó al expresidente por ser el dueño de un triplex en el balneario de Guarujá, en São Paulo. Lula está preso desde abril del año pasado. Los abogados pidieron a la corte que juzgase la parcialidad de Moro en el proceso, una tesis reforzada por los audios y mensajes filtrados el 9 de junio en la prensa brasileña, que muestran al exjuez discutiendo el juicio de Lula con los fiscales de la Operación Lavacoches, en la red social Telegram, lo que es considerado inconstitucional. Pero los jueces de la corte máxima, decidieron postergar para el segundo semestre el debate sobre el comportamiento del juez, que tuvo audios y mensajes de texto difundidos por el diario The Intercept, del periodista norteamericano Glenn Greenwald, y este fin de semana, por el diario Folha de São Paulo. Un ministro desgastado Las revelaciones han complicado la posición de Moro, que ha sido criticado en editoriales de los principales diarios locales, y por el líder del Gobierno en el Congreso, Davi Alcolumbre. «Si fuera diputado o senador, estaría destituido o preso», declaró el diputado oficialista, sobre uno de los ministros más importantes del presidente Jair Bolsonaro. Moro y Greenwald, fueron convocados por el Congreso, en fechas diferentes, para responder cuestionamientos de los parlamentarios sobre el caso, que nuevamente divide a la opinión pública. El juez ha negado la autenticidad del material que apunta como «ilegales» por haber sido filtrados por piratas informáticos. Ya Greenwald, ganador del Pullitzer por revelar el caso de Edward Snowden, defiende la protección de sus fuentes y la necesidad de difundir informaciones públicas, comparando el caso al clásico Watergate, que provocó la caída de expresidente de Estados Unidos Richard Nixon (1969-74). Moro es considerado un héroe nacional contra la corrupción por una parte de los electores y es el político más popular del actual Gobierno. Sus admiradores han convocado marchas en su apoyo para este domingo. Lula, por su parte, fue el presidente más popular de la historia de Brasil, y es defendido por los electores de izquierda, que consideran su prisión una injusticia, y una maniobra para impedir que vuelva a la presidencia.
14-06-2019 | Fuente: elpais.com
Bolsonaro destituye a su secretario de Gobierno en medio del escándalo de Sérgio Moro
El general Carlos Alberto dos Santos Cruz es el tercer ministro que deja el Ejecutivo brasileño y el primero del ala militar
13-06-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro condecora a su superministro más polémico
El silencio del presidente Jair Bolsonaro al condecorar a su superministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, abatido por filtraciones que ponen en duda su imparcialidad, generó más ruidos en las especulaciones sobre el futuro del cuadro más popular de su Gobierno. Bolsonaro aprovechó una ceremonia militar marcada en su agenda para darle una condecoración a Moro, que de investigador de escándalos pasó a ser el blanco de uno: las filtraciones publicadas por el diario The Intercept, que muestran diálogos entre el exjuez, que condenó por corrupción al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y los fiscales de la Operación Lavacoches. Moro llegó a la ceremonia a orillas del lago Paranoá, en Brasilia, a bordo de una lancha y acompañado por el presidente, de quien recibió la medalla de la Orden de la Marina, en un evento llamativo. Según la prensa local, ambos conversaron antes en el Palacio de Alvorada, la residencia presidencial. En el encuentro, trataron las acusaciones de que el juez habría participado activamente en el caso, dando órdenes a los fiscales. Moro recibió un apoyo más explícito del vicepresidente, el general Hamilton Mourao, y del ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, el General Augusto Heleno, que trabajan directamente con Bolsonaro. En el Congreso y en la Corte Suprema, volvieron los debates sobre abuso de autoridad y las condenas en segunda instancia, que apoyaron el argumento de prisión de Lula. El desgaste de Moro puede afectar una decisión en pauta en la corte, levantada por los abogados de Lula, que ya cuestionaban la parcialidad de los procesos. Las filtraciones El reportaje, firmado por Glenn Greenwald, reveló conversaciones entre Moro y los fiscales, que serían por sí solas inconstitucionales, y que inducen a creer que hubo parcialidad en el proceso que investigó a Lula de Silva, adelantando fases del proceso y perjudicando su participación en la elección presidencial del año pasado. En otro de esos diálogos, extraídos de la aplicación rusa Telegram, el fiscal Deltan Dallagnol, muestra inseguridad con las pruebas del triplex que llevó a la condenación del exmandatario. El caso de Lula, preso desde abril del año pasado, fue juzgado en 194 días, tiempo récord en la Operación Lavacoches, donde el promedio de esos procesos fue de un año, según el diario Folha de São Paulo. Greenwald, que reside en Río de Janeiro, es el mismo periodista que reveló en 2013 el caso del exanalista de la NSA, Edward Snowden, que complicó a los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Superministro de Bolsonaro, Moro es el nombre más popular del actual Gobierno con un 61,5% en la encuesta Atlas Político que, al contrario, muestra al presidente en baja. El exjuez de la Lavacoches es considerado un héroe nacional por liderar las denuncias anticorrupción que llevaron a la cárcel a Lula y sus hombres de confianza, así como a importantes empresarios nacionales.
10-06-2019 | Fuente: abc.es
Una investigación periodística cuestiona las pruebas con las que condenaron al expresidente brasileño Lula
Una investigación periodística revelada por el diario «The Intercept», del periodista norteamericano Glenn Greenwald, cuestiona la imparcialidad del juez anticorrupción y actual ministro de Justicia, Sergio Moro, en el proceso que llevó a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado en tiempo récord antes de la elección presidencial del año pasado. Greenwald, el periodista que reveló en 2013 el caso de Edward Snowden, filtrando informaciones confidenciales de Estados Unidos, publicó el domingo un reportaje con fragmentos de diálogos entre el entonces juez y el fiscal Deltan Dallagnol, que sugieren la alteración en fases del proceso de investigación que perjudicarían a Lula. La discusión del proceso entre un juez y un fiscal, por sí sola, ya sería considerada inconstitucional. Ya los diálogos muestran la parcialidad en el caso tanto del actual superministro del Gobierno de Jair Bolsonaro, como del fiscal. Ambos son vistos como héroes contra la corrupción y fueron los dos principales nombres de la «Operación Lava Jato», la investigación que llevó a prisión a empresarios y a algunos de los políticos más importantes del país. Filtrados por Telegram Greenwald, que vive en Río de Janeiro, desde donde dirige «The Intercept», tuvo acceso a diálogos de años entre Moro e Dallagnol, además de otros investigadores del «Lava Jato». Según el diario norteamericano, que tiene una edición en portugués, las filtraciones llegaron a través de una fuente no identificada. En varias conversaciones -la mayoría realizadas por la aplicación rusa Telegram-, fiscales de la ciudad de Curitiba liderados por Dallagnol discuten la forma de evitar una entrevista de Lula a «Folha de Sao Paulo», que podría beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) en la elección de octubre del año pasado. En notas de prensa separadas, Moro y la Fiscalía de Curitiba, ciudad donde Lula se encuentra preso, manifestaron tranquilidad sobre la legitimidad de sus actuaciones, y expresaron su «preocupación con la seguridad personal y con la fiscalización y manipulación del significado de los mensajes». «La acción vil del hacker invadió teléfonos y aplicaciones de fiscales usados para la comunicación privada y el interés del trabajo, habiendo incluso una sustracción de identidad de algunos de sus integrantes», subrayó en la nota el Ministerio Público de Curitiba. Según el diario «O Estado de Sao Paulo», la Policía Federal está investigando hace un mes ataques de hackers contra los móviles de Moro y los fiscales de la operación en Curitiba, Sao Paulo y Río de Janeiro. La semana pasada, el teléfono móvil de Moro, fue invadido. La defensa de Lula Los abogados de Lula difundieron un comunicado sobre las revelaciones de Greenwald, argumentando que era la prueba que faltaba para mostrar que el objetivo de los fiscales y de Moro era «político». «Nadie puede tener dudas de que los procesos contra el expresidente Lula están corrompidos por lo que hay de más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y a la negativa de los derechos», señaló la nota de los abogados. Lula es investigado en varios procesos de corrupción, pero ya fue condenado y cumple pena por el primero de ellos, apuntado como el dueño de un tríplex en el balneario de Guarujá en Sao Paulo. El caso fue juzgado en tiempo récord, según cálculos realizados por el diario «Folha de Sao Paulo». El plazo de la condena fue de 196 días, 42 de ellos entre la primera fase y la segunda, un récord en la «Operación Lava Jato», donde el promedio de esos procesos fue de un año. La expresidenta brasileña Dilma Rousseff, destituida en el marco de las investigaciones, declaró en su cuenta de Twitter, que el reportaje deja «explícitas las relaciones ilegales y espurias entre el juez Sergio Moro y los procuradores de Lava Jato, destacándose Deltan Dallagnol», y pidió la «libertad inmediata de Lula» basada en lo que considera un fraude. El candidato del PT derrotado en la elección presidencial, Fernando Haddad, que forma parte del equipo de abogados de Lula, pidió cautela en su Twitter, pero destacó que Brasil «puede estar delante del mayor escándalo institucional de la historia de la República». «Muchos irían a la cárcel, se anularían procesos y se revelaría al mundo una gran farsa», escribió, recomendando una investigación profunda. El ministro de la Corte Suprema, Marco Aurelio de Mello, cuestionó ese tipo de comunicación por aplicaciones. «El intercambio de mensajes entre juez y el Estado acusador debe ser en el proceso, con absoluta publicidad», destacó.
1