Infortelecom

Noticias de sergio moro

14-06-2019 | Fuente: elpais.com
Bolsonaro destituye a su secretario de Gobierno en medio del escándalo de Sérgio Moro
El general Carlos Alberto dos Santos Cruz es el tercer ministro que deja el Ejecutivo brasileño y el primero del ala militar
13-06-2019 | Fuente: abc.es
Bolsonaro condecora a su superministro más polémico
El silencio del presidente Jair Bolsonaro al condecorar a su superministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, abatido por filtraciones que ponen en duda su imparcialidad, generó más ruidos en las especulaciones sobre el futuro del cuadro más popular de su Gobierno. Bolsonaro aprovechó una ceremonia militar marcada en su agenda para darle una condecoración a Moro, que de investigador de escándalos pasó a ser el blanco de uno: las filtraciones publicadas por el diario The Intercept, que muestran diálogos entre el exjuez, que condenó por corrupción al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, y los fiscales de la Operación Lavacoches. Moro llegó a la ceremonia a orillas del lago Paranoá, en Brasilia, a bordo de una lancha y acompañado por el presidente, de quien recibió la medalla de la Orden de la Marina, en un evento llamativo. Según la prensa local, ambos conversaron antes en el Palacio de Alvorada, la residencia presidencial. En el encuentro, trataron las acusaciones de que el juez habría participado activamente en el caso, dando órdenes a los fiscales. Moro recibió un apoyo más explícito del vicepresidente, el general Hamilton Mourao, y del ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, el General Augusto Heleno, que trabajan directamente con Bolsonaro. En el Congreso y en la Corte Suprema, volvieron los debates sobre abuso de autoridad y las condenas en segunda instancia, que apoyaron el argumento de prisión de Lula. El desgaste de Moro puede afectar una decisión en pauta en la corte, levantada por los abogados de Lula, que ya cuestionaban la parcialidad de los procesos. Las filtraciones El reportaje, firmado por Glenn Greenwald, reveló conversaciones entre Moro y los fiscales, que serían por sí solas inconstitucionales, y que inducen a creer que hubo parcialidad en el proceso que investigó a Lula de Silva, adelantando fases del proceso y perjudicando su participación en la elección presidencial del año pasado. En otro de esos diálogos, extraídos de la aplicación rusa Telegram, el fiscal Deltan Dallagnol, muestra inseguridad con las pruebas del triplex que llevó a la condenación del exmandatario. El caso de Lula, preso desde abril del año pasado, fue juzgado en 194 días, tiempo récord en la Operación Lavacoches, donde el promedio de esos procesos fue de un año, según el diario Folha de São Paulo. Greenwald, que reside en Río de Janeiro, es el mismo periodista que reveló en 2013 el caso del exanalista de la NSA, Edward Snowden, que complicó a los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Superministro de Bolsonaro, Moro es el nombre más popular del actual Gobierno con un 61,5% en la encuesta Atlas Político que, al contrario, muestra al presidente en baja. El exjuez de la Lavacoches es considerado un héroe nacional por liderar las denuncias anticorrupción que llevaron a la cárcel a Lula y sus hombres de confianza, así como a importantes empresarios nacionales.
10-06-2019 | Fuente: abc.es
Una investigación periodística cuestiona las pruebas con las que condenaron al expresidente brasileño Lula
Una investigación periodística revelada por el diario «The Intercept», del periodista norteamericano Glenn Greenwald, cuestiona la imparcialidad del juez anticorrupción y actual ministro de Justicia, Sergio Moro, en el proceso que llevó a prisión al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado en tiempo récord antes de la elección presidencial del año pasado. Greenwald, el periodista que reveló en 2013 el caso de Edward Snowden, filtrando informaciones confidenciales de Estados Unidos, publicó el domingo un reportaje con fragmentos de diálogos entre el entonces juez y el fiscal Deltan Dallagnol, que sugieren la alteración en fases del proceso de investigación que perjudicarían a Lula. La discusión del proceso entre un juez y un fiscal, por sí sola, ya sería considerada inconstitucional. Ya los diálogos muestran la parcialidad en el caso tanto del actual superministro del Gobierno de Jair Bolsonaro, como del fiscal. Ambos son vistos como héroes contra la corrupción y fueron los dos principales nombres de la «Operación Lava Jato», la investigación que llevó a prisión a empresarios y a algunos de los políticos más importantes del país. Filtrados por Telegram Greenwald, que vive en Río de Janeiro, desde donde dirige «The Intercept», tuvo acceso a diálogos de años entre Moro e Dallagnol, además de otros investigadores del «Lava Jato». Según el diario norteamericano, que tiene una edición en portugués, las filtraciones llegaron a través de una fuente no identificada. En varias conversaciones -la mayoría realizadas por la aplicación rusa Telegram-, fiscales de la ciudad de Curitiba liderados por Dallagnol discuten la forma de evitar una entrevista de Lula a «Folha de Sao Paulo», que podría beneficiar al Partido de los Trabajadores (PT) en la elección de octubre del año pasado. En notas de prensa separadas, Moro y la Fiscalía de Curitiba, ciudad donde Lula se encuentra preso, manifestaron tranquilidad sobre la legitimidad de sus actuaciones, y expresaron su «preocupación con la seguridad personal y con la fiscalización y manipulación del significado de los mensajes». «La acción vil del hacker invadió teléfonos y aplicaciones de fiscales usados para la comunicación privada y el interés del trabajo, habiendo incluso una sustracción de identidad de algunos de sus integrantes», subrayó en la nota el Ministerio Público de Curitiba. Según el diario «O Estado de Sao Paulo», la Policía Federal está investigando hace un mes ataques de hackers contra los móviles de Moro y los fiscales de la operación en Curitiba, Sao Paulo y Río de Janeiro. La semana pasada, el teléfono móvil de Moro, fue invadido. La defensa de Lula Los abogados de Lula difundieron un comunicado sobre las revelaciones de Greenwald, argumentando que era la prueba que faltaba para mostrar que el objetivo de los fiscales y de Moro era «político». «Nadie puede tener dudas de que los procesos contra el expresidente Lula están corrompidos por lo que hay de más grave en términos de violación a las garantías fundamentales y a la negativa de los derechos», señaló la nota de los abogados. Lula es investigado en varios procesos de corrupción, pero ya fue condenado y cumple pena por el primero de ellos, apuntado como el dueño de un tríplex en el balneario de Guarujá en Sao Paulo. El caso fue juzgado en tiempo récord, según cálculos realizados por el diario «Folha de Sao Paulo». El plazo de la condena fue de 196 días, 42 de ellos entre la primera fase y la segunda, un récord en la «Operación Lava Jato», donde el promedio de esos procesos fue de un año. La expresidenta brasileña Dilma Rousseff, destituida en el marco de las investigaciones, declaró en su cuenta de Twitter, que el reportaje deja «explícitas las relaciones ilegales y espurias entre el juez Sergio Moro y los procuradores de Lava Jato, destacándose Deltan Dallagnol», y pidió la «libertad inmediata de Lula» basada en lo que considera un fraude. El candidato del PT derrotado en la elección presidencial, Fernando Haddad, que forma parte del equipo de abogados de Lula, pidió cautela en su Twitter, pero destacó que Brasil «puede estar delante del mayor escándalo institucional de la historia de la República». «Muchos irían a la cárcel, se anularían procesos y se revelaría al mundo una gran farsa», escribió, recomendando una investigación profunda. El ministro de la Corte Suprema, Marco Aurelio de Mello, cuestionó ese tipo de comunicación por aplicaciones. «El intercambio de mensajes entre juez y el Estado acusador debe ser en el proceso, con absoluta publicidad», destacó.
20-05-2019 | Fuente: abc.es
Siete hombres armados y encapuchados tirotean un bar de Brasil y dejan once muertos
Al menos once personas murieron este domingo en un tiroteo masivo perpetuado por siete individuos en un bar en la región norte de Brasil, informaron fuentes oficiales. De acuerdo con la Policía del norteño estado del Pará, otra persona resultó herida en el ataque, perpetrado en el barrio de Guamá, situado en la periferia de la capital regional Belem, y se encuentra bajo la protección de las autoridades. Entre los muertos hay cinco hombres y seis mujeres, entre las que estaría la dueña del b ar que fue blanco del ataque. Según las autoridades, siete hombres armados y encapuchados llegaron al establecimiento en tres coches y una motocicleta y abrieron fuego contra las víctimas, cuyas identidades aún no fueron divulgadas. La Policía Civil del estado abrió una investigación y señaló que, de momento, no hay informaciones oficiales sobre los motivos o presuntos autores del crimen. Sin embargo, una fuente policial que pidió anonimato explicó a Efe que los agentes trabajan con la posibilidad de que se trate de una disputa entre facciones criminales por el control del tráfico de drogas en la región, conocida por su altos índices de violencia. Otra hipótesis, según dicha fuente, es que podría tratarse de una venganza por la muerte de dos policías la semana pasada. Testigos que estaban en el local a la hora del ataque declararon a los medios que los siete hombres efectuaron múltiples disparos, sobre todo en la cabeza de las víctimas. Algunos de los clientes que se encontraban en el bar lograron esconderse y han sido atendidos por las ambulancias. Con el objetivo de combatir la fuerte ola de violencia que azota el estado, el ministro de Justicia y Seguridad Pública de Brasil, Sérgio Moro, admitió la petición del gobernador del Pará, Helder Barbalho, y autorizó el pasado mes de marzo el envío de centenares de agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad.
19-03-2019 | Fuente: abc.es
Venezuela será el tema central en el encuentro entre Trump y Bolsonaro
La crisis venezolana será uno de los principales puntos de la reunión de este martes entre los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Estados Unidos, Donald Trump. Dos de las mayores economías americanas, Estados Unidos y Brasil, vecino fronterizo de Venezuela, deben intensificar la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. «Brasil y Estados Unidos juntos asustan a los defensores del atraso y de la tiranía alrededor del mundo. ¿Los que tienen miedo de alianzas con un país libre y próspero? ¡Es lo que hemos venido a buscar!», escribió en su Twitter el brasileño, al desembarcar en el país norteamericano. Estados Unidos lidera una ofensiva de más de 50 países, entre ellos Brasil, que consideran a Maduro un dictador y reconocen como presidente interino a su opositor, el parlamentario Juan Guaidó. El grupo de países ha propuesto sanciones económicas y un embargo al petróleo venezolano, principal producto de su economía, que debe regir a partir del 28 de abril. La expectativa es que Bolsonaro salga de la reunión asumiendo un compromiso de liderazgo sudamericano frente a la crisis humanitaria de Venezuela. Pese a la concordancia en las presiones contra Maduro, sin embargo, la cancillería brasileña no ha apoyado el deseo de Estados Unidos de intervenir militarmente en el país vecino. La Casa Blanca difundió, sin dar detalles, que los presidentes deben abordar temas como la «restauración de la democracia en Venezuela» y «esfuerzos para entregar ayuda humanitaria». También deben conversar sobre los detalles del envío de esa ayuda, en alimentos y medicinas, para evitar que los suministros sean retenidos en las fronteras y lleguen a los necesitados. El encuentro es la primera visita oficial bilateral de Bolsonaro, que eligió a Trump y Estados Unidos como el símbolo de un giro en la política internacional brasileña de revitalización de las relaciones con la potencia americana, iniciado en los últimos dos años por su antecesor, Michel Temer. El brasileño y sus hijos son admiradores de Trump y de sus posiciones diplomáticas, como la de dar menos relevancia a organizaciones multilaterales y las políticas antiinmigración. De parte de Estados Unidos, la señal de una mejor relación con Brasil fue dada con la invitación para que Bolsonaro se aloje en la Blair House, la casa de huéspedes de la Casa Blanca. El brasileño agradeció en su Twitter el honor, concedido a pocos jefes de Estado. Trump y Bolsonaro deben firmar un acuerdo de salvaguardias tecnológicas (AST) que prevé el uso comercial de la base de lanzamiento de Alcántara en Maranhao, norte de Brasil, y permitirá a Estados Unidos lanzar satélites y cohetes, manteniendo el el territorio bajo jurisdicción brasileña. La base de Alcántara tiene una ubicación estratégica para lanzamientos espaciales por su cercanía a la línea del ecuador, generando un ahorro del 30% en combustible y un transporte mayor de carga. En Brasil, sin embargo, hubo críticas a la poca profundidad de los acuerdos que no incluyen, por ejemplo, el apoyo de Estados Unidos para que el país sudamericano entre en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Empresarios del sector agropecuario han mostrado preocupación de que una relación prioritaria con Estados Unidos, perjudique el comercio con China, su principal socio comercial. Brasil también retirará la visa a los norteamericanos, sin recibir la reciprocidad de Estados Unidos. Las próximas visitas oficiales de Bolsonaro hasta fines de marzo, serán Chile e Israel, apuntando su acercamiento a los gobiernos con los que tiene afinidad ideológica. Bolsonaro viajó acompañado por seis ministros, entre ellos, las estrellas de su Gobierno, el ministro de Economía, Paulo Guedes; y el de Justicia y Seguridad, Sérgio Moro. Desliz en la agenda No cayó bien en la Casa Blanca el encuentro de Bolsonaro con Steve Bannon, el ex estratega de comunicación de Trump, que desde 2016 perdió influencia en el Gobierno norteamericano y se convirtió en enemigo del estadounidense, por llamar «traidor» a su hijo, Donald Trump Jr. Bannon, que es el ídolo de Bolsonaro y sus hijos, cenó el domingo con el presidente sudamericano en la embajada brasileña en Washington. Participaron en el encuentro el diputado Eduardo Bolsonaro, tercer hijo del mandatario, y el filósofo brasileño Olavo de Carvalho, que reside en Estados Unidos y es considerado el mentor intelectual de la familia presidencial y del canciller, Ernesto Araujo. Araujo, a propósito, ha incluido el portal ultraconservador de Bannon, Breitbart News, en la lista de lecturas obligatoria de diarios de la cancillería brasileña. Bannon es socio de la consultora británica Cambridge Analítica (CA), que difundió noticias falsas contra Hillary Clinton, y líder de The Movement, grupo que promueve la derecha nacionalista en el mundo. Polémico y llamado de «manipulador» por la revista Time, Bannon orientó desde Estados Unidos la campaña electoral de Bolsonaro, a quien se acercó por sus declaraciones racistas y machistas. El tercer hijo de Bolsonaro, Eduardo, se ha unido a Bannon, ofreciéndose como un paladín por la «extinción de la izquierda» latinoamericana.
06-02-2019 | Fuente: abc.es
Lula da Silva, condenado a 12 años de cárcel por un nuevo caso de corrupción
La Justicia brasileña condenó este miércoles al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a 12 años y 11 meses de cárcel en un segundo proceso penal por los delitos de corrupción y lavado de dinero, informaron fuentes judiciales. Lula, que presidió Brasil entre 2003 y 2010, ya cumple condena desde el pasado abril por otro caso de corrupción, después de que la Justicia diera por comprobado que recibió un apartamento en una playa de Sao Paulo a cambio de sobornos. En la nueva causa, la juez federal Gabriela Hardt consideró que Lula se benefició de las obras por cerca de un millón de reales (unos 271.000 dólares) que tres empresas -Odebrecht, OAS y Schain- hicieron en una casa de campo en Atibaia, municipio en el interior del estado de Sao Paulo. La casa está a nombre del empresario Fernando Bittar, un viejo amigo de la familia de Lula, que la cedió temporalmente al expresidente en 2010 para que pudiera disfrutarla con su familia. No obstante, según la Justicia, pese a no ser el propietario de la casa de campo, Lula se benefició ilegalmente de las reformas en la misma por parte de empresas que fueron favorecidas en su Gobierno con contratos amañados con la petrolera estatal Petrobras. Además de Lula, la jueza Hardt condenó a algunos empresarios, entre ellos al expresidente de OAS José Adelmario Pinheiro Neto (1 año y 7 meses de prisión); a Emilio Odebrecht, patriarca del grupo Odebrecht (3 años y 3 meses de cárcel), y a su hijo Marcelo Odebrecht (5 años y 4 meses de detención). Segunda condena en menos de dos años Se trata de la segunda sentencia en menos de dos años contra Lula, de 73 años, quien se encuentra detenido desde el pasado 7 de abril en la sede de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, por orden del entonces magistrado Sergio Moro. Moro comandó en primera instancia la operación que destapó las corruptelas en Petrobras, si bien dejó el cargo a finales del año pasado para poder asumir en enero el Ministerio de Justicia en el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro. El juez fue sustituido entonces por Hardt, quien interrogó a Lula el pasado noviembre sobre el caso por el que ha sido condenado este miércoles.
04-11-2018 | Fuente: abc.es
Por qué es un acierto que Sergio Moro sea el ministro de Justicia de Bolsonaro
Para algunos, la decisión del juez Sergio Moro de aceptar el Ministerio de Justicia, en el futuro Gobierno de Jair Bolsonaro, es el primer gran error de su carrera. Para otros, entre los que me encuentro, un acierto enorme. El magistrado ha demostrado ser un hombre con capacidad sobrada para desmontar el andamiaje infinito de la corrupción que colocó a la multinacional Odebrecht y a miembros de Gobiernos de este lado del Atlántico (y del otro) entre rejas o muy cerca de éstas. Con la trama de sobornos, a cambio de obra pública, bautizada Lava Jato (Lava coches) cayeron políticos de diferentes tendencias y pensamientos de medio continente. Hay más de 120 condenados y según las confesiones de los arrepentidos, la cifra de las «mordidas» asciende a unos mil quinientos millones de euros. En Brasil, el PT (Partido de los Trabajadores) fue el más «damnificado» porque, entre otras razones, estuvo en el poder, prácticamente, los últimos quince años. Además, la causa tiene su origen en el corazón del gigante sudamericano. En Perú, el caso salpicó a gente tan diferente como al ex presidente Alejandro Toledo (prófugo atrincherado en Estados Unidos), Alan García, Ollanta Humala y su mujer Nadine Heredia o al efímero Pedro Pablo Kuczkynski (PPK). En Colombia, la campaña de Juan Manuel Santos quedó bajo sospecha mientras en Ecuador el escanner de la justicia identificaba a colaboradores del expresidente Rafael Correa. En Guatemala, el afectado fue Otto Pérez Molina y en México no se salvaron los gobiernos de Felipe Calderón ni el de Enrique Peña Nieto. El suma y sigue continúa y son pocos los países que se salvan en el continente de un escándalo que se extiende hasta Angola y Mozambique. Intencionalidad política A Sergio Moro, ahora que le dijo sí a Bolsonaro, le atribuyen intencionalidad política en el caso Lava Jato. Los motivos que movieron al magistrado a acometer la mayor operación de investigación criminal que se conozca en el hemisferio sur, pueden ser nobles o no pero, a efectos de la justicia, eso carece de importancia. Esto es, lo determinante es que se cometieron delitos y el juez cumplió con su obligación de buscar (y encontró) a buena parte de los responsables de estos que ahora, como el ex presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, tienen que afrontar las consecuencias. La escasa confianza democrática, en demasiados rincones del mundo y de su país, en Jair Bolsonaro, el presidente que tomará posesión de su cargo el 1 de enero, invita a pensar que el abuso, los atropellos y los recortes de libertades ciudadanas, podrían ser una constante durante su mandato. Justamente por esta razón, la presencia de Sergio Moro en el Ejecutivo adquiere un valor superior. El excapitán Bolsonaro, al elegirle, se ha blindado tras el escudo de la trasparencia y la justicia. Tratar de traspasarlo pondría a Moro en el lugar de héroe moderno para abandonar el barco del Gobierno y de paso, le daría pista libre para un ascenso meteórico en una carrera a la Presidencia. Por estas razones, hay que pensar que es positivo, para Brasil y para el mundo, que Sergio Moro sea el próximo ministro de Justicia.
02-11-2018 | Fuente: elpais.com
Sérgio Moro: el juez que ?cazó? a Lula y juró que nunca entraría en política
Alabado por las élites como el justiciero que Brasil necesitaba, el instructor de 'Lava Jato' siempre tuvo un perfil político
02-11-2018 | Fuente: elpais.com
Sérgio Moro: el juez que cazó a Lula y juró que nunca entraría en política
Alabado por las élites como el justiciero que Brasil necesitaba, el instructor de 'Lava Jato' siempre tuvo un perfil político
02-11-2018 | Fuente: elpais.com
El juez que encarceló a Lula da Silva acepta ser ministro de Justicia de Bolsonaro
Sérgio Moro, héroe del antipetismo, liderará una cartera con competencias añadidas
1