Infortelecom

Noticias de senado

03-07-2020 | Fuente: abc.es
Dimite el Gobierno francés para dar paso al cambio político deseado por Macron
Édouard Philippe, primer ministro, ha presentado su dimisión a Emmanuel Macron, que anuncia un «otoño caliente» y debe cambiar de gobierno con urgencia. El miércoles, el presidente y su jefe de Gobierno celebraron una cena de trabajo, en el Elíseo, para «aclarar» los puntos esenciales de la crisis gubernamental. El jueves, Macron recibió a los presidentes de la Asamblea Nacional y el Senado, con el fin de «intercambiar» opiniones sobre el futuro político nacional. El viernes, la prensa de la mañana recogió unas declaraciones del presidente, anunciando un «cambio de política» y un «otoño caliente, duro». Poco antes de las diez de la mañana del viernes, el Elíseo y gabinete de Édouard Philippe anunciaron la dimisión del primer ministro, primer paso de una crisis y cambio de gobierno que debe realizarse «con urgencia». En las próximas horas Un comunicado oficial del Elíseo anunció que «un nuevo jefe de Gobierno será nombrado las próximas horas». Si se confirma tal previsión, Macron debiera celebrar una primera reunión de trabajo con su nuevo primer ministro a lo largo de la tarde / noche del viernes. Y el nuevo gobierno de Francia debiera ser anunciado entre la noche del viernes, el sábado y el domingo. Se trata de un escenario «previsto» desde hace semanas. El resultado de la segunda vuelta de las elecciones municipales, el domingo día 28 pasado, ha dado un acelerón considerable a los proyectos presidenciales: la severa derrota de La República En Marcha (LREM), el partido presidencial, la ascensión de los ecologistas, el estancamiento socialista y la victoria relativa de la derecha tradicional, en la Francia profunda, han «aconsejado» a Macron precipitar la crisis y el cambio de gobierno. El presidente francés anunció días pasados la necesidad de «reinventarse», individual y colectivamente. Tras avanzar ese proyecto de «reinvención», Macron anunció la próxima convocatoria de dos referéndums ecologistas. El nuevo gobierno de Francia estará muy marcado por esas dos tendencias: nuevos rostros para encarnar la «reinvención» de la política gubernamental, y cantidades apreciables de proclamas sensibles a una «ecología responsables». Vaya usted a saber.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
Trump dice que está «muy a favor de las mascarillas», pero no se la pone
Donald Trump cambió ayer de tono sobre el uso de la mascarilla, ante crecientes presiones entre sus aliados republicanos para que dé ejemplo y se la ponga. EE.UU. ha superado el umbral de los 50.000 casos diarios de Covid-19 esta semana, el mayor registro de la crisis, que acumula 2,8 millones de contagios y casi 130.000 muertes. «Estoy muy a favor de las mascarillas. Creo que las máscaras son buenas», dijo el presidente de EE.UU. en una entrevista en Fox News, su canal de noticias preferido. «La gente me ha visto con una», dijo en posible referencia a una instantánea que se filtró durante la visita de Trump a una factoría de Michigan a finales de mayo. Trump apareció en todo momento sin mascarilla, a pesar de que todos los ejecutivos y los trabajadores de la compañía la llevaban. Dijo que se la había puesto durante la visita fuera de cámaras pero que no aparecía con ella para no darle el gusto a la prensa. La imagen se tomó cuando el presidente creía que estaba fuera de los focos. «Era una mascarilla negra, y creo que quedaba bien», dijo en la entrevista. «Parecía el Llanero Solitario», bromeó. El nuevo tono, sin embargo, no cambia el fondo del asunto: Trump se niega a ponerse la mascarilla en público para dar ejemplo, como hacen la gran mayoría de autoridades y líderes de la sociedad civil. Su vicepresidente, Mike Pence, lo ha hecho en varias ocasiones. Trump comparece en público de forma constante con la imagen contradictoria de estar rodeado de autoridades con mascarilla. «Si estoy en una situación con mucha gente, me la pondría sin duda», dijo. «Si no hay nadie alrededor, no veo la razón de llevarla». Es la misma línea que Trump ha seguido desde que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) recomendaron a todos los estadounidenses el uso de mascarilla a principios de abril. «Yo no me la voy a poner», dijo entonces el presidente. «Llevar una mascarilla cuando saludo a presidentes, primeros ministros, dictadores, reyes, reinas? No lo veo». También se negó a aparecer en público con la prenda después de que se impusiera la obligación a todo el personal de la Casa Blanca de llevarla, por el registro de casos en las dependencias presidenciales. Trump defiende el uso de la mascarilla como una opción personal y rehusa imponer una orden presidencial -como apuesta su rival en las elecciones, Joe Biden- para su uso en todo el país cuando no pueda haber distanciamiento físico. No obligó a que la llevaran los asistentes a su mitin en Tulsa (Oklahoma) -aunque sí les obligó a firmar un documento en el que le libraban de toda responsabilidad legal si contraían el Covid-19- ni tampoco lo hará este viernes ante el célebre monumento de Mount Rushmore, en Dakota del Sur, donde se congregarán 7.500 personas para un acto patriótico con el presidente en la víspera del 4 de julio, el día de la Independencia. Además del cambio de tono, Trump dijo también que «no tendría problema» en ponerse la mascarilla en público. Quizá lo haga en algún momento, porque, a la vez que se disparan los casos de coronavirus en EE.UU., crece la presión de sus aliados republicanos. Mitch McConnell -líder de la mayoría republicana en el Senado-, Kevin McCarhty -líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representante-, Lamar Alexandor -presidente del Comité de Salud del Senado- o lo senadores Chuck Grassley y Marco Rubio están entre quienes han hecho llamamientos para su uso generalizado y para que el presidente dé ejemplo. Incluso algunos de sus aliados mediáticos más influyentes, como el presentador de Fox News Sean Hannity, han roto con la línea del presidente para exigirle que se la ponga.
02-07-2020 | Fuente: as.com
Mascarillas de Lidl de Ágatha Ruiz de la Prada: precio, tipos y cómo comprar
La cadena de supermercados se ha aliado con la diseñadora para ofrecer modelos exclusivos. Ya están a la venta y te contamos precio y cómo son.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
La Cámara de Representantes de EE.UU. aprueba sanciones contra China por la Ley de Seguridad
La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una legislación este miércoles para castigar a los bancos que hagan negocios con los funcionarios responsables de implementar la Ley de Seguridad Nacional, que la demócrata Nancy Pelosi calificó de «represión brutal y radical» contra Hong Kong. La medida, aprobada por unanimidad, refleja la preocupación de Washington por la promulgación de la Ley por parte de China. El Senado de Estados Unidos aprobó una legislación parecida la semana pasada, pero, según las normas del Congreso, el proyecto de ley debe volver al Senado y ser aprobado antes de ser enviada a la Casa Blanca para tener la firma del presidente, Donald Trump.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
El Capitolio aprueba sanciones contra China por la Ley de Seguridad de Hong Kong
La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles una ley que, de ser ratificada por el Senado, sancionaría a aquellos bancos e instituciones financieras que hacen negocios con los funcionarios chinos encargados de aplicar la nueva Ley de Seguridad en Hong Kong, en vigor desde el martes. En un signo de la indignación existente en Washington por la toma de control total por parte de Pekín de la vieja colonia británica, la nueva ley fue aprobada por unanimidad. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, decidió comparecer en una vista oral de la comisión de Exteriores para declarar la muerte de la autonomía de Hong Kong, que le ha permitido ser un centro financiero mundial. «Esta nueva ley china supone una represión brutal y radical contra el pueblo de Hong Kong, y va destinada a acabar con las libertades que les fueron prometidas», dijo Pelosi. El Senado de los EE. UU. aprobó una legislación similar la semana pasada, pero según las normas del Capitolio, el proyecto de ley de la Cámara debe volver ahora al Senado y aprobarse allí antes de ser enviado a la Casa Blanca para que el presidente Donald Trump la ratifique. China ya ha respondido por medio de sus portavoces que Estados Unidos debería dejar de interferir en los asuntos de Hong Kong y advierte de que «resistirá con firmeza y determinación». Críticas de Pompeo Hong Kong volvió al dominio chino en 1997 bajo la fórmula de lo que se conoce como «un país, dos sistemas», que garantizaba ciertas libertades civiles, amparadas por un sistema legal propio e independiente. La nueva ley castiga con cadena perpetua los delitos de secesión, subversión, terrorismo y conspiración con fuerzas extranjeras. Asimismo, el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo, dijo el jueves que la ley de seguridad supone una grave afrenta para todas las naciones y que está ultimando una serie de medidas para acabar con el estatus financiero especial de la isla, en represalia contra China. «El Hong Kong libre fue una de las ciudades más estables, prósperas y dinámicas del mundo. Ahora será solo otra ciudad dominada por los comunistas, donde su gente estará sujeta a los caprichos de la élite del partido», dijo Pompeo.
01-07-2020 | Fuente: abc.es
La inteligencia de EE.UU. tenía pruebas bancarias sobre los sobornos de Rusia a los Talibán
La inteligencia estadounidense tenía información sobre transferencias de dinero de cuentas bancarias de la inteligencia militar rusa a la guerrilla Talibán, probablemente el pago de sobornos por la muerte de uniformados estadounidenses en Afganistán. La existencia de esas recompensas la conocieron las autoridades norteamericanas después de varios interrogatorios a islamitas detenidos en ese país centroasiático. De momento, la Casa Blanca ha negado que el presidente Donald Trump fuera informado de esas recompensas antes de que las revelara la prensa estadounidense la semana pasada, citando fuentes anónimas. Pero según otra filtración al diario ?The New York Times?, el presidente fue informado sobre las recompensas de Rusia en febrero, semanas antes de que hubiera una reunión sobre el asunto de altos funcionarios en la Casa Blanca. Según las últimas revelaciones, las recompensas estaban en vigor al menos desde 2018, y pudieron haber logrado la muerte de tres soldados estadounidenses del Marine Corps en un ataque con explosivos cerca de la base militar de Bagram, al norte de Kabul, ocurrido en abril de 2019. Si Trump supo de ellas entonces o después, no hay indicios de que haya habido ninguna represalia directa contra el Kremlin por parte de la Casa Blanca. Al presidente le han indignado estas revelaciones, y ha denunciado que son noticias falsas. El martes, varios altos funcionarios de su Administración, incluida la directora de la CIA, Gina Haspel, emitieron un comunicado en el que denunciaron la filtración indebida de información crucial para la seguridad nacional, cuando las investigaciones pertinentes aún no habían culminado. «Estas filtraciones dificultan nuestro trabajo», dijo Haspel. Sin embargo, tan avanzadas están las investigaciones que el ?Times? informa este miércoles de que la inteligencia estadounidense ya ha identificado al intermediario afgano que distribuía esas recompensas, que en este momento reside en Rusia, y a parte de su red de contactos. Para los pagos se utilizaba lo que de conoce en árabe como ?hawala?, una vía informal y barata de remesas de dinero común en la cultura musulmana. Durante una batida este año, un equipo de los SEAL de la Armada estadounidense halló en la residencia de un islamista en Afganistán 500.000 dólares (unos 480.000 euros) en metálico, que se cree son parte de esas recompensas. Presionada por los demócratas, la Casa Blanca decidió informar a diputados y senadores de ambos partidos sobre ese programa de recompensas el martes. Según han publicado varios medios norteamericanos, una de las explicaciones dadas es que simplemente la cúpula de la inteligencia decidió no informar de esas investigaciones a Trump hasta que dispusieran de conclusiones firmes y coherentes.
30-06-2020 | Fuente: elmundo.es
Sesión plenaria en el Senado, en directo
 
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Johnson anuncia un plan radical para reactivar la economía tras la crisis provocada por el Covid-19
Después del crack de 1929, el presidente estadounidense Franklin Roosevelt lanzó el llamado New Deal (Nuevo Acuerdo), un programa de inyección de dinero nunca antes visto para reactivar la economía y que incluía la construcción de infraestructuras en todo el país. Inspirado en el éxito de aquel proyecto, el primer ministro británico Boris Johnson anunció esta mañana un ambicioso plan de medidas económicas cuyo objetivo es remontar la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, a través del consumo, la inversión y la generación de empleo. En un discurso en la localidad de Dudley, Johnson aclaró que «no es comunista» y que por ello su intención es aprovechar esta crisis «para enfrentar los grandes desafíos no resueltos de este país», ya que «si algo nos ha enseñado la crisis del Covid-19, es que este país debe estar preparado para lo que pueda venir, y necesitamos poder movernos con niveles de energía y velocidad que no hemos necesitado por generaciones». Así, desveló un ambicioso plan de inversiones públicas que empezará con la inyección de cinco billones de libras (unos 5,4 billones de euros) que serán inyectados en infraestructura hospitalaria, viviendas, colegios, universidades, hospitales y otras obras de construcción de gran envergadura, como carreteras, cárceles y el tren de alta velocidad entre la capital y el norte del país. Además, Johnson, que detalló que su plan se basa en «construir, construir y construir», señaló que se pondrá en funcionamiento «un nuevo plan masivo« para la construcción de ciclovías, ante la urgente necesidad de disminuir la cantidad de personas que usan el transporte público y así evitar la propagación del coronavirus. El programa, bautizado como «Proyecto velocidad» y cuya característica principal es que las obras pasarán por un proceso de aprobación rápida que dejará atrás los largos trámites burocráticos, según explicaron fuentes de Downing Street, entrará en vigencia en septiembre, después de que se hagan los cambios necesarios a las leyes de planificación, e incluye inversiones millonarias para mejorar la educación y la sanidad pública así como un transporte público más verde, con una partida de 1.500 millones de libras (1.600 millones de euros) destinada al mantenimiento de hospitales; más de 1.000 millones de libras (1.080 millones de euros) para reconstruir colegios y 100 millones de libras (107 millones de euros) para carreteras. Johnson entonó un mea culpa por las críticas a su gestión de la emergencia diciendo: «Sé que hay muchas cosas en las que la gente dice que nos equivocamos, y le debemos esa discusión y esa honestidad a las decenas de miles de personas que murieron antes de tiempo y a las familias que han perdido seres queridos, y, por supuesto, debe haber tiempo para aprender las lecciones», pero reconoció que «también algunas cosas salieron bien, enfáticamente bien», y puso como ejemplo la instalación de un hospital en solo diez días, la inventiva de las compañías británicas que pusieron en marcha la fabricación de ventiladores, el estudio de la universidad de Oxford que concluyó que la dexametasona es un tratamiento efectivo para la enfermedad y el «esfuerzo» de su gobierno para permitir que más de ocho millones de personas conservaran su trabajo durante la crisis. Pero el costo económico ha sido peor de lo esperado y la contracción económica es la más grave desde 1979. Sin embargo, el «premier» explicó que «no responderemos a esta crisis con lo que la gente llama austeridad», por lo que prometió cumplir sus promesas electorales de construir 40 hospitales nuevos, de reclutar 20.000 agentes de policía, y de conseguir un gran consenso entre partidos para construir un Reino Unido «más hermoso y totalmente independiente y autónomo por primera vez en 45 años: el lugar más atractivo para vivir, para invertir y para establecer una empresa». Según el primer ministro, estas serán «las reformas más radicales de nuestro sistema de planificación desde el final de la Segunda Guerra Mundial».
30-06-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. rechaza la restricción de los visados de China y le insta a «cumplir las promesas» del tratado de 1984
Estados Unidos ha rechazado este lunes la imposición de restricciones a visados de sus ciudadanos por parte de China y ha instado a Pekín a «cumplir las promesas» de la Declaración Conjunta Sino-Británica, firmada en 1984. Según un comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos, «las amenazas del Partido Comunista Chino de tomar represalias restringiendo los visados de los ciudadanos estadounidenses exponen una vez más cómo Pekín se niega a asumir la responsabilidad de sus propias decisiones». Así, «si China quiere recuperar la confianza de los hongkoneses y de la comunidad internacional, debe cumplir las promesas que hizo al pueblo de Hong Kong y a Reino Unido en la Declaración Conjunta Sino-Británica de 1984, registrada en la ONU», ha agregado el texto. El Gobierno de China ha anunciado este lunes que impondrá restricciones de visados sobre ciudadanos de Estados Unidos como represalia por las críticas vertidas en las últimas semanas contra Pekín por sus políticas relativas a Hong Kong, en particular la ley de seguridad nacional en ciernes. El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, ha explicado en rueda de prensa que la medida, que se impondrá contra aquellas personas que tengan una «conducta abominable» sobre asuntos relacionados con Hong Kong, se debe a la «decisión equivocada» de Washington de imponer también restricciones sobre los visados de ciertas autoridades del gigante asiático. Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano impuso el viernes sanciones contra altos cargos del Partido Comunista -sin especificar cuáles- acusados de restringir las libertades de los ciudadanos hongkoneses. A finales de mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya amenazó con imponer sanciones contra altos cargos chinos por la cuestión de Hong Kong. Además, el Senado estadounidense aprobó el jueves por unanimidad el proyecto de ley sobre sanciones contra funcionarios, empresas y bancos de China que respalden la nueva ley de seguridad que Pekín está ultimando para Hong Kong. Cadena perpetua El Gobierno chino ha catalogado en reiteradas ocasiones de injerencia las críticas de la Administración Trump sobre la política seguida en Hong Kong, especialmente después de que se supiese que la cúpula comunista ultimaba una ley de seguridad nacional para imponerla en la antigua colonia británica. La polémica ley de seguridad que prepara China incluye el establecimiento de una «comisión para la defensa de la seguridad nacional» que se encargará de perseguir todas las actividades irregulares comprendidas en esta nueva y polémica normativa, entre ellas las consideradas como «secesión», «subversión» o «terrorismo». Esta ley, hay que recordar, supercede por completo a la normativa de Hong Kong estipulada por el propio Congreso del territorio, cuyo órgano ejecutivo ha sido incapaz de aclarar los detalles de la normativa y ha remitido constantemente a las autoridades de Pekín para cualquier duda al respecto, alegando falta de información. El borrador aún es secreto, aunque fuentes cercanas al asunto aseguran que plantea penas de cadena perpetua.
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Aumenta la presión sobre Trump para que se ponga mascarilla
La pandemia de Covid-19 vive un repunte de casos en EE.UU. y, con él, se renuevan las críticas a la respuesta del Gobierno de Donald Trump a la crisis. Un elemento se ha convertido en un punto de fricción que distancia al presidente incluso de altos cargos de su Administración y de aliados republicanos: la mascarilla. Trump la considera una señal de debilidad que puede deteriorar su imagen de hombre fuerte en el año de su reelección ?una admisión gráfica de que su Administración se ve superada por la pandemia? y asegura que se ha convertido en un elemento ideológico: hay quien se la opone para mostrar su oposición al presidente. «Es un arma de doble filo», dijo recientemente en una entrevista con «The Washington Post». En los últimos días, la presión al presidente sobre el uso de la mascarilla se ha disparado, también desde dentro. Su vicepresidente, Mike Pence, se la ha puesto en varias ocasiones. Este fin de semana, se le vio con ella en Texas, a donde acudió para comprobar desde el terreno la evolución de uno de los estados más afectados por el Covid-19, y que ha tenido que dar marcha atrás en su proceso de reactivación económica ante el aumento disparado de casos. Contradicción «Animamos a todo el mundo a que se ponga la mascarilla en las zonas afectadas», dijo el domingo en una rueda de prensa con el gobernador del estado, el republicano Greg Abbott. «Cuando no se puede mantener la distancia física, llevar la mascarilla es una buena idea. Sabemos que ayudará a ralentizar la expansión». La defensa de la mascarilla por parte de Pence es contradictoria con algunas de sus acciones y afirmaciones. Ese mismo día, acudió a una macro-iglesia de Dallas para un servicio religioso. Apareció con mascarilla, pero detrás había un coro de un centenar de personas que cantó sin ponérsela. Hace unos días, Pence tuvo que borrar una foto que colgó en Twitter en la que aparecía la plantilla de su oficina: arremolinados y sin una mascarilla. Y Pence defendió la idea de no exigir mascarilla en el mitin de Trump en Tulsa (Oklahoma). Lo que tampoco nadie cuestiona en la Casa Blanca es que Trump no dé ejemplo y se ponga mascarilla. El secretario de Salud, Alex Azar, dijo el domingo que tanto Trump como Pence son personas «en una posición única» y «con circunstancias muy diferentes», al resto de ciudadanos. Pero cada vez hay más republicanos que opinan diferente. El senador Lamar Alexander, que preside el Comité de Salud de la cámara alta, ha asegurado que «ayudaría» en el control de la pandemia que el presidente se la pusiera «de vez en cuando» para acabar «con el debate político de que si estás a favor de Trump, no llevas mascarilla y, si no lo estás, la llevas». La diputada republica Liz Cheney compartió una foto de su padre, el exvicepresidente Dick Cheney, con la protección y con la etiqueta «Los hombres de verdad llevan mascarilla». El senador Marco Rubio, y un fuerte aliado de Trump en Florida, aseguró la semana pasada que «todo el mundo debería llevar una maldita mascarilla».
1
...