Infortelecom

Noticias de seguridad nacional

05-07-2020 | Fuente: abc.es
Una amenaza a todo Occidente
El pasado miércoles se vivió en Hong Kong una jornada de trascendencia global. Los habitantes de la Región Administrativa Especial se echaron a las calles en protesta contra la nueva Ley de Seguridad Nacional, que viola flagrantemente el acuerdo de «un país, dos sistemas» que entró en vigor el 1 de julio de 1997 y debía durar 50 años. Ni la mitad ha persistido. Con el agravante de que esto no era un acto de buena voluntad por parte de Deng Xiaoping y el Partido Comunista Chino de entonces. Esto era un tratado de Estado entre la República Popular China y el Reino Unido. El que China no haya permitido conocer ninguno de los detalles de la severísima nueva ley hasta que ya había sido aprobada por la Asamblea china, y el que no se permitiese al parlamento democrático de Hong Kong ni la más mínima opinión al respecto, son indicadores inequívocos: la libertad ha muerto en Hong Kong. Con esta nueva ley cualquiera que promueva cambiar el estatuto legal de la antigua colonia se enfrenta a una pena de cadena perpetua si encabeza el movimiento, o entre tres y diez años si es un simple participante. Una de las trescientas personas detenidas bajo estos cargos el pasado miércoles era una niña de 15 años. Nadie puede dudar hoy de que China es una potencia global y de que tendremos que vivir bajo la sombra de su liderazgo. La cuestión ahora es si todos vamos a consentir un papel hegemónico a una dictadura que ni siquiera cumple los acuerdos que firma. En esta hora convendría que la Unión Europea y Estados Unidos acompañaran al Reino Unido con tres advertencias: primero que esto no es un asunto doméstico, como pretende China, sino global. Segundo que se va a producir un éxodo de los hongkoneses más capaces y las empresas que tienen su sede allí acabarán en lugares como Singapur; es decir, China se puede quedar con el territorio de Hong Kong, pero no con lo que Hong Kong puede aportarle. Y tercero, que cuando Deng estableció «un país, dos sistemas», estaba tendiendo la mano a Taiwán, algo que ya prácticamente han perdido con su actitud de la hora presente. Pero más importante aún es entender el valor del gesto del Reino Unido al ofrecer a tres millones de hongkoneses que tienen la condición de Nacionales Británicos de Ultramar, así como a sus familiares directos, la posibilidad de vivir y trabajar en el Reino Unido y en su momento la ciudadanía de pleno derecho. Este fue un derecho que se les negó en 1997. Pero la ruptura del tratado por parte de China ha motivado al Gobierno británico a otorgar ahora lo que negó entonces. Y esto ha ocurrido menos de un mes después de que el Tribunal Supremo español haya denegado la nacionalidad española a los ciudadanos saharauis (y sus descendientes) que tenían pasaporte y DNI español cuando aquel territorio fue abandonado por España y ocupado por Marruecos. Menos de 70.000 personas entonces. Éstas son las cosas que acentúan mi admiración por el Reino Unido, incluso cuando lo gobiernan personajes disparatados como Boris Johnson. Lo que todos tenemos que razonar ahora es que Pekín ha actuado en Hong Kong con absoluta impunidad porque Occidente ha dado prioridad a sus intereses económicos y comerciales por encima de los Derechos Humanos. La traición a las libertades básicas de esos ciudadanos chinos se ha cumplido por parte de gobiernos de todos los colores políticos en Occidente. Si en esta hora se deja a China tomar el control total e inmediato de Hong Kong sin consecuencias graves e infligidas por el mundo libre, todos viviremos en un mundo peor. Pero, lo más relevante es que China creerá, con razón, que puede hacer lo que quiera y pondrá otros objetivos en el punto de mira. Primero será Taiwán, claro. Y después vendrán otros territorios de Asia. Eso ya pasó cuando se rindió los Sudetes a la Alemania nazi. No aprendemos de nuestros propios errores.
04-07-2020 | Fuente: abc.es
El autoritarismo de Xi Jinping aísla a China en su pugna con Occidente
Hubo un tiempo en que China disimulaba su autoritarismo y prometía apertura política al calor de su progreso económico y social. Pero ya ni eso. Desde que Xi Jinping subió al poder entre 2012 y 2013, el régimen «capicomunista» de Pekín ha ahondado en su deriva autocrática. Xi empezó endureciendo la represión contra disidentes y activistas sociales, luego eliminando a sus rivales internos con la «campaña anticorrupción» y, finalmente, reformando la Constitución para perpetuarse en el cargo más allá de sus diez años de mandato. Dejando a un lado el «auge pacífico» del que presumía China, ha impulsado una ambiciosa política exterior y aumentado la presión en sus disputas fronterizas, que ha avivado aprovechando el coronavirus. La ocultación inicial de la epidemia y las dudas sobre su información han roto la confianza de las potencias occidentales en China, que no rehúye la confrontación consciente de la fortaleza económica, diplomática y militar que ha logrado en pocas décadas. Las «Nuevas Rutas de la Seda» Con el régimen de Pekín erigiéndose en alternativa a las democracias, sobre todo en los países en desarrollo que está colonizando económicamente con sus «Nuevas Rutas de la Seda», el mundo se precipita hacia una «Segunda Guerra Fría». A la rivalidad entre Estados Unidos y China, agravada por el coronavirus, se suman las crisis con el Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda por la Ley de Seguridad Nacional impuesta en Hong Kong. Agrupadas en la alianza de seguridad de los «Cinco Ojos» («Five Eyes»), las democracias anglosajonas temen que dicha ley mine las libertades de esta antigua colonia británica. Mientras Londres promete la ciudadanía a los tres millones de hongkoneses que poseen pasaporte británico de ultramar, un estatus especial concedido antes de la devolución en 1997, Canberra ofrece «refugio» a quien quiera emigrar, o más bien exiliarse. A pesar de ser uno de los países que más depende de China, que recibe el 33% de sus exportaciones, Australia exige una investigación del coronavirus que enfurece a Pekín. Como represalia, el régimen ha lanzado una «guerra comercial» prohibiendo las importaciones de ternera australiana y ha advertido a sus nacionales contra dicho país, uno de sus principales destinos para estudiar o invertir en propiedades. La crisis ha subido de tono con acusaciones mutuas de espionaje. La ocultación inicial del Covid-19 y las dudas sobre los datos han roto la confianza en las autoridades chinas China también arrastra un conflicto con Canadá desde que, en diciembre de 2018, la «heredera» de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en el aeropuerto de Vancouver por una orden de EE.UU. por, presuntamente, violar las sanciones contra Irán. Solo unos días después fueron detenidos dos canadienses en China, Michael Spavor y Michael Kovrig. Tras 18 meses en la cárcel y sin apenas contacto con sus familias ni con su embajada, ambos fueron imputados por espionaje en junio mientras Meng se enfrenta al proceso de extradición desde su arresto domiciliario en su mansión de Vancouver. Además, dos canadienses fueron condenados el año pasado a muerte por narcotráfico y, en junio, una mujer china con esa nacionalidad fue sentenciada a ocho años por seguir el culto «Falun Gong». Una nueva «Guerra Fría» Las espadas siguen en alto y, tras la imposición en Hong Kong de la Ley de Seguridad Nacional, Ottawa ha suspendido su tratado de extradición con este territorio y las exportaciones de material sensible y militar. Canadá, otro de los destinos favoritos de la emigración hongkonesa, también revisará su concesión de visados y podría recibir otra oleada como antes del traspaso a China. En la actualidad hay 300.000 residentes en Hong Kong con pasaporte canadiense, la mayoría de los cuales se marcharon antes de la devolución en 1997 y obtuvieron dicha nacionalidad. «Hemos entrado en una nueva ?Guerra Fría? y China se está aislando, pero es el único modo para que sobreviva el Partido Comunista», analiza para ABC Jean-Pierre Cabestan, profesor de Política en la Universidad Baptista de Hong Kong. En su opinión, «Xi Jinping está pugnando con muchos países y esto puede haber creado tensiones dentro de la cúpula. ¿Pero quién puede desafiarlo? Como él controla al Ejército y la seguridad, puede que tengamos que esperar para ver algún cambio». Está por ver la reacción de Occidente y, sobre todo, de la Unión Europea, que adopta una postura crítica pero se encuentra dividida por la debilidad de los países del sur, muy dependientes de China. Hasta ahora, en Occidente han primado sus intereses económicos porque Pekín juega con el acceso al mayor mercado del mundo. Frentes abiertos EE.UU.: A la tradicional rivalidad con la Casa Blanca por la hegemonía mundial se suman ahora la pandemia del coronavirus y la nueva Ley de Seguridad Nacional impuesta a Hong Kong, que se teme acabe con sus libertades y con la autonomía que prometía el principio «Un país, dos sistemas». Reino Unido: Tras denunciar que la Ley de Seguridad Nacional viola la Declaración Sino-Británica de 1984 que acordó la devolución, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha ofrecido la ciudadanía a los tres millones de hongkoneses con pasaporte de británicos de ultramar, lo que ha enfurecido a Pekín. Australia: Ante la exigencia de Canberra de una investigación sobre el coronavirus, Pekín responde con una «guerra comercial». Australia ha denunciado «ciberataques» chinos mientras el periódico «Global Times», altavoz del Partido Comunista, acusa a los servicios secretos australianos de llevar a cabo operaciones en su territorio y en Hong Kong. Canadá: La crisis que arrastra con China desde la detención en Vancouver de Meng Wanzhou, la «heredera» de Huawei, por una orden de extradición de EE.UU. se ha agravado con la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong. Canadá es uno de los destinos favoritos de la inmigración hongkonesa, como demuestran los 300.000 residentes en la ciudad con dicho pasaporte.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
El destacado activista prodemocrático Nathan Law abandona Hong Kong
El joven activista Nathan Law, uno de los líderes más destacados del movimiento prodemocrático hongkonés y dirigente del partido Demosisto, ha abandonado la excolonia británica con destino desconocido, informó él mismo en las redes sociales. «He dejado ya Hong Kong y continúo la labor de defensa a nivel internacional. Basado en la valoración de riesgos, no debo revelar demasiado sobre dónde me encuentro y mi situación personal ahora», escribió hoy Law a los periodistas en un grupo de WhatsApp. Law, que el jueves había declarado por videoconferencia ante una Comisión del Congreso de Estados Unidos, ocasión en la que criticó la nueva Ley de Seguridad nacional para Hong Kong aprobada por China, explicó esta madrugada también su decisión en la red social Twitter. En un mensaje, dijo que en el Congreso de EE.UU. habló sobre «la ilegalidad del régimen» y que tanto su intervención como su presencia en la ciudad semiautónoma china «pondrían su propia seguridad en grave riesgo» dadas las circunstancias. «Ningún hongkonés vive con la ilusión de que Pekín tiene alguna intención de respetar nuestros derechos básicos y honrar sus promesas hacia nosotros», añadió en otro mensaje. Law señaló que tomar la decisión de marcharse «no es fácil», que sus responsabilidades «se harán solo más pesadas en el camino» y que el «frente internacional es lo que lo que los hongkoneses deben aún defender». El joven, que había anunciado su intención de concurrir a las elecciones legislativas de Hong Kong el próximo septiembre, tampoco reveló el lugar desde el que testificó ante el Congreso estadounidense, junto al también activista Brian Leung Kai-ping, que se encuentra en Estados Unidos. Leung fue uno de los manifestantes que entraron en la sede del Consejo Legislativo hongkonés el 1 de julio de 2019 y que se quitó la máscara dentro del hemiciclo. Law junto a Joshua Wong, Agnes Chow y otros dirigentes de Demosisto habían anunciado el pasado martes que dejaban su formación, horas antes de que entrase en vigor la ley de seguridad y poco antes de que el propio partido comunicase su disolución. Su última aparición pública en Hong Kong fue el pasado sábado en un foro sobre las primarias para elegir candidatos a las elecciones legislativas de septiembre. Law fue uno de los más destacados líderes de la conocida como «Revolución de los paraguas», una protesta en forma de acampada en el centro de la ciudad, que se extendió durante casi 80 días en 2014. En 2016, cuando tenía apenas 23 años, fue elegido como el diputado más joven del Consejo Legislativo, aunque fue excluido del mismo un año después, en una polémica decisión por no haber prestado juramento correctamente. Efe se puso hoy en contacto con el hasta el martes secretario general de Demosisto, Joshua Wong, pero éste declinó indicar si todavía se encontraba en Hong Kong o había igualmente abandonado la ciudad.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Washington se incauta de pelo humano extraído a prisioneros de campos de concentración chinos
En las pasadas semanas, las autoridades aduaneras de Estados Unidos se han incautado de 13 toneladas de pelucas y extensiones capilares procedentes de China, valoradas en más de 700.000 euros, que sospechan que han sido extraídas de prisioneros en campos de concentración y trabajo forzado en la provincia de Xinjiang. Según el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Ullyot, «el Partido Comunista Chino ha caído hasta sus cotas más bajas si al final resulta que este envío altamente sospechoso de 13 toneladas de cabello humano resulta estar vinculado a los campos de concentración uigures». El 1 de mayo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos emitió una orden de incautación de cualquier producto capilar de la empresa Haolin Hair Accessories Co. Ltd. por dudas sobre la procedencia de sus pelucas y extensiones, hechas con cabello humano. Los cargamentos han llegado en semanas recientes a puertos de Nueva York y Nueva Jersey. La Casa Blanca ha denunciado que el régimen chino ha obligado a trabajos forzados a gran escala a los uigures y otras minorías étnicas musulmanas en la provincia de Xinjiang, como un método para subyugarlos. Hay más de un millón de uigures detenidos en campos de concentración en Xinjiang. Varias mujeres han denunciado que se les afeita la cabellera al ser enviadas a esos campos de concentración. Cuando son liberados, son enviados a trabajar forzosamente en fábricas.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Un manifestante hongkonés que apuñaló a un policía, detenido en un avión con destino al Reino Unido
La decisión de Pekín de estrechar el cerco sobre las libertades de Hong Kong con la nueva Ley de Seguridad Nacional no solo está tensando las relaciones de China con Estados Unidos, sino también con el Reino Unido. El Gobierno chino amenazó este jueves con tomar represalias contra Londres por su intención conceder permisos de residencia y la ciudadanía a los habitantes de la excolonia británica que cumplan los requisitos necesarios. En este sentido, el Reino Unido ha anunciado que ofrecerá a cerca de tres millones de hongkoneses que puedan vivir en Reino Unido para, más adelante, adquirir la nacionalidad británica. Pekín acusa al Reino Unido de violar los acuerdos alcanzados para la vuelta de Hong Kong a su soberanía en 1997. «Los compatriotas de Hong Kong, incluidos los poseedores de un Pasaporte Británico de Ultramar (BNO, en inglés) son todos ciudadanos chinos», dijo el portavoz de Exteriores, Zhao Lijian, quien aseguró que, antes de la transferencia de soberanía, Londres «prometió claramente que no garantizaría la residencia permanente» a los poseedores de esa documentación, según recoge Efe. «La parte china condena rotundamente (el gesto británico) y se reserva el derecho a adoptar nuevas respuestas», advirtió Zhao. Por su parte, el Ministerio británico de Exteriores ha convocado al embajador chino en Londres, Liu Xioaming, para expresarle el descontento por la nueva legislación de seguridad para Hong Kong. El embajador fue convocado el miércoles por el Foreign Office, donde el subsecretario de Exteriores y jefe del Servicio diplomático le hizo saber que la ley viola la declaración conjunta que Londres y Pekín firmaron sobre Hong Kong, informaron fuentes oficiales. El Gobierno británico considera que la ley supone una «grave» violación de la declaración conjunta, es decir, el acuerdo firmado en 1984 entre Londres y Pekín para devolver la colonia a China. Primeras detenciones La Ley de Seguridad Nacional entró en vigor este miércoles y a las pocas horas, durante unas manifestaciones con motivo del 23º aniversario de la devolución de Hong Kong a China, se practicaron las primeras detenciones al amparo de la nueva norma. En medio de la creciente tensión diplomática entre Pekín y Londres, este jueves se supo que el manifestante que apuñaló el día anterior a un policía durante las protestas contra la nueva ley fue detenido a bordo de un avión que estaba a punto de despegar con dirección a Reino Unido, informó la prensa local. Fuentes policiales citadas por el diario «South China Morning Post», aseguraron que el hombre, de 24 años, compró un billete tan solo dos horas después de apuñalar con un objeto punzante el hombro a un agente que estaba llevando a cabo una detención, y finalmente fue detenido poco antes de que el avión cerrase sus puertas. El pasajero, apellidado Wong, no estaba sentado en su asiento y no respondió a las llamadas de la tripulación, por lo que policías de paisano registraron la aeronave hasta dar con él. Se trataba de un vuelo de la compañía hongkonesa Cathay Pacific con destino a Reino Unido que iba a despegar poco antes de la medianoche hora local (18.00 en la España peninsular).
02-07-2020 | Fuente: abc.es
Londres abre la vía para dar nacionalidad hasta a tres millones de hongkoneses
El primer ministro británico, Boris Johnson, avanzó ayer que su Gobierno planea ofrecer una vía para que hasta cerca de tres millones de hongkongeses puedan vivir en el Reino Unido y, más adelante, adquirir nacionalidad británica, informa Efe. Unos 350.000 hongkongses que ya cuentan con un pasaporte para Nacionales Británicos de Ultramar (BNO, en inglés), así como otras 2,6 millones de personas residentes en la antigua colonia británica, podrán vivir en el Reino Unido durante un periodo inicial de cinco años. Al concluir ese plazo, podrán optar al estatus de asentados en el país, mientras que un año más tarde tendrán derecho a pedir la nacionalidad británica. Hasta ahora, los hongkongeses con un pasaporte BNO solo pueden solicitar un visado para permanecer en el Reino Unido durante seis meses. Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, dijo que no habría límite en las cifras o las cuotas y que el proceso de solicitud sería simple. «Este es un conjunto de arreglos especiales, a medida, desarrollados para las circunstancias únicas a las que nos enfrentamos y a la luz de nuestro compromiso histórico con los ciudadanos de Hong Kong», dijio Raab, según información recogida por la BBC. Downing Street dijo que se detallarán más puntos del plan «a su debido tiempo». Mientras tanto, los titulares de pasaportes de ultramar nacionales británicos en Hong Kong podrán viajar al Reino Unido de inmediato, sujetos a controles de inmigración estándar, dijo el portavoz oficial del primer ministro. Tampoco afrontarán limitaciones salariales para obtener sus visas, agregó. El anuncio de ayer de Johnson se produjo tras la entrada en vigor de la nueva ley de seguridad nacional que China ha promulgado para el territorio. Miles de manifestantes se han congregado en las calles de Hong Kong para protestar contra esa legislación y la policía ha comunicado el arresto de más de 300 personas, de las que nueve han sido detenidas al amparo de la nueva normativa. Hong Kong se reintegró en China en 1997 tras siglo y medio de dominación británica, después de que Londres y Pekín firmaran en 1984 una declaración conjunta por la que el Reino Unido renunció a su última colonia asiática. «La entrada en vigor y la imposición de esta ley de seguridad nacional constituye una clara y seria ruptura de la declaración conjunta sino-británica», afirmó Johnson en la Cámara de los Comunes.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
China amenaza con tomar las «medidas adecuadas» si Londres ofrece la ciudadanía a los hongkoneses
China tomará las «medidas adecuadas» si el Reino Unido extiende la nacionalidad británica a los ciudadanos de Hong Kong, debido a la Ley sobre Seguridad Nacional en la excolonia británica, ha anunciado este jueves la embajada de China en Londres. «Si la parte británica cambia unilateralmente la regla actual, eso supondrá una ruptura de su propia posición, además de la ley internacional», ha afirmado la Embajada en un comunicado. «Nos oponemos firmemente y nos reservamos el derecho de tomar las medidas adecuadas», ha añadido el comunicado, sin más precisiones. Ofrecimiento británico El Reino Unido anunció el miércoles su intención de extender los derechos de inmigración para los habitantes de Hong Kong, debido a que la Ley impuesta por Pekín constituía una «violación manifiesta» de la autonomía de la excolonia británica. Este territorio fue devuelto a China en 1997, con la condición de preservar ciertas libertades, además de la autonomía judicial y legislativa durante 50 años. Londres prevé modificar las condiciones ligadas al «pasaporte británico de ultramar», con el objetivo de hacerlas más favorables y permitir a quienes lo tengan desplazarse a vivir y trabajar en el Reino Unido. En total, se cuentan unos 350.000 titulares de este pasaporte, una cifra que se ha casi doblado desde el inicio de la protesta en Hong Kong contra el poder central de Pekín, hace un año. Pero 2,9 millones de hongkoneses, de hecho todos los nacidos antes de 1997, pueden acceder a este documento, al igual que sus hijos, según el jefe de la diplomacia británica, Dominic Raab.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
La Cámara de Representantes de EE.UU. aprueba sanciones contra China por la Ley de Seguridad
La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una legislación este miércoles para castigar a los bancos que hagan negocios con los funcionarios responsables de implementar la Ley de Seguridad Nacional, que la demócrata Nancy Pelosi calificó de «represión brutal y radical» contra Hong Kong. La medida, aprobada por unanimidad, refleja la preocupación de Washington por la promulgación de la Ley por parte de China. El Senado de Estados Unidos aprobó una legislación parecida la semana pasada, pero, según las normas del Congreso, el proyecto de ley debe volver al Senado y ser aprobado antes de ser enviada a la Casa Blanca para tener la firma del presidente, Donald Trump.
01-07-2020 | Fuente: abc.es
La inteligencia de EE.UU. tenía pruebas bancarias sobre los sobornos de Rusia a los Talibán
La inteligencia estadounidense tenía información sobre transferencias de dinero de cuentas bancarias de la inteligencia militar rusa a la guerrilla Talibán, probablemente el pago de sobornos por la muerte de uniformados estadounidenses en Afganistán. La existencia de esas recompensas la conocieron las autoridades norteamericanas después de varios interrogatorios a islamitas detenidos en ese país centroasiático. De momento, la Casa Blanca ha negado que el presidente Donald Trump fuera informado de esas recompensas antes de que las revelara la prensa estadounidense la semana pasada, citando fuentes anónimas. Pero según otra filtración al diario ?The New York Times?, el presidente fue informado sobre las recompensas de Rusia en febrero, semanas antes de que hubiera una reunión sobre el asunto de altos funcionarios en la Casa Blanca. Según las últimas revelaciones, las recompensas estaban en vigor al menos desde 2018, y pudieron haber logrado la muerte de tres soldados estadounidenses del Marine Corps en un ataque con explosivos cerca de la base militar de Bagram, al norte de Kabul, ocurrido en abril de 2019. Si Trump supo de ellas entonces o después, no hay indicios de que haya habido ninguna represalia directa contra el Kremlin por parte de la Casa Blanca. Al presidente le han indignado estas revelaciones, y ha denunciado que son noticias falsas. El martes, varios altos funcionarios de su Administración, incluida la directora de la CIA, Gina Haspel, emitieron un comunicado en el que denunciaron la filtración indebida de información crucial para la seguridad nacional, cuando las investigaciones pertinentes aún no habían culminado. «Estas filtraciones dificultan nuestro trabajo», dijo Haspel. Sin embargo, tan avanzadas están las investigaciones que el ?Times? informa este miércoles de que la inteligencia estadounidense ya ha identificado al intermediario afgano que distribuía esas recompensas, que en este momento reside en Rusia, y a parte de su red de contactos. Para los pagos se utilizaba lo que de conoce en árabe como ?hawala?, una vía informal y barata de remesas de dinero común en la cultura musulmana. Durante una batida este año, un equipo de los SEAL de la Armada estadounidense halló en la residencia de un islamista en Afganistán 500.000 dólares (unos 480.000 euros) en metálico, que se cree son parte de esas recompensas. Presionada por los demócratas, la Casa Blanca decidió informar a diputados y senadores de ambos partidos sobre ese programa de recompensas el martes. Según han publicado varios medios norteamericanos, una de las explicaciones dadas es que simplemente la cúpula de la inteligencia decidió no informar de esas investigaciones a Trump hasta que dispusieran de conclusiones firmes y coherentes.
01-07-2020 | Fuente: abc.es
Las protestas de Hong Kong no se achantan ante la nueva Ley de Seguridad Nacional impuesta por China
Ni la prohibición policial por el coronavirus ni la Ley de Seguridad Nacional impuesta por China, que amenaza con la cadena perpetua, logran frenar las protestas de Hong Kong reclamando democracia. Desafiando la nueva regulación, que entró en vigor el martes al filo de la medianoche, decenas de miles de personas se han echado a las calles este miércoles, justo cuando se cumplen 23 años de la devolución a Pekín de esta antigua colonia británica. Aunque la Policía había vetado la tradicional marcha del aniversario por el riesgo de contagio y los disturbios del año pasado, cuando fue asaltado el Parlamento local, la multitud ha ocupado el distrito comercial de Causeway Bay, que era su punto de partida. Bajo una fuerte presencia policial, con 4.000 antidisturbios y su cañón de agua desplegado, no han tardado en estallar los incidentes, los insultos y las carreras. Centenares de detenidos Hasta las cinco y media de la tarde (once y media, hora peninsular española), habían sido detenidas 180 personas por alterar el orden público, incluyendo a siete como sospechosas de violar la nueva Ley de Seguridad Nacional. Según había publicitado la propia Policía en su cuenta de Twitter, el primer detenido por esta legislación era un hombre que portaba una pancarta donde rezaba «Independencia de Hong Kong». Pero, dando buena cuenta del ingenio hongkonés, antes de dicha leyenda ponía en pequeñito «No a». Ahora está por ver si es acusado o no de secesión bajo la nueva ley, que prevé penas de entre tres años y cadena perpetua para ese delito y los de subversión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras. Por otra parte, y según recogían las redes sociales, una mujer fue arrestada por llevar un cartel también a favor de la independencia y con las banderas de Estados Unidos y el Reino Unido. Será difícil que Hong Kong, una ciudad con una larga tradición liberal por su influencia occidental, renuncie de la noche a la mañana a su libertad de expresión y reunión. Aunque el Gobierno local advirtió en un comunicado de que las proclamas a favor de la independencia pueden constituir un delito de secesión, los manifestantes no dejaron de cantarlas, pero sin ondear sus banderas. Como en protestas anteriores, jóvenes enmascarados y ataviados de negro montaron barricadas, rompieron baldosas del suelo y destrozaron el escaparate de Maxim´s, una pastelería supuestamente afín al régimen de Pekín. Para dispersar a la multitud, la Policía los bañó con su cañón de agua y con espray de pimienta. A tenor del periódico «South China Morning Post», los agentes también lanzaron gases lacrimógenos. Uno de ellos, informó la Policía, resultó herido con un corte por objeto afilado cuando intentaba practicar una detención. Entre las decenas de arrestados destacan varios diputados de la oposición, como Andrew Wan, presidente del Partido Democrático; Ray Chan y Tam Tak-chi, quien llevaba un antiguo disfraz de policía chino. A la vista de estas imágenes, está claro que los manifestantes de Hong Kong no se han asustado ante las amenazas de Pekín. Intimidar y disuadir Previamente, en el izado de la bandera para conmemorar la efeméride de la devolución, la jefa ejecutiva del Gobierno local, Carrie Lam, se congratuló de que «la promulgación de la Ley de Seguridad Nacional es un punto de inflexión para superar la actual parálisis y restaurar la estabilidad y el orden del caos». En Pekín, el subdirector de la Oficina del Consejo de Estado para Asuntos de Hong Kong y Macao, Zhang Xiaoming, se defendió de las críticas extranjeras y aseguró que no será el fin de la fórmula «Un país, dos sistemas». En teoría, este principio garantizaba la autonomía de esta excolonia hasta 2047, pero ha quedado en entredicho por la imposición de la ley sin pasar por el Parlamento local y sin que se supiera su contenido hasta su promulgación. «Esta nueva ley tan dura está claramente destinada a intimidar y disuadir cualquier acción o declaración que pueda ofender al Partido Comunista de China. Su primer objetivo son los jóvenes manifestantes que apoyan la independencia o recurren a la violencia. El segundo: las ONG, medios y organizaciones foráneas que puedan infringir los intereses del régimen. Y el tercero son los activistas que tratan de conseguir el apoyo de gobiernos democráticos extranjeros», analiza para ABC Jean-Pierre Cabestan, politólogo de la Universidad Baptista de Hong Kong. Aunque destaca que el joven y combativo Joshua Wong y otros activistas «han sido rápidos en disolver sus partidos políticos», cree que «los demócratas de Hong Kong seguirán luchando por la democracia y contra la invasión de sus libertades y su Estado de Derecho».
1
...