Infortelecom

Noticias de seguridad ciudadana

22-04-2020 | Fuente: abc.es
El distanciamiento social antidemocrático en Venezuela
Si hoy le preguntamos a los ciudadanos del mundo: ¿estaría dispuesto a permanecer en distanciamiento social durante un año sin necesidad de que haya una pandemia? La respuesta obvia y rotunda sería, NO. Tal sacrificio solo se hace para salvar vidas, como lo vemos hoy a nivel global. El mundo está viviendo una paralización masiva de su forma normal de vida. Una situación similar vive Venezuela desde hace años, pero con un origen distinto: la epidemia dictatorial. Venezuela ha estado sometida a un irracional, progresivo y antidemocrático distanciamiento social impuesto por la dictadura criminal de Nicolás Maduro. Los indicadores de ese distanciamiento son variados, pero su eje común es suprimir las libertades para preservar el poder. Permítanme precisar con algunos ejemplos: En el 2014 los venezolanos salimos a la calle para protestar legítima y constitucionalmente, anticipando entonces la tragedia humanitaria que vendría. Muchos venezolanos, especialmente jóvenes, dirigentes sociales y políticos fueron arrestados por razones políticas, incluyendo el líder de nuestro partido Voluntad Popular, Leopoldo López. Fui imputado dentro de la misma «causa judicial», lo que me llevó a la clandestinidad por 108 días y luego al forzado exilio actual lejos de mi familia, de mi partido, de mi gente, pero siendo más útil desde el exterior para la lucha democrática. Toda la directiva de nuestro partido fue perseguida; unos presos, otros en el exilio, la clandestinidad o refugiados en embajadas. Como consecuencia de un aislamiento social antidemocrático, desde hace seis años tuvimos que reinventarnos. Desde entonces nuestras reuniones son digitales, incluyendo los encuentros nacionales con nuestros dirigentes locales. Ese mismo protocolo se ha extendido a los diferentes partidos políticos que disienten del régimen, e incluso, a la legítima Asamblea Nacional, donde cerca de treinta diputados están exiliados y cuatro permanecen detenidos. La dictadura ha extendido la persecución en Venezuela a toda la sociedad; tenemos cerca de 400 presos políticos, entre ellos militares, médicos, líderes sociales y de partidos, estudiantes y diputados, todos sometidos a tratos crueles e inhumanos. Se les prohíbe ver el sol, poder hablar con su familia o poder reunirse con sus abogados. Son símbolo perenne del aislamiento nacional. Como resultado, nos ha tocado conducir una lucha en unidad y asumiendo decisiones complejas sin mirarnos a los ojos entre los distintos actores políticos, tan solo escuchando nuestras voces por plataformas digitales en un país donde el internet es el peor de la región, con severos problemas de servicio eléctrico y con el riesgo permanente de que esta comunicación sea intervenida por los órganos de inteligencia del régimen coordinados por Cuba. La decisión de juramentar constitucionalmente al diputado Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, en 2019, ha sido sin duda la decisión más crítica asumida bajo este esquema. La economía no escapa a los devastadores efectos de este distanciamiento autocrático. Las políticas de control estatal, las restricciones a la iniciativa privada y violaciones a la propiedad privada con expropiaciones ilegales han retrocedido décadas nuestra economía. La producción petrolera se desplomó de 3.2 millones bpd a poco más de 600 mil bpd en 2020. La escasez de bienes y servicios aumenta de manera exponencial. Entre 2014 y 2019 Venezuela perdió las dos terceras partes del tamaño de su economía (65%), peor que la «Gran Depresión» o la guerra civil española. El «quédate en casa» es para muchos la única opción forzada, ya que hay trabajo limitado. La empresa privada casi ha desaparecido. En contraste, ningún país con la pandemia del Covid-19 ha tenido tal impacto hasta ahora. Tristemente, el aislamiento se ha manifestado en uno de los aspectos más importantes: la educación. En 2018 la deserción escolar se ubicó en 87%. Los padres no envían a sus hijos a la escuela porque la crisis generada por Maduro ha forzado un éxodo masivo de docentes, porque la escuela cerró o, peor aún, porque no tienen como alimentarlos y frecuentemente se desmayan en clases. Una maestra confesó haber subsistido solo ingiriendo agua con azúcar por tres días hasta que colapsó. Esta crisis, hoy calificada como emergencia humanitaria compleja, obligó al menos a 5 millones de personas a abandonar el país. Un éxodo solo superado por la crisis de refugiados de Siria. Se estima que alrededor de un millón de niños quedaron sin sus padres, familias separadas por la tragedia. Según cifras de la OEA, 5 mil venezolanos por día siguen emigrando, buscando el presente de calidad que la dictadura de Maduro les niega. En Venezuela encontramos el peor sistema de salud de la región, el cual colapsó mucho antes de la pandemia producto de la corrupción de la dictadura. María Eugenia Sader, exministra de salud del régimen, es investigada por el desfalco de al menos 600 millones de dólares. Adicionalmente la inseguridad ciudadana regenta el país, Venezuela tiene la tasa de homicidios más alta del continente, con 60 por cada 100 mil habitantes. El miedo establece un toque de queda permanente, un distanciamiento social propiciado durante años por la dictadura con apoyo de los colectivos y ahora del grupo de exterminio FAES. El país ha quedado incomunicado. En 2014 el número de vuelos internacionales se redujo en un 60%. Esa cifra es mucho mayor hoy. Internamente cinco refinerías no producen gasolina a pesar de que tenemos las reservas petroleras comprobadas más grandes del mundo. Sin embargo, el régimen continúa enviando petróleo gratuitamente a Cuba. Venezuela es un país inmóvil. El aislamiento ha sido dramático y ha recrudecido durante la pandemia. Hemos dicho que enfrentamos dos virus: La dictadura de Maduro y el Coronavirus. La cura de ambos debe ser abordada urgente y simultáneamente. Superarlos solo será posible con una cooperación y asistencia financiera internacional robusta que será viable si establecemos un Gobierno de Emergencia Nacional que aplique un plan de emergencia y nos conduzca a una transición democrática creíble y verificable. El liderazgo internacional debe reafirmar su compromiso en acompañar a nuestro pueblo a levantar, ahora y para siempre, el distanciamiento social antidemocrático que ha generado la peor tragedia de nuestra historia desde el siglo XX. Para Venezuela la normalidad no vendrá cuando se logre mitigar la pandemia. La emergencia humanitaria compleja continuará tal y como hemos descrito en este artículo. La normalidad sólo vendrá cuando llegue la libertad. Ya el mundo, especialmente Europa y España, sabe lo que se sufre frente a un distanciamiento social voluntario. Oramos porque esta dificultad que hoy enfrentamos globalmente permita ratificar las convicciones democráticas y agitar la conciencia moral de todos para que juntos curemos a Venezuela del virus de la tiranía y de la epidemia dictatorial. Carlos Vecchio es embajador del gobierno interino de Venezuela ante Estados Unidos
19-04-2020 | Fuente: elmundo.es
Una Instrucción de Interior anterior al estado de alarma sostiene que no se puede multar como ahora se hace
El documento mantiene que "una leve o primera negativa al cumplimiento de las órdenes o instrucciones dadas por los agentes no puede constituir una infracción" de la Ley de Seguridad Ciudadana 
14-04-2020 | Fuente: elmundo.es
La Abogacía del Estado cuestiona las sanciones de Interior para los que incumplen el confinamiento
Un informe afirma que la Ley de Seguridad Ciudadana sólo se puede emplear contra los que desobedecen las órdenes directas de los agentes 
17-02-2020 | Fuente: elmundo.es
Fernando Grande-Marlaska elevará un 30% las vallas de Ceuta y Melilla y retirará las concertinas
El ministro del Interior ha defendido en el Congreso una nueva Ley de Seguridad Ciudadana que derogue la 'Ley mordaza' 
16-02-2020 | Fuente: abc.es
Un español desvela a ABC los secretos de las fuerzas especiales que causan pavor a los narcos de Brasil
Dos sombras avanzan por el corazón de la favela Cruzeiro, descrita como una de las más peligrosas de Río de Janeiro desde que, en 2010, los enfrentamientos en su seno dejaran una treintena de muertos. Los pasos son cautelosos, pues su vida depende de ello. Desde lo profundo de las desiguales calles de la barriada, un chasquido pone a una de las figuras en alerta. Su voz apagada llega hasta su compañero: «Vai pro chão, tem uma sete meia dois» («Al suelo, tiene un 7,62»). Las siluetas se tiran al piso. Acaban de toparse con un marginal (como los apodan) sobre cuyos brazos descansa un arma de calibre 7,62. No es una bicoca, más bien se corresponde con un fusil de esos que el ejército no despreciaría. El único remedio es apuntar, relajar la respiración.. y disparar. El enemigo cae, sí, aunque con su muerte se desata el infierno. Cinco amenazas más brotan de la nada y comienza el intercambio de plomo. Pero nuestros fantasmas aseguran el perímetro a costa de su integridad. Esta historia bien podría corresponderse con la primera escena de un largometraje. Pero no. Es un día de oficina más para los miembros del BOPE, el «Batalhão de Operações Policiais Especiais» (Batallón de Operaciones Policiales Especiales) de Río de Janeiro. Los «hombres de negro», como les llaman a veces por los uniformes en los que se enfundan. O la élite de la Policía brasileña, según explica el sargento de la Policía española (además de experto en el sistema de seguridad del país y presidente de la Asociación de Seguridad y Apoyo a la Defensa) Eduardo Gabino Ruiz Murillo en declaraciones a ABC. Sabe bien de lo que habla, pues los agentes que protagonizaron la intervención se la narraron a la mañana siguiente. Y es que, a sus 42 años, él es uno de los pocos representantes de nuestro país que, en 2015, superó el «Estágio Aplicações Táticas», el curso que deben acometer todos los miembros del grupo de intervención para poder ser parte de una de las unidades mejor preparadas del mundo. Desde entonces, y tal y como desvela en su libro («Un español en el BOPE»), ha cruzado el Atlántico en una infinidad de ocasiones y ha entablado una estrecha relación con los que ya considera sus hermanos: los «caveira» (calaveras), el principal sobrenombre que reciben los miembros del batallón en honor al cráneo atravesado por un cuchillo que da forma a su insignia. Más que un mero símbolo es una declaración de intenciones; emula, según el sargento, «la victoria sobre la muerte». Su visión, incide, imbuye a los agentes del valor necesario para acometer el duro trabajo diario: combatir a los narcotraficantes, luchar contra las bandas criminales, pacificar zonas altamente peligrosas y poner paz en un entorno tan peligroso como las favelas de la capital. Lucha callejera El BOPE, al igual que otras tantas unidades como el GIGN francés, nació como reacción a la escalada de violencia terrorista que se produjo hace cuatro décadas. Si en Europa fue el grupo «Septiembre negro» el que motivó la formación de grupos de intervención tras asesinar a once miembros de la delegación olímpica de Israel en 1972, en Brasil sucedió algo parecido. «En 1978 se formó el NUCOE, predecesor del BOPE, después del trágico final, durante un incidente con rehenes, del director del Instituto Penal Evaristo de Moraes y de algunos internos», explica Ruiz Murillo. Con el paso de los años, se instauraron unidades de operaciones especiales dentro de cada «Policía estadual» de Brasil (una suerte de cuerpos regionales). Aunque algunas de estas unidades tienen categoría de BOPE, el sargento insiste en que pertenecer al batallón afincado en Río de Janeiro es diferente. En primer lugar, porque sus miembros «trabajan en un entorno sumamente hostil como las favelas». Y no le falta razón, pues en estos barrios, de calles estrechas y bloques de viviendas similares a chabolas, es posible toparse con lo mejor y lo peor de la sociedad brasileña. «Son pequeñas ciudades. Algunas, como las que forman el Complexo da Maré, albergan más de 100.000 personas». En sus palabras, aunque es cierto que muchas están dominadas por facciones criminales centradas en el tráfico de droga, también es real que en ellas «habitan muchísimas personas de bien, gentes humildes que se criaron allí como en cualquier barrio obrero español de los sesenta». Tampoco faltan los trabajadores, los estudiantes o, incluso, miembros de la policía que mantienen su identidad en secreto. «Hay favelas en las que es mejor no entrar y otras en las que debes tener los contactos necesarios para acceder». Élite del combate urbano El gran reto del BOPE de Río es combatir en estos barrios contra grupos criminales cuyos miembros (algunos, adolescentes a los que ofrecen droga a cambio de sus servicios) atesoran las armas de un pequeño ejército. «En ocasiones, el adversario está técnica y tecnológicamente más avanzado al disponer de un armamento superior al de la policía. Carabinas M4 americanas, fusiles de asalto SCAR belgas, granadas..», añade el sargento. Las condiciones son también adversas y ponen al límite las capacidades físicas y mentales de sus miembros. «Operan entre los 30 y 40 grados, con un equipo completo de unos treinta kilos de peso que tienen que portar en pendientes interminables». A todo ello hay que sumar la dificultad de cubrirse en callejuelas minúsculas e irregulares en las que los disparos pueden llegar desde cualquier ventana. Para acometer todas estas tareas, los miembros del BOPE deben superar un entrenamiento «de extrema dureza». La fase más básica de este se denomina «Estágio Aplicações Táticas», dura entre 5 y 10 días y en ella «se dan las directrices básicas para operar en el batallón». Se ha hecho tan famosa que es habitual ver a miembros de unidades internacionales (entre ellos, españoles) cursarla en Río. A continuación, los agentes pueden acometer dos cursos más atendiendo a la función que tengan. El «Curso Ações Táticas» es el más duro y es necesario para adentrarse en las favelas. «Se duerme entre 2 y 3 horas al día, con una ingesta calórica mínima y un cúmulo de actividades diarias interminable. Se llegan a perder hasta diez kilos». En el «Curso Operações Especiais», de 6 meses, se adquieren conocimientos de «buceo, paracaidismo, explosivos, combate urbano o combate rural». Muchísimos aspirantes no logran el objetivo de convertirse en «caveiras». Pero, como se afirma en el batallón, «o BOPE não é para os fracos» (el BOPE no es para los débiles). Los que superan estas pruebas se convierten, según Ruiz Murillo, en la «mejor unidad de guerra urbana del mundo» y en el terror de los criminales. «Desde luego, los narcotraficantes les temen. En primer lugar, porque son los mejor instruidos y adiestrados, pero también porque son íntegros e inquebrantables». Ya lo dijo un sargento brasileño, durante uno de estos cursos, a un miembro de una de las unidades de élite más conocidas de Europa: «Usted, amigo, dice que entra en combate unos seis meses al año, yo, en cambio, lo hago seis veces al día». España y Brasil Desde que acudiera como parte de un grupo de agentes y militares españoles a Río en 2015 para realizar el «Estágio Aplicações Táticas», Ruiz Murillo ha entablado una estrecha relación con los miembros del BOPE. Su devoción por el batallón le ha llevado a colaborar con la institución y a fomentar la cooperación (ya existente) entre la unidad y nuestro país. Hasta tal punto, que Brasil se ha convertido en su segundo hogar. En sus palabras, aquí podemos aprender mucho de sus «técnicas de progresión en entornos hostiles y de alto riesgo», mientras que ellos pueden adquirir conocimientos en lucha antiterrorista. «Un coronel carioca me manifestaba el interés por saber cómo tratamos este problema desde la visión de información e investigación ya que, aunque de momento no han tenido aun ningún incidente de gravedad en este sentido, puede ser un escenario policial para un futuro no muy lejano», sentencia. De momento, él ha puesto su granito de arena con cinco colaboraciones directas en ambos países. «El futuro es esperanzador. Gracias a la implicación de altos mandos policiales del Estado de Río de Janeiro se han mantenido reuniones al más alto nivel para potenciar el intercambio y la cooperación, y estrechar los lazos de unión, entre nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (estatales, autonómicas y locales) y la Policía Militar del Estado de Rio de Janeiro», completa. Y es que, la realidad de esta unidad va mucho más allá de la que mostró la película «Tropa de élite» en 2008 y las acusaciones que algunos medios internacionales han vertido sobre ella. «A quien diga lo contrario, lo invito a que viaje a algunas de las favelas más peligrosas. Si sobrevive, escucharé sus argumentos». Siete preguntas a Eduardo Gabino Ruiz Murillo 1-¿Qué tipo de unidad es el BOPE y de qué organismos depende? El BOPE forma parte de la Policía Militar del Estado de Río de Janeiro, entendiendo la Policía Militar de Brasil como una policía de las mismas características que la Guardia Civil en España o que la Gendarmería en Francia, y que está a cargo de la seguridad ciudadana del Estado de Río de Janeiro. Es una unidad policial, de entidad de batallón, con unos cuatrocientos efectivos, y supeditada del COE (Comando de Operaciones Especiales), del que dependen todas las unidades especiales de Río de Janeiro como los antidisturbios (CHOQUE), Grupo Aeromóvil, acciones con perros, y otros. 2-¿Se quedan muchos aspirantes por el camino? Fácil respuesta, sí, se quedan muchos aspirantes por el camino. En el BOPE se quieren los mejores hombres y los más íntegros, y por eso las pruebas son tan duras, para descartar a los débiles de mente. Tienen pruebas como las de flotación, que no tienen un fin específico más que el del desgaste psicológico para evaluar la fortaleza del aspirante y en las que todos los aspirantes deben estar flotando en un río hasta que uno de ellos se ahogue o desista. Imagínese una prueba que puede durar las horas que sean necesarias hasta que uno desfallezca, y en la que la fortaleza mental quizás debe ser más fuerte que la física, para mantenerse a flote durante horas y horas. Pero no solo esa prueba, tienen pruebas durísimas de marcha de combate sin descanso, sin comer, aguantando baños en las gélidas aguas de la escuela del Ejercito en Agulhas Negras, o aguantando el clima hostil de la peor jungla de todo Brasil, eso sin contar con la perseverancia de todos los instructores en que el alumno desista de superar ese curso que tanto sudor y lágrimas les supuso a ellos en su momento. 3-En Europa tenemos una imagen borrosa de las favelas de Río. ¿Quiénes son sus habitantes?, ¿cómo es la vida en ellas? La verdad es que la imagen en Europa de las favelas dista mucho de la realidad, primero porque favelas no solo hay en Río de Janeiro sino también en otras ciudades (aunque con características propias según la orografía del terreno). Segundo, porque las favelas en Río de Janeiro son pequeñas ciudades dentro de la gran urbe. Tercero, porque en estas favelas aunque muchas están dominadas por facciones criminales en ellas conviven muchísimas personas de bien. Grandes amigos de la policía que se criaron en las favelas viven en ellas escondiendo su condición de servidores públicos. La vida en las favelas es la misma que la vida en cualquier barrio del extrarradio de una gran ciudad, gente humilde mezclada con criminales. Si tuviera que describirla en una foto, veríamos a unos hombres en una distribuidora de bebidas sentados en la puerta tomando unas cervezas, mientras unos niños descalzos juegan a fútbol en una calle aledaña, donde un par de obreros levantando un tabique se giran a mirar a dos atractivas mujeres cariocas, a la vez que la puerta abierta en un pequeño callejón nos deja ver a una mujer preparando la típica «feijoada» para sus hijos, y unos estudiantes debaten sobre la libertad del expresidente Lula. Pero al fondo de esas foto también veríamos en la cumbre de la favela, llamada de «morro» cuando esta en una cima, chicos con menos de diez años presos de las mafias criminales fumando «maconha» (marihuana), al lado de otros chicos un poco mas mayores apostados con fusiles propios de una guerra oteando el horizonte, mientras la droga circula arriba y abajo de la favela partiendo familias, rompiendo hogares y quebrando corazones. Veríamos a criminales sin miedo, arrogantes, violentos, que han echo de la favela su gueto, donde imparten sus normas, como si de un señor feudal se tratara atemorizando a los hombres de bien. Finalmente, la foto acabaría con una visión de la parte baja de la favela, donde en silencio y con rigurosa disciplina, un grupo de diez hombres armados con fusiles de asalto, suben poco a poco, inexorablemente, para enfrentar una nueva misión contra el trafico de drogas y el trafico de armas, intentando devolver la libertad a la gran parte de moradores de la favela, porque lo importante para ellos es la misión, y en el BOPE « Missão dada é Missão cumprida». 4-Algunos medios de comunicación definen las favelas como el lugar más peligroso de Brasil. ¿Es un simple mito? No es un mito, es verdad, pero con unos matices. En Río de Janeiro hay favelas pacificadas, es decir en las que la policía se ha proyectado y consolidado, que permiten su visita sin tener que temer por la vida como en otras, aunque en los últimos años el ambiente se ha ido enrareciendo. Pero por otro lado tenemos favelas que las diferentes facciones criminales dirigen y administran, y en las que la vida de una persona vale muy poco. Recuerdo el caso, hace pocos años, de dos turistas abatidos a tiros porque entraron en una favela en moto con cámaras GO-PRO en sus cascos, cosa que comprometía a los señores de la barriada que decidieron quitarles la vida. Personalmente creo que hay favelas en las que es mejor no entrar y otras en las que debes tener los contactos necesarios para acceder a ellas. 5-¿Cuántas veces ha viajado hasta Brasil para colaborar con el BOPE? Pues ya se han materializado tres colaboraciones en España y dos en Brasil. Las colaboraciones intentan ser un intercambio de conocimientos para que los policías, tanto del BOPE como de las unidades españolas, puedan ampliar lo que diríamos ?su mochila de herramientas? y mejorar sus capacidades para poder actuar en incidentes críticos con la máxima profesionalidad y destreza. 6-¿Se ha generado cierta leyenda negra alrededor del BOPE por culpa de la popular película ?Tropa de élite?? La verdad es que la película ?Tropa de elite? fue un intento de atacar al BOPE y a los valores que defiende, si bien, se produjo el efecto contrario y esa película ha servido de proyección para el batallón, siendo el mejor márketing comercial que una unidad policial puede tener. La gran parte de los ciudadanos que vieron la película manifestaron su admiración por una unidad que luchaba sin tregua, entregando incluso la vida de sus hombres, si fuera necesario por defender su ciudad, Río de Janeiro. Respecto a los medios de comunicación creo que han sido participes de la leyenda negra del BOPE, pero también del desgaste público de los policías que trabajan en Río de Janeiro. Sin duda la ?desinformación? de los medios de comunicación ha contribuido a generar ese halo que ensombrece el trabajo de estos policías de operaciones especiales. 7-¿Considera que, alguna vez a lo largo de su historia, sus métodos han sido ?excesivos?? Nunca. Seguramente habría casos puntuales que analizar y que sobre los que podríamos discernir, pero el BOPE como unidad, es una unidad que básicamente ha tenido que aprender a sobrevivir enfrentando a los peores criminales de todo el mundo. Y a quien diga lo contrario, lo invito a que se de una vuelta por alguna de las favelas dominadas por facciones como el ?Comando vermelho?, o los ?Amigos dos amigos?, o tantas otras. Lo invito, y si logra sobrevivir, entonces escucharé sus argumentos. El BOPE opera en una guerra asimétrica, son policías que tienen que operar como militares para sobrevivir y completar la misión, hombres que salen cada día a las calles pero no saben si esa noche volverán a casa, a estos hombres se les tiene que felicitar por su labor y entender que no tienen métodos excesivos sino más bien métodos contundentes.
27-01-2020 | Fuente: abc.es
El partido de Keiko Fujimori se desploma hasta el quinto lugar en Perú
El partido Fuerza Popular, liderado por Keiko Sofía Fujimori que obtuvo en 2016 la mayoría absoluta (73 escaños), en las elecciones al Congreso fue castigada por el electorado al pasar a convertirse en la quinta fuerza política (12 escaños) en un Parlamento muy fragmentado. «El culpable de la pésima gestión del parlamento anterior con nombre y apellido es Fuerza popular», dijo a ABC la politóloga María Alejandra Campos. «El electorado le quito el voto al fujimorismo por su labor obstruccionista en el congreso, dicho esto fue una buena jugada dejar de lado a congresistas recalcitrantes como Rosa Bartra, Yeni Vilcatoma y Nelly Cuadros, y traer a caras del fujimorismo histórico pero con frescura que les permitió pasar la barrera». Si bien Fuerza Popular es dirigido por Keiko Sofía Fujimori, en esta ocasión recibió la asesoría de su padre Alberto Fujimori -preso en una cárcel acondicionada para él en Lima- y quien a su vez escogió a la abogada Martha Chávez, presidenta del Congresdo durante su Gobierno entre 1990 y el año 2000. Según el último conteo, Acción Popular obtuvo 10,1%; el Frente Popular Agrícola del Perú (FREPAP) obtuvo 8,9%; Perú Podemos, 8,2%; Alianza para el Progreso, 8%; Partido Morado, 7,5%; Fuerza Popular, 7%; Unión por el Perú, 6,9%; Frente Amplio, 6,1%; Somos Perú, 5,6%; y Juntos por el Perú, 5,1%. Estos serían los partidos que han obtenido representación en el Congreso. Mientras, entre los perdedores de la jornada se encuentran el partido Solidaridad Nacional y El APRA, partido este último que dirigió hasta su muerte el expresidente Alan García. Ninguno de los dos han logrado ningún representante. La sorpresa la dio el FREPAP, segunda fuerza política que fue fundada en 1989 por Ezequiel Ataucusi Gamonal, y quien según el antropólogo Juan Ossio, que lo investigó durante 14 años, es una convergencia de la cultura andina con la escatología cristiana del antiguo testamento. Resucita el FREPAP Ezequiel Ataucusi Gamonal afirmaba haber visto dos veces a Dios y estele pidió formar un partido político, el llamado, FREPAP. Al morir, sus seguidores esperaron que resucitase al tercer día. Si bien Ataucusi no resucitó, veinte años después, el FREPAP sí lo ha hecho para la política peruana al obtener 16 escaños en el congreso compuesto por 130 legisladores. «La llegada del FREPAP puede verse desde varias perspectivas. Hay un sector del electorado dejado de lado por los medios, las redes sociales, el Perú formal y el informal. Tambié representa el hartazgo y hasta la broma de cierto sector del electorado, que tomó como juego y burla esta elección», señaló el politólogo y profesor de la Universidad Ruiz de Montoya, Alonso Cárdenas. Para la politóloga María Alejandra Campos, «esta es la elección de los indecisos: el voto blanco y viciado estaba en 43% y bajo al 18%; ese grupo opto por opciones extremistas y fundamentalistas, y si bien no es muy amplio, crece por la cifra de reparto y se ve una representación importante». La otra sorpresa de la elección, es el amplio apoyo que recibió el exmilitar y exministro del Interior, Daniel Urresti, quien es el congresista con mayor número de votos en Perú lo que permitió que la agrupación Perú Podemostenga diez escaños. Urresti ha sido investigado por el asesinato del fotógrafo Hugo Bustíos durante el período del conflicto interno 1990 al 2000. «Urresti capitaliza la rabia de la población contra la clase política y sabe usar un discurso pragmático que apunta a una necesidad puntual de la población que es la lucha contra la inseguridad ciudadana y eso le ha funcionado», apunta Campos. La agenda de derechos LGTBIQ y de la mujer son las que maás preocupan en este congreso, donde muchas de las agrupaciones tienen una agenda ultraconservadora. Es por ello que el presidente Vizcarra, que disolvió el congreso, tiene la responsabilidad de hacer que se respeten esos derechos, y de ser posible lograr mas avances y no permitir retrocesos en el tema», concluye Campos.
17-12-2019 | Fuente: as.com
"Los Mossos sacarán adelante el Clásico con total seguridad"
Juan Carlos Castro Estévez, comisario de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, atiende a AS de cara al Clásico de este miércoles:"Hay que disfrutar del evento".
03-12-2019 | Fuente: abc.es
Trump pasará, pero ¿y AMLO?
El populismo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en sus formas personales, es muy semejante al de Hugo Chávez o Evo Morales. Las «mañaneras» del presidente mexicano ?esos mensajes diarios televisados que en el fondo convierten el Estado en patrimonio del mandatario, sujeto a sus humores y arbitrariedades? son comparables al «Aló, presidente» de Chávez o a la intervención cotidiana en Nicaragua de Rosario Murillo, esposa-vicepresidenta de Daniel Ortega. López Obrador muestra un talante tan similar en muchos aspectos al de esos líderes, que en última instancia la pregunta es si, creyéndose insustituible, forzará su permanencia en el poder, como Chávez-Maduro, Ortega y Morales. En Latinoamérica también ha habido algún presidente de derecha que ha propiciado un cambio legislativo para obtener la reelección presidencial (en Honduras se aprobó una reelección consecutiva), pero ha sido la izquierda de tinte bolivariano la que principalmente ha hecho bandera de este asunto, con un hiperpresidencialismo que incluía la reelección indefinida. Por su parte, el particular populismo de Trump tiene fecha segura de expiración (enero de 2021 o de 2025, según sea o no reelegido el próximo mes de noviembre). Si en su discurso de inauguración, la influencia de Steve Bannon parecía otorgar a Trump el deseo de pilotar un movimiento que cambiara el sistema, poco después quedó claro que el presidente estadounidense no está en ninguna revolución y que tras pasar el tiempo estipulado en la Casa Blanca se seguirá dedicando a sus negocios. López Obrador sí quiere transformar el sistema político, y para ello cuenta con mayoría en las dos cámaras del Congreso. Una reelección tras el sexenio único choca contra uno de los pilares del México moderno ?la revolución de 1910 se hizo precisamente para imponer la no reelección?, pero AMLO también podría mantener su influencia gobernando a través de un sucesor suyo en la presidencia, como en los inicios del PRI. Es aún pronto para que López Obrador haya definido una estrategia. Su alta popularidad le deja abierta ciertas opciones, pero la celebración de su primer año como presidente, este 1 de diciembre, deja un balance negativo en economía y seguridad que puede atarle las manos. Recesión económica El Gobierno se vanaglorió a comienzos de año de que la cancelación de las obras del nuevo aeropuerto internacional de Ciudad de México (NAICM) no estaba afectando a las inversiones y por tanto a la economía. Pero la situación pronto cambió. De vender que la economía de México crecería un 4% anual durante el sexenio, AMLO ha llegado a su primer aniversario como presidente con el país en recesión. Durante el último trimestre de 2018 y los dos primeros de 2019 el PIB del país cayó un 0,1%; desde el verano el crecimiento está en 0,0%, según las propias cifras gubernamentales. Esto podría hacer revisar incluso la mejora del 1,3% que inicialmente preveían el FMI y la Cepal para 2020. La deuda pública, que en los últimos de Peña Nieto fue decreciendo, ahora vuelve a estar en ascenso: puede alcanzar el 53,8% del PIB al término de 2019 y el 54,6% a final de 2020, de acuerdo con la estimación del FMI. Unas cifras ligeramente más bajas han obligado a los gobiernos de Ecuador y de Colombia a aplicar paquetes de reformas, que han causado protestas callejeras contra Lenín Moreno e Iván Duque, respectivamente. Si la fortaleza de líderes como Chávez, Correa y Morales se basó en el ciclo de bonanza de las materias primas ?el incremento de los precios financió el clientelismo del sistema?, AMLO se enfrenta a un ciclo menos expansivo. Incluso en la cuestión petrolera parte de una situación menos ventajosa que Chávez, que cogió PDVSA con un nivel de producción suficiente, a cuya promoción el dirigente venezolano no dedicó inversiones, mientras que el mexicano hereda un PEMEX bajo mínimos, que requiere aportaciones públicas para que tenga un mayor impacto en las cuentas del Estado. Récord de homicidios La seguridad ciudadana ha empeorado y México va camino de superar este año el récord de homicidios dolosos, tanto el marcado por Felipe Calderón (PAN) como luego por Enrique Peña Nieto (PRI). Los 36.685 homicidios de 2018 fueron una importante palanca dialéctica en la campaña electoral del líder de Morena, pero con una gestión luego adversa López Obrador primero cuestionó las cifras para luego mirar hacia otro lado. Como aspectos positivos de la presidencia está una relación de trabajo con Estados Unidos que, aunque no fácil, ha dado sus resultados, como la renovación del tratado de libre comercio de América del Norte (el aumento del salario mínimo en México busca superar las reticencias de los sindicatos estadounidenses) o la aceptación mexicana de contribuir a limitar la llegada de migrantes centroamericanos a EE.UU. En otros asuntos la gestión de López Obrador no ha resuelto problemas que pretendía solucionar, como acabar con el robo de gasolina que se realiza perforando los conductos de combustible (se siguen robando 5.000 barriles diarios). Y en cuento al recién anunciado plan de infraestructuras, de 42.000 millones de dólares para todo el sexenio, aportado principalmente por la iniciativa privada, aún no está cerrada la inversión para el tan prometido Tren Maya.
22-11-2019 | Fuente: elpais.com
15.000 euros de sanción para los ultras que intentaron boicotear ?Mientras dure la guerra? en un cine
Delegación de Gobierno en Valencia considera que los cinco militantes de España 2000 cometieron una infracción grave "contra la seguridad ciudadana en actos públicos"
10-11-2019 | Fuente: abc.es
«La Policía de Bolivia defiende la democracia frente al manoseo del Gobierno»
Pedro Gareca dimitió en 2006 como fiscal general de Bolivia al no querer plegarse a la presión del Gobierno de Evo Morales para «suavizar» la investigación al presidente de la petrolera estatal por un contrato con sobreprecio. «Estoy para servir al país y aplicar la Constitución a todos por igual», asegura que respondió. Ya entonces advirtió la deriva del mandatario. Trece años después, en declaraciones a ABC desde Sucre, pide su renuncia por no respetar la Constitución ni el voto de los ciudadanos. ¿Por qué cree que Morales debe dimitir? Ha consolidado su cuarta violación de la Constitución con un Tribunal Supremo Electoral sometido a él, que no es imparcial. Se interrumpió el recuento y al día siguiente se retomó con una tendencia de aumento a favor de Morales, cuando las auditorías indican que esa tendencia no debía variar. Para permanecer en el Gobierno ha violado cuatro veces la Constitución y ha desconocido el valor del derecho al voto de los bolivianos. ¿Está demostrado el fraude? Las evidencias son muy fuertes: la auditoría previa contratada por el Tribunal Supremo Electoral dice que las elecciones son nulas. Hay otras tres o cuatro auditorías que dicen que hubo adulteración y supresión, favoreciendo a Evo Morales, como las de la universidad, la fundación Milenio y el ingeniero Edgar Villegas. La auditoría de la OEA, mediante un acuerdo de su secretario general con el canciller boliviano, es extemporánea y el pueblo boliviano no la va a reconocer. Luis Almagro dijo en Bolivia que no podía impedir su postulación y esa declaración lo inhabilita como autoridad imparcial. La ciudadanía no cree en Almagro. En vez de nombrar auditores, debería pedir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que interprete si es un derecho postularse indefinidamente por encima de la Constitución. Los derechos humanos son de los ciudadanos. Hay diferencias entre el candidato opositor Carlos Mesa y el líder cívico Luis Fernando Camacho. ¿Perjudica esa división el objetivo común de defender la democracia? De ninguna manera. Los movimientos cívicos empezaron en cabildos en todo Bolivia, que permite la Constitución, y las resoluciones han sido votadas democráticamente. Se ha pedido la nulidad absoluta de las elecciones por fraudulentas y la renuncia del Tribunal Supremo Electoral por no ser imparcial ni transparente. La unidad sigue en torno a la democracia. ¿Cómo es la situación en el seno de la Policía? Como institución que resguarda la seguridad ciudadana por mandato de la Constitución, defiende la democracia y el respeto a la Constitución, los derechos de los ciudadanos, no al Gobierno. La Policía se ha amotinado para que no haya más manoseo de la institución y está marchando con su pueblo. ¿Teme un baño de sangre? Sería un error. Ya se ha perdido la vida de tres jóvenes y hay más de 50 heridos. El Gobierno tiene que ser inteligente y no llamar a los mineros y cocaleros para lanzar dinamita. Los militares no saldrán en defensa del Gobierno y saben las consecuencias si salen a reprimir al pueblo. ¿Cuál es la salida a esta crisis? Ante la magnitud del fraude electoral y las pruebas irrebatibles, Morales debe renunciar. Ha perdido la legitimidad y debe dar un paso al costado, declararse la nulidad de las elecciones y nombrar un nuevo Tribunal Electoral que garantice el proceso.
1
...