Infortelecom

Noticias de sebastian pinera

05-06-2020 | Fuente: abc.es
Piñera retoca su gabinete en medio de las «dos pandemias» que azotan Chile, la sanitaria y la social
Un ajuste limitado en su gabinete ministerial realizó este jueves el presidente chileno Sebastián Piñera. El cambio involucró a tres ministerios, entre ellos dos del equipo político del palacio de La Moneda, en medio de las «dos pandemias» que azotan a Chile, la sanitaria y la social, como las llamó el gobernante. Piñera removió al ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, un independiente que en el pasado estuvo vinculado a la Democracia Cristiana, y en su lugar nombró a Cristián Monckberg, exdiputado del gobernante partido Renovación Nacional y hasta ahora también titular del Ministerio de Vivienda. La llegada de Monckeberg supone el ingreso de su partido al comité político, del cual estaba ausente. El mandatario también sacó a Felipe Ward del Ministerio Secretaría de la Presidencia (SegPres), de la Unión Demócrata Independiente (UDI), y en su lugar instaló al también UDI y hasta este jueves subsecretario de Desarrollo Regional, Claudio Alvarado; este último es reconocido como un experimentado negociador que en el Gobierno anterior de Piñera ocupó el viceministerio de SegPres. Felipe Ward, en tanto, pasó a ocupar la titularidad de Vivienda. Curva ascendente El cambio de gabinete se produce en un momento delicado de la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus, pero no afectó ni al equipo económico y al ministro de Salud, Jaime Mañalich. La suma diaria de infectados por coronavirus dibuja una curva ascendente que llega a casi 120.000 personas contagiadas y más de 1.300 fallecidos, desde el 3 de marzo, cuando se registró el primer caso de Covid-19. El impacto en la economía, que ya venía afectada por las masivas y sostenidas movilizaciones sociales desde octubre del año pasado, así como la paralización de actividades comerciales por los hechos de violencia social, se ha reflejado en una fuerte caída de hasta un -14,3 por ciento de la actividad económica, un aumento del desempleo al 15,6 por ciento en el Gran Santiago (según cifras de la Universidad de Chile) y una fuerte demanda por alimentos para las familias de escasos recursos que rodean las grandes ciudades chilenas, derivada del hecho que casi un tercio de la fuerza de trabajo tiene empleos informales. El complicado escenario ha llevado al Gobierno de Piñera a tramitar proyectos de ley y a tomar medidas administrativas para entregar bonos de emergencia a sectores focalizados de la población que bordean los 80 euros, planes de protección al empleo de las pequeñas y medianas empresas con el uso de fondos para la cesantía, así como la distribución de dos millones y medio de cajas de alimentos a las familias que viven en las poblaciones más vulnerables. La llegada de Claudio Alvarado al Ministerio Secretaria de La Presidencia ha sido interpretada como un empuje a las gestiones y negociaciones para nuevas leyes de protección social que se debaten en el Congreso, donde el Gobierno de Piñera tiene minoría en ambas cámaras. El propio Piñera dijo en su discurso tras la juramentación de sus nuevos ministros, que la prioridad política en estos días es la de sacar adelante un «acuerdo nacional» -que involucra a la oposición- que logre establecer un plan de emergencia para hace frente a la crisis social y económica y que eventualmente pueda involucrar la inyección de unos doce mil millones de dólares, para los próximos 18 meses, hasta cuando termina su Gobierno.
02-06-2020 | Fuente: abc.es
Chile bate récord de muertes diarias por coronavirus y roza ya las 1.200
Chile ha registrado en las últimas 24 horas una cifra récord de 75 muertes diarias por coronavirus, con lo que ya son casi 1.200 las víctimas mortales del Covid-19 en la nación suramericana. La subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, ha informado en la rueda de prensa diaria de este martes que en esta jornada se han contabilizado 75 nuevos fallecidos por el virus, la mayor cifra registrada hasta ahora en un solo día, para un total de 1.188 decesos. Daza ha indicado que, en total, ya son 108.686 los casos confirmados en Chile, de los cuales 3.527 se han detectados en el último día. Hay 21.325 casos activos, entre ellos 1.451 en cuidados intensivos, 326 en estado crítico. Por su parte, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, ha precisado que hay 4.070 profesionales sanitarios contagiados de coronavirus que actualmente están en cuarentena. El ministro de Salud, Jaime Mañalich, ha defendido que las cuarentenas «funcionan», aunque «toma tiempo que tomen efecto». En este sentido, ha avanzado que el miércoles el Gobierno anunciará «decisiones» sobre las cuarentenas en la Región Metropolitana y otras regiones. El Gobierno de Sebastián Piñera se ha negado a declarar una cuarentena nacional por el perjuicio económico que causaría, pero sí ha impuesto cuarentenas «selectivas y dinámicas» para los territorios más afectados, entre otras medidas preventivas. El Gran Santiago y otras comunas de la Región Metropolitana, principal foco del coronavirus en el país, están confinadas, lo que implica que casi la mitad de la población chilena está recluida en su casa. «Vemos números favorables en la Región Metropolitana y que vamos en línea correcta», ha asegurado Mañalich, según informa 'El Mercurio'.
12-05-2020 | Fuente: abc.es
Indultan a un reo por el Covid-19 y regresa a prisión por abusos sexuales y robo con violencia en Chile
Se llama Roberto Rojas Tamarín, tiene 35 años, es chileno y acababa de salir de prisión indultado por el presidente del país austral Sebastián Piñera para frenar la expansión del Covid-19 en las cárceles de su país. Fue el pasado 18 de abril. Sin embargo, la libertad le ha durado poco y vuelve a estar entre rejas. ¿La causa? Fue detenido, junto a otros dos individuos, como presunto autor de los delitos de robo en una vivienda y abusar sexualmente de una de sus moradoras, una joven de 20 años. Ocurrió este lunes en la ciudad de Angol situada en región sureña de La Araucanía, según informa La Cuarta. A Rojas le acompañaban dos sujetos, Saúl Soto, de 27 años y Juan Muñoz, de 34 años, según explicó la Fiscalía de Angol. Su representante, Carlos Bustos, precisó que los tres hombre armados asaltaron con violencia el domicilio, exigieron dinero, sustrajeron 300.000 pesos y aprovecharon la ocasión para agredir a la víctima que se encontraba en el domicilio.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Reo beneficiado con indulto conmutativo por pandemia de <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID19</a> alcanzó a estar 3 semanas fuera de la cárcel: fue detenido en Angol por robo con intimidación y abuso sexual. Fiscal Carlos Bustos de <a href="https://twitter.com/FISCALIA_IX?ref_src=twsrc%5Etfw">@FISCALIA_IX</a> obtuvo prisión preventiva de sujeto y de otros 2 coimputados <a href="https://t.co/0FdefQ5lxf">pic.twitter.com/0FdefQ5lxf</a></p>&mdash; Fiscalía Araucanía (@FISCALIA_IX) <a href="https://twitter.com/FISCALIA_IX/status/1259907947641135109?ref_src=twsrc%5Etfw">May 11, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> En vista de lo ocurrido, las autoridades solicitaron prisión preventiva para los tres sujetos acusados de robo con intimidación, abuso sexual e infracción al artículo 318 del Código Penal, que castiga poner en riesgo la salud pública. Rojas, además, deberá cumplir el resto de su condena en la cárcel de Angol. Se trata del segundo reo beneficiado con indulto conmutativo en ser detenido en la misma ciudad en una semana por delinquir y quebrantar la condena que establece que reclusión domiciliaria. Cumplía una pena por robo en domicilio no habitado.
15-04-2020 | Fuente: abc.es
Perdedores en la pandemia
Todos somos perdedores. En esta crisis nadie se salva, aunque algunos, como China, parezca que sacan ventaja. El gigante asiático saldrá fortalecido pero, por mucho que le pese a Estados Unidos, ya lo estaba antes de que la muerte se hiciera cotidiana. Aun así, Xi Jinping y los suyos tendrán que dar muchas explicaciones y trabajar a conciencia para mejorar su reputación, que de eso también se vive. Algunos dirigentes se entusiasman con el éxito a corto plazo de su popularidad. Los hay que ensayan frases de impacto, como la última de Alberto Fernández: «Prefiero tener 10 por ciento más de pobres y no 100.000 muertos más en la Argentina». La idea de que economía y respirar son fenómenos excluyentes se repite de forma absurda en el kirchnerismo y en el peronismo mal entendido de, entre otras, Irene Montero, esa ministra que pone en ridículo (más) al Gobierno de Pedro Sánchez (y a sí misma) cuando clama por una «salida antifascista a la crisis del coronavirus». Lo hace en una radio (marginal) argentino/ecuatoriana con Alfredo Serrano Mancilla, un andaluz que se hace el sudamericano y al que Nicolás Maduro bautizó el «Jesucristo de la economía», la de su bolsillo (a costa del chavismo y sus satélites), se entiende. Sebastián Piñera no es hombre de frases grandilocuentes. Sobrevivía, a duras penas, en un infierno de hordas desestabilizadoras por no ser hombre de izquierdas. El coronavirus le devolvió la paz a las calles y su imagen de gestor competente. Su popularidad subió, en estas semanas, del 9 al 20 por ciento. Piñera ensaya un desconfinamiento gradual o «desescalada» por zonas y barrios estratégicos. Lo hace con miles de test previos y, por ahora, le funciona. Los muertos en Chile son (hasta ayer) 82. Lo de Jair Bolsonaro (con cerca de 1.500 muertos) es, como lo de Daniel Ortega en Nicaragua, de otro planeta. Son los únicos presidentes latinoamericanos que siguen negando, despreciando o subestimando la pandemia. Sólo ellos y los dictadores de Bielorrusia y Turkmenistán se atreven a tanto.
13-04-2020 | Fuente: as.com
La barbaridad del presidente de Chile sobre los muertos por Covid19 que supera a cualquier otra de Trump
Increíble declaración de Sebastián Piñera que está dando la vuelta al mundo ya que sumó los fallecidos a las cifras de recuperados del coronavirus.
01-04-2020 | Fuente: abc.es
La pesadilla de miles de pasajeros atrapados en cruceros por el coronavirus: «¡Ayudadnos!»
El pasado 7 de marzo, cuando el coronavirus apenas había golpeado a Sudamérica con los primeros casos, zarpaba de Buenos Aires el crucero Zaandam, de la compañía Holland America, con 1.243 pasajeros, muchos de ellos de edad avanzada, y 586 tripulantes a bordo. Debería haber sido una plácida travesía por el cono sur que incluía cruzar el estrecho de Magallanes hasta el Pacífico, para concluir en el puerto chileno de San Antonio el día 21. Pero se convirtió en una pesadilla de final todavía incierto. «¡Ayudadnos!», reclaman los pasajeros atrapados en mitad de la crisis del coronavirus. En los días siguientes a la partida del barco en Argentina, la pandemia fue avanzando y la naviera, perteneciente al grupo estadounidense Carnival, decidió paralizar sus rutas y que los pasajeros regresaran a sus países por avión. Pero cuando el crucero llegó a Punta Arenas, en el sur de Chile, se les impidió desembarcar. Al día siguiente, el presidente Sebastián Piñera ordenaba cerrar todos los puertos de ese país. El Zaandam siguió navegando hacial el norte, hasta Valparaíso, sin que se autorizara tampoco a sus pasajeros o tripulantes tomar tierra. Entre tanto, empezaban a detectarse casos de contagiados por coronavirus entre pasajeros y tripulantes. Tampoco Perú le dejó desembarcar, ni ninguno de los países por los que ha ido pasando después. Siguieron hacia Panamá, con intención de cruzar el Canal hacia el Caribe y llegar hasta Florida, en EE.UU. Mientras aguardaba el permiso para atravesar el istmo, Holland America informó el pasado viernes de la muerte de cuatro personas a bordo, mientras que otras dos habían dado positivo por coronavirus y cerca de 150 tripulantes y pasajeros presentaban síntomas griposos. Evacuación masiva y traslado a otro crucero Al día siguiente, cientos de pasajeros aparentemente sanos fueron evacuados y transferidos a otro crucero de la misma compañía, el Rotterdam, que acudió a auxiliar al Zaandam desde Puerto Vallarta (México). Tras la resistencia inicial, las autoridades permitieron a ambos barcos cruzar el Canal de Panamá y adentrarse en aguas del Caribe. Sin ningún otro país donde poder atracar, se dirigieron al Puerto Everglades en Fort Lauderdale, en la costa del sureste de Florida, el estado donde tiene su sede el grupo Carnival. Sin embargo, tampoco allí son bienvenidos de momento. «Nosotros vemos esto como un gran, gran problema, y no queremos que se descargue gente en el sur de Florida ahora», afirmó con contundencia el gobernador del estado del sol, Ron DeSantis. El presidente de Holland America, Orlando Ashford, denunció en un comunicado el síndrome de «no es mi problema» por parte de los diferentes países. «Están centrados lógicamente en la crisis del Covid-19», indicó, pero adviertió de que «esán dando la espalda a mieles de personas abandonadas en el mar». A su juicio, «darle con la puerta en las narices a esa gente traiciona nuestros valores humanos más profundos». A los casos del Zaandam y el Rotterdam se ha sumado un tercero, el del crucero Coral Princess, que también se dirige hacia el mismo puerto de Florida desde Sudamérica. Este barco, también perteneciente al grupo Carnival, ha alertado de que abordo hay un número «por encima de lo normal» de personas con síntomas parecidos a la gripe. «La historia nos juzgará por las decisiones que tomemos en este tiempo terrible», afirma la pasajera Laura Gabaroni El Servicio Guardacostas de EE.UU., por su parte, ha advertido a los cruceros, aunque pertenezcan a compañías con sede en Miami, que podrían estar varados «indefinidamente». Sin embargo, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha urgido a las autoridades de Florida a acoger al Zaandam y que llamaría a DeSantis para que permitiera a las personas a bordo desembarcar. Una de las pasajeras del Zaandam que fue transferida al Rotterdam, Laura Gabaroni, «implora» a través de Facebook a las autoridades locales, estatales y federales para que los barcos puedan atracar y las personas a bordo regresen a sus casas. En opinión de esta estadounidense de origen argentino, la actitud del gobernador de Florida es «inamericana» y «EE.UU. debería asumir la responsabilidad con sus ciudadanos en apuros. «La historia nos juzgará como país por las decisiones que tomemos en este tiempo terrible».
20-03-2020 | Fuente: abc.es
El coronavirus obliga a Chile a aplazar su referéndum sobre la Constitución hasta octubre
La pandemia del coronavirus ha obligado a las autoridades de Chile a postergar el plebiscito que decidirá el cambio de la Constitución y la modalidad de su elaboración. El referendo originalmente previsto para el próximo 26 de abril ha quedado postergado para el 25 de octubre, como anunció este jueves la presidenta del Senado, Adriana Muñoz. El acuerdo alcanzado en el Congreso con la participación de todas las fuerzas políticas representadas en ambas cámaras llegó después de que se agudizara la crisis sanitaria, aumentaran los casos de contagio y las proyecciones gubernamentales indicaran que el momento más complejo para Chile vendrá a fines de abril y mayo. El plebiscito al que concurrirán casi 15 millones de chilenos es parte de los acuerdos políticos generados por las masivas movilizaciones sociales que se iniciaron en octubre pasado y que se sostuvieron hasta hace dos semanas. La consulta permitirá que los chilenos decidas continuar o terminar con la Constitución de 1980, escrita durante la dictadura del fallecido general Augusto Pinochet. Durante sus 30 años de vigencia ha sufrido decenas de modificaciones, sin embargo mantiene disposiciones que hoy encuentran fuerte resistencia, como el carácter subsidiario del Estado y el no reconocimiento de derechos sociales. En el referendo que ahora se realizará en octubre los votantes elegirán entre el «Apruebo» el cambio constitucional, apoyado por un amplio arco político, y el «Rechazo» a una nueva Carta Magna y mantener la vigencia de la actual, opción que apoya una parte mayoritaria de las fuerzas de derecha que apoyan al gobierno de Sebastián Piñera. Una segunda papeleta de voto consultará sobre el mecanismo para elaborar la nueva Constitución, para lo que se proponen dos opciones: una Convención Mixta, integrada por la mitad de congresistas y la otra mitad por delegados elegidos por la ciudadanía; la otra opción es la Convención Constitucional, formada por 155 delegados, todos elegidos por votación popular y con paridad total. El inicio de la crisis sanitaria ?que este jueves mantenía a más de 430 personas con contagio confirmado, la mayoría en Santiago, la capital chilena- frenó en seco la campaña proselitista de las opciones del plebiscito que ya se manifestaba en las calles y con salidas masivas de activistas involucrados en los llamados «puerta a puerta». Una campaña que va más allá del plebiscito pues, dado que todas las encuestas dan por ganadora la opción «Apruebo» junto a la Convención Constituyente, la elección de quienes integren el órgano redactor de la nueva Carta Magna quedó fijada para el 4 de abril del próximo año, fecha en la que también serán elegidos más de 350 alcaldes, los concejos municipales y quince gobernadores regionales. El nuevo calendario electoral chileno, cruzado por las masivas movilizaciones iniciadas en octubre y ahora por la expansión de la pandemia viral, pondrá en juego la administración del presidente Piñera, quien aparece con apenas un 10 por ciento de aprobación en los días previos la crisis sanitaria. El gobierno anunció el jueves un paquete de medidas económicas de casi 12 mil millones de dólares, orientado a mantener el funcionamiento global de la economía, evitar la quiebra de empresas y la destrucción de empleos. Ya ha puesto el país bajo Estado de Catástrofe y ha delegado funciones de custodia a las cadenas de abastecimiento a las Fuerzas Armadas, aunque todavía no se decreta el aislamiento total de la población.
18-03-2020 | Fuente: abc.es
Chile decreta el estado de excepción para afrontar el Covid-19
El presidente Sebastián Piñera declaró este miércoles el Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe en Chile por 90 días, con el objetivo de hacer cumplir las medidas sanitarias y frenar la expansión del coronavirus que tiene -según cifras oficiales- a 238 personas contagiadas, ocho de las cuales están hospitalizadas, sin que se registren fallecidos hasta ahora. La medida excepcional permite a Piñera entregar parte de la gestión de la crisis a los militares, particularmente la custodia de los centros de salud, la cadena de logística de traslado de medicamentos e insumos médicos, el cumplimiento del aislamiento de las personas afectadas, garantizar la distribución de abastecimiento alimentario, y el resguardo de las fronteras, entre otras medidas. Aunque no fue parte del mensaje presidencial de esta mañana, en paralelo los congresistas chilenos y los partidos políticos están en pleno debate sobre la necesidad de suspender el plebiscito constitucional previsto para el próximo 26 de abril y que fue programado como uno de los principales acuerdos producidos por la rebelión social que movilizó a millones de personas a partir de octubre de 2019. Aunque hay un acuerdo mayoritario para la postergación del plebiscito, todavía hay incertidumbre sobre el mejor momento para realizarlo, ya que además están previstas las elecciones municipales para octubre de este año. La crisis sanitaria creada por el coronavirus ha obligado al Gobierno de Piñera a escalar en corto tiempo los estados de emergencia y la calificación de las fases de expansión que, con los anuncios de hoy llegaron a sus topes máximos. A partir de ahora, vendrán las medidas concretas que faculta el Estado de Catástrofe, entre las que se encuentran el cierre tránsito entre ciudades o regiones, el uso de instalaciones de las Fuerzas Armadas y la salida de éstas a a las calles para el eventual control de medidas como un toque de queda. Especulación y acaparamiento El Gobierno ha recibido fuertes presiones de los alcaldes -principalmente de la Región Metropolitana, donde se concentra casi la mitad de la población chilena- y del Colegio Médico para cerrar los grandes centros comerciales y la suspensión total de clases en todo el sistema educativo, medidas que fueron finalmente adoptadas. Ahora desde el Congreso y distintas organizaciones de sociedad civil ejercen fuerza para que el gobierno anuncie medidas económicas para mitigar la crisis, principalmente para los sectores más pobres que, obligados a cumplir cuarentena, no tienen recursos para sobrellevar la crisis. También la población está a la espera de que el Gobierno congele o fije precios a una cantidad de artículos ?entre ellos medicinales- cuyo costo se ha disparado por la especulación y el acaparamiento. «Las facultades que permite este Estado de Catástrofe y las medidas específicas que correspondan, se adoptarán en forma progresiva, según la evolución de este virus y se informarán oportunamente a toda nuestra población», dijo Piñera esta mañana, mientras su ministro de Salud, Jaime Mañalich auguraba que el brote tendría unas doce semanas de duración, pero descartó por ahora el confinamiento de la población, como han hecho algunos países de Europa.
04-03-2020 | Fuente: abc.es
Uruguay, una vez más, demostró que es un país con conciencia democrática de raíces profundas. La «Ceremonia de compromiso de honor constitucional», como se conoce a la investidura presidencial, fue una muestra de ello. Las formas y el fondo, que se apreciaron en la asunción de Luis Alberto Lacalle Pou, el pasado domingo, oxigenan un Cono Sur que vive momentos de tensión e incertidumbre. El «maestro de ceremonia» de traspaso de poder, de quince años de Gobiernos del Frente Amplio, fue el senador más votado: el expresidente socialista José «Pepe» Mujica. El libreto, con el himno nacional incluido, se ajustó a la letra y la música constitucional y evitó retóricas circenses modelo España o Argentina. En la cuestión de fondo, el discurso de Lacalle Pou recuperó y expuso el espíritu genuino de la democracia. «Somos inquilinos del poder, empleados de los ciudadanos», reconoció. La tentación de afilar el cuchillo (tiene 35) y despellejar a sus antecesores como reses camino a la parrilla quedó lejos. «Nos negamos ?advirtió- a que esta nueva etapa sea cambiar una mitad por la otra de la sociedad». Dicho de otro modo, «estamos para continuar lo que se hizo bien, para corregir lo que se hizo mal y sobre todo, para hacer lo que no se supo o no se quiso hacer en estos años». Los aplausos eran del Rey, de los presidentes Mario Abdo Benitez, Ivan Duque, Jair Bolsonaro y Sebastián Piñera pero también y con energía, del resto de la Cámara y de Mujica. Hay un «cambio de época» en Uruguay, hay un presidente que reconoce ?y lo dice- el valor de los periodistas y su derecho a la crítica, hay un hombre que entiende que es necesario, «el diálogo constante con los partidos políticos que no forman parte de nuestro Gobierno», hay un líder que asume que, después de las palabras, tiene que venir «la acción» para resolver los problemas. Hay un estadista que respeta las diferencias y las libertades sin hacer espectáculo. Lo mismo, lo mismo, que en España.
01-03-2020 | Fuente: abc.es
Un referéndum constitucional para cerrar las heridas de Chile
Cuando todavía humean las calles de Chile -el fin de semana pasado la réplica de las protestas llegó al festival de la Canción de Viña del Mar-, el país se enfrenta a unos meses decisivos. Esta semana echó a andar la campaña para el plebiscito en el que los chilenos decidirán si se reemplaza o no la actual Constitución, aprobada durante la dictadura de Pinochet, en 1980, que algunos sectores consideran el origen de las desigualdades que sufre el país. Este referéndum, que será votado el próximo 26 de abril, fue, junto a la implementación de una «Nueva agenda social», la principal medida adoptada por el presidente Sebastián Piñera, con el consenso de los principales partidos políticos, para sofocar las protestas y recuperar el pacto social. Una pacto social roto el pasado mes de octubre por unas protestas, extremadamente violentas, contra la subida de las tarifas del metro. La medida, a pesar de su pronta retirada por parte del Gobierno, hizo aflorar el malestar soterrado que latía en la sociedad chilena. Las movilizaciones se multiplicaron por todo el país durante los meses siguientes, dejando más de una treintena de muertos, miles de heridos y detenidos y una imagen muy deteriorada de Chile por las denuncias de abuso de la fuerza y violación de derechos humanos. También golpearon duramente a la economía, que sufrió importantes pérdidas (el país tuvo que renunciar a acoger la Cumbre del Clima, CO25, que finalmente se celebró en Madrid). Casi seis meses después del 18-O, Chile se enfrenta a cuatro grandes desafíos, según explica a ABC Cristian Pizarro, asesor de la dirección del periódico chileno «El Mercurio». «El primero es recuperar el pacto social en el país, que se ha quebrado en estos meses. Sin ese elemento ningún país puede salir adelante; el segundo, recuperar el orden público: la violencia se ha instalado con mucha fuerza en los últimos meses, y mientras eso no se erradique va a ser muy compleja la salida de esto». Desorden generalizado Pizarro, de visita en Madrid, cree que los violentos que están detrás de las protestas, «que son una minoría pero que tiene una gran capacidad para generar violencia y hacer daño logrando cobertura mediática», no van a calmarse ni con una nueva Constitución ni con la agenda social. «Buscan un desorden generalizado del país. De alguna manera están desafíando la autoridad. Las medidas que se están tomando apuntan a los sectores moderados de la sociedad, que constituyen la mayoría». El tercer desafío que debe afrontar el país es este plebiscito, el primero desde 1989, cuando se votó a favor de una serie de cambios a la Constitución del 80 y que fueron aquellos que permitieron la transición. Con dos meses por delante de campaña, que probablemente reavive la tensión social, la aprobación de un nuevo texto cuenta,hasta ahora, con el 67% de apoyo, frente al 27% que está en contra, según la consultora Cadem. «La opción Apruebo empezó con una altísima aprobación, sin embargo el rechazo a una nueva Constitución ha ido creciendo, fundamentalmente por la violencia y el desorden que todavía subsiste en el país. Aquellos que han dicho que apoyan el rechazo -puntualiza-, lo hacen buscando una serie de reformas sobre el texto actual, que no consideran contiene elementos muy rescatables que han permitido el desarrollo del país, pero que sin duda requiere de cambios sin tener que empezar de cero». Los que aprueben una nueva Constitución deberán decidir también «si quieren que el nuevo texto lo elabore una asamblea constituyente, elegida íntegramente por la ciudadanía; o que la elabore una asamblea mixta, elegida por ciudadanos y parlamentarios». Independientemente de la opción que gane, Pizarro ve con cierta preocupación las expectativas que la formulación de una nueva Carta Magna está generando entre la población chilena, «se cree que ese nuevo texto va a solucionar los problemas de esta crisis. Las Constituciones son grandes reglas del juego dentro de las cuales se deben generar las políticas públicas y los programas de gobierno que prefieran, a través de las elecciones, la gente. El ciudadano no va a advertir un cambio inmediato, y puede no ver cumplidas sus expectativas. Esto podría llevar a nuevos malestares y eventuales estallidos porque la gente va a pensar que la han engañado. Todos deben ser responsables en regular estas expectativas». El último desafío que afronta Chile tiene que ver «con los temas de desigualdad e inclusión -algo que arranca hace más de 30 años- que están en la base de esta crisis. El país no puede soslayar estos asuntos », subraya. En ese sentido, el Gobierno del presidente Piñera ha puesto encima de la mesa una agenda social, entre cuyos principales medidas está la reforma del sistema de pensiones. «Antes de las protestas había una propuesta que luego fue modificada, debido al conflicto, contandose hoy con una normativa mucho más beneficiosa para las personas». La «Nueva agenda social», impulsada por Piñera cinco días después de estallar las protestas, incluye temas sociales -pensiones, salud, precio de los medicamentos, un ingreso mínimo garantizado- y políticos -reducción de parlamentarios, de dietas y de mandatos de reelección-. «Estos últimos aspectos, conforman una especie de agenda, anti abusos y privilegios que es muy importante que tenga éxito. Uno de los problemas con los que ha nacido esta agenda social es que requiere de un incremento de fondos por parte del Gobierno justo en un momento en el que el país ha sufrido importantes pérdidas económicas -se calcula en más de 3.300 millones de dólares-. Chile se enfrenta además a una disminución importante de su crecimiento económico. El 3% previsto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) el pasado mes de octubre se ha reducido al 0,9%. «El Gobierno ya dijo que tenía que hacer ajustes en la billetera fiscal, y está en un plan de ahorro muy profundo», indica Pizarro. El presidente Piñera, cuyo índice de popularidad ronda el 10%, reconoció el pasado enero, ante un grupo de empresarios, que «sin crecimiento económico, no hay ninguna agenda social sustentable». Por este motivo, el Congreso aprobó esta semana la ley de modernización tributaria, que según el presidente chileno es «más eficiente, equitativa y da certezas jurídicas», y que favorecerá «el crecimiento económico», creando empleo. «Soy un convencido que a pesar de todas las dificultades expuestas, Chile cuenta con capital político y social suficiente para superar estos desafíos. Hemos atravesado por crisis peores y las hemos sorteado con éxito. Soy optimista respecto del futuro de mi país», concluyó Pizarro.
1
...