Infortelecom

Noticias de salud

01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Todas las partes del conflicto sirio reclutan niños de doce, once e incluso diez años», denuncia Unicef
«Los niños no pueden esperar a que las guerras terminen cuando hay crisis que amenazan su supervivencia inmediata y su futuro a largo plazo en proporciones catastróficas», afirma el director de programas de emergencia de Unicef, Manuel Fontaine. «Los niños son los más vulnerables cuando los conflictos o los desastres causan el colapso de servicios esenciales como la atención sanitaria, el agua y el saneamiento. Si la comunidad internacional no toma medidas urgentes para proteger y proporcionar asistencia vital a estos niños, se enfrentan a un futuro cada vez más oscuro», sentencia en el Informe de Acción Humanitaria para la Infancia 2018, que asegura que uno de cada cuatro niños viven en países afectados por conflictos. Con estas palabras, Fontaine se refiere a las principales víctimas de aquellos países que viven inmersos en una guerra, como Siria, que en marzo entrará en su octavo año de contienda civil; Yemen, Irak, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, Nigeria.. Estos niños, refugiados, desplazados de sus hogares, son los principales destinatarios del plan de acción humanitaria de la agencia de la ONU para este 2018. Presentado ayer en Madrid, la organización hace un llamamiento urgente por valor de 3.600 millones de dólares (unos 2.900 millones de euros). Una cantidad que irá destinada para «proporcionar asistencia vital a 48 millones de niños que viven en 51 paíes en situación de emergencia». El 84% de ese dinero será para trabajar en países afectados por crisis humanitarias derivadas «de la violencia y el conflicto». «Es el llamamiento más grande de la historia», aseguró ayer, durante la presentación, Javier Martos, director ejecutivo de Unicef Comité Español, que subrayó que en «2017 se acentuó la repercusión de los conflictos». De ahí que el plan de acción humanitaria destine una parte importante de sus recursos económicos a Siria y Yemen. Casi ochocientos millones de euros serán para ayudar a los 6,9 millones de niños desplazados por el conflicto sirio a los países vecinos, como Líbano, Turquía, Jordania, Egipto e Iran; mientras que algo menos de 300 millones de euros irán destinados para los desplazados internos. En cuanto a Yemen, que lleva dos años inmerso en otra guerra civil, se ha previsto una cantidad de unos 270 millones de euros para sofocar las necesidades más urgentes -entre ellas una epidemia de cólera que habría afectado a un millón de personas, la mitad de ellos niños-. Crisis de los rohingyas Martos hizo hincapié también en el «repunte de la violencia» en Myanmar, lo que ha provocado el desplazamiento de miles de niños rohingyas a Bangladesh, donde viven hacinados en campos de concentración como el de Kutupalong, en Cox's Bazar (Bangladesh). Con una extensión de 3.000 acres y una capacidad originariamente para 200.000 o 250.000 personas, en la actualidad sobreviven en él 688.000 personas, de las que el 60% son niños. Durante una conexión en directo con Kutupalong, la jefa de operaciones de Unicef en Bangladesh, Sara Bordas, explicó cuáles eran los principales retos a los que tienen que enfrentarse en un espacio tan hacinado, como «crear puntos de agua, pozos; construir letrinas para hombres y mujeres..». Unicef es la agencia humanitaria que lidera la respuesta de agua, saneamiento e higiene durante las emergencias, proporcionando más de la mitad de los servicios de emergencia de este ámbito en las crisis humanitarias de todo el mndo. «117 millones de personas carecen de acceso a agua potable, y en muchos países afectados por conflictos mueren más niños debido a enfermedades causadas por agua sucia y un saneamiento pobre que por la violencia directa», explica Fontaine en el informe. «Sin acceso a agua y saneamiento los niños enferman, y a menudo no pueden recibir tratamiento porque los hospitales y los centros de salud no están en funcionamiento o están saturados. La amenaza es mayor porque millones de niños se enfrentan a niveles de desnutrición que ponen en riesgo su vida, lo cual les hace más susceptibles a las enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera. Esto crea un círculo vicioso de desnutrición y enfermedad». Niños rohingya se asoman por la ventana de un centro de enseñanza temporal apoyado por UNICEF en Bangladesh. - FACEBOOK UNICEF Otras de las prioridades de Unicef, dentro del campo de Kutupalong, es la creación de «centros de salud y nutricionales, y espacios educacionales» que, en diferentes turnos, intentan atender al mayor número de menores posible. El objetivo de estos espacios es «retablecer la normalidad de los niños», indicó Bordas. También han puesto en marcha un centro de protección de la infancia para «identificar los casos más vulnerables», como los niños que llegan al campo de refugiados solos, tras haber visto como eran asesinados sus padres, o aquellos que tienen a su cargo varios hermanos, así como las adolescentes que han sufrido violencia de género. Sara Bordas ha sido testigo de la evolución de los menores desde el ingreso en el campo, muchos de los cuales llegaron en septiembre pasado tras la gran crisis del mes de agosto. Recordó, con gran satisfacción, que los primeros dibujos que realizaban los niños con referencia a escenas de violencia y asesinato de sus familiares, habían dejado paso, cuatro meses después, a paisajes con flores. Niños soldado en Siria La presentación de ayer contó también con la intervención de Fran Equiza, representante de Unicef en Siria, que comenzó su intervención refiriéndose a uno de los últimos grandes desplazamientos dentro del país debido a los bombardeos: «200.000 personas están huyendo de Idlib hacia ciudades como Alepo, Hama o Tartus». Desde que comenzó la guerra, en marzo de 2011, se ha producido un total de «2,5 millones de desplazamientos de niños fuera de Siria y tres milllones dentro del país», indicó Equiza, que denunció uno de los peligros a los que se enfrentan estos menores: «Todas las partes del conflicto reclutan niños de doce, once e incluso diez años». Estos pueden ser utilizados «en acciones auxiliares o en primea línea, en el frente», donde pueden estallar minas. La mutilación, la falta de agua, el frío.. son algunos de problemas que afectan a estos niños y que Unicef intenta paliar con la entrega de equipos especiales, pero que no llegan a todo el mundo. «En Siria hay 150.000 niños sin ropa de abrigo, y 800.000 en los países vecinos», lamenta Equiza. La vacunación es otra de las prioridades en un país donde el año pasado fueron detectados 74 casos de polio, «enfermedad que se consideraba casi erradicada». También puso la voz de alerta en la región de Guta Oriental, a las afueras de Damasco, que está sitiada desde hace cuatro años. Allí el índice de desnutrición entre los niños ha alcanzado el 11,9%. «Y desde hace semanas no nos dejan entrar para llevar ayuda humanitaria», se lamenta. Pero el mayor reto al que se enfrenta Siria es la reconstrucción de sus sistema educativo. «Con la guerra se marcharon 150.000 profesores, y una de cada tres escuelas fueron destruidas». Hasta el momento, Unicef ha reconstruido 600 centros y en 2017 dio formación a 10.000 profesores. «Es preciso que los niños vayan a la escuela para convivir con otros niños. Siria tiene mucho futuro, pero lo que más necesitan los niños es aprender, porque lo que han visto a sus mayores no es lo normal», indica Equiza, haciendo referencia a la violencia que existen en las aulas, tanto entre los niños, «porque es lo que han visto», como en los profesores. «El modelo de sociedad en Siria depende de lo que hagamos ahora», setencia. Educación y agua potable Es precisamente la educación la partida a la que Unicef destinará gran parte de los 2.900 millones de euros, con un 25%. Esto permitirá que 8,9 millones de niños tengan acceso a programas oficiales y extraescolares de educación básica. Le sigue, con el 21%, la inversión en agua, saneamiento e higiene, lo que permitirá a 35,7 millones de personas acceso a agua potable; el 18% será para nutrición, de tal manera que 4,2 millones de niños serán tratados contra la malnutrición; el 12% se destinará a salud (10 millones de niños serán vacunados contra el sarampión), y el 11% a protección de la infancia (3,9 millones tendrán acceso a ayuda psicosocial). La gente hace cola para recoger agua suministrada por caminos de Unicef en Sana (Yemen) - UNICEF/UN057350/Algaba Siete emergencias En estos momentos, se calcula que aproximadamente 85 millones de niños y niñas necesitan ayuda humanitaria. Para Unicef los escenarios más urgentes a los que llevar ayuda son siete: Siria y los países vecinos siguen siendo escenario de la vulneración de los derechos más básicos de 11 millones de niños después de casi 7 años de conflicto. En Yemen, después de casi dos años de guerra, la infancia afronta una crisis de cólera sin precedentes. De 1 millón de casos sospechosos que hay en el país, la mitad son niños. En Nigeria y la cuenca del lago Chad la violencia ha desplazado a 4,3 millones de niñas y niños. En Irak la escalada del conflicto ha provocado que casi 9 millones de personas necesiten ayuda humanitaria. En Sudán del Sur, miles de niños son reclutados por grupos armados y 2 millones no pueden ir a la escuela porque no son seguras. En República Democrática del Congo el número de personas desplazadas en el país es el doble que en enero 2017, llegando a 4,1 millones. Bangladesh ya acoge a más 655.000 personas de la comunidad rohingya que huyen de la violencia en Myanmar. Los más vulnerables, los niños que han llegado solos y están expuestos a cualquier tipo de maltrato o abuso.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Pelotazo» inmobiliario del Podemos portugués de más de 4 millones de euros
El Bloco de Esquerda, partido equivalente a Podemos aunque lleva 18 años en el horizonte político, vive la mayor crisis de su trayectoria por culpa del ?pelotazo? inmobiliario protagonizado por Ricardo Robles, concejal en el Ayuntamiento de Lisboa. Resulta que el representante municipal había comprado en 2014 un edificio en el barrio histórico de la Alfama por 350.000 euros en una subasta convocada por el Ministerio de Salud. En plena explosión inmobiliaria, especialmente impulsada desde que Madonna se instaló en la capital portuguesa, hoy su valor se ha multiplicado y lo ha vendido por cinco millones de euros. Es decir, ha logrado una plusvalía de 4,650 millones de euros. Las acusaciones de hipocresía política no se han hecho esperar, especialmente porque se trata de una formación populista que suele agitar la bandera contra la especulación. Obviamente, Robles se ha enriquecido en poco tiempo y saca tajada después de haber invertido 600.000 euros para rehabilitar el edificio, que es precisamente el gran negocio en Lisboa, donde abundan los bloques abandonados que hoy exhiben una gran rentabilidad en vista de que se ha convertido en la ciudad europea de moda. La subsiguiente polémica generada le ha estallado en las manos al concejal, quien pasó de negarse a dimitir a renunciar a todos sus cargos ya que su situación era insostenible. Pero es que, además, ahora sale a la luz que la secetaria general del Bloco de Esquerda, Catarina Martins, también se halla implicada en la red inmobiliaria, pues ejerce como socia de una empresa de turismo rural en Guarda. Contradicciones de la «geringonça» El Partido Socialista, que necesita del BE tanto a nivel nacional como local, se ha quedado estupefacto ante la situación, pero mantiene una actitud pública prudente, mientras que los conservadores del PSD y del CDS-PP claman contra el doble juego del partido bisagra. Inicialmente, Ricardo Robles intentó defenderse argumentando que mantenía a inquilinos de renta baja y que en ningún momento había pensado en ejecutar alguna forma de desahucio porque no entraba dentro de sus planes. Pero, finalmente, no le ha quedado más remedio que apartarse del camino, incluso aunque se pueda llevar por delante la función del BE a nivel nacional, porque se ha afianzado en el papel de garantizar el contrapeso izquierdista de cara a un socialismo que se reinventa tras el escándalo de corrupción del ex primer ministro José Sócrates. Catarina Martins trató de acabar con la controversia terciando en el asunto, pero al revelarse su negocio no ha conseguido más que debilitar más su ya maltrecha credibilidad. Son las contradicciones de la ?geringonça? (palabra en la lengua de Camoes que designa la fórmula de Gobierno por la que han optado, en absoluto una verdadera coalición), tan alabada en los últimos meses por Pedro Sánchez. Se da la circunstancia de que el caso de Pablo Iglesias y su vivienda de lujo tuvo un amplio eco en Portugal. Ahora sus correligionarios caen en las mismas prácticas. Les llueven las críticas, especialmente desde el lado del Partido Comunista, el otro socio gubernamental que sustenta a los socialistas pero que raramente se alinea con sus posturas. Ahora el escepticismo de Jerónimo de Sousa crece mientras comprueba que el doble discurso se ha apoderado del Bloco de Esquerda, tal como demuestran las circunstancias.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Israel deporta a la segunda activista española que viajaba hacia Gaza
La enfermera y activista española Emilia Nacher, detenida por Israel el domingo cuando trataba de romper el bloqueo marítimo a Gaza a bordo del barco «Al Awda», continúa bajo arresto en el país a la espera de ser deportada este jueves, mientras su compañera Lucía Mazarrasa llegó el miércoles a España tras ser expulsada. «Las autoridades israelíes comunicaron hoy a la embajada de España que han decretado la orden de expulsión» de Nacher, confirmaron a EFE fuentes de Exteriores españolas. La legislación local le da derecho a ser presentada ante un juez antes de ser expulsada del país, para poder alegar contra la decisión en ese sentido del Ministerio de Interior, que habitualmente las cortes ratifican. Mazarrasa, de 69 años, enfermera jubilada y educadora de Salud Pública, fue deportada la madrugada del jueves en un vuelo de la aerolínea israelí El Al, tras firmar un documento en el que aceptaba hacerlo voluntariamente. «Lucía ha llegado lógicamente cansada, aunque con ánimo. Nos ha contado que les han tratado con bastante violencia. Han sido golpeados, zarandeados e incluso a alguno le han tirado por la escalera. El trato ha sido muy violento», ha declarado a EFE Sandra Barrilaro, portavoz del grupo Rumbo a Gaza, que ha acudido a recibir a Mazarrasa en el aeropuerto madrileño de Barajas. «Les han dado descargas eléctricas con las táser (pistola de descargas) y la sensación que tienen es que el asalto ha sido muy, muy violento», ha añadido. Por el momento, ni el movimiento Rumbo a Gaza ni las abogadas que atienden en Israel a los detenidos han presentado ningún documento médico que confirme las supuestas agresiones. Dos de las abogadas, Maysana Murani y Gaby Lasky, negaron a EFE que les consten heridas o daños a la veintena de extranjeros arrestados. Esta última ha señalado que varios «denunciaron que se utilizaron contra ellos las táser y que algunos fueron golpeados», pero ha asegurado que «todos están bien ahora». El Ejército israelí niega toda acusación de maltrato y asegura que el asalto a la embarcación y la detención de sus ocupantes se llevó a cabo siguiendo las reglas internacionales y sin hacer un uso excesivo de la fuerza. «Cuando accedieron al barco, que navegaba en una provocación para violar el bloqueo marítimo legal a la Franja de Gaza, las tropas de las Fuerzas de Defensa de Israel usaron fuerza proporcional para reducir a los provocadores a bordo de la embarcación», ha asegurado una portavoz preguntada por EFE. «La Marina israelí está entrenada para ejecutar este tipo de misiones y lo ha hecho de forma profesional y responsable durante muchos años. En comparación con experiencias previas de la Marina en eventos similares, no se reportó ningún evento extraordinario», ha agregado la militar. Tres barcos hacia Gaza El «Al Awda» (El Retorno, en árabe), forma parte de una flotilla de tres barcos, este y los «Freedom» y «Falestine» (Palestina, en árabe), que partió de Escandinavia a mediados de mayo e inició una ruta hacia Gaza durante la cual se ha detenido y hecho campaña contra el bloqueo en 28 puertos. El «Freedom» que continúa navegando hacia la Franja, actualmente por las aguas cercanas a Alejandría, lleva a bordo a otro ciudadano español, Francisco Canales, concejal de Alajar (Huelva), y podría también ser abordado y detenido por la Marina israelí en los próximos días. Noruega ha exigido a Israel que explique la base legal para la captura del barco, que tiene bandera del país, y está dando asistencia consular a cinco de sus nacionales que fueron detenidos a bordo, ha informado este jueves el digital israelí Ynet. Fin al bloqueo Esta es la última iniciativa de denuncia para exigir que Israel ponga fin a once años de bloqueo sobre Gaza, iniciado cuando el movimiento islamista Hamás tomó el poder por la fuerza en junio de 2007 y que se mantiene por tierra, mar y aire y con el apoyo de Egipto, que también cierra su frontera de Rafah. Los barcos portaban ayuda humanitaria, sobre todo medicamentos, asegura la organización, aunque su valor principal es reiterar la denuncia del cerco al enclave palestino y exigir a la comunidad internacional que fuerce a Israel a ponerle fin.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Venezuela vuelve al trueque: un conductor pagar la gasolina con tres mangos
La crisis económica en Venezuela sigue hundiendo al país. La falta de efectivo, la hiperinflación, la corrupción, las devaluaciones y el control de precios en los productos básicos son los únicos resultados que ha dejado la gestión del Gobierno de Nicolás Maduro. Una economía destinada al fracaso que ha llevado al colapso de todos los servicios: salud, educación, infraestructuras y transporte público. Recientemente, Maduro anunció subsidiar la gasolina a los portadores del «carnet de la patria», los que no lo tengan cuando entre en vigor la medida tendrán que comprar el combustible a precio del mercado internacional o en su defecto, el que establezca el régimen. Sin embargo, en el vídeo se muestra como dada a la situación crítica que asola al país, un conductor que no tiene efectivo por la escasez de dinero paga con tres mangos al trabajador de la estación de servicio para que le llene el depósito con combustible. Tres mangos pesan aproximadamente un kilo que se compra por 800.000 bolívares. Por el depósito completo de gasolina se paga 100 bolívares, esto significa que este conductor pudo haber llenado 800 tanques de combustible por el mismo monto.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Venezuela vuelve al trueque: un conductor paga la gasolina con tres mangos
La crisis económica en Venezuela sigue hundiendo al país. La falta de efectivo, la hiperinflación, la corrupción, las devaluaciones y el control de precios en los productos básicos son los únicos resultados que ha dejado la gestión del Gobierno de Nicolás Maduro. Una economía destinada al fracaso que ha llevado al colapso de todos los servicios: salud, educación, infraestructuras y transporte público. Recientemente, Maduro anunció subsidiar la gasolina a los portadores del «carnet de la patria», los que no lo tengan cuando entre en vigor la medida tendrán que comprar el combustible a precio del mercado internacional o en su defecto, el que establezca el régimen. Sin embargo, en el vídeo se muestra como dada a la situación crítica que asola al país, un conductor que no tiene efectivo por la escasez de dinero paga con tres mangos al trabajador de la estación de servicio para que le llene el depósito con combustible. Tres mangos pesan aproximadamente un kilo que se compra por 800.000 bolívares. Por el depósito completo de gasolina se paga 100 bolívares, esto significa que este conductor pudo haber llenado 800 tanques de combustible por el mismo monto.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. administró psicotrópicos a menores inmigrantes ilegales
«Tomaba nueve pastillas por la mañana y siete por la tarde. No sé qué tipo de medicación me estaban dando, porque nadie me lo explicó. No sé cuál es mi diagnóstico o enfermedad. Gente del personal de Shiloh provocaba a los niños de manera intencionada para que nos enfadáramos. Buscaban que reaccionáramos de forma violenta para así poder ponernos inyecciones. El personal nos insultaba y nos decía cosas del tipo ?hijo de puta?. Habitualmente lo hacían en inglés, pero yo lo entendía porque sabía algo de inglés, por lo que me enteraba de lo que decían y me ponía realmente furioso». El de Julio es uno de los relatos recogidos por la BBC y que forman parte de la demanda que ha resuelto la juez de California. Según explicó, los empleados de Shiloh le amenazaban con tirarle al suelo y le forzaban a tragarse las pastillas. «Me dijeron que si no me tomaban la medicina no me podía ir de ahí, que la única forma de salir de Shiloh era tomándome las pastillas». En 20 meses, añadió, «engordé 20 kilos». De las muchas caras amargas que muestra la política de inmigración en EE.UU., la del trato a los menores es posiblemente la más penosa. Y las historias que se van conociendo, relatadas por los propios afectados, podrían formar parte de una película o novela de terror. El pasado lunes, una jueza de Los Ángeles ordenó que, salvo que cuente con autorización u orden judicial, el Gobierno debe dejar de administrar medicamentos psicotrópicos a niños inmigrantes, salvo en caso de emergencia. La decisión de la jueza Dolly Gee se refiere a una de las instalaciones que el Gobierno tiene en Texas para poner bajo custodia a menores inmigrantes, el Centro de Tratamiento de Shiloh, en la localidad de Manvel. Sin certificados Shiloh, al que precede la fama, es uno de los centros de gestión privada contratados por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, que depende del Departamento de Salud del Gobierno. Acoge un máximo de 44 niños en condiciones más restrictivas que otros refugios, porque está pensado para recibir a menores cuyo comportamiento puede poner en riesgo a otros o a sí mismos. Pero, ¿quién define el riesgo? Los abogados que representan a varios menores de Shiloh se han mostrado preocupados porque, aunque la jueza ha pedido al Gobierno que realoje a los niños en otros centros, ha dado permiso para que sigan en él los que supongan un riesgo. Tal y como denuncian los abogados, son los propios contratistas los que lo determinan ese riesgo. Personal de Shiloh ha admitido que ellos mismos firmaban el consentimiento para administrar los medicamentos. El Gobierno les ha respaldado porque dice que solo se administraban en casos «de síntomas psiquiátricos extremos». Según informó en junio «Reveal», proyecto del Centro para el Periodismo de Investigación, el psiquiatra de Shiloh encargado de prescribir la medicación, Javier Ruiz-Nazario, lleva ejerciendo años sin contar con el certificado de psiquiatría que habilita trabajar con menores, que perdió en 2000 al no cumplir con los requisitos para su renovación. El Gobierno ya no exige contar con certificación oficial de los órganos médicos competentes para trabajar en estos centros pero, sin embargo, en el caso de Ruiz-Nazario, ha defendido ante la juez que este psiquiatra la tenía. Su nombre aparece en los testimonios de los menores que relatan abusos y suministro de medicación, que incluye tanto antipsicóticos como antidepresivos. Nueve pastillas diarias Maricela, otra de las menores, se quejó por recibir excesiva medicación. Hasta cuatro pastillas por la mañana y otras cinco por la noche sin explicación. «Cuando tomo esa medicina, no tengo ningún ánimo. Me han dado dolores de cabeza, he perdido el apetito y he tenido náuseas». Además, Maricela fue testigo de cómo varios empleados del centro inmovilizaban a una compañera mientras un médico le ponía inyecciones. Los menores de Shiloh son solo una pequeña parte de los cerca de 10.000 niños migrantes que el Gobierno mantiene bajo custodia y cuyos casos han salido a la luz en plena oleada de indignación mundial por las consecuencias de la política de separación de familias que el Gobierno de Trump mantuvo en activo durante meses. En este caso, el Gobierno aseguró ante el juez Dana Sabraw, que sigue el caso de la reunificación familiar, que más de 1.900 niños han sido devueltos a sus padres o se ha resuelto su situación, y que cientos de niños todavía siguen solos, incluidos los hijos de más de 400 padres que ya han sido deportados del país. Por otro lado, según una asociación de defensa de los derechos de los inmigrantes, un grupo de padres que se encuentran detenidos ya junto a sus hijos se habría declarado en huelga de hambre para exigir su liberación. Desde el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas lo han negado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro culpa al presidente de Colombia de estar tras el «atentado» fallido
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la primera dama, Cilia Flores, tuvieron que abandonar de emergencia un acto militar televisado para festejar el 81 aniversario de fundación de la Guardia Nacional Bolivariana y el primer aniversario de la Asamblea Nacional Constituyente debido a varias detonaciones que dejaron un saldo de siete soldados heridos en la céntrica Avenida Bolívar de Caracas. Maduro ha señalado al presidente colombiano saliente, Juan Manuel Santos, de estar detrás del presunto ataque. «Todo apunta a la derecha, a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana y que el nombre de Juan Manuel Santos está detrás de este atentado, no tengo dudas», dijo. Por su parte, la Presidencia de Colombia ha asegurado que «carece de base» la afirmación del mandatario venezolano. En la cadena televisiva nacional, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, ha anunciado que el «atentado» se produjo a las 17.41 hora local después de haber concluido el desfile militar. «Debo decir que el presidente Nicolás Maduro ha salido ileso del atentado que se ha saldado con 7 efectivos heridos que se encuentran atendidos en hospitales, y ahora el presidente se encuentra trabajando con el alto mando militar y el consejo de ministros», dijo Rodríguez. «Nuestro presidente Nicolás Maduro está en perfecto estado de salud, en perfectas condiciones (..), todo el trabajo que se ha hecho ha permitido establecer ya que se trata de un atentado», prosiguió en una alocución transmitida por la televisión estatal VTV. El discurso de Maduro y el desfile de militares fueron interrumpidos cuando estallaron los explosivos. En la imagen televisada se observa a la primera dama estremecerse al escuchar la detonación. Según reportes de vecinos y usuarios de redes sociales, las explosiones se produjeron cerca de San Agustín, entre las avenidas México y Bolívar. En las redes se hablaba que un dron cargado de explosivos C-4 estalló cuando un francotirador disparó contra el equipo volador que sobrevolaba en la zona de seguridad presidencial. El ataque ocurrió cuando Maduro, en el cierre del evento, defendía en un discurso las últimas medidas económicas de su gobierno, que son rechazadas por la oposición. El presidente venezolano contó que en el momento en el que se produjeron las explosiones, él se encontraba terminando su discurso en el acto de conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) en el que denunciaba «el sabotaje especializado, milimétrico y terrorista contra el sistema eléctrico». «Y estaba diciendo no bajemos la guardia porque la conspiración ha retornado, en ese mismo momento explotó frente a mi un artefacto volador, una gran explosión compañeros, mi primera reacción fue de observación, de serenidad», aseguró. Llegó a pensar -comentó- que se trataba de los juegos pirotécnicos que debían ser activados al finalizar el acto. «En ese momento todo el operativo de seguridad y protección se activó para garantizar mi resguardo, el resguardo de todos los presentes en el acto y la retirada», narró. Mientras tanto, un grupo anónimo llamado «Soldados de Franela» reivindicó la autoría de la «Operación Fénix», el nombre con el que han identificado el atentado contra Maduro. Estos sucesos ocurren en medio de la severa crisis económica que padece Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo en el planeta, y que se traduce en escasez de todo tipo de productos, hiperinflación y una pésima prestación de los servicios públicos. Por estas razones, en el país se desarrollan a diario decenas de protestas, en demanda de comida, transporte, agua, electricidad y mejores salarios, entre otras exigencias. La Fiscalía no descarta «cooperación terrorista» El fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, informó de que el Ministerio Público no descarta la hipótesis de que el atentado sufrido esta tarde por el jefe de Estado, Nicolás Maduro, haya contado con «cooperación terrorista» extranjera. «No pudiera descartarse que aquí pudiese haber habido la cooperación de algún factor subversivo terrorista fuera de Venezuela», dijo Saab en una conversación telefónica con el canal estatal VTV. Las declaraciones del fiscal se produjeron unas cinco horas después de que Maduro interrumpiera un acto con militares en el centro de Caracas después de que varios drones con cargas explosivas detonaran en las cercanías de la tarima, según explicó el Gobierno. El terrorismo «no se descarta dentro de las hipótesis de las investigaciones que adelanta el Ministerio Público que confirmo y aseguro llegará a la verdad y habrá una sanción implacable», remarcó el fiscal.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Evita, entre ficción y realidad
El tiempo de espera de José María de Areilza, embajador de España en Argentina, había cruzado la frontera de lo aceptable. Con exquisitos modales, el político se interesó por las razones del retraso. El edecán que asistía a Eva Duarte abrió la puerta de su despacho y se lo hizo saber a la mujer del Presidente. Esta, en uno de sus violentos arrebatos, gritó: «Decile a ese gallego de mierda que pase». El mensajero no tuvo tiempo de transmitir la versión protocolar del exabrupto. Areilza se le adelantó: «El gallego se va pero la mierda se queda». La anécdota, histórica, ayuda a trazar el retrato de una mujer que, antes y después de muerta, se convirtió en leyenda. El 10 de junio de 1947, ABC llevó a su portada la visita de Eva Perón a España - ABC Todo lo que rodea a Evita, como el mundo se refería a ella, está salpicado de medias verdades, algunas mentiras y grandes dosis de verdad. La combinación de estos ingredientes creó versiones de una mujer construida a golpe del imaginario peronista de la época. Sus presuntas hazañas ?o filosofía sobre la justicia social? fueron escritas y exageradas por mano ajena. El mismo escenario de mito y realidad encontramos en las descripciones sobre el rencor (real) y la venganza por odio a la clase alta, que se le atribuyen en ocasiones. Juan José Sebrelli, en el libro «Comediantes y mártires, ensayo contra los mitos» descarta la escena de una Evita con el puño cerrado ordenando echar el cerrojo de la Sociedad de Beneficencia: «las señoras de la oligarquía no negaron a Evita la presidencia de la sociedad», aclara. Tampoco fue verdad, añade, «que ella, en revancha, la hiciera cerrar para crear su fundación. El fin de la institución ya estaba planeado desde el gobierno de Farrell». El cuerpo de la «abanderada de los humildes», mimado y embalsamado por el doctor Pedro Ara (otro «gallego»), iría dando tumbos por el mundo con escala en Puerta de Hierro. Galería de imágenes Vea la galería completa (10 imágenes) Antes de que la enfermedad se atravesara en la salud de Tomás Eloy Martínez, el autor de la novela «Santa Evita», repetía una y otra vez que la frase, «Gracias por haber nacido», pronunciada el día que se conocieron Perón y Evita, fue un invento suyo para dar mayor dramatismo a la escena. «Lo puedo aclarar un millón de veces pero no sirve. Sigo encontrando escritos donde la dan por histórica», recordaba en ABC. Eva Duarte vivió hasta los 33 años. A los pobres, «mis grasitas» decía, les entregó máquinas de coser, colchones, bicicletas y hasta vestidos de novia. El origen de su muerte, como su vida, se enredó entre verdad y falsedad. El peronismo esquivó términos que la historia rescató para explicar por qué, «pasó a la inmortalidad». La respuesta fue un cáncer de útero, provocado por el virus del papiloma (VPH).
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Rumbo a Gaza: voluntarios arrestados por el ejército israelí en aguas internacionales
El Mediterráneo se ha convertido paulatinamente en un mar de desolación. Las políticas del ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, han convertido a otros países de Europa en refugios forzados para las personas que se han atrevido a cruzar en pateras el Mediterráneo. Algunos ni siquiera han llegado a ver la otra orilla en el intento. España tampoco puede alardear de gran solidaridad e ingenio para con los inmigrantes. El gesto del Aquarius supuso un símbolo, pero la distracción de una acogida mediática de inmigrantes ha desviado el foco de atención del Estrecho de Gibraltar, Ceuta y Melilla. En este primer punto, las embarcaciones provenientes de Marruecos son una constante diaria. Así, el mar se ha convertido en una masa de agua cargada de barcos y muertos. La calamidad es innegable. Sin embargo, lo que sucede en el sur europeo es una parte de la historia. En el Medio Oriente, hay otra lectura del mar: voluntarios de toda Europa que navegan hacia el este para llevar ayuda humanitaria a las personas necesitadas de países en guerra. Barcos cargados de material sanitario que esperan dar a los afectados por la guerra. Pero la tragedia también se adueña de ellos. Porque no llegan a su destino. La misión de voluntarios Rumbo a Gaza partió el día 30 de abril desde Bergen, Noruega, con un propósito: trasladar material sanitario de primera necesidad de entre 10.000 y 15.000 euros a la población palestina y sus hospitales, grandes afectados por el conflicto palestino-israelí. Las embarcaciones Al-Fawdah («El Retorno» en árabe, noruega), Falestine (tuvo que retirarse por problemas técnicos) y Freedom (sueca) transportaron gasas, suturas y compresas de mano de 34 voluntarios hasta un punto situado a 42 millas de Gaza, en aguas internacionales. En ese momento, comenzaron los problemas. «Hacia las dos de la tarde, vimos aparecer varias fragatas que estaban tanto a babor como a estribor y en popa siguiéndonos. Al tiempo, salieron hacia nosotros varias lanchas con soldados armados hasta los dientes que se abalanzaron hacia nosotros», narra Lucía Mazarrasa, voluntaria y tripulante del Al-Awdah. Con 70 años, fue una de las voluntarias que partió desde Bergen y encontró, más que la satisfacción empírica de ayudar a gente necesitada en Palestina, un final descorazonador. «Golpearon a la gente y dispararon con pistolas de descargas eléctricas que dejan a la gente noqueada. Hubo tres personas a las que hirieron con este arma», apunta. El abordaje israelí en aguas internacionales conforma una colección de infracciones según la legislación internacional. El punto de partida es el bloqueo marítimo a Gaza. El bloqueo se produce en el mar en situaciones de guerra entre dos Estados beligerantes, pero Israel no reconoce un estado palestino ni a Gaza como tal. Ni siquiera como parte de éste. Por tanto, el bloqueo es o bien ilegítimo o bien ilegal. Según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, el derecho en aguas internacionales queda suspendido a los beligerantes. Aunque el conflicto entre Israel y Palestina fuese entre Estados reconocidos mutuamente, los voluntarios no son palestinos, sino europeos; por tanto, el secuestro también es ilegal. Tal y como cuenta Lucía, la persecución del Al-Awdah tampoco es legítimo. Según la legislación internacional en cuestiones marítimas y de guerra, Israel habría infringido los artículos 101 y 111 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Además, Según el Derecho Internacional Humanitario (DIH), las embarcaciones que transportan material sanitario a la población civil están protegidas de los efectos de un conflicto bélico. Por tanto, tampoco existía legitimidad para abordar ninguna de las embarcaciones, ni al Awdah hace dos domingos ni al Freedom el viernes pasado, según las leyes actuales. Tras la apropiación del Awdah junto con los bienes sanitarios que transportaban, los tripulantes fueron cacheados en el puerto de Ashdod y, posteriormente, trasladados a la cárcel de Givón, conocido centro de reclusión para las personas que son deportadas por Israel. A las personas de avanzada edad, se les retiró la medicación que transportaban consigo para sus propios problemas de salud. Lucía narra el hecho con tristeza: «Nos quisieron dar alternativas, pero las etiquetas estaban en hebreo, no entendíamos nada ni sabíamos si podíamos tomárnoslas». En la cárcel pasaron momentos de angustia y malestar durante días. Gritos, malas maneras, agresividad.. las fuerzas israelíes no tuvieron, como asevera Lucía, un trato «ni acogedor ni afable precisamente». Lucía regresó la semana pasada a Madrid después de que la subieran a un avión en Israel y la expulsaran de allí. Asegura que el país de Netanyahu se ha quedado con todo: «Israel tiene que llevar este material a Gaza porque es material humanitario. Nos lo han robado junto al barco y todo lo que había en él. Nosotros vamos a exigir a nuestros gobiernos y a la Unión Europea que lleven esos materiales a Gaza», esclarece. Aun así, varios tripulantes del Freedom permanecen en la cárcel de Givón esperando su vuelta a casa. Ayer tarde, fue puesto en libertad el periodista de Hispan TV Ian Díaz Young, tal como asegura Rumbo a Gaza . En total, diez personas de las 34 siguen presas. El segundo de a bordo del Freedom, Francisco Canales, se ha negado a firmar la deportación al negarse a reconocer este procedimiento, puesto que su destino no era Israel ni quería ingresar en el país. El bloqueo de la Franja de Gaza por parte de Israel no solo ha limitado la llegada de asistencia médica al país, sino que ha limitado las capacidades de los palestinos de acceder a otros recursos. Fuentes de la Asociación de Pescadores de Gaza aseguran que la producción pesquera en la zona ha descendido hasta un 43% debido a las restricciones del gobierno israelí sobre la costa. Además, el bloqueo impide la llegada de otros recursos de primera necesidad. Según el Ministerio de Defensa de Israel, el bloqueo se produjo para evitar que Hamás pudiera obtener recursos por vía marítima, pero los afectados fácticos por la situación han sido más voluntarios y civiles palestinos que el propio grupo terrorista. Con todo, Lucía asegura no perder la fe: «Para los palestinos es una fuerza y una energía. Saben que no están abandonados por el mundo, que hay gente de todas las partes del mundo que están trabajando con ellos y les apoyan».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los pacientes del Hospital Universitario de Caracas se alimentan únicamente con arroz y pasta
Solo quedan aquellos lindos recuerdos del Hospital Universitario de Caracas (HUC), conocido entre los caraqueños como «el Clínico», de cuando era el centro médico especializado más grande de la ciudad o cuando se convirtió en el segundo en realizar un trasplante de órgano en Venezuela. También queda en la memoria ese edificio de once plantas que contaba con 1.200 camas dispuestas para ingresar pacientes. Un hombre hospitalizado en el Hospital Universitario de Caracas - AFP Hoy, esos recuerdos se esfumaron y solo queda un centro de salud en condiciones deporables: no hay insumos médicos ni equipos operativos para hacer radiografías, tampoco hay luz en los pasillos y falla diariamente el servicio de agua. Y de esas 1.200 camas menos de 500 se mantienen operativas, muchas ni siquiera tienen colchón. Incluso, la dieta que pueden ofrecer a los pacientes está basada en pasta, arroz y granos, cuando se consigue por la escasez de alimentos que afecta a todo el país. De acuerdo a Carlos Prosperi, presidente del Somir del Hospital Vargas de Caracas, los pacientes no se están alimentado de forma adecuada. «Del 100% de nuestros pacientes hospitalizados en nuestros centros de salud sólo se le da desayuno, almuerzo y cena al 10%», ha asegurado a TV Venezuela. Los pacientes deben traer sus propis botellones de agua dada al racionamiento severo de servicio que sufre el Hospital - AFP Darwin Montilla, enfermero del HUC, ha comentado para el canal digital VTI que hay muchas carencias en el hospital sobre todo en el área de emergencia, «no funciona el aire acondicionado, hay una proliferación de bacterias tan grande que hay un riesgo importante de contaminarse tanto nsotros el personal sanitario como los pacientes». Asimismo, Rebeca Echezuría, también del gremio de enfermeras, ha señalado que se tiene que limitar su consumo de agua para evitar ir al baño. «Los sanitarios están fétidos porque pasamos más de una semana sin servicio de agua. Hay que evitar usarlos», ha apuntado. Dado a la crisis económica, se reporta un 95% de escasez en alimentos y medicinas por lo que los pacientes deben costear su propio tratamiento porque en el Hospital no hay. «Desde alcohol, gasas, agua oxígenada, hasta pastillas, antibióticos e inyecciones, tienen que traerlo todo», ha dicho Echezuría. La precariedad del salario y de las condiciones de trabajo han ocasionado que enfermeros y doctores de todo el país se hayan declarado en huelga general hasta que el Gobierno les de una respuesta a sus exigiencias. El paro va a cumplir 43 días y ya más de 500 mil trabajadores de la salud en 20 estados del país se han incorporado en reclamo de la dotación y reparación de la infraestructura asistencial del país.