Infortelecom

Noticias de salud

30-12-2020 | Fuente: abc.es
Condenados diez de los doce manifestantes de Hong Kong que intentaron huir a Taiwán
En China, la Navidad no viene cargada de regalos, sino de condenas. Tras la sentencia de cuatro años a la bloguera Zhang Zhan por informar sobre el coronavirus en Wuhan, este miércoles han sido condenados diez de los doce manifestantes de Hong Kong apresados en verano en aguas chinas cuando intentaban huir en barco a Taiwán. Menos los dos menores del grupo, que no han sido juzgados y ya han sido devueltos a Hong Kong, todos ellos han sido sentenciados por cruzar ilegalmente la frontera. A los dos organizadores de la fuga, Tang Kai-yin y Quinn Moon, única mujer del grupo, les han caído tres y dos años de cárcel respectivamente, así como una multa de 20.000 y 15.000 yuanes (2.500 y 1.870 euros). Tras confesar su culpabilidad, los ocho restantes han sido sentenciados a siete meses y multa de 10.000 yuanes (1.250 euros), según informa el periódico «South China Morning Post». Todos ellos, procesados en Hong Kong por participar en las manifestaciones reclamando democracia y uno acusado bajo la nueva Ley de Seguridad Nacional impuesta por Pekín, fueron capturados el 23 de agosto cuando trataban de escapar a la isla de Taiwán. Detenidos desde entonces en China continental, y sin acceso a sus familias ni a abogados propios, fueron juzgados este martes por un tribunal de la ciudad de Shenzhen, vecina a Hong Kong. Aunque la vista era en teoría abierta al público, no pudieron asistir ni sus familiares ni los diplomáticos occidentales que acudieron al juzgado y han criticado la opacidad habitual del autoritario régimen chino. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea han pedido su liberación y la de la bloguera Zhang Zhan, además de la de otros disidentes y activistas de Derechos Humanos detenidos. Mientras el secretario de Exteriores británico, Dominic Raab, criticaba este martes que los jóvenes de Hong Kong habían sido «juzgados en secreto», la UE emitía un comunicado denunciando que la bloguera había sufrido «torturas y maltrato durante su detención y su salud se había deteriorado gravemente». En huelga de hambre desde hace varios meses como protesta, Zhang Zhan, de 37 años, está siendo alimentada con una sonda nasal y se teme por su vida. Además, la UE criticó que el 13 de diciembre había sido confirmada la sentencia a cuatro años de cárcel al abogado de Derechos Humanos Yu Wensheng, sin que hubiera sido defendido por otro letrado como ordena la ley en China. Junto a Zhang Zhan y Yu Wensheng, Bruselas reclamó la libertad para una decena de disidentes. Entre ellos destaca el intelectual uigur Ilham Tohti, galardonado con los premios Sajarov y Vaclav Havel de Derechos Humanos por denunciar la represión contra esta minoría musulmana en la región de Xinjiang. Pero, al mismo tiempo que expone sus abusos, Bruselas ultima con China un acuerdo de inversión que daría ventaja en este país a las empresas europeas frente a las estadounidenses. Impulsada por Alemania, el país con más intereses en el vasto mercado chino, la negociación se ha visto bloqueada por Francia y otros gobiernos por las denuncias de trabajos forzados en Xinjiang. Para desatascar el acuerdo antes de final de año, plazo límite, el presidente chino, Xi Jinping, tiene planeado hablar por videoconferencia este miércoles con los responsables de la Comisión y el Consejo Europeo, Ursula von der Leyen y Charles Michael, y con la canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo francés, Emmanuel Macron. La implicación personal de Xi en la negociación demuestra que China está ansiosa por firmar el acuerdo antes de la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EE.UU. en enero, cuando teme que forme una alianza democrática con Europa espoleada por la catástrofe del coronavirus. A pesar de las promesas de apertura del gigantesco mercado chino, la quimera con que Pekín silencia las críticas de Occidente a su autoritarismo, habrá que ver cómo influyen las condenas que, como cada año, trae la Navidad a China en lugar de regalos.
29-12-2020 | Fuente: abc.es
La pandemia no frena los asesinatos de periodistas
La pandemia, que ha llenado los hospitales y los cementerios y hecho trizas la economía global, también ha supuesto un golpe para los defensores de la libertad de expresión, que de nuevo tienen que llorar a los que se juegan la vida por emancipar a los ciudadanos con buenas informaciones. A pesar de las restricciones impuestas por el virus y las trabas que han significado para el reporterismo, un total de 50 periodistas han muerto en 2020, según el último Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), que se ha presentado hoy. Son solo tres menos que el año pasado, cuando nada dificultaba la tarea de los que salen a las calles a buscar noticias y denunciar los desmanes del poder. Son, de nuevo, cifras alarmantes, como demuestra el documento, que expone con datos otras conclusiones poco halagüeñas, que invitan a la reflexión. «La tendencia es inquietante. Hay menos muertos que el año pasado, pero la cifra sigue siendo desorbitada», denuncia Alfonso Armada, presidente de la Sección Española de RSF, al otro lado del teléfono. «Aunque ha habido menos coberturas, los periodistas han seguido siendo asesinados», lamenta, subrayando que las dificultades para trabajar, como los períodos de confinamiento o la amenaza para la salud que supone el virus, no se han traducido en menos víctimas. En otro informe de RSF publicado hace unos días, donde se detallaba el número de periodistas arrestados y desaparecidos en el mundo -387 están en la cárcel, 54, secuestrados-, se hacía énfasis en los excesos que se han cometido contra la libertad de expresión, con el pretexto de la lucha contra la pandemia -una especie de cajón de sastre- y la aprobación de marcos legislativos especiales -como el estado de emergencia, por ejemplo- para frenar el Covid-19. En primavera, durante la primera ola, se registró un elevado número de ataques contra periodistas, sin ir más lejos. El coraje de los periodistas locales Lo cierto es que los datos que ha presentado hoy la organización, que de un primer vistazo se podrían leer con optimismo, son más bien desesperantes. La realidad que dibujan resulta sombría, pues ponen sobre la mesa la indefensión de los periodistas locales -las principales víctimas de los asesinatos, lo eran 49 de los 50 muertos este año- o la debilidad de los corresponsales y los enviados especiales, una figura que agoniza por la crisis económica que padecen los medios de comunicación. «Los conflictos -señala Armada- se están cubriendo peor o mediante "freelance". El periodismo más difícil está siendo el local, porque son reporteros que tienen menos defensas, trabajan para medios locales y están más expuestos. Me admira su coraje, porque saben lo que se juegan, pero siguen informando». Confirmando esa tenebrosa tendencia, otra cifra invita a la inquietud: el 68 por ciento de los asesinados murieron en países que no están en guerra, pero donde la violencia -que se puede practicar desde el Estado o por parte de las mafias y grupos de poder de distinta naturaleza- está a la orden del día. Otro número para la reflexión: el 84 por ciento de las víctimas habían sido señaladas, después de publicar informaciones incómodas o investigar corruptelas de distinto grado. Su muerte fue intencionada, y no un accidente mientras hacían su trabajo. En este mapa de la infamia en 2020, la lista de países con más muertos queda así: en México, 8 periodistas fueron asesinados; en Irak, 6; en Afgansitán, 5, y en Pakistán y la India, 4. Los rostros Como recuerda Armada, a la frialdad de los números hay que darle el calor de la carne y los rostros, la profundidad de la vida, para comprender el drama de los hechos que describen. Hace unos días, el periodista iraní Ruholá Zam, capturado en una estrafalaria operación propia de una película de espías, fue ahoracado en Teherán, después de ser acusado de haber incitado las protestas contra el régimen de 2017. Igual que en época soviética, le obligaron a confesarse culpable de un crimen que seguramente no había cometido, en un proceso pensado para infundir miedo y callar bocas de los opositores a la República Islámica. En diciembre, la periodista afgana Malala Maiwand, una defensora de las mujeres que no se acobardaba ante el terrorismo de los fanáticos, recibió varios tiros cerca de su casa, perdiendo la vida. A principios de septiembre, el reportero Julio Valdivia, que cubría sucesos en el estado de Veracruz, México, apareció decapitado. En este país de centroamérica, el narcotráfico, que ha penetrado en las instituciones y debilitado el Estado hasta ponerlo en jaque de manera permanente, suele ser el responsable de las muertes. Con su desenlace trágico, los casos de Zam, Maiwand y Valdivia pasan a integrar la lista de los 937 periodistas asesinados en los últimos diez años, según los datos de RSF. El auge la retórica populista y su enseñamiento con la prensa, la propaganda sobre las presuntas virtudes del autoritarismo chino y la crisis del modelo de negocio de los medios de comunicación, que los sumerge en la precariedad y los debilita, permanecerán en el horizonte de las luchas de la organización. «A pesar de que muchos periodistas son asesinados por hacer su trabajo, otros toman el relevo. Periodistas dispuestos a denunciar a los grupos que extorsionan y convertirse en voz de las personas que no tienen palabra», afirmaba hoy Armada, durante la presentación del balance. Como demuestra el paso del tiempo, el periodismo sobrevive, a pesar del hostigamiento de sus perseguidores.
29-12-2020 | Fuente: as.com
La pandemia deja nuevos multimillonarios
Forbes ha elaborado una lista con 50 médicos, científicos y empresarios de la salud que se han enriquecido este año gracias a los avances para frenar la COVID-19.
28-12-2020 | Fuente: abc.es
Cuatro años de cárcel para una bloguera china por informar sobre el coronavirus en Wuhan
Cuatro años de cárcel por informar sobre el estallido del coronavirus en Wuhan. Esa es la pena a la que ha sido condenada la bloguera china Zhang Zhan este lunes, según ha anunciado su abogado y recoge la BBC. Zhang, antigua abogada de 37 años, se desplazó a dicha ciudad a principios de febrero para informar sobre la epidemia en las redes sociales, donde el aluvión de críticas de las primeras semanas desbordó la censura del régimen. Imputada con el impreciso delito de «buscar pelea y provocar problemas», comúnmente aplicado contra los disidentes, Zhang Zhan ha comparecido ante un tribunal de Shanghái en un juicio que solo ha durado tres horas. A tenor de la Fiscalía, difundió «información falsa a través de plataformas como WeChat, Twitter y Youtube» y dio entrevistas a medios extranjeros como Radio Free Asia o The Epoch Times, enfrentados a Pekín. Detenida en mayo, lleva varios meses en huelga de hambre como protesta y su estado de salud es tan delicado que ha sido inmovilizada y alimentada a la fuerza a través de un tubo en la nariz. Según denuncia la organización Defensores Chinos de los Derechos Humanos (CHRD, en sus siglas en inglés), está «exhausta física y psicológicamente». Represión del régimen No es la primera vez que Zhang Zhan sufre la represión del autoritario régimen chino, ya que en septiembre de 2019 fue detenida por apoyar las protestas de Hong Kong reclamando democracia. Tampoco es la única video-bloguera o «periodista ciudadana» perseguida por informar sobre el coronavirus en Wuhan y criticar la gestión de las autoridades, que intentaron ocultar la epidemia reprendiendo a los médicos que alertaban sobre ella, como el oftalmólogo Li Wenliang. Además de Zhang Zhan, han sido detenidos Li Zhehua, quien reapareció en abril diciendo que había estado «en cuarentena»; Chen Qiushi, que al parecer está bajo arresto domiciliario o custodia policial; y Fang Bin, que grabó imágenes de bolsas de cadáveres en los hospitales y lleva «desaparecido» desde febrero. Silenciando a todos ellos, el régimen trata de controlar el relato sobre el comienzo de una pandemia que ha dañado gravemente su imagen internacional, ya que ha costado la vida a casi dos millones de personas en todo el mundo y hundido la economía global. Mientras se espera para enero la llegada a China del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investigue el origen del coronavirus, las autoridades siguen como en años anteriores con su ya habitual «campaña navideña» contra los disidentes y activistas políticos. Además de Zhang Zhan, este lunes son juzgados 12 jóvenes de Hong Kong que intentaron escapar en barco a Taiwán y fueron detenidos en aguas chinas.
27-12-2020 | Fuente: as.com
Madrid añade cuatro nuevas zonas básicas de salud a las restricciones
La incidencia acumulada en la Comunidad se sitúa en 333 casos por 100.000 habitantes. Descartan ampliar las restricciones para Nochevieja.
27-12-2020 | Fuente: as.com
La OMS advierte de más pandemias tras la COVID-19
Insiste en que "todos debemos aprender las leccciones que la pandemia nos está enseñando" y pide a los gobiernos mayor inversión en salud pública.
27-12-2020 | Fuente: abc.es
Retrasada la ejecución de la única mujer en el corredor de la muerte en EE.UU.
Un juez federal aplazó ayer la ejecución de la única mujer en el corredor de la muerte federal hasta, previsiblemente, la investidura del presidente electo, Joe Biden, que se ha mostrado contrario a la pena capital, en contraposición a su predecesor que ha retomado este año las ejecuciones federales después de 17 años sin muertes de este tipo. La rea es Lisa Montgomery, para la que se programó una ejecución por inyección letal para el 8 de diciembre, aunque se aplazó la cita hasta el 12 de enero, días antes de que asuma el cargo Biden, que a pesar de que se ha comprometido a abolir la pena de muerte federal, no ha explicado cómo gestionará las ejecuciones ya programadas por Trump. La fecha de ejecución fue pospuesta por el tribunal porque dos de los abogados de la presa, que planeaban pedir clemencia para ella, contrajeron el coronavirus, según informó la cadena de televisión CNN. No obstante, el juez Randy Moss del Tribunal de Distrito de Washington ha emitido una orden en la que aclara que el Departamento de Justicia no ha seguido el cronograma adecuado indicado por la orden judicial anterior, por lo que aún no pueden restablecer la fecha. Montgomery fue condenada en 2004 por estrangular a una mujer de Misuri que estaba embarazada de ocho meses. La mató y le extirpó el bebé, que se llevó secuestrado. Se trataría de la primera ejecución de una mujer desde 1953. La anterior mujer ejecutada era Bonnie Brown Heady, condenada por secuestro y asesinato y ajusticiada el 18 de diciembre de 1953, según el registro de la Oficina de Prisiones. Ese mismo año fue ejecutada en la silla eléctrica Ethel Rosenberg, condenada junto a su marido Julius por un delito de espionaje para la Unión Soviética. Un grupo de diez expertos en Derechos Humanos de Naciones Unidas pidió clemencia para Montgomery, que «fue víctima de un nivel extremo de abuso físico y sexual a lo largo de su vida contra el que el Estado nunca le brindó protección y para el que no ofreció remedios», además «sufrió varias afecciones de salud mental que el Estado no atendió». La defensa de Montgomery ha pedido en reiteradas ocasiones al presidente Trump «clemencia» para que la condene a cadena perpetua y salga del corredor de la muerte debido a «la gravedad de la enfermedad mental» de la rea.
26-12-2020 | Fuente: as.com
Madrid detecta cuatro casos de la nueva cepa del coronavirus y anuncia nuevos confinamientos
Las restricciones de movilidad se amplían a cuatro nuevas zonas básicas de salud: Aravaca, General Moscardó, Reyes Católicos y V Centenario.
...
7
...