Infortelecom

Noticias de republicanos

20-02-2019 | Fuente: abc.es
Dieciséis Estados denuncian a Trump por declarar la emergencia nacional
Donald Trump pronosticó con exactitud lo que ocurriría tras su declaración de emergencia nacional del pasado viernes, su última estrategia para encontrar la financiación del muro en la frontera con México que le niega el Congreso de EE.UU. «Nos demandarán y lo harán en el Noveno Circuito, aunque no deba hacerse ahí. Y tendremos una sentencia en contra, y después tendremos otra sentencia en contra y después acabaremos en el Tribunal Supremos y espero que ahí tengamos un trato justo y ganemos». No es que el presidente de EE.UU. maneje una bola de cristal: era evidente que su decisión desataría una tormenta judicial sobre un abuso de poder de sus facultades ejecutivas que acabaría en el Supremo. Pero lo cierto es que en el primer paso de esta guerra de tribunales, Trump ha acertado de lleno: ya hay una demanda en su contra en el Noveno Circuito, en el juzgado federal de San Francisco, donde Trump ha sufrido varias derrotas judiciales en sus dos años en la Casa Blanca. Quien está detrás de la demanda es una alianza de 16 Estados, que defienden que la decisión de Trump arrebata una potestad del Congreso establecida por la Constitución -la asignación del gasto federal- sin que esté justificado por una emergencia real. «En contra de la voluntad del Congreso, el presidente ha usado el pretexto de una ?crisis? inventada de inmigración ilegal para declarar una emergencia nacional y desviar fondos federales destinados a la lucha contra la droga, construcción militar y persecución del delito para la construcción de un muro en la frontera entre EE.UU. y México», reza la demanda. La financiación de esta promesa electoral de Trump ha generado una crisis política en EE.UU. que se extiende desde diciembre. La negativa del presidente a firmar una ley de gasto del Congreso que no incluyera 5.700 millones de dólares para el muro provocó un cierre gubernamental de 35 días que dejó sin sueldo a 800.000 funcionarios. Para evitar otro cierre, Trump aceptó los 1.375 millones de dólares que incluía el acuerdo de gasto entre demócratas y republicanos de la semana pasada y decidió completarlos con fondos apropiados gracias a la declaración de emergencia, para un total de cerca de 8.000 millones de dólares. De la misma forma que Trump preveía la demanda, también tenía listo su contraataque en la opinión pública: «Como predije, 16 Estados, la mayoría liderados por demócratas que quieren fronteras abiertas y por la izquierda radical, han presentado una demanda, por supuesto, ¡en el Noveno Circuito!», tuiteó. Los Estados son Colorado, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Michigan, Minnesota, Nevada, New Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oregón y Virginia. Todos tiene gobernador demócrata excepto Maryland, donde el fiscal general, que es quien se une a la demanda, es liberal. Trump demostró especial inquina con California, cuyo gobernador, Gavin Newson, avisó desde el primer momento que plantaría cara al presidente en los tribunales y cuyo Estado tiene el paso fronterizo más importante con México, el de San Diego-Tijuana. «California, que ha tirado miles de millones en un tren de alta velocidad sin control, que no hay esperanzas de que se acabe, parece que la lidera», añadió sobre la demanda el presidente, que ha encontrado una nueva arma política en el tren y los proyectos que manejan los demócratas para expandir su infraestructura en el país. «No necesitaba hacer esto» Trump probablemente acierte en su pronóstico de que el juzgado de San Francisco le cueste una derrota judicial. Los demandantes aseguran que su declaración de emergencia es inconstitucional y exigen una medida preliminar que bloquee su puesta en marcha mientras el asunto se ventila en los tribunales. La decisión final del Supremo es una incógnita. La única vez que la instancia judicial más alta tumbó na declaración de emergencia nacional de un presidente fue en 1952, cuando Harry Truman la utilizó para intervenir fábricas siderúrgicas y evitar una huelga nacional del acero durante la Guerra de Corea. La diferencia ahora es que desde 1976 hay una Ley de Emergencias Nacionales que no establece qué condiciones se deben dar para que el presidente considere que existe una crisis para la que requiere fondos. En su contra, Trump tiene sus propias palabras, una mención que se le escapó durante el anuncio de la declaración de emergencia y que denota que la urgencia no es tal: «No necesitaba hacer esto, pero prefiero hacerlo mucho más rápido».
17-02-2019 | Fuente: abc.es
Cientos de militares de EE.UU. llegan a Colombia con la ayuda humanitaria para Venezuela
El Ejército norteamericano ya transporta ayuda humanitaria a la frontera de Venezuela. Este pasado fin de semana el Pentágono ha establecido un puente aéreo desde la base militar de Homestead en Florida a la localidad colombiana de Cúcuta, a 2.600 kilómetros de distancia, que han empleado tres aviones de transporte militar pesado de largo alcance cargados con 180 toneladas de alimentos y medicinas. EE.UU. planea transportar también ayuda humanitaria desde Texas. El Gobierno interino de Juan Guaidó ha anunciado que el próximo sábado organizará la entrada de ayuda humanitaria a Venezuela a través de tres puntos de entrega: Cúcuta en Colombia, Roraima en Brasil y la isla antillana de Curazao, desde la que partirá una flotilla hasta el estado venezolano de Falcón. Precisamente de lunes a viernes estuvo en Brasil y Curazao el almirante Craig Faller, militar de alto rango al mando del Comando Sur de EE.UU., que abarca el área relativa al sur del continente americano, América central y el Caribe. Reunido con la cúpula militar de ambos aliados, Faller trató sobre la entrega de ayuda y los planes de contingencia en caso de que finalmente caiga el régimen chavista. .mcclatchy-embed{position:relative;padding:40px 0 56.25%;height:0;overflow:hidden;max-width:100%}.mcclatchy-embed iframe{position:absolute;top:0;left:0;width:100%;height:100%}La ayuda enviada por EE.UU. incluye alimentos, medicinas y productos de higiene personal. La Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid por sus siglas en inglés) está coordinando la entrega con Lester Toledo, a quien Guaidó ha encargado la logística y quien ha sumado a sus esfuerzos a una comisión de la Asamblea Nacional Venezolana y varios grupos cristianos y ONG. Además de los tres millones de exiliados, Usaid y la Organización de Estados Americanos (OEA) calculan que hay unas 300.000 personas en riesgo de desnutrición dentro de Venezuela. El transporte de ayuda humanitaria a Colombia se ha efectuado con tres aviones C-17 Globemaster III fabricados por Boeing y con capacidad para una tripulación de 100 soldados y 80 toneladas de carga cada uno. En cada uno viajan además carretillas elevadoras de transporte. La base de Homestead, de la que partieron, es la sede del Comando Sur de EE.UU. El Gobierno norteamericano informó de los detalles del transporte al presidente colombiano, Iván Duque, durante una visita que este realizó a Washington la semana pasada. El director de la Agencia del Usaid, Mark Green, voló a Cúcuta con el contingente militar. «Esta no es una misión únicamente norteamericana. Es un esfuerzo conjunto a nivel regional. Tanto EE.UU. como Colombia y cada vez más países estamos uniendo fuerzas para ofrecerle esperanza de verdad a la ciudadanía de Venezuela, que tanto tiempo lleva sufriendo», dijo Green ayer en Cúcuta. El 23 de febrero, día clave Visitó también la frontera el senador republicano Marco Rubio , que ha sido crucial para que la Casa Blanca y Donald Trump se lanzaran al apoyo del nuevo presidente encargado, Juan Guaidó. «En la historia del mundo los tiranos no se van fácil, en especial quienes tienen el apoyo de criminales y de narcotraficantes como en este caso», dijo Rubio ayer. «En mi país estamos divididos por muchas cosas, pero en este tema no hay división interna, demócratas y republicanos tenemos todos una sola voz de ayuda al pueblo de Venezuela para que consiga lo que merece: la libertad». El régimen de Maduro, que aún controla al ejército, se niega a dejarles paso y ha acusado falsamente a EE.UU. de enviar comida contaminada y cancerígena. El presidente Guaidó ha establecido el 23 de febrero como fecha para la entrada de esos víveres. En una conferencia de donantes, el jueves, los aliados de Guaidó en América se comprometieron a enviar cientos de millones de euros de ayuda humanitaria en los próximos días. .
16-02-2019 | Fuente: elpais.com
Las cicatrices de La Retirada
Hace 80 años, entre enero y febrero de 1939, casi medio millón de republicanos huyeron a una Francia que les acogió en condiciones deplorables
16-02-2019 | Fuente: abc.es
Trump desata la guerra política tras declarar la emergencia nacional para el muro
Donald Trump lleva dos años en busca de financiación para construir el muro en la frontera con México, su promesa electoral más cacareada. En campaña, aseguró ?y sus seguidores coreaban? que quien lo pagaría sería México. Cuando eso se confirmó imposible ?aunque el presidente estadounidense insiste en que acabarán pagando a través de aranceles comerciales? no tuvo más remedio que dirigirse a quien en EE.UU. tiene la potestad constitucional para aprobar gastos: el Congreso. Con la oposición demócrata en bloque y defecciones en su propio partido, Trump se ha pegado una y otra vez contra una pared tan dura como la que quiere construir en la frontera sur. Ahora, se ha lanzado a una opción que incluso sus aliados más leales ven como problemática: la declaración de emergencia nacional, que le permite apropiarse de fondos sin la luz verde del Congreso. Era un resorte que Trump podría haber utilizado desde su primer día en la Casa Blanca. O que hubiera podido aprovechar el pasado diciembre, cuando el bloqueo político por una ley de gasto que no incluía los 5.700 millones de dólares que él quería para el muro acabó en un cierre gubernamental. Se hubiera ahorrado el cierre más largo de la historia del Gobierno de EE.UU. y el sufrimiento de las familias de los 800.000 funcionarios que se quedaron sin sueldo durante semanas. Si Trump no declaró la emergencia entonces es porque es consciente de a dónde le lleva: una batalla judicial y política durante meses, que salpicará a la reelección en 2020. Este viernes, Trump compareció en los jardines de la Casa Blanca para anunciar lo que se presumía desde la víspera: la firma de una declaración de emergencia para contener «la invasión de nuestro país con drogas, traficantes de personas y todo tipo de criminales y bandas» desde la frontera con México. Con ello, accederá a unos fondos que, según la Casa Blanca, sumarían cerca de 8.000 millones de dólares. A cambio, Trump dio luz verde a la última propuesta de gasto del Congreso, acordada por republicanos y demócratas, que solo otorgaba 1.375 millones de dólares para construir vallas. La ratificación de esta ley por parte del presidente evitó otro cierre gubernamental, que habría entrado en vigor este sábado. Trump ofreció una explicación confusa y deslavazada de la declaración de emergencia nacional. Negó que su empeño tuviera que ver con una promesa electoral. Aseguró que se trataba de parar la entrada de drogas y criminales, pero luego admitió que la pujante economía de EE.UU. atrae a más inmigrantes. Dijo que el gasto en el muro «se compensará» con la menor necesidad de invertir en patrullas y agentes de seguridad. Defendió, contra lo que indican los datos de la Agencia Antidroga (DEA, en inglés), que «los grandes cargamentos de droga» no entran por los puestos de frontera. Ante el cuestionamiento de la «invasión» por parte de un periodista ?la entrada de inmigrantes indocumentados ha caído en los últimos años?, respondió que eso era «fake news». Aseguró que, fuera de la financiación del muro, «tenemos mucho dinero para la frontera, no sé qué hacer con él, es una locura». Y reconoció que para construir el muro «no necesitaba hacer esto, pero prefiero hacerlo más rápido». La batalla que viene La Casa Blanca deberá refinar sus argumentos para defender una declaración de emergencia nacional que, sin duda, está camino de los tribunales. Tanto la oposición demócrata como parte de los republicanos consideran que es un abuso de poder de la potestad presidencial. El propio Trump reconoció el camino judicial que tiene por delante: «Me van a denunciar, y posiblemente tenga una sentencia en contra y luego otra sentencia en contra. Acabaremos en el Tribunal Supremo, donde espero que lo traten de forma justa». Trump ya ganó una batalla judicial sobre inmigración ?el veto a varios países islámicos? en la instancia judicial más alta del país, después de reformular varias veces su decreto presidencial. Ahora, el Supremo tiene mayoría conservadora, después de los dos nombramientos que Trump ha hecho durante su mandato, pero qué determinación tome sobre este asunto es una incógnita. Los demócratas advierten: «Nos vemos en los tribunales» J. Ansorena | Corresponsal en Nueva York La promesa electoral de Trump del muro en la frontera con México dominó parte de la campaña presidencial de 2016 y ahora apunta a que absorberá parte de la atención política en su carrera por la reelección. Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi -presidenta de la Cámara de Representantes- y Chuck Schumer -líder de la minoría opositora en el Senado-, emitieron un comunicado conjunto en el que denunciaron el abuso de poder de Trump con la declaración de emergencia nacional para cumplir una promesa electoral: «El Congreso no puede permitir que el presidente rompa la Constitución en pedazos». Prometieron pelea «en el Congreso, en los tribunales y en la opinión pública». La fiscal general del estado de Nueva York, la demócrata Letitia James, aseguró que se opondrá «con todas las armas legales a nuestra disposición». El gobernador de California, Gavin Newsom, calificó la emergencia de «desgracia nacional»: «Te verás con California en los tribunales», amenazó. Entre quienes reaccionaron con más rapidez fueron algunos de los demócratas que ya han presentado su candidatura. La senadora Kamala Harris, una de las favoritas, criticó que la emergencia debería aplicarse a asuntos como el cambio climático o el acceso a cobertura médica, «no a juegos políticos para construir un muro ruinoso en la frontera». Amy Klobuchar, Sherrod Brown o Bernie Sanders también mostraron su oposición, al igual que hicieron algunos republicanos, como Rand Paul, Susan Collins o Marco Rubio.
15-02-2019 | Fuente: elpais.com
Esquerra y el PDeCAT: primer ?round? por la hegemonía en el secesionismo
Los republicanos parten como favoritos en los sondeos ante un espacio neoconvergente fragmentado
14-02-2019 | Fuente: abc.es
Trump declarará la emergencia nacional para construir el muro con México
El presidente de EE.UU., Donald Trump, ya ha tomado su decisión para evitar otro cierre gubernamental sin renunciar al muro en la frontera con México: aceptará la legislación de gasto propuesta por republicanos y demócratas en el Congreso -que no incluye fondos suficientes para construir el muro- y hará una declaración de emergencia nacional para obtener más fondos y cumplir su principal promesa electoral. La noticia la dio a conocer el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que interrumpió una sesión en la cámara alta del Congreso para hacer el anuncio: «El presidente firmará ley», dijo sobre la propuesta de normativa a la que se llegó esta semana. Al mismo tiempo, informó al resto de legisladores que apoyaría su decisión de declarar una emergencia nacional para recabar más fondos. La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, confirmó poco después la noticia: «El presidente Trump firmará la ley de gasto gubernamental y, como había anunciado antes, utilizará sus poderes ejecutivos -incluida la declaración de emergencia nacional- para asegurarse de que detenemos la crisis de seguridad nacional y humanitaria en la frontera». Durante meses, Trump ha amagado con el uso de sus facultades presidenciales para conseguir el dinero para el muro que no le concede el Congreso. Hasta el mes pasado, con mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso, no consiguió la financiación porque el Senado requiere una mayoría reforzada que sus aliados legislativos no tenían. Desde enero, con la Cámara de Representantes en poder de los demócratas, conseguir los 5.700 millones de dólares que quiere para el muro era una quimera. La declaración de emergencia nacional permitiría a Trump contar con ese dinero sin el respaldo del Congreso e incluso utilizar al ejército en la construcción del muro. Sin embargo, hasta ahora no había hecho uso de esa facultad porque no era bien vista por los republicanos del Congreso y porque desatará una batalla judicial de resultado incierto. El cierre de Gobierno más largo de la historia El bloqueo político en diciembre acabó en un cierre gubernamental de 35 días, el más largo de la historia de EE.UU., que dejó a 800.000 funcionarios sin sueldo durante semanas. El coste político de otro cierre -que iba a ocurrir el viernes por la noche si Trump no ratificaba la ley de gasto- hubiera caído en la Casa Blanca. Ahora habrá que ver cómo se materializa la declaración de emergencia nacional, que, sin duda, será contestada por la oposición demócrata dentro y fuera de los tribunales. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ha asegurado que Trump sentará «un precedente con la declaración de emergencia que debería causar gran inquietud y consternación en los republicanos. Los presidentes demócratas pueden declarar emergencias también».
14-02-2019 | Fuente: abc.es
Trump mantiene «todas las opciones» sobre el envío de tropas a Venezuela
«Ya veremos». Esa fue la críptica respuesta que dio este miércoles Donald Trump a la posibilidad de que EE.UU. mande un contingente militar a Colombia para intervenir en la crisis política y humanitaria en Colombia. El presidente de EE.UU. reiteró que «todas las opciones» siguen abiertas para atajar la situación en Venezuela durante una reunión que se presumía clave para el país sudamericano: la visita a la Casa Blanca del presidente de Colombia, Iván Duque. Las especulaciones de que Trump aprovecharía la presencia de un actor decisivo en la región para anunciar un envío de tropas no se cumplieron, al cierre de esta edición. Duque, presidente de Colombia desde agosto del año pasado, ha dado un apoyo férreo al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y ha mostrado sintonía con la posición de EE.UU. sobre la crisis en su país vecino. «Hablamos en profundidad sobre la crisis en Venezuela», dijo Duque sobre su encuentro con Trump, con quien coincidió en la «urgente necesidad de permitir el acceso de ayuda humanitaria». La ayuda enviada por países como EE.UU., Canadá y la propia Colombia ha sido bloqueada por el régimen de Nicolás Maduro en la frontera. Esta misma semana, Guaidó se comprometió a que la ayuda pase la frontera «sí o sí» como muy tarde el 23 de febrero. «Colombia ha ofrecido y seguirá ofreciendo su territorio para la llegada de ayuda humanitaria y hacemos una llamada clara de que impedir el acceso de ayuda humanitaria es un crimen de lesa humanidad por parte del dictador Nicolás Maduro», dijo ayer Duque, que hoy participará en una conferencia convocada por Guaidó en Washington para tratar la crisis humanitaria en Venezuela. Antes del encuentro con Trump, Duque se reunió con un grupo de legisladores demócratas y republicanos y con el embajador nombrado por Guaidó para Washington, Carlos Vecchio. Colombia seguirá trabajando «para que el cerco diplomático sea cada día más efectivo» frente al régimen de Maduro, dijo Duque tras ese último encuentro. Planes alternativos Los rumores sobre el envío de tropas a la frontera de Colombia con Venezuela se dispararon a finales del mes pasado cuando el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, apareció en una reunión en la Casa Blanca con un cuaderno de notas donde se podía leer la frase «5.000 soldados a Colombia». Trump reiteró ayer desde el Despacho Oval que «nunca» habla sobre planes militares, aunque reconoció su preocupación por la situación en Venezuela: «No me gusta lo que está pasando, no estoy contento», dijo sobre la crisis en el país. «La gente está siendo tratada muy mal», agregó. El presidente de EE.UU. hizo además sus primeras declaraciones públicas sobre Guaidó, aunque sin mencionar su hombre: «Tengo un gran respeto por el hombre que la mayoría de la gente, mucha gente, cree que es el presidente de Venezuela. Es muy valiente». Al preguntársele si tiene un plan alternativo ante la posibilidad de que la transición democrática no se produzca en Venezuela y Maduro siga en el poder de forma indefinida, Trump aseguró que tiene «un plan B, y un C, y un D». Ante la posibilidad concreta de una amnistía para facilitar la salida de Maduro, el presidente de EE.UU. respondió que «es algo que no hemos considerado». Trump no fue claro sobre un envío de tropas, mientras que la oposición demócrata en el Congreso sí lo fue sobre lo contrario. «La intervención militar de EE.UU. no es una opción», aseguró Elliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata. «Es el Congreso el que decide dónde, cuándo y cómo se usa el ejército de EE.UU. en el mundo y el Congreso no apoyará una intervención militar en Venezuela».
13-02-2019 | Fuente: abc.es
Trump acepta a regañadientes el acuerdo de gasto del Congreso
«No, no estoy contento». Donald Trump dejó claro ayer que el acuerdo de gasto alcanzado por los congresistas republicanos y demócratas no le complace: no incluye la financiación que él desea para su gran promesa de campaña, la construcción de un muro en la frontera con México. Pero, al mismo tiempo, dio señales de que no se opondrá frontalmente al acuerdo, que evitaría un nuevo cierre gubernamental como el que sufrió EE.UU. el año pasado. El lunes por la noche, un grupo de legisladores de ambos partidos alcanzó un acuerdo de mínimos para asegurar la financiación de las operaciones de la administración federal hasta el próximo septiembre: el arreglo incluye una partida de 1.375 millones de dólares para la construcción de algo más de 80 kilómetros de vallas en la frontera, muy lejos de los 5.700 millones que exigía Trump para levantar más de 320 kilómetros de muro de cemento o hierro. Los demócratas hicieron alguna concesión, como eliminar la limitación de un número máximo de inmigrantes detenidos en territorio de EE.UU., mientras que aceptaron elevar la capacidad de los centros de detención de la policía de fronteras, conocida como ICE. «¿Estoy contento a primera vista? La respuesta es no, no estoy contento», reaccionó Trump desde la Casa Blanca en su primera intervención sobre el asunto y tras constatar que la financiación del muro no está en el acuerdo. Sin embargo, aseguró que lo resolverá «añadiendo cosas» al acuerdo y que finalmente «construiremos un muro bonito, grande y fuerte». El acuerdo ahora debe ser votado tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado y después requerirá la ratificación del presidente de EE.UU. Todavía no se puede descartar que Trump decida no apoyarlo, pero sus palabras ayer daban a entender que no lo haría: «No creo que vayamos a ver otro cierre», dijo sobre la situación que impidió la financiación de agencias federales durante 35 días y que dejó sin sueldo a casi 800.000 funcionarios. Los líderes de los partidos mostraban optimismo con cautela sobre el éxito de la última negociación de la ley de gasto, condicionada por el nuevo reparto de poderes en el Congreso: desde las elecciones legislativas de noviembre, los demócratas controlan la Cámara de Representantes y la mayoría de los republicanos tampoco es suficiente para la aprobación de una ley de este tipo. «Espero que encuentre el acuerdo aceptable y lo firme», dijo Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado. «Por favor, presidente, nadie ha conseguido todo lo que quería con esta ley, pero fírmela y no provoque un cierre», añadió desde la otra bancada el demócrata Charles Schumer. La incógnita es cuál será el uso político que Trump haga de este acuerdo.
13-02-2019 | Fuente: elpais.com
Demócratas y republicanos perfilan un pacto migratorio que desafía a Trump
El presidente se muestra receptivo hacia un acuerdo que evitaría un nuevo cierre del Gobierno pero le proporcionaría solo una cuarta parte del dinero que quiere para el muro
12-02-2019 | Fuente: elpais.com
Demócratas y republicanos perfilan un pacto migratorio que desafía a Trump
Los términos contemplan, para evitar un nuevo cierre administrativo, la construcción de barreras por una cuarta parte del dinero solicitado por el presidente para el muro
1
...