Infortelecom

Noticias de relaciones internacionales

06-06-2017 | Fuente: abc.es
Guerra a la radicalización de musulmanes en Occidente
Los dos últimos atentados en Inglaterra están haciendo replantear la lucha de Occidente contra el terror yihadista. El ataque del pasado sábado en el Puente de Londres, el más reciente de una larga lista que incluye sangrientos golpes en Mánchester, París, Niza, Berlín y Estocolmo, ha llevado a la primera ministra británica, Theresa May, a rechazar que las cosas vayan «a continuar como hasta ahora». May ha denunciado la tolerancia de la que han disfrutado los extremistas islámicos y apunta medidas como poner coto a los contenidos yihadistas en internet, la reforma de los planes antiterroristas y penas más duras. Ya en 2014, tras conocerse un vídeo en el que el periodista estadounidense James Foley era decapitado por un encapuchado con acento londinense (que resultó ser un británico de origen kuwaití), el entonces primer ministro, James Cameron, tomó plena conciencia de que parte del problema estaba dentro del Reino Unido. En aquel momento adoptó medidas para dificultar los viajes a Irak y Siria, pero, a la vista de lo sucedido después, han resultado insuficientes. «La respuesta al terrorismo yihadista es de naturaleza global y está claro que hay que atacarlo tanto desde el frente interior como exterior, así como de un tercero, el ciberespacio», señala Carola García-Calvo, investigadora principal del Programa de Terrorismo Global del Real Instituto Elcano. En la dimensión interna, indica que, junto con las estrategias contraterroristas que tratan de proteger a los ciudadanos y perseguir a los terroristas, es necesaria la «prevención de la radicalización violenta». Se trata de «ofrecer un proyecto de una sociedad mas inclusiva o cohesionada» que impida que ante una crisis de identidad se busquen respuestas en modelos contrarios a los valores de la sociedad que los albergan. García-Calvo reconoce que en esa línea no se han conseguido hasta ahora los «resultados esperados», por lo que aboga por seguir analizando la forma en que los potenciales terroristas asumen esas ideas. En este sentido, advierte de que «el fenómeno cambia muy rápido» y tiene «gran capacidad de mutación». En los últimos tiempos está muy marcada por las redes sociales, que permiten que los terroristas «lleguen a perfiles de personas que antes no estaban en el radar». La investigadora del Real Instituto Elcano también aboga por campañas para sensibilizar a los ciudadanos para que participen en la «detección temprana» del terrorismo y alerten de comportamientos extraños en su entorno o en las redes sociales. Carola García-Calvo vincula la ola de atentados en Europa con el retroceso en efectivos y en territorio de Daesh en su autoproclamado «califato» en Siria e Irak. A su juicio, «se ha lanzado a la ofensiva ante la pérdida de estatus». Sin embargo, considera que no solo está la respuesta militar, sino que hay que actuar «en origen» para evitar que los yihadistas se hagan fuertes, propiciando «la mejora de las condiciones de vida en esos países y llegando a acuerdos de cooperación para mitigar los problemas intrínsecos». El director del Centro de Atención a Víctimas del Terrorismo y Prevención de la Radicalización de la Universidad Camilo José Cela, Ignacio Sell, ve necesario analizar «con humildad» los «errores en los procesos de integración de las comunidades islámicas en nuestras sociedades». Se refiere a «los sistemas educativos, a la dignificación social y laboral, junto a la realidad multicultural que, sin lugar a dudas, marca la estructura de las sociedades del siglo XXI». Sell aboga por buscar los valores que «una vez nos llevaron a la modernidad: igualdad, libertad y fraternidad». «Si somos capaces de que estos jóvenes sientan como suyos estos principios de convivencia y nosotros aprendemos a actuar en consecuencia, ganaremos la batalla al extremismo», asegura. Uso quirúrgico del ejército También Manuel Muñiz, decano de la Escuela de Relaciones Internacionales del IE, cree que, junto al uso «quirúrgico» de la fuerza militar, «el problema es más profundo cuando uno analiza el origen último de la radicalización de poblaciones musulmanas», que implica «cuestiones de desarrollo económico y de justicia social que van a tardar generaciones en resolverse». Para Muñiz, «las redes sociales son un arma de doble filo». Si bien «ofrecen canales de comunicación y de difusión de ideas a los yihadistas», indica que «también nos ofrecen herramientas para mapear su presencia y comportamiento» y «en algunos casos sirven para anticipar atentados, gestionar sus consecuencias, comunicarse con las personas afectadas y otros». Los expertos coinciden en no emplear de forma habitual recursos excepcionales, como las tropas en la calle. «Si se prolongan en el tiempo, dejan de ser disuasorias», señala García-Calvo. Aunque «los ataques producen alarma social», cree que medidas como «uso de las fuerzas armadas dentro de las fronteras de un país» o la «reducción de derechos civiles» deben reservarse a «casos de inseguridad extrema», apunta Manuel Muñiz.
01-06-2017 | Fuente: abc.es
Hay ambiente de ruptura, pero no está todo decidido sobre la salida de Estados Unidos del Acuerdo contra el Cambio Climático de París, el pacto internacional más amplio para reducir las emisiones a la atmósfera, suscrito por Barack Obama en 2015 junto con otros 95 países y la Unión Europea. El enconado cruce de filtraciones y versiones oficiales que rodea a cada asunto importante que debe gestionar Donald Trump volvió a repetirse ayer. La avalancha mediática que anunciaba la ruptura, citando la intención expresada por él a dos de sus ayudantes y la versión de dos fuentes del entorno, fue seguida de un mensaje de advertencia de la Casa Blanca: «Todavía el presidente no ha tomado una decisión final; será en los próximos días». No exenta de una petición de «cautela», sus portavoces sugerían la posibilidad de que entre el blanco y el negro pueda existir una postura final de grises. ¿Puede Trump salirse ahora del Acuerdo de París? No, no puede denunciar el pacto climático hasta que hayan pasado tres años desde su entrada en vigor, o sea, en noviembre de 2019, y después tardará un año más en tener efecto, según el artículo 28 del Acuerdo de París. Si lo hace estaría sujeto a sus compromisos de procedimiento jurídicamente vinculantes. Si los incumple, violaría el Derecho internacional. ¿Puede EE.UU. denunciar ahora la Convención de la ONU sobre el Cambio Climático? Sí, puede denunciar la convención cuando quiera y es un proceso que tarda un año. Es una medida extrema y "no lo hizo ni Bush", afirma a ABC Teresa Ribera, directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (IDDRI). "Creo que de producirse va a tener una contestación descomunal", señala. Si EE.UU. sale no podría participar en las reuniones y el resto del mundo puede decidir lo que quiera sin él, incluido el introducir sanciones a quienes produzcan sin pasar por el canon de la convención. ¿Qué consecuencias tendría para el resto del mundo? "Si los demás se mantienen firmes ?G-20 menos EE.UU., y los actores fundamentales de la sociedad americana (estados, ciudades, negocios y ciudadanos)? el efecto es relativamente limitado", dice Ribera, que no cree en el efecto contagio. Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados, recuerda que en la pasada Cumbre de Marrakech "ni un solo país de los más de 190 que participaron dijo que si Trump sacaba a Estados Unidos del Acuerdo de París, se unirían a él para irse". Lo más dramático es que su salida conllevará la cancelación de todos los programas climáticos en los que Estados Unidos participa con miles de millones de euros para los países en desarrollo. ¿Qué efectos puede tener dentro de Estados Unidos? Algunos analistas advierten de que Trump no será capaz de revertir una caída en el coste de la energía eólica y solar y que su idea de estimular la producción de carbón podría dejar al país atascado en el pasado, mientras países de Europa, Asia y Próximo Oriente, incluso, persiguen una revolución energética renovable. "Gran parte de la industria y los inversores americanos temen además que el resto del mundo pueda introducir medidas restrictivas para el comercio de sus productos, bienes, servicios?", explica Ribera. ¿Habrá contestación social? "Estoy segura de que los ciudadanos americanos van a acudir masivamente a los tribunales y seguramente lo asociarán a derechos y libertades constitucionales de sus ciudadanos presentes y futuros, derechos de salud, de contenido patrimonial o asociados a seguridad y libertad", afirma Ribera. Hay precedentes, como India, Pakistán y Holanda.
26-05-2017 | Fuente: abc.es
«Irak aspira a que España haga más en la lucha contra Daesh»
Ibrahim Al-Jaafari ha concluido la primera visita a España en diez años de un ministro de Asuntos Exteriores. A lo largo de estos días, ha participado en la Conferencia internacional sobre víctimas de violencia étnica y religiosa en Oriente Medio, celebrada en el Palacio de El Pardo, y se ha entrevistado con los titulares españoles de Defensa y de Asuntos Exteriores y ha tenido oportunidad también de estar con Felipe VI. La contribución española en la lucha contra los terroristas de Daesh, atrincherados aún en la ciudad vieja de Mosul y otras localidades iraquíes y la posibilidad de extender la colaboración a otros terrenos ha centrado en buena parte estos encuentros. En la actualidad, más de 500 militares españoles participan en el adiestramiento de las fuerzas iraquíes que combaten a la organización liderada por Abu Bakr al Bagdadi. ¿Qué frutos espera de esta visita a España? Queremos abrir nuevos horizontes en muchos ámbitos bilaterales. España vive una etapa importante de su desarrollo democrático, su economía es muy buena y sus actitudes políticas hacia Irak son muy positivas. He tenido encuentros con el ministro de Asuntos Exteriores, la ministra de Defensa y la Comisión de Relaciones Internacionales, así como con Su Majestad el Rey. He percibido que los dignatarios españoles son personas cultas y capacitadas, por eso siento más la necesidad de profundizar las relaciones entre España e Irak. ¿El Gobierno de Irak está satisfecho con la aportación de España a la lucha contra Daesh, que se centra en la formación de tropas y policías iraquíes, o considera que también debería participar en acciones militares, o incluso en los bombardeos de la coalición internacional? Estamos muy satisfechos con el volumen de la ayuda y el apoyo militar español, pero aspiramos a tener algo más. Necesitamos oportunidades para la formación, apoyo logístico y cobertura aérea, pero tenemos una línea roja: no podemos permitir la implantación de bases militares extranjeras en nuestro territorio. Y no podemos separar el apoyo militar del apoyo en el ámbito económico, que también puede contribuir a la lucha contra Daesh. Quisiera que precisara a qué se refiere cuando habla de cobertura área. «No es ningún secreto que uno de los elementos más importantes en la derrota de Daesh es el factor militar aéreo»No es ningún secreto que uno de los elementos más importantes en la derrota de Daesh es el factor militar aéreo. El primero lo constituyen los soldados que han llevado las armas con valentía y han roto los tentáculos de Daesh, pero no podemos prescindir de la cobertura aérea proporcionada por la coalición internacional, que ha contribuido enormemente al avance de las fuerzas militares iraquíes. ¿Pide que España bombardee con sus propios aviones en Irak? Si nuestro país requiriera este tipo de ayuda, lo pediríamos, siempre en coordinación con las fuerzas aéreas iraquíes y las de la coalición internacional, porque es una cosa muy seria. Nosotros estaríamos abiertos a estudiar una posibilidad así por parte de España. ¿Qué le han respondido en sus entrevistas los ministros españoles? No hemos abordado este tema concretamente, sino la necesidad de continuar los contactos entre España e Irak. He percibido respuestas en general positivas por parte de España. Los detalles de la ampliación del apoyo logístico y militar español a Irak correspondería a los departamentos competentes de ambos países. Usted señala el interés por fortalecer la relación económica. ¿En qué sectores sería? «España tiene oportunidad de contribuir a la reconstrucción de Irak y tener allí un peso muy importante»En el ámbito económico, la colaboración es múltiple. Todos los sectores están abiertos. Cuando el producto tenga un precio competitivo y buena calidad, y rapidez para disponer de él en el mercado, podrá competir en el mercado iraquí. En general, aspiramos a la colaboración económica que contribuya a la conversión de Irak en un país productivo. España tiene oportunidad de contribuir a la reconstrucción de Irak y tener allí un peso muy importante. Irak ha pasado tres guerras y es posible que la guerra contra el terrorismo sea la cuarta, lo que ha fracturado la economía de Irak, que necesita una reestructuración. Es cierto que tenemos crisis financiera, pero no impide que países amigos como España puedan colaborar. Nos consta que la calidad de sus productos es muy alta y sus precios muy competitivos, la relación política es excelente y ha estado al lado de Irak frente a Daesh? Estos son factores que favorecen la presencia de España en el ámbito económico de Irak. Al-Jaafari, en la primera visita de un ministro de Exteriores iraquí a España en diez años- E. Agudo Van siete meses desde que comenzó la ofensiva contra Mosul . ¿Cómo está la situación sobre el terreno? ¿Cuándo cree que se podrá derrotar a Daesh en esa ciudad y en el resto de Irak? Actualmente las fuerzas militares iraquíes avanzan desde el sector oeste de Mosul y la están liberando barrio por barrio. Yo conozco la ciudad muy bien, porque terminé allí mi licenciatura. El problema es que los terroristas de Daesh utilizan métodos sucios para impedir el avance. No combaten con valentía y coraje, sino con salvajismo, con brutalidad, disponiendo grupos de personas como escudos humanos. El balance de la actuación militar es excelente y goza de respeto tanto del propio Irak como de la comunidad internacional. ¿Qué conexión tiene el reciente atentado de Mánchester con lo que sucede en Irak? ¿Es una forma de Daesh de compensar su retroceso militar en Irak y Siria? «¿Qué diferencia hay para los terroristas entre un niño o una mujer iraquíes y un niño o una mujer en Alemania?»Era previsible que atentaría contra civiles en toda Europa. Daesh ha asesinado a más de 300 personas en un atentado contra un centro comercial de Bagdad el año pasado. Ha atentado también contra lugares de culto, tanto mezquitas como iglesias. Para esta organización terrorista es algo normal. ¿Qué diferencia hay para los terroristas entre un niño o una mujer iraquíes y un niño o una mujer en Alemania? Los terroristas de Daesh son brutales. Sus crímenes contra la población civil en Irak son un mensaje de su brutalidad y salvajismo hacia el mundo. ¿Acaso no se ha visto en la televisión que un terrorista de Daesh ha asesinado a su propia madre? ¿Qué se espera de esos terroristas? Es importante la colaboración de toda la comunidad internacional para hacer frente a esta amenaza. En este aspecto, la cultura tiene un papel muy destacado, sobre todo la prensa. Los periodistas tienen incluso más responsabilidad que los políticos y los militares.¿Se han preguntado ustedes cómo puede ser que un terrorista de Daesh mate a su madre o a su padre? Ni un animal lo haría. Lamentablemente, la prensa no ha abordado esta brutalidad de Daesh. Cien años atrás, la gente no se dio cuenta de lo que suponían el nazismo y el fascismo hasta que llegaron al poder. Los periodistas deben defender la humanidad y criticar la brutalidad de los terroristas. El desarrollo de los combates militares no nos debe desviar de la verdadera batalla, el aspecto cultural. ¿Cómo afecta la llegada de Donald Trump al poder a la situación en la región? La elección del señor Trump es un asunto interno del país. A lo largo de su historia, EE.UU. ha elegido 45 presidentes con toda normalidad. En los países donde hay instituciones, hay cierta tranquilidad, porque las instituciones son las que tiene el poder, más que las personas. Hay margen para los presidentes, pero muy limitado. Habrá notado con claridad la diferencia de discurso de Trump en campaña electoral y tras ser investido presidente. Un candidato se dirige en campaña a sus simpatizantes. Cuando entra en el poder, ya forma parte de las instituciones, gobierna para toda la nación y tiene en cuenta lo que permite y no permite la Constitución. Es cierto que sus primeras declaraciones incendiarias provocaron una fuerte reacción. Fue ridículo, por ejemplo, que mencionara siete países de terrorismo y uno de ellos fuera Irak, aunque creo que en eso estuvo mal aconsejado por sus asesores. Al contrario, Irak ha representado la valentía que ha permitido romper los tentáculos del terrorismo. Hemos dejado caro a EE.UU. y al resto de la comunidad internacional que Irak no se puede clasificar dentro del terrorismo, sino que es una víctima del terrorismo y luchando contra él. Tan rápido como se incluyó en esa lista se retiró. Trump ha llamado a hacer una especie de frente común contra Irán. ¿Está Irak dispuesto a participar en él? «Irak no entra en políticas de ejes de unos países contra otros. Nos unen muchas realidades con Irán y no ha invadido nuestro territorio»Irak no entra en políticas de ejes de unos países contra otros. Hay muchas realidades que nos unen con Irán: la geográfica, con 1.400 km de frontera común; histórica; social, con muchos grupos sociales con familiares en Irán, así como intereses y amenazas comunes. Teherán no ha invadido hasta el momento ninguna parte de Irak. Nuestro vecino del norte, Turquía, sí ha entrado 110 kilómetros en territorio iraquí y se ha instalado en la base de Bashica. Hemos rechazado esa intervención, pero aun así mantenemos la relación con Turquía. Irak es un país civilizado, cuenta con la civilización más antigua del mundo y sabe muy bien lo que quiere y lo que no de los países con los que trata. Puede aceptar algunas cosas y otras no tanto, no hace una valoración en blanco y negro. ¿Cómo prevé el día después a que se consiga acabar con la amenaza de Daesh? ¿Qué futuro hay para los millones de refugiados? Como sabe, hay desplazados fuera y dentro de Irak y hemos iniciado un proceso de regreso a sus hogares. Pero los que mejor contribuyen a la reconstrucción es la misma gente de su ciudad. Pero cuando los desplazados vuelven a su lugar de origen, necesitan unos servicios mínimos: hospital, colegios para sus hijos, establecimientos comerciales? Por eso pedimos que la comunidad internacional tenga sentido de responsabilidad y colabore en las tares de reconstrucción de las ciudades liberadas. También tenemos otros objetivos que se están planificando y estudiando, como la forma de administración de esas provincias mediante la gestión local. Tenemos una tarea ingente y esperamos que los países amigos nos brinden su apoyo.
15-05-2017 | Fuente: abc.es
Austria celebrará elecciones anticipadas en otoño
«Con seguridad habrá elecciones, supongo que en el próximo otoño», ha admitido finalmente el canciller federal de Austria, el socialdemócrata Christian Kern, sobre el desenlace de la actual crisis política, en vía muerta desde la dimisión, el pasado miércoles, del líder del conservador Partido Popular (ÖVP) y vicecanciller austriaco Reinhold Mitterlehner. Kern ha descartado un Gobierno en minoría del Partido Socialdemócrata (SPÖ), en caso de la salida de los conservadores de la gran coalición, y desde el ÖVP parece claro que la única opción son las elecciones anticipadas. De hecho, el primero en hablar en voz alta de su convocatoria ha sido Sebastian Kurz, hasta ahora ministro de Exteriores, el político más valorado del país en las encuestas y, con solo 30 años de edad, recién elegido nuevo líder de los conservadores austriacos. ¿Quién es este joven político que tan rápidamente gana relevancia entre los conservadores europeos? Nació en Viena y es hijo de una profesora y un ingeniero, aunque su elegancia y sus modales aristocráticos sugerirían otra procedencia familiar. Su frescura y su don de gentes han servido para rejuvenecer el electorado popular austriaco y su gran reto ahora es robar votos a la extrema derecha del ÖVP «Ser conservador es cachondo» Tras superar los exámenes de selectividad (Abitur) en 2004, pasó por el ejército antes de comenzar la carrera de Derecho y poco después llamó ya poderosamente la atención al frente de las juventudes del ÖVP con su campaña «Schwarz macht geil», algo así como «ser conservador es cachondo», con la que trasladó la propaganda política a las discotecas de moda de la capital austriaca y colocó el logo del partido en el escote de sugestivas azafatas. En 2010 hizo campaña a bordo de vistosos descapotables y repartió preservativos, nuevamente con el logo del partido, y fue ganando apoyos internos gracias a su capacidad de convocatoria, hasta lograr convertirse en secretario de Estado de Integración, puesto desde el que trabajó en la «integración a través del rendimiento» y desde el que convenció a los numerosos escépticos que su anterior trayectoria había levantado dentro del ÖVP. Ministro trending topik Desde 2013, ha ocupado la cartera de Exteriores, con gran satisfacción para los suyos y demostrando personalidad propia y dominio de la situación durante la compleja crisis de los refugiados, a pesar de las tensiones que ésta ocasionó con Berlín y con Bruselas. Desde su silla en el gobierno, ha seguido gestionando personalmente y con maestría sus cuentas en Twitter y Facebook , ha trabado interesantes relaciones internacionales y ha rechazado la oferta del canciller Kern de aplicar una agenda de reformas hasta el final de la legislatura, prevista en principio para septiembre de 2018, convenciendo a su partido de que lo mejor es plantar batalla electoral aquí y ahora, dispuestos a sacar partido de un nuevo comienzo. La gran coalición de gobierno entre socialdemócratas y conservadores, que lleva en el poder tres legislaturas, desde 2007, está terminando de mala manera. Las disputas internas sobre las políticas a aplicar en cuestiones como inmigración, reforma fiscal o educación, mantienen bloqueado el gobierno y Kern ha reconocido que con la elección de Kurz como líder de los conservadores no hay perspectivas de continuidad. Poder personal dentro del partido Kurz ha demandado, para asumir la presidencia de los conservadores, mano libre para definir la línea de la formación y la confección de las listas electorales, lo que reduciría a meramente testimonial el papel de la dirección del ÖVP. Su gran reto es poner freno al anti europeo y de extrema derecha Partido Liberal (FPÖ), que lidera en la actualidad las encuestas con alrededor del 30 % de la intención de voto, ligeramente por encima del Partido Socialdemócrata (SPÖ) y con casi diez puntos más que el ÖVP. Sin embargo, con Kurz al frente, el ÖVP podría tener opciones de aumentar su intención de voto y, según algunos analistas, no tendría reparos en intentar una coalición con los ultras. Otra gran concesión del partido al estrellato de Kurz es la de concurrir a los comicios como «Lista Sebastian Kurz - El nuevo Partido Popular», poniendo el nombre de su líder por delante del de la formación y dejando claro que todo el que espere ascender pasará primero por su mano. El presidente Alexander van der Bellen ha pedido a los partidos políticos «total transparencia» en la convocatoria de las elecciones anticipadas y que pongan fecha cuanto antes a los comicios. Están en ello. El excanciller Kern ha entregado esta misma mañana a Kurz una carpeta con diez proyectos pendientes de ejecución que deberá implementar antes de que abran las urnas, un traspaso envenenado en el que el joven Kurz, en caso de no mostrar una mayor capacidad de ejecución que la que ha llevado a Kern a abandonar el gobierno, podría terminar con sus sueños de canciller austriaco. Entre ellos figura la denominada «Aktion 20.0001», una reforma del sistema educativo que genera enormes discrepancias que es uno de los grandes abortos de la gran coalición, una especie de misión imposible. Esta noche se reunirán ambos con van der Bellen en el Hofburg para fijar el calendario electoral y las responsabilidades de cada uno en este periodo de transición.
09-05-2017 | Fuente: abc.es
Tercera derrota populista
En el momento en el cual suena el Canto de los partisanos, Emmanuel Macron ha entornado los ojos. Y, quizá por única vez en estas semanas, ha exhibido una conmoción verdadera. Es su primer acto institucional. El azar ha querido que la segunda vuelta de las presidenciales se resolviera, este año, en la víspera del 8 de mayo. Y esa fecha, la del fin de la Segunda Guerra Mundial, es una de las dos fiestas mayores (la otra es el 14 de julio) de la nación francesa. La banda militar, ante la llama del soldado desconocido en el Arco del Triunfo, ha entonado ese canto de combate que compusieron, en 1943, tres clandestinos resistentes. No es una canción benévola. Ni dulce. Es el manifiesto tenaz de los que nada pueden ya esperar salvo la muerte: «Aquí, cada cual sabe lo que quiere y lo que hace cuando pasa. / Amigo, si caes, otro amigo sale de las sombras para tomar tu puesto?» Es el himno a la dureza extrema de quien toma las armas en un callejón sin salida. No es difícil dejarse llevar por la emoción estoica de ese canto. Nada que ver con el Macron de 12 horas antes. La música que sonaba a todo volumen durante la celebración en el Carrusel del Louvre era ese pop mestizo que aquí arrasa entre los adolescentes periféricos. Nada, a decir verdad, que imponga ni estoicismo ni grandes emociones. Música para bailar, sin más historia. Las gentes concentradas allí para ovacionar al nuevo presidente sólo tenían un factor de identidad común: eran, en su inmensa mayoría, jóvenes, muy jóvenes. Y muy ajenos a esa jerga a la cual los de mi edad llamamos discurso político. Ninguna identidad étnica: los orígenes asiáticos, europeos o africanos se barajaban indiferentemente en la noche del Carrusel del Louvre. Pero la identidad estaba allí. Más ligada a la edad que a ninguna otra cosa. Y, con la edad, a la vaga esperanza de poder salir de un mundo que nunca fue tan hostil para los recién llegados. La nueva demagogia La exclusión laboral -económica y social, por tanto- de los más jóvenes es, desde hace un decenio y medio, la tragedia irresoluble de Europa. Y sobre esa tragedia se han ido tejiendo peligrosamente los hilos de la nueva demagogia a la que llaman populismo y que no es, en realidad, más que una variedad ligeramente actualizada de los viejos fascismos. En Austria como en Holanda, en Italia como en Alemania o España, la demagogia populista ha sabido explotar -ya a «izquierda», ya a «derecha»- ese malestar hondo que es hoy el de los europeos de menos de cuarenta años: el de los condenados a ser una generación perdida. En Francia, la explotación política de esa angustia tiene un nombre: Frente Nacional. Como en Holanda tiene el suyo: el Partido de la Libertad de Geert Wilders. Y FPÖ en la Austria de Stracher y Hofer. Hofer en Austria y Wilders en Holanda fueron parados ante las urnas por los electores; aunque se hayan enquistado en porcentajes de clientela alarmantes. El problema con el FN francés era, sin embargo, de otra envergadura: la que se corresponde con el papel que, junto a Alemania, juega Francia como columna vertebral de la Unión Europea. De haber vencido Le Pen y haber promovido el referéndum de salida que incluía su programa, la UE hubiera entrado en fase resolutoria. Y, con ello, todo el juego de las relaciones internacionales hubiera sido trastocado. No sucedió. Es el tercer golpe parado. Y el decisivo. A la espera de Alemania. En la noche del 7 de mayo, una muchedumbre de jóvenes, de abigarradas etnias pero por igual franceses, buscaban la identificación generacional que no acaban de hallar en un sociedad exangüe. En la mañana del 8, el joven presidente al cual ovacionaban marcaba su emoción al escuchar el canto de los viejos partisanos. En el puente entre esas dos mitologías tendrá que asentar su triunfo. O será su derrota. Y la de todos.
05-03-2017 | Fuente: abc.es
«Soy mexicana y apoyo con orgullo a Donald Trump»
Paloma Zúñiga, una joven estadounidense de origen mexicano que vive a caballo entre Los Ángeles y Tijuana, se desgañita sobre un pequeño escenario a los pies del monumento a George Washington: «¡Yo apoyo con orgullo a Donald John Trump!», grita ante un grupo de unos 300 fervientes seguidores del presidente de EE.UU. Zúñiga, miembro de Latinos for Trump (Latinos por Trump), participó este sábado en Washington DC en una de las casi 50 actos convocados en apoyo al actual inquilino de la Casa Blanca bajo el título de «Marcha por Trump», con la que sus simpatizantes buscan contrarrestar en las calles las múltiples protestas organizadas desde su elección el pasado 8 de noviembre. En el acto celebrado en la capital estadounidense participaron también activamente representantes del colectivo LGBT y afroamericana, que buscaban mostrar que no solo los blancos heterosexuales están detrás del presidente. De hecho, ejerció como maestro de ceremonias el presidente de «Gays for Trump», Peter Boykin. Paloma Zúñiga- M. T. «Estamos creciendo en gran cantidad», aseguró en inglés Paloma Zúñiga sobre la corriente de hispanos que respalda a Trump, a pesar de medidas contra la inmigración ilegal que han levantado polémica, como deportaciones masivas o la construcción de un muro en la frontera con México. En su encendido alocución, agradeció a Dios que le diera «la oportunidad de decir la verdad». En declaraciones a ABC, explicó que ella creció en Estados Unidos «cuando las cosas funcionaban», mientras que luego «dejaron de funcionar» y fue viendo «el deterioro de ciudades como Los Ángeles o Phoenix». «Cuantos más hispanos llegaban, más problemas teníamos», asegura. Ahora, dice, «ya no quieren hablar inglés, no respetan el país y sus leyes, y así no funcionan las cosas». Por eso se muestra «totalmente» de acuerdo en el muro en la frontera sur que quiere construir Trump, como «una manera de imponer las leyes fronterizas», ya que las fronteras «llevan años abiertas». En este sentido, dice que se trafica «con gente viva y muerta, con drogas y con órganos». «Yo vivo allí», recuerda. M. Trillo Contramanifestación de opositores a Trump Un grupo de contramanifestantes se presentó en el acto de Washington para expresar su oposición a Trump, aunque las fuerzas de seguridad formaron una barrera para impedir que se acercaran a la zona del escenario. Los partidarios del presidente contestaron con gritos de «¡USA, USA!» y «Blus live matter» («Las vidas de los policías importan»). Se pudieron ver también acaloradas discusiones entre miembros de ambos bandos. Enfrentamiento entre seguidores y opositores de @realDonaldTrump en #March4Trump en Washington DC pic.twitter.com/RCxTp0SXgd? Manuel Trillo (@manueltrillo) March 5, 2017Steve Negro, un abogado rubio de 50 años procedente de Filadelfia, niega que Donald Trump genere división en el país. «No nos importa que seas negro, asiático o gay, solo somos gente corriente», asegura ante los asistentes. Tras bajar del escenario, indica a este diario que él está registrado como votante demócrata, pero que no votó por Barack Obama ni por Hillary Clinton. «El Obamacare me cuesta 6.000 dólares al años», apunta como una de las explicaciones de su cambio de voto, al tiempo que dice estar «cansado de las protestas». Otra de las intervenciones corrió a cargo de Dustin Stockton, presidente del Proyecto «América Primero», que toma el nombre de uno de los lemas preferidos de Trump. A su juicio, el presidente está «devolviendo el poder a la gente». La artista Joy Villa y un falso Trump- M. T. También se dejaron ver jóvenes estudiantes. Una de ellas era Riley Pearse, alumna de Relaciones Internacionales de Virginia, que porta una pancarta en la que se lee, entre otros mensajes, «Millenials por Trump». Pearse valora la apuesta de Trump por la reducción de impuestos y, en materia de educación, que quiera reducir el peso del gobierno federal en favor de los estados. «Hay mucha gente a la que no le gusta, pero es porque se creen lo que dicen erróneamente medios como la CNN», señala.
02-03-2017 | Fuente: abc.es
«El inicio del desarme de las FARC es importante para que los colombianos crean en el proceso»
Las FARC, la principal guerrilla de Colombia, han comenzado este miércoles a decir adiós a las armas. La ONU empezó la identificación y registro de las armas en los campamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un proceso que debe concluir el próximo 1 de junio, según establecen los acuerdos de paz. María Angela Holguín, ministra de Exteriores de Colombia desde que Juan Manuel Santos llegó a la presidencia en 2010, considera «irreversible» el proceso de paz. Politóloga, experta en relaciones internacionales, exembajadora ante la ONU y en Venezuela, Holguín se entrevista este jueves con su homólogo español, Alfonso Dastis. En Madrid también ha asistido a la entrega del VII Premio de Derechos Humanos Rey de España, que Don Felipe dio a la organización Patrulla Civil Aérea Colombiana. -¿El próximo 1 de junio será el día en que las FARC dejen de existir como grupo armado? -El proceso es irreversible. Las FARC están convencidas de la decisión que tomaron. Para los colombianos este inicio del desarme y ver que es una realidad es importante para creer en el proceso. Ya entrarían a ser un grupo político y estamos en una historia de Colombia distinta. -Naciones Unidas y la guerrilla han denunciado retrasos en la adecuación de los campamentos. -Mucha gente no ha entendido el lugar en el que se encuentran estos campamentos. Están en sitios muy alejados, donde no hay absolutamente nada. Se están construyendo las carreteras. Colombia tiene una geografía difícil, que complica aún más la logística. Pero todo va estar listo pronto, hay un compromiso total del Gobierno. Las FARC también tienen ese compromiso de construir rápidamente sus campamentos. -Se han concedido las primeras amnistías a guerrilleros presos. ¿Puede asegurar que no habrá impunidad para delitos de lesa humanidad, abusos sexuales o reclutamiento de menores, como temen los detractores de los acuerdos de paz? -El tribunal de justicia transicional es muy claro. Los crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra serán investigados, juzgados y sancionados, y tendrán una restricción efectiva de la libertad de entre 5 a 8 años. La ley de justicia transicional está en estos momentos en el Congreso y creo que con eso logramos balance entre paz y justicia. «Las fuerzas militares van a recuperar los lugares donde estaba la guerrilla para no permitir que otros grupos o disidentes se dediquen al narcotráfico» -¿Qué riesgo hay de que los guerilleros disidentes se dediquen al narcotráfico? -Riesgo hay, lo importante es que no sea en una proporción grande. Cuando revisamos todos los procesos de paz, el cálculo en el caso de Nepal era de un 15% de disidentes. De la información que se tiene aquí no llega al 1% de los 7.000 efectivos. Una vez las FARC estén en las zonas veredales donde van a dejar las armas, las fuerzas militares van a entrar en una ofensiva para recuperar todos esos lugares donde estaba la guerrilla para no permitir que vengan otros grupos o disidentes a dedicarse al narcotráfico y a otros delitos. -Después recibir el Nobel de la Paz -cuestionado por algunos sectores- y ser el presidente que firma la paz con las FARC, ¿a qué atribuye que la popularidad de Juan Manuel Santos se sitúe por debajo del 40%? -Después de siete años en el Gobierno es difícil que un presidente pueda sostener su popularidad. Normalmente se les va acabando a medida que pasa el tiempo. Los colombianos todavía no hemos acabado de ver lo positivo que va a ser el proceso de paz para el país y lo positivo que ha sido el Gobierno del presidente Santos. Todavía no han entendido todo el esfuerzo que se ha hecho en sacar a la gente de la pobreza extrema, la inversión en infraestructura, en conectividad. Se dan más cuenta fuera, donde hay un apoyo gigantesco a Colombia y al Gobierno del presidente Santos. -Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, ve una «burla» en seguir el diálogo de paz con el ELN, después de que esta guerrilla reivindicase el atentado en Bogotá del pasado 19 de febrero, que mató a un policía. ¿Qué pretende la guerrilla, presionar para conseguir un alto el fuego bilateral? -Eso parecería de las declaraciones que han dado, que lo que pretenden es presionar un alto el fuego bilateral. En este momento están conversando en Ecuador. Soy muy optimista en lograr la paz no solo con las FARC sino también con el ELN. «Estamos apoyando y lo seguiremos haciendo salidas democráticas a la situación venezolana» -¿Negociar con el ELN será más fácil que con las FARC? -Va a ser igualmente difícil, a pesar de ser un grupo más pequeño. Es la primera vez que realmente uno siente que están ya en el camino de estar convencidos de que el diálogo es la manera de solucionar este conflicto. -¿Quiénes están detrás de las amenazas y asesinatos de líderes sociales? ¿Paramilitares desmovilizados hace una década? -Lo está investigando la Fiscalía. Se creó una comisión especial para mirar caso por caso con la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la Fiscalía, y tengo entendido que todavía no hay una información precisa sobre de dónde salen esas amenazas y esos crímenes de líderes sociales. -¿Es cierto que Juan Manuel Santos ha llamado al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero para interesarse por el diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela? -Hace unos diez días le pedimos al expresidente (de Panamá) Martín Torrijos si podía pasar por Colombia para poder enterarnos de cómo iba el diálogo. La idea era que también estuviera el expresidente Zapatero, pero se encontraba en España. El presidente Santos le ha pedido que cuando vuelva a Venezuela, si puede pase por Colombia para poder saber de primera mano cómo ve el diálogo en ese país. -¿Qué puede hacer su Gobierno para ayudar al país vecino? -Hemos apoyado el diálogo porque estamos convencidos de que es la única manera de que Venezuela pueda retomar el camino hacia el desarrollo, por el bienestar de su gente. Seguimos pensando que ese diálogo es lo más conveniente para Venezuela y para todos nosotros, porque cualquier cosa que pase en Venezuela, repercute en Colombia. Por eso hemos insistido en apoyar al expresidente Zapatero en su esfuerzo por sentar a los venezolanos en la mesa. -¿Las democracias iberoamericanas están siendo solidarias con los demócratas venezolanos? -Hemos sido solidarios con el bienestar de Venezuela. No creo que algo que no esté dentro de lo que entendemos como democracia sea una salida para Venezuela. Estamos apoyando, y lo seguiremos haciendo, salidas democráticas a la situación venezolana. «Lo más complejo, no solo para Colombia, es la incertidumbre frente a muchos temas, cómo serán las políticas de la Administración Trump» -¿Qué teme más su Gobierno de la Administración Trump, la política migratoria o el proteccionismo? -Lo más complejo, no solo para Colombia, es la incertidumbre frente a muchos temas, cómo serán las políticas de la Administración Trump. Esperamos que en términos migratorios y comerciales podamos seguir trabajando con Estados Unidos como lo hemos hecho hasta ahora; no sin pensar que en el tema comercial tenemos que acercarnos a otros grupos regionales, mejorar el comercio interregional en América Latina, tener unas mejores cifras de balanza con Europa y Asia, entendiendo que si EE.UU. se va a volver más proteccionista, tengamos salidas a todos los productos colombianos. -¿Sabe el número aproximado de colombianos que pueden verse afectados por las medidas contra la inmigración del nuevo presidente de EE.UU.? -Serían colombianos que estarían ilegales y esas cifras no las conocemos. -En cuanto a los tentáculos en Colombia del escándalo de corrupción de Odebrecht ¿es el Consejo Nacional Electoral (CNE) el organismo que debe aclarar si los sobornos de la constructora brasileña llegaron a las campañas de Juan Manuel Santos y de Oscar Iván Zuluaga en las presidenciales de 2014? -El presidente le pidió al CNE que investigue toda la campaña, el fiscal envió la información al Consejo y estamos esperando que este tome una decisión. En el caso de la campaña de Zuluaga la información viene de Brasil. -¿Qué espera su Gobierno de España en el postconflicto colombiano? -Estamos muy agradecidos a España. Nos ha acompañado en momentos claves del proceso, nos ha ayudado en los momentos precisos. Nos acompañó y lideró el fondo del postconflicto en la Unión Unión. Nos acompañó y lideró el acuerdo de cooperación del tratado de libre comercio. Si los países nos ayudan a generar aún más comercio es parte de lo que Colombia necesita, que es ese desarrollo. Los países donantes están mirando proyectos que son los que van a generar posibilidades en el campo. No solo para la guerrilla, sino también para todas esas poblaciones de lugares apartados de Colombia que, por el conflicto, no han podido desarrollarse.
01-03-2017 | Fuente: abc.es
Una nueva ola de violencia contra inmigrantes sacude Sudáfrica
En las dos últimas semanas Sudáfrica ha experimentado un alarmante brote de violencia focalizado hacia los extranjeros. El país, apodado la nación arco iris por su diversidad y carácter acogedor, está sufriendo un aumento de los discursos y actitudes de carácter xenófobo que alimentan los actos violentos. Cerca de dos millones de extranjeros viven en Sudáfrica, la mayoría de ellos procedentes de otros países africanos, especialmente de Zimbabue, Nigeria y Somalia. En un estado con la economía estancada, castigado por una tasa de desempleo que ronda el 30% y con la mitad de la población viviendo bajo el umbral de la pobreza, algunos locales acusan a los extranjeros de quitarles sus puestos de trabajo y de participar en actividades delictivas como el tráfico de drogas y la prostitución, responsabilizándoles asimismo de la alta criminalidad que asuela el país. Marcha contra inmigrantes y altercados El pasado viernes día 24 se convocó una marcha en Pretoria, capital ejecutiva de Sudáfrica, para protestar por la presencia de nigerianos, zimbabuenses y pakistaníes en situación irregular. La manifestación, que contaba con el permiso de las autoridades y pretendía ser pacífica, acabó enfrentando a sudafricanos y extranjeros. La Policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a la multitud, que estaba apedreando coches y quemando neumáticos para bloquear las calles de la ciudad. Al menos 136 personas fueron arrestadas. En las últimas semanas, decenas de hogares y negocios regentados por inmigrantes han sido saqueados e incendiados en varios suburbios de Johannesburgo y Pretoria. El 11 de febrero un grupo de vecinos de Rosettenville quemaron al menos una docena de casas, en su mayoría ocupadas por extranjeros, que según ellos eran utilizadas a modo de burdeles y para el tráfico de drogas. Dichos ataques se han producido principalmente en municipios humildes, donde algunos residentes consideran a los inmigrantes competencia directa para los puestos de trabajo, oportunidades de negocio e incluso en el acceso a la escasa oferta de viviendas. La raíz de la violencia Con el fin del Apartheid y la transición a la democracia en 1994, Sudáfrica se abrió al mundo y se generó un flujo constante de inmigrantes africanos que se dirigieron hacia el sur en busca de una vida mejor, atraídos por las oportunidades que la economía de mayor crecimiento del continente ofrecía. A día de hoy Sudáfrica es el país que acoge el mayor número de inmigrantes en África. Sin embargo, los extranjeros han sido blanco de ataques xenófobos a lo largo de las últimas décadas, siendo especialmente agitada la etapa comprendida entre 2008 y 2015. Más de 60 personas murieron a consecuencia de ataques violentos en 2008 y otras 50.000 se vieron obligadas a huir de sus casas. En 2015, el Ejército tuvo que tomar las calles para restaurar el orden tras la muerte de siete personas. Loren Landau, catedrático de Movilidad y Políticas de Diversidad en el Centro Africano para la Migración y la Sociedad de la Universidad de Witwatersrand analiza, para ABC, la naturaleza de dicha violencia: «Cuando las personas son atacadas exclusivamente por lo que son y no por lo que individualmente han hecho, hablamos de xenofobia», afirma. Según explica, existe una aversión generalizada a los extranjeros, heredada de la era del Apartheid, cuando se utilizó mano de obra inmigrante para minar el poder económico y político de los sudafricanos negros. Landau asegura que los recientes ataques son contra personas de determinadas nacionalidades independientemente de su estatus legal (ya sean inmigrantes en situación regular o irregular). «Esto no es afrofobia como dicen algunos. Se trata de personas que reclaman su espacio en los municipios y comunidades en las que viven. Cualquier persona a la que los locales consideren foránea está en riesgo de discriminación». El profesor recuerda que en otras ocasiones los asiáticos que viven o trabajan en dichos municipios también han sido blanco de los violentos. Sin embargo, este ensañamiento no se extiende a los europeos debido a que éstos normalmente no forman parte de sus comunidades. «Los ataques tienen su raíz en varios factores y cada incidente tiene su propia dinámica. En general las causas provienen de un profundo descontento con los servicios, la vivienda y la seguridad. Sin embargo, estos factores son generalizados y esta violencia sólo ocurre en áreas muy concretas afectadas por la falta de liderazgo político y por grandes desigualdades socio-económicas. Estas divisiones crean un aliciente para la movilización y determinados agentes políticos y socio-económicos usan a los extranjeros como chivo expiatorio o como un recurso para contentar a sus partidarios e intentar ganarse determinados sectores del electorado» explica el experto en migración. El presidente sudafricano Jacob Zuma ha condenado enérgicamente los actos de violencia ocurridos recientemente entre locales e inmigrantes: «No somos un país xenófobo», rezaba su comunicado del 24 de febrero. Zuma ha anunciado que las autoridades seguirán persiguiendo tanto a los trabajadores en situación irregular como a aquellos que cometan cualquier acto delictivo. En opinión de Landau, sin embargo, el Gobierno no está haciendo todo cuanto está en su mano para frenar estos ataques violentos. Determinados grupos de opinión van más allá y culpan directamente al Ejecutivo sudafricano de no crear suficiente empleo y oportunidades económicas para sus ciudadanos, hecho que habría provocado esta reacción violenta contra los extranjeros. Para muchos, el sentimiento anti-inmigrante no proviene de la comunidad que aloja a aquellos procedentes de otros países, si no de los representantes políticos. Recientemente, el alcalde de Johannesburgo, Herman Mashaba, de Alianza Democrática, fue duramente criticado después de declarar que los inmigrantes ilegales están vinculados a las actividades criminales en la ciudad. Tanto el CNA (Congreso Nacional Africano, partido en el gobierno nacional) como los grupos contra la xenofobia han arremetido contra Mashaba y su partido, culpándoles, incluso, de los recientes ataques contra propiedades que pertenecen a extranjeros. No obstante, funcionarios del CNA han hecho declaraciones en la misma línea recientemente y también en el pasado. «El Gobierno ha llegado incluso a negar en varias ocasiones que la xenofobia exista en este país. Es más, en el Plan Nacional de Acción contra el Racismo, la Xenofobia y otras Intolerancias relacionadas apenas se menciona la xenofobia y no hay planes para combatirla·, denuncia el profesor universitario. Malestar en otros países El resurgimiento de la violencia contra los inmigrantes ha provocado indignación en otros países africanos. Uno de los principales afectados, Nigeria, ha reaccionado convocando al máximo representante de la diplomacia de Sudáfrica en su territorio para transmitirle su preocupación ante estos episodios violentos. Los altercados ocurridos en Sudáfrica tuvieron su réplica en Abuja, capital de Nigeria, donde manifestantes atacaron las oficinas de la compañía de telefonía móvil sudafricana MTN en protesta por las agresiones perpetradas contra sus conciudadanos. Pese a esta nueva oleada de violencia, el profesor Landau no cree que estos ataques frenen el flujo migratorio procedente de estos países puesto que «los incentivos económicos son mucho más fuertes», y destaca que hay cientos de miles de inmigrantes que viven «relativamente en paz» en tierras sudafricanas. «Lo que sí puede pasar es que se dañen las relaciones internacionales, el comercio y la autoridad moral de Sudáfrica», sentencia.  El fin de la violencia requiere de múltiples factores y Landau expone que queda mucho trabajo por delante: "La policía y la justicia deben perseguir y procesar a quienes están detrás de los ataques. También necesitamos un enfoque en la planificación urbanística que incentive la colaboración y no el conflicto. Otro paso necesario sería implantar medidas legales contra aquellos que promulguen discursos del odio. Lo que no funcionará ?o al menos no funcionará por si solo- es la educación pública y los esfuerzos para promover la comprensión cultural. Éstos son valiosos en sí mismos, pero no detendrán la violencia», concluye.
28-02-2017 | Fuente: abc.es
El delicado equilibrio de la aparente «luna de miel» entre Trump y Putin
Desde que Donald Trump asumió el cargo de presidente, Vladimir Putin ya no es el «enemigo número 1» más mediático del mundo por obra y gracia de EE.UU. Ambos creen que no solo hay que golpear más fuerte para ganar; también hay que sorprender. Cuando Barack Obama expulsó en el descuento de su presidencia a 35 diplomáticos rusos por injerencia en las elecciones, Putin, en lugar de hacer lo propio con los yankees, invitó en Navidad a los hijos de otros tantos diplomáticos estadounidenses a visitar el Kremlin, en una provocación dirigida a avergonzar al presidente saliente de Estados Unidos. Que Putin no respondiera a la Casa Blanca con la misma dureza aumentó las sospechas sobre el acercamiento entre ambas potencias, hasta que Michael Flynn, ex asesor de seguridad nacional de Donald Trump, presentó finalmente su dimisión por las filtraciones sobre sus flirteos con la diplomacia rusa en Washington y por haber informado solo medias verdades al vicepresidente electo, Mike Pence. Tras el escándalo Flynn, las sospechas de connivencia entre Washington y Moscú se han enfriado, oportunidad que ha aprovechado el Kremlin para asegurar que las relaciones entre Rusia y Estados Unidos están en el nivel más bajo desde la Guerra Fría, según ha informado este martes la agencia de noticias Interfax citando a Sergei Ryabkov, viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia. Lo que muchos analistas ya apuntan es a una nueva etapa del conflicto, en la que, según «The New York Times», Rusia ha desplegado en secreto un sistema de misiles de crucero, que viola un tratado clave de las postrimerías de la Guerra Fría. Aviones de combate rusos han volado cerca de un buque de guerra estadounidense en el Mar Negro este mes, y un buque de la Marina rusa fue detectado en el Atlántico frente a la costa de Delaware. De momento, el tándem de China y Rusia bloqueó ayer en el Consejo de Seguridad que las potencias occidentales impongan sanciones contra Siria por las acusaciones de haber empleado armas químicas contra la oposición. Esta es la séptima ocasión que Rusia veta un texto para proteger al régimen de Bashar al Assad, mientras que en el caso de China es su sexta vez. La resolución, propuesta por Gran Bretaña y Francia hace meses y respaldada por Estados Unidos la semana pasada, habría impuesto sanciones a un grupo de funcionarios y entidades militares sirios por haber lanzado barriles bomba gas cloro. La embajadora ante la ONU de EE.UU., Nikky Haley, sigue una línea dura de denuncia contra Rusia, condenando las agresivas acciones rusas en Ucrania, su apoyo a seguir con las sanciones contra ese país por Crimea y culpando a Rusia de crímenes de guerra. Sus comentarios, apunta «The NY Times», contradicen en algunas ocasiones la posición de su jefe Trump. ?Lo que quiere Rusia es mantener a Siria unida, «vale, Assad es un dictador», pero controla el Ejército y puede proveer fuerzas en el terreno ?asevera Suchkov. ?Trump negaba en campaña que le gustara Assad, pero decía que le parecía mejor que Daesh. Tenemos esta idea errónea de EEUU quiere democracias en sus relaciones internacionales, pero no es así a nivel práctico, hay muchas relaciones desarrolladas por los americanos que obvian esta condición y esto precisamente no es que vaya a cambiar con Trump ?afirma Barah Mikail, fundador de la consultora de seguridad Stractegia y ponente junto a Sukhov en una conferencia conjunta en la Casa Árabe sobre la nueva diplomacia EE.UU.-Rusia. Incremento histórico en Defensa Trump anunció ha anunciado un incremento «histórico» en el gasto en Defensa, que el Gobierno ha cifrado en unos 54.000 millones de dólares (unos 50.800 millones de euros), dentro de su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2018 que presentará ante el Congreso en marzo. Supone un incremento del 10 por ciento de las cuentas en materia de Defensa, una subida presupuestaria que se compensará con un recorte global de la misma cantidad en otros ministerios «A Putin le gusta la gente como Tillerson, que hace negocios y no habla de derechos humanos», dijo a «The New Yorker» un ex asesor de política rusa. Para Sukchov, Trump está expuesto a una presión tremenda por los vínculos con Rusia y «tiene que demostrar que no es una marioneta». Frente a estas dudas, un comité del Congreso estadounidense está investigando los contactos entre la campaña electoral de Trump y Rusia para ver si hay «comunicaciones inapropiadas». «Todavía no tenemos ninguna evidencia de que hablen con los rusos», dijo Devin Nunes, presidente republicano del Comité Permanente de Inteligencia de la Cámara y que integró el equipo de transición presidencial. Los intereses de Rusia en Siria están estrechamente vinculados a los del régimen de Assad e Irán. «Lo primero que puede desatar una grave crisis entre Moscú y Washington es Irán, si Trump endurece las políticas, no a nivel militar necesariamente sino referidas a las sanciones. Ahí Rusia puede tomar posiciones. Los iraníes piensan que los rusos van a abandonarlos por los americanos y que van a cancelar acuerdo en compraventa de armamento», opina Suchkov. Tras el «veto musulmán», Irán ha probado con éxito un avanzado sistema de misiles guiados de fabricación local durante unas maniobras navales, que se extendían en las estratégicas aguas del sur del país. Como principal alternativa a la democracia liberal, Putin ha reconocido que pretende resquebrajar el modelo occidental de superpotencia única que impera desde el fin de la Guerra Fría. A juicio de Suchkov, «Trump es muy nacionalista» y, para él, un buen acuerdo con Rusia solo sería si entra dentro de sus intereses. Las élites rusas y la prensa oficial aplaudieron la llegada de Trump y su discurso inaugural: ese viejo orden parecía desmoronarse y, en ese caos, Putin podría además actuar desde las sombras.
28-02-2017 | Fuente: abc.es
Sturgeon amenaza con otro referéndum en Escocia por la «intransigencia» del Brexit duro
Tal y como advirtieron durante la campaña del referéndum los ex primeros ministros Tony Blair y John Major, ambos europeístas, el triunfo del Brexit ha reabierto el problema territorial escocés. En el conjunto del Reino Unido el Leave se impuso por 51,8%-48,1%, pero en Escocia la permanencia ganó con el 62% de los votos. La primera ministra escocesa, la separatista Nicola Sturgeon, se ha servido de ese dato para empezar a amenazar con un segundo referéndum de independencia, el llamado «indyref2». Asegura que todavía no ha tomado la decisión, pero añade que la «pura intransigencia» de May con su Brexit duro está empujando al SNP hacia otra consulta. El lunes, «The Times» publicó que el Gobierno de May teme que Sturgeon lance la petición de un segundo referéndum separatista a finales del mes que viene, como réplica inmediata a la activación del artículo 50 que inicia la salida de la UE. La inquietud por el futuro de la unión ha vuelto al tapete político y depreció la libra a su nivel más bajo en dos semanas. Separatista convencida La primera ministra escocesa ha replicado a la información con un artículo en el mismo periódico, que significativamente titula «La intransigencia de May nos está empujando a un segundo referéndum». Lo cierto es que a Sturgeon tampoco hay que empujarla mucho: se trata de una separatista convencida que nunca ha renunciado a ese objetivo maximalista, a pesar de que cuando se convocó el referéndum de 2014 los nacionalistas proclamaron que zanjaría el debate territorial «por una generación». Los unionistas ganaron por diez puntos, pero los nacionalistas han olvidado pronto sus palabras y ya vuelven a presionar. La consulta tendría que ser autorizada por el Gobierno de Londres, como hizo Cameron en su día con un acuerdo con Alex Salmond. Pero May, más dura que su predecesor, podría negarse, abriendo un gran debate constitucional. El argumento de Sturgeon es que el Partido Nacionalista Escocés (SNP) se presentó a las elecciones escocesas del año pasado prometiendo en su programa un segundo referéndum si se sacaba a Escocia de la UE y eso ya ha ocurrido. «Nuestro manifiesto electoral decía: "El Parlamento escocés debe tener derecho a convocar otro referéndum si hay un cambio significativo y material en las circunstancias de 2014", como que Escocia sea sacada de la UE contra su voluntad», explica la primera ministra, que recuerda que con ese programa sumó más votos y escaños en las elecciones al Parlamento de Holyrood que la suma de laboristas y conservadores. Escocia marcará la semana política, porque el viernes Theresa May participará en el congreso de los tories escoceses. Sturgeon reprocha también que en el referéndum de 2014 los unionistas prometieron que Escocia seguiría en la UE y que su voz sería escuchada en plano de igualdad en el Reino Unido, pero nada de eso ha ocurrido. May ha activado el Brexit duro sin pedir luz verde a Escocia, Gales e Irlanda del Norte, por entender que es un tema de relaciones internacionales que compete al Gobierno central. El problema de Sturgeon es que plantea el segundo referéndum como una vía para que Escocia pueda seguir en la UE, cuando lo cierto es que quedaría fuera, como ha señalado el Gobierno español con el ejemplo catalán.