Infortelecom

Noticias de relaciones bilaterales

29-05-2017 | Fuente: abc.es
«La nueva Europa necesita que España e Italia se sumen al eje franco-alemán»
«Donald Trump ha querido acentuar los problemas en la cumbre del G7 de Taormina, para mandar el mensaje de que él ha comenzado una política nueva». Romano Prodi (Scandiano, Reggio Emilia 1939) confiesa en una larga entrevista a ABC su frustración por la actitud de Trump y cree que ha llegado la hora de que España, Italia, Francia y Alemania trabajen juntos por construir una nueva Europa. Profesor de Economía y Política industrial en la Universidad de Bolonia, profesor desde el 2010 en Shangai, exprimer ministro de Italia y expresidente de la Comisión Europea, fundador y líder de la coalición del Olivo, de centro izquierda, es uno de los políticos europeos más experimentados y mejor informados. Por su prestigio internacional estuvo a punto de ser elegido presidente de la República italiana en el 2015, pero lo impidió en el último momento una «maniobra de palacio», típica en la política de este país. Con dos hijos y seis nietos, a sus 78 años, Romano Prodi está en espléndida forma y con la agenda siempre llena: Nos dice que hace 10 kilómetros de jogging tres o cuatro veces por semana, además de ser gran apasionado a la bicicleta. La semana pasada se puso a la venta su último libro: «El plano inclinado», en el que analiza los problemas de nuestra sociedad y diseña una serie de medidas concretas. Profesor Prodi, usted tiene una gran experiencia como participante en las cumbres de los países más industrializados del mundo (G7). Asistió a 10 encuentros: 5 como primer ministro y otras 5 como presidente de la Comisión Europea. La de Taormina seguramente será recordada, porque puede marcar un antes y un después. ¿Qué balance hace del G7 de Taormina? Hay que partir del hecho de que las cumbres del G7 desde hace tiempo no adoptan decisiones. Pero ayudan a orientar una voluntad común de los líderes, ayudan a conocerse y son útiles para armonizar. La de este año ha tenido una novedad, una diversidad fundamental: El presidente americano, Donald Trump, que de forma clara ha preferido las relaciones bilaterales, para mostrar que es más fuerte, y no las colectivas. Es decir, Estados Unidos no ha querido formar parte del grupo, porque Trump ha gestionado toda la cumbre con la lógica de «American First», lo que es coherente con su política, pero no ha ayudado al desarrollo y armonía del G7. Muchos analistas dicen que este es el momento más delicado en las relaciones de Europa y Estados Unidos. ¿Se esperaba un presidente americano tan frío y distante? No, porque en este tipo de reuniones se exploran los líderes y no se resaltan los contrastes. Habitualmente se suavizan los enfrentamientos. Pero Trump ha querido aumentarlos, para mandar el mensaje de que él ha comenzado una política nueva. Ha sido un G7 inusual, porque ha revelado más las tensiones que no el deseo de diálogo. Ha roto incluso con el ritual del G7: Se marchó sin ofrecer una conferencia de prensa y su discurso final lo hizo con un discurso a los soldados americanos en la base militar de Sigonella (Sicilia) que forma parte de la OTAN. ¿Cómo analiza estos hechos? Son hechos simbólicos que indican un gran cambio político. El ir a hablar a las tropas americanas a Sigonella, para hablarles como el capitán del equipo ganador, tiene una carga simbólica extraordinaria. La canciller Angela Merkel reaccionó el domingo con dureza. Dijo que Trump no es de fiar. Ha dicho más, al señalar que nunca han estado tan lejos Estados Unidos y Europa. ¿Qué consecuencias políticas tiene este claro distanciamiento de Estados Unidos y Europa? La verdadera consecuencia política es la posición de Angela Merkel que dice: «Señores, las relaciones con Estados Unidos han llegado a un punto que nosotros debemos construir Europa». Y esto es importantísimo. Entre Alemania, Francia, Italia y España se debe comenzar un nuevo diálogo, porque estamos en primera línea y solamente unidos podemos ejercitar el equilibrio entre Estados Unidos y China que el mundo pide. Donald Trump le echó en cara a Merkel el superávit comercial (Alemania es «muy mala»). Pero este es un debate que está en Europa y usted lo ha subrayado a menudo (el 2016 acabó con un superávit de 253.000 millones de euros a favor de Alemania). Yo he sido el primero en señalarlo y machaco sobre ello desde hace cuatro años. Y creo que la política alemana es equivocada. Pero jamás me he permitido insultar a Alemania. He hecho siempre la reflexión de que el superávit deriva también de la virtud propia de Alemania, al tiempo que he señalado que no puede ser de interés Alemania ni para Europa que este superávit se mantenga. Este es un discurso completamente diverso del que ha hecho Trump. Paradójicamente, quizás Trump ha hecho un favor a Europa, dándole una sacudida con su actitud, porque ahora puede tomar conciencia de que ha llegado la hora de despertar. ¿Por dónde se puede comenzar? Ciertamente. Se ha abierto la puerta a la cooperación reforzada. Comencemos con las cosas concretas. Frente a las emergencias de hoy, tener una defensa común de España, Italia, Francia y Alemania es una cosa importante. En la primera fase no es necesario siquiera hacer más gasto, porque es necesario al principio coordinar lo que hay y después se podrá gastar más. Para la nueva reconstrucción de Europa, medios alemanes apuntan que Merkel desea intervenir en tres campos: Defensa, inversión y emigrantes. Estoy muy acuerdo. Después serán las situaciones prácticas a indicar las preferencias, pero estas son tres etapas indispensables y útiles para la unidad de Europa. Para el relanzamiento de Europa se habla de el eje franco-alemán, es decir Merkel-Macron. ¿Se pueden inserir también España e Italia? Diría que no solo es posible, es obligado. Siempre he hablado de un motor franco-alemán. Ciertamente, Francia puede intervenir para equilibrar la política alemana y reducir este superávit comercial alemán. Pero ese eje tiene también necesidad de España e Italia, para que resulte una Europa en la que haya una mediación sobre los intereses de diversos países. Una Europa con Alemania al comando, que pretende la presidencia del Banco Central Europea después de Mario Draghi, levanta suspicacias. ¿Cómo se puede lograr un equilibrio? Hoy Europa no está equilibrada. Hay una excesiva prevalencia alemana. También en Bruselas, de funcionarios, de dirigentes? Cuando hablamos de un eje franco-alemán es para llevar más equilibrio a esta nueva Europa. Es evidente la gran capacidad política y económica de Alemania, pero hay que reconocer que no puede haber una Europa con un solo motor. La inmigración es un grave problema europeo, en el que Italia no ve la suficiente solidaridad. ¿Cómo se puede resolver? Mientras exista la crisis de Libia, el problema de la inmigración no encontrará una solución. En este caso parece que Europa ha renunciado a una política común. Después está el problema de los inmigrantes en el Mediterráneo que hay que salvarlos. Pero los salvan las naves de los países europeas y luego los descargan todos en Italia. Esto no es justo, porque está creando tensiones políticas y sociales extremadamente fuertes en nuestro país. La inmigración es un grave problema europeo, en el que Italia no ve la suficiente solidaridad. ¿Cómo se puede resolver? Mientras exista la crisis de Libia, el problema de la inmigración no encontrará una solución. En este caso parece que Europa ha renunciado a una política común. Después está el problema de los inmigrantes en el Mediterráneo que hay que salvarlos. Pero los salvan las naves de los países europeas y luego los descargan todos en Italia. Esto no es justo, porque está creando tensiones políticas y sociales extremadamente fuertes en nuestro país. Se acaba de publicar su último libro, con un significativo titular: «El plano inclinado», donde muestra que en nuestra sociedad crecen las desigualdades y las injusticias y aporta algunas soluciones. ¿Se inclina cada día más ese plano? Así es. Se inclina en países comunistas como la China, en países capitalistas como Estados Unidos, Alemania, Italia, España o Gran Bretaña?. Yo me pregunto si no se ha convertido en indispensable (Prodi nos lo acentúa así: in-dis-pen-sa-ble) hacer correcciones para colocar más horizontal este plano inclinado, con intervenciones en el mercado del trabajo del trabajo, sobre la casa, la herencia, el fisco.. Usted explica cómo la conquista del estado del bienestar (el welfare), que se veía como una palanca para el crecimiento, hoy aparece como un peso porque frena la competitividad. ¿Cuál es la consecuencia de este cambio? Este es un elemento fundamental que alimenta el miedo Y yo escribo: Atención que cada vez nos estamos resignando más a dar un paso atrás: hoy es el pago de un ticket sanitario, mañana una reducción de clase en la escuela? Este es un error fundamental. En el nuevo mundo podemos ir adelante para conquistar posiciones solo si hay una valorización de las personas. Y por esto que digo que hay que repensar todas las políticas sociales, del trabajo. Naturalmente, está claro que nosotros debemos también pretender de los países que no tienen welfare un comportamiento diverso, porque evidentemente no es posible aceptar una concurrencia que se basa sobre elementos si no de esclavitud sí de humillación en el mundo del trabajo. Con este plano que se inclina cada día más, ¿qué futuro le espera a nuestros hijos? Para nuestros hijos la única cosa que podemos hacer es prepararlos mejor para el futuro: escuela, escuela, escuela? sobre todo escuelas técnicas. Europa a diferencia de Estados Unidos y la China está perdiendo con las nuevas evoluciones científicas y tecnológicas. Todas las nueves redes, que son las nuevas carabelas del mundo son americanas y chinas: Google, Apple, Alibaba , Ebay? Todo esto americano y chino. Del miedo que suscita el futuro y la incertidumbre se aprovechan los populismos. Tras su derrota en Francia, ¿se ganará esta batalla? Depende todo de nosotros. Los partidos populistas antieuropeos se desarrollan por una parálisis de las políticas europeas. Si nosotros tomamos decisiones, el problema no se pondrá en el futuro. El populismo no tiene raíces ideológicas, tiene raíces simplemente antisistema, porque ese sistema está paralizado. Italia podría tener elecciones anticipadas ya en septiembre o en octubre. Si el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo es primero en las elecciones italianas, ¿es un peligro para Italia? Ciertamente, porque no tienen la mínima idea de un programa orgánico y creíble. Se comprende que sea así, porque las ganancias de estos partidos las consiguen repitiendo siempre que las cosas van mal. El Movimiento 5 Estrellas tiene todo el interés electoral en no adoptar decisiones concretas. Esto hace que se pueda abrir en el país una grandísima incertidumbre. ¿Por qué los partidos de izquierda están en crisis en Europa? No es que la derecha esté mucho mejor. La izquierda está peor porque su electorado tradicional es más sensible a la crisis económica y al miedo, y es el que más se ha sentido atraído por los nuevos partidos. Se dice que España crece porque ha hecho reformas. ¿Por qué el crecimiento de Italia está en la cola de Europa, junto a Grecia? Italia hay un problema especial diverso de España: Es la burocracia. En España se adoptan decisiones, mientras Italia está paralizada. Esta es la gran diferencia.
29-05-2017 | Fuente: abc.es
Macron y Putin no ocultan sus diferencias en un encuentro de «alto voltaje»
Emmanuel Macron recibió a Vladimir Putin con una llamativa «puesta en escena» en el antiguo palacio real de Versalles, pero aireó las diferencias franco-rusas en terrenos sensibles con una franqueza y energía que dejan al descubierto diferencias de calado. El presidente francés decidió celebrar la visita de trabajo del dirigente ruso, con motivo de una exposición de grandilocuente insignificancia, sobre el zar Pedro el Grande, en la antigua residencia real de Versalles, reconvertida en espacio cultural, esencialmente turístico. Tras una comida en un restaurante que responde a las normas de la alta cocina francesa, destinada al gran público cosmopolita (turistas norteamericanos, rusos, asiáticos y musulmanes, dispuestos a pagar comidas con menú de 200 o 300 euros), Macron y Putin discutieron «con franqueza» de temas candentes: Siria, Ucrania, Chechenia ? más la tradicional guinda ecuménica del combate común contra el terrorismo. En la rueda de prensa posterior a la comida de trabajo, Putin evocó puntos de convergencia, más numerosos, a su modo de ver, que los puntos de desencuentro y tensión. La franqueza verbal de Macron eclipsó el «pasteleo» de Putin, en todos los terrenos sensibles, inflamables todos ellos. Esto no es versalles ¿Los ataques de hackers rusos contra la campaña electoral de Macron? Putin intentó tirar balones fuera, estimando que se trataba de suposiciones periodísticas. Macron no eludió el problema de fondo: «No me gusta repetirme. Ya dije lo que pensaba durante la campaña». Durante la campaña, los portavoces del actual presidente denunciaron a los hackers rusos próximos al Kremlin. Cuando una periodista rusa evocó sus «dificultades personales» para entrar en el cuartel general de campaña de Macron, el presidente la cortó por lo sano: «Medios como Russia Today y Sputnik se comportaron como órganos de influencia y propaganda. No pienso callarme ni cambiar de actitud». Ante la situación en Chechenia y los campos de concentración de homosexuales, Putin prometió «hacer averiguaciones». Macron estuvo mucho menos elíptico: «Hemos hablando con franqueza. Y seguiremos haciéndolo en el futuro». Ante Siria, Putin se salió por la tangente de la «lucha común» contra el terrorismo y Daesh. Macron no dudó en insistir en uno de los problemas de fondo: «He insistido en la línea roja, capital, a propósito de Bashar al Assad. Toda utilización de armas químicas recibirá la respuesta de nuevas represalias y sanciones internacionales». Con diplomática firmeza, Macron hizo a Putin parcialmente responsable del uso de armas químicas, utilizadas por Bashar al Assad contra su propio pueblo. Ante la crisis siempre incendiaria de Ucrania, Putin aceptó el principio de una próxima reunión, según el «formato de Normandía» (reuniones a cuatro, Rusia, Ucrania, Alemania y Francia), pero estuvo elíptico y evasivo en las cuestiones centrales: los riesgos de escalada y las sanciones y represalias europeas, que, a su modo de ver, «no contribuyen a resolver la crisis». La visita de trabajo de Putin a París solo aspiraba a clarificar y establecer un primer contacto con el nuevo presidente de Francia. Emmanuel Macron se dijo dispuesto a trabajar con Putin para mejorar las relaciones bilaterales franco-rusas. Pero el nuevo presidente de Francia ha utilizado en público un lenguaje directo que no engaña a nadie. Quedan muy lejos las relaciones de amistad personal entre Putin y Jacques Chirac. Macron quizá no utiliza el lenguaje brutal de Sarkozy, a quien Putin llegó a responder en estos términos: «Si me sigues hablando así, te aplasto». Pero el tono de voz «macroniano» sobre armas químicas en Siria, derechos humanos en Chechenia y sospechas en Ucrania, subraya los límites de la comprensión mutua.
29-05-2017 | Fuente: elpais.com
Gaspard Estrada: ?América Latina puede ser un aliado de Francia en la defensa del multilateralismo?
El director del Observatorio Político de América Latina y el Caribe en París cree que Emmanuel Macron podría darle un nuevo impulso a las relaciones bilaterales
28-05-2017 | Fuente: abc.es
Merkel advierte que los tiempos en los que Europa se podía fiar del resto del mundo «están llegando a su fin»
La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha reivindicado la unidad de Europa en sus primeras declaraciones al término de la cumbre del G-7, que ha puesto de manifiesto las diferencias con Estados Unidos, y puesto punto y final, según sus palabras, a los días de confianza plena en las relaciones bilaterales. «Los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente de los otros están llegando a su fin, por lo que he visto los últimos días», ha declarado la presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) en un acto junto con Horst Seehofer, líder de su partido hermanado, la Unión Cristianosocial (CSU), en Múnich. «Y por ello solo puedo decir que nosotros, los europeos, debemos ser los dueños de nuestro propio destino», ha añadido al día siguiente de la cumbre del G7 en Taormina (Italia). «Naturalmente» que esto se hace manteniendo una relación de amistad con Estados Unidos y Reino Unido y con los vecinos como Rusia y otros países», indicó la mandataria. «Sin embargo, debemos saber que debemos luchar nosotros mismos por nuestro futuro y nuestro destino como europeos», agregó.
27-05-2017 | Fuente: abc.es
Los alemanes se sienten odiados por Trump
La República Federal de Alemania, rendida a las relaciones trasatlánticas desde su fundación en 1949, sufrió ayer una crisis de identidad internacional cuando varios medios de comunicación germanos publicaron unas declaraciones de Donald Trump durante la cumbre de la OTAN en Bruselas. ?Los alemanes son malos, muy malos?, había dicho el presidente norteamericano mientras reprochaba a la industria alemana sus florecientes exportaciones. ?¡Miren solamente la cantidad de coches que venden en EE.UU.! ? vamos a parar eso?. El alboroto diplomático era tan fogoso a las pocas horas que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, uno de los presentes en el momento de la afrenta, salió a desmentirla desde Taormina. Trump no quiso ser ?agresivo? con Alemania, explicó, ?fue una conversación franca y constructiva sobre comercio?, al tiempo que atribuía el revuelo, con menos acierto que buena intención, a un fallo de los traductores. ?Bad no significa malo?, se esforzaba Juncker por disculpar a Trump, sin recibir demasiada ayuda, por otra parte, de otro de los presentes en la conversación origen del problema, Donald Tusk, para quien en estos casos, ?se necesitan más bien fontaneros profesionales que diplomáticos indiscretos?. La canciller Merkel, todavía reunida con el presidente de EE.UU., prefirió dejar que la polémica hablase por sí sola y su portavoz, Steffen Seibert, se limitó a asegurar con cierta ironía que ?la confianza depositada en el gobierno de EE.UU. sigue siendo la misma a nivel político, pero hay que reconocer que algunas cosas son ahora un poco más imprevisibles?. El candidato socialdemócrata a la Cancillería de Berlín, Martin Schulz, adoptó sin embargo un tono de agravio y dijo que ?Alemania no tiene por qué soportar ese trato humillante?, mientras el también socialdemócrata alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, reconoció que ?hay hechos que nos están irritando? en las relaciones bilaterales. Las reacciones de queja surgieron desde los más insospechados rincones de la política alemana e incluso el siempre sereno y piadoso presidente del Consejo Evangélico, el obispo Heinrich Bedrof-Strohm, bromeó sobre Trump: ?bueno, Dios dice que amemos al prójimo, pero no cuánto ni por cuánto tiempo?. El portavoz de Trump, Sean Spicer, salió al encuentro de los periodistas alemanes enviados al G7 y les explicó que la palabra ?bad? (malo), puesta en boca del presidente de EE.UU., era una falsa noticia. Aseguró que Trump siente un ?reverente respeto por Alemania?, aunque considera ?injusta? la situación comercial. Pero no logró convencer a la prensa germana, que anoche seguía elaborando listas de los motivos por los que ?Trump odia a Alemania?, entre los que se cita el éxito económico alemán, la amistad con Obama, la política de refugiados, el posicionamiento en organizaciones internacionales y la mentalidad alemana, que a diferencia de Trump, repele el riesgo. Bild mencionaba también al abuelo de Trump, alemán que emigró a EE.UU. y no fue admitido de vuelta por haberse escaqueado del cumplimiento del servicio militar.
24-05-2017 | Fuente: abc.es
El Papa Francisco ha recibido este miércoles con una sonrisa cordial a un presidente Donald Trump más bien tenso para un primer encuentro que ha servido para dejar atrás reticencias y abrir un canal de diálogo directo entre dos personas con posturas muy distintas en temas importantes. «Santidad, es una gran honor estar aquí. Muchísimas gracias», fueron las primeras palabras de saludo del presidente, pronunciadas en su idioma, a lo que Francisco ha respondido con amabilidad «mucho gusto en conocerle, no hablo muy bien inglés». Galería de imágenes Vea la galería completa (14 imágenes) Durante la conversación de algo menos de 30 minutos en privado, y de nuevo en el intercambio de regalos, el Papa ha urgido al presidente americano a evitar la proliferación de guerras y promover la paz. Lo hizo en público al comentar en detalle a su visitante el significado del regalo de despedida: un medallón con ramos de olivo y una horrible fractura en el centro, que Trump se lleva como recuerdo a Estados Unidos. Según Francisco, «esa división es la guerra». En la misma línea de «sugerencia» Francisco le ha regalado también sus tres grandes documentos, «La alegría del Evangelio», «La alegría del amor», sobre la familia, y «Laudato sí» sobre, la necesidad de proteger el medio ambiente y disminuir el consumo de combustibles fósiles para aminorar los daños del cambio climático. Con cortesía, Trump ha prometido leerlos. Al término de cada audiencia, el Papa utiliza los regalos para insistir en algún punto y que sirvan de recordatorio a su visitante. En ese caso, a los tres documentos extensos ha añadido otro más breve pero muy significativo en el que ha puesto especial énfasis: el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2017, haciendo notar que «se lo firmé personalmente para usted». Francisco ha insistido en comentarle que se lo regalaba con el deseo de que sea «instrumento de paz», a lo que Trump ha respondido «necesitamos la paz». A su vez, el presidente americano ha regalado al Santo Padre una gran caja con cinco libros de Martin Luther King, incluido uno dedicado por el líder de los derechos civiles. diciéndole «creo que le gustarán. Espero que le gusten». Era un detalle bien elegido, pues el Papa había citado ampliamente a King en su discurso al Congreso de los Estados Unidos en septiembre de 2015. «No olvidaré lo que me dijo» Después de la conversación de casi media hora en privado ?el tiempo normal para jefes de Estado, aunque el encuentro con Obama había durado casi el doble- , ambos parecían más relajados, casi aliviados. De nuevo en presencia de los periodistas, el presidente americano le ha presentado su séquito, comenzando por su esposa Melania y su hija Ivanka, las dos visiblemente conmovidas. La primera dama le pidió que bendijese un pequeño objeto, quizá un rosario, que sostenía en el hueco de la mano, mientras Ivanka Trump le daba las gracias con afecto. El encuentro tuvo momentos distendidos y simpáticos, como cuando Francisco preguntó inesperadamente a la primera dama si daba a su marido el dulce sloveno «potica», que en italiano se llama «potizza». Melania Trump probablemente no lo entendió bien pues respondió divertida «Sí. ¡Pizza!». Trump fue presentando también al Papa a los demás miembros de su delegación, empezando por su yerno Jared Kushner, el secretario de Estado Rex Tillerson, el consejero de Seguridad Nacional H.R. McMaster y otros siete funcionarios. Todos recibieron como regalo un rosario de manos del Santo Padre. «Gracias, gracias. No olvidaré lo que me dijo», fueron las últimas palabras del presidente en inglés justo en el apretón de manos de despedida, a las que Francisco respondió en español con un animoso: «¡Buena suerte!». A continuación, el presidente y sus principales colaboradores se trasladaron a otra sala para un encuentro de 50 minutos con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, y el responsable de Relaciones Exteriores, Paul Gallagher, donde se tratarían más en detalle los principales asuntos de interés mutuo. Buenas relaciones bilaterales Según el comunicado del Vaticano, que no especifica los temas tratados en cada uno de los dos encuentros, «durante las cordiales conversaciones, se ha expresado la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América, así como por el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia». En un tema todavía más nacional, el texto afirma que «se ha manifestado el deseo de una colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, la educación y la asistencia a los inmigrantes». El comunicado alude, tan solo al final, a los asuntos internacionales: «Las conversaciones también han permitido un intercambio de puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y con la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y a la tutela de las comunidades cristianas». Como hace con todos los jefes de Estado, Francisco había salido a recibirle en la antecámara de su biblioteca privada y ambos posaron durante unos instantes para la primera foto oficial. En ese momento se notaba contraste de rostros: el Papa mantenía un gesto serio mientras que el presidente lucía una y otra vez una gran sonrisa, casi de campaña electoral. En cuanto tomaron asiento a ambos lados de una sencilla mesa de madera, el presidente acercó un poco más su silla como si quisiera escuchar mejor o estar más cerca de su interlocutor. El lenguaje corporal era positivo y manifestaba interés. A su vez, el Papa inició una explicación muy serena y amable durante el medio minuto inicial hasta que se ordena la salida del resto de las personas. Junto al Papa, en un clima de total reserva, se quedó solamente su traductor Mark Miles, un británico nacido en Gibraltar. La comitiva del presidente Trump había llegado al Vaticano a las 8.15 y entrado por una puerta lateral en lugar de atravesar la hermosísima plaza de San Pedro, que en ese momento se encontraba repleta de peregrinos para la audiencia general de los miércoles. Ese era el motivo por el que el Papa le había dado cita tan temprano. Donald Trump, la primera dama y su hija Ivanka, pudieron experimentar por primera vez lo que se parece más bien a un cambio de planeta: pasar de las calles ruidosas de Roma y su tráfico caótico a los Jardines Vaticanos, un oasis de belleza y tranquilidad, donde todo está limpio y ordenado. El presidente fue recibido en el patio de San Dámaso por un piquete de la Guardia Suiza y por el jefe de la Casa Pontificia, Georg Gaenswein, quien también saludó a la primera dama y a Ivanka Trump, ambas vestidas de riguroso negro y ataviadas con mantillas de encaje ya desde ese momento. Refiriéndose al viaje iniciado en Arabia Saudí y continuado en Palestina e Israel, Trump comento a Gaenswein que está siendo «una gira muy buena». Escoltado por los gentilhombres del Vaticano, el presidente recorrió los impresionantes pasillos que llevan hasta la biblioteca privada del Santo Padre, escuchando las explicaciones de Georg Gaenswein sobre la historia del lugar y algunas de las obras de arte. Daba la impresión de que Trump no le escuchaba mucho. Probablemente, su cabeza estaba totalmente concentrada en el encuentro que estaba a punto de mantener con el Papa y que, a juzgar por el cambio de rostros al final, ha resultado positivo. Pres. Trump has arrived at the Vatican for his first audience with Pope Francis. https://t.co/qiJAkWQtHx pic.twitter.com/gvxwCGujXl? ABC News (@ABC) 24 de mayo de 2017
20-05-2017 | Fuente: abc.es
Trump se reúne con el Rey Salman para reforzar su alianza militar
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, se reunieron hoy en el Palacio Al Yamama de Riad, para discutir su estratégica relación bilateral y la lucha contra el terrorismo. Está previsto que tras su encuentro ambos mandatarios firmen una decena de acuerdos de cooperación militar valorados en 110.000 millones de dólares. Según Washington, este paquete de equipos y servicios de defensa «apoya la seguridad a largo plazo de Arabia Saudí en la región frente a las amenazas de los iraníes, mientras que refuerza la habilidad del reino en contribuir a las operaciones antiterroristas en toda la región, reduciendo el peso sobre Estados Unidos». La Casa Blanca apuntó que estos acuerdos muestran «de la manera más clara posible» el compromiso de Estados Unidos con su alianza con Arabia Saudí y los países del Golfo Pérsico. Asimismo, subrayó que supone una manera de dar más oportunidades a las empresas estadounidenses en la región y a alentar la creación de miles de puestos de trabajo en la industria militar estadounidense. Poco antes del encuentro, Salman bin Abdulaziz aseguró que la visita del presidente estadounidense «hará realidad la seguridad y la estabilidad globales». En sus primeras declaraciones tras la llegada del mandatario norteamericano al país, realizadas en su cuenta oficial de Twitter, Salman también destacó la importancia de este viaje para las relaciones bilaterales. «Le damos la bienvenida a @POTUS Trump al reino saudí. Señor presidente, su visita reforzará nuestra cooperación estratégica y hará realidad la seguridad y la estabilidad globales», escribió el monarca. El presidente de Estados Unidos aterrizó este sábado en la capital de Arabia Saudí, Riad, para dar comienzo a su primera gira internacional, que lo llevará también a Israel, Palestina, el Vaticano, Bruselas (Bélgica) y Sicilia (Italia). Además de la consecución este sábado de importantes acuerdos económicos, Trump participará el domingo en un encuentro con los países del Consejo de Cooperación del Golfo -Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Catar y Omán- así como en una cumbre con líderes y representantes de medio centenar de países árabes e islámicos.
18-05-2017 | Fuente: abc.es
«Estados Unidos nunca ha utilizado el mecanismo conjunto que hay con Rusia para combatir los cibertaques»
Para la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, de visita en España, la supuesta injerencia de su país en las elecciones de EE.UU., así como la noticia de que Donald Trump compartió información clasificada, responden a la utilización de Rusia como «instrumento en una guerra política». Zajárova responde, en una entrevista con ABC, a las acusaciones de ciberataques y de interferencia en las elecciones estadounidenses y francesas y aporta su punto de vista sobre la OTAN, Ucrania, España y Corea del Norte. En el frente interno, defiende la existencia de instituciones democráticas, leyes y de una sociedad civil ante a las denuncias de «deriva autoritaria» en el país. La relación entre EE.UU. y Rusia ha pasado en unos meses de la expulsión de diplomáticos por Barack Obama al acercamiento tras la elección de Donald Trump, luego al «peor momento desde la Guerra Fría» a que se comparta información clasificada. ¿Qué relación hay realmente? Cuando leo los periódicos y veo los canales de televisión occidentales en los últimos años, veo acusaciones a Rusia como un agresor potencial. ¿Por qué la consideran alguien peligroso? A lo largo de su historia, Rusia nunca ha sido iniciador de las guerras mundiales, nunca ha estado del lado de los agresores. Ha participado en gran cantidad de guerras, pero prácticamente en todas para defenderse: de los nómadas de Asia, las tribus europeas, Napoleón, la Alemania fascista? A nuestro país lo borraban del mapa. Acabo de ver el «Guernica» en el museo Reina Sofia: lo que pasó en Guernica ha pasado en Rusia no una vez, sino muchas. Solo en la guerra contra la Alemania fascista, perdió más de 20 millones de habitantes. La no admisión de la agresión está en nuestro ADN. Lo que más temen los rusos es una guerra, tenemos pánico a la posibilidad de la guerra. Los que dicen que Rusia es un potencial agresor, o no conocen la historia o no entienden la mentalidad rusa. Muchas veces leo las tonterías de los periodistas de que Rusia podría ser un potencial agresor. No hay un país más previsible que Rusia y vamos a hacer todo lo que sea para no admitir una guerra. «Hay gran cantidad de ejemplos en que una actuación impredecible de Washington puede llevar a catástrofes»Por desgracia, en EE.UU. vemos imprevisibilidad, que es lo que nos asusta. En relación a los problemas mundiales claves, cada administración tiene su propia visión de cómo resolverlos. Eso parece una lotería. Nunca sabes lo que va a ocurrir en dos años, cuando tienen elecciones al Senado, y en otros dos, cuando tienen elecciones a la presidencia. Con la administración de Bush prácticamente estaban preparados para bombardear Irán; con la de Obama concluyeron un acuerdo y empezaron a mejorar las relaciones. Y llega la nueva administración estadounidense y dicen que es el peor acuerdo de la historia y barajan una respuesta de fuerza. Irak, Libia, Afganistán? Se puede enumerar gran cantidad de ejemplos donde una actuación de Washington totalmente impredecible puede llevar a catástrofes. Lo que queremos es una cooperación pragmática, previsible, en base al Derecho internacional. Trump ha compartido con funcionarios rusos información clasificada. ¿Eso se va a traducir en una mejor colaboración de los dos países en Siria? ¿Considera esto una noticia? Sí, todo el mundo lo ha considerado así. ¿Usted ha visto que los medios americanos dan las noticias con referencia a las fuentes? Esta información no está corroborada con ninguna postura oficial. El propio Trump ha admitido que ha facilitado esa información? Se debatía la situación en Siria y la lucha contra el terrorismo, pero se trata del intento de los medios estadounidenses de crear, de unas negociaciones constructivas, una noticia bomba. Hay que entender que hay una lucha de grupos políticos en los medios americanos después de las elecciones. Para nuestra desgracia, el tema de Rusia es un instrumento en dicha guerra. Nosotros queremos que en torno a Siria haya un diálogo constructivo con EE.UU. Rusia fue uno de los países que inició el proceso de Astaná, que va en paralelo al proceso de Ginebra. De manera activa invitamos a la parte estadounidense a participar, pero EE.UU. solo está participando a través del embajador como observador, mientras los golpes de la aviación por la coalición encabezada por EE.UU. ha perjudicado en gran medida a los procesos de Astaná y Ginebra. Todo lo hacemos abiertamente, de modo transparente. No queremos hacer nada de manera secreta, ni excluir a nadie. ¿Rusia va a seguir apoyando al régimen de Bashar al Assad pese a las revelaciones de un crematorio para la quema de miles de cadáveres y del ataque con armas químicas que a su vez desató el bombardeo de una base en Siria? Que Rusia apoya a Assad es una simplificación incorrecta. Frecuentemente escuchamos a nuestros socios occidentales que el problema principal es que Assad está en el poder y que cuando desaparezca todo va a estar perfecto. Primero, Assad fue el mejor amigo de los países que ahora le muestran odio. A lo largo de más de diez años, pudimos ver el modelo que Occidente propone para Siria en Irak, Libia y muchos otros países. Recuerde cómo comenzó la agresión a Irak. El secretario de Estado de EE.UU. de entonces, Colin Powell, llevó al Consejo de Seguridad de la ONU una supuesta muestra de sustancias de armamento nuclear para convencerle de «En Siria no damos apoyo a Assad como político, sino que intentamos evitar que se repita el escenario de Irak y Libia»emprender acciones armadas. El Consejo de Seguridad, gracias a la postura de Rusia, no aceptó. Entonces, Washington, de manera unilateral, realizó acciones agresivas contra Irak. Luego Sadam Husein fue ahorcado. Muchos años después del supuesto mágico modelo de cómo se debía salvar a Irak, no es que no esté salvado, sino que está ahogado en terrorismo. Lo que hicieron los estadounidenses fue crear el terrorismo en Irak. En gran medida, por medio de sus acciones, contribuyó a la creación de ISIS. Libia, la misma historia. Cuando Gadafi fue borrado del mapa, se sumergió en el caos. Nosotros no damos a Assad un apoyo como político, sino que intentamos evitar que se repita en Siria el escenario de Irak y Libia. Me gustaría hacer una pregunta a los europeos: ¿están preparados moralmente, económicamente, desde el punto de vista jurídica, para que un nuevo país en Oriente Medio colapse? Siria no es Libia, es un país más grande, más complicado, y los resultados podrían ser aún más alarmantes. Las armas químicas bajo control internacional fueron sacadas de Siria y todos saben que los terroristas sí disponen de ellas. Las provocaciones de los terroristas con armas químicas muchas veces se presentan que fueron realizadas por el gobierno. Rusia, de manera reiterada, planteaba la cuestión, pero, no se sabe por qué, nuestros colegas occidentales nunca nos habían apoyado en este tema. Ahora en Siria se está desencadenando una tragedia real. Hacemos todo lo posible para llevar a cabo dos líneas de acción: primero, la lucha contra el terrorismo y el proceso político, en el que se sienten a la mesa el gobierno de Assad contra los grupos terroristas. ¿Por qué tienen una memoria tan corta y no se acuerdan de lo que pasó hace solo cinco o diez años? ¿Acaso España quiere repetir su participación en la coalición anti Irak? Las agencias de Inteligencia de EE.UU. acusan a Rusia de estar tras los ataques cibernéticos durante la campaña electoral. Y en Francia se señaló a Rusia por el hackeo a la campaña del ahora presidente, Macron. Rusia lo niega. ¿Se lo han inventado todo? Hasta ahora no ha habido ninguna prueba. Con los estadounidenses disponemos de un mecanismo conjunto de lucha contra las amenazas cibernéticas, que no han aplicado en ningún momento. Por favor, mírenlo desde el punto de vista de la lucha política interna estadounidense. Y en Francia ganó Macron, ¿qué preguntas puede haber hacia Rusia? A diferencia de nuestros colegas europeos, que apoyaban a Hillary Clinton y a Macron, nosotros no nos «No nos entrometemos en los asuntos internos ni apoyamos candidaturas de otros países porque respetamos la democracia»entrometemos en los asuntos internos de los estados, no apoyamos a las candidaturas de otros países, porque respetamos la democracia. Recuerden a Hollande, que había preparado una felicitación a Hillary Clinton que envió antes de que se supiera el resultado de las elecciones; al ministro de Exteriores de Alemania, que abiertamente se posicionaba en contra de Trump; a la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.. Con todo ello, se acusa a Rusia de injerencia. Estados Unidos es el mayor poder del mundo. ¿Pueden imaginar que podía haber posibilidad de que Rusia se entrometiera en esta campaña tan poderosa? Es imposible. Entonces, tendrían que admitir una debilidad total de sus servicios de Inteligencia. En los últimos días se ha comprobado cómo los ciberataques son una amenaza global. ¿Qué hace Rusia para combatirla? Nosotros sufrimos los ciberataques igual o más que otros. En 2014 la web del Ministerio de Asuntos Exteriores no funcionó durante un mes por ciberataques. Ya llevamos muchos años en que los cibercrímenes son amenazas reales y hemos dado pasos muy importantes. Propusimos hace años un convenio internacional en la esfera de seguridad de información y se nombró un representante especial del presidente de Rusia en esa materia. en tercer lugar, nuestro objetivo fue cerrar con unos países mecanismos bilaterales ante los crímenes en el ciberespacio. «Washington no ha utilizado una sola vez el mecanismo bilateral entre Rusia y EE.UU. ante ataques cibernéticos»Podemos ver el mecanismo de funcionamiento entre EE.UU. y Rusia. Si Washington recibe una información de que desde la Federación Rusa se ha lanzado un ataque cibernético, notifica a la parte rusa donde se produjo y los especialistas de los servicios rusos verifican la información y adoptan acciones concretas para bloquearlo. De la misma manera puede actuar Moscú. Que desde Rusia se hace ataques cibernéticos lo llevamos escuchando desde hace dos años. Ni una sola vez fue utilizado este mecanismo existente. Estamos ante la situación de que si no se está de acuerdo con el resultado de las elecciones, se acusa a unos supuestos hackers rusos. En caso de que sean de agrado, los hackers rusos no aparecen. En el referéndum sobre el Brexit no escuché que se les acusara. Qué raro, ¿no? No hay hackers rusos, sino una cierta historia inventada en los Estados Unidos en relación a su lucha política interna. Estamos preparados para trabajar si hay una información verídica. No ponemos en duda la existencia de hackers. Existen en todo el mundo: en España, Reino Unido? En Rusia están fuera de la ley, el hackeo está prohibido. Por nuestra parte se realiza todo para luchar contra este mal. Aparte de este mundo virtual, la OTAN ha desplegado una serie de batallones multinacionales en los países bálticos y Polonia. Por su parte, Rusia tiene un plan de rearme en la frontera con Europa. ¿Hasta qué punto es preocupante la tensión en esta zona? A lo largo de estos años, la infraestructura de la OTAN se ha acercado a más no poder a Rusia, se pueden ver en internet las bases. Rusia está cercada por las bases de la OTAN. Nuestras tropas no están en ningún lado. En los últimos 25 años hemos reducido nuestras bases. Cuando colapsó la Unión Soviética, las autoridades rusas recibieron de la OTAN sus compromisos de que su infraestructura no se iba a acercar a Rusia y se firmó un acta. La OTAN fue la que salió de manera unilateral este acta. Además, EE.UU. salieron del acuerdo sobre la defensa antimisiles, también de forma unilateral, y empezaron a construir la defensa antimisiles europea. En cuanto empezamos a preguntar contra quién lo desarrollaban, dijeron que no importa contra quién, que no era contra Rusia. Entonces, preguntamos por qué no lo construíamos juntos. Había incluso la posibilidad de nuestra integración en la Alianza, lo que no nos permitieron. Hace unos años, organizamos una cumbre científica en Moscú sobre la construcción del sistema antimisiles europeo contra una amenaza exterior y entonces nos contaron que era contra Irán. Con el uso de mapas y fórmulas matemáticas, les demostramos que de ninguna forma protegía frente a la amenaza de Oriente Medio. Nuestra pregunta a EE.UU. fue que si ya tenían un acuerdo con Irán, para qué tenían este sistema antimisiles europeo. Nadie nos pudo contestar. Usted asegura que las guerras que ha librado Rusia fueron en defensa propia. ¿Esto se aplica también al c caso de Ucrania y lo que sucedió en Crimea? Según el punto de vista de Ucrania, ellos luchan contra terroristas y no se encuentran en guerra con Rusia. Tenemos relaciones diplomáticas y comerciales, hasta hace poco Ucrania utilizaba el gas procedente de Rusia, los dos países no se exigen visados, no redujimos las cuotas laborales para que ciudadanos ucranianos trabajen en Rusia y vienen a nuestro país a ganarse dinero y llevarlo a Ucrania, seguimos siendo el país que alimenta a Ucrania.. ¿Han visto alguna vez guerras como esta? Yo nunca. Esta guerra con Ucrania es igual de virtual e inventada. La verdad es que en Ucrania cuando por segunda vez ha habido un golpe de Estado anticonstitucional, una serie de regiones no aceptaron a las autoridades no elegidas de forma constitucional. «¿Han visto alguna vez guerras como la de Ucrania? Yo nunca. Esta guerra es virtual e inventada»Entonces, una de las regiones de Ucrania celebró un referéndum en el que más de un 90% de la población expresó de manera rotunda su deseo de salir de Ucrania. En Crimea, tras la desintegración de la Unión Soviética se intentaba celebrar tales referendos y Kiev los bloqueaba o no se admitían los resultados. Crimea siempre fue un territorio ligado a Rusia, tan solo hay que ver los libros de Historia. Cuando colapsó la Unión Soviética, llegó a ser parte de Ucrania y de la noche a la mañana vieron que el idioma oficial ya no era el ruso. En tercer lugar, Ucrania pasó a la órbita de la OTAN y la flota del Mar Negro realizaba ejercicios conjuntos en los que se nombraba como supuesto enemigo a Rusia. Es como si usted fuera al ejército y le enseñaran a disparar y le pusieran como blanco la fotografía de su padre. Y eso lo hacían con toda la población de Crimea, que entendió que ya no iba a haber manera de elección democrática que les podría proteger. Yendo al otro extremo del país, ¿qué respuesta considera Rusia que hay que dar a la serie de pruebas con misiles en Corea del Norte? Nosotros declaramos de manera incondicional que estas pruebas de lanzamiento son inadmisibles, porque van en contra de las resoluciones de la ONU. Pero también decimos que la política de provocación de algunos países de la región tampoco son admisibles. La única vía es el proceso de negociación, porque si se pasa a un escenario de fuerza es una tragedia colosal para toda la región. Es muy fácil desencadenar una guerra, pero es muy difícil salir de ella. Ya que estamos en Madrid, ¿cómo se encuentran las relaciones entre España y Rusia? Estamos interesados en cooperar estrechamente con España hasta el punto en que el interés bilateral se extienda. Estamos hablando de materia económica, humanitaria, política.. Y vemos el mismo enfoque en la parte española. Los contactos entre las personas son muy estrechas. Cada vez más en los últimos años, hay muchas familias en las que conviven ciudadanos de Rusia y España. Estamos muy interesados en el desarrollo de las relaciones bilaterales. Ambos países sabemos las tragedias que causa el terrorismo, porque lo hemos sufrido. En política interna, se habla de trabas al opositor Alexéi Navalni y de una ciera deriva autoritaria. ¿Los rusos han perdido derechos y libertades en favor de la estabilidad y la prosperidad? «Les invito a Moscú para que vean lo que es verdad y mentira sobre la "deriva autoritaria" de Rusia»Alexéi Navalni participó en las elecciones a alcalde. Sobre la «deriva autoritaria», les invitó a Moscú para que, con sus propios ojos, puedan ver lo que es verdad y mentira. Sobre la pérdida de libertades, es muy difícil ser pobres y libres. Cuando no se tienen medios para comprar medicinas o alimentos, es muy difícil hablar de la libertad. No se puede formular la cuestión de un canje de libertad por estabilidad, ni cambiar la impunidad por la libertad. Son palabras diferentes. En los años 90, cuando todo colapsó, no funcionaba nada y había mucha gente con armas, había miedo a salir a al calle. Eso no era libertad, era un colapso. O no había leyes o no funcionaban. No se puede confundir el orden con la ausencia de libertad. Se necesita una armonía entre el orden, la estabilidad y los valores democráticas. Para eso existe la sociedad civil y cuando perciba que se pisan los valores democráticos, deben atraer la atención a esos problemas. Lo mismo cuando empeoran las condiciones materiales, se necesita hacerlo saber por vías legítimas. Y aunque la democracia de Rusia solo cuenta con 25 años, de ellos siete un completo caos, disponemos ahora de instituciones democráticas, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, leyes nuevas. ¿Sale todo como queremos? Por supueso que no, porque somos humanos y la vida introduce sus propias correcciones, pero cuando los periodistas hablan de nuestros defectos, estaría bien que también hablaran de nuestras ventajas, porque muchas veces vemos que no hay una opinión imparcial hacia nosotros. No se puede tan solo ver lo malo. En nuestro país hay también muchas posibilidades de innovación y cooperación.
10-05-2017 | Fuente: abc.es
Solís cree que la beligerancia de Almagro limita el papel de la OEA en la crisis de Venezuela
El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, cree que «beligerancia» mostrada por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, respecto a Venezuela, limita el papel que podría desempeñar en la solución de la crisis en ese país. En un encuentro con un grupo de medios de comunicación celebrado en Casa América, Solís, que ha realizado una visita oficial de dos días a España, respondió a preguntas sobre la situación que vive Venezuela y el Gobierno de Nicolás Maduro, con el que Costa Rica se ha mostrado muy crítico, hasta el punto de haber llamado recientemente a consultas a su encargada de Negocios en Caracas. «No existen los consensos lo suficientemente sólidos para garantizar que haya una acción unívoca»El presidente costarricense, aunque señaló que los esfuerzos de diálogo no han dado frutos hasta ahora, apostó por la negociación para tratar de encontrar una salida a la crisis. Sin embargo, reconoció que eso se ve dificultado por las divisiones existentes entre los distintos países latinoamericanos en las organizaciones regionales. «No existen los consensos lo suficientemente sólidos para garantizar que haya una acción unívoca», dijo. Citó, por ejemplo, la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe), en la que, a su juicio, un grupo de países mantienen su apoyo al Gobierno venezolano y por ello «bloquean» la actuación de ese organismo y de otros Estados que, como Costa Rica, quieren que en Venezuela se respeten los derechos humanos y la separación de poderes y que haya un calendario electoral claro. «Por ello -indicó- no es que haya parálisis, pero prevalece es una ineficacia dada la naturaleza de la crisis». En cuanto a la OEA, Solís subrayó que «hay que garantizar que tenga un papel creíble» en el escenario venezolano, por lo que afirmó que la «beligerancia» de su secretario general , Luis Almagro, limita su papel en la crisis. Precisó que Costa Rica no «desautoriza» a Almagro, pero insistió en que «es importante que estos procesos se hagan garantizando la serenidad del diálogo». El mandatario costarricense se refirió también a las relaciones de América Latina con la Administración de Donald Trump, señalando que Estados Unidos, no sólo ahora, sino también antes con Obama las desarrolla más que como bloque, país por país. Rechazó, en cualquier caso, que no haya habido una respuesta firme de los latinoamericanos a la pretensión de Trump de ampliar el muro fronterizo con México, y dijo que, aunque eso es una decisión que corresponde a Estados Unidos, sí se han levantado voces en la región pidiendo que se respeten los derechos de los migrantes. Relaciones con España Sobre las relaciones bilaterales con España, las consideró muy positivas y destacó las oportunidades que se ofrecen para las empresas españolas, especialmente en energía solar. Según indicó, Costa Rica, donde casi el cien por cien son ya energías limpias, quiere una diversificiación y ver nuevas opciones como la geotermia y la energía solar, donde las empresas españolas tienen una gran experiencia. También agradeció el aporte español al tratamiento de aguas residuales, especialmente en San José, donde se ha realizado un proyecto con 400 millones de euros de la cooperación japonesa, pero con tecnología de España. Durante su estancia en España, Luis Guillermo Solís fue recibido por Su Majestad el Rey, se entrevistó con el presidente del Gobierno, y mantuvo un encuentro con empresarios españoles, entre otras actividades.
10-05-2017 | Fuente: abc.es
Donald Trump hará cambios «importantes» en la política hacia Cuba
La política hacia Cuba del presidente de EEUU, Donald Trump, tendrá «importantes diferencias» con respecto a la de su predecesor, Barack Obama, al poner un «mayor énfasis» en los derechos humanos, según ha informado un alto funcionario del Departamento de Estado. El Gobierno de Trump está todavía inmerso en la «revisión integral» de la política estadounidense hacia Cuba que inició tras su llegada al poder en enero, recordó el secretario adjunto de Estado de EE.UU. para Latinoamérica en funciones, Francisco Palmieri. «A medida que avanzamos en esa revisión sospecho que emergerán importantes diferencias en cómo este Gobierno planea afrontar la situación en Cuba (respecto a la Administración anterior)», añadió Palmieri durante la Conferencia de las Américas que se celebra anualmente en el Departamento de Estado. «Una de las áreas que va a ser una gran prioridad será asegurarnos de que Cuba hace avances más sustantivos hacia un mayor respeto de los derechos humanos en el país. Esa es, ciertamente, una área donde veremos un mayor énfasis cuando la revisión se complete», concluyó el funcionario. La revisión se refiere al proceso de normalización de relaciones bilaterales iniciado por Obama a finales de 2014, incluida la decisión de retirar a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado y que conllevaba la imposición de sanciones. A comienzos de febrero, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, adelantó que el Gobierno de Trump dará prioridad a los derechos humanos en la «revisión completa» que está haciendo de la política estadounidense hacia Cuba. Desde entonces ha habido pocas noticias sobre avances en esa revisión, y no se ha informado de ningún contacto entre el Gobierno de Trump y el del presidente cubano, Raúl Castro. Durante el proceso de elecciones primarias en 2015 y 2016 en Estados Unidos, Trump fue el único aspirante republicano a la presidencia que apoyó la política de apertura hacia Cuba. Pero, en su búsqueda de votos en Florida en las elecciones generales, Trump prometió que «revocaría» las medidas ejecutivas del presidente Obama «a no ser que el régimen de los Castro» restaurara «las libertades en la isla». El mandatario parece haberse acercado ahora a la línea dura hacia Cuba de otros miembros de su partido, como el senador republicano Marco Rubio, quien ha animado a Trump a «recalcular las concesiones que se han hecho a la dictadura cubana», durante otro discurso en la Conferencia de las Américas.