Infortelecom

Noticias de relaciones bilaterales

18-06-2017 | Fuente: abc.es
«Castro es el gran culpable de que EE.UU. revierta la política hacia Cuba»
El giro de la Casa Blanca en su política hacia Cuba -con nuevas restricciones a los viajes y al comercio- preocupa al incipiente sector privado, mientras que la disidencia ha reaccionado dividida. Los partidarios de una estrategia más dura culpan al régimen castrista de no haber aprovechado la oportunidad que le ofreció el expresidente Barack Obama. Otros opositores, en cambio, creen que las nuevas medidas son «un error» y suponen el regreso a una «política fracasada». José Daniel Ferrer, coordinador general de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), cree que Raúl Castro «es el gran culpable de que Estados Unidos revierta la política de acercamiento a Cuba. Obama le dio una gran oportunidad y actuó peor que nunca». «¿Qué le costaba (al presidente cubano) garantizar verdaderas libertades económicas, disminuir la represión y convocar elecciones libres?», se preguntaba Ferrer en Twitter. Durante su discurso del viernes, Donald Trump se refirió a los disidentes José Daniel Ferrer y Berta Soler, a quienes no se les permitió viajar a Miami para asistir a ese acto en el teatro Manuel Artime. «No están aquí con nosotros, pero estamos al 100% con ellos», subrayó el jefe de la Casa Blanca. Soler, líder de las Damas de Blanco, consideró que el anuncio de Trump beneficiará a la sociedad civil. «El dinero que reciben producto de los negocios con las Fuerzas Armadas es para reprimir y no para mejorar la vida del pueblo». Una política dura «alienta a los sectores inmovilistas, cuando habrá un cambio generacional en el poder y hay una crisis económica» Por el contrario, el dirigente de Arco Progresista, Manuel Cuesta Morúa, consideró los cambios «una mala noticia para la promoción de la democracia y para los cubanos en general el regreso a una política fracasada».«Pensar que el aislamiento de un gobierno pueda impulsarlo a hacer cambios positivos en favor del respeto a los derechos humanos y la democracia, es no leer lo que está sucediendo en el mundo actualmente», añadió. La periodista independiente Miriam Leiva valoró la nueva estrategia de la Casa Blanca hacia la isla como «un error» que puede ser «un desastre para los cubanos, los norteamericanos y para las relaciones entre ambos países». Leiva cree que una política dura de Washington «alienta a los sectores inmovilistas dentro del Gobierno, cuando habrá un cambio generacional en el poder y hay una crisis económica en Cuba». #Cuba Muy Grave situación de Jorge Cervantes, #UNPACU, 25 en huelga de hambre, apenas abre los ojos, lo han arrastrado por el piso..? José Daniel Ferrer (@jdanielferrer) 17 de junio de 2017En el país caribeño existen 140 presos políticos, 53 de Unpacu, según la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn). Uno de ellos es Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL). A la Ccdhrn le preocupa especialmente la situación de Jorge Cervantes, delegado de Unpacu en Las Tunas: desde hace más de tres semanas mantiene una huelga de hambre en una prisión de alta seguridad de esa provincia, donde sufre «maltrato reiterado». Elizardo Sánchez, portavoz de la Ccdhrn, responsabilizó al dictador cubano del «deterioro puntual» de las relaciones bilaterales, porque «no respondió de forma positiva a la buena fe de Obama, Castro no se ha movido ni un milímetro: ni liberó a presos políticos ni aflojó la represión». Desde España, el mensaje del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) es coincidente. Destacó que «hasta ahora el Gobierno cubano no ha demostrado voluntad de cambio en el ámbito político para avanzar en el respecto a los derechos humanos. Tampoco se puede decir que los cambios económicos han sido de profundidad». Ante el anuncio de Trump, el OCDH reiteró los puntos que considera «deben ser incluidos en cualquier acuerdo con el gobierno cubano», entre ellos la «proscripción de la discriminación por razones políticas» o la «inclusión a la sociedad civil en el diálogo político». Turistas en un restaurante de La Habana- Reuters Los emprendedores temen los efectos negativos del veto a los estadounidenses a negociar con empresas controladas por el Ejército cubano, que maneja entre el 60% y el 80% de la economía del país. La dueña de un paladar (restaurante) se quejaba a Efe de que el 85% de sus clientes son de Estados Unidos, «para mí esto es devastador». «Cuba es un solo país» y una medida como esta «de alguna manera afecta a todos». En 2016 casi 285.000 ciudadanos de ese país visitaron la isla caribeña.
07-06-2017 | Fuente: abc.es
Dastis recibido por el ministro de Exteriores ruso
El ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, acaba de ser recibido en Moscú por su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en un nuevo intento de dinamizar las relaciones bilaterales. El orden del día de las conversaciones incluye la confección de una agenda para hacer más frecuentes las consultas entre los dos países, no sólo en el terreno bilateral, sino también en temas de orden internacional. «Rusia es un interlocutor estratégico para resolver problemas globales», señaló Dastis al comienzo de su encuentro de hoy con Lavrov. Entre la cuestiones a tratar por ambos ministros están los conflictos en Siria, Irak, Libia, Corea del Norte y Afganistán. También abordarán la cooperación en materia antiterrorista y el espinoso conflicto en el este de Ucrania. Otro asunto importante sobre la mesa será relanzar las relaciones económicas entre los dos países y la posibilidad de que el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de Rusia, Vladímir Putin, intercambien visitas. El viaje de Dastis ha estado precedido hace tan sólo unos días por el efectuado a Moscú por el ministro de Energía, , Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, que llegó acompañado por empresarios españoles. El anterior ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, viajó a Rusia en 2015 y Lavrov no pudo devolver la visita en 2016 por la situación de interinidad del Gobierno español. Lavrov recordó esta mañana que en 2017 se han cumplido 40 años desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Moscú y Madrid. Según el jefe de la Diplomacia rusa, él y Dastis «tenemos el mandato de dinamizar nuestras relaciones». Dastis, que nunca antes había estado en Rusia, se entrevistó con Lavrov en Bonn, el pasado mes de febrero. El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó la semana pasada en San Petersburgo, que estaría dispuesto a flexibilizar el régimen de visados entre su país y España, uno de los destinos turísticos favoritos de los rusos, y cree que habría opciones para ello. «En Rusia estaremos encantados en poder flexibilizar la política de visados con España, pero más que un problema nuestro es un problema de España, que es quien tiene restricciones debido a que pertenece al espacio Schengen», puntualizó.
07-06-2017 | Fuente: abc.es
Dastis relanza en Moscú las relaciones con Rusia
El ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis, fue ayer recibido en Moscú por su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en un nuevo intento de dinamizar las relaciones bilaterales. El orden del día de las conversaciones incluyó la firma de un «Plan de consultas políticas» para hacer más frecuentes los contactos entre los dos países, no sólo en el terreno bilateral, sino también en temas de orden internacional. «Rusia es un interlocutor estratégico para resolver problemas globales», señaló Dastis al comienzo de su encuentro con Lavrov. El Protocolo intergubernamental de consultas para 2017-2018 se hará a nivel de secretarios de Estado y directores generales sobre cuestiones de estabilidad estratégica, agenda bilateral y europea, países latinoamericanos, lucha contra el terrorismo y política informativa y de prensa. También sobre asuntos consulares. Ocupó un lugar central en las conversaciones la cooperación en materia antiterrorista sobre el fondo de los recientes atentados en el Reino Unido y el de ayer en Irán. En la rueda de prensa ofrecida por ambos ministros al final de la reunión, Lavrov dijo que «el hecho de que los terroristas no bajen la guardia se confirma prácticamente a diario». A juicio de Dastis, «las relaciones entre España y Rusia son ricas, pero aspiramos a diversificarlas y fortalecerlas. Esperamos que este encuentro sea el comienzo». El relanzamiento de las relaciones económicas y comerciales, cuyo volumen se considera muy modesto teniendo el cuenta el potencial real de países como España y Rusia, estuvo también sobre la mesa. El actual viaje de Dastis estuvo precedido la semana pasada por el efectuado a Moscú por el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, que llegó acompañado por empresarios españoles. Todos ellos fueron recibidos entonces por el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev. Dastis y Lavrov hablaron ayer también de conflictos como los de Siria, Irak, Libia, Corea del Norte y Afganistán. Abordaron además el espinoso enfrentamiento armado existente en el este de Ucrania, constatando una vez más que la única salida pasa por aplicar plenamente los acuerdos de paz suscritos en Minsk en febrero de 2015. Las consultas versaron igualmente sobre la posibilidad de que el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de Rusia, Vladímir Putin, intercambien visitas, pero no hay todavía fechas concretas. Sobre Cataluña Preguntado sobre un eventual posicionamiento de Rusia ante un hipotético referéndum en Cataluña con un resultado favorable a la independencia, Lavrov se desmarcó diciendo que se trata de «un asunto interno de España». Según el ministro ruso, «existe una legislación nacional y existen compromisos internacionales. Nosotros asumimos que los procesos internos de España deben basarse en esos principios». El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó la semana pasada en San Petersburgo, que estaría dispuesto a flexibilizar el régimen de visados entre su país y España, uno de los destinos turísticos favoritos de los rusos, y cree que habría opciones para ello. «En Rusia estaremos encantados en poder flexibilizar la política de visados con España, pero más que un problema nuestro es un problema de España, que es quien tiene restricciones debido a que pertenece al espacio Schengen», puntualizó. Preguntado ayer a este respecto si Rusia podría plantearse la posibilidad de eliminar unilateralmente la exigencia de visado para los ciudadanos españoles, y europeos en general, como han hecho otros países, entre ellos Ucrania y Bielorrusia, Lavrov respondió que «esto podría hacerse exclusivamente si hay reciprocidad». «Cualquiera que conozca los principios sobre los que Rusia establece sus relaciones con otros países ni se haría preguntas sobre si estaríamos o no de acuerdo en hacer tales regalos sin recibir nada a cambio», puntualizó Lavrov. Recordó que en 2017 se han cumplido 40 años desde el restablecimiento, en 1977, de relaciones diplomáticas entre Moscú y Madrid. Según el jefe de la Diplomacia rusa, él y Dastis «tenemos el mandato de dinamizar nuestras relaciones». El ministro de Exteriores español, que nunca antes había estado en Moscú, se entrevistó por última vez con Lavrov en Alemania, el pasado mes de febrero.
31-05-2017 | Fuente: elpais.com
Modi y Rajoy acuerdan una ?hoja de ruta? para impulsar las relaciones bilaterales
El primer ministro indio anima a las empresas españolas a invertir en su país
30-05-2017 | Fuente: abc.es
Alemania se reorienta hacia Oriente
El hueco vacío que Donald Trump está dejando en las relaciones con Europa vienen a ocuparlo China e India. Después de decir en voz alta el domingo que «los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente (de EE.UU.) han terminado» y repetirlo el lunes por si a alguien no le había quedado suficientemente claro, Angela Merkel ha recibido hoy en Berlín al primer ministro indio, Narendra Modi, y se dispone a recibir el lunes al líder chino, Li Keqian, en una abierta apuesta por estrechar las relaciones bilaterales con India y China y reorientar su política exterior. «La relación transatlántica sigue siendo de extraordinaria importancia», ha reconocido Merkel en la rueda de prensa junto a Modi, al tiempo que señalaba que los pasos políticos y comerciales con India y China son de un «significado sobresaliente» para Alemania y subrayaba que «Europa debe ser un actor político independiente que se involucre en asuntos internacionales con sus propios criterios». Tal y como lo ve Merkel, el papel de Europa en el mundo se ha desligado del liderazgo de EE.UU. y toma su propio camino basándose en las actuaciones desplegadas ya en Ucrania y Libia. Alemania busca ya nuevas rutas comerciales hacia Asia y aunque su gobierno asegura que «en absoluto es un objetivo perjudicar la relación transatlántica que para nosotros tiene y tendrá una gran importancia histórica», Merkel ha avanzado los proyectos de desarrollo que Alemania se prepara para llevar a cabo en África conjuntamente con sus socios asiáticos. La brújula de la geopolítica global está girando. Algunos analistas señalan que no había una grieta de este calado en el G7 y en el interior de la OTAN desde la foto de las Azores. Frankfurter Allgemeine habla del «momento Schröder» de Angela Merkel, en referencia al plante del ex canciller socialdemócrata Gerhard Schröder a Bush en la Guerra de Irak. Y el semanario Der Spiegel se pregunta en su portada si asistimos realmente a un reajuste de equilibrios geopolíticos globales o si el movimiento se suscribirá a la campaña electoral alemana y nada más. Donald Trump, por su parte, ha reaccionado manteniéndose en las suyas. Mientras Merkel comparecía con Modi para abrir de par en par las ventanas alemanas que dan al lado este, el presidente estadounidense insistía en Tweeter en que el déficil comercial de EE:UU. con Alemania es «masivo», en que eso es «malo» y en que «va a cambiar». India y China son ya actualmente los países «número uno» para las empresas alemanas, asegura Hubert Lienhard, presidente del comité Asia-Pacífico del empresariado alemán (APA), que aboga por un acuerdo de libre comercio entre la UE e India, así como por un acuerdo de inversiones con China. «Esto ayudaría a mostrar al señor Trump que podemos hacerlo diferente o mejor. Trump fue elegido y debemos aceptarlo, pero hay muchos caminos alternativos que podemos emprender». Según ha cifrado Merkel tras entrevistase con Modi, el nivel de las inversiones alemanas e India es de unos mil millones de euros anuales y se centra en objetivos como las «Smart Cities», las energías renovables y la industria solar. En materia de cambio climático, Alemania está dispuesta a ayudar a India a cumplir con los objetivos del compromiso de París y a los indios, al contrario que Trump, no parece molestarles que las exportaciones alemanas a su país asciendan a 10.900 millones de euros mientras que las importaciones se queden en 7.500 millones. Esas exportaciones alemanas a India, por cierto, están creciendo a un ritmo del 19% trimestral. Varios ministros de Merkel, por su parte, llevan 48 horas templando gaitas con EE.UU. Esta mañana, la ministra de Economía germana, Brigitte Zypries, ha precisado que hay que diferenciar «entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y aquellos que en Estados Unidos también mandan como ministros, gobernadores y el Congreso». Zypries ha reconocido que podía entender la posición adoptada en los últimos días por Angela Merkel, pero ha expresado su «preocupación» por una relación con EE.UU. que se había asentado durante décadas. Pero el giro de la canciller alemana parece contar con un gran apoyo e incluso el Partido Socialdemócrata (SPD) se apunta a la política de dejar a un lado a Donald Trump y volcarse en el liderazgo europeo abierto a oriente. El primer ministro chino, Li Keqiang, inicia hoy una gira europea que incluirá escalas en Alemania, Bélgica y la participación en la cumbre anual China-UE, donde Pekín intentará beneficiarse del creciente distanciamiento con Londres y Washington. Li «enviará el mensaje común de que China y la UE quieren trabajar conjuntamente hacia una economía mundial abierta, apoyando la globalización en el comercio y la inversión», según el viceministro de Asuntos Exteriores Wang Chao. «Trabajando juntas, China y Europa se convertirán en una fuerza estabilizadora en la actual situación, e inyectarán energía positiva en aras de la recuperación de la economía global», ha dicho, señalando entre los posibles acuerdos a firmar uno para que las empresas alemanas de automoción apoyen los planes chinos de aumentar el número de vehículos eléctricos en sus carreteras, un programa clave en la «guerra contra la polución» iniciada por Pekín. El comercio con Alemania representa ya el 30% de los intercambios chinos.
29-05-2017 | Fuente: abc.es
«La nueva Europa necesita que España e Italia se sumen al eje franco-alemán»
«Donald Trump ha querido acentuar los problemas en la cumbre del G7 de Taormina, para mandar el mensaje de que él ha comenzado una política nueva». Romano Prodi (Scandiano, Reggio Emilia 1939) confiesa en una larga entrevista a ABC su frustración por la actitud de Trump y cree que ha llegado la hora de que España, Italia, Francia y Alemania trabajen juntos por construir una nueva Europa. Profesor de Economía y Política industrial en la Universidad de Bolonia, profesor desde el 2010 en Shangai, exprimer ministro de Italia y expresidente de la Comisión Europea, fundador y líder de la coalición del Olivo, de centro izquierda, es uno de los políticos europeos más experimentados y mejor informados. Por su prestigio internacional estuvo a punto de ser elegido presidente de la República italiana en el 2015, pero lo impidió en el último momento una «maniobra de palacio», típica en la política de este país. Con dos hijos y seis nietos, a sus 78 años, Romano Prodi está en espléndida forma y con la agenda siempre llena: Nos dice que hace 10 kilómetros de jogging tres o cuatro veces por semana, además de ser gran apasionado a la bicicleta. La semana pasada se puso a la venta su último libro: «El plano inclinado», en el que analiza los problemas de nuestra sociedad y diseña una serie de medidas concretas. Profesor Prodi, usted tiene una gran experiencia como participante en las cumbres de los países más industrializados del mundo (G7). Asistió a 10 encuentros: 5 como primer ministro y otras 5 como presidente de la Comisión Europea. La de Taormina seguramente será recordada, porque puede marcar un antes y un después. ¿Qué balance hace del G7 de Taormina? Hay que partir del hecho de que las cumbres del G7 desde hace tiempo no adoptan decisiones. Pero ayudan a orientar una voluntad común de los líderes, ayudan a conocerse y son útiles para armonizar. La de este año ha tenido una novedad, una diversidad fundamental: El presidente americano, Donald Trump, que de forma clara ha preferido las relaciones bilaterales, para mostrar que es más fuerte, y no las colectivas. Es decir, Estados Unidos no ha querido formar parte del grupo, porque Trump ha gestionado toda la cumbre con la lógica de «American First», lo que es coherente con su política, pero no ha ayudado al desarrollo y armonía del G7. Muchos analistas dicen que este es el momento más delicado en las relaciones de Europa y Estados Unidos. ¿Se esperaba un presidente americano tan frío y distante? No, porque en este tipo de reuniones se exploran los líderes y no se resaltan los contrastes. Habitualmente se suavizan los enfrentamientos. Pero Trump ha querido aumentarlos, para mandar el mensaje de que él ha comenzado una política nueva. Ha sido un G7 inusual, porque ha revelado más las tensiones que no el deseo de diálogo. Ha roto incluso con el ritual del G7: Se marchó sin ofrecer una conferencia de prensa y su discurso final lo hizo con un discurso a los soldados americanos en la base militar de Sigonella (Sicilia) que forma parte de la OTAN. ¿Cómo analiza estos hechos? Son hechos simbólicos que indican un gran cambio político. El ir a hablar a las tropas americanas a Sigonella, para hablarles como el capitán del equipo ganador, tiene una carga simbólica extraordinaria. La canciller Angela Merkel reaccionó el domingo con dureza. Dijo que Trump no es de fiar. Ha dicho más, al señalar que nunca han estado tan lejos Estados Unidos y Europa. ¿Qué consecuencias políticas tiene este claro distanciamiento de Estados Unidos y Europa? La verdadera consecuencia política es la posición de Angela Merkel que dice: «Señores, las relaciones con Estados Unidos han llegado a un punto que nosotros debemos construir Europa». Y esto es importantísimo. Entre Alemania, Francia, Italia y España se debe comenzar un nuevo diálogo, porque estamos en primera línea y solamente unidos podemos ejercitar el equilibrio entre Estados Unidos y China que el mundo pide. Donald Trump le echó en cara a Merkel el superávit comercial (Alemania es «muy mala»). Pero este es un debate que está en Europa y usted lo ha subrayado a menudo (el 2016 acabó con un superávit de 253.000 millones de euros a favor de Alemania). Yo he sido el primero en señalarlo y machaco sobre ello desde hace cuatro años. Y creo que la política alemana es equivocada. Pero jamás me he permitido insultar a Alemania. He hecho siempre la reflexión de que el superávit deriva también de la virtud propia de Alemania, al tiempo que he señalado que no puede ser de interés Alemania ni para Europa que este superávit se mantenga. Este es un discurso completamente diverso del que ha hecho Trump. Paradójicamente, quizás Trump ha hecho un favor a Europa, dándole una sacudida con su actitud, porque ahora puede tomar conciencia de que ha llegado la hora de despertar. ¿Por dónde se puede comenzar? Ciertamente. Se ha abierto la puerta a la cooperación reforzada. Comencemos con las cosas concretas. Frente a las emergencias de hoy, tener una defensa común de España, Italia, Francia y Alemania es una cosa importante. En la primera fase no es necesario siquiera hacer más gasto, porque es necesario al principio coordinar lo que hay y después se podrá gastar más. Para la nueva reconstrucción de Europa, medios alemanes apuntan que Merkel desea intervenir en tres campos: Defensa, inversión y emigrantes. Estoy muy acuerdo. Después serán las situaciones prácticas a indicar las preferencias, pero estas son tres etapas indispensables y útiles para la unidad de Europa. Para el relanzamiento de Europa se habla de el eje franco-alemán, es decir Merkel-Macron. ¿Se pueden inserir también España e Italia? Diría que no solo es posible, es obligado. Siempre he hablado de un motor franco-alemán. Ciertamente, Francia puede intervenir para equilibrar la política alemana y reducir este superávit comercial alemán. Pero ese eje tiene también necesidad de España e Italia, para que resulte una Europa en la que haya una mediación sobre los intereses de diversos países. Una Europa con Alemania al comando, que pretende la presidencia del Banco Central Europea después de Mario Draghi, levanta suspicacias. ¿Cómo se puede lograr un equilibrio? Hoy Europa no está equilibrada. Hay una excesiva prevalencia alemana. También en Bruselas, de funcionarios, de dirigentes? Cuando hablamos de un eje franco-alemán es para llevar más equilibrio a esta nueva Europa. Es evidente la gran capacidad política y económica de Alemania, pero hay que reconocer que no puede haber una Europa con un solo motor. La inmigración es un grave problema europeo, en el que Italia no ve la suficiente solidaridad. ¿Cómo se puede resolver? Mientras exista la crisis de Libia, el problema de la inmigración no encontrará una solución. En este caso parece que Europa ha renunciado a una política común. Después está el problema de los inmigrantes en el Mediterráneo que hay que salvarlos. Pero los salvan las naves de los países europeas y luego los descargan todos en Italia. Esto no es justo, porque está creando tensiones políticas y sociales extremadamente fuertes en nuestro país. La inmigración es un grave problema europeo, en el que Italia no ve la suficiente solidaridad. ¿Cómo se puede resolver? Mientras exista la crisis de Libia, el problema de la inmigración no encontrará una solución. En este caso parece que Europa ha renunciado a una política común. Después está el problema de los inmigrantes en el Mediterráneo que hay que salvarlos. Pero los salvan las naves de los países europeas y luego los descargan todos en Italia. Esto no es justo, porque está creando tensiones políticas y sociales extremadamente fuertes en nuestro país. Se acaba de publicar su último libro, con un significativo titular: «El plano inclinado», donde muestra que en nuestra sociedad crecen las desigualdades y las injusticias y aporta algunas soluciones. ¿Se inclina cada día más ese plano? Así es. Se inclina en países comunistas como la China, en países capitalistas como Estados Unidos, Alemania, Italia, España o Gran Bretaña?. Yo me pregunto si no se ha convertido en indispensable (Prodi nos lo acentúa así: in-dis-pen-sa-ble) hacer correcciones para colocar más horizontal este plano inclinado, con intervenciones en el mercado del trabajo del trabajo, sobre la casa, la herencia, el fisco.. Usted explica cómo la conquista del estado del bienestar (el welfare), que se veía como una palanca para el crecimiento, hoy aparece como un peso porque frena la competitividad. ¿Cuál es la consecuencia de este cambio? Este es un elemento fundamental que alimenta el miedo Y yo escribo: Atención que cada vez nos estamos resignando más a dar un paso atrás: hoy es el pago de un ticket sanitario, mañana una reducción de clase en la escuela? Este es un error fundamental. En el nuevo mundo podemos ir adelante para conquistar posiciones solo si hay una valorización de las personas. Y por esto que digo que hay que repensar todas las políticas sociales, del trabajo. Naturalmente, está claro que nosotros debemos también pretender de los países que no tienen welfare un comportamiento diverso, porque evidentemente no es posible aceptar una concurrencia que se basa sobre elementos si no de esclavitud sí de humillación en el mundo del trabajo. Con este plano que se inclina cada día más, ¿qué futuro le espera a nuestros hijos? Para nuestros hijos la única cosa que podemos hacer es prepararlos mejor para el futuro: escuela, escuela, escuela? sobre todo escuelas técnicas. Europa a diferencia de Estados Unidos y la China está perdiendo con las nuevas evoluciones científicas y tecnológicas. Todas las nueves redes, que son las nuevas carabelas del mundo son americanas y chinas: Google, Apple, Alibaba , Ebay? Todo esto americano y chino. Del miedo que suscita el futuro y la incertidumbre se aprovechan los populismos. Tras su derrota en Francia, ¿se ganará esta batalla? Depende todo de nosotros. Los partidos populistas antieuropeos se desarrollan por una parálisis de las políticas europeas. Si nosotros tomamos decisiones, el problema no se pondrá en el futuro. El populismo no tiene raíces ideológicas, tiene raíces simplemente antisistema, porque ese sistema está paralizado. Italia podría tener elecciones anticipadas ya en septiembre o en octubre. Si el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo es primero en las elecciones italianas, ¿es un peligro para Italia? Ciertamente, porque no tienen la mínima idea de un programa orgánico y creíble. Se comprende que sea así, porque las ganancias de estos partidos las consiguen repitiendo siempre que las cosas van mal. El Movimiento 5 Estrellas tiene todo el interés electoral en no adoptar decisiones concretas. Esto hace que se pueda abrir en el país una grandísima incertidumbre. ¿Por qué los partidos de izquierda están en crisis en Europa? No es que la derecha esté mucho mejor. La izquierda está peor porque su electorado tradicional es más sensible a la crisis económica y al miedo, y es el que más se ha sentido atraído por los nuevos partidos. Se dice que España crece porque ha hecho reformas. ¿Por qué el crecimiento de Italia está en la cola de Europa, junto a Grecia? Italia hay un problema especial diverso de España: Es la burocracia. En España se adoptan decisiones, mientras Italia está paralizada. Esta es la gran diferencia.
29-05-2017 | Fuente: abc.es
Macron y Putin no ocultan sus diferencias en un encuentro de «alto voltaje»
Emmanuel Macron recibió a Vladimir Putin con una llamativa «puesta en escena» en el antiguo palacio real de Versalles, pero aireó las diferencias franco-rusas en terrenos sensibles con una franqueza y energía que dejan al descubierto diferencias de calado. El presidente francés decidió celebrar la visita de trabajo del dirigente ruso, con motivo de una exposición de grandilocuente insignificancia, sobre el zar Pedro el Grande, en la antigua residencia real de Versalles, reconvertida en espacio cultural, esencialmente turístico. Tras una comida en un restaurante que responde a las normas de la alta cocina francesa, destinada al gran público cosmopolita (turistas norteamericanos, rusos, asiáticos y musulmanes, dispuestos a pagar comidas con menú de 200 o 300 euros), Macron y Putin discutieron «con franqueza» de temas candentes: Siria, Ucrania, Chechenia ? más la tradicional guinda ecuménica del combate común contra el terrorismo. En la rueda de prensa posterior a la comida de trabajo, Putin evocó puntos de convergencia, más numerosos, a su modo de ver, que los puntos de desencuentro y tensión. La franqueza verbal de Macron eclipsó el «pasteleo» de Putin, en todos los terrenos sensibles, inflamables todos ellos. Esto no es versalles ¿Los ataques de hackers rusos contra la campaña electoral de Macron? Putin intentó tirar balones fuera, estimando que se trataba de suposiciones periodísticas. Macron no eludió el problema de fondo: «No me gusta repetirme. Ya dije lo que pensaba durante la campaña». Durante la campaña, los portavoces del actual presidente denunciaron a los hackers rusos próximos al Kremlin. Cuando una periodista rusa evocó sus «dificultades personales» para entrar en el cuartel general de campaña de Macron, el presidente la cortó por lo sano: «Medios como Russia Today y Sputnik se comportaron como órganos de influencia y propaganda. No pienso callarme ni cambiar de actitud». Ante la situación en Chechenia y los campos de concentración de homosexuales, Putin prometió «hacer averiguaciones». Macron estuvo mucho menos elíptico: «Hemos hablando con franqueza. Y seguiremos haciéndolo en el futuro». Ante Siria, Putin se salió por la tangente de la «lucha común» contra el terrorismo y Daesh. Macron no dudó en insistir en uno de los problemas de fondo: «He insistido en la línea roja, capital, a propósito de Bashar al Assad. Toda utilización de armas químicas recibirá la respuesta de nuevas represalias y sanciones internacionales». Con diplomática firmeza, Macron hizo a Putin parcialmente responsable del uso de armas químicas, utilizadas por Bashar al Assad contra su propio pueblo. Ante la crisis siempre incendiaria de Ucrania, Putin aceptó el principio de una próxima reunión, según el «formato de Normandía» (reuniones a cuatro, Rusia, Ucrania, Alemania y Francia), pero estuvo elíptico y evasivo en las cuestiones centrales: los riesgos de escalada y las sanciones y represalias europeas, que, a su modo de ver, «no contribuyen a resolver la crisis». La visita de trabajo de Putin a París solo aspiraba a clarificar y establecer un primer contacto con el nuevo presidente de Francia. Emmanuel Macron se dijo dispuesto a trabajar con Putin para mejorar las relaciones bilaterales franco-rusas. Pero el nuevo presidente de Francia ha utilizado en público un lenguaje directo que no engaña a nadie. Quedan muy lejos las relaciones de amistad personal entre Putin y Jacques Chirac. Macron quizá no utiliza el lenguaje brutal de Sarkozy, a quien Putin llegó a responder en estos términos: «Si me sigues hablando así, te aplasto». Pero el tono de voz «macroniano» sobre armas químicas en Siria, derechos humanos en Chechenia y sospechas en Ucrania, subraya los límites de la comprensión mutua.
29-05-2017 | Fuente: elpais.com
Gaspard Estrada: ?América Latina puede ser un aliado de Francia en la defensa del multilateralismo?
El director del Observatorio Político de América Latina y el Caribe en París cree que Emmanuel Macron podría darle un nuevo impulso a las relaciones bilaterales
28-05-2017 | Fuente: abc.es
Merkel advierte que los tiempos en los que Europa se podía fiar del resto del mundo «están llegando a su fin»
La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha reivindicado la unidad de Europa en sus primeras declaraciones al término de la cumbre del G-7, que ha puesto de manifiesto las diferencias con Estados Unidos, y puesto punto y final, según sus palabras, a los días de confianza plena en las relaciones bilaterales. «Los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente de los otros están llegando a su fin, por lo que he visto los últimos días», ha declarado la presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) en un acto junto con Horst Seehofer, líder de su partido hermanado, la Unión Cristianosocial (CSU), en Múnich. «Y por ello solo puedo decir que nosotros, los europeos, debemos ser los dueños de nuestro propio destino», ha añadido al día siguiente de la cumbre del G7 en Taormina (Italia). «Naturalmente» que esto se hace manteniendo una relación de amistad con Estados Unidos y Reino Unido y con los vecinos como Rusia y otros países», indicó la mandataria. «Sin embargo, debemos saber que debemos luchar nosotros mismos por nuestro futuro y nuestro destino como europeos», agregó.
27-05-2017 | Fuente: abc.es
Los alemanes se sienten odiados por Trump
La República Federal de Alemania, rendida a las relaciones trasatlánticas desde su fundación en 1949, sufrió ayer una crisis de identidad internacional cuando varios medios de comunicación germanos publicaron unas declaraciones de Donald Trump durante la cumbre de la OTAN en Bruselas. ?Los alemanes son malos, muy malos?, había dicho el presidente norteamericano mientras reprochaba a la industria alemana sus florecientes exportaciones. ?¡Miren solamente la cantidad de coches que venden en EE.UU.! ? vamos a parar eso?. El alboroto diplomático era tan fogoso a las pocas horas que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, uno de los presentes en el momento de la afrenta, salió a desmentirla desde Taormina. Trump no quiso ser ?agresivo? con Alemania, explicó, ?fue una conversación franca y constructiva sobre comercio?, al tiempo que atribuía el revuelo, con menos acierto que buena intención, a un fallo de los traductores. ?Bad no significa malo?, se esforzaba Juncker por disculpar a Trump, sin recibir demasiada ayuda, por otra parte, de otro de los presentes en la conversación origen del problema, Donald Tusk, para quien en estos casos, ?se necesitan más bien fontaneros profesionales que diplomáticos indiscretos?. La canciller Merkel, todavía reunida con el presidente de EE.UU., prefirió dejar que la polémica hablase por sí sola y su portavoz, Steffen Seibert, se limitó a asegurar con cierta ironía que ?la confianza depositada en el gobierno de EE.UU. sigue siendo la misma a nivel político, pero hay que reconocer que algunas cosas son ahora un poco más imprevisibles?. El candidato socialdemócrata a la Cancillería de Berlín, Martin Schulz, adoptó sin embargo un tono de agravio y dijo que ?Alemania no tiene por qué soportar ese trato humillante?, mientras el también socialdemócrata alemán de Exteriores, Sigmar Gabriel, reconoció que ?hay hechos que nos están irritando? en las relaciones bilaterales. Las reacciones de queja surgieron desde los más insospechados rincones de la política alemana e incluso el siempre sereno y piadoso presidente del Consejo Evangélico, el obispo Heinrich Bedrof-Strohm, bromeó sobre Trump: ?bueno, Dios dice que amemos al prójimo, pero no cuánto ni por cuánto tiempo?. El portavoz de Trump, Sean Spicer, salió al encuentro de los periodistas alemanes enviados al G7 y les explicó que la palabra ?bad? (malo), puesta en boca del presidente de EE.UU., era una falsa noticia. Aseguró que Trump siente un ?reverente respeto por Alemania?, aunque considera ?injusta? la situación comercial. Pero no logró convencer a la prensa germana, que anoche seguía elaborando listas de los motivos por los que ?Trump odia a Alemania?, entre los que se cita el éxito económico alemán, la amistad con Obama, la política de refugiados, el posicionamiento en organizaciones internacionales y la mentalidad alemana, que a diferencia de Trump, repele el riesgo. Bild mencionaba también al abuelo de Trump, alemán que emigró a EE.UU. y no fue admitido de vuelta por haberse escaqueado del cumplimiento del servicio militar.