Infortelecom

Noticias de reino unido

20-10-2018 | Fuente: abc.es
En libertad el clérigo islamista más peligroso de Reino Unido
El clérigo radical británico Anjem Choudary salió ayer de prisión tras haber cumplido solo la mitad de su pena. Condenado a cinco años y medio de prisión en 2016 por promover el apoyo a Daesh, finalmente, solo ha pasado en prisión algo más de dos años. Sonriente y saludando a los medios de comunicación que se habían congregado a las puertas del centro, Choudary abandonó ayer la cárcel de Belmarsh, al sureste de Londres, para ser llevado a un albergue donde estará vigilado de forma continuada antes de que pueda volver a su hogar en unos meses. Choudary, de 51 años, era considerado el propagandista más mediático de Reino Unido y entre sus «discípulos» se encuentran varios británicos que viajaron a Siria para unirse a los terroristas del Daesh. Presuntamente la influencia de las proclamas del imán llegó hasta Khuram Butt, uno de los terroristas del atentado del Puente de Londres en junio del año pasado en el que murieron ocho personas. Según la condena, el clérigo instó a decenas de jóvenes a través de las redes sociales a obedecer al autodenominado califa Abu Bakr al Baghdadi. La puesta en libertad de Choudary viene acompañada de varias medidas dedicadas a que no pueda volver a influenciar y para ello estará fuertemente vigilado. De hecho, el tribunal le ha impedido hacer cualquier declaración pública como también le ha prohibido aparecer en medios de comunicación o en las diversas plataformas online que habituaba. El clérigo será llevado a un centro donde permanecerá al menos seis meses y desde donde será trasladado con su familia, que permanece escondida por miedo a represalias. Las autoridades advirtieron que en caso de ser descubierto en esta nueva localización tendrá que ser reubicado. Además, entre esas medidas está la de presentarse a sus supervisores a lo largo del día para evitar que salga de Londres. Dos millones de euros en vigilancia Por lo demás, los servicios de inteligencia, en colaboración con los agentes de policía, han creado un plan específico de 25 normas para mantenerle controlado. Entre ellas, se incluye la prohibición de hablar con menores y utilizar internet. Sólo se le permitirá asociarse con personas que hayan sido aprobadas por las autoridades. La vigilancia a Choudary conllevará un coste que superará los dos millones y medio de euros. Choudary había estado recluido en una prisión de alta seguridad hasta hace unas semanas cuando fue trasladado a la capital británica. Durante el tiempo que pasó en ese centro, situado en Frankland (al norte de Inglaterra), contó con un plan enfocado a intentar disuadirle de la vida que tenía en el pasado, cuando llamaba a los jóvenes a que siguieran sus convicciones. Citando fuentes antiterroristas, «The Telegraph» apunta a que, aunque haya sido puesto en libertad, se trata de un «terrorista peligroso y que ha tenido una enorme influencia en el extremismo islamista en Reino Unido». Las autoridades británicas están seguras de que podrán controlar al clérigo y de evitar que vuelva a las andadas. Así y todo, el secretario de estado de Prisiones, Rory Stewart, ha advertido que Choudary sigue siendo «muy peligroso» y que, por eso, será «vigilado muy de cerca» por los servicios de inteligencia. Entre los medios persisten las dudas de que la estancia en prisión haya cambiado la mentalidad de Choudary. En el otro extremo, y para calmar la cierta psicosis que ha supuesto su puesta en libertad, el jefe de la policía metropolitana Mark Rowley ya ha anunciado que no se trata de «un genio maligno por el que todos debamos estar asustados sino de un patético acosador».
19-10-2018 | Fuente: abc.es
Assange demanda al Gobierno de Ecuador tras la llamada de atención por su falta de higiene
El cofundador de la web de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, ha denunciado al Gobierno de Ecuador, en cuya Embajada en Londres lleva recluido seis años, por violar «sus derechos y libertades fundamentales» al restringir al mínimo exigible sus condiciones de estancia. El exjuez español Baltasar Garzón, quien lidera la defensa del australiano, lamentó ayer jueves la «situación inhumana» en la que se encontraba Assange desde agosto, cuando Ecuador decidió aplicar un protocolo especial para regular las «condiciones mínimas de estadía del asilado», el cual establecía que sólo «tendrá acceso a Internet conectándose al servicio Wifi» de la legación, aunque estas restricciones fueron posteriormente levantadas. Garzón se encuentra ya en Ecuador para iniciar los trámites de la demanda que comenzarán la semana que viene en un tribunal ecuatoriano. Sin embargo, y a principios de esta semana, la Embajada hizo entrega a Assange de un documento de reglas internas por el que Assange quedaba casi completamente a cargo de su cuidado personal, incluyendo la limpieza de su baño y la alimentación e higiene de su gato, bajo amenaza de confiscación de la mascota. Assange se refugió en la Embajada ecuatoriana en Londres en junio de 2012, tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo a la petición de la Fiscalía sueca, que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales. El ciberactivista ha rechazado su extradición alegando que Suecia lo entregaría a Estados Unidos, donde podría enfrentar la pena de muerte por haber publicado miles de documentos filtrados con información sobre la actuación de Washington en los conflictos armados en Afganistán e Irak, entre otros. En mayo de 2017, Suecia anunció el archivo de la última investigación que tenía pendiente contra Assange, pero Londres mantuvo activa la orden de captura contra él por huir de la justicia británica cuando ésta intentó detenerlo, de modo que si abandona la Embajada podría ser arrestado por la Policía de Reino Unido. Las relaciones entre el australiano y el Gobierno ecuatoriano se han ido deteriorando desde 2016, cuando WikiLeaks reveló miles de correos supuestamente robados de la cuenta de John Podesta, jefe de campaña de la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, que finalmente perdió la Presidencia de Estados Unidos frente a Donald Trump.
19-10-2018 | Fuente: abc.es
Pánico en el Reino Unido a la falta de comida y medicinas ante un Brexit sin acuerdo
Con las conversaciones en punto muerto, la sombra del no acuerdo sobre el Brexit sigue sobrevolando Reino Unido de cuando en cuando. Aunque las mayores cifras que se manejan ante este escenario son las de la macroeconomía, hay asuntos que conciernen y preocupan también al propio Gobierno británico. A pesar de que el Ejecutivo de Theresa May se afana en aclarar que no habrá problemas si el país rompe abruptamente con Bruselas y se va del club comunitario sin pacto ninguno, el temor a que falten suministros de elementos tan esenciales como la comida o los medicamentos ha crecido en los últimos meses. El miedo lo ha alimentado el propio Gobierno en las últimas semanas al presentar varios documentos (planes de contingencia) en los que trata de «preparar» a los ciudadanos británicos ante el riesgo de que las negociaciones no lleguen a buen puerto. Entre ellos se ha colado la posible falta de abastecimiento de comida y medicinas que muchas empresas del sector ya temen si las fronteras británicas se cierran a cal y canto el 29 de marzo de 2019. Gran Bretaña importa de la Unión Europea cerca de una tercera parte de sus alimentos y el país podría enfrentarse a un bloqueo en los puertos con decenas de camiones detenidos en las carreteras formando colas interminables que podrían ocasionar un grave problema. El país depende, en gran parte, de esas cadenas de abastecimiento que trasladan estos productos en toneladas durante las 24 horas del día. «Un Brexit sin acuerdo podría afectar a los suministros de alimentos y hacer que los comerciantes eludan a Gran Bretaña», advertía esta semana uno de los directivos de Stena Line, uno de los operadores de ferry más grandes del mundo. Hay «muy poca preparación» en los puertos y «la ansiedad es alta», asegura Ian Hampton. Esta compañía es el mayor operador de transbordadores que da cobertura en el mar de Irlanda y posee tres puertos británicos. Hampton iba más allá y señalaba en una entrevista con la BBC que existía la posibilidad de que Stena Line, que transporta más de siete millones de pasajeros y dos millones de unidades de carga cada año a Reino Unido, redujera los servicios hacia y desde este país como resultado de Brexit. «No podemos planear sobre la base de lo que no sabemos, así que estamos muy preocupados por el resultado», apunta. El propio Gobierno, consciente de este problema, ya ha nombrado un cargo específico para supervisar la protección de los suministros de alimentos tras el Brexit y hacer frente a estudios tan negativos como los que publicaba un organismo que trabaja para los profesionales de compra y suministro (el Instituto Procurador de Suministro). Este asegura que retrasos de sólo media hora en los puertos del Reino Unido y en la frontera irlandesa podrían hacer quebrar a una de cada diez empresas británicas. Productos perecederos Además, varias de las principales empresas británicas han advertido de los riesgos derivados de unos controles fronterizos más estrictos, incluida la cadena minorista Next. La corta vida útil de los productos alimenticios, que podrían resultar incomestibles con tan sólo unas pocas horas de retraso, los hace especialmente vulnerables. Aunque no menos preocupante es el asunto de los medicamentos. El propio Gobierno ya ha alertado a las empresas farmacéuticas para que almacenen provisiones de medicamentos al menos para seis semanas. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, aseguraba que se trata de una «planificación responsable» ante el escenario del no acuerdo, pero varios grupos antibrexit como Best for Britain señalan que este plan le va a costar al país 2.200 millones de euros. Todo porque Reino Unido tendría el mismo problema aduanero en la frontera. El colapso obligaría a tratar de aprovisionar de fármacos al país por vía aérea, eludiendo esos puertos, pero esto es algo que aún no se puede confirmar ya que este sistema podría verse afectado también.
19-10-2018 | Fuente: abc.es
Liberan a uno de los radicales islamistas más peligrosos de Reino Unido
El clérigo radical británico Anjem Ch oudary, condenado a cinco años y medio de prisión en 2016 por promover el apoyo al grupo terrorista Estado Islámico, ha sido puesto en libertad este viernes, según ha informado la cadena BBC. Desde hace 20 años, Choudary parecía lo que en verdad es: un peligroso predicador salafista, relacionado incluso con la tramoya de algunos atentados islamistas. Pero la justicia británica fue incapaz de meterle mano hasta agosto de 2016, cuando el público descubrió atónito que el predicador suní, al que tenían por un bocazas, una caricatura de salafista que hasta opinaba en la BBC, era en realidad el instigador espiritual de los terroristas que cometieron los horribles atentados de Londres en 2005 y del que degolló en plena calle al soldado Lee Rigby. También animó a docenas de jóvenes musulmanes británicos a enrolarse en Daesh. Como guinda sarcástica, Choudary vivía con su mujer y sus cinco hijos en una casa con terraza del este de Londres, pagada por el erario público. Europa se ha debilitado tanto que no solo no detiene a quien proclamaba a voces su deseo de destruirnos, sino que lo premia con una vivienda social y subvenciones para sostenerse. Choudary es inglés, nacido en el sureste de Londres, hijo de un tendero pakistaní. De buena cabeza, estudió en la Universidad de Southampton, donde primero intentó medicina y luego se hizo abogado. En sus días de estudiante lo llamaban Andy y era más de porrete, sidra y polvete volandero que de Corán, mezquita y sharía. Luego se dejó la barba de chivo, se embutió en una túnica, enardeció con su verbo flamígero las mezquitas del llamado Londonistán y fundó al-Muhajiroum, una sociedad para propagar el odio yihadista, que tardó años en ser prohibida. No había que ser Sherlock Holmes ?ni siquiera el ramplón doctor Watson? para deducir que suponía un problema. En 1999, «The Daily Telegraph» ya relevó que era el líder de una red para enrolar a británicos en la yihad. Cuando Bin Laden derribó las Torres Gemelas, Choudary ensalzó desde Londres a los «magníficos mártires» del atentado, «un ejemplo para que todos los musulmanes cumplan con sus responsabilidades». El buenismo se impuso: la Policía y la justicia no hicieron nada, el abogado salafista se escurría por las grietas de las leyes. Ahora se le relaciona con quince ataques terroristas, la mayoría evitados por las fuerzas de seguridad. La tolerancia mal entendida hace que todavía hoy Twitter se niegue a dar de baja su cuenta, con miles de seguidores de sus soflamas violentas contra Occidente (donde siempre ha vivido y de cuya beneficencia se aprovecha). Otra multinacional estadounidense, YouTube, ha desoído también las peticiones policiales para que retiren los vídeos donde apoya y aplaude a Estado Islámico. Lo notable es que el predicador no engañaba a nadie, abogaba por la bandera islámica en el 10 de Downing Street y por la sharía como única ley del Reino Unido. Los ingleses se lo tomaban mayormente a coña, pero Choudary no dejaba de decir en alto lo que se piensa en silencio en muchos hogares de la Inglaterra coránica: «Como musulmanes debemos rechazar la democracia, el secularismo, las libertades y los derechos humanos». Es decir, los cimientos sobre los que se ha construido Gran Bretaña.
19-10-2018 | Fuente: elpais.com
?Hasta los huevos del Brexit?: el cartel de un empresario millonario que irrita a los euroescépticos de Reino Unido
El fundador de Pimlico Plumbers prefiere ir a la cárcel que retirar el anuncio, que ha colocado en varias ubicaciones
19-10-2018 | Fuente: elpais.com
Trump admite que Khashoggi probablemente está muerto y amenaza con represalias
EE UU se suma a la decisión de Reino Unido, Francia y Holanda de no asistir a un foro económico en Arabia Saudí
19-10-2018 | Fuente: abc.es
A pesar de la inminencia de la salida británica, las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión pueden desembocar en cualquiera de estas tres opciones: romper sin acuerdo, un pacto que active un período transitorio largo, con un status a la noruega desde el que negociar la futura relación, o incluso parar el reloj y permitir una nueva consulta popular para frenar la salida. La debilidad del Gobierno conservador explica el desbarajuste en la recta final. Ya nadie en las filas «tories» discute racionalmente que el Brexit es un pésimo negocio, aunque continúen en guerra civil. Pero los laboristas también contribuyen al desconcierto: su líder, Jeremy Corbyn, nunca trata los asuntos europeos como prioritarios. El cónclave de Bruselas del miércoles tomó nota de la disposición de Theresa May a alargar el período transitorio y posponer así la espinosa cuestión de la frontera irlandesa. En el fondo, Irlanda es un debate que versa sobre el grado de sujeción en el futuro de los británicos a estándares europeos. En la isla se mantienen los acuerdos de paz de Viernes Santo porque toda ella aplica la normativa comunitaria sobre libre circulación y mercado interior. Si el resto del Reino Unido diverge respecto del Ulster y desarrolla una relación económica menos intensa con Bruselas, habrá creado una frontera en el mar de Irlanda. El dilema para los euro-escépticos es peliagudo: la estabilidad irlandesa, aceptando normas europeas sin que los británicos estén ya representados en la UE, versus la libertad para regular la economía desde Londres y firmar distintos acuerdos comerciales. Mientras deshojan la margarita, la salida sin acuerdo es una posibilidad real, mala para todos. A cambio, por primera vez se puede frenar el Brexit, si suficientes miembros de los comunes desatan una crisis política en las próximas semanas. Con independencia de que el Gobierno de May consiga en tiempo de descuento un pacto de salida, el Parlamento soberano tiene la última palabra. Con la ayuda de Angela Merkel y Emmanuel Macron, las bancadas de Westminster pueden hacer posible la reconsideración de una salida en la que nadie gana.
18-10-2018 | Fuente: elpais.com
Trump admite que Khashoggi probablemente está muerto y amenaza con represalias
EE UU se suma a la decisión de Reino Unido, Francia y Holanda de no asistir a un foro económico en Arabia Saudí
18-10-2018 | Fuente: elpais.com
Reino Unido e Interpol crean un registro de abusadores sexuales para impedir su acceso a las ONG
'Soteria' contará con un presupuesto inicial de dos millones de euros, estará disponible en 192 países y permitirá conocer condenas, acusaciones e investigaciones por abuso sexual
18-10-2018 | Fuente: elpais.com
Reino Unido e Interpol crean un registro de abusadores sexuales para impedir su acceso a las ONGs
'Soteria' contará con un presupuesto inicial de dos millones de euros, estará disponible en 192 países y permitirá conocer condenas, acusaciones e investigaciones por abuso sexual
1
...