Infortelecom

Noticias de refugiados

16-07-2020 | Fuente: abc.es
Una de las adolescentes británicas que huyó a Siria volverá a Reino Unido para defender su nacionalidad
La londinense Shamima Begum, que en 2015 huyó a Siria con dos compañeras de instituto para unirse al Estado Islámico (EI), podrá regresar al Reino Unido a fin de recurrir la decisión del Gobierno de retirarle la nacionalidad británica, dictaminó este jueves el Tribunal de apelaciones. La corte se pronunció a favor del equipo legal de Begum, que ahora tiene 20 años y sigue viviendo en un campo de refugiados en el país árabe, donde dice que se casó con el musulmán converso holandés Yago Riedjik y tuvo tres hijos, todos los cuales han fallecido. El ministerio del Interior del Gobierno del primer ministro, Boris Johnson, que se opone a su retorno, ha calificado hoy el dictamen de «decepcionante» y adelanta que lo recurrirá. El 17 de febrero de 2015, Begum, con 15 años, y sus amigas Kadiza Sultana, de 16, y Amira Abase, también de 15, las tres alumnas de un instituto del este de Londres, volaron desde la capital británica a Estambul para pasar de ahí a Siria y unirse al grupo yihadista, en un caso que conmocionó al Reino Unido. En febrero de 2019, la joven, entonces embarazada de su tercer hijo -que eventualmente moriría, como los otros dos- y con su marido en prisión, declaró en una entrevista a un corresponsal de «The Times» que quería regresar a territorio británico. Ese mismo mes, el entonces ministro del Interior, Sajid Javid, rechazó su retorno y la despojó de la nacionalidad británica por motivos de seguridad nacional. Shamima Begum (en el centro), en 2015, en una imagen tomada en el aeropuerto con sus dos compañerasBegum demandó al Gobierno con el argumento de que había quedado «apátrida», lo que quebranta la legislación internacional, pero el pasado febrero la Comisión especial de apelaciones de inmigración (SIAC) dictó que la decisión de Interior fue legal dado que la afectada puede reclamar la nacionalidad bangladeshí por la ascendencia de su madre. SIAC también rechazó su petición de poder regresar al Reino Unido para recurrir el fallo, pese a reconocer que sería difícil para ella hacerlo desde la distancia. El Tribunal de apelaciones ha revocado hoy esta decisión al concluir que «la única manera por la que (Begum) puede tener un proceso de apelación justo y efectivo es que se le permita regresar al Reino Unido para presentar su recurso». Amenazas a la seguridad «La equidad y la justicia deben, en base a los hechos de este caso, anteponerse a las inquietudes por la seguridad nacional», de modo que debe aceptarse su petición de autorización para volver a su país natal, afirmó la corte. Añadió que las potenciales amenazas a la seguridad habrán de «gestionarse a su llegada al Reino Unido», donde las autoridades pueden decidir detenerla y acusarla formalmente al amparo de la legislación antiterrorista si consideran que hay pruebas suficientes, lo que abriría otro proceso judicial. Según informaciones periodísticas, de sus amigas, Kadiza Sultana murió en Siria en un ataque aéreo de las fuerzas rusas en apoyo al Gobierno sirio y Amira Abase, que se casó con un yihadista de origen australiano, podría seguir viva. El veredicto de hoy significa que el Ejecutivo británico debe garantizar que Begum pueda personarse ante un tribunal del Reino Unido para defender su caso pese a haber asegurado que no la ayudaría a salir de Siria. Su abogado, Daniel Furner, señaló hoy que la joven «nunca ha tenido la oportunidad de dar su versión de la historia» y «agradece poder comparecer ante la justicia».
14-07-2020 | Fuente: abc.es
Las relaciones de Turquía con la UE toman un rumbo «peligroso»
De socio prioritario, candidato en puertas del ingreso en la Unión Europea, Turquía ha pasado a ser un país cuyo comportamiento «estresa continuamente nuestras relaciones», en palabras del Alto Representante para la política exterior europea, Josep Borrell. Los ministros europeos de Asuntos Exteriores se reunieron ayer en Bruselas, por primera vez de forma presencial desde el inicio de la pandemia, y aunque no entraron en discusiones concretas todavía, Grecia puso sobre la mesa la opción de diseñar sanciones contra Turquía para tratar de disuadir al régimen de Recep Tayyip Erdogan de seguir avanzando en esos puntos de fricción que la ministra española Arancha González Laya calificó como «peligrosos». En los últimos años, Turquía se ha distanciado de Europa y ha apagado sus ambiciones de llegar a ser miembro con la misma velocidad que algunos de los países de la UE le han dicho que tampoco están de acuerdo con esta perspectiva. El ministro luxemburgués, Jean Asselborn, que seguramente es el único de los ministros aún en ejercicio de los que participaron en la reunión de 2004 en la que se acordó conceder a Turquía el estatus de país candidato, cree que la situación ha cambiado radicalmente. «Hace 15 o 16 años -dijo al llegar ayer a Bruselas- tenía grandes esperanzas de que Turquía pudiera convertirse en un país europeo, un gran país musulmán, que promueva la democracia. Lamentablemente, tenemos que admitir que esto va en la dirección equivocada». Sobre todo después del misterioso golpe de Estado de julio de 2017, Erdogán ha emprendido una carrera hacia la radicalización político-religiosa y ha expandido claramente sus ambiciones de potencia regional desde Siria hasta Libia, muy cerca de los intereses europeos. Por un lado resultó el cancerbero ideal para socorrer a la UE en el peor momento de la crisis de los refugiados, pero por el otro planea llevar a cabo exploraciones y perforaciones en aguas chipriotas, donde Ankara no reconoce la soberanía de la isla. Por ello, el ministro griego de Exteriores, Nikos Dendias, dijo a su llegada al Consejo ayer que «tanto nosotros como Chipre pedimos a la UE que elabore una lista de sanciones lo bastante significativas para aplicarlas en caso de que Turquía viole los derechos soberanos de Grecia o de Chipre». Francia, que es el país con el que las tensiones han sido más significativas en las últimas semanas a causa de un grave incidente naval en el Mediterráneo, también pidió una «aclaración» sobre las relaciones con Turquía. Enfriar la situación La UE ha dejado claro en varias declaraciones formales del Consejo Europeo que los planes de Turquía «vulneran los derechos soberanos de terceros estados, no se ajusta al Derecho del Mar y no puede tener efecto jurídico alguno». Por ahora Borrell ha tratado de enfriar un poco la situación, al recordar que «las sanciones son un instrumento, no una política», aunque sin descartar nada: «El Consejo debe prepararse para ver qué medidas podrían tomarse». La lista de los asuntos que enturbian las relaciones de la UE con Turquía es larga: desde su intervención en Siria en contra de la coalición internacional de la que forman parte varios países europeos o su entrada en la guerra de Libia violando el embargo de armas decretado por la ONU, pasando por las perforaciones en aguas chipriotas. Sin embargo, la reciente decisión de volver a convertir en una mezquita abierta al culto la vieja basílica bizantina de Santa Sofía ha sido interpretada por Grecia como una provocación, mientras que la ministra española cree que Ankara debería «reconsiderarla». Para Luxemburgo, constituye una declaración «con la que Turquía ha borrado de alguna manera su acercamiento a la Unión Europea». Para desgracia de los dirigentes europeos, Turquía cuenta con un instrumento esencial para hacer presión y que es mucho más fácil de aplicar y más efectivo que cualquier sanción: cumplir su amenaza de abrir la frontera a todos los candidatos a la emigración ilegal, refugiados o no, para que intenten llegar a territorio griego o búlgaro. Borrell había estado hace una semana en Ankara, pero sus conversaciones con el canciller turco, Mevlüt Cavusoglu, fueron muy complicadas. Este le amenazó abiertamente con la posibilidad de dejar de contener a los emigrantes, si la UE opta por una actitud incómoda hacia sus intereses. La visita no sirvió en ningún caso para mejorar las cosas, sino para encuadrar la gravedad de las tensiones que se están gestando.
14-07-2020 | Fuente: abc.es
Crisis migratoria en Grecia: miles de refugiados legales se verán en la calle, sin vivienda ni trabajo
«Las autoridades griegas están consiguiendo que mucha menos gente llegue al país. Ha sido gracias a que el funcionamiento del Servicio de Asilo es mucho más rápido y a que se patrulla constantemente las fronteras marítimas y terrestres. Ahora lo que no se sabe es qué pasará con los refugiados legales, ya con derecho de asilo, porque no hay nuevos programas para ayudar a su integración en la sociedad». Lo dice un joven que quiere permanecer en el anonimato y que ve cómo su organismo, trabajando con programas financiados por la Unión Europea, tiene que desalojar a centenares de familias, muchas vulnerables y con niños pequeños. Dejan los pisos en los que residían desde hace meses y algunos desde hace años: «Las familias afganas que alojábamos y que tuvieron que abandonar los pisos se fueron a la Plaza Victoria, en el centro de Atenas. Acamparon varios días y noches ahí, pero la policía se los llevó a un campamento a una hora de la capital, a Sjistós. Ahí estarán temporalmente en contenedores otra vez. Eso sí, tendrán comida y atención médica, pero un futuro incierto». 11.000, a la calle La verdad es que el Ministerio anunció hace semanas que se desalojarián próximamente a 11.000 personas para que haya sitio para los que vienen de las islas cercanas a Turquía, pero el proceso avanza lentamente, ya que nadie quiere dejar su contenedor o su piso. Son en su mayoría afganos y sirios. «No tenemos dénde ir, ni dinero para pagar al traficante», comenta a ABC sin esconderse el joven afgano Maiwan, de 14 años. Está con su madre y sus tres hermanos, pero como uno de ellos está muy enfermo, las autoridades les han instalado en un piso. Y se pasea por la plaza para ver si han llegado familiares y amigos de Moria, donde estuvieron viviendo muchos meses. Aún no sabe si seguirán recibiendo dinero, porque el Ministerio también ha dicho que una vez que son refugiados, ya no tendrán la denominada «cashcard», que daba al mes a su madre unos 500 euros. Aunque muchos organismos humanitarios como Médicos Sin Frontera denuncian la situación, ahora mismo ya no hay refugiados durmiendo en los parques. La última redada oficial de la policía tuvo lugar en la tarde del 4 de julio, con el propio ministro de Migración y Asilo, Notis Mitarakis, presente. Ese día, declaró que «todos los refugiados que se encontraban en la Plaza Victoria tienen ahora alojamiento temporal, gracias a las acciones de la policía griega y del Servicio de Primera Acogida del Ministerio». Y denunció también la actitud de personas «solidarias» que «llegaron ahora para explotar el dolor humano y crear impresiones». Una indirecta destinada a los jóvenes, la mayoría de las juventudes de SYRIZA (casi todos los voluntarios extranjeros abandonaron el país días antes del lockdown de Marzo debido al coronavirus) que les daban víveres y animaban a que siguieran ahí para conseguir una solución. Esa noche acabaron peleando con la policía y 20 de estos manifestantes solidarios resultaron detenidos. Los refugiados fueron llevados ese día a los campamentos de Sjistós y de Skaramangá, de los que no podrán salir por el momento salvo en caso de urgencia, por los protocolos sanitarios. La policía griega sigue vigilando en muchas plazas de barrios céntricos atenienses, para que no acampe nadie. Y hay siempre un autobús esperando en la esquina para llevar a estas personas, todas ellas ya con documentos que acreditan que son refugiados, ya que obtuvieron asilo político, a uno de los campamentos. Datos positivos El Ministerio de Migración y Asilo ha dado a conocer el 7 de junio las nuevas estadísticas: en los seis primeros meses de este año llegaron un 50% menos de inmigrantes que el año pasado en el mismo periodo. Y más concretamente, entre abril y junio, la reducción fue del 92% comparado con esos meses en 2019. Asimismo, las decisiones en primera instancia sobre solicitudes de asilo fueron mucho mas rápidas (88%) entre enero y junio de este año: 46.554 comparadas con 24.701 el mismo periodo del año pasado.Mas de 17.000 personas han sido trasladadas de las islas del Egeo al resto del país (mejorando la situación en campamentos como el de Moria en Lesbos) y varios países europeos han acogido ya a menores no acompañados para su reubicación, asi como casos de niños muy enfermos con su familiares mas cercanos. En este momento, hay 92 centros de acogida y campamentos en toda Grecia, incluyendo 7.000 personas vulnerables que se encuentran confinadas en hoteles, un programa de la UE a través del Organismo Internacional de Migración. Pero ha quedado claro que el objetivo es que termine el proceso de cada solicitud de asilo en 3 meses, que habrá deportaciones (voluntarias o no, lo que supondrá regresar a gente a Turquía o a su país de origen) y que cerrarán 60 centros de acogida de los 92 existentes antes de final de año.Los que se mantendrán se convertirán en centros «cerrados», con vallas de seguridad y controles. Asimismo, salvo casos aislados de inmigrantes que dieron positivo en controles efectuados por las autoridades, los residentes de los Centros de Recepción y de los campamentos en toda Grecia siguen confinados: se controla sus salidas (las mínimas y sólo por razón grave), tienen mejor atención médica y ? no circulan por los pueblos y las ciudades cercanas. Una medida temporal que se renueva con regularidad desde el mes de marzo.
11-07-2020 | Fuente: abc.es
Lampedusa alerta de su situación «insostenible» por la oleada de inmigrantes
La isla italiana de Lampedusa, en plena ruta del Mediterráneo central, vive una situación «insostenible» por las continuas llegadas de inmigrantes, casi 800 en el último día, según ha advertido hoy el gobernador de Sicilia, Nello Musumeci. «Decenas de desembarcos en pocas horas y la llegada de cientos de inmigrantes a Lampedusa, una situación absolutamente insostenible», denunció Musumeci a los medios tras visitar este sábado la isla, que pertenece a su región. El gobernador ha pedido a Roma que declare el estado de emergencia en Lampedusa porque, asegura, se han registrado «problemas sanitarios, sociales y económicos» y urge adoptar «respuestas inmediatas». Lampedusa, el enclave más meridional de Italia y a poca distancia de las costas del norte de África (a unos cien kilómetros de Túnez), ha visto cómo en los últimos días han ido llegando pateras de forma autónoma. Ayer llegaron a sus costas 600 migrantes y en la mañana de este sábado alcanzaron la isla tres pateras con 15, 78 y 80 migrantes a bordo, según los medios locales. Esto ha provocado que el centro de acogida se sature y la delegación del Gobierno en la isla ha dispuesto un plan para trasladar a 250 de estos migrantes a Porto Empedocle, en Sicilia, después de practicarles la prueba del coronavirus. El alcalde de la isla, Salvatore Martello, ha pedido un encuentro con el primer ministro, Giuseppe Conte, para detallarle la situación que se vive en el lugar. Musumeci, acompañado por su consejero de Sanidad, Ruggero Razza, ha lamentado que Roma no ayude a la isla y tenga que hacerlo el Gobierno regional por sí solo, a pesar de que la gestión de los centros de acogida sea competencia estatal. Además pidió no considerar Sicilia y sus islas menores «campamentos de refugiados», pues la mayoría de los migrantes salvados por los buques italianos o de las organizaciones humanitarias acaban desembarcando en esos territorios. Y criticó la inacción de la Unión Europea a la hora de hacerse cargo de estas personas: «Europa, la cínica Europa, debería despertar y salir de ese papel hipócrita que interpreta desde hace demasiado tiempo», ha criticado el gobernador siciliano.
09-07-2020 | Fuente: abc.es
Alemania considera que el terrorismo de extrema derecha es la mayor amenaza para el país
El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, alertó este jueves del incremento de los delitos con un trasfondo de extrema derecha, racista o antisemita, una amenaza que calificó de «la mayor» para la seguridad en Alemania en estos momentos. «La cifra de delitos, el número de personas pertenecientes a estos círculos ultraderechistas y el número de los extremistas de derechas que están dispuestos a emplear la violencia ha crecido», señaló el ministro conservador en la presentación del informe de los servicios de inteligencia domésticos para 2019. Como parte de su política de «tolerancia cero» con la extrema derecha, Seehofer señaló el aumento de personal de los servicios secretos del interior y de la Oficina Federal de la Policía Criminal, así como el endurecimiento de las penas por delitos de odio en internet y los mayores controles para obtener permisos de armas. Además, indicó que los servicios secretos - conocidos como «Verfassungsschutz» - se disponen a establecer una oficina para observar las actividades ultraderechistas entre los empleados del sector público, en colaboración con los servicios de inteligencia militar. Trasfondo ultraderechista De acuerdo con el informe presentado este jueves, los delitos con trasfondo político aumentaron en un 14,2% en 2019 respecto al año anterior, mientras que aquellos relacionados con la extrema derecha lo hicieron en un 9,7%. No obstante, en ambas categorías se produjo una reducción en la cifra de delitos violentos que, en el caso de actos ultraderechistas, cayeron de 3.366 en 2018 a 2.832 en 2019, disminuyendo entre otros el número de ataques contra centros de refugiados. Entre los actos violentos con trasfondo xenófobo se registraron el año pasado cinco intentos de homicidio y tres víctimas mortales: el alcalde Walter Lübcke, asesinado por su defensa de la acogida de refugiados, y los dos transeúntes que murieron en Halle en el atentado fallido contra una sinagoga. Thomas Haldenwang, presidente del Verfassungsschutz, que acompañó a Seehofer en la rueda de prensa, destacó el aumento de individuos catalogados como ultraderechistas (32.080 personas frente a 24.100 en 2018), de los que habría 13.000 potencialmente dispuestos a cometer actos violentos. El presidente de los servicios secretos destacó que también, frente a quienes fabrican dispositivos caseros y planean ataques, existen «autores morales» que difunden «odio» por internet y en el espacio público. En este sentido, hizo hincapié en el papel de la «nueva derecha», en la que englobó a grupos como Generación Identitaria (GI) y ciertas facciones dentro del partido ultra Alternativa por Alemania (AfD). Según Haldenwang, aunque se presenten como actores políticos incómodos, no se debe olvidar que se valen de la «desinformación" y de las «teorías de la conspiración» para construir la imagen de un supuesto enemigo, contribuyendo así a la estigmatización de ciertos colectivos.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
Turquía se aleja de Occidente
Dentro de dos semanas un tribunal administrativo turco decidirá si la basílica de Santa Sofía en Estambul ?hoy museo y patrimonio de la humanidad de la Unesco? vuelve a convertirse en mezquita, tal y como desea el presidente Erdogan. El episodio, que probablemente se resolverá en contra del sentir de la comunidad política internacional y de la cristiana, tiene ?para el régimen instalado en Turquía desde el 2002? un fuerte simbolismo. No solo hace rememorar en el imaginario colectivo del musulmán otomano la caída de Constantinopla en el siglo XV, y la conversión en mezquita de la basílica-catedral de Bizancio, sino que también es una paletada al Estado secular fundado por Ataturk en los años 30 del siglo pasado. Tayyip Erdogan, el «nuevo sultán» según The Economist, al que sus seguidores más fanáticos se limitan a denominar «reis». jefe, es coherente con sus principios islamistas, aunque llegó a la jefatura del gobierno vestido con ropajes de moderado. Al término de su accidentado paso por la alcaldía de Estambul pasó diez meses en la cárcel por la lectura de un poema en el que se llama abiertamente a la yihad, la guerra santa. Con su nuevo partido ?Justicia y Desarrollo? arrasó en 2002, y desde entonces nadie parece capaz de apearle del poder. La línea de Erdogan ha sido calificada de «nacionalismo neo-otomano», nostálgico del viejo imperio que pretende volver a forjar con sus intervenciones militares en los dos conflictos regionales más graves: el de Siria y el de Libia. Su relación con Europa es ambigua, pero los hechos ?en particular el chantaje que ejerce con los refugiados sirios en campamentos turcos que sueñan con desplazarse a la UE? reflejan el desprecio de Erdogan y su camarilla islamista hacia el viejo rival de Occidente. En la relación con E.UU. las apariencias engañan. La presunta empatía de Erdogan con Trump no va más allá del gusto por los gestos destemplados, pero ideológicamente son polos opuestos. Turquía es el eje oriental cada vez más inseguro de un vínculo atlántico en crisis.
01-07-2020 | Fuente: abc.es
Alemania disuelve una unidad de élite de su ejército en la que germinaba terrorismo de extrema derecha
Antes de marcharse a Bruselas a presidir la Comisión Europea, la exministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, reconoció que la presencia de ultraderechistas en el Ejército alemán es mayor de lo que se sospechaba y advirtió que se dejaba un trabajo de limpieza a medio hacer: 280 investigaciones abiertas y el desmantelamiento de una red de extrema derecha infiltrada en la Bundeswehr que planeaba incluso atentar contra varios políticos. La actual ministra, Annegret Kramp-Karrenbauer, ha decidido poner fin al asunto y ha tomado una decisión tan drástica como ejemplarizante: disolver la unidad de élite, la KSK. «No puede continuar bajo su forma actual», dijo ayer, «tiene que ser modificada en su estructura y en su composición e integrarse mejor en la Bundeswehr». El informe del Ministerio de Defensa presentado ante el parlamento alemán, con el que justifica la medida, recoge como último incidente la detención en mayo de uno de los miembros de la KSK, que había ocultado explosivos, armas y municiones sustraidos al Ejército en el jardín de su casa y se hallaba en posesión de parafernalia nazi. Este cuerpo de las fuerzas especiales es acusado en el informe de haberse separado demasiado del Ejército, lo que ha favorecido la emergencia de «dirigentes tóxicos» y la difusión de «ideas extremistas». Con carácter de inmediatez, la segunda compañía de la KSK, donde parecía concentrarse la raíz del problema, será disuelta sin ser reemplazada. La unidad de élite sólo conservará a partir de ahora tres compañías y no participará en ejercicios ni misiones internacionales hasta que no sea consumada su renovación. El Ejército alemán emplea a cerca de 180.000 personas y es evidente que se trata de casos aislados, pero «sólo un caso ya es demasiado», como ha declarado el portavoz adjunto del Ministerio de Defensa, Boris Nannt. Además los mandos habían permitido que a sus espaldas se fraguasen planes tan abyectos como el destapado por la Fiscalía General alemana en 2017, cuando presentó pruebas del rebuscado intento de creación de un grupo terrorista en el seno del Ejército. La confabulación se remontaba a 2015, cuando la masiva llegada de refugiados desbordaba a las autoridades alemanas y el soldado Franco A. se presentó en un centro de acogida de Baviera y se registró falsamente como un solicitante de asilo sirio. Con unas pocas palabras en árabe y otras pocas en francés fingió estar en peligro y se hizo con una identidad falsa, incluso consiguió ayuda social de 400 euros al mes y el alquiler de un apartamento a cargo del Estado con el objetivo de cometer atentados y que las pruebas llevasen a un refugiado como culpable, permitiendo así azuzar los sentimientos xenófobos. En la lista de sus objetivos mortales, una lista manuscrita con la inconfundible caligrafía de otro soldado, Maximilian T., figuraban el ex presidente alemán Joachim Gauck y el ministro de Justicia, hoy de Exteriores Heiko Maas. «Ni la violencia por su cuenta ni el extremismo de derecha tienen nada que hacer en la Bundeswehr», ha dicho ahora la ministra Kramp-Karrenbauer, «quien nombra los agravios ayuda a remediarlos. Quien calla es cómplice y parte del problema». En octubre volverá a revisarse la situación interna de las compañías restantes de la unidad. Si los miembros de la KSK «no han escuchado esta primera salva de avisos, entonces abordaremos una reorganización» más amplia, ha sido su advertencia. Creada en 1996, bajo el modelo del Special Air Service (SAS) británico, la unidad de operaciones secretas está formada por unos 1.400 soldados, entre miembros de operaciones y apoyo logístico. Entre sus misiones figuran repatriar a los alemanes de zonas de guerra o en crisis, trabajos de inteligencia o entrenar a fuerzas aliadas. Un depósito de armas y municiones descubierto en mayo en el jardín de uno de los miembros de este cuerpo de élite, la reciente desaparición de 48.000 cartuchos y 62 kilos de explosivos de los almacenes de la KSK y la carta de preocupación de un oficial a la ministra de Defensa hacen pensar que lo descubierto hasta ahora no eran casos aislados y ha servido de detonante de la disolución. «La gran mayoría de los soldados del ejército alemán son firmemente fieles a la Constitución alemana y el KSK sigue disponible en su tarea de salvar vidas», ha defendido la ministra al conjunto de la institución, «pero debo eliminar sin contemplaciones a los extremistas violentos de derecha y seguiremos tomando las medidas necesarias hasta haberlo logrado por completo».
27-06-2020 | Fuente: abc.es
Las elecciones en Polonia ahondan la división frente a la UE
Como lleva sucediendo repetidamente en la última década, las elecciones presidenciales polacas sirven sobre todo para profundizar las divisiones del país. Sin gran sorpresa, las que se celebran este domingo volverán a ser un pulso entre el nacionalismo populista y el liberalismo europeísta, entre el partido conservador radical Ley y Justicia (PiS), que apoya la reelección de Andrzej Duda, y el alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, que representa la otra mitad del país que quisiera verlo conectado con las corrientes liberales y modernas de sus vecinos occidentales. Las encuestas prevén la victoria de Duda aunque probablemente no obtenga una mayoría suficiente para eludir una segunda vuelta. Estas presidenciales polacas y la segunda vuelta de las municipales francesas, que también se celebran este domingo, son la primera convocatoria electoral en tiempos de esto que se quiere describir como «nueva normalidad». En Polonia, debían haberse celebrado el 10 de mayo y el PiS hizo todo lo que pudo por mantenerlas para aquella fecha, con la teoría de que todo el país podía votar por correo. Pero en un ambiente político tan dividido, esta idea levantó no pocas suspicacias, porque hacía prácticamente imposible la verificación razonable del recuento. Incluso la Comisión Europea emitió un comunicado en el que -sin decirlo claramente- daba a entender que ello planteaba serias dudas. Teniendo en cuenta que Polonia está siendo severamente reprendida por las instituciones europeas a costa de las reformas que ha impuesto el PiS en el sistema judicial y que Bruselas piensa que socaba la independencia de los jueces, el Gobierno se resignó a este aplazamiento, no sin grandes tensiones en el seno de la mayoría gubernamental. El primer efecto de este cambio de fecha ha sido, en efecto, que el candidato a la reelección ha pasado de esperar una victoria aplastante en una primera vuelta a una ventaja insuficiente con la perspectiva de una segunda votación que debería tener lugar el próximo 12 de julio. Andrzej Duda: reforzar el proyecto Duda está considerado como el heredero político de Lech Kaczynski, el más activo e inteligente de los dos hermanos gemelos fundadores del PiS y que fue presidente de la República hasta su fallecimiento el 10 de abril 2010, en un controvertido accidente aéreo en el aeropuerto ruso de Smolensk. Duda era la persona de su máxima confianza pero en las elecciones que se celebraron después del accidente, el partido prefirió presentar al hermano gemelo de Lech, Jaroslaw Kaczynski, que sería derrotado. Cinco años después, Duda se tomó la revancha y fue elegido pesidente, un puesto desde el que a pesar de sus limitadas competencias ha logrado apuntalar al PiS en el Gobierno a pesar de sus complicadas disputas internas. Trzarkowski gana terreno La candidatura de Trzarkowski ha ganado mucho terreno en las últimas semanas, pero no lo suficiente como para dar la vuelta a las previsiones. A Duda se le pronostica entre un 40 y un 45 %, frente al 30 o 35 % para el alcalde de Varsovia. El tercer candidato en discordia es el periodista televisivo Szymon Holowni a, que en realidad no pertenece a ninguno de los dos bloques y que se ha presentado como la alternativa a la división recurrente del electorado. Las encuestas afirman que en la primera vuelta no tiene ninguna posibilidad, porque a pesar de que ha dedicado todo el periodo del confinamiento a hacer campaña en la red, se le atribuye apenas un 12% de la intención de voto. Esas mismas encuestas afirman, sin embargo, que si la segunda vuelta fuera un pulso entre Holownia y Duda, el periodista ganaría con cierto margen. Los pronósticos para un más probable pulso directo entre Duda y Trzaskowski, sin embargo, pronostican un empate que debería resolverse contando hasta el último voto. Rafal Trzaskowski: la vía proeuropea y liberal Al alcalde de Varsovia, que ha sido eurodiputado como Duda y tiene también la misma edad (48 años),le respalda la Plataforma Ciudadana (PO, del grupo Popular europeo), del ex primer ministro y expresidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Hasta el inesperado aplazamiento de la votación, la candidatura de Trzaskowki no estaba siquiera en la imaginación de los polacos. En el escaso tiempo que ha tenido para hacer campaña a favor del liberalismo proeuropeo, ha obtenido un resultado muy prometedor, pero está por ver si será suficiente para provocar la celebración de una segunda vuelta. Su gestión como alcalde de la capital le proporcionará probablemente un apoyo sólido en los sectores urbanos. Bajo el Gobierno del PiS, Polonia se ha atrincherado en la coalición de países conocida como «el grupo de Visegrado» en el que figuran Hungría, la República Checa y Eslovaquia, todos ellos envueltos ahora mismo en una atmósfera euroescéptica. Los cuatro reciben importantes beneficios de su pertenencia a la UE, sobre todo Polonia, pero no están de acuerdo en los temas más delicados y difíciles como las cuotas de refugiados. En política exterior también ha preferido orientarse hacia Estados Unidos, en lugar de hacia sus aliados europeos.
26-06-2020 | Fuente: abc.es
Abatido un atacante en el centro de Glasgow tras acuchillar a seis personas
Solo seis días después de que tres personas fueran asesinadas y otras tres resultaran heridas en un parque de la ciudad inglesa de Reading por un joven de 25 años de origen libio, un nuevo ataque violento conmocionó ayer a Reino Unido. Otras seis personas resultaron acuchilladas en Glasgow, entre ellas un agente de policía que se encuentra en estado crítico. El ataque se produjo este viernes minutos antes de la una de la tarde, hora local, en el hotel Park Inn, en una importante área comercial del centro de la ciudad, donde los agentes de policía mataron a tiros al presunto agresor. Steve Johnson, jefe auxiliar del cuerpo, explicó en un comunicado que los primeros agentes se presentaron en el lugar «solo dos minutos después» de recibir la llamada de emergencia y agregó que «un hombre fue tiroteado por la policía armada y murió. Otros seis hombres, de entre 17 y 53 años, están en el hospital, incluido un oficial de policía de 42 años que se encuentra en condición crítica pero estable». Un testigo dijo a la cadena Sky News que dos de los apuñalados son recepcionistas del hotel, y Johnson detalló que, por el momento, el ataque no está siendo tratado «como relacionado con el terrorismo», lo cual fue confirmado por la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, quien en un comunicado expresó que «si bien un suceso tan grave es raro en Escocia, es un recordatorio del coraje y la profesionalidad de nuestros agentes de policía, que están dispuestos a correr hacia el peligro para proteger la vida de los demás». Sturgeon aprovechó para pedirle a la población que evite «la especulación» sobre lo sucedido y que no se comparta «material potencialmente dañino o molesto en las redes sociales». En la misma línea se manifestó el secretario de Justicia escocés, Humza Yousaf, quien pidió a la gente no hacer circular «rumores sobre el incidente en Glasgow» ya que la policía «compartirá la información públicamente» cuando lo considere necesario. Sturgeon mantuvo una reunión para hablar sobre lo sucedido con el primer ministro Boris Johnson, que en un tuit en su cuenta de Twitter, se mostró «profundamente triste» y afirmó: «Mis pensamientos están con todas las víctimas y sus familias». Además, agradeció una vez más «a nuestros valientes servicios de emergencia». Encender la polémica El hotel donde se produjo el ataque ha sido, según la prensa británica, uno de los utilizados para albergar a los solicitantes de asilo durante la pandemia de coronavirus, información que aprovechó Nigel Farage, líder del partido del Brexit, para encender la polémica con un tuit: «Horrible tragedia en un hotel de Glasgow que alberga inmigrantes ilegales. En todo el Reino Unido, los hoteles se están llenando de hombres jóvenes que cruzan el Canal todos los días. Es un riesgo enorme para nuestro bienestar, pero el Gobierno no hace nada». Anas Sarwar, diputado del Partido Laborista escocés, le respondió pidiéndole no utilizar «una tragedia en nuestra ciudad para difundir su miedo y su odio». Susan Aitken, líder del consejo de Glasgow, le dijo a Reporting Scotland que insta a todo el mundo «a no politizar esto, a no usar esto para dividir a la ciudad», tras ser interrogada sobre si considera que la ciudad es «un barril de pólvora» y que este ataque pueda conducir a más problemas, ya que a principios de este mes se produjeron enfrentamientos en la ciudad cuando algunos seguidores de la extrema derecha acudieron a una manifestación de apoyo a los refugiados. «Ha habido mucha especulación esta tarde que no ha sido útil y que no ayuda. No es justo para las víctimas, no es justo para las familias de las víctimas y no ayuda a la ciudad», afirmó, y añadió que «Glasgow necesita unirse, necesitamos respaldarnos mutuamente y apoyar a nuestras comunidades. La división es lo último que necesitamos». Las tensiones en la ciudad han ido en aumento, entre quienes por un lado no quieren que los refugiados estén alojados en hoteles y quienes demandan mejores condiciones para ellos.
24-06-2020 | Fuente: abc.es
Borrell visita la frontera de Grecia con Turquía con el ministro de Exteriores griego
El Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común, y actual vicepresidente de la CE, Josep Borrell, ha visitado esta mañana, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores griego, Nikos Dendias, el puesto fronterizo de Kastaniés, tras un viaje en helicóptero sobre la frontera entre Grecia y Turquía. Borrell fue informado también en detalle por los representantes de la Policía y del Ejército helenos sobre la situación actual y escuchó las denuncias griegas sobre las provocaciones del país vecino, que utiliza la excusa de la crisis humanitaria y de los refugiados para «enviar a gente inocente» a la frontera, intentando hacerlos entrar en territorio heleno. Desde Ankara, se han escuchado amenazas de un nuevo movimiento de migrantes para entrar en Europa a través de Grecia. Política neotomana El ministro Dendias dejó claro que la postura griega es siempre defender las fronteras griegas, que también son las europeas, y seguir cumpliendo el derecho internacional a todos los niveles. Acusó al gobierno de Ankara de provocaciones y de seguir una política neotomana, amenazando con sus declaraciones y provocaciones la soberanía griega. Afirmó que «hoy, después de un breve descanso debido a la pandemia, Turquía ha reiterado que sus fronteras terrestres con Europa están abiertas, su Guardia Costera acompaña embarcaciones llenas de migrantes en dirección a las islas griegas». E inistió en que el país vecino insiste en socavar la seguridad, estabilidad y paz en el Mediterráneo oriental. Josep Borrell, por su parte, expresó no sólo su solidaridad personal, sino también la de la UE con Grecia y agradeció su defensa de las fronteras europeas, así como la detallada información recibida. Esta tarde, Borrell se entrevistará con el primer ministro, Kiriakos Mitsotakis, y con el ministro de Defensa, Nikos Panagiotópulos, horas antes de seguir su viaje a Chipre. Entre los temas que tratarán, se encuentra la postura griega y europea ante la política turca no solo en los temas de vigilancia de fronteras y de entradas de migrantes ilegales (la mayoría de los cuales no cumplen las condiciones para ser considerados refugiados en Europa). Tratarán también el tema de las aguas territoriales, de la plataforma continental y de la explotación de zonas económicas exclusivas, algo que también está relacionado con Chipre, con Israel y con el tratado firmado por Turquía y Libia.