Infortelecom

Noticias de refugiados

31-08-2020 | Fuente: abc.es
Conte frena «in extremis» una huelga general en Sicilia
La revuelta de Lampedusa por el aumento exponencial de la llegada de inmigrantes a la región de Sicilia, aunque con cifras lejanas de alcanzadas en las fases más agudas del pasado, le quitan el sueño al Gobierno italiano, porque la inmigración, junto a la pandemia y la crisis económica, están creando una situación alarmante. El alcalde de Lampedusa, Totó Martello, había anunciado para este martes una huelga general, por la presencia en la isla de casi 1.500 inmigrantes; de ellos, 400 llegaron en un viejo pesquero en la noche del sábado al domingo. Las cifras del Ministerio del Interior indican que, desde comienzos de año, han llegado más de 19.000 inmigrantes a las costas italianas. El regidor de Lampedusa ha pospuesto la huelga general, tras anunciar que ha sido convocado por el primer ministro, Giuseppe Conte, para este miércoles, junto al presidente de la región de Sicilia, Nello Musumeci, para discutir sobre los problemas de la acogida de inmigrantes. Una primera respuesta dio el gobierno el domingo por la noche, al comenzar a transferir algunos inmigrantes y enviar tres naves para que puedan hacer la cuarentena los refugiados que aún siguen llegando. ?Totó Martello, un alcalde del Partido Democrático, que forma parte de la coalición del gobierno central, ha dicho «basta a la invasión de inmigrantes»; mientras, el presidente de Sicilia Musumeci, que es de derechas, grita también contra el gobierno al afirmar «aquí el Estado no existe». Martello se pregunta incluso con cierto dramatismo: «¿Lampedusa forma parte todavía de Italia o no? Que asuman su responsabilidad, porque así, con esta estrategia de transferir unos pocos centenares de inmigrantes de vez en cuando, es como vaciar el mar con una cuchara. Ya basta». Derecha e izquierda El hecho de que Martello, de izquierdas, y Musumeci, de derechas, estén unidos para decir «ya no podemos aguantar más», refleja claramente hasta qué punto la isla se siente abandonada, en una situación que ellos consideran ingobernable. En el centro de acogida de Lampedusa, con capacidad para 200 personas, suele haber más de mil refugiados; la distancia de seguridad por el coronavirus no existe. Estos días de verano, las personas están apiñadas en el suelo, buscando algo de sombra y amparo frente al siroco. La infraestructura es vigilada por las fuerzas del orden locales y cuarenta soldados enviados hace unos días, para evitar que algunos inmigrantes se escapen durante la noche. En la región de Sicilia se suma la llegada de inmigrantes a la pandemia y la crisis económica Georgia Meloni, líder de Fratelli d?Italia, pide el bloqueo naval. Y Matteo Salvini sopla sobre el fuego de esta crisis. El líder de la Liga escribió en la tarde de ayer en Twitter: «Solo el fin de semana, 1.400 personas desembarcadas. ¡Puertos cerrados y los italianos en primer lugar». Además de esta dura oposición, en el Gobierno Conte hay alarma porque las naves de rescate de las ONG han vuelto al Mediterráneo y podrían aumentar los desembarcos. Las protestas en Lampedusa no quitan espacio a la piedad. Don Carmelo La Magra, único párroco de la isla, ha bendecido con un grupo de habitantes la tumba del último náufrago enterrado en el cementerio de la isla, que ya está lleno de cruces sin nombre. El problema de la inmigración vuelve a convertirse en un arma política ante las elecciones que se celebrarán en seis regiones el próximo 20 de septiembre.
31-08-2020 | Fuente: abc.es
Lampedusa al borde del colapso por la llegada de inmigrantes
La continua llegada de inmigrantes crea una emergencia en Lampedusa, con tensión y polémica política en aumento, otras naves humanitarias piden desembarcar personas rescatadas en el Mediterráneo. Un barco con unos 400 tunecinos fue rescatado en la noche del sábado al domingo a 4 millas de Lampedusa cuando estaba en peligro de naufragar a causa del fuerte viento siroco. La tragedia pudo evitarse gracias a la intervención de las patrulleras de la Guardia Costera y de la Guardia di Finanza, que ayudaron a la nave tunecina hasta su desembarco en el puerto de Lampedusa. Su llegada desencadenó la protesta de un grupo de habitantes. Otros 500 inmigrantes habían llegado también a la isla en unas 30 pequeñas embarcaciones procedentes de Túnez. «Lampedusa está al borde del colapso por la invasión de inmigrantes, ahora iremos a la huelga», dijo con profunda irritación el alcalde de la Isla, Totó Martello, de izquierdas. El regidor ha criticado duramente al Gobierno y anuncia que la isla está lista para una huelga general: «Si un barco tan grande y lleno de inmigrantes llega a Lampedusa - dijo Totó Martello a la RAI- significa que en el Mediterráneo no hay control por parte del Gobierno italiano. Esos 400 migrantes no pueden ser admitidos cuando ya hay 1.160 en el centro de acogida (la capacidad es para 200 personas). Si el Gobierno ha decidido que Lampedusa debe convertirse en un centro de inmigrantes, saldremos a la calle y realizaremos huelga general. El Gobierno está completamente ausente. Hay un grave problema de estabilidad del país», añadió el alcalde de Lampedusa. El Gobierno escuaha las protestas En la tarde del domingo continuaron las protesta en la isla contra los desembarcos. El Gobierno escuchó el grito del regidor de Lampedusa y de sus habitantes, anunciando, a la caída de la tarde del domingo, que 120 inmigrantes serían transferidos de la isla por la noche, después de someterlos a un test de coronavirus. El comunicado del ministerio del Interior precisó que «está siguiendo con extrema atención la grave situación relacionada con el desembarco de unos 400 inmigrantes en la noche del sábado a Lampedusa». Al mismo tiempo, Interior anunció que se enviarán a Lampedusa otros tres barcos, además de los dos ya en funcionamiento, para la vigilancia sanitaria de los inmigrantes irregulares y que hagan la cuarentena en esas embarcaciones. «El primero llegará a Lampedusa el lunes por la noche, los otros dos el miércoles. Aproximadamente 300 migrantes serán evacuados del centro de acogida de Lampedusa entre esta noche y mañana por la mañana», concluye el comunicado. El problema de la inmigración vuelve a ser la gran bandera electoral de Matteo Salvini, en su permanente campaña para los comicios en 6 regiones italianas el próximo 20 y 21 de septiembre. «Lo increíble ?ha declarado el líder de la Liga- es que, en este año de virus, la inmigración ha descendido drásticamente en toda Europa: España, Grecia, Malta? Italia es el único país occidental que ha aumentado los desembarcos y llegadas irregulares. Gobierno cómplice, nos habéis vendido a Europa», ha dicho Salvini. El presidente de la región de Sicilia, Nello Musumeci, ha pedido al primer ministro, Giuseppe Conte, que convoque el Consejo de Ministros, «para dar una solución a la emergencia de los últimos meses que se ha vuelto insoportable en estas horas». En este contexto de fuerte tensión por la inmigración, la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), pidió al Gobierno italiano que facilite el desembarco inmediato de unos 400 inmigrantes rescatados en el Mediterráneo central por tres barcos, entre ellos el «Louise Michel», financiado por el artista británico de arte urbano Bansky.
26-08-2020 | Fuente: abc.es
El Gobierno Conte impugnará la orden de Sicilia anti inmigrantes
Sigue alta la preocupación en Sicilia por la continua llegada de inmigrantes y la difusión del coronavirus. Algunos alcaldes temen que se cree una situación explosiva. Mientras el gobierno ha decidido impugnar la ordenanza del presidente de Sicilia, Nello Musumeci, que había dado un ultimátum al gobierno para sacar de la isla a los inmigrantes, a Lampedusa ha sido enviado el ejercito. Los soldados vigilan para evitar que los inmigrantes se escapen del centro de acogida. Su capacidad es para 200 personas, pero es frecuente que a veces se vea saturado con más de 1.000. El alcalde de Lampedusa, donde el lunes hubo 58 infectados de coronavirus entre los inmigrantes, ha querido tranquilizar a los habitantes de la isla: «Algunos inmigrantes han salido del centro de acogida, pero todos pueden estar tranquilos. Quienes han mostrado síntomas de Covid han sido controlados y aislados en un edificio especial», dijo el regidor Salvatore Martello. El gobierno de Giuseppe Conte no ha cedido a las pretensiones del presidente siciliano y le ha cerrado la puerta. Musumeci no logrará por ahora su objetivo de cerrar los centros de acogida y que se reubiquen los inmigrantes. El presidente de Sicilia denunció que más de 10.000 inmigrantes desembarcaron entre julio y mediados de agosto, con un incremento de 8.000 personas con respecto a 2019. Esto ha creado un hacinamiento insostenible en algunos centros de acogida, aunque el gobierno en días pasados ya reubicó a más de 3.000. «El Ejecutivo no puede ceder al presidente de Sicilia, porque en ese caso cualquier presidente regional trataría de imponer su propia ordenanza, lo que es anticonstitucional. Además la competencia en inmigración corresponde al gobierno central», han manifestado fuentes del Ejecutivo de Conte. En el consejo de ministros, previsto en esta semana, será impugnada su ordenanza. De todas formas, el presidente siciliano considera que en parte ha logrado ya su objetivo: Su video explicando la necesidad de «cerrar Sicilia a los inmigrantes» ha tenido una extraordinaria repercusión en las redes sociales. Ufano, Musumeci escribió un tuit de agradecimiento «a los miles de ciudadanos que expresaron su apoyo a la ordenanza». Cualquier detalle positivo le sirve ahora al presidente siciliano para apuntarselo como un éxito de su gestión. Así, la decisión del ministerio del Interior para transferir a 62 inmigrantes positivos de Covid del centro de Pozzallo, una gestión coordinada por el alcalde Roberto Ammantuna, se la ha adjudicado el presidente siciliano como un éxito personal con una simple frase: «Sirve alzar la voz». Diversos medios señalan que la línea dura emprendida por Musumeci ha sido inspirada por el exministro del Interior, Matteo Salvini. La polémica se puede incendiar aún más con una denuncia presentada en la fiscalía de Agrigento contra el presidente Musumeci y Matteo Salvini, «por propaganda destructiva de la economía de Sicilia, al dañar al turismo». La iniciativa ha sido de Davide Faraone, el presidente de los senadores de Italia Viva, partido del exprimer ministro Renzi: «Presentar Sicilia al mundo como el campo de refugiados de Europa, afirmando que ?los inmigrantes caminan entre turistas que luego llevan el virus a sus regiones?, así como redactar una ordenanza falsa e inhumana, pone de rodillas a la economía de Sicilia, en un momento de profunda crisis», ha dicho el senador Faraone.
20-08-2020 | Fuente: abc.es
Mueren 45 migrantes en el mayor naufragio del año en Libia
Cuarenta y cinco migrantes y solicitantes de asilo murieron ahogados en aguas del Mediterráneo central cuando trataban de alcanzar las costas de Europa desde las playas de Libia, en el mayor naufragio ocurrido en las costas de este país en lo que va de año, informó este miércoles la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Otros 37 lograron sobrevivir el lunes gracias a la acción de un pesquero local, que los rescató y entregó a fuerzas de seguridad libias. Estos fueron arrestados nada más ser desembarcados y trasladados a centros detención gestionadas por milicias armadas, que, según diversas organizaciones internacionales, tienen lazos con las mafias de traficantes y no respetan las condiciones de seguridad e higiene exigidas por la comunidad europea. Al parecer el naufragio se produjo el pasado lunes al estallar el motor de la embarcación, una balsa de goma precaria, y en él perdieron la vida varios menores. Búsqueda y rescate En un comunicado, la OIM y la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) exigieron «una revisión del enfoque de los Estados sobre la situación» en el Mediterráneo. En su opinión, «existe una necesidad urgente de fortalecer la capacidad actual de búsqueda y rescate allí para responder a las llamadas de socorro». «Sigue habiendo una ausencia constante de un programa específico de búsqueda y salvamento dirigido por la Unión Europea (UE). Tememos que, sin un aumento urgente de la capacidad de búsqueda y rescate, existe el riesgo de otro desastre similar a los incidentes que provocaron una gran pérdida de vidas en el Mediterráneo central antes del lanzamiento de (la operación de salvamento) Mare Nostrum», agregaron . Al hilo de este argumento, ambos organismos se declararon «profundamente preocupados por los recientes retrasos en rescates y desembarcos». «Instamos a los Estados a que respondan rápidamente a estos incidentes y proporcionen sistemáticamente un puerto seguro y predecible a las personas rescatadas en el mar. Los retrasos registrados en los últimos meses y la falta de asistencia son inaceptables y ponen vidas en riesgo evitable», subrayaron. Añadieron que, «cuando los buques comerciales sean el barco más cercano capaz de realizar un salvamento, se les debería proporcionar rápidamente un puerto seguro para el desembarco de los pasajeros rescatados. No se les debe dar instrucciones para que devuelvan a personas a Libia, donde corren el riesgo de sufrir el conflicto en curso, graves violaciones de derechos humanos y detenciones arbitrarias tras el desembarco». Según cifras oficiales de ambos organismos, al menos 302 migrantes y refugiados han perecido en la ruta del Mediterráneo central en lo que va de año. El Proyecto Migrantes Desaparecidos, vinculado igualmente a la OIM y a ACNUR, advierte de que es muy probable que el número sea mucho mayor, ya que cada semana salen numerosas «embarcaciones fantasma» de Libia sin que haya registro de ningún tipo.
13-08-2020 | Fuente: abc.es
Cita urgente de la UE este viernes para tratar de Turquía, Líbano y Bielorrusia
La situación en el vecindario europeo más próximo se deteriora a marchas aceleradas, lo que ha aconsejado al Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell, convocar un consejo extraordinario de ministros de Asuntos Exteriores para este viernes. La lista de los problemas es bastante relevante como para justificarlo: la crisis político-social en Líbano y las protestas en Bielorrusia contra el dictador Alexander Lukasehnko. Sin embargo, el aspecto más importante que figura en esa relación de problemas ha sido el comienzo por parte de Turquía de los trabajos de prospección de yacimientos de gas en aguas que Grecia reclama como suyas. Este es sin duda el aspecto que tiene más capacidad de desestabilizar la situación en el Mediterráneo oriental. La crisis entre Grecia y Turquía ha alcanzado un grado de tensión indudable, hasta el punto de que el primer ministro Kyriakos Mitsotakis había pedido una reunión urgente y extraordinaria del Consejo Europeo. Sin embargo, una medida de esa naturaleza en pleno mes de agosto y después del maratón de cuatro días de reuniones en que resultó la última cumbre, podría ser muy complejo de organizar y sería interpretado como un gesto que podría atizar la tensión en Ankara. Incluso Mitsotakis, en una intervención televisiva el martes había dicho que estaba dispuesto a utilizar el camino del diálogo para resolver esta crisis, siempre que Turquía fuera razonable. El buque turco de exploración Oruc Reis ha estado rozando los límites de la zona de interés económico exclusivo de Grecia escoltado por cinco buques de guerra de su país, a los que a su vez vigilan otras tantas unidades de la Armada de Grecia. Mitsotakis advirtió que por encima de la prudencia de rigor, «no se puede excluir un accidente» que en este caso podría tener consecuencias imprevisibles. La medida de convocar este consejo de ministros exteriores, como especifica Borrell en su mensaje de Twitter, «para estudiar la situación en el Mediterráneo Oriental, las elecciones presidenciales en Bielorrusia y los acontecimientos en el Líbano», es un mensaje prudente que atiende las reclamaciones griegas de obtener un gesto de solidaridad de los demás países europeos rápido y claro, pero deja todavía cierto espacio para un grado más elevado de respuesta, en caso de que Turquía no escuche el mensaje. En estos momentos, las relaciones de Turquía con varios miembros de la UE son más que tirantes. Especialmente con Francia, que ve con mucha preocupación la política de Ankara en Libia, donde ha enviado un significativo contingente militar en apoyo del gobierno de Tripoli y se ha convertido en auténtico árbitro de la situación. Pero las actividades turcas en el Mediterráneo Oriental inquietan también a Chipre, por razones aún más intensas que las que preocupan a Grecia. Y por otro lado, la mayoría de los países miembros prefiere no irritar al máximo dirigente turco, Recep Tayip Erdogán, que tiene en sus manos la posibilidad de dejar abiertas las fronteras para que miles de refugiados intenten llegar a territorio europeo. La crisis en Libano está directamente relacionada con la situación en Turquía, porque nada sería peor para todos que un agravamiento de la situación. El caso de Bielorrusia preocupa especialmente a los países limítrofes como los bálticos y Polonia, porque una desestablización grave en esa dictadura tendría consecuencias directas para ellos. En otras circunstancias es probable que el Alto representante no hubiera juzgado necesario convocar una reunión extraordinaria de ministros por un fraude electoral que de todos modos no es la primera vez que se produce. Todo forma parte del sutil lenguaje para hacer llegar el mensaje adecuado a Grecia, que merece el apoyo de sus aliados en la UE y, por supuesto, al régimen turco.
08-08-2020 | Fuente: abc.es
Estalla la indignación popular contra las autoridades tras la explosión de Beirut
El enfado crece en las calles de Beirut y, tras la primera protesta en la noche del jueves en la que se produjeron choques con las fuerzas de seguridad, la capital libanesa se prepara para una gran movilización de repulsa contra sus dirigentes y en homenaje a los más de 150 muertos en la explosión del puerto. La plaza de los Mártires será el epicentro de una movilización que tomará las calles de la capital este sábado, un día antes de conocer las conclusiones del comité de investigación creado para aclarar lo sucedido el martes. Escondido en el palacio presidencial y sin tener aun los resultados de la investigación, Michel Aoun, compareció ante los medios y sembró la confusión al declarar que «no se han especificado aún los motivos de la explosión, hay posibilidad de que sea por negligencia o que se deba a una intervención externa mediante un misil o bomba o cualquier otro acto». Una manera de intentar aliviar la presión en un momento en el que todas las miradas apuntan a una clase dirigente que tenía información sobre la peligrosidad del Almacén 12 del puerto, pero no hizo nada por evitarlo. El presidente reveló que durante la visita de Emmanuel Macron del jueves aprovechó para pedirle «fotos aéreas para saber qué ocurrió» exactamente en el puerto de Beirut y rechazó la posibilidad de poner en marcha una investigación internacional porque «diluiría la verdad». «Hay posibilidad de que sea por negligencia o que se deba a una intervención externa mediante un misil o bomba o cualquier otro acto», aseguró Michel Aoun Organizaciones como Human Rights Watch (HRW) o Amnistía Internacional (AI) reclamaron a mediados de semana la apertura de las pesquisas a expertos internacionales para dotar al proceso de «transparencia» e «independencia», pero Aoun opinó lo contrario. El presidente también pidió rapidez a la comisión de investigación porque «la justicia debe ser rápida porque la justicia que llega tarde no es justicia». Una declaración alejada de la realidad de un país en el que las últimas grandes explosiones han quedado sin aclarar y donde procesos como el del asesinato de Rafik Hariri llevan quince años abiertos. Los ministros de Exteriores y de Interior recordaron el plazo cuatro días como tiempo tope para tener los nombres de los responsables de la catástrofe que ha dejado a 300.000 personas sin hogar. De momento hay 19 sospechosos en arresto domiciliario, entre ellas el director del puerto, Hasan Qoreiten, según informaron los medios locales. Nasrala niega cualquier vinculación Además de Aoun, Hasán Nasrala también se dirigió a la nación en un discurso televisado en el que negó «totalmente, categóricamente, que haya algo nuestro en el puerto, ni almacén de armas, ni almacén de misiles (..) ni una bomba, ni una bala, ni nitrato» de amonio. Había expectación por conocer la opinión del líder de Hizbolá porque en los primeros instantes se pensó que la explosión podría estar relacionada con el partido-milicia chií, pero el clérigo recordó que «nuestra propia gente está entre los heridos y muertos». Nasrala aseguró que «existe un consenso» para una investigación transparente y puso «a todo el personal y medios» del Partido de Dios «al servicio de la municipalidad de Beirut». Como Aoun, Nasrala tampoco ve necesaria una investigación internacional. El canal más importante del país, la cadena LBC, decidió no emitir los discursos del presidente y del líder chií. En las calles de la capital tampoco estaban para discursos ya que, a falta de apoyo de las instituciones, son los propios vecinos quienes se han organizado para retirar el escombro, limpiar, buscar cobijo para quienes han perdido su casa, dar atención médica y reunir alimentos. Un «estado fallido» En las redes sociales se percibían la nula confianza en el resultado de la investigación y el enfado por la ausencia total del estado para atender las necesidades más urgentes de la población: comida y refugio. Por eso, comenzaron a compartirse con intensidad mensajes que llamaban a una gran movilización para esta tarde en el centro de la capital. La plaza de los Mártires ha sido desde octubre epicentro de las movilizaciones antigubernamentales y, tras un paréntesis forzado por el coronavirus, vuelve a convertirse en el parlamento popular de los libanes que quieren un cambio de sistema. El lugar de la explosión en el puerto de Beirut, reducido a escombros - Reuters En medio del caos generado por las explosiones, el exministro de Exteriores Nassif Hitti, que dimitió 24 horas antes del dramático incidente, alertó de que el país se está convirtiendo en un «estado fallido» y declaró a la cadena BBC que lo sucedido esta semana en el puerto, donde se almacenaban sin medidas de seguridad desde hace seis años 2.700 toneladas de nitrato de amonio, «revela el tipo de corrupción estructural, negligencia, política personalizada, falta de responsabilidad y falta de rendición de cuentas del sistema libanés». La falta absoluta de confianza en las instituciones se plasmó también en una campaña de recogida de firmas para pedir que Líbano vuelva a estar bajo mandato de Francia, una propuesta que recibió el apoyo de 60.000 personas en menos de 48 horas. El país árabe fue colonia francesa desde 1920 hasta el final de la II Guerra Mundial. Ayuda internacional Como anunció Macron en el transcurso de su visita, mañana se producirá la teleconferencia internacional de donantes para intentar recaudar fondos y organizar de la mejor forma posible la ayuda al Líbano. Durante su baño de masas en Gemayze, barrio cristiano muy afectado por la explosión, el presidente francés prometió que la ayuda «no caerá en manos de los corruptos», así que habrá que ver cómo se gestiona su distribución. Macron fue el primer jefe de Estado en visitar Beirut y el próximo alto cargo en seguir sus pasos será el presidente del Consejo de Europa, el político belga Charles Michel. El presidente francés acordó este viernes con su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, coordinarse para llevar de inmediato ayuda a Líbano ante la devastación causada por la explosión del martes. Según un comunicado difundido por la Casa Blanca, ambos mandatarios acordaron durante una conversación telefónica «trabajar juntos con los socios internacionales para proporcionar ayuda de inmediato al pueblo libanés». Trump y Macron «expresaron su profunda tristeza por la pérdida de vidas y la devastación en Beirut» y hablaron de la «importancia de ampliar el embargo de armas de la ONU sobre Irán», según recoge Efe. Macron y Trump acordaron coordinarse para llevar de inmediato ayuda humanitaria a Líbano Los llamamientos desde organismos internacionales son diarios y desde Naciones Unidas realizaron una radiografía de la actual situación en una Beirut en la que la explosión causó daños en 120 centros escolares, afectó total o parcialmente a cinco hospitales y destruyó buena parte de la ayuda humanitaria enviada para responder a la pandemia de coronavirus. «En estas circunstancias la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicita ayuda por valor de 15 millones de dólares con el fin de atender la emergencia y mantener la respuesta a la Covid-19», señaló el portavoz de este organismo, Christian Lindmeier. Desde la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) también recordaron que, aunque no hay cifras exactas de los afectados, en la zona más dañada por la onda expansiva vivían numerosos refugiados. Líbano, con 6,5 millones habitantes, acoge a más de un millón de sirios, el segundo país con más refugiados sirios del mundo por detrás de Turquía.
07-08-2020 | Fuente: abc.es
Alrededor de 80.000 niños se han visto desplazados a por las explosiones en Beirut
Alrededor de 80.000 niños se han visto desplazados de sus viviendas a causa de las explosiones registradas el martes en el puerto de la capital de Líbano, Beirut, que dejaron al menos 137 muertos y más de 5.000 heridos, según ha informado este jueves el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). "Durante las últimas 24 horas, Unicef ha estado en estrecha y constante coordinación con las autoridades y los aliados en el terreno para responder a las urgentes necesidades de las familias afectadas, centrándose en la salud, el agua y el bienestar de los niños", ha dicho Violet Speek-Warnery, representante adjunta de Unicef en Líbano. Así, el organismo ha apuntado a la existencia de informaciones que apuntan a que hay niños separados de sus familiares tras la catástrofe, mientras que algunos figuran aún entre el cerca de cien desaparecidos que han dejado las explosiones. Unicef ha agregado que al menos doce centros sanitarios han sufrido daños, lo que afecta a cerca de 12.000 personas, mientras que entre las instalaciones afectadas figura un hospital infantil en el área de Karatina en cuyo interior murió un recién nacido. Por otra parte, ha resaltado que los hospitales operativos están desbordados y ha agregado que cinco de las siete cámaras frigoríficas de vacunas apoyadas por el organismo han quedado dañadas, afectando a programas de inmunización en el país asiático. "Unicef está apoyando a las autoridades y aliados locales. Nuestros equipos han estado trabajando las veinticuatro horas del día para brindar a las personas afectadas la asistencia que tanto necesitan", ha recalcado Speek-Warnery. Por ello, el organismo ha subrayado que necesita "de inmediato" fondos por valor de 4,4 millones de dólares (unos 3,7 millones de euros) para "poder responder a estas enormes necesidades" en Beirut. En esta línea se ha expresado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que ha hecho hincapié en que se necesita un "apoyo enorme" para hacer frente a la devastación causada por las explosiones en el puerto. Extrema necesidad El CICR ha incidido en que "al margen de la pérdida de vidas y los heridos, la gente ha perdido sus casas y negocios". "El país estaba ya en un estado extremadamente frágil, tras meses de una creciente crisis económica y la pandemia de coronavirus. Este es un duro golpe a gente que ya lo estaba pasando mal", ha lamentado. Así, ha destacado que "la destrucción del puerto podría tener un impacto devastador sobre la población de Líbano en términos de la pérdida de capacidad para importar bienes necesarios", al tiempo que "afectará a la vía de suministro humanitario", parte del cual se destina a Siria. Alimentos, agua, combustible, atención sanitaria y ayuda para reconstruir viviendas, entre las necesidades El CICR ha confirmado además que ha entregado suministros médicos de emergencia a doce hospitales en Beirut y sus alrededores y ha adelantado que dará más ayuda próximamente para intentar aliviar la carga de los centros de salud. Oxfam Intermón se ha sumado a las voces de alarma y ha enfatizado que "incluso antes de la explosión, el país ya estaba en una situación crítica, con la población luchando por hacer frente a múltiples y complejas crisis provocadas por el colapso económico y la pandemia". "La magnitud del desastre implica que cientos de miles de personas necesitan ayuda inmediata, incluidos alimentos, vivienda, agua, combustible, protección y apoyo para reconstruir sus vidas y medios de vida en el futuro", ha lamentado. Asimismo, ha recordado que Líbano ya acoge al mayor número de refugiados per cápita del mundo, con una de cada cuatro personas, por lo que el portavoz de la ONG en Líbano, Bachir Ayoub, ha dicho que esta "crisis dentro de otra crisis". "Líbano ya estaba en dificultades antes. La economía ha caído en picado, la moneda local ha perdido aproximadamente el 80 por ciento de su valor, y el último mes ha visto un aumento dramático en los casos de coronavirus con hospitales ya bajo presión", ha resaltado.
04-08-2020 | Fuente: abc.es
Cada siete minutos muere una persona por coronavirus en Irán, según la televisora estatal
Cada siete minutos muere una persona por Covid-19 en Irán. Así lo reportó la televisión estatal el lunes, mientras el Ministerio de Salud reportó 215 nuevas muertes por la enfermedad y los medios estatales advirtieron sobre la falta de distanciamiento social. El presidente iraní, Hasán Rohani, ya había encendido las alarmas hace unas semanas cuando reconoció que debían asumir entre 30 y 35 millones de contagios del nuevo coronavirus en los próximos meses. El portavoz del Ministerio de Salud, Sima Sadat Lari, fue citado por la televisión estatal diciendo que las 215 muertes en las últimas 24 horas aumentaron el número de muertes confirmadas a 17.405 y el número de casos confirmados aumentó en 2.598 hasta los 312.035. Irán es el país más afectado de Oriente Medio por el virus. Los casos volvieron a aumentar luego de que el Gobierno aliviara las restricciones en el mes de abril. La televisión estatal mostró a varios iraníes en una concurrida calle de Teherán sin usar mascarillas y sin respetar el distanciamiento social. La cadena de televisión británica BBC persa informó ayer lunes que, obtuvo una serie de documentos desde una fuente anónima que certifican que el número de fallecidos triplica los 17.405 reconocidos por la república islámica, fijándose en 42.000, y duplica el de infectados, alcanzado los 451.000. Sin embargo, las autoridades de salud iraníes negaron a información y dijeron que no había encubrimiento de los datos. La filtración recibida por la cadena británica incluye datos detallados con el nombre, edad y síntomas de los ingresos en los hospitales en todo el país. La fuente decidió entregar los documentos «para sacar la verdad a la luz» y acabar con las «luchas políticas» en torno a la pandemia. Teherán tendría el mayor número de muertes, 8.120, y la ciudad santa de Qom, el que fuera epicentro del virus en las primeras semanas situado a 120 kilómetros de la capital, registraría 1.419, lo que supondría un muerto por cada mil habitantes, según los datos obtenidos por el canal en persa de BBC. El primer fallecido en el país se produjo el 22 de enero, un mes antes de lo admitido por el ministerio de Salud, y en el listado figuran 1.916 nombres de fallecidos extranjeros, la mayoría refugiados llegados de Afganistán. Con el aumento de las muertes de COVID-19 desde que se redujeron las restricciones a mediados de abril, las autoridades iraníes han dicho que las medidas para frenar la propagación de COVID-19 se volverán a imponer si no se observan las regulaciones sanitarias. Desde el mes pasado, el uso de máscaras faciales en lugares públicos y espacios cubiertos ha sido obligatorio.
04-08-2020 | Fuente: abc.es
Más de 70.000 personas han regresado a Venezuela por la crisis desatada por la pandemia, según la ONU
La pandemia del coronavirus ha provocado el retorno voluntario de miles de refugiados venezolanos por los estragos que ha dejado el Covid en los países de la región, principales lugares de acogidas para el éxodo venezolano. Al menos unas 70.000 personas han regresado al país caribeño a través de las fronteras terrestres, desde el pasado 6 de abril, fecha en la que se estableció un período de cuarentena obligatorio para los retornados. Los datos lo recoge la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) en su informe publicado el pasado domingo. En concreto, 72.517 personas han cruzado a Venezuela, en su mayoría por Táchira, un estado colindante con Colombia, desde que el Gobierno de Nicolás Maduro decretó el estado de alarma y estableció una política de mano de hierro contra los retornados. «Si no fuera por los trocheros (personas que cruzan ilegalmente por la frontera), Venezuela estuviera totalmente controlada y sin ningún brote hoy por hoy». Estas palabras forman parte de los reiterados señalamientos que ha hecho Maduro en contra de los venezolanos que regresan y a los que califica como «armas biológicas» y «responsables de traer el la enfermedad». Según los últimos datos que presentó el pasado domingo la vicepresidenta chavista, Delcy Rodríguez, el país sudamericano confirmó 20.206 casos de Covid-19, 10.666 personas recuperadas y 174 fallecidos. Los estados más afectados son por orden Distrito Capital, Zulia, Miranda y Apure. El informe de la OCHA alertó de que la transmisión comunitaria está aumentando en Venezuela, un país que atraviesa por una crisis humanitaria sin precedente en la región desde hace ya algunos años, ya que se han reportado mayor incidencia de casos por transmisión comunitaria que de casos importados. Son más de 24 mil venezolanos en Colombia esperando regresar a Venezuela en medio de la pandemia. «Traidores a la patria» María Escobar regresó junto a su esposo y sus hijos a su país hace dos meses porque la pandemia los había dejado sin empleo en Colombia y ya no tenían dinero para costear sus gastos. «Canalizamos todo por Migración Colombia, quienes se encargaron de gestionar el proceso», cuenta para ABC y dice que los llevaron a un grupo como de 100 personas a un refugio para que cuando «Venezuela autorizara nuestra entrada estuviéramos libres del virus». La mujer asegura que las autoridades colombianas fueron amables con los retornados y que durante su estancia en el refugio, que se prolongó por 20 días, les proveyeron de comida y medicamentos. Sin embargo, cuando llegaron a Venezuela recibieron tratos discriminatorios y maltratos. «Traidores a la patria. Váyanse de aquí», nos gritaban los funcionarios venezolanos. En el informe, la Oficina de Asuntos Humanitarios también recordó que el 15 de julio se publicó el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela, que tiene como objetivo proporcionar asistencia humanitaria a 4,5 millones de venezolanos y necesita 762 millones de dólares. Hasta el 1 de agosto, únicamente se habían recibido 134,3 millones de dólares para actividades humanitarias, incluyendo fondos para Naciones Unidas y ONGs internacionales y nacionales.
20-07-2020 | Fuente: abc.es
Bashar al Assad cumple 20 años al frente de una Siria rota
Siria elige un nuevo parlamento en una jornada que marca el 20 aniversario de la llegada al poder de Bashar al Assad. 2.100 candidatos, entre ellos varios hombres de negocios sancionados por la Unión Europea y Estados Unidos, concurren en las terceras elecciones que celebra el país desde que estallara la guerra en 2011 y en las que nadie duda de la victoria del partido Baaz, hegemónico desde 1963. Assad arranca su tercera década en el palacio presidencial de Damasco, pero esta no es la Siria que se encontró cuando llegó, este es un país destrozado por la violencia, con cientos de miles de muertos, millones de desplazados internos y refugiados, con presencia de tropas de al menos cuatro países extranjeros, una economía devastada, el 80 por ciento de la población bajo el umbral de la pobreza y ante la amenaza del coronavirus. ¿Cuánto resistirá? «Hasta que sea útil a Rusia e Irán, sus principales aliados y quienes toman las decisiones importantes. Su liderazgo está muy cuestionado, la legitimidad erosionada y Siria se ha convertido en una especie de país tutelado donde quien manda no es el presidente», piensa Ignacio Álvarez-Ossorio, profesor de Estudios Árabes e Islámicos en la Universidad Complutense de Madrid y autor de libros como «Siria: revolución, sectarismo y Yihad». El ministro de Exteriores, Walid Muallem, afirmó que «Assad seguirá hasta que los sirios quieran», cerrando filas en torno a un líder que ha gozado también del respaldo de las minorías y de las élites económicas del país. Este no era el panorama con el que soñaba Bashar cuando se hizo con el control del país tras el fallecimiento de su padre, Hafez al Assad, creador de la Siria moderna. El actual dirigente iba para oftalmólogo en Reino Unido, pero la muerte de su hermano Basel en un accidente le situó como heredero y regresó de Londres, donde había conocido a su esposa, Asma. «Assad o arrasamos el país» Sus primeros años estuvieron marcados por las promesas de apertura y cambios, conectó el país a Internet y transmitió al exterior una imagen de regeneración y modernidad, pero todo se truncó en 2011. Países como Francia, que en 2001 recibieron al matrimonio Al Assad en un viaje oficial que les llevó también a España, donde se entrevistaron con José María Aznar, pasaron a denominarle «enemigo de los sirios», según el presidente, Emmanuele Macron, y a acusarle de «masacrar a su pueblo», en palabras del ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian. En ese 2011, la conocida como «Primavera árabe», que afectó a Túnez, Egipto, Libia y Yemen, estalló también en las calles de Siria, la respuesta de las fuerzas de seguridad fue brutal y comenzó una espiral de violencia que se convirtió en una guerra con final incierto. «Al comienzo hubo un dilema sobre la represión, pero pronto se aplicó el eslogan de los seguidores del régimen que decía: ?Assad o arrasamos el país?. Nueve años después Al Assad sigue en el poder y el coste ha sido arrasar Siria, por lo que no ha sido una victoria dulce y le toca gobernar en la pobreza y la destrucción», apunta Álvarez-Ossorio. La victoria en el plano militar ha permitido a Damasco controlar de nuevo la mayor parte del territorio sirio, pero cualquier atisbo de recuperación ha quedado eclipsado por las sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa, calificadas de «guerra económica» por las autoridades. Donald Trump ha extendido a Siria la estrategia de «presión máxima» que emplea con Irán y ha puesto en marcha la denominada «Ley César». Washington lo presenta como un nuevo paso para «aislar» al presidente Al Assad y su círculo más próximo, a todos aquellos «responsables o cómplices de graves abusos contra los derechos humanos en Siria», señaló el secretario de Estado, Mike Pompeo. Inseguridad alimentaria La lista negra contiene 39 nombres, con el presidente y su esposa a la cabeza, pero como ocurrió en el Irak de Sadam Husein, el impacto más severo lo sufren los civiles. El Programa Mundial de Alimentos señala que los precios han crecido un 133 por ciento desde mayo de 2019 y que 9,3 millones de sirios sufren inseguridad alimentaria, la cifra más alta que jamás ha registrado el organismo internacional. El valor de la libra siria ha caído un 70 por ciento respecto al dólar y los sirios se enfrentan a una hiperinflación que las autoridades son incapaces de controlar. Ante este panorama, el enviado especial de EE.UU. a Siria, James Jeffrey, hizo una lectura política de su estrategia de sanciones y aseguró que «el colapso de la libra siria demuestra que Irán y Rusia no son capaces de seguir manteniendo a flote al régimen». Al Assad, sin embargo, sigue en su palacio y su familia supera el medio siglo al frente de Siria.